domingo, diciembre 11, 2016

Carlos Alberto Montaner: La disyuntiva de Raúl Castro después de la muerte de Fidel Castro

Tomado de http://www.elblogdemontaner.com

La disyuntiva de Raúl Castro

Por Carlos Alberto Montaner
10 December 2016

RaulCastroRaúl Castro se quedó solo. Se le fue su mentor, su figura paterna, el hombre que le moldeó la vida y lo llevó a tiros, literalmente, desde la insignificancia hasta la cabecera del país, pero lo hizo bruscamente, haciéndole ver, a trechos, que lo despreciaba por sus limitaciones intelectuales. Eso nunca dejó de dolerle.

Desde hace muchos años Raúl sabía que Fidel era el problema esencial de la revolución –su arbitrario voluntarismo, sus tercas necedades, sus improvisaciones, su odiada manera de perder el tiempo en conversaciones y peroratas interminables–, pero también sabía que sin él no habría habido revolución. Lo admiraba, por una parte, y por la otra lo rechazaba. Había algo monstruoso y fascinante en una persona que hablaba ocho horas consecutivas sin hacerle la menor concesión a la vejiga propia o a la del indefenso interlocutor.

No obstante, la vida le había enseñado a Raúl que existía un problema aún de mayor calado: el marxismo-leninismo, en el que creyó a pie juntillas en su juventud, y por el que mató sin limitaciones, era un planteamiento equivocado que conducía al empobrecimiento progresivo.

Si Fidel hubiera sido diferente, o si las relaciones con Washington hubiesen sido mucho mejores, nada esencial habría cambiado. La improductividad del sistema no dependía de los errores o del carácter del líder, ni del embargo económico, sino de la inadaptación del sistema a la naturaleza humana. Siempre fracasa.

Lo mismo había ocurrido en la URSS, en Alemania oriental, en Checoslovaquia, en Polonia. Daba igual que los sujetos fueran eslavos, germánicos o latinos. Rumania tenía “trato de nación más favorecida” por Estados Unidos.

No importaba que el comunismo se ensayara en sociedades de raíces cristianas, islámicas o confucianas: fallaba inevitablemente. Tampoco dependía de la calidad o de la formación de los líderes. Los había de diferentes plumajes: abogados, sindicalistas, profesores, maestros, incluso obreros encumbrados. Ninguno servía.

A Raúl le era sencillo, además, confirmar que la economía de mercado, con su modo simple de premiar a los emprendedores y castigar a los abúlicos daba grandes aunque desiguales frutos. Su propio padre, el gallego Ángel Castro Argiz, era un vivo ejemplo: llegó a la república  cubana sin un centavo, muy joven, incluso sin estudios, pero cuando murió en 1956 dejó una fortuna de ocho millones de dólares y un negocio agrícola organizado en el que trabajaban decenas de personas. Dejó una familia rica educada en buenos colegios católicos.

El asunto que se le plantea a Raúl es cómo desmontar el disparate generado por su hermano y por él mismo hace casi sesenta años sin que lo sepulten los escombros del sistema inservible. A estas alturas, sabe que sus “lineamientos”, que es como les llaman en Cuba a sus reformas tímidas, a veces pueriles, son unos parches mal colocados en un insalvable sistema socialista agravado por la gerencia militar en todas las actividades económicas importantes del país, pero ha dicho, una y otra vez, que no sustituyó a su hermano para enterrar el socialismo, sino para salvarlo.

(Raúl Castro)

Supongo que ya sabe que el comunismo no tiene salvación. Hay que enterrarlo. Fue lo que descubrió Mijail Gorbachov cuando se empeñó en rescatarlo desplegando sus reformas drásticas –la Perestroika–, dotándola de una atmósfera transparente de discusión sin miedo –la Glasnost–, convencido de que podía ser el mejor sistema productivo creado por los seres humanos.

En pocos años su operación de salvación hundió el comunismo, pero no por la torpeza de los gestores, sino por la insolvencia del sistema y por la mala formulación teórica del marxismo-leninismo. La planificación centralizada era un disparate. La condena de los mecanismos de producción en manos privadas era contraproducente. Los comités de asignación de precios no tenían la menor relación ni con las necesidades de las gentes ni con la realidad. La presencia constante de la policía política destruía la convivencia y generaba todo tipo de malestares psicológicos.

Cuando Raúl Castro leyó Perestroika, el libro de Gorbachov, se entusiasmó tanto que ordenó una edición privada para sus oficiales. Fidel se enteró, lo regañó de forma humillante y mandó recoger los ejemplares. A Fidel no le interesaba el bienestar material del pueblo sino la permanencia en el poder. El gorbachevismo –dijo—conduciría a la desaparición del comunismo.

Tuvo razón, pero a medias. Raúl está ante la misma disyuntiva que enfrentó Gorbachov, pero con el agravante de que hoy casi nadie, menos los idiotas profundos, piensa que el comunismo es rescatable. Al menos, ninguno de los pueblos que ha conseguido abandonarlo ha reincidido. Aprendieron su amarga lección. Por ahora, los síntomas son de que Raúl mantendrá el mismo rumbo estalinista trazado por su hermano, pero hay una diferencia: Fidel ya no está vivo. Lo enterró en un enorme pedrusco en el cementerio de Santa Ifigenia. Si no rectifica es un cobarde.

Los Lineamientos(mana mana parodia Cuba)

Parte I




Parte II



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

EN UN ANIVERSARIO MÁS DE LA FIRMA DEL TRATADO DE PARÍS DEL 10 DE DICIEMBRE DE 1898 ENTRE ESPAÑA Y LOS EE.UU. TRAS LA GUERRA HISPANO CUBANO NORTEAMERICANA

SOBRE LA AUSENCIA DE REPRESENTACIÓN  CUBANA EN LAS CONVERSACIONES Y TRATADO DE PARIS EN 1898  ENTRE EE.UU. Y  ESPAÑA TRAS LA GUERRA HISPANO CUBANO NORTEAMERICANA
 
(publicado originalmente el 21 de marzo de 2016)
 
 
Por Pedro Pablo Arencibia
20 de marzo de 2016
 
Al amigo  Dagoberto Valdés y a Juan Manuel Cao  periodista de la televisión de Miami 
 
A finales del año 1898 se reunieron en la ciudad de París las delegaciones de los gobiernos de  Estados Unidos y España para negociar  las  condiciones de paz entre ambos países. Es muy frecuente  en Cuba resaltar el hecho de que Cuba no estuvo representada en esa reunión. Sobre esto deseo plantear lo siguiente:

En primer lugar diré que soy del criterio que debió existir una representación cubana; pero también, soy del criterio, que debió   existir una representación de cada uno del resto de los países  cuya suerte se estaba definiendo (Puerto Rico, Filipinas, etc.); aunque reconozco  la existencia de  motivos que engendrarían  objeciones  de  Estados Unidos y España  en aceptar  delegaciones  de estos  últimos países, y la particular situación cubana (en cuanto a los  antecedentes de las luchas separatistas) con relación a la llevada por esos países.

Sobre la ausencia de la representación cubana a esas negociaciones diré, que España  era la más interesada  en que no existiera una delegación cubana en esas conversaciones.  La razón fundamental que movía a esa actitud española era económica: que los Estados Unidos le pagaran  a España  La Deuda de Cuba, la cual ascendía a aproximadamente $500 millones (Leuchsenring, 1960, p. 68). La Deuda de Cuba era, entre otras cosas, el monto de lo que le había costado a España la guerra de Cuba y las de otros países desde décadas atrás. Con una representación cubana en esas negociaciones, era evidente para España que los Estados Unidos no asumirían el  pago de  esa deuda, y mucho menos, lo haría, la representación cubana. El resentimiento español hacia los cubanos, por éstos combatirlos durante años,  también fue otro factor que movió al gobierno español a  no admitir una representación cubana. Por otra parte, los Estados Unidos ya habían decidido mediante  una resolución congresional: La Resolución Conjunta o Joint Resolution , cual iba ser el destino de Cuba;

¨Que los Estados Uidos por la presente  declaran  que no tienen  deseo  ni intención  de ejercer soberanía, jurisdicción o dominio sobr dicha Isla, excepto para su pacificación, y afirman su determinación, cuando ésta se  hay  conseguido, de dejar  el gobierno  y dominio de la Isla a su pueblo.¨ (Artículo cuarto de la Joint  Resolution o Resolución Conjunta  o Enmienda  Teller, Pichardo, 1976, Tomo I p. 510)

Quiero señalar además, que en caso de que España hubiera aceptado la participación  de una representación cubana a esas negociaciones, se hubiera presentado un gran problema: ¿Quiénes conformarían esa representación?

