jueves, mayo 23, 2019

Alfredo M. Cepero: DIALOGAR CON TIRANOS ES LEGITIMARLOS


DIALOGAR CON TIRANOS ES LEGITIMARLOS

Por Alfredo M. Cepero
Director de www.lanuevanacion.com
Sígame en: http://twitter.com/@AlfredoCepero

“Clava, con furia de mano esclava, sobre su oprobio al tirano”, 
José Martí.

Nadie en su sano juicio puede celebrar la guerra, venerar la sangre o exaltar la muerte. Son recursos de gente primitiva o sociedades atrasadas a los que no se supone que recurramos personas civilizadas. Pero cuando la fuerza determina las reglas de la convivencia, la opresión asfixia a la libertad, y la violencia se utiliza como arma para obligar al acatamiento no queda otro recurso hacer la guerra. La "guerra necesaria" que predicó el temperamento sensible y el espíritu sublime de José Martí.

Esas fueron las condiciones por las cuales se vieron obligados a la guerra Bolívar, Martí, San Martin, Artigas, Washington y Juárez. Precisamente las mismas condiciones en que se encuentran en estos momentos los pueblos de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Para estos pueblos, en que la alternativa es entre la guerra y la esclavitud, la guerra se ha convertido en la opción inevitable.

Por eso me han sorprendido las noticias sobre unas supuestas negociaciones secretas entre la tiranía madurista y la oposición venezolana en la lejana y gélida Noruega. Y mi sorpresa alcanza niveles de consternación cuando me llegan noticias de que dichas negociaciones cuentan con el aval de Juan Guaidó y de Leopoldo López.

Estos dos hombres son la personificación de la Venezuela heroica que en los últimos cinco años ha optado por la inmolación antes que la sumisión y rubricado con sangre su compromiso con la libertad. Ellos son la esperanza de una Venezuela libre de la actual tiranía y exenta de las viejas lacras que condujeron a esta pesadilla. Aunque no cuento con datos fidedignos se me antoja pensar que estas negociaciones han sido forzadas por la mano de algunos viejos políticos que forman parte de la actual Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó.

Por otra parte, es en gran medida comprensible que muchos de los manifestantes que han puestos sus pechos para parar las balas se sientan frustrados ante el fracaso de las últimas iniciativas para derrocar a la tiranía. Pero la solución no es el diálogo sino la rebeldía popular. Tampoco lo son unos militares corruptos que se comprometieron con Washington para forzar una salida del tirano y después faltaron a su palabra.

En una entrevista con la Agencia Efe, el encargado especial de EE.UU. para la crisis de Venezuela, Elliot Abrams, dijo que altos cargos del chavismo que supuestamente estaban negociando con la oposición “apagaron sus teléfonos celulares”. Y el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, llegó más lejos al afirmar que Maduro vive ahora "en una jaula de escorpiones".

De lo que no puede haber dudas es que esos escorpiones son los esbirros cubanos que ostentan el verdadero poder en Venezuela. Por su parte, los militares venezolanos están inmovilizados por un miedo que proviene de dos frentes. Por un lado, tienen intervenidos los teléfonos, correos electrónicos y redes sociales, además de la vigilancia personal. Por el otro, temen que les cierren las cuentas en el país norteamericano y que sus familias no puedan salir del país. "Es un infierno", confesó uno de ellos que pidió el anonimato.

Todo esto indica que el pueblo venezolano ya no puede poner sus esperanzas en una sublevación de sus fuerzas armadas. Mucho menos en la buena voluntad de unos déspotas que han hecho de Venezuela su finca privada. Después de veinte años de elecciones fraudulentas, recursos revocatorios inútiles y negociaciones falsas ha quedado demostrado que a los venezolanos no les queda otra alternativa que una intervención militar internacional.

Juan Guaidó, el presidente reconocido por 50 naciones del mundo y un hombre de expediente limpio tiene que ignorar las objeciones de los politiqueros en la Asamblea Nacional y pedir esa intervención aunque le cueste el cargo. Sus enemigos políticos lo van a atacar, pero el juicio de la historia lo habrá de exonerar.

Porque Venezuela es hoy una tierra calcinada por la ocupación extranjera, la rapacidad de sus gobernantes y la traición de muchos de sus hijos. Todos han contribuido al despojo de sus ciudadanos y a la devastación de sus riquezas. Según las Naciones Unidas, entre 2014 y 2018, tres millones de venezolanos se vieron forzados a abandonar a su patria. Un pueblo que nunca había emigrado se ha visto condenado a una condición de mendicidad. Juan Guaidó tiene en su poder restaurar su antigua grandeza. Y si grande es el obstáculo más grande será la recompensa.

Creo oportuno, por otra parte, dejar bien claro que cuando me refiero a la situación venezolana no estoy sentando cátedra sino compartiendo experiencias. Los cubanos hemos tenido nuestra buena dosis de fracasos en el proceso de liberar a nuestra patria de las pesadillas del comunismo y de la tiranía. Como los venezolanos ahora hemos tomado muchas veces el camino equivocado del diálogo. Y como ellos seguimos esclavizados.

Por mi parte, perdonando la falta de modestia, siempre he condenado todo dialogo con tiranos. En el mes de abril, en un artículo que titulé "Sin guerra se pierde Venezuela", dije: "De ahí que, en estos momentos, la oposición venezolana confronte una disyuntiva ineludible entre la esclavitud y la libertad. La esclavitud de la intervención militar castrista y la libertad a través de una intervención armada internacional. En ambas están presentes las armas y las balas. El tiempo apremia porque las esperas benefician a los dictadores." No hay que ser un genio sino conocer la historia y usar el sentido común para saber que en el dialogo entre las balas y las palabras ganan siempre las balas.

Por eso hace varios años, en un artículo titulado "El oprobio de negociar con tiranos", les dije a mis compatriotas: "Los tiranos interpretan la tolerancia como debilidad y las concesiones como apaciguamiento. La claudicación de Chamberlain en el Munich de 1938 envalentonó a Hitler para invadir a Checoslovaquia y la fascinación de la izquierda norteamericana con el abuelito Stalin, con las consiguientes capitulaciones en Yalta y en Potsdam, le confirmaron al carnicero estepario que tendría luz verde para tragarse a media Europa. Y se la tragó en 1945". Cualquier diálogo con los Castro, los Maduro y los Ortega es legitimar sus regímenes y exponeros a que esta historia se repita en América.

5-21-19 



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Zoé Valdés: Revulsivo. Lo que molesta de Vox y de Les Patriotes es que son partidos fuera de caja, fuera de liga, inclasificables y por encima de todo libres y brillantes.


Revulsivo

*************
Lo que molesta de Vox y de Les Patriotes es que son partidos fuera de caja, fuera de liga, inclasificables y por encima de todo libres y brillantes.
*************
 
Por Zoé Valdés
2019-05-22

Llevaba razón el escritor Juan Abreu cuando días atrás en El Mundo afirmaba que en España se debió y se debe votar a Vox, aunque sólo fuera como revulsivo. Lo que complementa la respuesta que habitualmente da Javier Ortega Smith cuando se le pregunta, una y otra vez, si Vox es un partido de extrema derecha: "Vox es un partido de extrema necesidad".

Sí, Vox es un partido de extrema necesidad, como lo es Les Patriotes en Francia, encabezado por Florian Philippot, quien durante años fue vicepresidente en comunicaciones del Front National liderado por Marine Le Pen.

Harto de los extremos que se tocan y de las inquietantes similitudes entre el partido de Le Pen y el del comunista Jean-Luc Mélenchon, digamos que Florian Philippot se exilió del FN para fundar su propio movimiento y partido, Les Patriotes.

Les Patriotes y el mismo Philippot se declaran herederos del gaullismo y el soberanismo nacional, su lema es "Lo mejor para Francia" y son la respuesta directa a La République En Marche –el partido fundado por Emmanuel Macron, que lo condujo a la presidencia–, aliándose, como se han aliado últimamente, al ala menos violenta de los Casacas Amarillas, lo que constituye, a mi juicio, más que una ventaja, una desventaja y un defecto, un enorme error populista. Porque a estas alturas la gente de a pie está tan harta del Gobierno y de Emmanuel Macron como de los Chalecos Amarillos. Y ese voto alternativo, que buscaba y busca el partido del antiguo parlamentario de La Moselle, y que es numeroso, corre el riesgo de perderlo con su reciente y peligrosa alianza.

Cuando hace unos años la revista Closer, de lectura people, publicó una foto de Philippot con su amigo, bajo la cual se confirmaba que este hombre de extrema derecha es homosexual, Philippot protestó diciendo que era un atentado a la vida privada, aunque no negó su orientación sexual, y agregó que no es de importancia social ni política de nadie, ni de ninguna causa, su vida sexual ni la de nadie. Aplausos, de pie, y más aplausos.

Lo que quiso decir entonces y continúa sosteniendo es que la homosexualidad no debía ser propiedad ideológica de ningún partido, ni ser aprovechada por ninguna causa libertaria y política. Revulsivo, como ven, frente a todos esos partidos de la izquierda y el centro-izquierda que usan siniestramente el género y la sexualidad como batallas oportunistas con una única intención: la de alcanzar el poder.

Florian Philippot es un hombre brillante, revulsivo donde los haya, tanto frente a la izquierda como frente a la derecha. Es, tal cual, un líder de "extrema necesidad", como lo es el partido que encabeza. Un partido que defiende a los patriotas que aman a su país sin cobardía ni complejos.

En los tiempos que corren no hay nada más meritorio y de agradecer que líderes serenos, dirigentes que no gritan, que no se enervan, que no manotean, que no se sulfuran ante nada. Líderes a los que asiste la calma y la paciencia, así como la razón y la inteligencia.

Individuos así son los verdaderos revulsivos contra la alharaca y el escándalo persistente que invariablemente acompaña a la ultraizquierda comunista (más de 100 millones de víctimas), a la izquierda, a la derechita acomplejada y a la ultraderechona que no remite ni referencia nada ya.

Lo que molesta de Vox y de Les Patriotes es que son partidos fuera de caja, fuera de liga, inclasificables y por encima de todo libres y brillantes.

Lo que enerva a la mayoría, de estos movimientos devenidos partidos, es que a sus filas se apuntan cada vez más negros, mujeres y homosexuales, que trabajan, crean empleo y pagan impuestos, como se debe, y ahí están también dirigiendo con grandes ideas y mejores proyectos; lo que niega los viejos conceptos racistas de la ultraizquierda y de la izquierda (ambos usan a los negros exclusivamente como monigotes y pancartas), y de la derechita "cobarde" (que esconde a sus gays) y de la ultraderechona (que esconde a los negros y a los gays y los veta cual apestados).

Lo bueno que tiene todo esto es lo exquisitamente malo que se está poniendo.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

miércoles, mayo 22, 2019

Cuba, La Habana: Demuelen la Tribuna Antiimperialista para construir edificios de oficinas

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

 En ese lugar estaba ubicado el Parque Roosevelt  en honor a Teodoro Roosevelt  quien  dejando el buró de Subsecretario de Marina de los EEUU (con magnífico desempeño al ser la persona que modernizó a la Marina de Guerra de los EEUU)   fue como Teniente Coronel  de los voluntarios Rough Riders  (Primer Regimiento Voluntario de Caballeria de los Estados Unidos o First United States Volunteer Cavalry Regiment) a pelear a Cuba en la Guerra Hispano Cubano Norteamericana  en la que se distinguió en la  encarnizada batalla de la Loma de San Juan peleando a pié junto a su tropa. La foto corresponde al momento inmediato al final de esa batalla. Teodoro Roosevelt posteriormente fue Presidente de los EEUU y Premio Nobel de la Paz por  el desempeño que tuvo en el fin de la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905).

