sábado, octubre 13, 2007

CHE, UN MITO QUE DECLINA

El Che, un mito que declina


Por Eduardo Mackenzie*

10 de octubre de 2007

De Ernesto Guevara no queda más que una efigie, una foto retocada y monótona, que portan miles de adolescentes en el mundo, por rutina es cierto, pues la gran mayoría de ellos ignora que el hombre impartía la muerte a donde quiera que fuera. Pocos entre ellos han leído los textos del personaje, donde la violencia llamada "política" es el alfa y omega de un pensamiento que se pretende revolucionario, justiciero y puro.

El 40 aniversario de la muerte del Che, gris a más no poder, muestra que la verdad respecto de ese personaje se abre paso, por fin, en los cinco continentes. A diferencia de lo que ocurrió en otras ocasiones, esta vez sólo hubo dos celebraciones oficiales. La más obvia de todas, la de Cuba, fue un acto rutinario, sin brillo, pues Raúl Castro, quien reemplaza a su hermano Fidel en la conducción de la isla, nunca fue un idólatra de "el argentino", como Raúl llamaba a Guevara.

En Bolivia, la celebración fue repudiada por más de la mitad de la ciudadanía. Esta, con razón, no acepta que Evo Morales haga el elogio de una invasión de mercenarios que a mató 55 soldados bolivianos (y a algunos civiles), y que pretendía, en 1967, poner el país bajo la bota de la dictadura cubana. "El homenaje debería ser hecho a los soldados que derrotaron a ese invasor", estimó el general Gary Prado, quien dirigió la columna militar que capturó al Che. El general Ricardo Farfán, comandante de la octava división del Ejército, encabezó un acto militar en honor de las fuerzas militares que combatieron a los guerrilleros de Guevara. Ningún ministro de Morales se hizo presente.

En Caracas, el homenaje oficial al Che se vino al suelo cuando los delegados de las FARC, invitados bajo el pretexto de los pretendidos diálogos con el presidente Hugo Chávez para la liberación de los rehenes en Colombia, no pudieron llegar a tiempo. La "revolución bolivariana" iba a mostrarlos como el ejemplo vivo de la actualidad del pensamiento del Che. Los "ejemplos vivos" irán sin duda a Caracas un día, cuando puedan, pues en estos días dependían de un salvoconducto que su enemigo, el gobierno del presidente Alvaro Uribe, no quiso darles.

El culto del "héroe" cubano-argentino había decaído bastante en los años 1990. Pero fue revivido en 1997 por La Habana tras el hallazgo (que algunos cuestionan), de los restos del guerrillero en Bolivia y la construcción de un mausoleo en su honor en Santa Clara. Diez años después, el mito del "hombre más maduro de esta época", como lo llamara un día Jean-Paul Sartre, se destiñe y los estudios críticos comienzan a interesar al gran público.

En Francia, donde tantos intelectuales de renombre avalaron durante décadas el sistema soviético y sus satélites, y cerraron los ojos ante los crímenes inmensos del comunismo, también se instala un nuevo clima de reflexión sobre esos temas. Numerosos artículos, reportajes y libros que muestran al verdadero Guevara, vienen siendo publicados desde 2004. En octubre de ese año, Le Monde publicó un texto impecable bajo el título de "El guevarismo no es un humanismo". El mismo año, el diario madrileno El País dejó pasar un artículo excelente: "El mito truncado del Che", que recordaba todos los fracasos repetidos del personaje cuando se desempeñó como guerrillero, economista, diplomático y político. En noviembre de 2006, la revista francesa Historia publicó un dossier de cuatro textos. El de Remi Kaufer habla del Che como títere de Fidel, el de Jacobo Machover examina las matanzas en La Cabaña, el de Vincent Bloch la destrucción de la economía de la isla, y el de Paul-Eric Blanrue trata acerca del "comandante de las guerras perdidas".

El nuevo ensayo de Jacobo Machover, escritor e historiador cubano exilado en Francia, publicado en francés hace unos días, es uno de los más penetrantes y agudos. "La face cachée du Che" muestra al hombre autoritario que era Guevara, temido hasta por sus colaboradores más cercanos y autor de cientos de fusilamientos ilegales y de otras atrocidades en Cuba, el Congo y Bolivia. Machover revive, en particular, los crueles episodios del cuartel de La Cabaña, donde el Che, tras el triunfo del ejército rebelde, hizo fusilar a 164 personas, entre el 3 de enero y el 26 de noviembre de 1959, actividad por la que se ganó el apodo de "el carnicerito". Antes de la derrotta de Batista, el Che había ordenado el fusilamiento de otras tantas personas, incluidos algunos de sus propios combatientes.

No todas las víctimas de Guevara eran, como la propaganda castrista afirma, "esbirros" de Batista. En La Cabaña había opositores políticos y gente inocente. El caso de Rafael García, 26 años, un agente de policía que nunca participó en hechos de sangre, es conocido. Condenado a muerte en un simulacro de juicio, fue pasado al paredón por el lider guerrillero. Sergio García logró demostrar la inocencia de su hermano a Ernesto Guevara. La respuesta de éste fue: "Su hermano es quizás inocente, pero el portaba un uniforme azul. Debe entonces morir".
Este 8 y 9 de octubre, la prensa parisina publicó artículos sobre los 40 años de la muerte de Guevara. "El Che, angel cruel, cae de su pedestal", titula Le Figaro, el principal matutino del país. François Hauter, autor del texto, dice : "El Robespierre cubano era un torturador iluminado y sin piedad". La revista L'Express no se queda atrás. El reportaje de Alex Gyldén se intitula "Guevara: sangre sobre la estrella". Gyldén entrevistó a varios testigos de esa época aciaga, entre ellos al sacerdote Javier Arzuaga, ex capellán de La Cabaña, quien publicó en 2006 sus memorias y algunos de los testimonios que recibió de los condenados a muerte. "El Che nunca trató de ocultar su crueldad", estima el sacerdote. "Por el contrario. Entre más se le pedía compasión más él se mostraba cruel. El estaba completamente dedicado a su utopía. La revolución le exigía que hubiera muertos, él mataba; ella le pedía que mintiera, él mentía". Arzuaga evoca un detalle que dice más que lo anterior: "En La Cabaña, cuando las familias iban a visitar a sus parientes, Guevara, en el colmo del sadismo, llegaba a exigirles que pasaran delante del paredón manchado de sangre fresca."