La representación cubana debía representar, valga  la redundancia,  todos los segmentos del pueblo cubano. El pueblo cubano estaba conformado, sin caer en posiciones sectarias o idílicas,  por independentistas, integristas, autonomistas, pacíficos, anexionistas, etc.
(John Hay, Secretario de Estado de EE.UU., firmando la ratificación del Tratado de París)

Ha sido una característica de la historiografía cubana  el asumir implícitamente que la inmensa mayoría de los cubanos eran independentistas.
El historiador español Benavent, refiriéndose a un  período anterior y mediato a 1898, plantea:

El liberalismo autonomista constituía la opción política mayoritaria de las clases medias cubanas; pero era una opción  que no podía expresarse por las perversiones del sistema electoral y por el bloqueo político que la tupida red de unionistas, voluntarios del orden, integristas y conservadores, imponían¨. (Prieto. 1998, p. 107-108)

Pero es que aun dentro de las filas de tendencia independentista, existían serias discrepancias que dificultarían en gran medida la composición de una representación cubana formada por elementos de esta tendencia, o la elección de algunos representantes de esta tendencia para la conformación de una comisión mixta, donde las diferentes tendencias estuvieran representadas. Un ejemplo de lo anterior fueron las  serias desavenencias que se manifestaron entre el Consejo de Gobierno cubano  y el mando militar mambí durante la guerra, y las que después de terminada la guerra protagonizaron La Asamblea del Cerro y el Generalísimo Máximo Gómez  y los seguidores  de ambos. Debo señalar que la actitud del Generalísimo Máximo Gómez de desconocer la autoridad jurídica de la Asamblea, al entablar conversaciones con el enviado especial de McKinley, Robert P. Porter, sobre el asunto del empréstito para  la disolución del Ejército Libertador, fue compatible con la decisión del gobierno de los Estados Unidos  de desconocer toda agrupación cubana  particular como representación del pueblo cubano, pues E.U. podía ser acusado de apoyar una u otra facción (fundamentalmente por las potencias europeas). Hasta que no se hicieran elecciones generales y libres, los Estados Unidos no reconocerían ninguna agrupación o institución como la legítima representación del pueblo cubano. Debo aclarar que la Asamblea ya había iniciado contactos sobre un empréstito con el señor Cohen, quien en representación de entidades bancarias norteamericanas ofreció un empréstito suficiente para el licenciamiento del Ejército Libertador (Costa, 1950, p. 66-67).
El historiador Rolando Rodríguez escribe lo siguiente sobre lo que expresó Calixto García en su carta  del primero de mayo de 1898 a Méndez Capote, integrante del  Consejo de Gobierno presidido por Bartolomé Masó, y en la  dirigida a  Tomás Estrada Palma, Delegado del Partido Revolucionario Cubano,  del 27 de junio de 1898:

¨en la cual planteaba que la falta de reconocimiento de Washington  a ese órgano se debía a su carencia  de condiciones como  gobierno real, o la dirigida  a Estrada Palma, el 27 de junio, en la cual manifestaba que el gobierno de Estados Unidos  no podía reconocer al gobierno cubano que resultaba antidemocrático¨.(Rodríguez, 1998,Tomo II p. 613)
En la carta de Calixto García del 27 de junio de 1898 a Tomás Estrada Palm, texto tomado de Historia de la Nación Cubana (Tomo VI  p. 425), se lee:

¨Sé que el Gobierno americano es un Gobierno eminentemente práctico y observador, a quien no podía escapar de modo alguno que la forma en que había nacido en nuestra Revolución la más alta  representación del Estado era viciosa, informe, impropia de un pueblo que derramaba su sangre por conseguir su independencia y las  libertades a que tenía derecho. Que con esa institución, lejos de ganarse libertades  se establecían principios oligárquicos, que ningún gobierno libre verdaderamente podía ayudar a consagrar, y de aquí que la política  del gobierno de Washington  haya sido constante en esa dirección, desde que estalló la actual guerra

El 13 de agosto de 1898 el Consejo destituyó de su cargo de Lugarteniente General  a  Calixto  García por haber desconocido las decisiones  del gobierno  y disponer  que el mando militar designara  a los funcionarios  de las ciudades  evacuadas  por las autoridades  españolas  entre otros argumentos (Rodríguez, 1998,Tomo II p. 613)
Por otra parte, en esa monumental obra  Historia de la Nación Cubana (Tomo VI   p. 425) aparece la carta del 1 de mayo de 1898 de Méndez Capote (miembro del Consejo de Gobierno presidido por el General Bartolomé  Masó) a Don Tomás Estrada Palama donde expresa  las ventajas que tendrían los autonomistas respecto a los independentistas  si los EE.UU.   desearan tomar  a una facción política del pueblo cubano para formar un gobierno cubano que representara al pueblo cubano:

¨Esa gente del gobierno y Cámara autonomistas han venido rectificándose  constantemente y son capaces de decir  en un momento dado a los Estados Unidos: aceptamos la independencia, secundamos a los americanos para  formar un gobierno ´fuerte y libre´, y los americanos se encontrarían con un Gobierno y una Cámara ´constituida´ , organizada más o menos bien, mientras que nosotros sólo tenemos un gobierno deficientísimo,con todos los poderes comprendidos en  una sola mano, la del Consejo de Gobierno, sin tener siquiera el país una administración de Justicia, ya que sólo ésta se ejerce malamente por los los Consejos de Guerra

Sobre la fuerza que había tomado el autonomismo aún  dentro del Ejército Mambí, un cercano amigo y colaborador de José Martí, el intelectual, militar y político Enrique Collazo, escribió en su libro  Los americanos en Cuba:

¨ En el campo insurrecto, la noticia  del establecimiento de la autonomía produjo  gran  excitación y alarma, que dieron lugar a que por el gobierno de la república se dictaran órdenes severísimas  para evitar los efectos de la novedad implantada y que contuvieran a los débiles o a los cansados de la guerra (que no escaseaban)  y que al saber que los españoles  no mataban, buscaron en la presentación el término  de los riesgos y miserias de campaña.
En el extranjero provocó  por parte del elemento oficial de la revolución y de los exaltados, serias y continuadas protestas, y a muchos les dio facilidades para dejar de comer el negro pan de la emigración cambiándolo con mucho placer por el turrón autonomista que lograron conseguir al llegar a Cuba.
El gobierno de la revolución  pasó circulares recordando a todas las autoridades de la república, tanto civiles como militares,  que estaba en todo vigor y fuerza  el antiguo decreto Spotorno, y que los correos, prácticos y portadores  de proposiciones  que no estuvieran basadas  en la independencia, serían considerados  como traidores, juzgados en consejo de guerra verbal y condenados a muerte, y que en la misma falta incurriría cualquiera  que las recibiera  y no procediera  inmediatamente  a dar cumplimiento a lo ordenado.
La aplicación de este decreto  fue causa de la muerte  de dos emisarios  en Oriente y de la del teniente coronel Ruiz del ejército español, en el territorio de La Habana.
La severidad de las medidas tomadas da idea clara del  temor que el planteamiento de la autonomía causaba al elemento revolucionario.
¨

El gobierno norteamericano fue lo suficiente sabio o sensato de no seleccionar una facción política y dejar que en su momento el pueblo cubano tomara  esa decisión, aunque el Presidente William McKinley  y Leonardo Wood deseaban, de manera  personal, que el pueblo cubano se decidiera por la anexión; ambos respetaron la decisión  que tomó años después el pueblo cubano.

Es evidente que todo lo anterior dificultaría el comienzo y la terminación de unas conversaciones  cuyo objetivo inmediato era la firma de  un tratado que diera un fin oficial y definitivo a la conflagración. 
 
 Por cierto, el favorito en los círculos norteamericanos para que  fuera Presidente de Cuba era Calixto García, por lo del ¨mensaje a García¨que llevó el Teniente Rowan,  y no Don Tomás Estrada Palma por su carácter.  Leonardo Wood, que era doctor en medicina y tenía a la esposa de McKinley como paciente, era el favorito de su partido para las elecciones presidenciales en EE.UU. en 1920, pero, si mal no recuerdo haber leido Al estar desempeñando  en Puerto Rico un alto cargo, un mal manejo de carácter logístico (¿alimentos en mal estado?)  afectó de tal manera a la tropa  que se convirtió en un escándalo que lo privó de la candidatura para la Presidencia.

********
El libro de Rolando Rodríguez es Cuba: La forja de una nación (3 tomos) de la Editorial de Ciencias Sociales
Pichardo, H. (1976). Documentos para la Historia de Cuba (Tomos I y II). La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.
Roig de Leuchsenring, E. (1960. Cuba no debe su independencia a los Estados Unidos. La Habana: Ediciones La Tertulia.
Prieto, J. (1998). El Liberalismo cubano en el siglo XIX. Revista Hispano Cubana, No. 1. Madrid: Editorial FHC.  
 

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Rolando Cartaya: Desde la cárcel, Danilo Maldonado El Sexto insta a los cubanos a no seguir bajando la cabeza



 Madre y hermana de El Sexto testimonian tras verlo en estación de policía


*********
Tomado de http://www.martinoticias.coml

Desde la cárcel, El Sexto insta a los cubanos a no seguir bajando la cabeza

*********
El grafitero, recluido en la prisión de Valle Grande por su actividad contestataria en relación con la muerte de Fidel Castro, consiguió sacar una carta manuscrita que encontró su camino a la red social Facebook.
*********


 El Sexto en una marcha en La Habana junto a las Damas de Blanco el 20 de marzo de 2016.

Por Rolando Cartaya
Diciembre 10, 2016

El contestatario grafitero cubano Danilo Maldonado, “El Sexto”, actualmente preso, escribió y sacó al exterior desde la cárcel de Valle Grande, en las afueras de La Habana, una carta en la que vuelve a aludir a Fidel Castro, después que fuera detenido por pintar “Se fue” en la céntrica Rampa habanera en referencia a la muerte del ex gobernante.

En el manuscrito titulado "Respuesta 33" y publicado en Facebook por su novia residente en Miami, Alexandra Martínez, Maldonado alude al asalto encabezado por Castro al Cuartel Moncada de Santiago de Cuba en 1953: “Tengo la edad de Cristo cuando fue apedreado y crucificado por el pueblo que llenó de sabiduría. Yo no he asaltado ningún cuartel. Tampoco tenía empuñado un fusil. Yo tengo pluma, papel y spray".

Acerca de los funerales del caudillo dice: "El pueblo de Cuba marcha obligado bajo el sol y grita consignas como 'Fidel soy yo', pero muchos callan, porque el pueblo de Cuba teme, y con temor no puede ser libre".

Advierte asimismo en el mensaje que "mientras se siga bajando la cabeza con un salario de asco, sin nada que comer, emigrando, y exigiéndole al exterior lo que no somos capaces de exigirnos como seres humanos aquí, libertad, hechos como lo que hacen con mi persona seguirán siendo la norma de la sociedad cubana”.


La carta escrita por el grafitero El Sexto en la prisión de Valle Grande.

El Sexto fue detenido el 26 de noviembre, el mismo día en que pintó, pocas horas después del anuncio de que Fidel Castro había fallecido, un graffiti en una pared del perímetro del hotel Habana Libre que decía “Se fue”. También protagonizó un Facebook Live donde instaba a los cubanos a salir a la calle y pedir libertad.

Se le ha acusado de daños a la propiedad pública. En la cárcel sólo come lo que le lleva su madre, María Victoria Machado.

