martes, marzo 19, 2019

Chantaje con medicinas: Cómo Nicolás Maduro usó a médicos cubanos para presionar a los votantes


 Este doctor cubano asegura que en Venezuela solo brindan atención médica a simpatizantes del régimen

 *********************
Tomado de https://americanuestra.com//

Chantaje con medicinas: Cómo Maduro usó a médicos cubanos para presionar a los votantes


 
Por Nicholas Casey
The New York Times / Nuevo Herald

Yansnier Arias sabía que lo que hacía no estaba bien. Violaba la constitución y además el juramento que hizo para ejercer como médico en Cuba.

Había sido enviado a Venezuela por el gobierno cubano: era uno de miles de médicos desplegados para reforzar los vínculos entre ambos aliados y para mitigar el colapso del sistema de salud en Venezuela.

Aunque con la reelección del gobernante Nicolás Maduro en juego, no estaba permitido que todos recibieran tratamiento, dijo el doctor Arias.

Un paciente de 65 años con insuficiencia cardiaca llegó a la clínica y requería con urgencia de oxígeno, según Arias. Recordó que los tanques estaban listos en otra habitación.

Pero señala que sus superiores cubanos y venezolanos le dijeron que el oxígeno debía usarse como arma política: no para las emergencias médicas del día, sino para repartirse cuando la elección estuviera más cerca, como parte de una estrategia nacional para obligar a los pacientes a votar por el gobierno.

El 20 de mayo del 2018, día de los comicios, estaba cerca y recordó Arias que el mensaje era claro: Maduro necesitaba ganar a toda costa.

“Sí había oxígeno, pero no me permitían usarlo”, dijo Arias, quien abandonó el programa médico del gobierno cubano a finales del año pasado y ahora vive en Chile. “Había que dejarlo para las elecciones”.

Maduro y sus partidarios han usado a su favor el colapso económico de la nación para mantenerse al mando de Venezuela: han tentado a votantes hambrientos con comida, han prometido subsidios adicionales si gana Maduro y han exigido que la gente que acudiera a las urnas presentara los carnets de identificación partidista para el reparto de raciones del gobierno.

Pero quienes han participado en dichos ardides cuentan que Maduro y sus simpatizantes también han estado usando otra herramienta: el cuerpo médico internacional de Cuba.

Dieciséis integrantes de las misiones médicas cubanas a Venezuela —un elemento clave de las relaciones entre esos dos países— describieron un sistema de manipulación política deliberada en el que sus servicios se usaron para afianzar los votos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a menudo a través de la coerción.

Se usaban muchas tácticas, dijeron los doctores, desde simples recordatorios para votar por el gobierno hasta denegar tratamiento a los simpatizantes de la oposición con enfermedades mortales.

Los médicos cubanos comentaron que se les ordenó ir puerta por puerta en barrios pobres para ofrecer medicinas y advertir a los residentes que se les cortaría el acceso a los servicios médicos si no votaban por Maduro o por sus candidatos.

Muchos dijeron que sus superiores les instruyeron hacer las mismas amenazas en consultas a puerta cerrada con pacientes que buscaban tratamiento para enfermedades crónicas.

Una ex supervisora cubana indicó que ella y otros trabajadores médicos extranjeros recibieron carnets de votación falsos para participar en una elección. Otra doctora dijo que les ordenaron dar instrucciones precisas sobre el voto a pacientes de edad avanzada cuyas enfermedades los hacían susceptibles a la manipulación.

“Son cosas que no debimos haber hecho nunca en la vida”, dijo. Como otros de los entrevistados, habló con la condición de mantener el anonimato por temor a represalias contra ella y sus familiares por parte de las autoridades cubanas o venezolanas.

Los recuentos de la manipulación y el fraude subrayan los múltiples desafíos a la legitimidad de Maduro como presidente. Después de su toma de posesión para un segundo mandato, en enero, la legislatura controlada por la oposición declaró a su líder, Juan Guaidó, como el presidente encargado y tildó las elecciones de antidemocráticas.

Más de cincuenta países, incluido Estados Unidos, ahora reconocen a Guaidó como presidente, aunque Maduro mantiene las riendas del poder.

Los opositores de Maduro suelen acusar a Cuba, que desde hace mucho depende del petróleo venezolano, de apuntalar a su gobierno con el envío de agentes que trabajan en los servicios de inteligencia venezolanos con el fin de ayudar a su aliado ideológico a reprimir cualquier disensión.

Pero el uso de los médicos cubanos para ejercer el control político no es tan conocido, de acuerdo con los doctores. La práctica muestra de forma desfavorable un intercambio abarcador que supuestamente beneficia a todos los venezolanos, sin importar sus preferencias políticas.

El gobierno venezolano no respondió a las preguntas hechas al respecto por The New York Times, mientras que el gobierno cubano hizo notar que, durante décadas, sus doctores han sido celebrados por sus misiones médicas en todo el mundo, entre ellas las que involucran la lucha contra el ébola en África, la ceguera en América Latina y el cólera en Haití.

El gobierno cubano rechazó las afirmaciones de los médicos de que fueron obligados a hacer estas campañas y conminados a amenazar a los pacientes con fines políticos en Venezuela, y recalcó la “tarea honorable” que han cumplido.

“El impacto histórico de la cooperación en Venezuela se ve reflejada en las 1,473,117 vidas humanas que han sido salvadas”, indicó el gobierno.

Pero los expertos en derechos humanos recalcan que ha habido un pacto especial entre Cuba y Venezuela en las últimas dos décadas.

“El gobierno cubano quiere asegurarse de que el régimen venezolano sobreviva y está dispuesto a hacer todo a su alcance para apoyar a Maduro”, dijo José Miguel Vivanco, director del programa para las Américas de Human Rights Watch. “Es atroz”.

‘ESA ES LA FORMA DE CHANTAJEARLOS’

Al doctor Carlos Ramírez le encantaba su trabajo.

El cirujano dentista salió de Cuba camino a Venezuela orgulloso de la causa. Muchos de sus pacientes nunca habían visitado antes a un odontólogo, dijo.

Pero detestaba una parte específica de su trabajo: recordó que cada fin de semana les encargaban a él y a otros trabajadores médicos repartir medicamentos y reclutar votantes para el PSUV. Las visitas eran tan rutinarias que tenían un nombre: “Casa a casa”.

“Llegabas con vitaminas, sobre todo, y algunas pastillas para la presión arterial” y cosas similares, dijo Ramírez, quien desertó y se fue a Ecuador después de seis años de trabajo. “Y cuando uno empezaba a congeniar, les preguntaba: ‘¿Sabe dónde está su colegio electoral? ¿Va a votar?’”.

Los dieciséis integrantes del personal médico que fueron entrevistados confirmaron las visitas casa a casa que mezclaban política y salud.

Eran parte de Barrio Adentro, programa establecido por el ex presidente Hugo Chávez en el 2003 para procurar acceso al cuidado médico en barrios pobres de Venezuela. La nueva constitución aprobada en 1999 reconocía los servicios de salud como un derecho universal. Al enfocarse en el servicio a los pobres, Chávez buscó en Cuba el personal médico.


Carlos Ramírez, cirujano dentista cubano.

CRISTÓBAL CORRAL PARA THE NEW YORK TIMES.

Para la isla, aún sacudida por el colapso de su anterior patrocinador, la Unión Soviética, era una transacción provechosa. Los doctores son la exportación más rentable de Cuba, con misiones médicas en más de sesenta países que le aportan aproximadamente $8,000 millones en efectivo.

Venezuela pagaba por los médicos con un preciado recurso: el petróleo.

Muchos venezolanos adoraban a Chávez. Así que en los primeros años Ramírez y otros doctores solamente eran instruidos para recordarles a los votantes que Chávez había asegurado que tuvieran sus medicinas y que debían agradecerle con los votos.

Pero Chávez falleció de cáncer en el 2013. El sucesor designado, Maduro, no era ni remotamente tan popular y enfrentaba un fuerte desafío por parte de la oposición.

Ramírez y los otros doctores dijeron que entonces se les ordenó hacer una advertencia: si Maduro perdía la elección, el siguiente gobierno iba a romper relaciones con Cuba y los venezolanos se quedarían sin cuidado médico.

“SIN CUBA NO TENDRÁS MEDICAMENTOS”

“Con Chávez era difícil, pero con Maduro, del 2013 en adelante esto se puso peor”, señaló otro doctor. “Esa es la forma de chantajearlos: ‘No vas a tener más medicamentos, no vas a tener más salud gratuita, no vas a tener más acceso a atención prenatal si estás embarazada’”.

Cuatro de los trabajadores de salud dijeron que el gobierno estableció “centros de comando electoral” dentro o cerca de las clínicas y que los operativos del PSUV enviaban a los doctores a ejercer presión entre los residentes.

Una añadió que el día en que Maduro fue electo para su primer mandato, vio a los funcionarios abrir urnas y manipular los votos, incluyendo la destrucción de boletas marcadas a favor de la oposición. Otra dijo que le pidieron, junto con algunos más, votar con credenciales falsas.

El 14 de abril del 2013 los funcionarios electorales declararon ganador a Maduro con el 50.6 por ciento del voto, uno de los márgenes más apretados en años.

“Y yo me pregunto: ¿qué tiene que ver una doctora, que está haciendo trabajo humanitario, dando partes de cómo van las elecciones?”, dijo una de las doctoras. “Eso se llama injerencia, no tiene otro nombre”.

MÉDICOS FALSOS REPARTIENDO MEDICAMENTOS


Para el 2015 habían arreciado los vientos en contra de Maduro. Los precios internacionales del petróleo y la producción venezolana del crudo iban en caída. Había empezado la escasez de productos básicos. La oposición buscaba conseguir el control de la Asamblea Nacional y parecía encaminada a la victoria.

