miércoles, diciembre 29, 2010

¡NOS CAYÓ CARCOMA CON EL COMUNISMO INTERNACIONAL !

Tomado de http://zoevaldes.net/



¡NOS CAYÓ CARCOMA!

Por Esteban Fernández
diciembre 28, 2010


¿La lógica más elemental no les indica que aquellos ignorantes que bajaron de las lomas, harapientos, apestosos, y supuestamente victoriosos de unas cuantas escaramuzas no estaban capacitados para implantar en nuestro país el siniestro aparato de terror que nos ha esclavizado por 52 años?

Algunas personas se sorprendieron, y hasta dudaron, cuando les hablé recientemente de Osvaldo Sánchez y de Fabio Grobart. Inclusive muchos nunca habían escuchado sus nombres y mucho menos su historial.

La razón es muy sencilla: El Partido Comunista cubano estaba divido en dos alas: la pública y politiquera, y ahí estaban Blas Roca, Lázaro Peña supuestamente dedicado a defender a los obreros, el intelectual con cara bonachona Juan Marinello, Salvador García Agüero, y muchos conocidos más.

Los cubanos creíamos que eran unos infelices, unos pobres diablos, y hasta podíamos llegar al extremo de en determinados casos considerarlos buenas personas. Por ejemplo, sé aparecían en las oficinas del padre de mi amigo José Castaño, jefe del BRAC (Buró de Represión Anticomunista, asesinado por el “Che”) a mendigar y a darle chivatazos- sobre todo Alicia Alonso y Edith García Buchaca quien era esposa de Carlos Rafael Rodríguez y le pegó los tarros con Joaquín Ordoqui- y en determinados momentos el P.S.P. hizo pactos con Fulgencio Batista. Y condenaron públicamente el ataque al Cuartel Moncada.

(Osvaldo Sánchez junto a Camilo Cienfuegos después del triunfo de la Revolución en 1959)

Pero ( y de esto poco a poco he ido documentándome) existía en nuestro país una sección del Partido que desconocíamos por completo. En el caso de Osvaldo Sánchez estaba prohibido a los militantes mencionar su nombre. Si había que hablar de él era mencionado como La Bestia Rusa. Les hablé de Fabio Grobart y mencioné varios apodos, sin embargo, todavía no estoy seguro de cómo se llamaba verdaderamente.

Era gente de arranca pescuezos, fieros, algunos no eran ni cubanos. Otros como Manolo Ortega (el de la CMQ) era cubano, de Ciego de Ávila, pero al participar en la guerra civil española se convirtió en un agente del Kremlin. Otros fueron Isidoro Malmierca, Carlos Baliño, José Matar, Ramón Nicolau, Sixto Batista, Félix Fleites, EL GENERAL ESPAÑOL ENRIQUE LISTER . Sostiene Ed Prida- un experto en la materia- en Baracutey Cubano que el principal era Victor Pina.

(Foto de algunos veteranos de la Guerra Civil Española después del entierro de Blas Roca en El Cacahual en 1987, Víctor Pina al centro de la primera fila con un diario o periódico en la mano; asu lado Ramón Nicolau y al lado de este, Fabio Grobart con una bolsa o jaba. Manolo Ortega el segundo de la segunda fila de izquierda a derecha; foto y comentario añadidos por el bloguista de Baracutey Cubano)

Era la rama del Partido que no participaba en la política nacional sino en la “Inteligencia” y en la violencia. Alrededor de ellos se rodearon de matarifes quienes, entre miles de barbaridades más, se aparecían a los actos de los partidos tradicionales con cabillas envueltas en papeles de periódicos y disolvían a las multitudes. De esa cantera salió Joseíto Delgado el guardaespaldas eterno de Castro.

¿Por qué carijos Cuba, desde el inicio de la Tercera Internacional, fue el objetivo principal, la presa ideal, de ese monstruo llamado COMUNISMO? No lo sé. Lo cierto, lo doloroso, es que así fue, se encarnaron en nuestra nación. ¡Que mala suerte tiene el cubano!