Unas famosas palabras de Teddy Roosevelt son: 

  • ¨Si tengo que elegir entre la paz y lo correcto, elijo lo correcto.¨
  • ¨No pidas una carga ligera, pide unas espaldas fuertes.¨
  • ¨Habla suave y lleva un grueso bastón ¨ 
  • ¨Mantén tus ojos en las estrellas, y tus pies en la tierra ¨
  • ¨Es duro fallar, pero peor es no intentarlo ¨
  • ¨Coraje no es teniendo la fortaleza salir adelante; es salir adelante cuando usted no tiene la fortaleza ¨
 

 Bravos Guerreiros (Rough Riders) - 1997 - Filme Completo protagonizado por Tom Berenger


******************
Tomado de https://www.14ymedio.com/

Demuelen la Tribuna Antiimperialista para construir edificios de oficinas

**********
Cae el simbólico emplazamiento, construido por Fidel Castro, para dar paso a bloques biplantas
**********

Por 14ymedio
La Habana
Mayo 21, 2019


La tarde de este lunes varios equipos pesados tumbaban ya algunas de las columnas de concreto de su estructura. (14ymedio)

 La Tribuna Antiimperialista, símbolo de la Batalla de Ideas de Fidel Castro, será reemplazada por algo mucho más prosaico: dos edificios biplantas destinados a acoger oficinas. El jefe de obra y varios trabajadores que participan en el desmontaje del monumento contaron a 14ymedio que este es el futuro que espera al emblemático lugar, sobre cuyo desmantelamiento se ha hablando en los últimos días.

La tarde de este lunes varios equipos pesados tumbaban ya algunas de las columnas de concreto de su estructura. Uno de los jefes de brigada que trabajan en el lugar desde la semana pasada aseguró que la orden es demoler todo, incluido el Monte de las Banderas. "Nosotros mismos estuvimos nueve días para levantar estas astas y ahora nos dijeron que teníamos que venir a derrumbarlas", explicó.

La Tribuna Antiimperialista José Martí de La Habana fue construida en el año 2000 y fue conocida por los cubanos como "el protestódromo" porque en sus inicios sirvió de sede para los actos y marchas que exigían el regreso de Elián González a la Isla y luego se utilizó para conciertos y eventos políticos de todo tipo. Sus bocinas estaban dirigidas hacia la entonces Oficina de Intereses de Estados Unidos, hoy Embajada.

El Monte de las Banderas fue incluido seis años después de la creación de la tribuna, que tenía 138 astas con igual número de banderas, primero ondeando unas de color negro con una estrella blanca en el centro y luego banderas cubanas. Se levantó frente a la entonces Oficina de Intereses de Estados Unidos y fue inaugurado el día 6 de febrero del 2006 por Fidel Castro.

El conjunto fue ultizado para una intensa campaña política que incluía desde actos públicos semanales, conocidos como Tribunas Abiertas, hasta el programa de "trabajadores sociales".

El obrero que trabajaba este lunes en el desmontaje precisó que "la escultura de José Marí que tiene al niño cargado se queda". No hay información oficial sobre las razones de la demolición ni los planes constructivos. Tampoco los vecinos tienen conocimiento de las actuaciones en el lugar.


El Monte de las Banderas fue incluido seis años después de la creación de la tribuna. (14ymedio)

"Aquí no informaron nada nadie, un día nos levantamos y ahí estaban ellos dando mandarria para tumbar todo", dijo un residente en la zona.

La Tribuna se construyó en 80 días después de jornadas de 24 horas en las que participaron casi 2.000 obreros, entre técnicos, arquitectos e ingenieros de varias provincias del país.

La obra incluye torres verticales de acero y de arcos del mismo material colocados de mayor a menor desde el escenario. Las torres y los arcos están montados sobre dados de concreto de dos metros de alto que ya están siendo demolidos. El suelo, concebido con los colores rojo, azul y blanco, de la bandera cubana, también se levanta.

Pasada la época más política de la tribuna, en ella se realizaron algunos importantes conciertos, entre ellos los de Manu Chao, el dúo Air Supply, Calle 13, Olga Tañón, Audioslave y, más recientemente, el multitudinario concierto de DJ Diplo y Major Lazer.

La cercanía del mar del monumento obligaba a mantenimientos periódicos de las enormes astas y el resto de la infraestructura, pero con el paso de los años estas reparaciones se fueron espaciando y la Tribuna Antiimperialista se deterioró rápidamente y mostraba los daños provocados por el sol y el salitre.

En septiembre del año pasado, un reportaje publicado en el sitio Cubanet mostraba el mal estado de los camerinos y la estructura del escenario. Los fenómenos meteorológicos de los últimos años también contribuyeron a la destrucción de una obra que simbolizó una época de continuas convocatorias a concentraciones oficiales.

Etiquetas: , , , , ,


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

El Presidente Donald Trump evoca a los patriotas independentistas cubanos del siglo XIX José Martí y Antonio Maceo en mensaje a los cubanos y cubanoamericanos por el aniversario 117 de la fundación de la República de Cuba el 20 de mayo de 1902


Trump evoca a Martí y Maceo en mensaje a los cubanos y cubanoamericanos

Presidente de Estados Unidos Donald Trump.


Mayo 21, 2019

La Casa Blanca publicó el 20 de mayo un mensaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dirigido a todos los cubanos que celebran el Día de la Independencia.


Les envío un sincero saludo a todos los que conmemoran el Día de la Independencia de Cuba. Hoy es un motivo de celebración y un momento para recordar y honrar a los valientes hombres y mujeres que lucharon en nombre de la libertad cubana. Rendimos homenaje a los muchos sacrificios de los luchadores por la libertad de Cuba, y continuaremos apoyando al pueblo de Cuba en su búsqueda de democracia, paz y libertad.

El pueblo cubano merece un gobierno que defienda los valores democráticos y promueva las libertades económicas y religiosas. Héroes como José Martí y Antonio Maceo lucharon hasta el último aliento para asegurar un gobierno digno del pueblo cubano, uno que proteja los derechos y la dignidad de sus ciudadanos. Juntos, continuamos luchando por una Cuba libre y democrática.

A la gente orgullosa de Cuba y a los cubanoamericanos, Melania y yo enviamos nuestros más sinceros deseos mientras observan este día trascendental. Volvamos a comprometernos a lograr un futuro próspero para el pueblo cubano
.

El presidente divulgó un mensaje similar desde su cuenta en Twitter:

​Por su parte el vicepresidente Mike Pence dijo que la Administación Trump continúa ejerciendo presión económica y diplomática en contra de los regímenes de Cuba y Venezuela, durante una conferencia de prensa en Jacksonville, Florida.

Pence escribió también una felicitación a los cubanos por el Día de la Independencia.
"En el Día de la Independencia de Cuba, apoyamos al pueblo cubano en su búsqueda de libertad, democracia y prosperidad. Régimen debe poner fin a represión de cubanos y venezolanos. ¡EEUU no se quedará mirando mientras Cuba sigue subvertiendo la democracia en las Américas!".


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Video. 20 de Mayo: Independencia de Cuba Cobertura especial


T V Libertad
Published on May 20, 2019
20 de Mayo: Independencia de Cuba. Cobertura especial de Karen a las 8, Radio Televisión Martí desde el restaurante Versailles, Karen Caballero con Julio M. Shiling, José Antonio Evora, Rosa María Payá y Julio Delgado; Rafael Rojas desde México y Aurelio de la Vega, desde California celebrando el 117 Aniversario de la Independencia de Cuba el 20 de Mayo, 2019. Producción de Luis Leonel León.
Los invitados y participantes analizaron, el significado e importancia de la gloriosa fecha para la democracia de la Republica de Cuba. La República de Cuba que surgió aquel 20 de Mayo evidenció un pluralismo político vibrante, pese a todas sus imperfecciones y comparada con otras democracias incipientes. En sus 56 años de república libre, hubo traspasos de poder exitosos entre partidos competidores y hasta épocas enteras que reflejaban corrientes ideológicas predominantes en sus eras.

Los invitados al programa Karen a las 8 fueron Julio M. Shiling, politólogo, escritor, conferenciante, comentarista y Director del foro político y la publicación digital, Patria de Martí, José Antonio Evora, periodista, productor de radio y television, critico de cine,  Rosa María Payá, líder de Cuba Decide y presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, con la participación de Julio Delgado exiliado cubano de 84 años. Via telefónica Rafael Rojas, historiador y ensayista cubano desde México y Aurelio de la Vega, compositor y pedagogo desde Los Ángeles, California.

20 de Mayo: Independencia de Cuba Cobertura especial


**********

Cuba, EE UU y el perfeccionamiento republicano.

**********
La República de Cuba surgió el 20 de Mayo, 1902 evidenció un pluralismo político vibrante, pese a todas sus imperfecciones y comparada con otras democracias incipientes.
**********

Por Julio M. Shiling
20 de mayo de 2019


Los procesos políticos y sociales son siempre dinámicos y urgen a la hora de emitir un juicio hacer un análisis comparativo y balanceado para así equilibrar todos los factores y separar la emoción, la falsificación y la historiografía de la realidad. Esto no quiere decir que se debe relativizar la historia o menos aún, distorsionar la evidencia empírica. Colocar todo en su tiempo y comparar otras experiencias, sin embargo, es una tarea obligatoria para arribar o acercarse a un entendimiento claro. Cada 20 de Mayo, Día de la Independencia de Cuba, cualquier persona que minimice este acontecimiento magnánimo para los cubanos, se serviría de mucho si hiciera una reflexión integral sobre este hecho seminal.

La Enmienda Platt, las relaciones con los EE UU y el modo que concluyó la Guerra de Independencia han sido (y siguen siendo) puntos de discordia nacional. Las razones para la divergencia y el discrepar en cuanto a la lectura que se le dé sobre estos factores son válidas. El análisis crítico dentro de un marco de libertad es un abono indispensable para los que sueñan con vivir en el sistema de gobierno que es la democracia. Eso es muy diferente a la acción vil y malintencionada de calumniar a la república que se proclamó en aquella primavera de 1902.

Podemos mirar a muchos ejemplos, pero tomemos sólo dos. Uno de ellos es los propios EE UU. La república estadounidense, la democracia más longeva en continuidad en la historia, brotó con defectos inherentes y contradictorios enormes. Su enunciación política insigne, la Declaración de Independencia (1776), exponía valores universales y sus forjadores enraizaron los preceptos nacionales en los derechos naturales y el apego a Dios. Esto fue el caso, a pesar de que en la mitad del país la esclavitud era la norma. Esta inconsistencia moral, filosófica y epistemológica con la práctica, llevó a la nación norteamericana a una guerra civil bestial (2 % de la población murieron), contienda bélica que finalizó 89 años después de la famosa proclamación independentista. Ni hablar del largo camino posterior para alcanzar la uniformidad en los derechos civiles de los afrodescendientes estadounidenses que se materializaron 189 años más tarde.

Irlanda es otro caso en punto. Casi desde el surgimiento del concepto tribal o nacional irlandés, estaba presente las ansias del separatismo de Inglaterra. La Guerra de Independencia Irlandesa, la campaña violenta de dos años que al final logró provocar la separación y vio su materialización con el Estado Libre Irlandés (1921), ataba a Irlanda a la mancomunidad británica. El Tratado Anglo-Irlandés, una versión de la Enmienda Platt en la isla esmeralda, tuvo que esperar 16 años para poder fisurar el acuerdo y un total de 28 años antes de que Irlanda fuera proclamada, oficialmente, una república. La República de Irlanda no ses, más ni menos, por ese “apéndice” a su democracia incipiente.