“Porque la oposición tenía todas las posibilidades de ganar, a nosotros se nos dio la tarea de salir a comprar votos”, explicó Raúl Manuel, médico cubano que ahora está en Brasil. “¿Comprar votos en qué sentido? Salir casa a casa con medicamentos”.

Manuel dijo que lo enviaron al estado de Barinas, donde nació Chávez. El sitio había empezado a rechazar al PSUV y el resentimiento hacia los doctores cubanos también iba en aumento por la percepción de su cercanía al gobierno chavista.

Cuando Manuel hizo sus visitas requeridas de casa en casa, algunos residentes le echaron sus perros o llegaron a abrir la puerta armados, según él y otros médicos.

El día de la elección parlamentaria, Manuel dijo que lo enviaron a un bastión opositor. Cuando los primeros resultados mostraron a los opositores a la delantera se desató una pelea armada. Manuel dijo que terminó atorado en una calle sin salida mientras las balas volaban a su alrededor.


Médicos protestan contra la precariedad laboral y la falta de equipos de salud en Caracas en el 2015. La situación se ha deteriorado aún más desde entonces. MERIDITH KOHUT PARA THE NEW 
YORK TIMES.

Llamó a su clínica para pedir ayuda, contó, pero el sitio estaba demasiado ocupado con el despliegue de doctores que movilizaban a los votantes a las urnas.

“Nos dijeron que no tenían autos para sacarnos de ahí”, dijo Manuel.

Añadió que, después del tiroteo, regresó a la clínica muy conmocionado y ahí se enteró de que funcionarios de otros departamentos, incluyendo de los ministerios de Deportes y de Cultura, también se hacían pasar como doctores en las visitas casa a casa.

“Nosotros, que éramos los médicos, debíamos prestarles las batas extra a esas personas”, recordó Manuel.

Agregó que los médicos falsos hasta repartieron medicamentos sin saber qué eran o cómo debían usarse.

“Estaban poniendo en riesgo la vida de muchas personas, se estaba poniendo en riesgo la vida de niños por una elección”, dijo Manuel.

Otro doctor cubano que estuvo en Barinas contó lo mismo: que los funcionarios del gobierno, vestidos como doctores, fueron desplegados con medicinas para conseguir votos.

Cuando se anunció el conteo de votos, el PSUV de Maduro había sido derrotado a nivel nacional y perdió su mayoría en el legislativo por primera vez desde 1999.

‘ASÍ CONTROLABAN A LA GENTE’

Para cuando Arias llegó, a finales del 2016, Venezuela iba cuesta abajo.

Por la implosión económica había una escasez crónica de alimentos. La inflación había golpeado con tanta fuerza, que la gente pagaba con pilas de billetes que debían contarse con máquinas eléctricas en las cajas registradoras. El crimen y los asesinatos se dispararon.

Y luego estaban los hospitales. Como el gobierno no disponía de efectivo no podía importar medicinas básicas. Los cortes de agua significaban que los cirujanos debían lavarse con agua embotellada y sin jabón porque tampoco había.

Con la poca medicina que quedaba, los doctores enfocaron sus esfuerzos de proselitismo electoral en pacientes con enfermedades crónicas y que requerían de atención frecuente, dijo Arias.

“El asunto era con las enfermedades crónicas, en las que el paciente se muere si no recibe medicamento; así es como controlaban a la gente”, recordó Arias.

Maduro también luchaba por el control. Las protestas habían arrasado la capital durante meses y desencadenaron una represión por parte del gobierno en la que más de cien personas murieron en batallas callejeras.

Después de recibir amenazas de muerte por parte de pacientes, al doctor Arias lo enviaron a La Vela del Coro, un pueblo pesquero donde la escasez de alimentos había llevado a médicos y enfermeras a robar medicinas para intercambiarlas por mercancías.

“Lo vi con mis propios ojos”, dijo al recordar cómo una enfermera cubana había intercambiado antibióticos por “un kilo de papas, un kilo de batatas”.

Los residentes de La Vela confirmaron que tanto los médicos cubanos como los venezolanos con frecuencia solían intercambiar medicinas por alimentos en el mercado negro.

A mediados del 2017 Maduro intentó consolidar su poder: organizó un referendo para que una segunda legislatura remplazara la Asamblea Nacional controlada por la oposición.

Como consideró que la votación era ilegal, la oposición se rehusó a participar, así que solo se presentaron candidatos completamente leales al presidente.

La nueva legislatura rápidamente marginó a la Asamblea Nacional y se embarcó en un agresivo plan para silenciar a los críticos de Maduro.

El gobierno introdujo un polémico sistema de identificación llamado Carnet de la Patria, que el Partido Socialista usó tanto para las votaciones como para recibir subsidios alimenticios. Maduro instó a los ciudadanos a tramitar el carnet para recibir provisiones y los oficiales del partido instalaron kioscos fuera de los lugares de sufragio para revisar los carnets después de que los ciudadanos emitían su voto.

Arias dijo que en las visitas a domicilio los médicos empezaron a registrar a las personas para el carnet. Pero estas identificaciones aterrorizaban a los venezolanos, quienes temían que el gobierno pudiera saber cómo habían votado y restringiera el acceso a los alimentos en represalia.

Antes de las elecciones para gobernador de ese año, Arias recordó a una paciente epiléptica en el hospital que necesitaba tratamiento pero había rechazado el Carnet de la Patria.

“¡No quiero tener nada que ver con esta patria! ¡No quiero nada que ver con Maduro!”, recuerda que gritaba. La dejaron ir sin darle medicamento, dijo, “porque era de la oposición”.

Llegaron los resultados y el partido de Maduro obtuvo una victoria desigual al llevarse diecisiete de las veintitrés gubernaturas a pesar de que las encuestas habían anticipado derrotas.

“Hoy la patria se ha fortalecido”, dijo Maduro aquella noche.

LA OPOSICIÓN INTIMIDADA

Maduro tuvo que dar la cara ante los votantes en el 2018.

Se tomaron medidas para asegurar su victoria. A un contendiente, Leopoldo López, lo pasaron del arresto domiciliario a una prisión militar. A otro, Henrique Capriles, se le prohibió postularse junto con la mayoría de los partidos de oposición.

Mientras la escasez empeoraba, Maduro prometió subsidios considerables para aquellos que usaban el Carnet de la Patria. Dijo abiertamente: “La cosa es dando y dando”.

Pero su gobierno retuvo otros bienes de primera necesidad.

El doctor Arias dijo que los suministros médicos, siempre escasos en La Vela, pronto desaparecieron pues se estaban acumulando esperando por la elección de mayo. Dice que sus superiores querían inundar los hospitales con las provisiones justo antes de la votación para dar la impresión de que Maduro había solucionado el desabastecimiento.

“Cuando vinieron las elecciones apareció todo: medicina, gas, gasas para los vendajes, sueros para inyectar”, dijo. Los vecinos de La Vela que habían ido a la clínica confirmaron que esta fue abastecida de súbito antes de la elección.

El asunto de los tanques de oxígeno todavía le pesa al doctor Arias.

Dijo que discutió una y otra vez con sus colegas. “Sí había, pero no me permitían usarlo”.

Ángel Villegas, el alcalde opositor de La Vela, dice que también a él le negaron medicinas y le dijeron que había desabastecimiento.

“Hay una gran cantidad de servicios en donde uno siente que sí, que toman en consideración el hecho de que uno sea de la oposición”, dijo.

A medida que el día de la elección se acercaba, los doctores siguieron desplegándose en apoyo a Maduro.

“Llegan a tu casa y te hacen esa serie de preguntas, tú te pones a pensar: ‘Oye, si contesto que no, puede que me quiten el beneficio’”, dijo una paciente que no quiso dar su nombre por temor a las represalias del gobierno. “Te dejan abrumado no poder dar tu opinión con libertad”.

El 20 de mayo del 2018 Maduro fue declarado vencedor y aseguró así un segundo periodo presidencial. Para Arias fue demasiado.

Llegó hasta Chile, se refugió en una iglesia, solicitó asilo y se puso a limpiar pisos en un hospital porque no lograba emplearse como médico.

“Pero ya en última instancia que no pueda ser médico, por lo menos quiero ser persona”, dijo.

No queda claro cuántos otros doctores han abandonado las misiones médicas de Cuba alrededor del mundo –los cálculos informales rondan los miles–, pero las consecuencias son desoladoras. Arias y los otros son considerados desertores por el gobierno cubano y no pueden volver a reunirse con sus familias.

Ramírez, el cirujano dental, es uno de los pocos médicos entrevistados que han vuelto a practicar su profesión, en un pequeño consultorio en Ecuador.

“Uno no se da cuenta de lo correcto hasta que abre los ojos”, dijo.

Andrea Zarate colaboró con el reportaje desde Lima, Perú.

Etiquetas: , , , , ,


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Dr Santiago Cárdenas: LA NIÑA DE GUATEMALA NO MURIÓ DE FRÍO NI DE AMOR

Tomado de http://nuevoaccion.com/


 
LA NIÑA DE GUATEMALA NO MURIÓ DE FRÍO NI DE AMOR


Por Dr Santiago Cárdenas
Especial y en primicia para Nuevo Acción
Marzo 19de  2019

Los recién casados, Pepe y Carmen, ambos de 24 años y muy enamorados, llegaron a Ciudad de Guatemala en los primeros días de enero, justo a tiempo para que Martí comenzara sus clases en la Escuela Normal Central de la capital.

A los pocos días Martí recibió una nota que decía así:  “Hace días  que llegaste  a Guatemala y no has venido a  verme ? ¿Por qué eludes tu visita? Yo no tengo resentimiento contigo, porque tú siempre me hablaste con sinceridad respecto a tu situación moral de compromiso matrimonial con la Srta. Zayas Bazán. Te  suplico que vengas cuanto antes” – María.

