miércoles, octubre 22, 2014

Roberto Álvarez Quiñones: ¿Quién reconstruirá Cuba?

Tomado de http://www.diariodecuba.com

¿Quién reconstruirá Cuba?

********
A Pinochet, a los Somoza o a los gorilas que gobernaron Argentina y Brasil nunca  les pidieron que hicieran reformas políticas y se mantuvieran ellos en el poder. ¿A los Castro sí porque son 'dictadores  buenos' de izquierda?
********

Por Roberto Álvarez Quiñones
 Los Ángeles
22 Oct 2014

La inteligencia castrista mueve hoy como nunca a sus agentes y "amigos" en EEUU para alimentar el poderoso lobby en Washington  —encabezado mediáticamente por The New York Times, que incluso ya alaba a Fidel Castro— que presiona para que se restablezcan las relaciones diplomáticas y se levante graciosamente el embargo comercial contra la dictadura (cosa que, por cierto, la eternizaría).

Y ello ocurre "casualmente" en momentos en que desciende el precio del petróleo, peligran más que nunca los subsidios venezolanos y empeora aceleradamente  la crisis crónica de la economía cubana.

Cuba ya suelta los pedazos poco a poco. Aumenta la pobreza, la desesperanza y la infelicidad de sus ciudadanos. Es de tal magnitud el cataclismo económico, social, moral y antropológico ocasionado por la cincuentenaria tiranía de los hermanos Castro que resulta ya muy difícil hacer siquiera una evaluación de dicha catástrofe. Y ese diagnóstico será lo primero que habrá que hacer para la reconstrucción del país.

No ha habido un caso parecido en la historia moderna. Ningún otro país de la Tierra está hoy más atrasado económica y socialmente que a mediados del siglo XX. Antes que Fidel y Raúl Castro asaltaran el poder en 1959,  el nivel de vida en Cuba era uno de los más altos de América Latina y superaba al de varios países europeos, incluyendo España, la Madre Patria. Hoy la nación es extremadamente pobre.

Pero se equivocan quienes abogan por darle un amistoso abrazo a los Castro para que sean "buenitos" y  aceleren las llamadas reformas, suponiendo que con el aporte financiero de empresarios cubanoamericanos y estadounidenses,  y con créditos internacionales, los cuentapropistas se convertirán en un pujante sector privado.

Eso no va a ocurrir. Los Castro quieren créditos frescos, pero tienen otros planes.  Aspiran a que  una nueva claque cívico-militar sea la que se convierta en capitalista —nadie más—,  dentro de un modelo de capitalismo de Estado  diferente al chino, con mayor control y manipulación del mercado. Suponiendo que llegasen a Cuba inversionistas estadounidenses y cubanoamericanos solo podrían hacer negocios con esa naciente casta empresarial neocastrista y no con los cuentapropistas.

Paradójicamente el cese del embargo lejos de fomentar un amplio sector privado independiente impediría que este se desarrolle. Porque al tener acceso a créditos (que no pagaría) y fortalecerse financieramente, el régimen estalinista comenzaría a cortar las alas a los actuales timbiriches para impedir que se vinculen con el capital extranjero y empezarían a fortalecer el sector estatal. No se permitirá que los pequeños negocios crezcan y se independicen del capitalismo de Estado.

Pero hay más, un "cambio de política" de EEUU  hacia Cuba  tendría otras cinco consecuencias funestas: 

1) Buena parte de los dólares obtenidos por el régimen se dedicaría  a modernizar el aparato represivo.

 2) Se daría marcha atrás a muchas de las llamadas "reformas".

3) Se podría subsidiar el improductivo sector estatal.

4) No sería liberada la iniciativa privada.

5) Facilitaría que una vez desaparecidos los Castro se instale en el poder un régimen neocastrista.

El argumento de que se deben profundizar las reformas raulistas es erróneo de origen. Cuba no necesita  reformas, sino que  la gerontocracia de la Sierra Maestra salga ya del poder y la nación regrese a la normalidad, con economía de mercado,  y que el pueblo tenga al menos las libertades y derechos civiles y políticos que tenía antes del 10 de marzo de 1952, cuando el general Batista tomó el poder por la fuerza.

A Pinochet, a los Somoza o a los gorilas que gobernaron Argentina y Brasil nunca  les pidieron que hicieran reformas políticas y se mantuvieran ellos en el poder. ¿A los Castro sí porque son "dictadores  buenos" de izquierda?

Llegar al nivel cero

La situación de Cuba es tan absurda que todos en la Isla se darían por dichosos si la nación pudiese regresar al pasado en la máquina de Herbert G. Wells y alcanzar el mismo nivel de vida que tenía en los años 50 del siglo pasado.  Y es que el país en materia socioeconómica está por debajo de cero y  necesita primero llegar a cero para luego construir el futuro.

Ese "viaje a la semilla" no será posible si se levantan las sanciones,  millones de  turistas estadounidenses van a la Isla  y la banca de Wall Street  le lanza salvavidas crediticios a la dictadura. Lo que debiera  hace The New York Times es coadyuvar a que se presione y se apoye por todos los medios a los disidentes  y hostigar a la tiranía para obligarla a hacer cambios reales y abrir un proceso de transición a la democracia liberal.

Con los Castro y los "históricos" fuera de escena —fallecidos o expulsados— y con una fuerte  presión interna y externa,  podría lograrse en La Habana un inicial gobierno de transición a la democracia que podría estar integrado por líderes de la oposición interna y por ciertas figuras pragmáticas y antiestalinistas que hoy forman parte, o son muy cercanas a la nomenklatura gobernante. Recordemos a Adolfo Suárez en España, o a Boris Yeltsin en Rusia.

Renacimiento postcastrista

Solo con la liberación total de las fuerzas productivas, amparadas por un Estado de derecho que garantice las libertades, la legalidad y con las instituciones necesarias, es que se podrá  levantar a Cuba de sus cenizas. El sector privado sacó a Europa de la larguísima noche medieval  y erigió el mundo moderno que hoy conocemos. Y será el que protagonizará el Renacimiento postcastrista.

Serán los cubanos a los que hoy se les prohíbe ser prósperos empresarios, con la participación masiva de la banca internacional y nacional, e inversionistas extranjeros y cubanoamericanos, quienes reconstruirán la devastada economía cubana y edificarán plantas industriales y de servicios,  con la más moderna tecnología.

Igualmente desarrollarán la producción agrícola y ganadera, el comercio mayorista y minorista, edificios para oficinas, equipos de transporte, medios de comunicación, salas de cine, gasolineras, farmacias, centros comerciales, hoteles, compañías de seguros, etc.

Obviamente, la creación de la infraestructura necesaria correrá a cargo del nuevo Estado, que dada la magnitud del desastre inicialmente deberá pedir créditos internacionales para reparar y construir  autopistas, vías férreas, puertos, aeropuertos, sistemas de telecomunicaciones, alcantarillados, acueductos, carreteras, avenidas, correos, hospitales, plantas de generación de electricidad, escuelas, universidades, servicios sociales, etc.

La vivienda será una de las esferas en que será clave la "mano invisible" de Smith. Según cifras oficiales, en la Isla hay un déficit de unas 600.000 viviendas. Solo cubrir ese déficit habitacional costará decenas de miles de millones que el Gobierno no podría financiar.

Agréguense los millones de inmuebles que requieren reparaciones capitales. Además, las casas y apartamentos requieren servicio eléctrico, agua potable, supermercados, escuelas, farmacias, parques. De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas, de los 3,8 millones de viviendas de  la Isla, el 30%  no cuenta con agua suministrada por un acueducto.

Y  Granma ha informado que en La Habana se pierde el 70% del agua bombeada desde  el acueducto debido al ruinoso estado  de los 2.194 kilómetros de las redes de abasto. Asimismo, hoy la única vía que  une a  Pinar del Río con Santiago de Cuba  es  la Carretera Central de 1.139 kilómetros construida  hace 84 años por Gerardo Machado.

En fin,  la tarea de reconstruir y modernizar la economía cubana será gigantesca. Y mientras más se prolongue la dictadura, con ingenuas concesiones como las que pide el diario neoyorquino, más difícil y costoso será todo, pues Cuba no podrá contar con la gallina de los huevos de oro que es el sector privado,  nacional y foráneo.

Parodiemos la respuesta que el  pueblo cordobés de Fuenteovejuna —recreado por Lope de Vega— daba al juez al preguntar quién mató al Comendador,  y preguntemos: "¿Quién reconstruirá a Cuba? El sector privado, señor."



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Alfredo M. Cepero: LOS PREJUICIOS IDEOLÓGICOS DEL NEW YORK TIMES.



LOS PREJUICIOS IDEOLÓGICOS DEL NEW YORK TIMES.