Machado denunció por otra parte a Martí Noticias una llamada telefónica que recibió, supuestamente del Tribunal Provincial de La Habana, notificándole falsamente que su hijo sería puesto en libertad inmediata gracias a un habeas corpus presentado el lunes.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Dimas Castellanos desde Cuba: El reto del Gobierno sin Fidel Castro


Tomado de http://www.diariodecuba.com/

El reto del Gobierno sin Fidel


Por Dimas Castellanos
La Habana
10 de Diciembre de 2016



Machado Ventura, Fidel y Raúl Castro.


Fidel Castro Ruz imprimió su sello personal a Cuba durante décadas. Con un poder absoluto e imbuido de una elevada dosis de mesianismo, populismo y voluntarismo decidió el destino de varias generaciones. Emprendió importantes obras sociales, pero estancó la economía e hizo retroceder las libertades ciudadanas. El Gobierno bajo su dirección ancló al país en el pasado y desaprovechó las oportunidades de cambio que ofrecieron los diversos y continuados fracasos. Su muerte, en el momento y las condiciones en que se produjo, no puede dejar de tener un fuerte impacto en la sociedad.

Las reformas implementadas desde 2008 bajo la dirección del Raúl Castro no arrojaron resultados positivos por sus limitaciones, la lentitud de su ritmo y las contradicciones que se expresaron en una especie de dualidad de poderes. La caída del PIB al 1% en el primer semestre de 2016, la inminente recesión para 2017 y el aumento del éxodo masivo de ciudadanos, confirman su fracaso.

A pesar de ello, esas tímidas y limitadas reformas generaron el embrión de un sector privado del cual hoy el Gobierno no puede prescindir; las relaciones con Estados Unidos, aunque se tensarán con la próxima administración de Donald Trump, han generado intereses que impiden dar marcha atrás; la posibilidad de encontrar un nuevo padrino en la arena internacional dispuesto a sustituir a Venezuela no existe; y los paquetes de medidas dictados por la administración de Obama, que oxigenaron las relaciones con Occidente, reactivaron el turismo y crearon expectativas, no continuarán sin cambios al interior de Cuba.

En ese escenario el actual Gobierno solo tiene dos caminos: frenar, que es lo mismo que conducir al país a la ruina total, o en su lugar avanzar. La decisión más probable es la segunda, pues en la primera todos seríamos perdedores, incluyendo a los que detentan el poder. De ser así, aunque se carezca de la voluntad política, en corto tiempo se producirán cambios y se sabrá si las actuales autoridades son capaces, en tan compleja situación, de sacar al país del estancamiento y hacerlo avanzar. De todas formas cualquier camino que se elija, tarde o temprano inexorablemente conducirá a la democratización del país.

Por la magnitud del reto, aunque sea una necesidad, lo más importante e inmediato no es juzgar lo ocurrido, cuyo resultado es evidente y de lo cual se encargará ese juez implacable que es el tiempo, sino definir el camino y echar a andar. Un camino que, en ausencia de fuerzas alternativas con capacidad para imponer el ritmo y la dirección, tendrá como sujeto inicial al Gobierno, que en ausencia del líder máximo y desaparecida la dualidad de poderes, cuenta con los principales resortes para iniciar las transformaciones.

La poca economía que funciona —con excepción del incipiente sector privado—, vinculada a sectores como el turismo, proyectos como la Zona Especial de Desarrollo Mariel y algunas producciones, está concentrada en el Grupo de Administración Empresarial S.A, (GAESA), bajo la dirección del General de División Luis Alberto Rodríguez López-Callejas.

En cuanto a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), la Constitución establece que el presidente del Consejo de Estado desempeña la jefatura suprema. Las figuras principales de esa jefatura son los generales de Cuerpo de Ejército Leopoldo Cintra Frías, Álvaro López Miera, Ramón Espinosa Martín, Joaquín Quinta Solas. Por su parte, los generales de Brigada Lucio Morales Abad, Raúl Rodríguez Lobaina y Onelio Aguilera Bermúdez se formaron o estuvieron bajo el mando de Raúl Castro cuando era ministro de esa institución, y todos son miembros del Buró Político del Partido Comunista o de su Comité Central.

A lo anterior se une el Consejo de Defensa Nacional, un órgano que puede ser convocado a voluntad del presidente del Consejo de Estado y en circunstancias especiales convertirse en el máximo órgano de poder estatal y político, al que en esas condiciones se subordinan hasta los secretarios del Partido en las provincias y municipios.

Por tanto, el actual Presidente cuenta con todos los hilos del poder para tomar el camino que Cuba necesita con muy poca o sin ninguna oposición.

Como la inviabilidad del modelo constituye la causa fundamental del desinterés y desesperanza, del éxodo masivo y de la ineficiencia productiva, cualquier reforma que se implemente tiene que atacar esa causa fundamental. La posibilidad de medidas dirigidas a cambiar para no cambiar, como ocurrió antes, hoy sería totalmente inútil.

El tiempo se agotó definitivamente. El Gobierno, aunque tiene en sus manos todos los hilos del poder, no los puede usar para otra cosa que para emprender transformaciones profundas, que son tan necesarias para salir de la crisis como imposibles para cambios cosméticos e intentar conservar el poder a mediano-largo plazo.

Por el tiempo perdido, el nuevo escenario, aunque más complejo que los anteriores, ofrece una última oportunidad para profundizar los cambios ordenadamente desde el poder. El totalitarismo se agotó totalmente. Por ello, con independencia de la voluntad del Gobierno, el cambio resulta inevitable para el propio Gobierno. Esa es la peculiaridad del nuevo escenario en que ha desembocado aquel proceso inaugurado en 1959.

Entre el cúmulo de dificultades están: la necesidad de grandes inversiones y por tanto de una gran entrada de capital internacional, lo que obliga a reformar nuevamente la Ley de Inversiones; la implementación de cambios constitucionales para garantizar la legitimidad inmediata de los sucesores, quienes carecen de la legitimidad que dio el triunfo de 1959 y de una economía capaz de tranquilizar a una sociedad insatisfecha; los cambios en la estructura de la propiedad que permitan a los productores ser verdaderos propietarios. Cambios que para que resulten beneficiosos tienen que acompañarse con transformaciones en materia de derechos y libertades.

Una de las posibilidades más factibles para el Gobierno es tomar el camino vietnamita. La complejidad de ese camino está en que las reformas de Vietnam excluyeron las libertades cívicas y políticas, algo que en Cuba por su historia política y su cultura, una vez en marcha las reformas económicas, será imposible de obviar.

Lo que ocurra de ahora en adelante, pero en un plazo breve, será decisivo para Cuba, su sociedad y también para el actual Gobierno. Un reto difícil pero ineludible en un escenario sin padrinos, sin Fidel Castro, con una economía en franco retroceso y un pueblo desesperanzado.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

sábado, diciembre 10, 2016

Luis Cino Àlvarez desde Cuba: ¿Sobrevivirá el Castrismo a Fidel Castro?


 Oscar Haza - Y depués de Fidel Castro que?



******************
Tomado de http://primaveradigital.org/


¿Sobrevivirá el castrismo a Fidel Castro?

Por Luis Cino Àlvarez
6 diciembre, 2016

Arroyo Naranjo, La Habana, Luis Cino, (PD) La leyenda de Fidel Castro, lejos de acabar con su muerte, puede que más bien se refuerce, que coja cuerda. Puede que estos funerales, a lo Corea del Norte, con el recuento-letanía de sus hechos y discursos, sea lo que necesitaba para oxigenarse.

En realidad, no le hacía mucho favor la imagen de un anciano testarudo que escribía confusos editoriales en los que hacía predicciones apocalípticas. La muerte puede ser el segundo aire que necesitaba.

Tal vez consigan los deudos del Comandante, como hizo Doña Jimena al montar en su caballo el cadáver de su marido, el Cid Campeador, con la lanza en ristre, que salga a dar batalla aun después de muerto.

Ya hay quienes creen que se inició el post-castrismo. Se apresuran demasiado: lo más probable es que el castrismo sobreviva por mucho tiempo a Fidel Castro.

Puede que incluso el castrismo sin Fidel ni Raúl Castro triunfe un día en las urnas. Aún en unas elecciones democráticas, si es que algún día hay democracia en Cuba. Me refiero a una democracia de verdad, no al modelo de democracia dirigida, como la putineska o como fue la del PRI, que nos tienen reservada, bajo varias llaves y sellos, para el día que no tengan más movida que hacer, cuando no les quede más remedio, ciertos aparatchiks y generales que sueñan ser los herederos pero por ahora no se atreven a destaparse como reformistas.

¿Creen ustedes que habremos escarmentado definitivamente y que para entonces no habrá suficientes ancianitos nostálgicos, masoquistas, confundidos, desilusionados de ida y vuelta de todo e idealistas incorregibles y siempre insatisfechos, dispuestos a votar por dar marcha atrás a lo poco o mucho que se haya andado en democracia?

Ojala logremos librarnos algún día de la sombra del Comandante. Pero me temo que eso demorará muchos años. Casi tantos como duró su régimen.

Por lo pronto, ya repiten, en unidades militares y centros laborales, una nueva consigna: “Prohibido olvidar a Fidel”.

Señalaba hace unos años Carlos Alberto Montaner que “en América Latina nadie jamás desaparece del todo, haga lo que haga, ni siquiera tras la muerte”.

Para corroborarlo, ahí están las reencarnaciones del peronismo, el chavismo, el sandinismo y el aprismo, entre otros.

Los caudillos que más daño hicieron a sus naciones son los más persistentes en los retornos. Es que los latinoamericanos tenemos una rara manía por revivir las pesadillas. O meternos de cabeza en una por huir de otra…

Más desconcertantes que las momias de Perón y Evita son sus legiones de seguidores en Argentina, los ex–montoneros y los kishneristas entre ellos, sin una clara definición ideológica, sino más bien con una mescolanza de varias ideologías contradictorias, pero testarudamente aferrados al mito.