Aunque a prisa, entremos en el caso cubano. La geografía es inescapable. Vecinos poderosos (económicos, políticos y militares), con una predictibilidad alta, impactan los cursos sociopolíticos de países cercanos. Abundan aquí también los ejemplos empíricos de este fenómeno. Ya para la década de 1850, los EE UU era el mercado principal para el azúcar cubano. Ese monto, para la década de 1890, superaba el 80 %. Separando el debate de qué si esto es bueno o malo y habría que mirar cada situación con particularidad, lo innegable es que relaciones comerciales estrechas forma enlaces e influye la relación entre los Estados implicados.

La nación cubana dispersa por el mundo, ya desde la era colonial, halló en los EE UU una segunda casa y concibió una patria transportada. Nuestras mejores almas e intelectuales más brillantes transitaron relevantes partes de sus trayectorias humanas por lugares como Nueva York, Cayo Hueso, Filadelfia, Tampa y San Agustín. El movimiento histórico separatista cubano contó siempre con corrientes potentes de anexionismo. Esto fue particularmente importante en las primeras gestas de liberación organizadas. Esto no quiere decir que los cubanos desterrados en los EE UU querían emular intacto el modelo estadounidense o que no veían las manchas del gran vecino. Martí y Varela fueron sólo dos de nuestros fundadores que abundaron tanto en los elogios como a la crítica de la vida estadounidense y del ejercicio de poder político en la patria de Lincoln. La experiencia de esta importante emigración nacional formuló la oportunidad para que sus hijos más influyentes tuvieron una apreciación y una óptica muy particular sobre los EE UU. Y algo muy extraordinario: vivir en el extranjero y desde sus orillas, edificar la nación cubana y poblar su idiosincrasia.  Dado tantas realidades consumidas, lo lógico sería apostar que las relaciones entre ambos países serían dinámicas y con ciertos entrelazos donde el menos fuerte se impactaría más.

Los EE UU, sin duda, cometió errores y pecados. La lucha larga por la independencia de Cuba fue épica y llevada a cabo en una serie de sublevaciones, contiendas y guerras continuas. En la Guerra de Independencia, la decisiva, el Ejército Libertador controlaba no sólo el campo, algo en sí de suma importancia en el caso cubano (la economía y la agricultura), sino también controlaban en alguna capacidad determinadas zonas urbanas para finales de la guerra. Sin la participación previa y presencia del Ejército Mambí, los norteamericanos se hubieran enfrentado a un cuerpo bélico muy diferente al que encontraron durante su muy breve colaboración en la Guerra de Independencia. La exclusión de los cubanos de los acuerdos de paz y todo lo que eso trajo fue una deshonra para los EE UU.

España prefirió mil veces sentarse con los estadounidenses en las negociaciones para concluir su dominación de Cuba, porque sabían que conseguirían mejores términos. De hecho, así fue. Los EE UU al defender los intereses españoles de la manera que lo hicieron, propiciaron una tradición trágica en nuestra historia que ha sido la impunidad. En Cuba, la comandancia española cometió crímenes de lesa humanidad crasos. Las propiedades confiscadas a los mambises, no sólo nunca fueron retornadas o éstos indemnizadas por ellas, sino que las propiedades de los españoles y de cubanos cómplices que se beneficiaron de oportunidades económicas abiertas por la gesta de liberación, se les protegió. España y cubanos mezquinos cometieron los crímenes, pero al final los EE UU se prestó para encubrirlos.

La Enmienda Platt fue otro acontecimiento penoso para los EE UU. Esta incisión temporal al tejido republicano cubano violó la letra y el espíritu de la Enmienda Teller, esa legislación estadounidense (1898) que condicionó la intervención norteamericana al respeto pleno por la soberanía cubana. La Enmienda Platt siempre encontró resistencia de los cubanos, tanto abierta como tácita, y el empeño colectivo criollo logró abrogarla 32 años más tarde de la instauración de la república y ciertamente, ya bajo el reloj del cuarto presidente cubano, Alfredo Zayas, había empezado su desmantelamiento y 23 años después.

La República de Cuba que surgió aquel 20 de Mayo evidenció un pluralismo político vibrante, pese a todas sus imperfecciones y comparada con otras democracias incipientes. En sus 56 años de república libre, hubo traspasos de poder exitosos entre partidos competidores y hasta épocas enteras que reflejaban corrientes ideológicas predominantes en sus eras, como fue la etapa liberal (incluye la corriente conservadora) (1902-1933) y la etapa socialdemócrata (1933-1958). Hubo fraude generalizado en dos elecciones:1906, 1916; y dos periodos autoritarios: Gerardo Machado (1929-1933) y Fulgencio Batista (1952-1958). Tanto en esas dos elecciones espurias y en los dos periodos autoritarios, los cubanos tomaron cursos de acción para corregir y combatir esas deficiencias. Procesos de rectificación normal de un país que dicho sea de paso, el comunismo siempre aprovechó para avanzar su carrera por el poder político que oficialmente se trazó desde que llegó a Cuba Fabio Grobart en la década de 1920, el primer delegado soviético de la Comintern. Curiosamente, los comunistas cuando más cómodo y apegados estuvieron al poder político de Cuba republicana, fue durante los dos procesos autoritarios de Machado y Batista (sobre todo el último).

Es pueril o cínico querer categorizar a aquella Cuba proclamada como nación independiente en 1902, como algo menos de lo que fue: una república libre y democrática. Defectos y grados de incompletitud, por supuesto que los tuvo. ¡Que tire la primera piedra el país que haya estado o esté libre de manchas, particularmente en su fase embrionaria! Los comunistas, de ayer y de hoy, se han encargado, descarada e irresponsablemente, de difamar a Cuba republicana. Deconstruir, distorsionar, falsificar y ejercitar todo el poder a su alcance para reforzar esas aberraciones ha sido su logos y es fundamental para su supervivencia. Cuba, la verdadera patria, tendrá días mejores y una refundación que recogerá lo mejor de nuestro pasado y las ansias de nuestros fundadores.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

martes, mayo 21, 2019

Roberto Álvarez Quiñones sobre Cuba: Castrismo: 'solo es verdad lo que me es útil'

Tomado de http://www.diariodecuba.com/



Castrismo: 'solo es verdad lo que me es útil'


Por Roberto Álvarez Quiñones
Los Ángeles
21 de Mayo de 2019


La manipulación de la información y la mentira institucionalizada para anestesiar y controlar a las "masas" son los pilares de la cultura castrista, entronizada por el mitómano Fidel Castro hace 60 años, piedra angular en la que se afinca la propaganda política-ideológica del régimen.

Los fundamentos de esta cultura "revolucionaria" emanaron de la filosofía de uno de los padres del cinismo pragmático, el estadounidense William James, quien resumía su universo propio de esta manera: "solo es verdad lo que me es útil".

Para los Castro y su claque, si algo es mentira, pero conveniente para la "revolución", entonces resulta verdad. Y viceversa. Por eso el administrador del régimen, Miguel Díaz-Canel, al admitir recientemente al fin que el país vive "tiempos difíciles", culpó de ello a "las nuevas medidas de Estados Unidos, la persecución financiera y el recrudecimiento del bloqueo".

Su ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, no se quedó atrás. Afirmó a medios cubanos y extranjeros que el "recrudecimiento del bloqueo de EEUU" y la creciente presencia de "acaparadores" son las causas de la escasez que ha llevado a racionar otra vez los alimentos y productos de aseo e higiene que estaban en venta libre. Y remató diciendo que se trata de una medida de carácter "temporal" para una "distribución más equitativa".

Ambos repitieron lo mismo que 56 años atrás dijo Fidel Castro, cuando tras derrumbar la producción de alimentos con la sovietización de la agricultura, implantó una cartilla de racionamiento que, aún vigente, es la más longeva de la historia moderna en tiempos de paz, junto con la que existe en Corea del Norte, donde en 1990 una hambruna mató a tres millones de ciudadanos.

Luego de seis décadas, resulta que la "libreta", lejos de irse a descansar a un museo, cobra inusitados bríos. Vuelven a sus gastadas páginas los huevos, el pollo, aceite, leche, harina, arroz, frijoles, pastas, salchichas, pan y carnes; jabón, detergente y otros artículos de consumo.

Mienten sin pudor

Díaz-Canel y Betsy Díaz mienten sin pudor. El nuevo "período especial" tiene dos causas básicas: 1) el modelo económico comunista centralizado y estalinista, incapaz de generar riquezas y de proveer de alimentos y satisfacer las necesidad básicas de los cubanos, y 2) la reducción de subsidios y de petróleo desde Venezuela y la consecuente falta de divisas para importar alimentos.

(Miguel Díaz-Canel. (AP))

Ambos, Díaz-Canel y Díaz, falsean la realidad, porque todavía las medidas tomadas por el Gobierno de Donald Trump no han afectado a Cuba, y algunas de las que más impacto podrían tener no han entrado en vigor. Aún no se ha eliminado ninguna de las 12 categorías creadas por el Gobierno de Barack Obama para que los estadounidenses hagan turismo disfrazado en Cuba. Y lo que ocurre ahora mismo es que el flujo de estadounidenses hacia la Isla crece como la espuma. Muchos van en cruceros y no gastan mucho dinero allí, pero gastan.

El propio Ministerio de Turismo (MINTUR) reveló que entre enero y abril de 2019 viajaron a la isla 257.000 estadounidenses, para un incremento de un 93% con respecto a 2018. El ministerio reconoció por primera vez que EEUU es el segundo emisor de turistas a Cuba, solo superado por Canadá, y enfatizó: "el turismo estadounidense sigue prefiriendo el destino Cuba".

El canciller, Bruno Rodríguez, en la Mesa Redonda de la televisión, informó jubiloso que en 2018 viajaron a Cuba 639.000 estadounidenses, casi el doble que en 2016, el último año de Obama (289.000 visitantes). Si a estos se le agregan los 521.000 cubanos residentes en EEUU que viajaron al país de origen en 2018, resulta que desde el vecino del Norte se desplazaron a la Isla 1.1 millones de turistas.

Por otra pate, del nuevo límite de 1.000 dólares trimestrales para enviar remeses desde EEUU, basta decir que equivalen a 333 dólares mensuales, once veces el salario promedio en Cuba; o sea, 8.000 pesos cubanos al mes. Nadie en la Isla gana eso.

Los cuentapropistas no están incluidos en el embargo

Sí pueden afectarse los cuentapropistas que reciben desde EEUU remesas superiores para financiar sus negocios. Pero es clave que esos emprendedores sepan que ellos no están incluidos en la Ley Helms-Burton. Ellos sí pueden recibir financiamiento directo desde EEUU y exportar e importar hacia y desde ese país. La Ley Helms-Burton no atañe a los negocios privados en la Isla. Es Raúl Castro quien les impide comerciar con EEUU. Por tanto, es al dictador de Cuba, no al presidente de otro país, a quienes deben reclamar sus derechos.

En cuanto a la crisis energética, si bien Washington ha tomado medidas para evitar que Cuba reciba petróleo de Venezuela, lo cierto es que lo sigue recibiendo mediante trucos apoyados por Moscú y Pekín, que incluyen el traspaso de crudo venezolano en alta mar a buques tanques no sancionados por EEUU, que van a la Isla. Ciertamente, el país recibe ahora menos combustible, pero esto es debido al descalabro de la industria petrolera venezolana, que gracias al castro-chavismo produce hoy 67% menos petróleo que en 1998.

Paralelamente, otra ministra, Iris Quiñones Rojas, de la Industria Alimentaria, reveló que antes de finalizar mayo se van a producir "alimentos experimentales" con "materias primas alternativas". Por ejemplo, se elaborarán croquetas y hamburguesas de arroz, aceite de maní, harina de arroz, etc.