Por Alfredo M. Cepero
Director de www.lanuevanacion.com
ígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero

El New York Times es un gran periódico que durante 163 años, en el curso de los cuales ha ganado 106 Premios Pulitzer, ha proporcionado información fidedigna y detallada a miles de millones de lectores. Sus departamentos de investigación y de análisis, unidos a la calidad profesional de sus diseñadores y redactores, le han ganado merecida fama como el mejor periódico de los Estados Unidos y uno de los mejores del mundo. Pero hasta ahí llega mi admiración por el rotativo junto al Hudson. Porque su forma de presentar los temas sobre asuntos políticos e ideológicos ha sido la excepción de la que debe ser la regla de oro de cualquier empresa informativa: la objetividad en la presentación de sus informaciones y el equilibrio en sus páginas de opinión.
La izquierda obsesiva y vitriólica que determina el contenido político del New York Times sufre de una especie de virus ideológico que paraliza sus procesos mentales y para el que no parece existir cura ni antídoto conocidos. Por eso Francisco Franco, Augusto Pinochet y Fulgencio Batista fueron calificados en su tiempo, y lo siguen siendo hasta este momento, de dictadores. En increíble contradicción, Joseph Stalin, MaoTse Tung y Raul Castro, mil veces más represores y asesinos que los antes mencionados, son calificados, y lo serán por la eternidad, como líderes, gobernantes y hasta presidentes. Un flaco servicio a la objetividad periodística y un verdadero insulto a la inteligencia de sus lectores.

De ahí que no me haya extrañado en lo más mínimo el último atentado del New York Times contra la compasión humana, la verdad histórica y hasta el sentido común. Con el fin de promover su agenda de izquierda, y a sabiendas de que prolonga el martirio de 12 millones de cubanos, ha propuesto que el Presidente Barack Obama levante de manera unilateral el embargo contra la tiranía de los vándalos de Birán. Dejemos, sin embargo, que sean los ideólogos del Times, abdicando de su misión periodística, quienes se expresen: "Por primera vez en más de medio siglo, cambios en la opinión pública estadounidense y una serie de reformas en Cuba han hecho que sea políticamente viable reanudar relaciones diplomáticas y acabar con un embargo insensato".

En este sentido, podría ser aceptable, aunque reprochable, que los estados actúen dentro del contexto de lo que sea políticamente viable. Pero que un periódico que se proclama defensor de la libertad, de la democracia y de los derechos humanos proponga semejante claudicación ante tiranos que han esquilmado a su pueblo por más de medio siglo es una soberana canallada. El Times llega incluso a dar certificado de validez a las maniobras de los tiranos para aferrarse al poder cuando afirma: "El proceso de reformas ha sido lento y ha habido reveses. Pero en conjunto estos cambios demuestran que Cuba se está preparando para una era post-embargo".

Pero ahí no termina la conducta del Times como celestina de la tiranía castrista. En el colmo del cinismo, presenta a los asesinos de miles de seres humanos en Cuba y en cuatro continente como paladines en la lucha contra el ébola. En este sentido afirma: "Cuba es una isla pobre y relativamente aislada. Queda a más de 7,000 kilómetros de los países africanos donde el ébola se está esparciendo a un ritmo alarmante, pero podría terminar jugando el papel más destacado entre las naciones que están trabajando para refrenar la propagación del virus". Llega incluso a citar una referencia indirecta a Cuba del Secretario de Estado, John Kerry, cuando éste elogió la semana pasada el “coraje de todo profesional médico que está asumiendo este desafío”.

Abundando sobre el tema, y en la cima de la hipocresía y del descaro, el New York Times afirma: "Es lamentable que Washington, el principal contribuyente financiero a la lucha contra el ébola, no tenga vínculos diplomáticos con La Habana, dado que Cuba podría terminar desempeñando la labor más vital. En este caso, la enemistad tiene repercusiones de vida o muerte, ya que las dos capitales no tienen mecanismos para coordinar sus esfuerzos a alto nivel". Una mórbida y deleznable explotación de la desgracia humana para promover una agenda ideológica.

Por otra parte, el Times no está interesado en los hechos históricos incontrovertibles que determinaron la ruptura de relaciones diplomáticas entre Washington y la tiranía castrista en 1962. El déspota que bajó ensoberbecido de su madriguera en la Sierra Maestra decidió expropiar sin compensación alguna las propiedades de corporaciones y ciudadanos norteamericanos residentes en Cuba. En los próximos 50 años, cerca de 6,000 corporaciones y ciudadanos norteamericanos han establecidos demandas contra la tiranía comunista por un monto superior a los 7,000 millones de dólares.

Como apuntamos al principio, el New York Times no está siquiera interesado en las condiciones aterrantes y miserables en que subsisten actualmente los cubanos. Condiciones que ha destacado hasta un organismo corrupto y complaciente con la tiranía cubana como la Organización de Naciones Unidas. En reiteradas ocasiones la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha adoptado la medida extraordinaria de designar un Relator Especial para investigar los abusos contra los derechos humanos. El Gobierno cubano ha negado sistemáticamente el acceso al Relator Especial y ha expresado de forma oficial su decisión de no "aplicar ni una coma" de las resoluciones de las Naciones Unidas por las que se designa el Relator.

Si en vez de parcializarse con la tiranía el Times quiere solidarizarse con la tragedia del pueblo cubano no tiene que dirigirse a Obama sino a los Castro. Ellos son quienes mantienen un embargo interno y son los responsables del embargo externo. Todo lo que tienen que hacer es irse con sus arcas llenas de dinero más allá del alcance de la justicia que, de no irse, un día no lejano les aplicara su pueblo.

La Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática, más conocida por los nombres de sus principales promotores, el senador por Carolina del Norte, Jesse Helms, y el representante por Illinois, Dan Burton, especifica con claridad las condiciones para el levantamiento del embargo. En tal sentido, estipula: "Cuando el Presidente de los Estados Unidos determine que se encuentra en el poder un gobierno cubano de transición, y notifique esa determinación ante los comités pertinentes del Congreso de los Estados Unidos, tras celebrar consultas con el Congreso, quedará autorizado a tomar medidas destinadas a suspender el embargo económico de Cuba".

Por desgracia, las decisiones humanas no siempre son tomadas a la luz de la razón o determinadas por la justicia. Los tiranos cubanos están empecinados en morir en el poder y el New York Times no está dispuesto a reconocer su error de publicar la entrevista en que Herbert Mathews resucitó a un Fidel Castro que muchos creían muerto y lo presentó como un Robin Hood que sacaría a los cubanos de la opresión y de la miseria. Pero la opresión de Batista devino en la represión de Castro y la miseria anterior a la tiranía castrista, cuando se le compara con la existencia miserable y paupérrima del 95 por ciento de los cubanos en la actualidad, es recordada hoy como una época de opulencia y de relativa libertad.

No puedo cerrar este artículo sin hacer referencia al logo altisonante del New York Times: "All the News That's Fit to Print." ("Todas las noticias dignas de ser impresas".) Palabras que no son capaces de encubrir los prejuicios de su línea editorial y la manipulación de sus informaciones. Se me ocurre que un lema más descriptivo de su forma de enfocar los acontecimientos del mundo sería; "Toda la basura que aguante el papel".
************

THE WASHINGTON POST: 'EL RÉGIMEN CUBANO NO DEBE SER RECOMPENSADO POR NEGAR LIBERTAD AL PUEBLO'

'Un levantamiento total del embargo ahora premiaría y validaría su intransigencia', advierte.
Una concesión como el levantamiento del embargo solo debe hacerse cuando el Gobierno cubano "garantice genuina libertad" al pueblo de la Isla, consideró este lunes en un editorial el diario estadounidense The Washington Post, en contraste con The New York Times, que hace poco más de una semana asumió la posición contraria.
"El embargo estadounidense ha sido sustancialmente relajado en los años recientes para permitir exportaciones de alimentos y medicinas por cientos de millones de dólares, en adición a los bienes de consumo enviados a los cubanos por sus familiares en este país (EEUU)", señaló The Washington Post.
"La cuestión es si una mayor flexibilización es merecida", razonó. "La persecución de disidentes por parte del régimen es incesante", advirtió, y La Habana mantiene preso "bajo falsos cargos" al contratista estadounidense Alan Gross.
Mientras el Gobierno de Cuba "juega a la liberalización económica y levanta las restricciones de viaje para algunos, no vemos signos de que los hermanos Castro estén aflojando su agarre", indicó el Consejo Editorial del diario.
"Un levantamiento total del embargo ahora premiaría y validaría su intransigencia", alertó.
El periódico recordó que en un reciente artículo, publicado en la prensa oficial de la Isla, Fidel Castro prodigó elogios a The New York Times por el editorial en el que pidió el fin del embargo.
"Pero Castro tenía una queja: The Times mencionó el acoso a disidentes y la aún no explicada muerte del destacado exponente de la democracia Oswaldo Payá y un joven activista, Harold Cepero, en la colisión de un auto hace dos años", recordó el The Washington Post.
Castro consideró "calumniosa y gratuita" la afirmación de que el Gobierno cubano tiene todavía que explicar esas muertes, añadió.
"Entonces, ¿por qué Cuba no hace nada para disipar la niebla de sospecha que aún perdura sobre esas muertes?", preguntó el diario. "Si la acusación es escandalosa, Castro ha tenido un largo tiempo para ordenar una investigación profunda de lo que pasó en una aislada carretera de Cuba el 22 de julio de 2012. Hasta ahora, solo ha habido un burdo intento de encubrimiento y negación", criticó.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Video de la entrevista de "VOCES DE CUBA" PROGRAMA 11 a ÁNGEL CARROMERO. Sobre el asesinato de Oswaldo Payá y Harold Cepero en Cuba y su libro MUERTE BAJO SOSPECHA

