sábado, septiembre 29, 2018

Esteban Fernández: CAPITÁN JOSÉ CASTAÑO

CAPITÁN JOSÉ CASTAÑO


Por Esteban Fernández
29 de septiembre de 2018


Están de moda las acusaciones de acoso sexual. No, no es necesario dar muchos detalles, ni hora, ni día, ni lugar, sólo acusar y le echan a perder la vida a cualquiera. Ahora el último acusado es el juez Brett Kavanaugh.

Pero aquí de la cárcel no pasan los acusados, en Cuba conozco del caso del padre del brigadista Pepito Castaño -uno de mis mejores amigos- que le fusilaron a su padre por la acusación de violación a una destartalada artista llamada Alicia Agramonte.

No hay que ser un experto, ni hay que investigar nada, solo ver las fotos del capitán Castaño y del cocomacaco Alicia Agramonte para creer en la inocencia del pundonoroso oficial.

Esta fue la respuesta del Che Guevara cuando Castaño le dijo: “¿Qué más quieren de mí, ya tienen todos mis archivos del BRAC?” Y Guevara le respondió: “¡Oh no, tú tienes un archivo en tu cerebro de todos los comunistas de este continente y tenemos que eliminarte!”

José de Jesús Castaño Quevedo fue inmolado el 7 de marzo de 1959, cuando tenía 44 años de edad: casado, con tres hijos, Rolando, Beatriz y mi amigo Pepito. A los 19 años ingresó en el Ejército. Culto, políglota, y posiblemente el hombre más anticomunista que ha nacido en la Isla de Cuba.

La vieja chivata Alicia Agramonte lo acusó hasta de haber sido violada por el propio Castaño. El juicio fue llevado a efecto en La Cabaña el 4 de marzo de 1959. Dicho sea de paso, Alicia Agramonte hizo la misma acusación contra el “Caballero del Tango” Manolo Fernández.

(José de Jesús Castaño)

El Capitán Castaño fue asesinado alevosamente por órdenes expresas de los hermanos Castro y el «Che» Guevara; con la complicidad del presidente del tribunal el comandante Víctor Bordón Machado y el Fiscal Pelayo “Charco de Sangre” Fernández Rubio.

El periódico Revolución anunció que el Capitán Castaño había sido fusilado acusado de violar a un esperpento, porque no se le pudo probar ni un solo abuso, ni crimen, ni un delito.

Sin lugar a dudas el Capitán Castaño fue uno de nuestros primeros mártires. Cerca de once millones de cubanos no lo conocen, por eso yo hoy le rindo honores y pleitesías.
************

ENTREVISTA A JAVIER ARZUAGA, EX SACERDOTE FRANCISCANO Y CAPELLÁN DE LA PRISIÓN DE LA CABAÑA DURANTE LA DÉCADA DE LOS AÑOS 60

(Breve fragmento)