¿Duda alguien que en Cuba aparezcan quienes quieran enrumbar el castrismo –o la revolución, como aun se empecinan en llamarla- en nombre de Fidel Castro? Va y hasta retoman las promesas del programa del Moncada o de los primeros discursos de 1959…

Pero esto es pura divagación. Es sólo por si acaso…Dicen que cuando uno habla de sus temores, eso ayuda a que no se corporicen. Ojala.

luicino2012@gmail.com; Luis Cino




Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Juan Gonzalez Febles desde Cuba: La nueva etapa del populismo Castro-fascista

Tomado de http://primaveradigital.org

La nueva etapa del populismo castro-fascista

Por Juan Gonzalez Febles
6 diciembre, 2016

Juan González FeblesLawton, La Habana, Juan González, (PD) Se produjo la esperada muerte del ex dictador Fidel Castro. A despecho de la muerte de Castro I, Castro II (Raúl Castro) reafirma que el régimen castrista seguirá como una brutal dictadura totalitaria y dinástica que mantendrá en todas sus partes la privación al pueblo cubano de los derechos humanos básicos.

En estos términos y a pesar de que los Estados Unidos proclaman orgullosamente apoyar el respeto a los derechos humanos consagrados en resoluciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a través de todo el mundo, deberán ser los propios Estados Unidos quienes den esta oportunidad al régimen castrista y además, los recursos para que todo siga igual en Cuba.

La Unión Europea decidió eliminar la Posición Común. La Unión Europea y el régimen militar castrista fijaron para el 12 de diciembre una fecha para firmar un acuerdo bilateral que liquidará la Posición Común.

A este respecto, el embajador de la UE en La Habana, el Sr. Hernán Portocarrero, afirmó que la incidencia económica no es inmediata porque no se trata de un acuerdo de libre comercio. Lo que omite el Sr. Embajador es que la UE lleva años involucrada en negocios con el régimen castrista y que desde la caída de la Unión Soviética y el campo socialista, el régimen militar castrista sobrevivió gracias a la Venezuela chavista y los negocios con países europeos, entre los que España ocupó un sitio preeminente.

El régimen militar cubano y su estado constituido, impide a los cubanos crear sus recursos, criminalizan la riqueza y han creado una clase parásita que detenta lo mejor y disfruta de todas las prebendas para de esta forma impedir el surgimiento de una clase media independiente de la cúpula de poder e impotente desde su incapacidad para retarle. Recientemente han incrementado los impuestos a las licencias de los inversionistas privados, llamados de forma eufemística, cuentapropistas.

El ciudadano cubano corriente no puede internamente y por si solo, generar los recursos para impulsar un cambio de régimen. Las férreas estructuras fascistas de gobierno hacen de este un planteamiento totalmente absurdo. Esto es básicamente la definición de totalitarismo fascista.

Los cantos de sirena echados a volar por las masturbaciones especulativas de Carlos Marx, cesaron y demostraron fehacientemente su inviabilidad. Entonces, se dio luz verde al populismo fascista que en su momento demostró ser más afín a estructuras económicas eficientes y racionales, como las ensayadas con éxito en Italia por Benito Mussolini y en Alemania por Adolf Hitler, dos revolucionarios profesionales, –como los Castro- que lograron detentar el poder político en las naciones que les sufrieron.

Las afirmaciones hechas por Castro II -Raúl Castro- sobre el futuro aciago que depara a Cuba, signado por el “legado” de Castro I –Fidel Castro- marcan una pauta abominable de continuidad en el control totalitario absoluto sobre la sociedad y la negación de los derechos básicos al pueblo de Cuba.

La más reciente comparsa funeraria dedicada a Castro I reafirma el carácter antiestadounidense y antidemocrático que seguirá el heredero del poder absoluto que detentó Castro I y hoy permanece en manos de Castro II.

Felizmente, no existe un relevo claro, con la excepción de Miguel Díaz Canel, de 56 años, exministro de Educación y exsecretario del Partido Comunista en las provincias de Villa Clara y Holguín. No se trata de alguien que descuelle por su talento. Lo que prima en Cuba hoy día, en el seno de la élite que mal gobierna el país, es la lealtad al clan familiar gobernante.

El resto del elenco en la nomenklatura gobernante está muy anciano o enfermo, y no existe un relevo con capacidad ejecutiva y con ideas objetivas y claras que contribuyan a sacar al país del desastre que el castrismo entronizó en uno de los países más avanzados en términos de calidad de vida en las Américas, por supuesto, antes del aciago 1959.

Comienza una nueva etapa de castro-fascismo que no augura algo mejor a lo conocido hasta hoy.

j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Video. Entrevista de María Elvira Salazar a la española-cubana Rocio Monasterio

La lección de Rocío Monasterio a los partidarios de Fidel Castro La dirigente de VOX, de origen cubano, ha recordado que con la muerte de Fidel no ha terminado el castrismo y sus peligros para la sociedad cubana. “¿Por qué ustedes tuvieron que salir de Cuba?”, ha preguntado a los castristas.

Entrevista de María Elvira Salazar a la española-cubana Rocio Monasterio

Etiquetas: , , , , , , , , , ,


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Fidel Castro: ¿revolucionario o tirano demagogo?

Tomado de http://www.diariodecuba.com


Castro: ¿revolucionario o tirano demagogo?


 Huber Matos  y Fidel Castro en los primeros días de enero de 1959

Por Carl Gershman
Washington
8 de Diciembre de 2016

Fidel Castro fue un tirano que tuvo éxito en convencer a mucha gente en el mundo democrático de que en realidad él era lo opuesto. El primer ministro de Canadá lo llamó un "revolucionario legendario", mientras que el presidente de Irlanda lo consideró "un gigante entre los líderes globales, cuya visión no era solo la de la libertad para su pueblo sino para todos los pueblos oprimidos y excluidos del planeta".

Castro pudo engañar a tanta gente porque era un hábil demagogo que sabía cómo manipular las emociones y los prejuicios políticos para asegurar su poder y magnificar su imagen pública. Cómo fue capaz de hacerlo, y por qué los países democráticos produjeron tantos "tontos útiles", que es como Lenin describió a los apologistas occidentales del comunismo, son preguntas que se han tratado en otras partes. No es mi intención responder a las mentiras y la propaganda sobre Castro; sería un ejercicio infructuoso que solo dignificaría ideas que no merecen ser tomadas seriamente. Más que centrarme en Castro, recordaré aquí a quienes resistieron heroicamente su demagogia y su violenta brutalidad, y dejaré que las historias de estas personas eluciden el ignominioso legado de Castro.

Pedro Luis Boitel

Quiero hablar de cuatro héroes cubanos. El primero es Pedro Luis Boitel, considerado la figura emblemática del movimiento pro-democracia cubano. Boitel fue activo en los años 50 contra la dictadura de Batista hasta su exilio forzoso en Venezuela, donde estableció una estación de radio que transmitía mensajes anti-Batista hacia Cuba. Regresó a la Isla tras la revolución y fue candidato a la presidencia del Centro de Estudiantes por el Movimiento 26 de Julio, de Castro. Pero Castro apoyaba a un candidato rival, ya viendo a Boitel como una potencial amenaza porque era carismático, opositor al comunismo, y tenía mucho apoyo del movimiento obrero. Cuando las intenciones totalitarias de Castro se hicieron claras, Boitel fundó el Movimiento para Recuperar la Revolución. Al poco tiempo fue arrestado y condenado a 10 años de prisión.

Fue en las prisiones de Castro que Boitel pasó por una profunda transformación espiritual. Reunía a los presos en torno a una filosofía de resistencia no violenta al régimen, una que no aceptaba ningún tipo de negociación con sus carceleros. Fue el primero de los [presos] Plantados, y sufrió los peores castigos. Boitel comenzó una serie de huelgas de hambre y otras protestas como forma de defender su dignidad y la de sus compañeros de presidio. El régimen lo mantuvo en prisión más allá de sus 10 años de sentencia, y el 3 de abril de 1972 comenzó una última huelga de hambre para protestar por la prolongación de su presidio y otras injusticias. Según sus compañeros, cuando Boitel murió, 53 días más tarde, no fue por la huelga, sino porque un guardia de seguridad lo asfixió con una almohada.

Por su liderazgo moral y resistencia intransigente al régimen, y no menos por la persistencia de su madre en hacer que su caso se conociera en todo el mundo, Boitel se convirtió en un ícono de la lucha anticastrista. Si bien fue enterrado en una tumba sin nombre, su leyenda vivió por el boca a boca en las calles de Cuba y especialmente en las prisiones. Los activistas prodemocráticos pronto encontraron su tumba y ahora todos los años hay un enfrentamiento con la policía cuando estos activistas peregrinan hasta su sepulcro para recordarlo a él y a su lucha. Hoy, más de un grupo opositor a la dictadura lleva el nombre de Boitel.

Huber Matos

Huber Matos fue otro héroe que se opuso a Batista. Pero a diferencia de Boitel, era un líder en la lucha armada de Castro que derribó a la dictadura precedente. Matos es conocido por haber llevado cinco toneladas de armas a los rebeles, por liderar el asalto sobre Santiago de Cuba, y por ingresar en La Habana en un tanque junto a Castro y otros revolucionarios en el desfile victorioso en enero de 1959. Castro lo nombró Comandante del Ejército en la provincia de Camagüey.

Al igual que Boitel, Matos fue apartado tras los primeros movimientos castristas para imponer un sistema totalitario, incluyendo la ejecución en manos de pelotones de fusilamiento de cientos de prisioneros de fortaleza La Cabaña y el establecimiento del primer campo de trabajo forzado de Cuba —Guanahacabibes–, que se convirtió en el lugar para enviar disidentes, homosexuales, testigos de Jehová y pastores afrocubanos, una represión documentada por el cineasta Néstor Almendros en su emocionante película Conducta impropia). Renunció a su puesto el 19 de octubre y fue inmediatamente arrestado, junto a cinco capitanes y 11 tenientes que protestaron por su arresto.