Tomado de http://vimeo.com/109655882

En el programa número 11 de "VOCES DE CUBA" mantenemos una charla con ÁNGEL CARROMERO quien en éste mes de Octubre de 2014 visitó Estados Unidos para presentar su libro MUERTE BAJO SOSPECHA.
Con él recorrimos los contenidos de su libro, recordando que lo llevó a Cuba en Julio de 2012; como conoció a OSWALDO PAYA y a HAROLD CEPERO?, que los llevó a viajar a Santiago de Cuba?, que fue lo que realmente sucedió en los hechos que les hicieron perder la vida a PAYA y CEPERO aquella manaña cerca de Bayamo?.
Quienes los socorrieron y llevaron al hospital y que aconteció alli? En que circunstancias el regimen cubano lo grabó a Carromero


"VOCES DE CUBA" PROGRAMA 11 - ÁNGEL CARROMERO

Etiquetas: , , , , , , , ,


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Néstor Díaz de Villegas: Castro, el ébola y 'The New York Times'

Nota del Bloguista de Baracutey Cubano
 
PERO ..... El Washington Post está en contra del levantamiento del Embargo, el anñalis no es tan sencillo. La culpa fundamental es de los Castro y cómplices y ....del pueblo cubano por no haber hecho lo que debíamos y debemos hacer: levantar la cabeza  y no plegarnos más al Castrismo y sus mandatos.
**********


Castro, el ébola y 'The New York Times'

Por Néstor Díaz de Villegas
Hollywood
22 Oct 2014

Por si quedaban dudas, los últimos dos bombazos de The New York Times dejaron claro quiénes son los verdaderos enemigos del pueblo cubano. También en eso Fidel "tiene toda la razón". Solo la disidencia no se da cuenta de que… ¡se trata de los yanquis, idiotas! El programa de la oposición adolece de un gravísimo déficit: el antiguo, mañoso, indispensable antiamericanismo.

La disidencia no se ha enterado de que el enemigo de la sociedad civil cubana es el establishment liberal gringo, no Fidel Castro. Cuando aprenda a ver a Fidel como una creación del imaginario norteamericano podrá dirigir sus esfuerzos en la dirección correcta; cuando entienda que Fidel gobierna por y para los yanquis, y que en momentos de crisis —Girón, Elián, Mariel, Ébola— actúa desde dentro del Sistema, con más autoridad e influencia que un senador o un representante.

En lo que respecta a la política interna norteamericana, Cuba tiene más peso que Puerto Rico o Hawai. Su situación de facto es la de un Estado Libre Asociado, aunque  en realidad esté más cerca de ser una colonia. Las funciones de Castro son las de un gobernador y Capitán General (ahora también Surgeon General) cuyo mandato excede hoy el de cualquier político cubanoamericano.

Al enfrentarnos a Fidel encaramos a un espejismo, un gigante español que aparece como un molino de viento. Sin embargo, el engranaje que sostiene esa fantasmagoría, el motor que le da cranque al gigante, es el complejo político-cultural gringo. Si queremos ver resultados debemos atacar el engranaje, no al gigante. Denunciar a Fidel por lo que es realmente: un títere del establishment, un instrumento de la política colonial, un lacayo del imperialismo, otra máscara de la penetración ideológica.

¿Qué cubano no se sintió penetrado ideológicamente por los editoriales de The New York Times? ¿Hacen falta más pruebas de la capacidad penetradora, invasora e injerencista de un periódico gringo? Somos nosotros y no su socio quienes deberíamos levantar cartelones a las puertas de la Pequeña Habana: "¡Señores editorialistas del New York Times, les tenemos más miedo que a Fidel Castro!"

Los últimos que entendieron el asunto correctamente fueron aquellos dulces guerreros traicionados que hoy llegan al fin de sus días en el más total abandono, los luchadores de las brigadas de asalto, los saboteadores y comecandelas de la época heroica. Ellos le viraron los cañones a los gringos. Pero la nueva oposición no está en condiciones de asumir la lucha en los términos del antimperialismo, acaso por haber  sido educada dentro de un programa diversionista que le hizo ver el conflicto como diferendo. He ahí el engañabobos: una oposición entrenada en no embestir al enemigo, programada para no ofender al contrincante.

Un virus a la medida de Robin Hood

Hace poco supimos de un pelotón de espías castristas que se hacía pasar por una cátedra de académicos. ¿Necesitábamos esa mala noticia para saber que el castrismo es asignatura de cualquier currículo, o aún peor, que es parte de la praxis docente y la visión escolástica del mundo? Lo que revelan los recientes editoriales de The New York Times no es más que la presencia profunda del castrismo, su irrupción en los programas posgraduados, la popularización de sus tergiversaciones.

Pero el castrismo es mucho más que un simple caso de infiltración y espionaje: opera desde adentro, es un bodysnatcher, un zombi filosófico metido en el cuerpo de un millón de egresados de la Liga Ivy. Ana Belén Montes, producto de John Hopkins University, no era un elemento foráneo en el cerebro de la Central de Inteligencia, sino otra chica idealista que pudo haber aterrizado en la redacción de un gran periódico. Si el caso de los "Cinco Espías" es indicativo de la familiaridad con que el estamento intelectual yanqui trata al fidelismo en su aspecto delictivo, entonces debemos asumir la existencia de un ejército de Anas Belén marchando a ciegas, con los brazos al frente, hacia un futuro totalitario.

The New York Times es castrista y siempre lo fue (me resulta difícil, y hasta engorroso, explicárselo a un buen amigo americano que compartió conmigo el enlace de los editoriales). En 1957 envió a Herbert Matthews, un veterano de la Guerra Civil Española, simpatizante de los comunistas, a resucitar a un forajido que el ejército constitucional había dado por muerto. Su versión de Fidel Castro, su creación de un Robin Hood en fatigues, es la causa eficiente del castrismo, y no los excesos del batistato. La incapacidad de Fulgencio Batista para imponerse al espectro que enciende un tabaco en la foto borrosa de Matthews, determinó su suerte y el destino de la República. Hoy sabemos que la batalla por Cuba se perdió en la redacción de The New York Times.

Cincuenta y siete años más tarde, Robin Hood se enfrenta al ébola. Si es cierto que Castro fue creado por los magos del Departamento de Estado y mantenido magnánimamente por 11 presidentes norteamericanos, entonces el brote de ébola debe ser falso, la perfecta epidemia fabricada por la administración Obama con el único propósito de que Raúl Castro despache un contingente de médicos: La Habana bien vale una plaga.
**********

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

POR EL NOMBRE LOS CONOCERÁS. Nancy Pérez-Crespo sobre la campaña de Cuba Now.

Tomado de http://www.lanuevanacion.com/articles.aspx?art=5016

POR EL NOMBRE LOS CONOCERÁS

 *******
Que ahora estos títeres, salidos de la nada o más bien, salidos del sombrero de tres picos de Carlos Saladrigas, vengan a darnos directrices, eso ya es demasiado.
********
Por Nancy Pérez-Crespo
ctubre 2014


Han comenzado a transmitir por las cadenas de la televisión local una campaña con un anuncio dirigido a los cubanos-americanos (los que tenemos voto) que me ha horrorizado.

Se trata de un video (por cierto feo, opaco, deprimente), donde un anciano, una joven y no sé quien más, nos piden elegir, en esta contienda lectoral, a los candidatos que están a favor de los viajes a Cuba. Por cierto que la imagen de esos individuos no muestra para nada el verdadero perfil de nuestra vibrante comunidad de exiliados.

Los anuncios son patrocinados (en otras palabras pagados con dinero contante y sonante) por una organización relativamente nueva, llamada #Cuba Now.

De esa organización semi-fantasma supimos el pasado uno de mayo, porque colocó vallas en el metro de la capital para, según ellos, presionar al Presidente Obama para que cambie su política hacia Cuba, pero en el trasfondo, también estaban promoviendo el levantamiento de las sanciones que Estados Unidos aplicó a la dictadura cubana en octubre de 1960, como respuesta a las confiscaciones de las propiedades de los ciudadanos norteamericanos por parte del régimen comunista.

Estas sanciones también son conocidas como el embargo y que la dictadura cubana llama, con una total desvergüenza, «bloqueo».

En la estratagema de #CubaNow durante la estratagema en Washington, el individuo que dio la cara es un tal Ricardo Herrero (que es el mismo que la da ahora) y funge como Director Ejecutivo de la organización.

Ricardo Herrero, que anteriormente se desempeñó como Director Ejecutivo Adjunto del Cuba Study Group, la organización que dirige Carlos Saladrigas. Antes, él co-fundó y se desempeñó como Director de Operaciones de Concordia Behavioral Health, un negocio de salud conductual administrada con sede en Miami y cuyo dueño es: Carlos Saladrigas.

En la campaña publicitaria en Washington, Herrero se negó a dar los nombres de los donantes que sufragaban el gasto, alegando que quería evitarles ataques personales (parece que sabía que estaba haciendo una acto deleznable).

Herrero tampoco quiso dar detalles sobre las finanzas de su grupo y se negó a ofrecer las cifras del costo total de la publicidad hecha en DC. Pero cuando un periodista le alegó que no era factible que #CubaNow tuviera un cofre parecido al del prestigioso grupo pro-embargo de US-Cuba Democracy PAC, Herrero dijo: «Ciertamente no estamos desarmados financieramente».