María  García Granado y Saborío era una de las hijas de las  cinco que tenía don Miguel  García Granados, el muy respetado ex presidente de Guatemala. Las fotos la muestran como una muy bonita quinceañera de aspecto sereno; pelo largo, como  seda,  negrísimo con trenzas,  y vestidos muy  elaborados.  Cantaba bien y tocaba el piano con prestanza, cuando animaba las fiestas en la Escuela de  Mujeres de Centroamérica donde Martí impartía clases gratuitamente.

(En la foto: María García Granados, “La Niña de Guatemala”)

Pero estas actividades artísticas quedaban más bien reservadas  para el interior de las casonas de la aristocracia capitalina. El ex presidente no era la excepción y todas las semanas invitaba a un grupo de  matrimonios y a amigos de su estima  para jugar dominó o ajedrez, tomar café,  charlar, oír música o declamación.

Existen dos versiones—la de los hermanos Izaguirre, exiliados cubanos—acerca de cuándo María y Pepe se conocieron a la llegada de Martí por primera vez a  Guatemala. La de Manuel José: relata que al segundo día de su  arribo a Guatemala, Martí fue invitado a una fiesta de disfraces en casa del General García Granados. Estando en el lobby  vio entrar a una joven disfrazada de egipcia y pidió que se la presentaran. El flechazo de Cupido fue inmediato, como una “chispa eléctrica”, hiriendo a ambos con gran intensidad. Amor a primera vista.

La historia de  su hermano, José María, que era el director de la Escuela Centroamericana de Mujeres, es algo diferente: dice que ellos se conocieron  en una velada el 21 de marzo de 1877, organizada por él. Allí María cantó y  tocó el piano.

Luego, las visitas de Martí  a las tertulias de los García Granados se sucedieron  hasta su regreso a  México a fines de ese año para  las vacaciones de Navidad y contraer matrimonio, según aclaró a la familia del ex presidente desde los primeros momentos  del idilio con María.

(Miguel  García Granados)

Al regresar, ya casado,  continuó visitando la casa de los García Granados, pero  esporádicamente, como lo  demuestra  el álbum de bodas  que Carmen le llevó  al expresidente para su firma. No se conoce con certeza  si hubo algún otro encuentro  entre María y Martí a espaldas o en presencia  de Carmen en los cuatro meses que transcurrieron desde principios de enero  hasta el 10 de mayo  de 1878 cuando  murió María.

LA NIÑA DE GUATEMALA


Lo que inmortalizó a la García Granados fue una poesía de Martí escrita trece años más tarde en Nueva York en su Versos Sencillos (IX). En esos momentos su matrimonio con Carmen estaba  acabado, a pesar de las dos visitas que ella hizo con su hijo Ismaelillo a la Gran Metrópoli con el único propósito de salvar su matrimonio.

La poesía es una joya literaria conocida  en todo el mundo y traducida a todos los idiomas. Una alegoría del romance que no pudo ser, entre un poeta romántico  y una jovencita excepcional. Una clásica “historia de amor” tal como la sintió el autor muchos años después. Pero, carece de veracidad histórica especialmente en lo referente al suicidio implícitamente esbozado en la  séptima  estrofa.

LOS  HECHOS REALES. ¿DE QUÉ MUERE MARÍA ?

Existe una historia familiar que  corrió de boca en boca por varias generaciones con visos de realidad. Está  sostenida y grabada  en Cuba  en el 2008 por Sergio García Granados un descendiente directo  de la joven  por vía paterna que la oyó de su mamá, que fue contemporánea de la difunta.

María,  que  tenía un resfriado,  fue a bañarse en un río o lago a insistencia de una prima, una actividad  habitual en ellas. Eso  ocurrió  a fines de abril o principios de mayo. El catarro, que ya padecía, empeoró en los días subsiguientes por lo que llamaron al médico de la familia que poco pudo hacer dado los limitados recursos  de la época.

Esa evolución tórpida es típica de las infecciones respiratorias “altas” virales cuando “bajan” a alvéolos o bronquios transformándose en neumonías bacterianas; o agravando una tuberculosis pre existente de la cual no hay evidencias históricas.

Abril  y mayo son los meses más calurosos  según las  estadísticas del clima guatemalteco  que revisé ( máximas promediando los 80 F ). Por tanto, no había frío en el agua. No conocemos la hora del fatal baño, ni el tiempo que duró. No hay registros históricos de una epidemia de influenza en esos años en Latinoamérica; ni es la época de las  epidemias recurrentes  de esta enfermedad. La fiebre tifoidea es posible si se bebe agua infectada o se traga un sorbo por descuido.

Por  último, La Niña pudo haber muerto de una leptospirosis dada las malas condiciones higiénicas  de las aguas de la ciudad, especialmente ríos y arroyos donde orinan las ratas infectadas. La leptospirosis tiene una gran mortalidad y era desconocida  en esa época. Weil descubrió la espiroqueta infectante unas dos décadas después.

A dos  meses del trágico deceso, el 6 Julio de 1878, los Martí regresaron a Cuba,  Carmen con seis meses de embarazo, acogidos a la amnistía decretada por Arsenio Martínez Campos en la estela del Pacto del Zanjón
***************** 
LA NIÑA DE GUATEMALA

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos;
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda...

Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor;
él volvió, volvió casado;
ella se murió de amor.

Iban cargándola en andas
obispos y embajadores;
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores...

Ella, por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador;
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.

Como de bronce candente,
al beso de despedida,
era su frente -¡la frente
que más he amado en mi vida!...

Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor;
dicen que murió de frío,
yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos:
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.

Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador;
nunca más he vuelto a ver
a la que murió de amor.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Esteban Fernández: EL ALMACÉN DE “PERICO” CASTRISTA

 EL MAYOR DE LA INTELIGENCIA , DGI, MANUEL DE BEUNZA HABLA SOBRE LA PARTICIPACIÓN DE FIDEL CASTRO EN EL NARCOTRÁFICO JUNTO A TONY DE LA GUARDIA Y JOSÉ ABRANTES



***************
EL ALMACÉN DE “PERICO” CASTRISTA


Por Esteban Fernández
19 de marzo de 2019


Cuando “la caña se puso a tres trozos” en Cuba, cuando la Unión Soviética se va a la bancarrota, cuando todo lucía indicar el derrumbe de la tiranía castrista, lanzan a sus “perros de presa” desesperados a buscar billetes y divisas de mil maneras diferentes.

Y la forma más socorrida para buscar dólares en cantidades industriales fueron las drogas, la cocaína. La Isla como depósito de “Perico”. Claro que todo el mundo sabe del grave peligro de cárcel que se corre cuando se trafica, pero no en Cuba donde son las autoridades las que  supervisan y se ocupan del negocio. Y, por lo tanto, se decidieron a lanzarse en el traqueteo.

Como siempre, el más difícil de persuadir (porque además de hijo de puta era testarudo) fue a Fidel Castro. Pero lo camelaron -al igual que lo convencieron para permitir los viajes a Cuba de los exiliados y de que aceptara enemigos ficticios) a través de varios argumentos.

Uno, que era la forma idónea de buscar dinero fácil. 2) Que Cuba sólo sería un trampolín y un refugio seguro para los traficantes 3) Que él jamás sería vinculado a ese ilegal tejemaneje. 4) que los encargados de todos la contrabando y la marimba serían personas de su entera confianza como José Abrahantes y Tony de la Guardia chequeados muy de cerca por Raúl Castro.

Y el puntillazo final se lo dieron utilizando la contentilla preferida de Fidel Castro: “Comandante, lo que vamos a hacer con esto es burlar el bloqueo americano”. Y el monstruo se sonrió.

Se pusieron de acuerdo con los capos de la droga en varios lugares, les brindaron a Cuba como base donde los bandidos no correrían ningún peligro, abrazaron a Manuel Noriega de Panamá y a (en la foto junto al “Señor de los Cielos”) Pablo Emilio Escobar Gaviria.

El pacto con Pablo no me sorprende porque   nadie en el mundo más parecido  -sicópatas empedernidos  y en sus faltas total de escrúpulos – que el tirano cubano y este monstruo colombiano.

Uno de los principales lugartenientes de Pablo conocido como “Popeye” campeaba por sus respetos en La Habana.

El traficante mexicano Amado Carrillo Fuentes, conocido como el “Señor de los Cielos” (en la foto con barba) pagaba millones de dólares al desgobierno de Cuba para usar la isla como refugio

El narcotraficante colombiano Carlos Lehder Rivas, desde una prisión estadounidense, acusó a Fidel Castro de estár implicado directamente en el tráfico de drogas.

Los cuerpos de inteligencia norteamericanos -y la DEA en particular- no estaban comiendo catibia y al cabo del tiempo descubren la estratagema y contubernio de estos criminales.

Cuando le avisan a Castro del peligro este “pone el grito en el cielo” y rápidamente encuentra y pasa por las armas a varios chivos expiatorios. Y caen en candela, les echa la culpa de todo a Arnaldo Ochoa, Tony y Patricio de la Guardia y varios compinches más. El ministro del interior José Abrahantes va para la cárcel y después “lo suicidan”.

Con Ochoa mata dos pájaros de un tiro porque le tenía celos por sus triunfos militares, por haber desobedecido sus órdenes en Angola y por temor infundado en que se convirtiera en el Gorbachov cubano.

Y sanseacabó el asunto, no creo que la DEA se tragó este paquete bien armado, pero se hicieron -a regañadientes- de la vista gorda y aceptaron la explicación bañadas de sangre de los cubanos.

Y como era de esperar, la tiranía jamás suspendió por completo el traqueteo de estupefacientes. Simplemente recrudecieron las precauciones y el disimulo.

********************
Cuba y el narcotráfico en 1984

Parte I



Parte II

 *********
Tomado de http://taniaquintero.blogspot.com

El Cártel de La Habana (IV)

(pueden leer la partes I, II y III haciendo click AQUÍ )

Por Juan Benemelis
(Ex diplomático Castrista vinculado a la Inteligencia)


En el curso de la década de los 70 se dieron cita dos coyunturas importantes. La primera tendría que ver con el consumo de narcóticos, que vería una gran expansión en Estados Unidos primero con la marihuana y luego con la cocaína.