Ello recuerda a los años 90, cuando el suministro estatal de "masa cárnica" sin carne, "picadillo extendido" o "texturizado" con soya, yogurt de soya, Cerelac y otros, competían con los caseros bistec de toronja, picadillo de cáscara de naranja, hamburguesas de cáscara de plátanos, picadillo de gofio. Aquellos sustitutos de la carne para engañar al estómago no tenían valor alimenticio, sabían muy mal y despedían peor olor.

Fue por eso que entre 1991 y 1995 cada cubano adulto en la Isla perdió de un 5% a un 25% de su peso corporal. El consumo per cápita de calorías cayó de 2,845 kilocalorías diarias en 1989 a 1,863 kilocalorías diarias en 1994. El mínimo recomendado por los médicos es de 2,100 a 2,300 calorías.

Debido a la desnutrición, entre 1991 y 1997 azotó a Cuba una epidemia de neuritis óptica y de polineuropatía periférica. Algunos afectados, no llegaron nunca a recobrar del todo su visión.

La crisis sí será grave

Estos pasajes grabados en la memoria popular angustian hoy nuevamente a muchos. Saben que se va a repetir la historia. Está comenzando otra crisis que pese a los argumentos atenuantes de algunos economistas, sí será tan dramática como la de los años 90.

Lo será porque aún si en términos económicos no fuese tan grave —dada la llegada a Cuba de divisas desde EE.UU, vía remesas, paquetes, y turismo—, en lo social y político será peor, pues se habrán evaporado las poquísimas esperanzas de un futuro mejor. Los cubanos están cada vez más cansados y descreídos, sobre todo los jóvenes. Para los que nacieron en los 90 y ahora tienen casi 30 años nunca salió el sol. Son ya muchos años de privaciones y oyendo siempre el mismo discurso.

En fin, por mucho que Raúl Castro y su claque gobernante se empeñen en presentar lo negro como blanco, todos en la Isla saben que el nuevo "período especial" es un resultado natural de la parasitaria economía cubana. Incapaz de sustentarse a sí misma, al desplomarse su mecenas "paganini",se hunde junto con él. Y se eterniza la "libreta".

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Esteban Fernández con humorismo: “¿QUÉ TAL, CÓMO ESTÁS?”

“¿QUÉ TAL, CÓMO ESTÁS?”

 
Por Esteban Fernández
21 de mayo de 2019

 
Los ancianos cubanos (y anciano es todo aquel que es 10 años mayor que uno) no entienden bien que el “¿Cómo estás?” es un saludo de cortesía, y que en realidad no es una pregunta sobre la salud del viejo.

Solamente los que nos quieren mucho, padres, hijos, hermanos, amigos íntimos son los que desean verdaderamente indagar sobre nuestras dolencias y achaques. Los demás solo esperan que les digamos “Bien, gracias” y sanseacabó.

Y mi problema es que yo nunca he aprendido a saludar sin que parezca una pregunta interesado por la salud del saludado.

Después del rutinario “Hola o Hello” siempre añado: “¿Que tal?”, “Hola ¿Cómo estás?” y a veces ni “Hola” digo y voy directo al: “Viejo ¿Qué hubo?”

El simple “¿Qué hubo?” conlleva tener que escuchar un manantial inagotable de información que a veces puede comenzar con una destemplanza cuando tenía 12 años, una sirimba en el parque de Marianao, un patatús en el año 50 tras una derrota del club Almendares,  hasta llegar al “pacemaker” actual.

Hay viejos inteligentes que me advierten al escuchar mi saludo y me responden: “Estebita ¿tú tienes un par de horas para escuchar toda mi hoja clínica actual”. Y ahí me dan el chance de irme por la tangente y responderle: “Oh, no, don Emeterio, ahora no tengo el tiempo que usted se merece de mi parte”. Esa es la forma más elegante de evitar un diluvio irrefrenable de mataduras y dolencias.

Es todo lo contrario con los jóvenes y los niños, a esos podemos hacerles la misma pregunta Y NO SE TRATA DE UN SALUDO sino que estamos interesados verdaderamente en la salud de nuestros descendientes, pero estos siempre nos responden: “Fine, abuelo, estoy bien”. Y eso es todo.

Hasta los doctores que tratan a nuestros viejos siempre están aterrorizados y buscando la forma de saludarlos eludiendo tener que escuchar una cantaleta de “Tengo un jipío desde el año 42, el pescuezo lo tengo jorobado desde que salí del cine Campoamor a las 11 de la noche sin cubrirme la boca y me dio un aíre,  de niño se me abrió la mollera, mira toque aquí para que vea que todavia tengo un chichón”. Entonces el abrumado médico pregunta: “Pero ¿no tiene nada reciente?” y responde “Sí, como no, fui a Miami Beach el mes pasado y me dio un tabardillo, y para mí que tengo la muñeca abierta, pero lo peor es que siempre tengo el cuerpo cortado”.

La buena para calmar mi hipocondría es mi ex esposa Rina que cuando le cuento de alguna dolencia me responde: “Oh, no, ese problema tú lo tienes desde que tenías 20 años, así que no te preocupes que si no te ha matado en 50 años olvídate de eso”. El otro día le dije: “Me está doliendo la espalda” y me respondió: “Sí, te duele desde hace 40 años cuando fuimos a Mazatlán y te tumbó una ola del mar”.

La cosa más absurda del mundo es -para seguirle la corriente- preguntarle a un anciano cubano: “Ruperto ¿cuándo notaste que te comenzó este problema?” y se queda pensativo y nos responde: “Si la memoria no me falla creo que fue durante el Machadato”.

Pero, desgraciadamente, hay momentos en que me doy cuenta que ya comienzo a cancanear y a meter la pata: la semana pasado fui al oculista norteamericano y este me preguntó: “Exactamente ¿Cuándo usted notó que necesitaba lentes?” Sin pensarlo dos veces le dije: “Bueno, mis padres me llevaron a La Habana a ver al famoso oftalmólogo Dr. Alamilla porque parecía que tenía conjuntivitis y este me recetó unos espejuelos, me acuerdo muy bien que fue en marzo del 52 porque Batista había acabado de dar el golpe de estado”. Supongo que pensó que yo no necesitaba un oculista, sino un siquiatra”.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

El cubano Eduardo Leal Noda logra sacar de la Isla la bandera que se izó en La Habana el 20 de mayo de 1902, y ahora está en Miami la reliquia histórica

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Fueron varias las causas por la que se logró la Resolución  Conjunta (Joint Resolution)  o Enmienda Teller en la que el Congreso y el Senado de EEUU, declararon: “Cuba es, y de derecho, debe ser libre e independiente”.

No descarto que en la aprobación de la  Resolución Conjunta la hermandad  entre masones haya influido en algo,  pero para mí tuvieron mucha  más importancia:
  •   El fuerte  lobbysmo cubano en ambas cámaras legislativas encabezado por el abogado,  periodista norteamericano, gran amigo de José Martí y de la causa de la independencia cubana Horatio S. Rubens, quién ya  en los tribunales,  y a los quince días,  había recuperado lo que había sido incautado de la Expedición de la Fernandina. De esa recuperación casi no se habla en Cuba pese a que la periodista Nydia Sarabia lo escribió en su libro Noticias confidenciales sobre Cuba : 1870-1895 publicado en Cuba. El Ejecutivo norteamericana había tenido (EE.UU. y España tenían relaciones diplomáticas) que incautar el cargamento y los barcos ante una denuncia muy precisa y detallada del gobierno español sobre los preparativos que se estaban llevando a cabo para enviar esa expedición beligerante a Cuba; parte del cargamento fue lanzado al mar para que no fuera incautado. Esta es una de las más relevantes pruebas de la independencia de poderes en el gobierno de los EEUU.
  •  La prensa  norteamericana a favor de los independentistas cubanos y la repercusión  de ella en la población votante de los EEUU. Dos hechos que muestran  ese favor (con mentiras, exageraciones y manipulaciones)   son  la ¨historia y fuga¨ de Evangelina Cossío Cisneros de la prisión en Isla de Pinos y el  Mensaje a García producido por el ¨heroico¨ Teniente norteamericano Rowan.
  • El pago o la promesa de pago a personas que influyeran en el resultado de la votación del  proyecto  que dio lugar a la Resolución Conjunta. En el libro del abogado y historiador Emilio Roig de Leuchsenring titulado Cuba no debe su independencia a los Estados Unidos  se ven fotocopias de algunos de esos pagos.
En varias ocasiones los independentistas cubanos  intentaron  comprarle la independencia  de Cuba  a España  enmascarando ese intento de compra como si fueran los EEUU los que deseaban  hacer dicha compra; la primera,  que yo recuerde,  fue por el Club de La Habana  antes de comenzar  la Guerra de los Diez Años comenzada el 10 de octubre de 1868, si mal no recuerdo fue en la década de los años 50 del siglo XIX; la última  fue en 1897.   En un libro leí que parte de esa fallida compra de 1897 se usó con el objetivo de conseguir los votos necesarios para aprobar la Resolución Conjunta.
*************

Cubano logra sacar de la Isla la bandera que se izó en La Habana el 20 de mayo de 1902, y ahora está en Miami la reliquia histórica


Eduardo Leal Noda con la bandera en su cofre de madera original en Miami (Imagen tomada de Diario Las Américas/Fotógrafo: Jesús Hernández)

Por Elizabeth Díaz
Mayo 20, 2019

Hace pocos días llegó el historiador Eduardo Leal Noda a Miami, procedente de La Habana, acompañado de la bandera cubana que se izó el 20 de mayo de 1902 en la capital cubana, informa Diario Las Américas.

Leal Noda y su esposa lograron salir de Cuba con la preciada reliquia histórica y otros objetos de valor “sin que los agentes del aeropuerto de La Habana se dieran cuenta”.

En entrevista con el diario de Miami, el depositario de objetos históricos de la masonería cubana, confesó que un día después, el 21 de mayo, durante un acto oficial del recién instituido Gobierno cubano, «el general Máximo Gómez entregó la bandera, en este mismo cofre, al gran maestro masón José Fernández Pellón, como reconocimiento del extraordinario aporte de la masonería a la independencia de Cuba».

(La bandera cubana es izada por Máximo Gómez en la azotea del antiguo  edificio de los Capitanes Generales)

En 1936, Pellón entregó la bandera cubana al bisabuelo de Leal Noda, «Enrique Elizaga Peláez, maestro masón y soberano gran comendador del grado 33», explicó el habanero.

En su casa en La Habana, el amante de la historia pudo resguardar objetos y documentos relacionados con próceres de la independencia de Cuba, pese a la represión que vivió en la Isla comunista.

Leal Noda contó que en 1960, las logias fueron perpetradas paulatinamente «por agentes secretos del Gobierno y los valores de la masonería y la República fueron descartados».

Al historiador lo acusaron «de divisionismo ideológico», lo expulsaron de la escuela de medicina, y luego pudo estudiar biología, cuando cumplió con materias obligatorias como «comunismo científico, materialismo y economía socialista», en represalia porque con apenas 22 años en 1982, colocó «una tarja de mármol en el portal de la casa, para honrar a Franklin Delano Roosevelt, quien fue nombrado “benemérito de la masonería cubana».

(Máximo Gómez iza la  bandera  cubana;  su lado  Leonard Wood,  ya entonces ex gobernador interventor norteamericano en Cuba)

En cuanto a la bandera que se atrevió a traer consigo Leal Noda, fue confeccionada en tela de algodón justo para la fundación de la República, y permanece en el cofre de madera de la época, acompañada de una «copia de la Constitución de 1902 y una réplica del escudo de La Habana».

Su bisabuelo la protegió hasta su muerte, y la madre del historiador la guardó también hasta que falleció, cuando se la entregó a él para que la resguardara, en su casa en Santiago de Las Vegas.