Los nombres que aparecen en la plantilla de #CubaNow, además de Herrero, son: David Gómez, Guillermo Artiles, Alejandro Barreras, Augusto R. López y Ralph Patiño. Todos ellos perfectos desconocidos en esta ya larga lucha por la libertad de Cuba.

En el pasado de estos individuos no existe siquiera una leve preocupación por las constantes violaciones a los Derechos Humanos de los cubanos, ni una pequeña mención de las organizaciones que dentro de Cuba se enfrentan a la dictadura, ni una referencia a los miles de presos políticos.

Tenemos, y con toda razón, que preguntarnos: ¿Qué moral tiene este grupo para venir ahora a decirnos por quien tenemos que votar?

Porque esta llamada campaña publicitaria es evidentemente una burda artimaña que trata de apelar a uno de los más importantes valores de los cubanos: La familia.

Es, a todas luces, una cochina campaña electoral con miras al Distrito 26 y a la reelección del político Joe García, porque él es el único candidato que favorece o simpatiza con la agenda de #CubaNow.

Los cubanos ya estamos muy cansados de tanta manipulación y fanfarria. Que ahora estos títeres, salidos de la nada o más bien, salidos del sombrero de tres picos de Carlos Saladrigas, vengan a darnos directrices, eso ya es demasiado.

Y por favor basta ya, que Cuba NO es Now (ahora). Cuba ha sido siempre y será, antes y después. A pesar de todo y contra todos, porque Cuba es inmortal. La tiranía nos la robó, pero Cuba vive en nosotros, en el recuerdo, en la memoria, sin importar tiempo o lugar. La Isla sobrevivirá a la tempestad, porque ella es eterna.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Pedro Corzo: Ernesto Guevara, anatomía de un mito. Fue sin duda alguna para la subversión totalitaria un excelente teniente, pero nunca un capitán.


Ernesto Guevara, anatomía de un mito

******
Fue sin duda alguna para la subversión totalitaria un excelente teniente, pero nunca un capitán.
******

Por Pedro Corzo
21.10.2014


" Debería haber habido unos cuantos fusilamientos al comienzo pero es otra cosa..."

Ernesto Guevara

Hay hombres antológicos, individuos que independientemente de nuestros sentimientos e ideologías se les debe atribuir un peso específico en los acontecimientos políticos de su época y no cabe duda que Ernesto Guevara de la Serna, es uno de ellos.

Pero tales características no deben ser fundamento para generar imágenes públicas que no se corresponden con la realidad. Guevara representa todo lo contrario a nuestros valores de libertad y respeto a la dignidad humana. En varios de sus escritos, cartas y diario de vida, afirmaba que entre los sectores culpables de la derrota de Jacobo Arbenz estaban la Iglesia Católica y la prensa reaccionaria. Los calificó como sectores problemáticos que requerían una atención especial para que las futuras revoluciones socialistas en otros países no padecieran los problemas que afrontaba el gobierno de Guatemala.

Estando en México, no asilado, ya que después que buscó refugio en la embajada de su país en la capital guatemalteca salió sin problemas de la misma y permaneció por varios días en la ciudad, le escribió una carta  a su amiga Tita Infante: en la que  refería textualmente.: "Los periódicos de Las Américas publicaban mentiras. Ante todo, no hubo asesinato ni nada que se le parezca. Debería haber habido unos cuantos fusilamientos al comienzo pero es otra cosa. Si se hubieran producido esos fusilamientos, el gobierno hubiera conservado la posibilidad de devolver el golpe". Apuntamos que Guevara firmó más de una carta con el seudónimo Stalin II, ¿por qué?

Fusilar, matar, es una pasión que pondría en práctica en Cuba. El 22 de enero de 1957, después del encuentro de "Llanos del Infierno", escribe en su diario de campaña, sin ningún tipo de conmiseración por el hombre que había acabado de matar. "Tiré a rumbo la primera vez y fallé, el segundo disparo dio de lleno en el pecho del hombre que cayó dejando su fusil clavado en la tierra por la bayoneta. Cubierto por el guajiro Crespo, llegué a la casa donde pude observar el cadáver y le quité sus balas, su fusil y algunas otras pertenencias. El hombre había recibido un balazo en medio del pecho que debió haber partido el corazón y su muerte fue instantánea; ya presentaba los primeros síntomas de la rigidez cadavérica debido quizás al cansancio de la última jornada que había rendido".

De lo mucho que hemos leído de y sobre Guevara, se podría concluir que era él, no más allá de las virtudes y capacidades, por supuesto, después de Fidel Castro.

Años más tarde, en el exilio, vi un absurdo cinematográfico en el que el gobernante cubano era una especie de peón en el juego del Gran Maestro argentino. El documental llega a afirmar que el triunfo de la insurrección contra la dictadura de Fulgencio Batista era producto de la capacidad de dirección y acción del publicitado "Che". Realmente no hay otra cosa más disparatada que estas dos versiones.

Ernesto Guevara era un individuo audaz, disciplinado e inteligente pero le faltaba la plasticidad y creatividad de un verdadero conductor. A esto se suma un carácter cruel, despótico e irreverente y una total intolerancia hacia aquellos que fueran adversarios de sus postulados. No tenía (su primer fracaso en el Congo lo indica, y el desastre que protagonizó en Bolivia lo confirma) capacidad para el primer mando, fue sin duda alguna para la subversión totalitaria un excelente teniente, pero nunca un capitán.

Sin embargo, no cabe duda que se encontraba entre los principales colaboradores de Castro y que fue tal vez el que más influyó en el derrotero final de la Revolución triunfante.

Sus ideas políticas eran claramente marxistas, aunque se discuta si militaba en algún partido comunista. En un discurso a menos de un mes del triunfo insurreccional manifestó que había que construir una "Democracia Armada", frase de Lenin, y exhortó antes que Fidel Castro a una revolución continental, expresó: "Esta revolución no está limitada a la nación cubana; sea este el primer paso hacia la victoria de América". 

Su ventaja, indudablemente, era que sabía lo que quería en un universo de dirigentes sin preparación política que se encontraban sometidos a la seducción carismática de un líder oportunista que asumía la ideología que le posibilitara un poder absoluto y de por vida.

Guevara estaba identificado con el marxismo más ortodoxo. Fue el primer dirigente de la Revolución, 1960, que planteó la posibilidad de que el proceso asumiese como propias las ideas de Carlos Marx y el primero también en abogar por las más estrechas relaciones con los países del campo socialista.

Recordemos que fue el artífice del primer convenio comercial entre Cuba y La Unión Soviética. Este acuerdo comprometía al Kremlin a comprar un millón de toneladas de azúcar a La Habana, y Cuba aceptaba asociarse a la política de "coexistencia pacífica" de Moscú. Este capítulo se puede considerar el principio del fin de la independencia política del proceso revolucionario cubano, y aunque años más tarde en cierta medida cuestionaría la supuesta solidaridad soviética y criticase las estrechas relaciones entre los dos países,  fue el principal impulsor de una asociación que resultó nefasta para ambos pueblos.

Su soberbia, su iluminismo, su desprecio a todo lo que no se ajustara a su voluntad, más que un supuesto sentido de la justicia, que no le caracterizaba, le impulsó en 1965 a criticar durante su visita a Argel, Argelia, la tan proclamada solidaridad soviética acusando a ese país de ser en cierta medida cómplice del imperialismo.

Ernesto Guevara desde su elevada posición de comandante de la Revolución y desde los diversos cargos que ocupó en sus casi siete años de poder político en Cuba: ejecutivo del Instituto Nacional de Reforma Agraria, presidente del Banco Nacional de Cuba, directivo de la Junta Central de Planificación, Ministro de Industrias y otras importantes funciones, fue uno de los personajes claves en el derrotero de la economía de la isla hacia la estatización a un ritmo que, según especialistas, no tuvo paralelo en los primeros años de la revolución soviética o en la China de Mao.

Entre el 6 de agosto al 25 de octubre de 1960 ordenó la estatización de todas las empresas estadounidenses que operaban en Cuba, un capital  aproximado de mil quinientos millones de dólares y de 382 compañías de capital cubano. Tan vertiginoso fue el proceso que el marxista Rene Dumont le criticó porque consideraba que era peligroso para la economía un ritmo tan vertiginoso de expropiación y control de los medios de producción, agregando que en la isla se había hecho en un año lo que Mao Tse Tung había realizado en siete.

La gerencia de la economía cubana por parte de Guevara resultó en fracaso. La producción cayó vertiginosamente y la productividad disminuyó a niveles sin precedentes. La irreverencia, por calificarlo de alguna manera, de este personaje llegó al extremo de firmar con su sobrenombre "Che" los billetes que se emitieron en Cuba durante su presidencia del Banco Nacional.

Desaparecieron los controles económicos en el país y la calidad de los servicios se derrumbó. El llamado estímulo moral al trabajador no motivó un mejor desempeño laboral sino que generó una indisciplina de trabajo que se ha acentuado con los años.

El trabajo voluntario en el plano económico resultó un derroche. Una práctica política oportuna y conveniente para instaurar el totalitarismo y vencer la resistencia del ciudadano, pero en lo que a  logros económicos respecta fue otro fiasco. El control de la economía por parte de administradores públicos fue en Cuba una catástrofe, al igual que en los otros países donde había sido implantado.