Y nos cayó encima un verdadero enjambre de brillantes y degenerados hijos de perras. Le cayeron arriba a un país y a un pueblo inocente. Tanto es así que todavía a casi 90 años del inicio de la debacle-fundación del PCC en el 25- la mayoría de los cubanos no tienen ni una idea de lo que verdaderamente nos pasó. Fue como si en una selva mil hienas atacaran a un niño recién nacido.

Al triunfo de la revolución se mantuvieron en la sombra. Sólo veíamos a los comunistas públicos y notorios ocupando cargos en las ORI (Organizaciones Revolucionarias Integradas) mientras ellos se ocuparon de asesorar a Fidel Castro y a sus Comandantes mas fieles en la creación de los Aparatos de Terror que hoy nos subyugan. Lo primerito que hicieron fue MANDAR PARA LA ESCUELA a los verdaderos futuros esbirros en la URSS, en China, en Checoslovaquia. Principalmente la STASI alemana fue la mejor maestra.

Y ahora viene lo TERRIBLE, esto los va a sorprender: desde hace mucho rato el Comunismo Internacional sé sintió traicionado por Fidel Castro, consideran que Castro no es un verdadero comunista y hoy se encuentran muy decepcionados con el gobierno fidelista. Y cuanto estudiamos a fondo la situación actual podemos encontrarnos con muchos dirigentes oposicionitas al régimen que son mil veces más MARXISTA- LENINISTAS que Fidel Castro. Escarben y me van a dar la razón…

(Amabilidad del autor).
*****************
http://www.autentico.org/oa09253.php

CAPITÁN JOSÉ J. CASTAÑO QUEVEDO, MARTÍR

José de Jesus Castaño Quevedo fue inmolado el 7 de marzo de 1959, cuando tenia 44 años de edad. Sus padres se nombran Victoriano Castaño y Beatriz Quevedo: casado con Mariana Fernandez, de cuya unión tuvieron tres hijos, Rolando, Beatriz y Jose. A los 19 años ingresó en el Ejercito. Siempre se le veía estudiando y aprendió varios idiomas, incluyendo el ruso. Ascendió a los grados de Cabo y Sargento mediante exámenes.

Fue destacado en el Estado Mayor y aprovechaba su tiempo libre para dar clases como profesor de idiomas en la Academia Militar <>.

Desde 1940 hasta 1952, pertenecio al Servicio de Inteligencia Militar, Negociado de Actividades Antidemocráticas; y durante los Gobiernos presididos por el General Fulgencio Batista y por los doctores Ramón Grau San Martin y Carlos Prio Socarras, Castaño trabajó intensamente frente a los enemigos de la democracia y realizó una magnifica labor descubriendo y fichando infinidad de comunistas, los que desde entonces fueron sus enemigos irreconciliables.

Al crearse en 1955 el BRAC, (Buró de Represión para las Actividades Comunistas), bajo la Jefatura del General Martin Diaz Tamayo, el Capitan Castaño fue nombrado Jefe de Operaciones de dicho organismo, siendo ratificado posteriormente en su cargo por los distintos Directores del BRAC, General Martin Diaz Tamayo, y Coroneles Aquilino Guerra, Mariano Faget y Leopoldo Perez Coujil.

El Capitan Castaño fue un militar pundonoroso y por ello el primero de enero de 1959 lo sorprendió en su puesto, y creyendo en la buena fe de la Junta Militar presidida por el General Eulogio Cantillo, aceptó su designacion de Jefe del BRAC, y por el gran concepto que tenía de la disciplina, fue arrestado 48 horas después de su designación.

Los comunistas que formaban parte del nuevo gobierno dirigidos por Carlos Rafael Rodriguez, Mauel del Peso, el <> Guevara, Antonio Nuñez Jiménez, Fidel Domenech, Raul Fajardo Escalona y otros que lo odiaban por haberlos perseguido en cumplimento de su deber, se aprovecharon de la confusión y el terror para acusarlo de actos de violencia que jamas había realizado; y comprometieron a una conocida comunista, nombrada Alicia.