La otra coyuntura tenía que ver con el narcotráfico en sí. El Cartel de Medellín necesitaba de un punto intermedio cercano para operar hacia aguas norteamericanas. El Cartel de Medellín llegará a introducir unas 45 toneladas de cocaína en Estados Unidos, representando 25 billones de dólares, y alrededor de 10 toneladas en Europa.

En una intervención ante el Senado, en abril de 1983, James H. Michel, Secretario de Estado para Asuntos Interamericanos, expresó que existían pruebas de que en 1979, el buró político del Partido Comunista de Cuba había aprobado un plan para intervenir en el narcotráfico utilizando a Cuba como puente y base de apoyo para las redes de traficantes de Estados Unidos.

El suministro se organizó desde las fuentes de abastecimiento en América del Sur y el gobierno de La Habana necesitaba recursos en moneda convertible que estaría dispuesto a obtener de cualquier manera. La vinculación cubana con el narcotráfico era inevitable desde un principio, y además tenía que producirse de manera casi natural: primero, porque en las áreas de producción de Suramérica, los guerrilleros sostenidos por Cuba ocupaban el mismo espacio ilegal que los narcotraficantes.

La guerrilla necesitaba armas y dinero, mientras que el narcotráfico, siempre abundante en dinero, necesitaba protección armada y, sobre todo, acceso a las redes de organización clandestina de la guerrilla y su experiencia conspirativa. Además, una parte importante de todo el tráfico de drogas cayó en manos de exilados cubanos, sobre los cuales La Habana tenía abundante información para el chantaje. La parte del exilio que se vinculó al narcotráfico con Cuba también se sentía razonablemente segura de que no sería traicionada.

En la medida que la crisis financiera y económica se hacía más profunda, la dependencia de la Isla para con los recursos extraídos de Angola y del narcotráfico se amplió. Apurado por lograr una nueva fuente de recursos, Castro se fue involucrando cada vez más en el tráfico de drogas, como apuntara el general cubano exiliado Rafael del Pino.

Tradicionalmente los barcos usados en el narcotráfico colombiano tenían que atravesar el Paso de los Vientos, entre Cuba y Haití, lo que muchas veces les situaba en aguas territoriales cubanas, donde eran interceptados. Las pérdidas de los narcotraficantes se incrementaron con alarma.

(Al centro el Embajador Fernando Ravelo y a su lado el alto Johny Crump)

Según el testimonio dado en 1982 por el narcotraficante colombiano de Miami Juan Lozano (alias Johnny Crump), es alrededor de 1975 que algunos de los más importantes narcotraficantes colombianos se entrevistaron en Bogotá con el embajador cubano Fernando Ravelo Renedo para negociar la devolución de los barcos y las tripulaciones.

El embajador cubano contestó con una contraoferta de La Habana: a cambio de 800 mil dólares por cada barco, Cuba estaba preparada no sólo para ignorar la actividad de los buques madres que se detectasen en sus aguas, sino que podía proveerles de servicios de reparación y gasolina en sus puertos, así como identificación y escolta cubana hasta las proximidades de los cayos de la Florida.

Así, los poderosos colombianos Alfonso Cotés y Alfonso García comenzaron sus negocios de tráfico a través de Cuba. Los agentes de inteligencia cubanos se pusieron en contacto con algunos potentados de la droga en Miami, como por ejemplo Johnny Crump y el conocido narcotraficante Jaime Guillot-Lara, quien con posterioridad sería empleado de los servicios secretos cubanos y se casaría con una hija de Raúl Castro.

Entre los cubanos exiliados en Estados Unidos implicados en el narcotráfico con Cuba estaban José Alvero Cruz y Osiris Santi. En noviembre de 1976, Alvero había viajado a España donde disponía de fondos bancarios, y allí obtuvo de la propia embajada cubana en Madrid un pasaporte cubano. En 1978, actuando como agente de Cuba, Alvero arregló el envío de 5,000 armas para las guerrillas sandinistas en Nicaragua. Por su parte, Osiris Santi era un narcotraficante cuyos barcos ya recibían protección en los puertos cubanos. Su lugarteniente, Orlando Torres, se entrevistaba constantemente en México con los funcionarios del régimen cubano destacados en Mérida.

El narcotraficante colombiano, Jaime Guillot-Lara -casado con la hija del ministro de defensa cubano Raúl Castro- será el contacto entre Cuba y el movimiento M-19. El 7 de noviembre de 1981, Guillot-Lara tiene que escapar a toda prisa de Colombia y se refugia en México, donde los agentes cubanos negocian su libertad con las autoridades mexicanas con el fin de evitar que se descubriera su conexión con La Habana. En 1982, Castro hablaba de Guillot-Lara como "un buen amigo".

(Jaime Guillot Lara, foto superior, y en la foto inferior René Rodríguez Cruz quien fuera una de las personas especializadas en dar el tiro de gracia a los fusilados en la Sierra Maestra  y al principio del triunfo de la Revolución; posteriormente fue Presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos o ICAP, una dependencia Castrista vinculada con la Dirección de Inteligencia. Murió en extrañas circunstancias en Cuba después de llegar huyendo por las acusaciones de narcotráfico. Comentarios y fotos añadidas por el bloguista de Baracutey Cubano)

La conexión cubana sería descubierta y probada más tarde. Los informes de la participación cubana en el tráfico de drogas saldrían por vez primera a la luz pública en 1982, cuando la Oficina Legal de los Estados Unidos en Miami nombró entre los acusados al jefe de la marina de guerra de Cuba, almirante Aldo Santamaría, y al ex embajador cubano en Colombia, Fernando Ravelo, en un caso que incluía 23 toneladas de marihuana.

El 15 de noviembre de 1982, los colombianos Guillot-Lara y Johnny Crump, y los cubanos Lázaro Visuña, Mario Estévez y David L. Pérez, brindaron a un tribunal en Miami amplias pruebas de las actividades de narcotráfico por parte de Cuba desde el año 1975, tráfico que tenía como uno de sus objetivos el envió de armas a la guerrilla colombiana del M-19.

Según la deposición de Johnny Crump, él y Guillot-Lara se dirigieron a La Habana en compañía del embajador Ravelo, donde éste y el embajador de Cuba en Venezuela, Norberto de la Osa, les confirmaron que el barco Viviana, dedicado al narcotráfico, obtendría salvoconducto todas las veces que atravesase las aguas jurisdiccionales cubanas.

Por la protección de este tránsito, Guillot-Lara pagaba 20 mil dólares por cada tonelada de marihuana a bordo. A su vez, el compromiso incluía el transporte de armas a las guerrillas del M-19 en Colombia. Según Guillot-Lara, a su retorno a Colombia inició los trámites para preparar otro barco para enviar a Cuba en 1980.

(El embajador Fernando Ravelo bautizando a Viviana, hija de Johny Crump, el cual se encuentra en la extrema derecha de la foto)

Conforme al testimonio de Johnny Crump, los funcionarios cubanos Ravelo y René Rodríguez Cruz -presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP)-, le sugirieron la posibilidad de comprar y enviar armas para elementos anti-Pinochet en Chile a través de Panamá. Una semana después, un chileno de apellido Galván, le hacía entrega de un microfilm en un cigarrillo que contenía la lista de las armas, alimentos y municiones para 300 hombres.

Por otra parte, Johnny Crump cuenta cómo durante una campaña en la costa norte del Pacifico, las autoridades colombianas cercaron a un grupo guerrillero del M-19 comandados por Carmenea Cardona, muchos de los cuales figuraron en el secuestro de la embajada dominicana en Bogotá y que supuestamente debían haber estado refugiados en Cuba.

Entre los detenidos y testigos de la causa de Miami figuraba también Mario Estévez, un agente de la inteligencia cubano, infiltrado en los Estados Unidos en 1980. En su deposición ante el Gran Jurado, Estévez expresó que había sido infiltrado con el objetivo de activar el tráfico de drogas, comenzando por transacciones de marihuana hasta que fue arrestado el 29 de noviembre de 1981. Estévez testificó ante una comisión del senado de los Estados Unidos que había introducido en la Florida marihuana y gualudes desde Cuba, y de ahí trasladado a Nueva York.

Las declaraciones de Estévez resultaron desconcertantes: la alta cúpula de la dirigencia cubana había organizado una extensa red de narcotráfico desde América Latina hasta los puntos de distribución en ciudades norteamericanas, usando sus propios servicios secretos. Estévez identificó al alto oficial de inteligencia cubana, René Rodríguez Cruz y al vicealmirante Aldo Santamaría como las personas encargadas por Castro para canalizar este tráfico.

Estévez apuntó que desde los inicios de la década de los setenta se producía marihuana en la región cubana de Manzanillo para venderla en los Estados Unidos, operación que Castro venía madurando desde los días de la guerra de Vietnam. Estévez estimó en 200 millones de dólares anuales los ingresos cubanos sólo por concepto de la marihuana.

Durante el período de su actividad ilícita, Estévez logró el traslado de Cuba a Estados Unidos de alrededor de 270 kilogramos de cocaína, posteriormente vendida en Miami, Chicago, Ohio, Nueva Jersey, Nueva York y otras ciudades. El dinero acumulado lo llevaba a Cuba él personalmente. También informó que en un momento de su actividad, sus jefes en el gobierno cubano le recomendaron se trasladase a Bimini, en Las Bahamas, para conocer y entrenar a Frank Bonilla, otro agente proveniente de Cuba.

De regreso a Cuba, recalaron en la pequeña isla de Paredón Grande, donde hallaron el buque Viviana del colombiano Guillot-Lara con un cargamento de 8 millones de qualudes. El yate estaba escoltado por buques de guerra cubanos.