Ernesto Guevara también se equivocó en la gestación del llamado hombre nuevo. Su intento por transformar la conciencia del individuo y su conducta se aprecia a plenitud en esa gran cantidad de hombres y mujeres jóvenes que salen al exterior en procura de una vida diferente. En esta corriente migratoria se destacan hijos de muchos de los dirigentes de la Revolución que creen en la libertad, en la economía independiente y en el derecho a elegir el tipo de vida que les plazca; personas que rechazan el modelo económico y político vigente en Cuba.

Es de creer que si Guevara estuviese vivo sería uno de los disidentes más renuentes del Castrismo. No porque estuviera a favor de más libertades sino porque el Gobierno de La Habana para sobrevivir ha abandonado en cierta medida la ortodoxia guevarista. Ya en la década del 60, cuando apreció que la Revolución dejaba el lirismo guerrillero y la improvisación era sustituida por sistemas y métodos que, aunque demostraron ser ineficientes, impedían el voluntarismo en la gestión económica y política, mostró públicamente su disgusto.

Afirmamos que el desaparecido guerrillero sintetiza todo lo opuesto a los valores que denominamos cristianos porque en julio de 1960, durante un congreso de juventudes latinoamericanas que se celebró en  Cuba, manifestó: "La moderación es otra de las palabras que les gusta usar a los agentes de la colonia, son moderados, todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma. El pueblo no es de ninguna manera moderado". A esta crítica al consenso, al entendimiento de partes en disputa agregó: "Nosotros, los miembros de la Revolución cubana, que somos el pueblo entero de Cuba, llamamos amigos a nuestros amigos y enemigos a nuestros enemigos, y no admitimos términos medios: o se es amigo, o se es enemigo..................Y ese pueblo que hoy está ante ustedes, les dice que, aun cuando debiera desaparecer de la faz de la tierra porque se desatara a causa de él, una contienda atómica, y fuera su primer blanco; aun cuando desapareciera total mente esta Isla y sus habitantes, se consideraría completamente feliz, y completamente logrado, si cada uno de ustedes al llegar a sus tierras es capaz de decir: Aquí estamos. La palabra nos viene húmeda de los bosques cubanos. Hemos subido a la Sierra Maestra, y hemos conocido a la aurora, y tenemos nuestra mente y nuestras manos llenas de la semilla de la aurora, y estamos dispuestos a sembrarla en esta tierra y a defenderla para que fructifique".

Este discurso dirigido a más de 900 estudiantes de nuestro hemisferio, un verdadero canto a la muerte y la destrucción, tuvo lugar en el marco de declaraciones del premier soviético Nikita Jruschov en las que manifestó que la otrora potencia mundial defendería a la Revolución Cubana a como diese  lugar.

Ernesto Guevara demostró ser un ferviente defensor de la violencia en la que tampoco cosechó triunfos, porque su extremismo y rigidez de pensamiento le impedían aprender de los errores y rectificar en los empeños. Le faltaba el sentido de la oportunidad que caracteriza a su mentor, Fidel Castro.

El modesto rol que cumplió en la Guatemala de Jacobo Arbenz, la sobredimensionada invasión a Occidente y la toma de Santa Clara, incluyendo la ocupación del tren blindado, forman parte de la fantasiosa épica guerrillera que ha caracterizado a la insurrección cubana, otro mito sólo comparable al que adorna a Ernesto Guevara, más referencia comercial y mediática que referente ideológico o político.
******
Guevara: Anatomia de un mito. (Archivo histórico)




Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Juan Juan Almeida: La Historia me absolverá: una mentira olímpica


Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Las actas de los dos juicios sobre el ataque al Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953  desaparecieron  muy tempranamente de los archivos de  la Audiencia de Santiago de Cuba; las actas criminales deben estar en los archivos durante 25 años. La existencia de esas actas de los juicios del Moncada desmentían  la propaganda  del incipiente Movimiento 26 de Julio con la distribución del supuesto alegato de Fidel Castro en su juicio sobre el ataque al Cuartel Moncada. Hay versiones que vinculan al cercano amigo  y cómplice  en hechos de matonismo y de juergas de Fidel Castro, al ya fallecido abogado Baudilio ¨Bilito¨Castellanos (cuyas hijas viven en Francia desde hace muchos años)  con la temprana desaparición de esas actas donde se recogían lo expresado por las diferentes partes, incluyendo a los acusado;  hecho muy necesario para fabricar el mito del alegato de Fidel Castro en el Juicio del Moncada . Un abogado conocido mío sí me expresó en los años 70s en Cuba, que Juan Almeida sí había sido muy valiente en el juicio.

Por cierto:  ¿ alguien ha oido o leido algo escrito por Fidel Castro en que se emplee el galicismo: ¨OS VOY ...¨que aparece al inicio del capítulo XII de La Historia me Absolverá, conocedores de las técnicas de crítica textual apuntan que la mano, entre otras,  de Jorge Mañach está en ese inventado alegato. La entonces batistiana ( razón esta por la que se le permitió ser la primera periodista en entrar al Moncada y en asistir al juicio de Fidel Castro) Marta Rojas ha sido la única fuente del oficialismo  que estuvo presente y que asegura que Fidel  Castro expresó en el juicio lo que aparece en La Historia me absolverá, pero el testimonio  de Marta Rojas no es confiable, pues para su beneficio dice y escribe lo que le es conveniente. Veamos esta carta que le escribió a Fulgencio Batista después del ataque al Palacio Presidencial el 13 de marzo de 1957.




 ****************

 La Historia me absolverá: una mentira olímpica

******
Nos dijo lo que queríamos escuchar y, en menos de cinco meses, sin necesidad de Internet, su funesta y ruin comedia ya había recorrido la isla de San Antonio a Maisí.
******

Por Juan Juan Almeida
20 de octubre de 2014

La Historia me absolverá , más que un documento histórico, es una invención fabricada que nunca es tarde para desmontar. Y no me refiero al hecho de que los actos denunciados en la conocida soflama, continúen teniendo vigencia.

Conocemos la autobiografía del fracaso y nuestra bancarrota moral, sabemos que los males que aquejaban a la sociedad cubana de entonces, hoy se multiplican. Los cubanos continuamos padeciendo a un dictador, la prostitución prolifera, la pobreza es una pandemia, los problemas de vivienda son el pan de cada día, y los militares y reclutas continúan trabajando sin paga en las fincas de los Generales. Nada de aquello ha cambiado, no hay una ley de transparencia que nos ayude a evidenciar, por ejemplo, el escandaloso gasto de una modesta funcionaria que a nombre del CENESEX, viaja por el mundo con acceso a un presupuesto que supera los $100.000 diarios.

No, yo hablo del documento, porque hace unos días leí que el pasado 16 de octubre se conmemoraron 61 años de "La Historia me absolverá", alocución de autodefensa pronunciada por Fidel Castro ante el tribunal de urgencia del Palacio de Justicia santiaguero; donde fue encausado junto a sus compañeros, los llamados Generación del Centenario del Apóstol, por los asaltos al cuartel Moncada en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, el 26 de julio de 1953.

Primero, debo aclarar que las personas procesadas por la causa número 37 de 1953 fueron juzgadas en el Palacio de Justicia de Santiago. Mucho se ha dicho, tanto que empalaga, sobre los 29 acusados que fueron sancionados a entre seis meses y trece años de privación de libertad, del tiempo que pasaron juntos en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, luego el indulto y posterior salida hacia México. Pero muy poco se conoce sobre un grupo de acusados que al ser considerados ciudadanos ajenos a los hechos, luego de finalizado el juicio, y de guardar prisión preventiva, inmediatamente fueron puestos en libertad. De ellos hablaré en otro momento; los menciono únicamente para que no nos engañen.

Fidel Castro no fue juzgado junto a sus compañeros de causa, su juicio fue el 16 de octubre en la sala de enfermeras del hospital Saturnino Lora, junto al encamillado Abelardo Crespo y Gerardo Poll.

Sin dudas, la defensa existió y, como cualquier reggaeton, fue una expresión muy barroca de verborrea inspiracional. Cuatro horas de entretenimiento oral salpicado de emotiva crítica social y adornado con narraciones épicas; que dista por mucho de lo que conocemos hoy.

Casi toda realidad encierra alguna entelequia, y "La Historia me absolverá" no es realmente el alegato, sino una libérrima versión adaptada a la literatura por la fantasía de Fidel. Me lo contó Melba Hernández, una de "las heroínas del Moncada": el documento lo escribió después, rodeado de libros en su propia biblioteca en el Presidio Modelo. Por cierto, el entonces joven abogado Castro Ruz nunca tuvo acceso a los apuntes que escribió durante el juicio la periodista Marta Rojas, ni a las transcripciones del letrado. Siempre a su favor, magnificó el hecho y modificó los datos.
Nos mintió olímpicamente y aceptamos por desidia, por ignorancia, por mala voluntad o por cualquier otra razón que ahora ni viene al caso. Nos dijo lo que queríamos escuchar y, en menos de cinco meses, sin necesidad de Internet, su funesta y ruin comedia ya había recorrido la isla de San Antonio a Maisí. Pero siempre habrá quien hable porque –como decía mi abuela, a quien le faltaba escuela pero le sobraba mundo–: "Ni todos los ojos abiertos ven, ni todos los cerrados duermen".