En el juicio subsiguiente, Castro dio una arenga de siete horas, acusando a Matos de hacer una campaña contra la revolución y promover los intereses de Estados Unidos, los grandes terratenientes y los partidarios de Batista. Matos fue sentenciado a 20 años de prisión, 16 de los cuales los pasó en una celda de confinamiento solitario. Fue torturado, realizó huelgas de hambre y muchas veces se le dijo que no saldría vivo de allí.

Pero fue liberado en 1979, en parte debido a un pedido firmado por 100 prominentes estadounidenses entre los cuales estaban los senadores Henry "Scoop" Jackson y Daniel Patrick Moynihan, el premio Nobel Saul Bellow, el presidente de la Federación de Organizaciones Laborales (AFL-CIO) Lane Kirkland, el líder de los derechos civiles Bayard Rustin e intelectuales como Jeane Kirkpatrick, Arthur Schlesinger y Sidney Hook.

En una conferencia de prensa en Nueva York semanas después de su liberación, Matos emitió un fuerte comunicado sosteniendo que creía que la lucha cubana por la libertad tendría éxito. "La lucha contra el régimen será larga", dijo. "De eso no tenemos ilusiones. Pero tendrá éxito por el compromiso de su pueblo con los valores democráticos básicos. No apoyamos el terrorismo o la invasión desde el exterior. No queremos una dictadura de derecha que reemplace al régimen represivo que tenemos ahora. Pero vamos a ganar". Llamó a una "lucha ideológica contra Castro… para explicar la dura verdad de su Gobierno: que su régimen viola todas las normas de libertad y bienestar humanos y es despreciado por la enorme mayoría del pueblo cubano". Al año siguiente, en Caracas, Matos estableció la organización Cuba Independiente y Democrática (CID) para llevar adelante esta lucha. La CID continúa activa a través de sus esfuerzos por apoyar el desarrollo de la sociedad civil en la Isla. Matos murió en el exilio, en Miami, en 2014.

Laura Pollán

El tercer caso es el de la heroína Laura Pollán, fundadora de las Damas de Blanco. Pollán era una mujer simple –madre, esposa y maestra. Amaba la literatura. No era política, al menos hasta que su esposo, Héctor Maseda Gutiérrez, fue arrestado junto a otros 74 disidentes en la Primavera Negra de 2003. Desde el momento en que fue detenido, Pollán tuvo una misión: liberar a su esposo y convocar a otras mujeres cuyos seres queridos también habían sido detenidos. Con ese fin creó las Damas de Blanco. Marchaban todas las semanas desde la habanera Iglesia de Santa Rita, vestidas de blanco y con gladiolos. Su ropa simbolizaba la pureza de sus motivos y las flores su integridad y fortaleza moral. Cuando gritaban "libertad", lo hacían no solo por sus maridos y padres, hijos y hermanos, sino por toda Cuba.

El régimen reaccionó a estas marchas pacíficas con violencia y veneno. Las mujeres eran insultadas, llamadas traidoras y mercenarias, y atacadas por brigadas de respuesta rápida. Pero persistieron, y en la medida que lo hacían su reputación y autoridad moral fue creciendo en Cuba y en todo el mundo.

Luego, el 24 de septiembre de 2011, cuando las mujeres eran empujadas y golpeadas por estas turbas, Laura fue personalmente atacada por un agente de la Seguridad del Estado. Cayó en una condición crítica ocho días después. Murió el 14 de octubre, mártir de la causa por la libertad.

¿Fue Laura asesinada? Su sucesora, Berta Soler, cree que sí. Me lo dijo ella misma a comienzos de este año. Y también lo cree el músico cubano Amaury Gutiérrez, cuyo hermoso himno en memoria de Laura Pollán incluye estas poderosas líneas:

La maldad de tu verdugo te hizo eterna y la patria te agradece y te venera…
hoy el mundo está mirando y los cómplices callados se avergüenzan…
te quisieron silenciar y hoy tu voz suena más alto…
Dictadores asesinos de mujeres, la justicia no ha llegado pero viene
Son más de cincuenta años
Pero seguimos luchando
Laura, mujer valiente

Mientras la gente a lo largo de Cuba lloraba la muerte de Laura Pollán, el Gobierno respondía con "infinito rencor ideológico", en palabras de Yoani Sánchez. "Laura se fue —continuaba Sánchez— y ahora todos los actos de odio que hicieron contra ella resuenan más grotescos. Laura se fue y nos dejó un país desperezándose de un totalitarismo vetusto que no sabe decir siquiera lo siento".

Oswaldo Payá


El último héroe es Oswaldo Payá. Payá fue un activista católico, fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en 1988, más conocido por liderar el Proyecto Varela, una petición lanzada en 2002 pidiendo elecciones libres y otros derechos. El proyecto enfureció al Gobierno cubano, que respondió forzando una reforma constitucional a través de la Asamblea Nacional para que el sistema comunista en Cuba fuera "irrevocable". A esto lo siguió la Primavera Negra, cuando 75 de los más prominentes activistas cubanos fueron arrestados.

El régimen no arrestó a Payá por su reconocimiento internacional. El Parlamento Europeo le había entregado el Premio Sajarov en 2002 y ese mismo año fue nominado para el Premio Nobel de la Paz por cientos de parlamentarios en una campaña liderada por su amigo, el presidente checo Václav Havel. A diferencia de la birmana Aung San Suu Kyi y de Liu Xiaobo de China, por quien también hizo campaña Havel, Payá nunca recibió el Nobel. Pero fue un activista del mismo molde —comprometido con la no violencia y la reconciliación y un líder de estatura moral.

Al igual que Laura Pollán, Payá murió en circunstancias misteriosas. El 22 de julio de 2012 fue asesinado en un accidente automovilístico cuando viajaba en un auto alquilado con tres democristianos —dos de ellos de Europa— para reunirse con miembros del MCL en el oriente de la Isla. El régimen sentenció al conductor español, Ángel Carromero, a cuatro años de prisión por homicidio vehicular. Pero luego de que el Gobierno español negoció su liberación, Carromero dio una entrevista a The Washington Post en la que afirmó que su auto fue embestido por un vehículo con placas estatales. Ocho senadores de EEUU pidieron una investigación sobre el choque a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, sosteniendo que el relato de Carromero suscitó "cuestiones muy preocupantes respecto a que el auto de Payá fue deliberadamente impactado por funcionarios gubernamentales cubanos bien conocidos" por su acoso al disidente. Hasta el momento, el Gobierno cubano se niega a cooperar en dicha investigación.

La actualidad de la lucha por la democracia


Las historias de estos cuatro héroes hablan de un régimen de extrema inhumanidad e hipocresía. Quienes desafían su poder corren el riesgo de pagar el mayor precio, y muchos lo han hecho. Es en este contexto que el opositor Manuel Cuesta Morúa recibió recientemente el Ion Ratiu Democracy Award, del Woodrow Wilson Center.

Conozco a Manuel Cuesta Morúa desde hace ya varios años y sé que pertenece a la tradición de los héroes cubanos que han buscado el camino no violento de la transición democrática y la reconciliación.

La visión estratégica de Morúa está formada por un espíritu de unidad democrática y guiada por principios fundamentales:
  •     Que las coaliciones opositoras existentes deben encontrar el camino de trabajar juntas, incluso manteniendo identidades separadas;
  •     Que es importante recibir y apoyar diferentes estrategias para promover la democracia, porque uno nunca sabe qué generará el cambio y todos pueden hacer su parte en la lucha por la democratización;
  •     Que los demócratas cubanos no deben aislarse a sí mismos de la comunidad internacional, sino que deben intentar construir lazos de diálogo y cooperación;
  •     Que es importante observar las políticas de lo que es posible, que es la mejor manera de ir hacia la política de lo deseable, y que al tiempo que se reconoce la inevitabilidad del gradualismo no se obvia la necesidad de la movilización y la resistencia para llevar adelante la lucha; y por último,
  •     Que apoyar iniciativas que surgen dentro de Cuba es la mejor manera de tomar un contacto cercano con el pueblo cubano.
El pueblo cubano tiene una profunda necesidad de solidaridad internacional del mundo exterior, que ha sido parcial debida a las mentiras y malas intenciones engendradas por el castrismo. Pero su liberación debe venir desde adentro, al igual que el esfuerzo por encontrar un equilibrio entre reconciliación y convivencia con la verdad del pasado de casi seis décadas.

Ahora que las relaciones entre Cuba y Estados Unidos se han normalizado, resulta urgentemente importante que las relaciones se normalicen entre el pueblo cubano y su Gobierno. Muchos han sufrido y muerto por lograr ese objetivo llamado democracia, y existe un creciente número de cubanos que comparten esta visión. Si se mantienen unidos, el futuro es de ellos.

Carl Gershman es presidente de la National Endowment for Democracy. Este artículo, publicado originalmente en inglés en World Affairs Journal, es una adaptación de las palabras dirigidas el 5 de diciembre de 2016 en la presentación del Ion Ratiu Democracy Award del Woodrow Wilson Center al líder demócrata cubano Manuel Cuesta Morúa.

Traducción: Hernán Alberro.
**************


CUESTA MORÚA: LA TOUR DISIDENCIA CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO

Por Dr. Santiago Cárdenas
Especial para Nuevo Acción
23 de agosto de 2016

La tour disidencia es la variante más visible  (y la más provechosa para  los  vivarachos) de la oposición leal.  En palabras más simples: es la oposición que convive en gracia con los comunistas. Se bañan en el Almendares  y guardan la ropa en el río  Miami sin  problemas… en estos últimos días del castrato.

Lo de “leal” le ha dado la vuelta al planeta  y al mundo de la cubanología. El término saltó, por lo insólito y obsequioso, desde las computadoras  de dos  laicos  amigos de su  Eminencia  Le  Cardinale a las  páginas de los periódicos urbi et orbi. Payá los llamó  comisarios y  definió la mojiganga  con sólo dos palabras: cambio-fraude. Así de sencillo. Así de fácil.  Que no hace falta tanta  “academia” para  definir lo evidente.