El régimen cubano eliminó y borró de los libros de historia la fecha del 20 de mayo y la proclamación de la República, es por ello que muchos cubanos de las jóvenes generaciones ven la efeméride con indiferencia, señala Leal Noda, que nació precisamente en 1959, en el año de la toma del poder por el dictador Fidel Castro.

«Por eso es muy importante preservar esta bandera, para que (la fecha y el hecho patrio) quede (vivo) para futuras generaciones», sostuvo.

«Creo que Cuba logró ser entonces una república y no un estado libre asociado, tras la ocupación estadounidense (1898-1902), gracias a la presencia de los masones», añadió.

«Las grandes figuras de los tres bandos, cubanos, españoles y estadounidenses, eran masones, y entre ellos lograron llegar al acuerdo de la república», concluyó.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Zoé Valdés.: MADONNA Y SU CHOCHEZ O HIJOPUTEZ.. Video: Madonna, Quavo - Eurovision Song Contest 2019


Madonna, Quavo - Eurovision Song Contest 2019



***********

MADONNA Y SU CHOCHEZ O HIJOPUTEZ.

Por Zoé Valdés
19 de mayo de 2019


Anoche Madonna desafinó en el Eurovisión de Israel como la gallina vieja que es. Antes desafinaba como la polluela que fue. Porque lo que es desafinar siempre desafinó. No nos pongamos ahora exquisitos.

Además de soltar gallos a diestra y siniestra, y después de haberse embolsillado un millón de euros, echó mano de la provocación, propia de la chochez o de la hijoputez, de enseñar dos banderitas cosidas a las ropas de los bailarines que la acompañaron: una de Israel y otra de Palestina.

En Israel, Madonna sabe, puesto que ella conoce bien ese país, desde la religión, que ella puede ponerse la banderita que quiera en donde ella lo desee que nada le pasará.

Donde Madonna no podrá nunca ponerse una banderita de Israel es en Palestina, a riesgo de volar en pedazos. Tampoco le pagarán un millón de euros. Eso nunca. Porque en Palestina, la mayoría de las madres paren muchos hijos, y uno de ellos, casi siempre el último, lo destinan a la venta para usarlos en servicios terroristas. Con ese dinero pagan -dicen ellas- los estudios de los demás hijos, casi siempre del mayor. Esto lo he visto yo en un documental de la TV Francesa, no me lo contó nadie de ultraderecha facha, ni la cabeza de un guanajo.

Madonna fue a Cuba, bailó toda la noche y se hizo acompañar de una gran cantidad de testaferros y esbirros del régimen que oprime el país de donde es originario el padre de su hija Lourdes o Lola, como a ella le dé su real gana de llamar a la joven. Allá llevó a Lola, y allá fetecumbearon lo que quisieron. De modo que es mentira lo que ha declarado Madonna hoy, que ella allá adonde va siempre lucha y luchará por los derechos humanos. En Cuba ha sido el único país donde Madonna ha ido y no ha dicho ni pío en contra de la tiranía castrista.

A ver si en el futuro se da una vueltecita por Palestina y se atreve a mostrar una banderita de Israel y, por encima de todo, exige el millón de euros que le pagaron los zanguangos israelíes.

Igual va, pero a donar el millón que sacó de Israel a los terroristas palestinos.

Bah.

Zoé Valdés.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Francisco Almagro Domínguez: Érase una vez el 20 de Mayo

Observación del Bloguista de Baracutey Cubano


Dada mi edad recuerdo  de niño haber visto  ancianos con guayaberas blancas y la medalla de veterano de la Guerra de Independencia colgando del bolsillo izquierdo de ellas; ahí, muy cerca del corazón.  Ver  a uno de esos ancianos era  ver a un héroe  al que le debíamos la dicha de vivir en la  patria libre, independiente  y soberana en la que vivíamos y crecíamos. Cuando uno de esos  ancianos subían a una guagua,  entraban a un local de comercio, servicios, casa, etc. eran solícita y deferentemente atendidos pues era la historia de Cuba que se hacía presente; con ellos entraban Martí, Maceo, Máximo Gómez, etc. En particular los días 20 de mayo la presencia de ellos era  mayor en los actos públicos, bailes, actos de conmemoración, etc. Era el gran día de fiesta para los cubanos amantes de la patria cubana; era el día especial  para darles emotivas gracias a esos que con su heroismo y sacrificios nos legaron la patria de la que disfrutábamos.

(Mayor General José Francisco Martí Zayas Bazán, hijo de nuestro Apóstol de la Independencia, en 1919 con la medalla de Veterano de la Guerra de Independencia, en la que sirvió como artillero distinguiéndose heroicamente en la batalla  de la toma  ciudad de la ciudad de Las Tunas y en la batalla de Guisa, Oriente; fue Teniente del Ejército Libertador. Años después en la República llegaria a Jefe de Estado Mayor del Ejército y a General)

Me pregunto retoricamente: ¿Las nuevas y viejas generaciones de cubanos  sienten lo mismo cuando vemos, ya sea en el Exilio o en Cuba, a un combatiente de la clandestinidad en la lucha contra el gobierno de Fulgencio Batista que hicieron posible un 1 de enero de 1959?

YO NO: aunque entre ellos tengo amigos  que tienen mi admiración porque  posteriormente se enfrentaron  a lo que ellos ayudaron inconscientemente a alcanzar el poder.

En el libro La verdadera República de Cuba, escrito por el Dr. Andrés Cao Mendiguren,  uno de los  mejores libros sobre la república cubana (1902-1958 ) que se ha escrito (quizás el mejor de los que  he leido en mi vida),  incluyendo la monumental obra en 10 tomos Historia de la Nación Cubana, aunque este último incluye el período colonial y llega hasta el año 1952, se lee:

 ¨Cabe decir que aquellos pensamientos de 1913 expresaban una realidad  porque esa nación  se alcanzó muy pronto  en décadas posteriores,  aunque en 1959  fue demolida por los que  usurparon el poder, y ha sido vilipendeada  por una oleada de intelectuales comprometidos o  mediocres. El testimonio de ello es que Cuba ocupaba  las primeras posiciones  en todos los renglones de los anuarios de las Naciones Unidas  para la América Latina. Y hay que reconocer que estos logros  tan destacados  no se hubieran podido conseguir  si nuestros gobernantes, y a pesar de sus errores,  no hubieran tenido interés  y acierto para  resolver los problemas de la sociedad cubana, si nuestros legisladores no nos hubieran  dado una legislación avanzada  y moderna, o si el  pueblo cubano no hubiera estudiado  y trabajado  para superarse. El pueblo cubano era exigente  y siempre aspiraba  a lo mejor, pero tenemos  que acusarnos  de un pecado,  y es que  cuando no lo lográbamos plenamente, en vez de analizar  los fallos  y aplaudir lo logrado, prodigábamos una crítica irresponsable.¨ (Cao, 2008, p. 87)
******************

Érase una vez el 20 de Mayo…

**********
Pudiera decirse que esta fecha y su celebración dividen a los “revolucionarios” de los que no lo son
**********
Por Francisco Almagro Domínguez
Miami
20/05/2019
Las masas humanas más peligrosas son aquellas en
cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…
del miedo al cambio.
Octavio Paz


Es muy probable que pocos cubanos nacidos antes de la Revolución de 1959 sepan decir con certeza que sucedió el 20 de mayo. Acaso una minoría contestará que fue el día en que se inauguró la seudo-república o república neocolonial —es lo que está en sus libros de texto, lo que le han enseñado en las escuelas por sesenta años—: seudo —falsa— y neocolonial —esclava. Acaso unos pocos habrán visto la foto del general en jefe Máximo Gómez izando la enseña nacional por primera vez. Casi nadie al primer presidente de la República de Cuba, Don Tomas Estrada Palma, con su gabinete —cubanos todos— en pleno.

No debe asombrar ese desconocimiento abismal de la historia de Cuba por los propios nacionales. A ello el régimen ha dedicado sus mejores cerebros y ríos de tinta, kilómetros de papel. Es lo que saben y hacen las revoluciones: la relectura y rescritura de la historia que, en primer lugar, justifique la conquista violenta del poder; después, servir de sustentación ideológica al autoritarismo, a la castración de las libertades y los sueños.


Es una regularidad cumplida desde la antigüedad. Roma nombró meses con el patronímico de sus emperadores. Pero es en la modernidad donde el renombrar alcanza su cenit; los medios de comunicación, después del invento de Gutenberg, consumarán la importante función de “moldear la masa”. Así sucedió con la Revolución francesa: el año de 366 días fue Franciada; los meses del año según términos agrarios y estacionales; el día con 10 horas, la hora de 100 minutos, y el minuto, 100 segundos.

(Celebración en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba el 20 de mayo de 1902)

La Revolución rusa y los comunistas rusos llamaron Stalingrado a Volgogrado, a Petrogrado, Petersburgo, para luego Leningrado y volver a ser San Petersburgo. Un familiar de visita en el Museo del Hermitage oyó de boca de la guía rusa en tiempos soviéticos, frente a la bandera del imperio —la tricolor de Pedro el Grande—, que algún día aquella insignia volvería a hondear en el Kremlin. No se equivocaba. A pesar de todo hay una memoria heredada en los pueblos, más poderosa que la ideología más tiránica.

En Cuba el comunismo tropical ha hecho verdaderas hazañas al renombrar cosas para el olvido y escarnio de los adversarios. El renombramiento, publicitado como “inauguración” en realidad es un cambio de nombre para un teatro, una tienda, una escuela o un hospital de más de medio siglo de existencia.

Pero la mayor estafa a la identidad nacional ha sido la negación, u omisión del 20 de mayo como el día en que nació la República de Cuba. Pudiera decirse que esa fecha y su celebración dividen a los “revolucionarios” de los que no lo son. Los primeros la niegan o aborrecen porque, según argumentan, ese día surgió lo que llaman “república mediatizada”, es decir, un país a medias, chueco, renco, incapaz.

Para los segundos, la fecha del 20 de mayo, escogida hace 117 años por los patriotas que lucharon por la independencia del colonialismo español, tiene el significado de una redención: la república resucita, vive simbólicamente un día después de la muerte del apóstol en combate. Durante medio siglo, abuelos y padres esperaban el 20 del quinto mes para estrenar ropas, irse a la playa, visitar amigos y familiares distantes.

(Antiguo edificio de los Capitanes Generales. Momentos en que se arría la bandera norteamericana y se iza la bandera  cubana el 20 de mayo de 1902)

¿Era muy costoso para el régimen, políticamente hablando, mantener el 20 de mayo como día de asueto, de festividad, de recordación a aquellos que, con sus luces y sus sombras, pusieron al país en el concierto de naciones libres? La férula de la enmienda Platt, ¿era suficiente para catalogar la República de neocolonia norteamericana? ¿Por qué la historia buena, la verdadera, comienza el Primero de Enero, fecha tramposa, pues todavía casi todo el ejército de Batista estaba en control de los cuarteles, las marinas y los aeródromos?

La respuesta es sencilla: en el proyecto castrista siempre estuvo condenado a morir el 20 de mayo, como también la democrática y liberal Constitución de 1940. No solo debía ser borrada la celebración y su significado, convertido en bochorno, afrenta, malestar. Como toda revolución, la cubana necesitaba autenticarse, tener su propio certificado de nacimiento. Y no se puede nacer dos veces. La República, según el canon histórico comunista, nunca existió. La primera criatura, la de 1902, fue un aborto, un feto deforme, un malnacido —Canel dixit. El nuevo alumbramiento, la Nueva Era, la Única, Eterna, empezó el primer día de 1959.