Agramonte y Marrero para que formulara las más terribles acusaciones contra el Capitán Castaño asegurando inclusive que había sido violada por el propio Castaño a presencia de distintos agentes, cuya acusación la llevo hasta el «juico revolucionario» celebrado en la Fortaleza de la La Cabaña el 4 de marzo de 1959. Allí declararon falsamente contra Castaño conocidos miembros del Partido Comunistas nombrados:

Fidel Domenech Benitez, Antonio Nuñez Jiménez, Angel Rosales, Raul Fajardo Escalona, Casto Prieto Domenech, Emilio Benitez, Francisco Peñalver, Miguel Sampedro, Emilio Valdés Betancourt, Luis Espino Pinella, Gildo Pérez Díaz, Gregorio Ortega, Luis Martinez Paula, Carlos Rafael Rodriguez, Anibal Escalante y Alicia Agramonte y Marrero.

Esta acusaba histérica y teatralmente al Capitán Castaño, en igual forma que meses después acusó al conocido actor Manolo Fernández, para destituirlo de la presidencia de la Asociación de Artistas. La figura de Alicia Agramonte, por su aspecto, ni siquiera puede inspirar pasión o deseo a ningún hombre, y mucho menos al Capitán Castaño, dada su personalidad y juventud. El Tribunal aceptó los cargos y condenó al Capitán Castaño a la pena de muerte por fusilamiento.

El Tribunal que lo juzgó:
Presidente: Comandante Victor Bordón y Machado
Vocal: Capitán Dr. Oscar Alvarado
Vocal: Captitán Armando Choy
Vocal: Capitán Eladio Machín
Vocal: Capitán Orlando Borrego
Fiscal: Dr. Pelayo Fernández Rubio

Cuando el abogado defensor escuchó la confirmación de la sentencia de muerte, se dirigió al Tribunal y en voz baja le recordó al Comandante Victor Bordón que existia la promesa de Fidel Castro a distintas personalidades del clero, la banca y diplomáticos extranjeros, especialmente a funcionarios de la Embajada Americana en La Habana, de que la sentencia de pena de muerte no sería confirmada. Victor Bordón le respondió al doctor Aníbal Pacheco que si para las cinco de la mañana no se recibía orden en contrario, se cumpliría la sentencia.

El defensor se entrevistó con Fidel Castro a las 2 de la mañana y éste le dijo que él ya habia dado la orden en contrario al Comandante abogado Humberto Sorí Marín para que la tansmitiera al <> Guevara en La Cabaña.

Desconfiando en la palabra de estos farsantes, el doctor Pacheco habló por telefono con Padre Javier Arzuaga, Párroco de Casa Blanca y confesor de cientos de patriotas cubanos que fueron ejecutados en los fosos de La Cabaña; y el Reverendo padre Arzuaga le manifesto que no había confesado al Capitan Castaño, porque a las 3 de la mañana la notificaron oficialmente en el Cuerpo de Guardia que la sentencia había sido suspendida y que Castaño no a iba ser ejecutado. Esta información tranquilizó al defensor,y cual no sería su sorpresa al leer en los periódicos de la mañana del 7 de marzo que el Capitán Castaño había sido pasado por las armas.

¡Cuanta infamia! Posteriormente, estos canallas se negaron a la entrega del cadáver a sue viuda e hijos, para que no pudieran ver que las balas asesinas que troncharon la vida del Capitán Castaño habían sido disparadas por la espalda y a muy corta distancia.

El Capitán Castaño fue asesinado alevosamente por orden expresa de los hermanos Castro y el «Che» Guevara; y sus ejecutores y cómplices se relacionan a continuación:

Victor Bordón, Fidel Domenech, Armando Choy, Arnaldo Rivera, Herman Mark, y otros.

FIN

20 DE MAYO, Los Angeles
EL INDEPENDIENTE, New Jersey