Pero Cuesta Morúa (Foto grande que encabeza este artículo),  un socialista afrodescendiente, no quiere o no le conviene entender lo dicho en los párrafos  precedentes. Allá está (o – a la inversa — aquí está; dando algunos  viajes a la isla) para demostrarnos  que en  Cuba se puede ser socialista y democrático. Que me perdone  Don Manuel, estos términos son incompatibles; mutuamente   excluíbles.

La estrategia de Cuesta M.  desde su exilio dorado es semejante  a la de Raúl: perfeccionar el socialismo cubano. Para ésto fundó una  “corriente  socialista” y un  arco “democrático” De nuevo: permítame que me sonría. No se puede ser socialista y demócrata al unísono.

(Manuel Cuesta Morúa)

Curtois evaluó en unos cien millones las víctimas del socialismo desde Lenin. Como filosofía contra natura los socialismos hay que imponerlos por la fuerza, a la cañona,  como bien sabemos los cubanos. Hay que  “construirlo”, y por consiguiente necesita de ideólogos y “arquitectos” sociales.  Es eso lo que están  proponiendo  Raúl  y Manuel –con diferentes variantes—para el sufrido pueblo cubano asqueado de tanta manipulación. El primero desde el gobierno  dictatorial; Morúa desde la tour disi-oposición. Dizque oposición.

Las mesas de “unidad”,  la   progresía, los socialismos, el viajeteo y los cambios-fraudes se definen por sí mismos. Tienen un denominador común: poco a  poco; sin pausa, pero sin prisa. Como orienta la alta inteligencia cubana y el monopartido.

Lo que necesitamos en Cuba—y urgentemente–es un baño de inmersión  en el capitalismo y no remiendos con  un nuevo socialismo. Además, unas elecciones libres para pasarlos  por las urnas; que no por las armas.

Don Manuel no va a perfeccionar el socialismo en la isla  desde la billetera, perdón  desde la sagüesera, de su  golden exile  in Miami.
*******
Nota del Bloguista de Baracutey Cubano
 
En el artículo el belga  nombrado Dirk van der Brocke realmente se llama Dirk Van den Broeck. A continuación  una foto durante  una actividad patriótica en Madrid en octubre de 2005 donde aparece este bloguista de Baracutey Cubano  hablando, durante el almuerzo ofrecido,  con el mencionado Dirk Van den Broeck; al frente nuestro  el periodista, escritor y productor de documentales históricos Pedro Corzo, presidente ejecutivo del  Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo.



He tenido conocimiento  que en los primeros meses del año (2015) y después de supuestamente  conocer  de manera palmaria el mal manejo de los fondos de la organización por parte de Manuel Cuesta Morúa,   algunas personas se separaron de la organización Arco Progresista, organización dirigida por éste.  También se me ha dicho que la Dama de Blanco Lilian Castañer fue  ¿a la Universidad Internacional de la Florida, FIU,?  a una actividad en la que participaba Manuel Cuesta Morúa y públicamente  le reclamó a Cuesta Morúa por la supuesta estafa cometida en la compra del apartamento del Vedado.
*************


Manuel Cuesta Morua ¿El líder que necesita la oposición cubana? Sus fortalezas y amenazas.

Por Alberto Hernández
27 marzo, 2015|

Por estos días el activista socialdemócrata Manuel Cuesta Morua cumplió una apretada agenda internacional que lo llevo a Estados Unidos, España, Ginebra, Bélgica, Argentina y por último Chile. En estos dos últimos países presento su libro ensayos progresistas desde Cuba. Varias de sus intervenciones y entrevistas pueden leerse en internet.

Al portavoz de arco progresista, grupo que integra espacio abierto, luego de 23 años de labor ininterrumpida en la oposición, ya se le considera hoy un referente en la disidencia cubana. Sin duda, muestra tener capacidad, preparación y cultura general.

El también coordinador de la plataforma “Nuevo País” y gestor del proyecto “Consenso Constitucional” brinda una buena imagen personal, se desenvuelve con facilidad en público y ha ido ganando experiencia en el arte de manejarse con la prensa no por gusto algunos medios occidentales lo califican de prominente opositor.

En sus intervenciones tiene un discurso coherente, aunque por momento resulta algo ambiguo. Pero sabe trasmitir pausadamente sus ideas y argumentos como invitando a la reflexión y nunca imponiendo sus posiciones. Características estas que escasean entre algunas figuras de la disidencia en la isla.

Impresiona ser inteligente aunque también da la sensación que se esfuerza en demostrarlo, como buscando imprimir su sello distintivo que le diferencie del resto de los líderes opositores internos, especialmente de aquellos que considera incapaces de generar proyectos novedosos que contribuyan a alcanzar el anhelado cambio democrático.

(Manuel Cuesta Morúa y Laritza Diversent durante la reunión con el Presidente Barack Hussein Obama durante la Cumbre de Panamá 2015)


Pareciera que ese es su objetivo en la vida convertirse en la figura capaz de liderar el cambio en Cuba. Al menos su trayectoria demuestra que hace un buen tiempo viene trabajando y vendiéndonos hábilmente esa imagen. Y en ello debemos reconocerle un relativo éxito, pues ha conseguido incrementar su presencia en escenarios internacionales donde cada vez se da mas a conocer.

En su último viaje a Estados Unidos al ser entrevistado por el periodista dominicano Oscar Haza en su programa Ahora, lo presento como el opositor más inteligente en Cuba, y Cuesta Morua, dejándose arrastrar por el ego, solo atino a responderle el más reflexivo.

Tal respuesta revela su proyección psicológica de colocarse por encima del resto de los líderes de la oposición interna. Y aunque pudiéramos entender su aspiración, primeramente debe ganárselo, demostrándolo con inteligencia y promoviendo una agenda de consenso que invite a la unidad necesaria en una disidencia lamentablemente marcada por el caciquismo y la fragmentación.

Por ello le aconsejaría no apresurarse y, sobre todo, no confundir deseos con realidad. También le recomendaría más humildad, pues todavía está lejos de alcanzar la talla de algunas prestigiosas figuras de la oposición con más aval y trayectoria que él. Como cubano e historiador de formación debería asumir esa máxima martiana de honor a quien honor merece.

Un elemento que pesa en contra de Cuesta Morua es que se le conoce como discípulo de Elizardo Sánchez Santacruz, lo que para muchos opositores a ambos lados del estrecho de la Florida no es una buena carta de presentación, debido a los conocidos antecedentes que pesan sobre el presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Tampoco es bien visto el hecho de que al igual que Elizardo Sánchez- fue uno de los escasos disidentes que la dictadura permitió realizar en el 2000 una gira por varios países europeos que concluyo en estados unidos. Sin embargo, a su regreso no tuvo ningún contratiempo con la policía política, al menos que haya trascendido a los medios.

En realidad Cuesta Morua nunca ha estado preso ni siquiera integro el grupo de los 75 disidentes que sufrieron injusta prisión durante la ola represiva conocida como la primavera negra de 2003, cuestión que despierta la suspicacia de algunos opositores dentro y fuera de la isla que se preguntan ¿por qué razón no corrió igual suerte?

Por otra parte, una fuente vinculada al Comité Ciudadano de Integración Racial al que también pertenece Cuesta Morua-, comento, a condición de conservar el anonimato, que la actual joven pareja del portavoz de “Arco Progresista”, Liliana Ruíz Andarcio, no es vista con agrado entre sus seguidores, pues, entre otras cosas, actúa como si fuera la primera dama. Todo lo contrario a su ex esposa, Gloria Llopis, una humilde y honesta maestra que lo apoyaba en todo y sin pretensión alguna de protagonismo, pero a la que el con sus frecuentes infidelidades llego hasta humillar en público.

De acuerdo a la misma fuente, un hecho que pudiera ser una amenaza y destapar un escándalo que lapidaria las aspiraciones de este opositor socialdemócrata es que un belga nombrado Dirk van der Brocke – que siempre ha sido muy solidario con la oposición cubana- respondiendo a una petición del propio Cuesta Morua le entrego más de 30 mil euros para la adquisición de una casa en el céntrico municipio de Centro Habana, que sería utilizada para actividades opositoras.

(Dirk Van den Broeck; foto de archivo)

Sin embargo, según la propia fuente, el sr. der Brocke está preocupado porque ha transcurrido bastante tiempo y no tiene señal que la referida casa haya sido adquirida ni tampoco noticia del paradero del dinero, sospechando que fue estafado.

Dice un conocido un refrán que cuando el rio suena es porque algo trae. Y ciertamente en Miami también fue acusado de estafador. Ello sucedió a finales de enero de este año cuando la ex integrante las Damas de Blanco, con residencia actual en los Estados Unidos, Lilian Castañer, interrumpió una conferencia de prensa en la casa Bacardi y le lanzo a la cara esa dura acusación que dejo estupefactos a todos los presentes.

Según explica Castañer que insiste en denunciarlo en las redes sociales – antes de establecerse en los Estados Unidos, Cuesta Morua la timo al convencerla de no vender su apartamento valorado en 8 mil dólares ubicado en calle J No. 104 entre Calzada y 9na. en el capitalino municipio del Vedado, con la supuesta finalidad de utilizarlo en apoyo a las actividades opositoras, pues como está muy cerca de la embajada norteamericana le posibilitaría recoger
firmas de los cubanos que van a solicitar visas para su proyecto “Asamblea Constituyente Ahora”.


(Lilia(n) Castañer Hernández; fotos y comentarios añadidos por el bloguista de Baracutey Cubano)

De acuerdo a la ex Dama de Blanco, Cuesta Morua se comprometió en gestionar esa suma de dinero con sus contactos en los Estados Unidos y otros países europeos y latinoamericanos, mencionándole entre otros nombres a un tal Aimel Ríos, a cambio de que ella dejara en el apartamento al periodista independiente José Alberto Álvarez Bravo.

Pero lo cierto es, precisa la desesperada mujer, que hasta la fecha no ha recibido un solo centavo y el apartamento tampoco se utiliza en actividades opositoras sino que es alquilado ilegalmente como casa de citas y que frecuenta con bastante regularidad Cuesta Morúa.