Hay más. Para el régimen, celebrar el 20 de mayo no es un desliz histórico. Es una actitud platista, pro-yanqui, contrarrevolucionaria y una retahíla de epítetos más. Al embonar el 20 de mayo con la Enmienda Platt, y tildar a la república de neocolonia norteamericana, intentan alimentar un “antimperialismo” que justifique todas las desgracias de la Isla, antes, ahora y por siempre. Pero contario al deseo, el anti-yanquismo pedestre e hipócrita, no ha hecho otra cosa que más pro-yanquis a los jóvenes de hoy. Como demuestra la historia, madre y maestra, toda esa “reprogramación” es fútil, y se torna en bumerang.

Pensar que la gente no se va preguntar algún día por qué se llamaba Avenida de los Presidentes es pura ilusión —dejarle los zapatos a la estatua de Estrada Palma, nada menos que el segundo al mando del Partido Revolucionario Cubano y hombre de confianza de José Martí, fue una chapuza. Muy cerca de allí alguien indagará como se llama el hospital materno. Sabrá que es el América Arias, patriota, esposa y madre de dos presidentes de la República a la cual el régimen niega todos sus valores. En el mismo Vedado, imponente, se alza el FOCSA —Fomento de Obras y Construcciones, Sociedad Anónima— un enorme edificio, todavía es el más alto de Cuba, diseñado y construido por compatriotas en apenas dos años —entre 1954 y 1956.

(Máximo Gómez y el  Leonardo Wood en la azotea del edificio de los Capitanes Generales el 20 de mayo de 1902)

Una vez más podrán obviar o denigrar el día en que Máximo Gómez alzó la bandera cubana en el Palacio de Gobierno, exclamando: “¡Ahora sí creo que hemos llegado!”. La República vivió 57 años después de aquello. No fue un remanso de paz y alegría. No podía serlo. La guerra fue demorada, sangrienta, caudillista, como no la deseó, con asombrosa premonición, José Martí. Hubo gobiernos y presidentes malos y buenos. Hubo tiranos. Y sobre todo, hubo un pueblo, que con sus diferencias puso a la recién nacido estado, imperfecto e inmaduro, en la senda de la democracia y de las mejores economías de la región.

El agua tomará su nivel, tarde o temprano. El Capitolio Nacional, donde las vacas de feria pastaron en sus jardines, regresa a ser la sede del parlamento. Una Asamblea Nacional monocorde, comunista absoluta, pero ahí va a sesionar, de donde nunca debió irse. Los bellos hoteles de la Habana van recuperando su prestancia con capital extranjero. Capitales neocoloniales. Pero ahí estarán para recordarnos a todos que la Habana un día fue llamada el Paris del Caribe, y no el maloliente y descascarado solar en que lo han convertido. Así irá sucediendo tras derrotar a los soberbios. Las ideologías no son más grandes que la memoria afectiva de los pueblos.

El 20 de mayo es una fecha inseparable de nuestras tradiciones. Un monumento en el calendario —no en el “revolucionario”— a quienes ese día creyeron haber hecho realidad por lo cual lucharon durante 30 años contra España. Un símbolo que perdurará mientras más intenten negarlo. Vienen muy a tono ahora las estrofas de Ana Belén y Víctor Manuel; recordarnos la pequeñez de los hombres, y la inmensidad de Historia:

“Lanceros con casaca, monarcas de otras tierras/Fanfarrones que llegan inventando la guerra/Milicias que resisten bajo el “no pasarán”/Y el sueño eterno como viene se va/Y ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo/La puerta de Alcalá”.

© cubaencuentro.com
************************
COMENTARIO DE ROBERTO A. TORRICELLA

(archivo: dejado en Cubanet)
Por  Roberto A. Torricella

Tan culpables como los antedichos, algunos auspiciadores del triunfo comunista en Cuba entrevieron el peligro inminente pero las bajas pasiones (envidia, odio, hipocresía, resentimiento, cobardía moral y esa malsana inclinación de “pescar en río revuelto”) anularon la sensatez y al amor por Cuba. Miles de veces repetían la frase “cualquiera, con tal que se vaya Batista". Era intolerable para esa legión de necios que un hombre sin pergamino universitario, un simple sargento, dirigiera los asuntos del país. Y era tan profundo el odio clasista de tales “señoras y señores” que su animadversión era menor respecto a Castro. Cada vez que algún castrista arrepentido alude a la “traición” de Fidel, cita la promesa de éste de celebrar elecciones y de gobernar con la Constitución de 1940, como si esas circunstancias no hubieran ocurrido o estado vigente anteriormente.

DICTADURA O TIRANÍA

¿Qué es dictadura? ¿Qué es tiranía? ¿Qué es despotismo? ¿Hubo en Cuba durante la década de los 50s una situación que teórica o factualmente merezca cualquiera de esos nombres? Obviamente no. Veamos:

Dictadura es la concentración, en bien o en mal, de todos los poderes. ¿Tal era el caso en Cuba? Honestamente, no.

El Congreso ejercía sus funciones con independencia del Poder Ejecutivo y de la judicatura, con una representación oposicionista pequeña debido al retraimiento grausista en las elecciones, pero cumplió sus deberes con inteligencia y valor. En oportunidades diversas, leyes-decretos, aprobados por el Consejo de Ministros durante etapas de suspensión de garantías constitucionales y en receso el Poder Legislativo, fueron derogadas por éste al reanudar sus actividades.

El Poder Judicial (cuya independencia es suficiente para asegurar el carácter democrático de cualquier régimen), hubo de desenvolverse sin interferencia alguna, no obstante que su lenidad para con los terroristas constituía un estímulo a la sedición. ¿No se dictaron autos de procesamiento contra algunos miembros de la policía y del ejército por supuestos delitos cometidos al calor de la guerra civil? En ningún momento la estructura gubernamental, la “dictadura”, infringió la independencia del Poder Judicial.

No sólo los tres poderes del Estado eran interdependientes, sino que se desglosaron funciones del Poder Ejecutivo y se los adscribió a numerosos organismos autónomos y paraestatales cuya dirección y funcionamiento estaban a cargo de personas no vinculadas al gobierno.

Tiranía y despotismo poseen como elemento tipificador –adicional al de la dictadura- el ejercicio injusto, abusivo, anonadante de esos poderes. Contestemos con algunas interrogantes: ¿Por qué sobrevivieron Fidel y Raúl del asalto al Cuartel Moncada? ¿Por qué fueron excarcelados mucho antes de cumplir la sanción que le impusieron tribunales ordinarios? ¿Por qué la revista “Bohemia”, órgano del fidelismo, y otros, disfrutaron de las ventajas ofrecidas por bancos paraestatales creados por la “tiranía”? ¿Por qué la generalidad de los dirigentes terroristas y conspiradores claves que estuvieron en poder de la policía sobrevivieron a la “brutalidad” de ésta? ¿Por qué algunas entidades y empresas no fueron objeto de ataques o desaparecieron en aquella época a pesar de la ayuda notoria que prestaban al castrismo? ¿Por qué líderes oposicionistas recibían en el exilio las caudalosas rentas de sus propiedades? ¿Por qué periódicos, revistas, estaciones de radio y de televisión que alentaban la guerra civil no fueron allanados y destruidos sus maquinarias y mobiliario? Cualquiera que sea la respuesta, tendrá que aparecer en ella un elemento: la falta absoluta de crueldad, de prepotencia y de abuso por el gobierno existente.

¿Dónde está, pues, el dictador o el tirano?

BRUTALIDAD DE LA POLICÍA

La acusación de crueldad atribuida a la fuerza pública es la que más daño hizo ante la opinión pública internacional. Es, sin embargo, la más infame e infundada. La represión de los cuerpos policíacos fue una respuesta y rara vez se practicó descaminadamente. Aun así, como un exponente de que ni el ardor de la lucha ni la conciencia de que estaba en juego la vida, deshumanizaron la actuación del gobierno, ya que muchos pudieran confeccionar una extensa lista con los individuos a quienes protegió, escondiéndolos y atendiéndolos en sus casas, consiguiendo su excarcelación, facilitando su salida del territorio nacional, mientras que se mantenían a sus familiares en las posiciones públicas.

No puede aceptarse que la policía castigara con la muerte a quien produce la muerte indiscriminada con un aparato explosivo, pero no puede aceptarse tampoco que mientras se condene la acción policiaca, se cohoneste y aplauda la del terrorista. No puede aceptarse moralmente que el mayor número de víctimas producidas por un “revolucionario” merezca un alto grado en la jerarquía rebelde y que igual acción realizada por un miembro la fuerza pública merezca el pelotón de fusilamiento.

EL PELIGRO DE CUBA

El peligro de Cuba no fue Fidel Castro ni su movimiento 26 de Julio. Lo fue la mayoría de la ciudadanía elite, clase media, y de profesionales, con cultura y patrimonio, que ciegamente y por odio apoyaron a un gánster de reconocida procedencia asesina. Será mucho más fácil rectificar el daño y la destrucción causada por la tiranía castrista que alimentar el sentido común y el juicio racional a una ciudadanía no pensante, fanatizada por tener a este tipo de criminal como su indiscutible líder cuando, en realidad, en Cuba no se requería ni había la necesidad de una sangrienta revolución terrorista. El problema es mucho más profundo y mucho más serio que Castro ya que él es una simple herramienta y síntoma del comunismo internacional que nos conquistó y destruyó a Cuba. Colocar la culpa solamente en el castro-comunismo no debe servir para cegarnos de la vasta cofradía de ignorantes que lo hicieron su príncipe. La república sobrevivirá a Fidel Castro y sus secuaces pero es menos probable que sobreviva a la multitud de necios irresponsables como los que lo convirtieron en su Robin Hood.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

lunes, mayo 20, 2019

En el 117 aniversario del nacimiento de la República. de Cuba el 20 de mayo de 1902

Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

En el libro La verdadera República de Cuba, escrito por el Dr. Andrés Cao Mendiguren,  uno de los  mejores libros sobre la república cubana (1902-1958 ) que se ha escrito (quizás el mejor de los que  he leido en mi vida),  incluyendo la monumental obra en 10 tomos Historia de la Nación Cubana, aunque este último incluye el período colonial y llega hasta el año 1952, se lee:

 ¨Cabe decir que aquellos pensamientos de 1913 expresaban una realidad  porque esa nación  se alcanzó muy pronto  en décadas posteriores,  aunque en 1959  fue demolida por los que  usurparon el poder, y ha sido vilipendeada  por una oleada de intelectuales comprometidos o  mediocres. El testimonio de ello es que Cuba ocupaba  las primeras posiciones  en todos los renglones de los anuarios de las Naciones Unidas  para la América Latina. Y hay que reconocer que estos logros  tan destacados  no se hubieran podido conseguir  si nuestros gobernantes, y a pesar de sus errores,  no hubieran tenido interés  y acierto para  resolver los problemas de la sociedad cubana, si nuestros legisladores no nos hubieran  dado una legislación avanzada  y moderna, o si el  pueblo cubano no hubiera estudiado  y trabajado  para superarse. El pueblo cubano era exigente  y siempre aspiraba  a lo mejor, pero tenemos  que acusarnos  de un pecado,  y es que  cuando no lo lográbamos plenamente, en vez de analizar  los fallos  y aplaudir lo logrado, prodigábamos una crítica irresponsable.¨ (Cao, 2008, p. 87)

  (Concentración de personas frente al Hotel Inglaterra, Prado y San Rafael,  en los momentos de la  trasmisión de poderes el 20 de mayo de 1902. Todas las imágenes fueron añadidas por el bloguista de Baracutey Cubano)

 
 (Ceremonia del traspaso de poderes dentro del edificio de los Capitanes Generales)

 
(Otra foto de dicha ceremonia de traspaso de poderes)

 (Momentos  en que se arria  al mediodia la bandera de EE.UU. y se iza la bandera cubana  en el antiguo edificio de los Capitanes Generales)


 (Máximo Gómez  izando la bandera cubana  en la azotea del antiguo edificio de los Capitanes Generales; a su lado Leonardo Wood  el que hasta hasta  pocos minutos atrás  era el gobernador  del gobierno interventor.)