De acuerdo con la narración de Estévez, corroborada luego por otros narcotraficantes, estando en Paredón Grande concurrieron el jefe de la Marina de Cuba, almirante Santamaría, y el alto jefe de la inteligencia René Rodríguez, presidente del ICAP, organismo pantalla de la inteligencia cubana, con quienes sostuvo una extensa conversación sobre el narcotráfico. Explicó que cuando salió de Cuba a bordo del Viviana se acarreaba otro barco, el Lazy Lady, hasta la isla de Andros en Las Bahamas, donde se hizo el traspaso de los qualudes. Después fue ordenado a seguir hasta Cayo Güincho donde recogió 23,000 libras de marihuana procedente de Cuba.
(fotos superiores:  Gonzalo Bassols y el ya fallecido Vicealmirante  Aldo Santamaría Cuadrado; fotos inferiores: el extrañamente  fallecido en Cuba  René Rodríguez Cruz  y el embajador Fernando Ravelo)

El testimonio de Estévez implicó en el narcotráfico internacional a Santamaría, René Rodríguez, al embajador Ravelo, a Gonzalo Bassols Suárez, diplomático cubano en Colombia; a Teodobaldo Rico Rodríguez y Francisco Echemendía, funcionarios del Ministerio del Interior de Cuba.

Con posterioridad, René Rodríguez moría en La Habana, en circunstancias misteriosas, después del fusilamiento de los militares el general Ochoa, Tony de La Guardia, en 1989, y al deceso en prisión, en 1991, del general José Abrantes Fernández, exministro del Interior.

Coincidentemente, Estévez también fallecería en una prisión norteamericana. Los hilos de la trama que conducían hasta Fidel y Raúl Castro irían desapareciendo con el tiempo.

El ex secretario de Estado, Shultz, refiriéndose a los resultados del Gran Jurado de Miami, indicó que se "demostró la evidencia de la complicidad de Cuba en el tráfico de narcóticos en América Latina”. En marzo de 1983 fue confiscado en la Florida un velero con 750 libras de marihuana a bordo. Durante el registro del bote se halló un diario con la ruta seguida. Había zarpado de la Florida para Las Bahamas, siguió a Haití, luego a Cuba, después a Jamaica, retornó a Las Bahamas y finalmente llegó a la Florida de nuevo.

Poco después, el 20 de mayo de 1983, el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan declaraba en Miami que existían fuertes pruebas de que funcionarios de Castro estaban involucrados en el tráfico de drogas desde Cuba. Un mes después, el administrador de la DEA, Francis Mullen ratificaba ante el senado estadounidense que el gobierno de Cuba estaba consciente de los movimientos de drogas a través de su territorio, y que facilitaban tales movimientos.

Del libro Las guerras secretas de Fidel Castro, de Juan F. Benemelis.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

lunes, marzo 18, 2019

Video. Julio M. Shiling sobre la guerra castrista contra la familia. Un análisis sobre la estrategia castrista en el aplazamiento de dos años del referendo para el nuevo código familia después de la falsa constitucional

T V Libertad
Published on Mar 18, 2019

La guerra castrista contra la familia. Un análisis sobre la estrategia castrista en el aplazamiento de dos años del referendo para el nuevo código familia después de la falsa constitucional, que impuso la dictadura castrocomunista en Cuba, por Julio M. Shiling, Director de Patria de Martí con los periodistas Alberto Müller y Exilda Arjona en el programa Levántate Cuba de Radio y Televisión Martí.

Programa Levántate Cuba transmitido el 18 de marzo, 2019. Programa que se transmite en vivo por Radio Martí y Martinoticias.com.

“Levántate, Cuba” es una revista matutina que se transmite en vivo por Radio Martí y Martinoticias.com de 7 a.m. a 8:30 a.m., con la conducción de Alberto Muller y Exilda Arjona.

La guerra castrista contra la familia



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Las visas que nunca debieron haber sido quitadas.. Mayda Saboritn sobre las visas turísticas de 5 años para los cubanos en la isla


Las visas que nunca debieron haber sido quitadas.

*************
Las visas turísticas de 5 años para los cubanos en la isla, lo único que consiguieron fue servir en bandeja de plata a la dictadura castrista para su supervivencia
*************
Por Mayda Saborit
18 de marzo de 2019

Las visas turísticas de 5 años para los cubanos en la isla, lo único que consiguieron fue servir en bandeja de plata a la dictadura castrista para su supervivencia y a la posibilidad de transición de régimen despótico a dictadura benevolente, pero todavía unipartidista, y de paso estas visas enseñaron al cubano la conveniencia del conformismo en la comodidad no solo de las remesas, sino del llega y vira, el vira y bota, para una esclavitud mas tolerable.

Las visas de 5 años fueron el ticket del economiquísmo para el cubano, el instrumento que viró al revés la historia de represión y del Exilio Cubano. Visas que convirtieron a un pueblo esclavo, a un pueblo de individuos que ansiaban la libertad, en serviles sujetos que por no meterse en problemas y obtener la prebenda del viaja para allá y trae para acá, cumplían como carneritos todas las disposiciones del régimen y se convertían en esclavos ejemplares.

La primera en beneficiarse de todo esto fue la dictadura castrista, pues por un lado tenían a un siervo no contestatario que le brindaba la imagen internacional de que Cuba estaba cambiando, por otro lado se le abría como nunca antes la oportunidad de enviar su mano de obra exportada a buscar a los Estados Unidos y a regresar con la manos llenas de dólares y bienes de los cuales ELLOS, como siempre se llevan una buena tajada.

Con estas visas que la administración Trump acaba de eliminar, se le da un golpe a la dictadura castrista, NO al pueblo cubano… y mucho menos al sector cuentapropista, en definitiva este sector no es más que una cortina de humo , un pretexto para mantener las prebendas que el régimen obtuvo cuando la Era Obama. En Cuba el sector privado no existe, ni existirá, porque ellos otorgan las licencias al cuenta gota, cobran impuestos hasta del 75% a los cuentapropistas y cuando les da la gana o estiman pertinente retiran todas las licencias y hasta decomisan los bienes del esclavo por cuenta propia.

Esas visas que Trump nunca debió haber quitado, son el jarro de agua fría en la cara, que los esclavos felices necesitaban desde hace rato para entender que las limosnas de un régimen no significan benevolencia y mucho menos libertad y dignidad.

El día que los cubanos quieran lanzarse a tener una economía próspera, lo primero que tienen que hacer es quitarse de encima a esa dictadura que ellos mismos, y aclaro, salvo raras y muy contadas excepciones, llevan justificando y legalizando desde hace 60 años con sus marchas multitudinarias, asistencias masivas a las urnas , sencillamente para apoyar, elegir "candidatos", cambiar la constitución y todo lo que a ELLOS les da la gana de imponerles

Pero un pueblo que aguanta y nunca se queja… y ya en los últimos años más feliz que nunca, en la zona de confort de las remesas y las recarguitas, la pacotilla y el vira y bota…

...Y en cuanto a la separación familiar vamos a dejarnos de cuento y justificaciones futiles. El cubano está separado de su familia no porque Estados Unidos de o no visas, sino porque el cubano ha tenido que irse de su propia isla. De hecho fueron muchísimos los años en que los familiares que quedaban allá tenían prohibido, por ese mismo régimen "defensor de la familia" escribir, recibir cartas o cualquier tipo de contacto con los que se habían ido del país. Y todos los cubanos allá lo aceptaron y bailaron muy bien al compás de esa salsa ( salvo honrosas excepciones) Entonces, si cuando la dictadura quiso, hubo separación familiar, Por qué ahora que quieren unión entre las dos orillas por pura conveniencia económica vamos a seguirles el juego y poner el grito en el cielo por unas visas que repito, nunca debieron haber sido quitadas. Saben por qué? porque esas visas, así como el intercambio cultural , académico, docente nunca debieron haber existido.

Si el cubano que está allá no quiere más separación familiar que exija sus derechos, Pero no a la administración Trump, sino a la dictadura, que no les siga mas el juego a los tiranos con firmitas , presencia en actos multitudinarios, que se dejen de chivatería a nivel de vecindario, ni acepten mas pertenecer a esas organizaciones como CDR, CTC, PP. y tantas otras. Que se quejen caramba!
… Y a los de aquí que tanto se lamentan y dicen que es una injusticia, que empiecen por dejar de meterse en Cuba , de llevar dólares a manos llenas al mismo régimen que los botó de la isla, que empiecen a tener Vergüenza. la dignidad es el respeto a uno mismo.

El cubano que quiera venir , que lo haga como un verdadero refugiado, y el que permanezca en Cuba que denote lo que verdaderamente es; un régimen totalitario. Mientras que los de aquí deben aprender a demostrar, si queremos realmente a Cuba, que somos un exilio sin patria, que no tiene nada que hacer retornando de visita a la casa del tirano que nos ha acabado. El que tenga ojos para leer y Vergüenza para entender, que lo haga.

Mayda Saborit

Etiquetas: , , , , , ,


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Diez veces más escaso, diez veces más caro. Yunia Figueredo desde Cuba: sobre el desabastecimiento de alimentos y la insuficiencia de materias primas para elaborar alimentos

Tomado de http://www.diariodecuba.com/

Diez veces más escaso, diez veces más caro

Por Yunia Figueredo
La Habana
18 de Marzo de 2019

Estela, cuentapropista del reparto Barbosa en el municipio La Lisa, mantiene a su familia de cinco miembros elaborando cakes por encargo y dice que nunca antes ha vivido tal insuficiencia de materias primas.

"Antes se perdía temporalmente algún producto y se sustituía por otro, ahora es una cadena de faltantes imposible de superar. Por ejemplo, el huevo y la harina, que son los principales componentes de un cake, están perdidos y, cuando aparecen, es a precios muy altos. Y ni hablar de la mantequilla, la vainilla, el chocolate y el polvo de hornear".