En fin, esas son algunas amenazas y hasta debilidades que este opositor socialdemócrata deberá sortear con inteligencia si quiere evitar se interpongan en sus aspiraciones políticas. Ciertamente tiene fortalezas que le ayudan, pero el mayor reto que tiene por delante es lograr la articulación de una estrategia que convierta a la disidencia en una verdadera opción política y, sobre todo, persuadir a los demás líderes de la oposición interna como también en el exilio de su capacidad para liderar el cambio en Cuba. 




Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

viernes, diciembre 09, 2016

Waldo Díaz-Balart sobre lla muerte de Fidel Castro: ¨... y estaré tan alegre cuando se muera Raúl, que fue mi amigo hace 50 años¨. ... tenemos los dos 85 años. En un reportaje hablé de él diciendo que era un tío formidable. ¡Claro! Hace 50 años era un tío formidable, después…¨

 Foto de archivo: Al frente la famosa y laureada escritora Zoé Valdés y el pintor Waldo Díaz Balart; detrás Pedro Pablo Arencibia, Editor del blog Baracutey Cubano, y Frank Díaz Balart.  Foto tomada en Miami durante una exposición de pinturas  de Zoé Valdés y de Waldo Díaz Balart.

En mi artículo EL GOLPE DEL 10 DE MARZO DE 1952 Y COMO REACCIONARON  ESE DÍA. RAUL CASTRO RUZ , FIDEL CASTRO Y LOS COMUNISTAS escribí lo siguiente:

 El pueblo cubano en general no festejó ni bailó por el Golpe del 10 de Marzo de 1952, pero tampoco se opuso ni creyó que había que llorar por haberse llevado a cabo ese golpe de estado anticonstitucional que abriría a mediano plazo las puertas a lo peor de nuestra historia republicana: el Castrismo, aunque puntualizo que dicho golpe no fue la causa del Castrismo; fue sólo el motivo. EL QUE SÍ BAILÓ Y FESTEJÓ  POR EL GOLPE DEL 10 DE MARZO FUE EL ACTUAL DICTADOR RAUL CASTRO, PUES FUE JUNTO A WALDO DÍAZ BALART (RAÚL CASTRO  Y WALDO VIVÍAN EN LA MISMA CASA DE HUÉSPEDES, WALDO Y SU HERMANO FRANK EN UN CUARTO Y EN OTRO CUARTO, CUARTO DE BAÑO POR MEDIO, RAÚL CASTRO Y OTRA PERSONA) A FESTEJARLO EN UN LOCAL DEL PARTIDO BATISTIANO YA QUE  LOS COMUNISTAS  SE LLEVABAN MUY BIEN CON BATISTA Y RAUL CASTRO ESTABA EN CAPTACIÓN DE LA JUVENTUD COMUNISTA. FIDEL CASTRO CUANDO SE ENTERÓ DEL GOLPE ESTUVO PREOCUPADO. SU ENTONCES CUÑADO RAFAEL DÍAZ BALART LO NARRA ASÍ:

¨Algunos meses después, el 10 de marzo de 1952, en horas de la madrugada me personé en la casa en que vivían Castro y mi hermana, junto a mis hermanos Frank y Waldo, Raul Castro y mi abuela paterna. Desperté a Fidel y le di la noticia. Su reacción fue de resignación y algo de disgusto por no haber captado esa posibilidad en la entrevista que junto a mí tuvo con Batista, en la que, como ya he relatado, intentó convencer al ex-presidente de que promoviera un Golpe de Estado. Pero seguidamente le dije que no era eso lo más importante para él, sino que había sido nombrado jefe de la policía el teniente Rafael Salas Cañizares, y que aunque Batista había dado órdenes estrictas de que no se produjera represión alguna, yo creía que él, Castro, debía saberlo. El hombre palideció  y me pidió que lo llevara para la casa  de una hermana suya, Lidia, con el fin de esconderse por un tiempo hasta que la situación se clarificara. Así lo hice, acompañado del hermano de mi mujer, Juan Caballero Brunet, y de Eduardo Borrel Navarro.¨ (Rafael Díaz-Balart, Cuba: Intrahistoria. Una lucha sin tregua, página 52)
********************
Tomado de https://okdiario.com/internaciona y de https://zoevaldes.net/

Waldo Díaz-Balart: “Celebré la muerte de Castro con un ‘whiskycito’ y me alegraré cuando muera Raúl”

En su taller, sentado delante de su ordenador y sonriente, así es como nos recibe en su espacio de Lavapiés el artista cubano, Waldo Díaz-Balart (Banes, Cuba, 1931). “Pasad, bienvenidos”, nos saluda muy simpático. Inmediatamente, sin preguntar, se pone delante de uno de sus lienzos para que tomemos buenos planos. Tiene bien aprendida la lección de las entrevistas.

Por Iñigo Artola y María Villardón
07/12/2016

 Díaz-Balart vivió la efervescencia y experimentación artística de la Nueva York de los años 60. Eran los tiempos de búsqueda de nuevos lenguajes artísticos, literarios, cinematográficos, etc. Allí, entre la ebullición social y artística de la ciudad de la gran manzana se hallaba el cubano buscándose a sí mismo, como muchos otros jóvenes contemporáneos. Conoció a Andy Warhol un día cualquiera en un bar de artistas al lado de su casa, luego, cuenta Balart, “dejó de ir porque comenzó a ir a Estudio 54 con la gente poderosa”.

(Foto de archivo. Waldo Díaz Balart rodeado de algunas de sus pinturas)

Pero, además de artista plástico, Díaz-Balart es el ex cuñado de recién fallecido Fidel Castro, su hermana Mirta fue la primera mujer del dictador. Los esposos se conocieron gracias a su hermano Rafael (Subsecretario de Gobernación de Fulgencio Batista), ya que Fidel y él estudiaban juntos Derecho en la Universidad de La Habana. Y no solo eso, durante la época estudiantil, Raúl y él fueron amigos amigos, pero “él ha evolucionado y ha querido ser dictador”.

P.- La pregunta es obligada, ¿cómo vive la muerte del dictador Fidel Castro desde España?


R.- ¡Chica¡ Yo vivo la muerte del dictador con mucha alegría, el otro día leía que no debemos sentir alegría porque se muera alguien, pues no, porque si no se muere este señor, está matando miles de gentes. Entonces, mejor que se muera un individuo que no se mueran 100 ó 200, así que estoy alegre porque se haya muerto y estaré tan alegre cuando se muera Raúl, que fue mi amigo hace 50 años.

(Rafael Díaz Balart ya en su exilio español junto a otros intelectualesy artistas. Fotos y comentarios añadidos por el bloguista de Baracutey Cubano)

P.- Claro, Fidel era amigo de su hermano mayor y usted amigo de Raúl Castro, ¿no?


R .- Eso es, Raúl es de mi edad, tenemos los dos 85 años. En un reportaje hablé de él diciendo que era un tío formidable. ¡Claro! Hace 50 años era un tío formidable, después… El problema es que a través de la vida uno va evolucionando, va afrontando situaciones y él, naturalmente, ha afrontado la situación de ser un dictador, mucha gente se ha muerto en Cuba y se sigue muriendo. Ahora se habla mucho del problema de la inmigración, ¿verdad? Nosotros los cubanos, hace 60 años que nos estamos tirando al mar y nos están comiendo los tiburones. Nada más que en Miami hay más de un millón y medio de cubanos que salieron del país, es decir, los ha absorbido la sociedad americana, el sistema lo permite. Igual que las personas que están intentando entrar en Europa ahora, hemos salido nosotros y estamos en Miami, eso sin contar con los que estamos en España, Suecia, etc. Hemos salido huyendo de la Isla y nos han comido los tiburones. ¿No voy a estar contento de que se muera ese individuo? Contentísimo.

(Raúl  Castro en la lucha contra Batista participando en un fusilamiento)

P.- ¿Cómo se enteró de la muerte de Castro?


R-. Pues por la televisión, quizá me llamaron muchas personas, pero mira, ya no me acuerdo. La verdad que ahora se me olvidan muchas cosas, eh, algunas porque quiero olvidarlas y otras porque me olvido, sin más. De todos modos, la noticia era esperada, lo único que te preguntas: ¿Cuándo van a decir que se ha muerto? Pues lo dijeron y yo encantado. Me tomé un buen “whiskycito”, me encanta el whisky.

P.- ¿Y no se fumó un puro?

R.- No, yo fumé un puro en mi vida y cogí tal borrachera que no pude fumar más. De todos modos, yo no fumo mucho, ni porros tampoco. (Reímos)
*********
Pichy Boys Llamamos a La Casa de La Musica en Cuba , Para hacer una Fiesta por la Muerte de Fidel



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Cubano dice que Fidel Castro murió como un cobarde que fue como vivió

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

DETRÁS DE SU BRAVUCONERÍA FIDEL CASTRO SIEMPRE TUVO MIEDO.

 Fulgencio Batista en Cuba, y en plena lucha insurreccional,  viajaba por Cuba con una pequeña guardia personal. En la ciudad de Pinar del Río en uno de sus viajes, invitado por su ministro y amigo Amadeo López Castro, Batista  hasta se sentó en una ocasión bien entrada la noche  a conversar en el contén de la acera frente al Hotel Lincoln, en la calle Máximo Gomez de esa ciudad.

 La guardia personal de Batista era de 12 hombres, aún después del atentado ocurrido en la Calle Línea en el Vedado, según se cuenta en un librito publicado en Cuba, del piloto y Héroe de Playa Girón  Álvaro Prendes, si mal no recuerdo, .

La custodia de Fidel Castro dentro de Cuba movia  a miles de hombres  y fuera de Cuba a varios centenares, y no estoy exagerando.