************
 Cuba 20 de Mayo Nacimiento de la República.



********
Tomado de http://www.vitral.org/vitral/vitral48/cent.htm


ENMIENDA PLATT Y REPÚBLICA

(Fragmento)

Sabiduría vs imposición

La República nació con su independencia y soberanía limitadas en cuanto a principios se refiere; eso es un hecho innegable en nuestra historia. Los cubanos más preclaros se decidieron por la opción de aceptar por el momento la mencionada enmienda ante la alternativa de la ocupación indefinida de Cuba por las tropas norteamericanas y que la misma pudiera desencadenar una inútil guerra de guerrillas contra el Gobierno Interventor norteamericano que destruyera, más aun, al ya devastado país. El Mayor General Calixto García después de concluida la Guerra Hispano Cubana Norteamericana había dicho:
"Yo creo que los Estados Unidos no faltarán a su palabra empeñada; pero si así fuera siempre habría tiempo para morir, ya que no para vencer" ( Rodríguez, 44 y 45)
La sabia estrategia planteada desde los mismos inicios de la República por Don Juan Gualberto Gómez, y otros patriotas, y que está expuesta en las siguientes palabras, demostró ser la más adecuada para la joven república.
"Declaración solemne del propósito de que mientras ese tratado esté vigente, será escrupulosa y lealmente observado por el pueblo cubano y por su gobierno; sin perjuicio de que el Gobierno de la República de Cuba aproveche cualquier oportunidad favorable que pueda presentarse en el porvenir para influir cerca del Gobierno de los Estados Unidos, a fin de obtener por mutuo acuerdo, la modificación de aquellas cláusulas del Tratado en que el pueblo cubano encuentra limitada su independencia y mermada su soberanía." (Ibarra, 245)
Los contenidos más lesivos de la Enmienda Platt en contra de la plena soberanía cubana fueron abrogados en 1934.

Balance controversial de la Enmienda Platt

El balance de la Enmienda Platt es muy controversial. Considero que sus consecuencias deben analizarse desde al menos dos perspectivas o ángulos diferentes. Una primera perspectiva nos dice que la mencionada enmienda:
1) Propició el aumento significativo de las inversiones extranjeras en un país totalmente destruido necesitado de las mismas. La mencionada enmienda garantizaba, en cierto medida, el ambiente de paz necesario para el desarrollo de las inversiones en el país.
2) Contribuyó grandemente para que no sucedieran en Cuba, largas y sangrientas guerras fratricidas similares a la ocurrida durante y después de la independencia en muchas repúblicas hispanoamericanas y en Haití, o como la ocurrida en los propios Estados Unidos con la guerra de Secesión.
3) Limitó significativamente la posibilidad de una agresión extracontinental por parte de las potencias europeas como la efectuada por Alemania, con la ayuda de Inglaterra, a Venezuela en 1901 mediante los bombardeos a La Guaira, Maracaibo y Puerto Cabello, por ésta no pagar las deudas adquiridas con un poderoso consorcio alemán. Anteriormente, en 1897, la marina alemana ya había realizado demostraciones de fuerza en Haití.
Una segunda perspectiva de la Enmienda Platt nos dice que:
1) Limitó en cierta medida, en cuanto a principios se refiere, la soberanía de Cuba, otorgándole a la república desde un punto de vista formal, una independencia restringida.
2) Creó una mentalidad de Patronato en ciertos segmentos del pueblo cubano mediante la cual, se esperaba que los norteamericanos fueran los que resolvieran nuestros problemas políticos. En otros segmentos de la población cubana, creó o acentuó un sentimiento nacionalista antinorteamericano.
La enmienda Platt nos privó de gozar de una independencia y soberanía total, pero también nos evitó grandes desastres y sufrimientos.

Manuel Sanguily como Ministro de Estado (responsabilidad que corresponde a la de Canciller o Ministro de Relaciones Exteriores en nuestros días) del gobierno de José Miguel Gómez, en su discurso en el teatro Polyteama, a poco más de una década de la imposición de la Enmienda Platt, expresó:
"Mantendrá el Gobierno las relaciones más cordiales en el orden diplomático y de los negocios, con las naciones amigas entre nosotros dignamente representadas, y sobre todo cultivará los grandes y vitales intereses que en franca y afectuosa correspondencia nos ligan a los Estados Unidos, no ya solo en consideración a las ventajas que deriva de ellos nuestra economía, sino por los incomparables servicios que el pueblo y el Gobierno americanos han prestado a la causa de la justicia, de la civilización y de nuestra nacional soberanía.
Y no os sorprenda esta sincera manifestación de quien siempre ha vivido inquieto y receloso en el temor de los grandes y los fuertes. Dos veces -una, por la ceguedad de nuestra vieja y orgullosa Metrópoli; otra por la ceguedad de enconos fratricidas-, vinieron aquí los americanos traídos por su fortuna o llamados por nuestras discordias, y siempre se retiraron de nuestro territorio, haciéndonos el doble beneficio de construir dos veces la república, y dejándonos en el corazón atribulado, desengaños y escarmientos; más en ambas ocasiones, motivos superiores de admiración y de gratitud por esa magnánima conducta que jamás en la historia habían observado los pueblos fuertes y triunfantes con los débiles, conturbados y decaídos" (
Ibarra, 312)

He escogido esas palabras de Manuel Sanguily en el teatro Polyteama, y no las de otro cualquier patriota o ciudadano, por la posición vertical que siempre mantuvo Sanguily en su quehacer político:

Sanguily se opuso en un primer momento, como ya expresamos, a la imposición de la Enmienda Platt. Posteriormente, y ya en la República como miembro del Senado cubano, se opuso a la venta de tierras cubanas a capital norteamericano. En ese cargo de Secretario de Estado del Gobierno de José Miguel Gómez, se opuso de palabra y de hecho a la injerencia norteamericana en Méjico cuando el derrocamiento del presidente Francisco I. Madero y su sustitución por Victoriano Huerta, actitud que suscitó desavenencias con el gobierno norteamericano. Sanguily fue en su momento, él más fuerte y decidido opositor en el Senado cubano a la aprobación en 1903 del Tratado de Reciprocidad Comercial con los Estados Unidos (TRC). La verticalidad de Sanguily llegó hasta el punto de acusar públicamente de corrupto al gobierno de José Miguel Gómez (1909-1913), pese a pertenecer a su gabinete como Secretario de Estado.

El fundamento de la preocupación norteamericana por nuestra estabilidad republicana iba desde los más excelsos y enaltecedores sentimientos humanos de solidaridad, hasta la más fría y calculada preocupación por sus inversiones económicas y su seguridad nacional. En ese amplio espectro, es donde debemos situar los móviles que tuvieron las numerosas personalidades norteamericanas que intervinieron en la confección, aprobación y aplicación de la Enmienda Platt.

Un caso concreto de la aplicación de la Enmienda Platt

Por otra parte, debemos admitir que en general, en el caso cubano, los gobiernos norteamericanos no se inclinaron en hacer un uso indiscriminado o exagerado de la prerrogativa que les daba la Enmienda Platt. El proceder del presidente Teodoro Roosevelt durante "la guerrita de agosto" de 1906 así lo atestigua, pues tanto el presidente Estrada Palma como los alzados contra él, pidieron la intervención norteamericana y fue el presidente Roosevelt el que trató de que la misma no se produjera. La carta de Roosevelt al embajador cubano Gonzalo de Quesada del 14 de septiembre de 1906 y su telegrama a Estrada Palma del 25 de septiembre de ese mismo año así lo muestran. Algunos fragmentos de la mencionada carta son:

" Solemnemente conjuro a todos los patriotas cubanos a unirse estrechamente para que olviden sus diferencias, todas sus ambiciones personales, y recuerden que el único medio de conservar la independencia de su república es evitar, a todo trance, que surja la necesidad de una intervención exterior para salvarla de la anarquía y de la guerra civil.
Espero ardientemente que estas palabras de apelación, pronunciadas en nombre del pueblo americano, por el amigo más firme de Cuba y el mejor intencionado hacia ella que pueda existir en el Mundo, serán interpretadas rectamente, meditadas seriamente y que se procederá de acuerdo con ellas, en la seguridad de que, si así se hiciere, la independencia permanente de Cuba y su éxito como República se asegurarán.
" (Pichardo, 283)
En el telegrama de Roosevelt a Estrada Palma del 25 de septiembre, éste le escribe en un tono invocatorio y suplicante:
" Bajo su gobierno y durante cuatro años, ha sido Cuba República independiente. Yo le conjuro, en bien de su propia fama de justo, a que no se conduzca de tal suerte que la responsabilidad por la muerte de la República, si tal cosa sucediere, pueda ser arrojada sobre su nombre. Le suplico proceda de manera tal, que aparezca que Ud. por lo menos, se ha sacrificado por su país y que lo deja aún libre cuando abandone su cargo." (Pichardo, 285)


Estrada Palma permaneció intransigente y convocó al Congreso para renunciar pese a que los sublevados no pedían su renuncia. Se creó una comisión para convencerlo que retirara la renuncia pero el resultado fue negativo. No pudieron obtener arreglo alguno con Estrada Palma, el cual, para colmo, le pidió al Vicepresidente que también renunciara, dejando así acéfala a la república.
El país quedó sin presidente y con una sublevación en sus entrañas que deseaba también la intervención extranjera. La intervención se produjo y como la anterior intervención militar, no hubo oposición armada a la misma.
El Subsecretario de Estado Bacon, según el historiador Howard Hill, citado por Ibarra, le dijo contrito a Taft:
" Me avergonzaré de mirar a mister Root a la cara. Esta intervención es contraria a su política y a todo lo que él ha estado predicando en América del Sur" (Ibarra, 294)
Elihu Root, el padre de la Enmienda Platt, era en ese momento Secretario de Estado.
Según algunos historiadores cubanos de nuestros días, la renuencia del gobierno norteamericano a intervenir se debió a que podía afectarse la imagen del nuevo modelo neocolonial que se estaba experimentando en Cuba y que deseaba llevar a otros países latinoamericanos. Considero que esa explicación no es compatible con la imagen del gobierno cuyo presidente públicamente dio a conocer la política del Gran Garrote y de las Cañoneras. Esta ocasión no fue la única en la que el gobierno de los E.U. invocó la Enmienda Platt para intervenir en Cuba, pero sí fue la única en la que la intervención verdaderamente se llevó a cabo; las otras invocaciones (algunas veces precedidas de intentos por reconciliar a las partes cubanas beligerantes) se limitaron a amagos de intervención y a algún que otro desembarco en determinadas regiones lejanas del país, cercanas a la Base de Guantánamo o dentro de ella y en Santiago de Cuba, las cuales ayudaron a que se apaciguaran los ánimos de los cubanos que contendían entre sí. El artículo tercero de la Enmienda Platt se aplicó, o estuvo a punto de aplicarse, solamente en momentos en los que se habían producido enfrentamientos armados en el país y el gobierno democráticamente elegido había perdido o estaba perdiendo ostensiblemente el control del país. Esta situación se puede ilustrar también con el siguiente fragmento de la nota del Secretario de Estado norteamericano P.S. Knox, el 16 de enero de 1912, al Presidente José Miguel Gómez: "evitaran una situación peligrosa que pudiera obligar al Gobierno de los Estados Unidos, contra sus propios deseos, a considerar las medidas que debe tomar en función de sus obligaciones con respecto a las relaciones con Cuba"(Alzugaray, 29).
El artículo tercero de la Enmienda Platt nunca se aplicó cuando los objetivos políticos, sociales, obreros y de la mujer se buscaban pacíficamente. La anterior república cubana, pese a los defectos, deficiencias y males que tuvo, ocupó comparativamente una posición privilegiada en América Latina en cuanto a las conquistas políticas, sociales, laborales y de la mujer que en ella se alcanzaron.
No conozco que en esas intervenciones o amagos se haya producido algún enfrentamiento armado entre las fuerzas norteamericanas y alguna fuerza cubana.