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

martes, octubre 21, 2014

Sobre cambios en Cuba. Video relevante donde el opositor Guillermo Fariñas y el verdadero analista político Andrés Alburquerque hablan sobre los cambios en Cuba y la estrategia del Castrismo con ellos

 Sobre cambios en Cuba. Video relevante donde el opositor Guillermo Fariñas y el verdadero analista político  Andrés Alburquerque  hablan sobre los cambios coyunturales y cosméticos  en Cuba y la estrategia del Castrismo con esos cambios.

Los cambios en Cuba, a debate con  Guillermo Fariñas


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

THE WASHINGTON POST: 'EL RÉGIMEN CUBANO NO DEBE SER RECOMPENSADO POR NEGAR LIBERTAD AL PUEBLO'


THE WASHINGTON POST: 'EL RÉGIMEN CUBANO NO DEBE SER RECOMPENSADO POR NEGAR LIBERTAD AL PUEBLO'

'Un levantamiento total del embargo ahora premiaría y validaría su intransigencia', advierte.

Una concesión como el levantamiento del embargo solo debe hacerse cuando el Gobierno cubano "garantice genuina libertad" al pueblo de la Isla, consideró este lunes en un editorial el diario estadounidense The Washington Post, en contraste con The New York Times, que hace poco más de una semana asumió la posición contraria.

"El embargo estadounidense ha sido sustancialmente relajado en los años recientes para permitir exportaciones de alimentos y medicinas por cientos de millones de dólares, en adición a los bienes de consumo enviados a los cubanos por sus familiares en este país (EEUU)", señaló The Washington Post.

"La cuestión es si una mayor flexibilización es merecida", razonó. "La persecución de disidentes por parte del régimen es incesante", advirtió, y La Habana mantiene preso "bajo falsos cargos" al contratista estadounidense Alan Gross.

Mientras el Gobierno de Cuba "juega a la liberalización económica y levanta las restricciones de viaje para algunos, no vemos signos de que los hermanos Castro estén aflojando su agarre", indicó el Consejo Editorial del diario.

"Un levantamiento total del embargo ahora premiaría y validaría su intransigencia", alertó.

El periódico recordó que en un reciente artículo, publicado en la prensa oficial de la Isla, Fidel Castro prodigó elogios a The New York Times por el editorial en el que pidió el fin del embargo.

"Pero Castro tenía una queja: The Times mencionó el acoso a disidentes y la aún no explicada muerte del destacado exponente de la democracia Oswaldo Payá y un joven activista, Harold Cepero, en la colisión de un auto hace dos años", recordó el The Washington Post.

Castro consideró "calumniosa y gratuita" la afirmación de que el Gobierno cubano tiene todavía que explicar esas muertes, añadió.

"Entonces, ¿por qué Cuba no hace nada para disipar la niebla de sospecha que aún perdura sobre esas muertes?", preguntó el diario. "Si la acusación es escandalosa, Castro ha tenido un largo tiempo para ordenar una investigación profunda de lo que pasó en una aislada carretera de Cuba el 22 de julio de 2012. Hasta ahora, solo ha habido un burdo intento de encubrimiento y negación", criticó.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Esteban Fernández: LAS TENTACIONES

 LAS TENTACIONES


Por  Esteban Fernández

Ustedes al igual que yo hemos recibimos cientos de consejos de nuestros padres. Y todos hemos tenido cientos de tentaciones. Muchas de las advertencias nos entran por un oído y nos salen por el otro, mientras otras perduran y las obedecemos  durante todas nuestras vidas. Y después se las pasamos a nuestros descendientes.

La que más me sirvió al llegar a los Estados Unidos fue una que me dijeron al despedirse: “No vayas a hacer nada que nos decepcione a nosotros ”. Y yo vivía convencido de que todo lo que yo hiciera en el exilio se enterarían y repercutiría en mis padres.

Lo cierto fue desde que puse un pie en Florida ya comenzaron para mi -un muchacho sin experiencia en la vida y sólo armado con los principios inculcados- muchas tentaciones.

La cuestión fue que el primer trabajo que conseguí, después de fregar platos, fue en una gasolinera. Ganaba una basura y tenía que echar gasolina, chequear el aceite (cosa que nunca había hecho antes) limpiar los parabrisas y echarle aire a las gomas.

En esa labor me acompañaban dos jóvenes muy dicharacheros y amigables. Uno de ellos me dijo: “¿Ya te diste cuenta que nos pagan una basura?” Y añadió: “¿Ves aquella bomba de gasolina que está al final? Bueno, está adaptada para que en lugar de comenzar en cero comience en un dólar. Todo ancianito que veas despistado y chocho lo envías para allá. Al final del día nos dividimos las ganancias que nos da esa bomba”.

Desesperadamente yo necesita el dinero pero les dije: ‘No, yo no voy a participar en eso, pero yo vine de Cuba porque no quería ser chivato, así es que yo no le digo nada al encargado de la gasolinera” En ese instante se acabó la confraternidad y me dijeron muy molestos: “Bueno, pues aquí si no robas no puedes trabajar” Y sin despedirme del dueño, un señor muy amable llamado Lino que había sido en Cienfuegos dueño de los Ómnibus Menéndez, me fui sin tan siquiera recibir la remuneración por las tres horas que había trabajado. Sólo tenía en el bolsillo un dólar que me había dado de propina un artista español llamado Jorge Mistral.

Después alguien me aconsejó diciéndome: “Vete a ver a tu amigo güinero Rafael, dicen que tiene un trabajo muy bueno y está yendo a la universidad, para ver si te puede  colocar en algo”…Sin buscarlo me lo encontré y le dije: “Oye ¿qué estas haciendo? me dijeron que estás muy bien” Y me dijo: “Sí, estoy haciendo cantidad de dinero robando carros, si quieres te enseño, es súper fácil”…  Nos despedimos con un abrazo, no supe más de él hasta que me enteré que había subido mucho en la escala de delincuente profesional y estaba cumpliendo una cadena perpetua.

Cuando salí del JURE y del Barco Venus, se me acercó uno de los tripulantes y me dijo: “Estoy haciendo lo mismo que hacíamos en la causa cubana, salir en un buque madre como el Venus, entonces en alta mar se nos acerca una lancha, hacemos eso que le llaman ‘rendeveus’ pero ahora en lugar de armas la cosa es con drogas,  y te aseguro que ganas por lo menos un par de miles de dólares por viaje, si por casualidad tenemos que ir a La Guajira en Colombia como guardaespaldas ganas muchísimo más”. Simplemente le respondí: “No, gracias, yo estoy haciendo planes para irme para California”.

En un market que yo iba con regularidad en Miami llamado Casablanca me hice conocido con un arrebatado cubano. El carnicero que había sido compañero mío en el Venus, llamado “Blanquito”, me decía: “¡Oye, dale de  lado al tipo ese que es un chusma y un bandido!”.  Efectivamente ante de un semana me planteó que lo acompañara en su cacharro para interceptarnos delante de una guagua y poner una querella e irnos al quiropráctico y al abogado.

Y trabajando en el Liborio Marquet de Miami (en la 8 y la 8 del S.W.) ganando 95 centavos la hora otro empleado trató de enseñarme que podíamos meter un montón de productos dentro de una bolsa y tirarlos en el latón de basura que estaba atrás de la bodega. Y que después, tarde en la noche, podíamos pasar a recoger la mercancía robada.

Esa vez estuve tentado, porque estaba comiéndome un cable,  pero gracias a Dios llegó mi amigo Jorge Riopedre a visitarme y le dije: “Mi socio, hazme un favor, aquí te voy a dar este dinero, ve al frente y juégalos a estos números en la bolita”…Y los dos disfrutamos de los mil dólares que me gané. La bolita tampoco era legal, pero es mucho mejor que robar y traficar, sin dañar a nadie.

Y allá murieron mis padres sin que  jamás les llegara una sola noticia humillante mediante la cual debían sentirse decepcionados. Y después llegaron mis herederos a los cuales tampoco nunca he querido defraudar.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

La Impresionante Contribución de Cuba en la Lucha Contra el Ébola. Muere por presunta brutalidad policial un detenido en Guantánamo

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Desde que Cuba es república, nacida el 20 de mayo de 1902, la medicina en Cuba se ha ejercido, salvo excepciones, con una alta componente humanitaria. Donde los mejores y mejor pagados médicos  antes de 1959  tenían una parte de su tiempo asignado para trabajar con los pobres y faltos de recursos financiero en hospitales públicos, o sea gratuitos, que alcanzaban la cifra de más de 90 en todo el país y en los dispensarios y¨ Casas de Socorro¨. No hablo de la clínicas mutualistas cuyo número era superior a 200 en todo el país. Cuba antes de la Revolución tenía una tasa de médicos por habitantes casi el doble que la que tenían los EE.UU. en la década de los años 5os del pasado siglo. En la Cuba de antes de 1959 la medicina fue vista por muchos médicos como una  profesión de alta responsabilidad social y hasta para algunos como un sacerdocio.  En la Cuba de antes de 1959 la medicina para el personal médico  nunca tuvo como objetivo fundamental el  lucro y  el hacer dinero a toda costa, algo que sí ya en esos años se veía en otros países. Luego la disponsición de estos médicos cubanos es en PARTE heredada del carácter humanitario que tuvo la medicina de la República de Cuba antes de 1959. Por cierto, Cuba fue el primer país en el mundo que tuvo un Ministerio de Salud. Más detalles en  mi ensayo UNA PRIMERA APROXIMACIÓNA LA REPÚBLICA (1902-1958).
La otra componente que motiva al personal médico cubano de la Isla a ir bajo esas indignantes condiciones de no poder regresar a Cuba  si enferman de ébola, pese a que estudiantes africanos  de esos países y otro tipo de  personal viajan a Cuba ( en estos días hay 12 personas de esos países ingresados sospechosamente en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, en La Habana) es el MIEDO  a decir que NO y la DESESPERACIÓN  de resolver de una vez por toda su precaria situación económica al recibir, según noticia no confirmada, casa, carro y miles de dólares mensuales pagados por la Organización Mundial de la Salud. Decir que NO si se les consulta es no poder salir a otras misiones médicas en otros países  que hasta ahora le han resuelto de manera moderada y temporal la situación económica que tienen en Cuba. Habrá algunos que responden  por convicciones  políticas al llamado de la tiranía, pero son una muy pequeña minoría.