Los tiranos  Castro   cuando la ¨candela¨ le  ha estado llegando cerca   tienen  su historia de huidas; veamos: lo hicieron cuando el ataque al Cuartel Moncada y en  el ¨combate¨ de Alegría de Pío y posteriormente se rindieron sin combatir; Raúl  en San Luis, Oriente, y Fidel o cerca de la Gran Piedra pues no estaba dormido según explicó el ya también fallecido Mario Chanes de Armas. Fidel Castro  huyó  cuando le disparó, junto a otro pandillero, a  Rolando Masferrer  cuando este caminaba cerca de la esquina de 12 y 23 en El Vedado en julio de 1947, según narra Roberto Luque Escalona en su libro Rolando Masferrer en el país de los mitos,  y  Masferrer reaccionó valientemente persiguiéndolo. Fidel, según cuentan,  no respondió al galletazo de Eufemio Fernández en Cayo Confites. Fidel tampoco reaccionó a los empujones del oficial Lutgardo Martín Pérez cuando lo sacó violentamente del bufette de abogado de la calle  Tejadillo donde trabajaba,  según cuenta Roberto Martín Pérez en su libro que tiene por título el número de preso que tuvo durante años de los 28 años de prisión que cumplió en las cárceles Castristas. Otros elemento que muestran sus cobardías (la de Fidel y la de Raúl)  son sus no presencia en las escaramuzas y combates en la Sierra Maestra durante la lucha contra Batista así como sus respectivas  apacibles y  bucólicas estancias en el intrincado campamento de La Plata en la Sierra Maestra y en La Rinconada  en la Sierra Cristal. Otro elemento es la  llegada de Fidel  a Playa Girón después que la batalla  había terminado,   pues las imágenes de él hablando por teléfono  fue sólo  un   ratico y  bien lejos de los combates,  en el Central Australia,  dándole órdenes al  ¨Gallego¨ Fernández para que se encargara  de la batalla y a otros jefes para que siguieran las órdenes del antiguo  profesor de balística de la antigua Escuela de Cadetes de Managua y que posteriormente al triunfo de la Revolución ocupara el cargo de Director de la Escuela de Responsables de Milicias de Matanzas.
Muchas de las medidas tomadas en Cuba  para proteger a Fidel Castro  se ¨justificaban¨ por los supuestos  más de  600 planes de atentados  contra la vida del tirano Fidel Castro Ruz  muchos de ellos no dieron siquiera  ¨señal de atentado¨ pues eran producto de planes de contigencia y ejercicios para ocupar a burócratas de la CIA  por si algún día  hacían falta. Otros supuestos ¨planes de atentado al Comandante en Jefe¨  fueron producto  de afiebrados  cerebros de personas que no contaban  con los medios humanos y materiales para llevarlos a cabo. Tampoco se deben olvidar aquellos que eran sólo producto de exabruptos que el alcohol o un evento determinado desencadenaba;  ni tampoco aquellos  que la Seguridad del Estado,  por iniciativa propia y por medio de sus agentes (en ocasiones   para ganar méritos ante sus jefes) les  sugerían  a personas no afines a la tiranía Castrista que podrían ser potencialmente peligrosas  para  así operar contra esas personas y  ¨neutralizarlos¨ mediante la prisión o el fusilamiento.  Esa gran exageración en los supuestos planes en contra de Fidel Castro fue, en buena medida,  una manera de ¨profilaxis¨ para que los supersticiosos creyeran que Fidel estaba protegido por poderes no terrenales y para que los no supersticiosos  creyeran que la Seguridad del Estado  era mucho más eficiente que lo que era  en realidad y que en consecuencia  nada se podía hacer contra el Comandante en Jefe.

Raúl Castro también tiene un curriculum similar al de su hermano en eso de huir y no pelear en combates .... . Además de huir desde El Moncada hasta el pueblo de ¨San Luis¨ (Por cierto, Fidel dice que entre los planes  del ataque al Moncada estaba que si fracasaba se irían a combatir a las montañas, pero entonces: ¿Qué hacía Raúl Castro escondido en San Luis ? ). En  Alegria de Pío huyó freneticamente y solamente fue a abrir el II Frente Frank País en la Sierra Cristal después que Delio Gómez Ochoa fue y se aseguró que todo era paz y tranquilidad. En los combates participaban Belarmino Castilla ¨Anibal¨, Abelardo Colomé Ibarra ¨Furry¨, Cintra Frías  y otros, pero  ni Raúl Castro ni los hermanos Julio y Zenén Casas Regueiros iban a los combates. Pero la anécdota más jacarandos la narra el Comandante Huber Matos:

Húber Matos cuenta que Raúl Castro aterrorizado en el poblado de La Maya por la posible llegada de refuerzos del Ejército , le ordenó a su chofer  ¿ Maro? del jeep en que se movía que acelerara el jeep  y se fuera de ahí que podían capturarlos, dejando a sus hombres abandonados. 


En entrevista de Zoé Valdés  a Huber Matos ( http://ecodiario.eleconomista.es/blogs/zoe-en-el-metro/)
En cuanto al temor de Raúl, eso era conocido. Raúl tenía fama de cobarde entre todos sus oficiales.  Raúl nunca iba a un combate. Una vez cuando le dijeron que venía el Ejercito le dijo a su chofer (Maro): “Óye, vámonos de aquí, arriba, vámonos”.  Maro contaba que como a la hora de huir de la Maya, le dijo a Raúl: “¿Qué hacemos? Aquí no van a llegar los guardias”.
Pero a Raúl le gusta ser radical y mandar a matar a la gente de noche.   Fidel Castro es un matón y Raúl un radical que mata de noche.
 ********************
Cubano dice que Fidel Castro murió como un cobarde


**********

Pedraza Ginoris y su esposa Loly Buján (EPD) quién fuera también una exitosa y famosa directora de programas de televisión. Foto en Galicia, España




Tomado de https://www.facebook.com/bhalll/posts/10154749026605477

QUE LO DEFIENDAN ELLOS, QUE LO LLOREN ELLOS.

Por ¨Yin¨ Pedraza Ginoris
Retirado director de programas de televisión en Cuba y España

Ellos, los privilegiados, los mayimbes, los comandantes, los ministros, los del Buró Político, los del Comité Central, los jefes de esto y de lo otro, los grandes del Ministerio y del Ejército, los canchas del engaño y la manipulación, los que nos lo vendieron como “el máximo líder” cuando sólo era un tostao con ideas extravagantes y proyectos irrealizables, que estuvo a punto de provocar una guerra nuclear donde hubiéramos muerto todos sólo para complacer a su ego desmesurado y convertirse en figura mundial, Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos, los que vivían en el Country, en Nuevo Vedado y en zonas libres de apagones los que recibían en sus casas suministros que les llevaba una furgoneta sin letreros, los hijos de papá y mamá que usaban ropa de marca y podían oìr a Los Beatles, los que le echaban al bloqueo la culpa de su ineficiencia y su estupidez, los que, cuando la olla alcanzaba mucha presión, abrían la salida para que nos fuéramos de nuestra tierra, los que se apropiaron del nombre de Cuba, del himno, la bandera y el escudo, de Martí, Gómez y Maceo, los que nos prometieron un futuro luminoso si nos sacrificábamos unos años, Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos, los que no han esperado dos horas para comerse un pan con pasta, los que nunca durmieron encaramados en una barbacoa, los que consumían gasolina sin preocuparse de tener bonos, los que decidían nuestros destinos y regían nuestras vidas sin consultarnos, los que desmantelaron la unidad de nuestras familias,
los que tenían seguras sus vacaciones gratuitas en Varadero y sus fastens por el extranjero para traer pacotilla, los que nos mandaron a morir en guerras que no eran las nuestras, Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos, los que no se han apuntado en una lista de espera en una terminal de tren ni se han montado en una rastra para ir de pie de Santa Clara a Placetas, los que siempre resolvían las piezas de repuesto y las habitaciones en el Habana Libre, los que no saben lo que es bañarse con un cubo porque de sus duchas siempre salía agua, Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos, los que no sufrieron la frustración de aguardar por una Ruta 2 que vino repleta y no paró los de la frase “la censura es necesaria porque estamos en guerra con el imperialismo” los que, aprovechándose de sus cargos, se templaron a las mejores hembras, los invitados a la tribuna que miraban a la masa desfilar, los que masacraron los derechos humanos, los que no permttían huelgas ni protestas de ningún tipo, los creadores de las brigadas de respuesta rápida, los milicianos de uniforme impecable que estaban muy ocupados para hacer guardias, Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos, los homófobos que crearon la UMAP, los que iban a curarse al CIMEX y no al Calixto García, los que nos hicieron olvidar el sabor de los mangos y los mameyes, los que educaban a sus chamas en los exclusivos colegios bilingües adonde iban los hijos de los embajadores, los que nunca hicieron una cola, los que no se enteraron de que existía la libreta, los que vivían de puta madre en las embajadas cubanas en el extranjero, Ellos, los que nunca dejaron de tomar leche y comer carne, los que cuando rompían con su esposa o su querida les dejaban la casa y conseguían otra los que fueron a tumbar caña un día para tomarse una foto y colgarla en el despacho, los que persiguieron, los que acosaron, los inventores de los mitines de repudio, los que le taparon la boca a la gente, los que consideraban que cultura era una mala palabra, los que llamaban al trabajo voluntario pero jamás iban, los que justificaban todo, hasta lo del remolcador, Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos, los desiguales en un país en que todos supuestamente éramos iguales, los que se proclamaban comunistas y nunca lo fueron, los que nos hicieron pasar hambre, los que no dejaron títere con cabeza, los que, cuando Mamá URSS se fue al carajo, despreciaron la vía vietnamita y se enroscaron en un sistema que sabían que no funcionaba,  Ellos, los insensibles, los de arriba, los que se cagaron en el ideario de Abel, de Frank País, de José Antonio y de todos los que murieron luchando contra Batista, los que afirmaban que su revolución era para los humildes, más cubana que las palmas y la traicionaron desde el principio. Ellos, que lo defiendan y lo lloren ellos es natural y hasta lógico.

Pero, ¿tú?, tú que fuíste un matao, un "población", que hoy, después de todo lo que has visto y sufrido, después de que te hayas tenido que marchar fuera para poder respirar, que tú lo defiendas y lo llores basándote en la milonga de que gracias a él hubo sanidad y educación gratuita para todos...

Por favor, mi socio, explícame esa trova tuya porque hay algo que no entiendo.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...