Su esposo, jubilado de la empresa eléctrica, recibe una pensión que apenas alcanza para comprar las medicinas que necesita. Sobre los hombros de Estela recae la manutención del hogar.

"Este mes he podido hacer un solo cake, y eso porque el interesado me trajo los ingredientes. En otros tiempos, cuando escaseaban el chocolate o la mantequilla, resolvía haciendo cake de
piña, pero la piña está muy cara y, además, lleva natilla, maicena y extracto de limón, productos muy difícil de encontrar".

(Cola para comprar detergente en Jaimanitas, La Habana. (Y. FIGUEREDO))

El Gobierno anunció recientemente el restablecimiento de algunos productos en falta, pero Mayra, en la cola del mercado de Flores, cree que la televisión dice una cosa y la realidad es otra.

"Estoy aquí desde que abrió el mercado a las 9:00 de la mañana. Ya son las 11:00 y aún no han sacado el pollo, ni el picadillo, ni las hamburguesas. Cada vez que preguntamos a los empleados dónde radica el problema de la falta de productos, responden lo mismo: 'la distribución ya se está normalizando, solo hay que confiar y tener un poco de paciencia'. ¡Qué respuesta más bella y esperanzadora!".

Tonisia, que también espera en la cola, cuenta que el día anterior sacaron aceite y el desorden que se armó no lo vio ni en el "Periodo Especial".

"Una cola de tres horas esperando que sacaran aceite y, cuando al fin los empleados aparecieron con el carro, la cola se perdió y fue una estampida lo que les cayó arriba. Los hombres atropellaron a las mujeres y no les importó que varias ancianas cayeran al piso, ni siquiera las ayudaron a levantarse".

La desigualdad social en Cuba es más evidente cuando se acentúa la escasez, que golpea con mayor fuerza a las familias de más bajos recursos.


"El mercado negro se beneficia de la crisis", dice Eulogio Vives, antiguo profesor de Economía hoy desempleado por sus ideas políticas. "Quien no pertenezca a la alta dirigencia comunista, no trabaje en el turismo, en una firma extranjera o no reciba remesas de familiares fuera del país, se la ve negras, pues todo es diez veces más caro que antes, siempre con tendencia a empeorar".

María Gracia, es una mujer pobre que reside en el barrio marginal Romerillo, tiene dos hijos jimaguas en el Servicio Militar y una niña pequeña en cuarto grado de primaria. Para mantenerlos, vende coquitos en una esquina del barrio.

Pero "el coco ha subido de precio y a veces no aparece por ningún lado. Y el azúcar tengo que comprarla en la bolsa negra, la ganancia que obtengo apenas nos alcanza para comer malamente", lamenta.


En un recorrido por bodegas y carnicerías del comercio minorista del municipio Playa, se apreció un notable atraso en la entrega de sal; en cambio, varios consumidores comentaron sobre la mejoría en la calidad de algunos productos normados, como el picadillo para niños, ya que en vez de a granel la última entrega fue en tubos parecidos a los de las tiendas en divisas; también el yogurt para niños de siete a 12 años y la jamonada.

Vivían, ama de casa residente de Jaimanitas, dice que la población está esperanzada con esa mejoría y que su tío, directivo de una empresa de alimentos, le aseguró que más adelante otros productos de la libreta de racionamiento, como el pollo, el arroz y los frijoles, se venderán también empaquetados, para limitar el robo por parte de los dependientes.

Carpio, técnico de salarios y seguridad social, duda que eso llegue a materializarse.

"Si eso ocurre habrá un éxodo de trabajadores de Comercio interior hacia otros oficios, porque los dependientes perciben salarios muy bajos y sobreviven haciendo trampas con la pesa", explica. "Además, no creo que exista una infraestructura que garantice tales volúmenes de empaquetado, ni tampoco que exista en Cuba una real estabilidad en la importación de alimentos subsidiados".


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Dimas Castellanos desde Cuba: Cuba ante lo ineludible: cambio o muerte


Cuba ante lo ineludible: cambio o muerte


Por Dimas Castellanos
La Habana
18 de Marzo de 2019   


El cambio es la ley más general que rige el universo. Todo, la naturaleza y la sociedad cambian, la segunda de forma cada vez más acelerada. El desenlace del caso cubano confirmará la regla.

Con la intención de conservar el poder, el Gobierno cubano le otorgó carácter irreversible y constitucional a un modelo inviable. De ese quimérico sueño, devenido pesadilla por su prolongada duración, Cuba podría despertar inmersa en el caos y la violencia. Para evitarlo se impone regresar de una vez por todas y tomar el rumbo que la realidad demanda.

El modelo totalitario vigente al que derivó la revolución de 1959, nació condenado al fracaso. La suspensión de las libertades fundamentales, la eliminación de la sociedad civil, la conversión de la persona en masa, la estatización casi absoluta de la economía, la implantación de un partido único y la concentración del poder en una persona, no podían conducir a otro resultado.

Su permanencia durante seis décadas no guarda relación alguna con la eficacia. Su explicación está, primero en la Guerra Fría que proporcionó el clima favorable para que Cuba se convirtiera en una pieza del conflicto entre la URSS y EEUU; y segundo en el intento, también fallido, de exportar la experiencia cubana a la región, lo que permitió que, con el ascenso de Hugo Chávez, las subvenciones soviéticas fueran sustituidas por las de Venezuela. En ambos casos el modelo logro sobrevivir sin economía propia y sin recurrir a cambios estructurales.

Pero la historia no se detiene. La desaparición de la URSS y el inminente hundimiento del salvavidas venezolano, unido a la reducida inversión extranjera, al decrecimiento de los ingresos del turismo, la disminución de los jugosos ingresos provenientes del alquiler de los trabajadores de la salud en condiciones de esclavitud moderna después del descalabro ocurrido en Brasil y la fuga del emergente capital cubano fuera de sus fronteras han conducido al país a depender esencialmente de las remesas familiares.

El futuro no solo es incierto, sino suicida. Blindar ese modelo constitucionalmente con la Carta Magna que se proclamará el próximo 10 de abril, será inútil. El creciente descontento ante el empeoramiento de las condiciones de vida está generando un estado de ingobernabilidad latente. El cambio es inexorable. No se trata esta vez de "independencia o muerte", "libertad o muerte" o "patria o muerte", sino que fiel a esa historia de consignas necrológicas, será de "cambio o muerte".

(Miguel Díaz-Canel y su esposa Lis Cuesta rinden honores a Fidel Castro en el cementerio de Santa Ifigenia. (ESCAMBRAY))

Sin tener en cuenta las violaciones de la ley electoral cometidas y el hecho de que el autor del texto, el que convocó al referendo y el que contó los votos en ausencia de observadores independientes nacionales o extranjeros, es el mismo sujeto, los resultados del reciente "referendo" así lo confirman.

A pesar de propaganda abrumadora por los medios de comunicación oficiales a favor del Sí, la prohibición de cualquier campaña por el No, las medidas represivas contra los opuestos al texto constitucional, en las últimas cuatro "elecciones" parlamentarias el porciento aumentó del 6,13% en 2003 al 19,93% en 2018. Sin embargo, en la consulta constitucional del pasado 24 de febrero, según el primer informe fue de 26,69%, y luego de ser rebajado, en el segundo informe de 21,70%, lo que representan 2.482.108 cubanos en el primer caso y 1.889.554, nada comparable con los 54.000 que se opusieron a la Constitución de 1976.

Esos hechos y estos otros invalidan la Constitución: el texto no fue confeccionado por una Asamblea Constituyente elegida directamente por el pueblo, sino por una comisión presidida por el primer secretario del Partido Comunista (PCC); la consulta fue precedida por la declaración de Raúl Castro: "en la próxima Constitución no habrá cambio de nuestro objetivo estratégico" y por la de Miguel Díaz-Canel: "la reforma no implicará ningún cambio en el sistema político"; y no existió transparencia en cuanto a la forma en que se tuvieron o no en cuenta las opiniones vertidas por los cubanos y el carácter no vinculante de la consulta.

Además, en la nueva Constitución el presidente de la República y los gobernadores provinciales son designados, lo que significa un retroceso de más de un siglo respecto a la Constitución de 1901. Dos instituciones vitales como el asociacionismo y la sociedad civil han sido excluidas del texto. Los derechos refrendados carecen de respaldo institucional. Las libertades fundamentales quedan limitadas a los "fines de la sociedad socialista". Se conservan la estatización de la economía, el unipartidismo y los cubanos excluidos del derecho a ser inversionistas en su país. La soberanía del pueblo es depositada en la Asamblea Nacional del Poder Popular, subordinada al Partido Comunista. Y los cubanos están obligados constitucionalmente a defender, incluso por las armas, el irrevocable modelo.

Las limitaciones enumeradas delatan que el objetivo de la reforma, más que poner la Constitución en correspondencia con las necesidades de Cuba, consistía en rectificar las inconstitucionalidades cometidas por las propias autoridades: la prohibición de emigrar libremente a la capital; la existencia de la propiedad privada; la explotación del hombre por el hombre; la prohibición de entrar a determinadas playas y hoteles, entre otras muchas que se introdujeron en violación a lo establecido en la Constitución de 1976.