Para la tiranía una buena propaganda  como este envio de personal médico a luchar contra el ébola ( por cierto, el Dr. Antonio ¨Tony¨ Castro  Soto del Valle no está entre ellos,  y el objetivo  de establecer relaciones diplomáticas normales con los EE.UU., como si Cuba fuera un país normal, antes de que ¨los históricos¨mueran YA QUE NO CONFÏAN EN LA CAPACIDAD DE  LOS QUE LES SUCEDAN, EN  MANTENER EL PODER, están íntimamente relacionadas junta a otras que ya hemos denunciado en este blog.

*************
Tomado de http://www.nytimes.com/

La Impresionante Contribución de Cuba en la Lucha Contra el Ébola

By EL COMITÉ EDITORIALOCT. 19, 2014


Médicos cubanos en Sierra Leona. Credit Florian Plaucheur/Agence France-Presse — Getty Images

Cuba es una isla pobre y relativamente aislada. Queda a más de 7,000 kilómetros de los países africanos donde el ébola se está esparciendo a un ritmo alarmante. Sin embargo, debido a su compromiso de desplazar a cientos de médicos y enfermeros al eje de la pandemia, Cuba podría terminar jugando el papel más destacado entre las naciones que están trabajando para refrenar la propagación del virus.

La enorme contribución de Cuba, sin duda, forma parte de sus esfuerzos por mejorar su estatus en el escenario mundial. Aún así, debe ser aplaudida e imitada.

El pánico que ha generado la epidemia alrededor del mundo no ha producido una respuesta adecuada por parte de las naciones que tienen la capacidad de contribuir. Aunque Estados Unidos y otros países han ofrecido su disposición a contribuir dinero, únicamente Cuba y unas pocas organizaciones no gubernamentales están proporcionando lo que se necesita con mayor urgencia: profesionales médicos dispuestos a atender pacientes.

Los médicos en África occidental necesitan urgentemente apoyo internacional para construir centros de aislamiento y poner en práctica mejores mecanismos para diagnosticar pacientes, antes de que desarrollen síntomas avanzados. Más de 400 profesionales médicos han sido infectados y, aproximadamente, 4,450 pacientes han muerto. Dado que se han diagnosticado unos pocos casos en Estados Unidos y Europa, las autoridades médicas temen que el virus pronto podría volverse una crisis mundial.

Es lamentable que Washington, el principal contribuyente financiero a la lucha contra el ébola, no tenga vínculos diplomáticos con La Habana, dado que Cuba podría terminar desempeñando la labor más vital. En este caso, la enemistad tiene repercusiones de vida o muerte, ya que las dos capitales no tienen mecanismos para coordinar sus esfuerzos a alto nivel.

Para la administración Obama, este dilema tiene que enfatizar la idea de que los frutos de normalizar la relación con Cuba conlleva muchos más beneficios que riesgos.

De los extranjeros que trabajan en África occidental, los médicos cubanos van a estar entre los más expuestos y, es muy posible, que algunos contraigan el virus. La Organización Mundial de la Salud está coordinando la labor de los médicos, pero no está claro cómo manejaría la atención y el traslado de aquellos que llegaran a enfermarse. Para transportar pacientes con ébola se necesitan equipos de expertos y aviones equipados con cabinas de aislamiento. La mayoría de compañías de seguros han dicho que no están dispuestas a trasladar pacientes con ébola.

El Secretario de Estado John F. Kerry elogió el viernes el “coraje de todo profesional médico que está asumiendo este desafío”, e hizo una alusión breve a la contribución de Cuba. El Ejército estadounidense ha desplazado aproximadamente 550 soldados para respaldar a las autoridades médicas en los países afectados. Sería cuestión de sentido común y compasión que el Pentágono les ofreciera asistencia a los cubanos, en caso de que alguno se enfermase. Por ejemplo, debería darles acceso al centro médico que construyó en la capital de Liberia, y ayudar con la evacuación de médicos enfermos. Es indispensable reconocer que la labor de los especialistas cubanos contribuye al esfuerzo mundial.
Continue reading the main story
Continue reading the main story

Sin embargo, las autoridades estadounidenses, insensiblemente, se han rehusado a indicar si estarían dispuestos a brindar algún tipo de apoyo.

Miembros del sector médico en Cuba son conscientes de los riesgos que toman al asumir misiones peligrosas. Médicos cubanos desempeñaron el rol principal en la lucha contra el cólera en Haití, después del terremoto de 2010. Cuando algunos regresaron enfermos a Cuba, la isla tuvo que combatir el primer brote de la enfermedad en una década. Si el ébola llegara a Cuba, representaría un desafío más serio para la isla y la región, lo que elevaría el riesgo de que se dispare el número de casos en el hemisferio.

Cuba ha enviado médicos y enfermeros a zonas de desastre durante décadas. Luego del huracán Katrina en 2005, el Gobierno en La Habana ofreció enviar a equipos médicos para atender heridos en Nueva Orleans. Líderes estadounidenses rechazaron ese ofrecimiento. Pero se alegraron al oír, en días recientes, que Cuba estuviera movilizando un grupo para misiones en Sierra Leona, Liberia y Guinea.

Con apoyo técnico de la Organización Mundial de la Salud, el gobierno cubano capacitó a 460 médicos y enfermeros en cuanto a las estrictas precauciones que son necesarias para atender a los pacientes que padecen un virus altamente contagioso. El primer grupo, conformado por 165 profesionales, llegó a Sierra Leona en días recientes. José Luis Di Fabio, el representante de la entidad de salud, dijo que el equipo enviado a África incluye médicos que han trabajado anteriormente en la región, lo cual los hace aún más valiosos. “Cuba cuenta con un personal de salud muy competente”, dijo Di Fabio, quien es de origen uruguayo.

Di Fabio dijo que las sanciones que Estados Unidos mantiene sobre la isla han generado dificultades para el sector médico, ya que varios centros carecen de equipos modernos y suministros suficientes.

En una columna publicada este fin de semana en el diario del Gobierno cubano, Granma, Fidel Castro argumenta que Estados Unidos y Cuba deben poner a un lado sus diferencias, así sea temporalmente, para combatir una amenaza global. Tiene toda la razón.

***********
Pero no nos equivoquemos, la tiranía ha sido , como en esta ocasión; ¨CANDIL EN LA CALLE Y OSCURIDAD EN LA CASA¨.
 
Muere por presunta brutalidad policial un detenido en Guantánamo

*****
Según denuncian familiares y activistas, fue 'golpeado y tirado en un calabozo de un día para otro'.
*****

DDC
Guantánamo
20 Oct 2014

El ciudadano Antonio Leyva Tejeda falleció el domingo presuntamente por una golpiza propinada por policías en Guantánamo, según denunciaron sus familiares.

Leyva Tejeda habría participado en una riña callejera, el pasado lunes, en la que "recibió una pequeña herida". Entonces fue trasladado desde la unidad policial Parque 24 hasta el hospital Agostinho Neto, informó el activista Isael Poveda Silva, según Radio Martí.

El ciudadano fue devuelto luego al recinto policial, donde recibiría los golpes que le provocarían la muerte.

"Lo dejaron tirado en un calabozo de un día para otro, hasta que se dieron cuenta de que su estado era grave y lo trasladaron (otra vez) al hospital, donde falleció ayer 19 de octubre en horas de la mañana", indicó el activista de la Alianza Democrática Oriental (ADO).

"Quisieron intimidar al médico que estaba ese día de guardia, diciéndole que hacía falta que certificara que los daños se los había hecho en la riña tumultuaria", refirió el disidente Jesús Manuel Peña. Según dijo, el galeno se negó a la presión de los policías.

El sepelio de Leyva Tejeda se produjo una hora antes de lo previsto, bajo un fuerte operativo policial.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

lunes, octubre 20, 2014

Luis Cino desde Cuba: Pulpa de libros

Tomado de http://www.circulocinico.com/?p=665

Pulpa de libros

Por  Luis Cino
15 octubre, 2014


Recientemente, una  periodista del NTV se espantó al descubrir  centenares de libros  amontonados  en un almacén de materia prima reciclable, en espera de su turno para ser convertidos en  pulpa.  Y no era para menos la consternación de la periodista: además de decenas de ejemplares del Directorio Telefónico de La Habana de este mismo año, había  libros escolares de varias asignaturas, de economía,  poemarios y novelas, entre ellas, “Crimen y castigo”, de Dostoievsky.