Un hecho polémico no sujeto a esquemas
La intervención norteamericana en los asuntos cubanos en las postrimerías del antepasado siglo XIX y en los inicios del pasado siglo XX ha sido un hecho histórico muy polémico de nuestra historia. Para que se tenga una idea de lo controvertida que ha sido la apreciación cubana sobre la intervención norteamericana después de finalizada la guerra de independencia contra España diré, que en contra de todo esquema simplista, podemos encontrar desde burgueses cubanos admiradores de los E.U. opinar duramente en contra de ella, hasta a un destacado político de izquierda defender, en cierta medida y en la década del 40, la presencia norteamericana en los primeros años de independencia de España, pues esta aceleraba el desarrollo del capitalismo en Cuba y con ello, según la filosofía marxista clásica, la instauración del socialismo en Cuba.
La Enmienda Platt no fue abrogada en 1934 por poseer la república cubana en esa fecha, un gobierno fuerte que respondiera a los intereses del gobierno norteamericano, pues todos sabemos lo convulsa que fue en nuestro país la década del 30 del pasado siglo XX; tampoco se abrogó por ser una demanda del sentimiento nacionalista antinorteamericano que había en determinados estratos de la población cubana de los años veinte y treinta (también existían sentimientos antiespañol, antijudio, antihaitiano, antijamaicano, etc), sentimiento que después de 1940 y hasta 1959 disminuyó grandemente (Domínguez, 244). Fueron varios los factores que motivaron esa decisión entre los que, por supuesto, también se encontraban esa corriente y ese sentimiento nacionalista, pero no se pueden obviar tampoco: el trabajo paciente, tenaz y sabio de nuestros diplomáticos, las relaciones de amistad entre Cuba y Estados Unidos, la política del Buen Vecino de Franklyn D. Roosevelt, y finalmente, la percepción norteamericana de los cambios que se habían producido en las relaciones internacionales de las otras potencias con los países de nuestro continente.
Por último, deseo observar que el nuevo tratado sobre las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos que se firmó en esos años, nunca tuvo en su haber, un período norteamericano de ocupación de nuestro país pese a la inestabilidad política y de oposición armada que presentaron algunos gobiernos cubanos antes del primero de enero de 1959.
***************
20 de Mayo de 1902
 (Mañana del 20 de mayo de 1902:  La bandera norteamericana ondea aún en el Castillo de los Tres Reyes del Morro de La Habana)
Por disposición del gobernador militar Leonard Wood, a fines de abril de 1902, se fijó el 20 de Mayo para la transmisión de poderes. En ese día se iban a retirar de Cuba las tropas norteamericanas y tomaría posesión del gobierno el presidente electo, Tomás Estrada Palma. La culminación de los deseos del patriotismo cubano, el nacimiento de la República, tuvo así su fecha oficial.
La víspera, el día 19, la Academia de Ciencias había celebrado una reunión. Su vicepresidente, el doctor Tomás V. Coronado, se excusó por la fecha en su discurso: "Día de gran júbilo para La Academia de Ciencias médicas, físicas y naturales es el que conmemoramos hoy, el XLII aniversario de su fundación... La Academia, cumpliendo un deber reglamentario, se ve precisada a celebrar su fiesta solemne de antiguo establecida, en día como éste, triste, muy triste, porque también conmemora la sentida muerte de aquel apóstol a quien Dios concedió fuerza y perseverancia inimitables para tremendas luchas por la libertad. Los académicos depositan una lágrima ante la tumba del que se llamó José Martí, y penetrados de las ideas altruistas del compatriota desaparecido, proseguimos las tareas científicas pretendiendo también enaltecer y honrar la Patria que él nos dio..."
Un testigo de la época, Rafael Martínez Ortiz, recordó así esos días de Mayo de 1902 en su libro Cuba: los primeros años de independencia (1911): "El 19 fue día de recogimiento: se conmemoraba la muerte de Martí; las banderas a media asta con crespones de luto ondeaban sobre los hogares: parecía prepararse la nación con la plegaria en los labios y con el recuerdo de los sacrificados en el alma a celebrar dignamente la más grande de las fiestas... Al sonar el primer campanazo de la media noche, la muchedumbre apiñada en las calles y paseos principales, cambió de aspecto; al recogimiento sucedió la algazara, al silencio el estrépito, la calma a la agitación... La aurora encontró la ciudad vestida de gala; los lazos negros que sombreaban al atardecer las banderas habían desaparecido... La alegría era general y era legítima; palpaban los cubanos sus ensueños... Todas las fiestas celebradas hasta entonces habían sido pálidas comparadas con las de esa fecha inolvidable..."
 
A las ocho de la mañana del día 20 tuvo lugar en la Catedral un Te Deum, dijo el Diario de la Marina, "En celebración de la constitución de la República, y para dar gracias a Dios Nuestro Señor por los beneficios que se ha dignado dispensarle... Asistieron al religioso acto, que resultó muy lucido, el presidente de la República Sr. Tomás Estrada Palma, el Secretario de Estado y Justicia, señor [Carlos de  Zaldo y el general Máximo Gómez... Las naves del hermoso templo, adornadas con lujosas cortinas ostentando los colores nacionales, se vieron invadidas por una multitud de fieles entre los que figuraban numerosas damas, todo lo que prueba que los sentimientos religiosos no han menguado en el corazón de las habitantes de esta ciudad..." Hubo, en la tarde, una recepción en el Palacio a la que asistieron autoridades y dignatarios (senadores y representantes, y, entre otras personalidades, Máximo Gómez, Carlos Finlay, Fernando Figueredo y Rafael Montoro), agentes diplomáticos de varios países (los Ministros de los Estados Unidos, de Inglaterra y México; los Encargados de Negocios de España, Bélgica y China; los Cónsules de Chile y del Ecuador...) Y siguieron desfiles, en la Plaza de Armas, del ejército, la policía, la guardia rural y los bomberos, mientras en las calles de La Habana y en los parques de las ciudades del interior, se celebraba con similar alegría tan señalada fecha.
 (La bandera cubana es izada el 20 de mayo de 1902)

 (La bandera cubana  ya izada  en El Morro habanero)
 El 21 de mayo comentó el El Diario de la Marina lo sucedido el día anterior; allí se lee:
El pueblo de la Habana demostró ayer una vez más que sabe aliar la alegría y el entusiasmo a la cordura, y que posee el secreto de expresar ostensible y hasta ruidosamente su regocijo, sin provocar conflictos ni promover desórdenes. La nota característica de la conmemoración de ayer fue que en "todas las clases y todos los elementos sociales. El 20 de Mayo es felizmente una fecha que en nadie despierta, como otras, ningún recuerdo amargo, y a cuya significación pueden asociarse unos con entusiasmo, otros con sincera cordialidad y con espíritu fraternal todos... El bien más preciado para un pueblo es su paz moral, único asiento firme de la tranquilidad pública, y no es necesario perseguirlo en Cuba, porque está ya en lo esencial conseguido; no se necesita más que consolidarlo hasta hacerlo indestructible. Es ése uno de los resultados que a los ojos del observador ofrece la conducta del pueblo de La Habana, de todo el pueblo de La Habana, y seguramente de todo el pueblo de Cuba de regocijo, dando a la ciudad un aspecto desusado de animación. Al dar las doce de la noche el martes 19, en todas las calles se dispararon cohetes y voladores, las campanas repicaron, los tranvías aparecieron engalanados con banderitas y cortinas con los colores de la bandera cubana, y gran número de personas comenzó a recorrer el paseo del Prado, hasta el Malecón, y las principales calles de la ciudad...
Y en la emigración que tanto había contribuido a la independencia con sus recursos humanos y económicos, se celebró ese 20 de Mayo con el mayor entusiasmo. El recuerdo del acontecimiento quedó en las páginas de The Morning Tribune, el periódico de Tampa, al día siguiente de la fecha, donde con grandes titulares en la primera páginas se lee: "Big Day in Havana. President Estrada Palma is Sworn In. Cuba's Flag Flíes". "Cuba Now Free. Great Enthusiasm Attends Advent of the Long-Suffering Island Among the Nations of the Earth. Cuba Libre! " "President Roosevelt Proclaims the New Republic of Cuba ". Y sobre la celebración en la ciudad dice una reseña con el titulo "The Cuban Citizens Hail Their New Republic "; "Pocas fueron las casas de Ybor City y West Tampa que no pusieron en evidencia la consagración de Cuba Libre. Los hogares y los negocios de los cubanos residentes en Tampa estaban engalanados con banderas y retratos de los héroes cubanos... Los comerciantes norteamericanos mostraron su alegría adornando, también entusiastas, sus negocios con los colores de Cuba. Auspiciados por el Club Nacional Cubano, hubo varios actos con saludos de artillería, música, discursos, voladores, fiestas y servicios religiosos, los cuales hicieron que esta celebración del 4 de Julio cubano en Tampa no pueda olvidarse por los cubanos ni por toda la ciudadanía ". "El edificio del Club Nacional Cubano, situado en la esquina de la Novena Avenida y la calle Catorce, estuvo bellamente adornado y se celebró un banquete. Los ciudadanos más prominentes de la ciudad asistieron a él... En todas las fábricas de tabaco se suspendieron las labores, como si fuera un día de fiesta. Fue la celebración más entusiasta en toda la historia de la colonia cubana ". [It was the most enthusiastic celebration in the history of the local Cuban colony.
Había otras fechas que hubieran honrado los esfuerzos para lograr la independencia: el 10 de Octubre, por el alzamiento de Céspedes en 1868 y el inicio de la Guerra de los Diez Años; el 27 de Noviembre, por los estudiantes de Medicina fusilados en La Habana en 1871; el 24 de Febrero, por el Grito de Baire y el comienzo de la guerra del 95; el 19 de Mayo, por la caída en Dos Ríos de José Martí, en ese mismo año; el 7 de Diciembre por la muerte de Antonio Maceo y Panchito Gómez Toro en Punta Brava, en 1896. ¿Por qué, entonces, escogió Wood el 20 de Mayo desconociendo fechas llenas de espíritu separatista?
La fecha podía tener directa relación con el desembarco en Cárdenas de Narciso López, y que el 19 de mayo de 1850 ondeó en aquella ciudad la bandera cubana enarbolada por el matancero Juan Manuel Macías. La ocupación de Cárdenas por López (tenido por algunos como anexionista) y sus compañeros, la gran mayoría norteamericanos, sólo duró unas 12 horas, desde la madrugada hasta la noche del 19. En esa fecha también se conmemoraba la muerte de Martí, y no era posible mezclar el luto de ese recuerdo con la alegría por el nacimiento de la República, y postergó la celebración. Además, debe recordarse que, a mediados de 1902, urgía dar por terminada la intervención norteamericana, y que las fechas más queridas por los cubanos estaban casi todas al principio o al final del año (febrero, octubre, noviembre, diciembre). Y aun puede suponerse que, con buen juicio, Wood prefirió una fecha virgen que a nadie le trajera el recuerdo de las luchas y conflictos entre los varios sectores de la sociedad. Pero si la intención que determinó la fecha del 20 de Mayo como la del nacimiento de la República no fue todo lo pura que podía esperarse, la consagró para siempre el fervor del pueblo por lo que para él representaba.

Etiquetas: , , , , , ,


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...