A manera de conclusión
  •     Si la Asamblea Nacional del Poder Popular elige o designa al presidente de la República, este carece del poder que podría tener si fuera elegido directamente por el pueblo. Significa que es en la Asamblea Nacional, especialmente en el Consejo de Estado, donde va a radicar realmente el poder.
  •     Si la presidencia de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado la ocupan las mismas personas, entonces se rinden cuenta a sí mismos. Y como no existe un mecanismo de rendición de cuentas al pueblo, esas personas contarán con un poder similar al de las dictaduras.
  •     Si ninguno de los órganos de la estructura del poder es elegido directamente por el pueblo y el presidente de la República está subordinado a la Asamblea Nacional y esta al PCC; ¿dónde radica el poder?
  •     Si se define a la Asamblea Nacional como "órgano supremo del poder del Estado", conpotestad constituyente, la declarada soberanía del pueblo queda trasladada a la Asamblea Nacional.
  •     Si se declara eterno un modelo que ni los nacidos ni los que están por nacer han elegido democráticamente, Cuba queda constitucionalmente anclada al pasado.
La suerte es que, como la Cuba y el mundo de hoy no son la Cuba y el mundo de 1959, la Constitución aprobada será la de menor duración en la historia constitucional de Cuba.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Historia y estilo: Primavera Negra. Arnaldo M. Fernández: La Primavera Negra quedó en la historia y los resultados de todo ese largo período son mínimos


Historia y estilo: Primavera Negra

*********
La Primavera Negra quedó en la historia y los resultados de todo ese largo período son mínimos
*********
Por Arnaldo M. Fernández
Broward
18/03/2019

El 18 de marzo de 2003, la Seguridad del Estado emprendió el operativo contra opositores pacíficos y periodistas independientes que daría pie a la llamada Causa de los 75 y otros procesos penales. Según Fidel Castro, la gota que colmó la copa fue “un taller de ética sobre supuestos periodistas cubanos (…) Ese día, 14 de marzo, me reúno yo como a las once de la noche preguntando por los detalles: ¿Qué pasó?, ¿Qué ocurrió ese día? Porque no se podía tolerar más” [1].

Medida activa

Sólo que ese taller había sido organizado por el agente MIGUEL del G-2, Manuel David Orrio, quien tupió a James Cason, jefe de la Sección de Intereses de EEUU en La Habana, para que prestara su residencia diplomática como sede del evento.

Hacia 2002, Orrio había cobijado ya varios grupos de periodistas independientes bajo el paraguas de la Comisión de Prensa de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil (APSC). Esta comisión orrienda borró la raya entre periodismo y activismo político, amén de servir a Castro en bandeja el pretexto definitivo para desatar la oleada represiva que pasó a la historia como Primavera Negra.

El operativo concluyó el 21 de marzo de 2003 con 79 personas arrestadas. Para el 2 abril se noticiaban las peticiones fiscales, que incluían hasta cadena perpetua por delitos contra la Seguridad del Estado. Estos delitos suponen una respuesta tan enérgica como inmediata, pero los acusados venían realizando los mismos actos desde mucho antes y nadie se había preocupado por enjuiciarlos.

Surrealismo acusatorio

Para pescar a disidentes pacíficos, activistas de derechos humanos y periodistas independientes, el Código Penal disponía y dispone de la tarraya de “Actos en detrimento de la independencia del Estado cubano o la integridad de su territorio [y] en interés de un Estado extranjero” (Artículo 91). Otra tarraya disponible es la Ley 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía (1999), que intriga por su principio de oportunidad (Disposición Final Primera): queda al arbitrio de la fiscalía usarla o no contra quienes incurren en conductas calificadas como delictivas por la ley misma.

Así, el surrealismo político del castrismo corriente aguantó que, en mayo de 2002, ciertos opositores gozaran de la protección de la Seguridad del Estado para reunirse con el expresidente americano visitante Jimmy Carter [en doble tanda de aquellos a favor y en contra del Proyecto Varela] y al año siguiente cayeran —salvo raras excepciones, como Oswaldo Payá y Elizardo Sánchez— en el jamo de la propia Seguridad del Estado.

Los acusados serían condenados por dar “informaciones manipuladas y falseadas con relación a la situación política, social y económica de Cuba, las que son de interés del Gobierno de los Estados Unidos para utilizarlas en actos hostiles”. Si en vez de información veraz estaban pasando mentiras a la Casa Blanca, lo mejor hubiera sido desmentirlos y poner en ridículo a Washington, pero Castro prefirió llevarlos a los tribunales, que repartieron penas de entre 28 y 6 años de cárcel.

El juicio de la Monada

Ante los tribunales se destaparon 12 agentes del G-2 infiltrados entre disidentes que venía expresando sin tapujos sus opiniones contra el Gobierno. Estos últimos distaron de convertirse de acusados en acusadores para sembrar liderazgo [2]. Al contrario, quedó sembrada para siempre la sospecha de que otros muchos de la monada seguían y siguen andando por ahí. No en balde la dedicatoria del libro Los disidentes (Editora Política, 2003) reza: “A los héroes anónimos que, dentro y fuera de Cuba, vigilan (sic) en la sombra para que no nos falte nunca la luz”.

Los juicios de la Causa de los 75 confirmaron por enésima vez algo bien sabido: la represión política como rasgo esencial de la dictadura de partido único. Quizás la condena más ejemplar fueron los 27 años de prisión a Omar Rodríguez-Saludes por “las intenciones malsanas de [sus] tomas fotográficas [del] estado deprimente del lugar y de las personas (…) tendentes a dar una imagen de la situación existente en Cuba”. Así, la realidad contrarrevolucionaria del país [ver la foto que ilustra este artículo] se retorció como delito contrarrevolucionario cometido por quien apenas atinó a mostrarla.

Casos y cosas de casa Cuba

En la rueda de prensa del 9 de abril, el canciller de la indignidad [3] Felipe Pérez Roque declaró que “las actividades de Cason, jefe de la Sección de Intereses norteamericanos en Cuba, nos han obligado a aplicar nuestras leyes”. El 25 de abril, Castro remachó por televisión con que todo había sido “una conspiración urdida por el Gobierno [de EEUU] y la mafia terrorista de Miami”. Si hubo conspiración, se caía de la mata que Cason iba a ser expulsado.

Castro anunció que tomaría “toda la calma necesaria para decidir la conducta a seguir con este extraño funcionario”. Al parecer se engolfó en ejercicios de paciencia tibetana. Cason no fue declarado persona non grata, algo que pudo hacerse nada más que por oírlo cantar en guaraní, pero que ni siquiera se hizo como represalia de cajón contra la expulsión de 14 diplomáticos cubanos en USA a mediados de mayo de 2003.

En el ínterin, tres autores del secuestro incruento de la lancha Baraguá en la bahía habanera fueron fusilados en contra de la propia ley cubana. Y esposas, madres o hermanas de los reos de la Causa de los 75, vestidas de blanco, caminaban ya en silencio por Quinta Avenida luego de asistir a misa en la iglesia de Santa Rita [4].

Epitafios

La única mujer que cayó en aquella redada escribió el año pasado este epitafio interno: “La ‘Primavera Negra’ quedó en la historia [y] los resultados de todo este largo período son mínimos, en particular con respecto a la incorporación del pueblo a la lucha por la libertad” [4].

La Unión Europea (UE) había plasmado antes el epitafio externo de abandonar definitivamente la Posición Común (1996) y adoptar, el 12 de diciembre de 2016, la Re-Posición Común denominada Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación. Este último contradice la cláusula del Tratado de Lisboa (2007) sobre la acción de la UE en la escena internacional: “Se basará en los principios que han inspirado su creación, desarrollo y ampliación y que pretende fomentar en el resto del mundo: la democracia, el Estado de Derecho, la universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos y de las libertades fundamentales… (Artículo 21).

Coda

Aquella primavera negra no dio paso a un verano caliente, sino al otoño de los embullos y al frío invierno del desespero, quizás porque ni el pueblo de Cuba parece inclinado a la libertad ni la UE se traga que veinte años no son nada. Al parecer, como anotó Martí, toda tensión prolongada es falsa.

Notas

[1] Biografía a dos voces, Debate, 2006, 405.

[2] A diferencia de Luis Conte Agüero y otros, el Dr. Antonio de la Cova se atuvo a los hechos y relató cómo, tras declarar como acusado que Martí había sido el autor intelectual del ataque al cuartel, Fidel Castro pasó en el juicio del Moncada al estrado de los abogados defensores y luego de interrogar a otro acusado, Andrés García, exigió al tribunal registrar sendas acusaciones de asesinato y tortura contra el ejército batistiano. El co-acusado Ignacio Fiterre, militante de la Triple A, comentó en el banquillo a Sergio Mejías, exministro de la administración Prío: “Ha nacido un líder” (The Moncada Attack, Universidad de Carolina del Sur, 2007, 210). De la Cova usó esta frase como título del octavo capítulo de su libro. No por amor a Castro, sino por la evidencia histórica de que así fue.

[3] En su riflexión de 3 de marzo de 2009 —“Cambios sanos en el Consejo de Ministros”— sobre la defenestración de Carlos Lage y Pérez Roque, Fidel Castro precisó: “La miel del poder por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno (sic)”.

[4] Para mayo del 2010, el cardenal Ortega comenzó a gestionar la excarcelación de quienes aún permanecían tras las rejas, que se consumaría hacia julio con la mediación adicional del canciller español Morantinos.

[5] Martha Beatriz Roque: “La ‘Primavera Negra’ quedó en la Historia”, Cubanet, 18 de marzo de 2018.

© cubaencuentro.com



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Alberto Roteta Dorado: Venezuela, legitimidad de Guaidó Vs. Usurpación de Maduro.

Venezuela, legitimidad de Guaidó Vs. Usurpación de Maduro.

Por Dr. Alberto Roteta Dorado
19 de marzo de 2019

Santa Cruz de Tenerife. España.- La situación política de Venezuela experimentó un inesperado giro en las últimas semanas. Luego de un período de aparente calma popular – después de los estragos ocasionados por parte del chavismo-madurismo con una represión marcada y con el exterminio de centenares de hombres y miles de encarcelamientos– el pueblo venezolano renace con mayor fuerza que antes dispuesto a exterminar cualquier vestigio del régimen comunista implantado en la patria de Bolívar. 