Dr. Guillermo Toledo: Padre que nos puede decir de Ariel Lima.
Don Javier Arsuaga: Ariel Lima era un muchacho revolucionario, lleno de sueños, lucho contra Batista. Los de Batista, lo torturaron para que hablara… nunca lo hizo, hasta que un día… esto el me lo contó de sus propios labio, le dijeron: Tú vas a hablar…
Le llevaron a su madre y delante de el, la comenzaron a desnudar y le dijeron: Tú sabes lo que vamos a hacer con ella…
Cuando el muchacho vio efectivamente lo que estaban haciendo, el muchacho hablo y naturalmente dijo que querían que dijera.
Naturalmente nunca salio del cuartel y cuando triunfa la revolución nunca mas salio del cuartel porque había traicionado a sus compañeros y entonces lo enviaron a la Cabaña. No era ni de uno ni de otros, estaba solo, no tenia amigos, era una tristísima figura y estaba tan enajenado que no se daba cuenta que lo estaban fusilando.
Dr. Guillermo Toledo: Nos queda un testimonio del caso del Capitán del ejercito de Batista José Castaño, un hombre muy culto, que hablaba 5 idiomas, usted atendió José Castaño, el no tenia las manos embarradas de sangre, no cometió ningún hecho de sangre, solo que José Castaño, era un hombre que conocía todos los vericuetos del comunismo en América Latina, estaba a cargo del Buró de Represión de actividades comunistas, tenia información y documentos de esa actividad en diferentes partes del mundo y eso no se lo perdonaron. La mayoría de los testigos del juicio eran militantes comunistas, acusándolo de cosas que realmente no cometió, no le probaron ningún hecho de sangre, tengo entendido que solo una señora lo acuso de haberla violado, era una total mentira, esa misma señora después testifico en otro juicio contra el artista famoso en aquella época, Manolo Fernández y también dijo mentira.
Lic. Pino: Un comentario, este Señor José Castaño, tenía información con relación a los miembros del partido comunista en Cuba e incluso de organizaciones izquierdistas, información que logro sacarla de Cuba antes que la tiranía de Fidel Castro ocupara el poder y eso fue lo que provoco el fusilamiento.
Don Javier Arsuaga: José Castaño era un hombre muy culto, muy versátil, creía en cuestiones esotéricas, creía en la magia negra en la magia negra, era un hombre muy interesante en su conversación, pero no tenia fe cristiana.
Entonces era muy respetuoso en su conversación y desde que cayó en la galera de la muerte me dijo:
Se que se reza aquí y demás, yo no me opongo a nada, pero le voy a pedir un favor, no se meta conmigo ni mi fe, déjeme tranquilo.
Entonces le lleve a un amigo mío, Profesor de filosofía y estuvieron toda una tarde conversando.
Cuando llegó la hora del juicio desde luego lo condenaron a muerte y en el juicio de apelación el Che Guevara decidió que le fusilaran aquella misma noche.
Esa misma noche, cuando yo le iba a informar a José Castaño de que sería fusilado, se me acerca Duque Estrada y me dice:
Padre acompáñeme tenemos que ir a ver Fidel Castro para que pare esta ejecución.
Nunca me dijo por que quería hacer eso, un abogado me dijo que al parecer habría un canje de prisioneros con Estados Unidos… cosa que nunca creí.
Fuimos a ver a Fidel Castro, estaba dando uno de sus interminables discursos y nos pusimos a un lado y en un intervalo del discurso nos acercamos y le dijo lo que pedía y Fidel Castro cuando esta en trance de sus discursos no oye a nadie se oye así mismo y dijo: Esta bien esta bien.
Yo fui a la Cabaña y le dije a José Castaño: Fidel Castro ha dicho esto, al parecer el dueño de la vida, te regala un día más de vida.
Cuando termino el discurso de Fidel Castro a eso de las 3 de la mañana, vinieron a buscarme pregunté ¿que decidió el Che?… dijo que lo fusilaran.
El Che Guevara había ordenado que nadie fuera fusilado sin que yo estuviera presente, al parecer se había corrido la voz de que yo los hipnotizaba, de que yo los llevaba hipnotizado y que por eso todo era mas fácil, cosa que no era verdad y esa noche José Castaño estaba en el Paredón solo y a un lado los del pelotón fumando y conversando.
Llegue yo y me dije: Que le voy yo a decir a este hombre, que le he sembrado esperanzas.
Me acerqué a el y el me dijo: No se preocupe Padre, yo se como son, yo los conozco bien… ¿es allí donde se fusila verdad?
Le dije que si, en el poste aquel. Poste a propósito en el que nadie se tuvo que atar de los 55 fusilamientos que yo asistí.
Me dice: Pues vamos para allá.
Y cuando estábamos en la despedida yo me acordé que el me dijo, no me hable de fe ni de cristo ni de Dios.
Me dice: Padre, quiero pedirle un favor, usted sabe que yo no tengo fe, pero se que voy a morir y no se que hay del otro lado, Padre por favor… ¿podía prestarme su fe para morir?
Me quedé seco. Rezamos un Padre nuestro, beso el Cristo, me separé y con los ojos muy abiertos, muy abiertos mirando a cristo, escuchó las voces de mando y cayó al piso.

1 Comments:

At 5:21 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Y pensar que un miserable aventurero argentino pudo llegar a disponer de las vidas de ni se sabe cuantos cubanos, y mandarlos a matar como si hubieran sido cochinos o pollos, sin legalidad ni justicia alguna. Bueno, el responsable, el bastardo de Birán, nunca tuvo respeto alguno por Cuba ni los cubanos, y todo lo que hizo en su puta vida fue burlarse de ellos de una forma o de otra.

 

Publicar un comentario

<< Home