No vaya usted  a pensar mal.  Todavía no han vuelto  a revolucionar la pedagogía, a nadie en las altas esferas le deben molestar los anuncios de los cuentapropistas en las Páginas Amarillas del Directorio Telefónico, ni a Raskolnikov lo  confundieron con un disidente de la era soviética. Nada de eso.  En el reportaje, un funcionario de poca monta, de aspecto lombrosiano, en seca jerga burocrática,   explicaba que dichos libros “ya habían cumplido su ciclo de vida útil”, por lo que serían hechos  pulpa para  hacer nuevos libros.

A juzgar por la actual política editorial y la pobre oferta existente en la mayoría de las librerías, compuesta casi toda por burda politiquería castro-chavista,  puede imaginarse  el tipo de libros que harán con esa pulpa.   Después que duerman unos años, amontonados entre el polvo de los anaqueles, sin que alguien les eche siquiera una ojeada,  los volverán a recoger y a convertir en pulpa, y así ad infinitum…

Sucede que en la sociedad cubana se ha impuesto la insensibilidad, la incultura, la mentalidad de bodegueros… La mayoría de los cubanos leen poco, porque leer un buen libro también se ha vuelto un lujo.

 Unos en  busca de qué cocinar, y otros buscando la forma de llenarse los bolsillos, a muy pocos les duele si hacen pulpa a Dostoievsky o a Proust,  algunas de cuyas obras también son de las que duermen el sueño eterno en las mesas y los estantes de las librerías.

La barbarie anti-literaria que mostró el NTV no es un fenómeno nuevo.

Pastores de iglesias evangélicas independientes  han denunciado la quema de Biblias y otros libros religiosos decomisados.  

En los años 60 y 70 –y no dudo que también en años posteriores - fueron recogidas y destruidas  tiradas enteras de libros que luego de publicados, los comisarios culturales  consideraron que eran ideológicamente nocivos.

La lista sería larga: Así en la paz como en la guerra, de Guillermo Cabrera Infante; Fuera del juego, de Heberto Padilla; Los Siete contra Tebas, de Antón Arrufat;  Condenados de Condado, de Norberto Fuentes; el poemario Lenguaje de mudos, de Delfín Prats; Pasos sobre la hierba, de Eduardo Heras León, y hasta el mismísimo Paradiso, de Lezama, por aquel capítulo que revolvía la moralina homofóbica de los comisarios.

Allá por 1988, cuando trabajaba en la Empresa Provincial de Demoliciones, fui enviado a demoler una nave-almacén en desuso que estaba en la Vía Blanca, en el límite entre El Cerro y Santos Suárez. Allí, entre los escombros y la herrumbre, descubrí varios números  de la revista literaria mexicana “El corno emplumado” y decenas de ejemplares de “Fuera del juego”, y  de “Los Siete contra Tebas”, con aquel infame y ridículo prólogo-coletilla de los comisarios en que protestaban por los premios concedidos a dichos “libros contrarrevolucionarios” en un concurso de la UNEAC en 1968.  Todos estaban rasgados al medio y a algunos les faltaban  páginas. Parece que a los mata-libros se les olvidó recogerlos en aquel cochambroso almacén y allí permanecieron durante casi 20 años.

Conseguí llevarme algunos ejemplares. Los distribuí entre varios amigos. La que más los agradeció fue mi buena amiga la poetisa Alicia Elena Montes de Oca, ya por entonces disidente y hoy en el exilio. Aun recuerdo cuánto disfrutamos la lectura de los proscritos poemas de Padilla,   sentados en su estera de bambú vietnamita, mientras bebíamos té ruso y alternábamos los poemas con discos de los Beatles, Serrat y Vivaldi.

Desgraciadamente, el ejemplar que guardé para mí lo presté y nunca me lo devolvieron. Ojala todavía exista.

Recordé  todo esto a propósito del reportaje de la consternada periodista del NTV.
luicino2012@gmail.com
Publicado en Cubanet.  


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Carlos Alberto Montaner: La desesperada ofensiva de Raúl Castro

La desesperada ofensiva de Raúl Castro

Por Carlos Alberto Montaner
18 October 2014 

Raúl Castro ha desatado una desesperada ofensiva sobre Washington. Cree que en ello se juega el destino de la revolución. Le preocupa intensamente que la catástrofe venezolana acabe por eliminar o reducir drásticamente el subsidio que recibe Cuba.

La situación es apremiante. Raúl tiene 83 años y se siente abrumado. Se ha comprometido a dejar el poder en el 2018. Para entonces habrá gobernado inútilmente durante 12 años. Ya sabe que su reforma económica no funciona. Aumenta exponencialmente el número de balseros y desertores. Nadie tiene ilusiones con sus “lineamientos”. La consigna es huir.

Cada día que pasa las auditorías que le presenta su hijo Alejandro le confirman que el magro aparato productivo estatal está en manos de tipos corruptos, incompetentes e indolentes. (En realidad el sistema los moldea de esa manera, pero todavía Raúl no lo admite).

Su problema más urgente es la falta de divisas para importar comida, combustible y otros bienes esenciales. El país se está cayendo a pedazos. Cuba es asombrosamente improductiva. Se trabaja poco y mal. La Isla vive, por este orden, de siete rubros: El subsidio venezolano. El alquiler y explotación de profesionales sanitarios en el extranjero. Las remesas de los exiliados. El níquel que extraen los canadienses. El turismo. La mendicidad revolucionaria que sostienen Brasil, Angola, Ecuador, y hasta la pobrísima Bolivia. El tabaco y otras minucias de exportación, algunas de ellas indignas, como la venta de sangre y de vísceras hmanas para trasplantes (por más de 100 millones de dólares). Comenzaron emulando a Stalin y han terminado imitando a Drácula.

De todas las fuentes de divisas la más importante es el subsidio venezolano. Raúl Castro teme que se seque a corto plazo. Lo ve venir. El precio del petróleo cae y el caos sembrado por la ineficiencia absoluta del chavismo tiene a Venezuela a punto de cerrar el grifo. Los cubanos elegieron a Maduro, pero ha resultado un desastre absoluto. Es una cuestión de supervivencia. Dos ahogados no pueden salvarse mutuamente.

Por eso la ofensiva. Raúl necesita, desesperadamente, que le saquen las castañas del fuego. ¿Qué requiere? Un torrente de turistas norteamericanos que inunden los hoteles con sus dólares frescos. Hoy no pueden viajar a Cuba libremente. La ley lo impide. También desea crédito para importar insumos estadounidenses. Le venden la comida y las medicinas, pero tiene que pagar en efectivo y carece de dólares.

Raúl Castro no está dispuesto a cambiar el sistema, ni a tolerar libertades, pero cree que puede cambiar a Obama y eliminar las restricciones impuestas o mantenidas por 11 presidentes norteamericanos.

Su hipótesis es que lo logrará tras las elecciones de noviembre, en los últimos dos años del gobierno de Obama. En esa dirección tiene trabajando a todo su servicio de inteligencia y a unos cuantos exiliados que suscriben el extraño e ilógico razonamiento de que la forma de acabar con la tiranía es dotándola de recursos.

El gran obstáculo –supone La Habana—es el senador demócrata Bob Menéndez, presidente del importante Comité de Relaciones Internacionales del Senado. En consecuencia, los servicios cubanos montaron una operación para destruirlo inventando la calumnia de que se había acostado con prostitutas menores de edad en República Dominicana. Finalmente, se descubrió la repugnante mentira.

Los tentáculos del lobby cubano son muy extensos. Llegan al Congreso, a la prensa, al mundo académico y artístico. Han logrado infiltrarse hasta en el Pentágono. Quien evaluaba las actividades de La Habana para la Casa Blanca era la analista principal de inteligencia Ana Belén Montes, una espía de Cuba, capturada en el 2001 y condenada a 25 años de cárcel. Desde el 85 espiaba para los Castro.

Scott W. Carmichel, el agente que la descubrió, opina que hay muchos más topos colocados o seducidos por Cuba en diversos estamentos del gobierno y de la sociedad civil norteamericana. Probablemente tiene razón. Todos trabajan hoy febrilmente para conseguir los objetivos de Raúl Castro.

En todo caso, para que la ofensiva tenga éxito, primero Raúl tiene que conseguir que eliminen a Cuba de la lista de países que apoyan al terrorismo. La tarea no es nada fácil. En julio del 2013 fue detenido en Panamá un barco norcoreano con 250 toneladas de pertrechos de guerra procedentes de Cuba escondidos bajo miles de sacos de azúcar.

Si Obama sucumbe a la ofensiva y libera a la dictadura del vinculante calificativo de país “sponsor de terroristas”, Raúl supone que inmediatamente procederá a autorizar los viajes de los norteamericanos. De eso se trata.

Ese hipotético flujo de divisas que espera como agua de mayo servirá para aliviar la disminución sustancial del subsidio venezolano. Por una vez el Séptimo de Caballería irá en ayuda de los indios para salvar a la revolución. Si Custer levanta la cabeza no lo cree.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...