Un joven de apenas 35 años, ingeniero de profesión y vinculado a la vida política de su país desde su primera juventud, es el protagonista de esta nueva oleada de manifestaciones pacíficas en pos del derrocamiento del narcoestado que encabeza Nicolás Maduro; pero lo más significativo, y lo que realmente le ofrece una connotación que quedará para la historia nacional y regional, es el hecho de que este joven sea el presidente de la Asamblea Nacional, y sobre todas las cosas, que en un acto de valentía muy bien pensado, y no por impulsos de egocentrismo y búsqueda del poder, asumió la presidencia de Venezuela de manera interina y dejó de reconocer – como muestra de apoyo incondicional a su pueblo y a la Asamblea Nacional que el representa– a Nicolás Maduro como presidente del país a partir del 10 de enero, fecha de inicio de su supuesto segundo mandato.    

Este joven es Juan Guaidó, sin duda, el personaje del momento. El hombre que ha logrado en pocos días lo que jamás logró la oposición en casi veinte años, esto es, movilizar a todo el pueblo para luchar contra el chavismo y ganarse el apoyo generalizado de la comunidad internacional. Recordemos que alrededor de medio centenar de países respaldan a Guaidó y lo reconocen como el verdadero presidente de Venezuela.  

Ya he abordado en otros escritos dedicados al tema de la política venezolana en su actual contexto el asunto de cómo es posible que Guaidó asumiera la presidencia del país de manera legal en circunstancias extremas. No obstante, considero necesario puntualizar, una vez más, acerca de la legitimidad con que está actuando Guaidó, con lo que pretendo contribuir a que se le deje de nombrar presidente autoproclamado, amén de hacer una defensa pública hacia su figura y en contra de todos aquellos desinformados, malintencionados e ignorantes que desde posiciones extremadamente radicales de una izquierda obsoleta le suelen atacar. 

(Juan Guaidó, Presidente en cargado de Venezuela)

Honor a quien honor merece, y Juan Guaidó movilizó a la comunidad internacional para la recolección de medicinas, alimentos e insumos de vital importancia para el pueblo venezolano, amén de que haber conquistado la voluntad de medio centenar de países – todas las naciones de América Latina, excepto Cuba (como era de esperar) Nicaragua y Bolivia– que le apoyan y le reconocen como el verdadero presidente de Venezuela. Si bien la recaudación de ayuda humanitaria no cumplió su verdadero objetivo de llegar al pueblo venezolano toda vez que el régimen madurista se encargó de obstaculizar su destino definitivo, en realidad si puede considerarse un acto heroico en pos del bien de una nación de yace inmersa en las necesidades, el hambre, y la desesperación. La ayuda llegará como sea, quiera o no Maduro el pueblo venezolano la recibirá, lo que pudiera ser crucial para la puesta en marcha de la ansiada intervención militar que ya se va prolongando demasiado.  
Analicemos la idea acerca de la asunción de la presidencia por Juan Guaidó a partir de las disposiciones de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, documento que establece en su Capítulo II- Del Poder Ejecutivo Nacional Sección primera del Presidente o Presidenta de la República, Artículo 233 lo siguiente:

“Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato. Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional. Si la falta absoluta del Presidente o la Presidenta de la República se produce durante los primeros cuatro años del período constitucional, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva. En los casos anteriores, el nuevo Presidente o Presidenta completará el período constitucional correspondiente. Si la falta absoluta se produce durante los últimos dos años del período constitucional, el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva asumirá la Presidencia de la República hasta completar dicho período”.

Se sabe que Nicolás Maduro no ha muerto, al menos físicamente aun logra sobrevivir, aunque ética y moralmente está destruido. Tampoco ha renunciado, y dudo que lo haga, por cuanto si no lo ha hecho hasta el presente, es bien difícil que dimita. Luchará por el poder hasta el último momento y de acuerdo a las instrucciones que desde La Habana le ofrezcan los narcoterroristas directivos del régimen castrista. El Tribunal Supremo de Justicia no decretará su destitución pues Maduro se encargó hace dos años de convertir a dicha entidad en una marioneta del chavismo. 

De su incapacidad mental nadie duda. Si bien Nicolás Maduro no puede incluirse dentro de ninguna patología de origen mental que lo pueda eximir de sus actos, ni tampoco podemos hacer referencia a un retardo mental propiamente dicho, su coeficiente intelectual anda bien bajo y su subculturización y torpeza, amén de su total desconocimiento político, lo hacen inepto para poder asumir la presidencia de una nación. Pero esto, según la Constitución, debe estar certificado por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y aprobada por la Asamblea Nacional. Esta última entidad no dudará en aprobarlo toda vez que la mayoría de sus miembros son opositores al régimen; pero el obstáculo está en el Tribunal Supremo de Justicia que está a favor del chavismo y demasiado manipulado por régimen, por lo que queda descartada la posibilidad de salir de Maduro al declararlo con ineptitud mental para desempeñarse como presidente de la nación. 

Sobre el abandono de su cargo no insisto, por cuanto, resulta similar al concepto de renuncia a su mandato, y se sabe que no va a renunciar ni va a abandonar su cargo, de ahí que la Asamblea Nacional no lo podrá declarar; pero si de la revocación popular de su mandato se trata, entonces creo que la Asamblea Nacional puede proceder de manera legal y dentro de los estatutos constitucionales de la nación para dejar a Nicolás Maduro fuera de toda posibilidad de ocupar su puesto al frente del gobierno. 

(El usurpador Nicolás Maduro)

¿Es que acaso las manifestaciones multitudinarias pacíficas que han tenido lugar en todo el país en los últimos meses no son una muestra irrefutable de la no aceptación y no reconocimiento de Nicolás Maduro como presidente del país? En contraposición a esta actitud de rechazo cuasi unánime de los venezolanos hacia el dictador nos encontramos con un pueblo entero que reconoce y apoya a Juan Guaidó, su presidente actual, el artífice de las más grandes concentraciones de venezolanos en los últimos tiempos. 

Pero la principal fortaleza que resulta determinante para que Juan Guaidó ocupe de manera legítima la presidencia de Venezuela es el hecho de que las últimas elecciones, celebradas el pasado 20 de mayo, no han sido reconocidas por la Asamblea Nacional ni por un significativo número de países de todas partes del mundo, de modo muy particular de América Latina, y por lo tanto no existe un verdadero presidente en el país dado que se desconoce su actual mandato; lo que más se aproxima al aspecto constitucional que dice: “el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato”.

Esto es lo que, en última instancia, puede ser considerado para que el presidente de la Asamblea Nacional asuma las funciones de la presidencia del país, por cuanto faltan elementos en la Constitución que lo permitan desde otra perspectiva, y como ya expliqué antes no se puede aplicar de modo categórico el Artículo 233 de dicho documento, aunque si actuar utilizando lo que se denomina interpretación analógica de un suceso, es decir, poner en práctica una norma jurídica establecida para un supuesto hecho que puede ser similar, pero no en coincidencia total con exactitud.  

No hay presidente. La figura presidencial bajo la investidura de Nicolás Maduro dejó de existir a partir del 10 de enero. El presidente de la Asamblea Nacional asume el poder del país toda vez que no existe presidente electo, al menos de modo transparente y libre, sino por imposición y manipulación y sin la confiabilidad de observadores dignos, elemento que Guaidó supo exponer muy bien antes de que Nicolás Maduro llegara a juramentarse antes de iniciar su segundo mandato, esto es, desconocer su nuevo período a partir de unas dudosas elecciones.  

Pero si esto no fuera suficiente aún para comprenderse el difícil asunto de la asunción del poder presidencial por parte de Juan Guaidó como figura máxima del parlamento venezolano, entonces hemos de acudir al Artículo 232 de la Carta Magna: 

“El Presidente o Presidenta de la República es responsable de sus actos y del cumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo. Está obligado u obligada a procurar la garantía de los derechos y libertades de los venezolanos y venezolanas, así como la independencia, integridad, soberanía del territorio y defensa de la República. La declaración de los estados de excepción no modifica el principio de su responsabilidad, ni la del Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, ni la de los Ministros o Ministras, de conformidad con esta Constitución y con la ley”.*

¿Acaso el dictador Nicolás Maduro está garantizando los derechos y libertades de los venezolanos como bien lo establece la Constitución como responsabilidad presidencial? ¿Podrá hablarse de independencia e integridad del territorio venezolano en el actual contexto sociopolítico de la nación, cuya responsabilidad defensiva es un acto inherente a la presidencia de la nación? 

Los centenares de prisioneros políticos, los miles de detenidos y torturados, los cientos de muertos durante las acciones pacifistas de protestas, la pobreza y extrema pobreza de su población, las múltiples carencias (incluidas la falta de medicinas y alimentos) amén del desastre a que ha conducido al país desde el punto de vista económico (inflación al cierre del 2018 de 1.299.724%, según medición de la Asamblea Nacional ante la ausencia de cifras oficiales), constituyen ejemplos fehacientes de su incapacidad para permanecer al mando de una nación que determinó poner fin al chavismo. 

La suerte está echada. El proceso que recién comenzó con la toma del poder por parte de Juan Guaidó, es irreversible. El pueblo venezolano no admitirá más injusticias por parte del desacreditado régimen chavista. La eliminación de Nicolás Maduro, lo que significa el cese de la usurpación del poder, es un hecho inminente. Este es el elemento determinante para dar paso al período de transición y la consiguiente realización de elecciones libres y transparentes que permitan la restauración del orden constitucional en Venezuela. Ya Guaidó prepara el camino hacia Miraflores esta semana. El fin está cerca. 
---------   
*He respetado la redacción, el uso de mayúsculas, así como el abuso de los feminismos en las partes citadas. Es incorrecto referirse a venezolanos y venezolanas, presidente y presidenta, obligado y obligada, etc., por ser considerado un disparate idiomático. Basta con decir o escribir venezolanos para que queden incluidos todos aquellos nacidos en este país, independientemente de su sexo biológico, psicológico y social, orientación y preferencias sexuales. ¿Sabrá esto Nicolás Maduro, el inculto presidente que se empeña en reiterar lo que no es correcto? De cualquier modo, la Constitución de 1999 es anterior a la presencia de Maduro en la escena del poder. 

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...