El historiador Pierre Rigoulot, dedica páginas interesantes al Che en su voluminoso trabajo intitulado "Coucher de soleil sur La Havane, la Cuba de Castro, 1959-2007". Guevara, dice Rigoulot, "rechazaba los compromisos y las contingencias de la vida cotidiana, lo que para ciertos analistas constituye una fascinación por la muerte, mientras que otros ven como una sed de santidad y de amor por lo absoluto".

En su libro de 1965 El Socialismo y el hombre en Cuba Guevara aborda el tema del "hombre nuevo", utopía central de los dos grandes totalitarismos, el comunismo y el nazismo, y dice trivialidades como ésta: "El hombre nuevo será completo, total, pleno", y alcanzará "la plena realización como creatura humana". Su aporte original, si lo hay, tiene que ver, por lo contrario, con la devastación y la muerte: el Che preconiza la destrucción de la civilización occidental, "la cual oculta detrás de su fachada pomposa una banda de hienas y chacales". Rigoulot concluye: "Su exaltación de la muerte, asociada a su incompetencia en materia económica y financiera cuando era ministro, ofrecen algunos datos útiles para desmontar el personaje así como la ideología que lo acompaña: lo importante para él es vivir lo trágico de la Historia ('la hora de los braceros'), rechazar la prosaica y apagada búsqueda de una expresión democrática y del desarrollo económico."


( Che Guevara en la lucha contra Batista junto a un entonces afamado empresario del sector tabacalero que ayudó con fuertes sumas de dinero a establecer la tiranía castrista que lo despojaría del patrimonio que sus ancestros fundaron y desarrollaron; Che Guevara pese a ser fruto de una familia de la clase media alta devenida a menos, odiaba a los burgueses ¿ Qué estaría pensando el Che en esos momentos de esa persona y de los demás adinerados empresarios que los ayudaban con dinero y otros recursos a instalarse en el poder ?. Nota del blogguista. )

Guevara era, en efecto, un exaltado que no vaciló en decir ante una asamblea general de la ONU estas palabras escalofriantes: "Sí, nosotros hemos fusilado; nosotros fusilamos y seguiremos fusilando hasta cuando sea necesario". Otro aporte de Guevara al "humanismo" de todos los tiempos, que los jóvenes pacifistas que deambulan con el rostro del Che en sus pechos probablemente ignoran, es esta fórmula de antología de su conocido Mensaje a la Tricontinental, que constituye, en verdad, su único testamento político: "el odio intrasigente del enemigo". Ese, "odio intrasigente del enemigo" es el que, según Guevara, "empuja más allá de sus límites naturales al ser humano y lo convierte en una eficaz, violenta, selectiva y fria máquina de muerte".

Impermeables a esta revolución teórica y a todo diálogo, los grupúsculos de extrema izquierda francesa, son los únicos que intentan relanzar el culto del Che. El diario comunista L'Humanité lanzó un ladrillo de varias páginas para tratar de demostrar la "originalidad" del pensamiento de Guevara. El resultado no es convincente. Por su parte, Olivier Besancenot, lider de la trotskista LCR, publicó un panfleto elogioso del Che, que evita, claro está, los puntos más obscuros y terribles del hombre. Allí el lector encontrará, en cambio, una serie de lugares comunes y de interpretaciones abusivas sobre Guevara, como aquella que pretende que "la meta definitiva" de éste era "el cambio social con desarrollo individual".

No es sino ver lo que la dictadura de los hermanos Castro ha hecho de Cuba para adivinar qué es lo que promete Besancenot con su "cambio social con desarrollo individual". El jefe de la LCR no es el único en poner en remojo un cierto discurso habitual. Aleida Guevara March, la hija de Ernesto Guevara, aseguró en estos días en París: "El Che no fracasó, los pueblos se agotan, pero las revoluciones siguen siendo posibles". ¿De qué tipo de revolución habla ella? Aleida Guevara March no es muy directa al respecto, ni acerca del nuevo socialismo que impulsan los Castro, Chávez, Morales y Ortega. Ella habló, eso sí, de una categoría obscura : de "la nueva sociedad más fuerte". ¿Un nuevo tipo de dictadura?

En Colombia, algunos periodistas, sin mentirse sobre el fracaso de la cosmogonía guevariana, no pudieron evitar, a pesar de todo, la trampa de la comparación entre el Che y Cristo, entre el Che y Rimbaud. Esa comparación es absurda. Ni Cristo ni Rimbaud llegaron a matar a nadie.

*Eduardo Mackenzie,- Periodista colombiano radicado en París.

5 Comments:

At 1:52 a. m., Anonymous Anónimo said...

Imbecil, tus comentarios no tienen fundamento, no pienso decirte nada más, no lo merece...

 
At 7:19 p. m., Anonymous Anónimo said...

Por mi parte, cualquiera puede hablar y escribir cualquier pensamiento, para eso tenemos democracia.
Quisiera sorprenderme de artículos como este pero en el mundo en que vivimos son de lo más comun.
Usted llama "invasor" a Guevara por haber irrumpido en Bolivia con su ejército, me gustaría saber como definiría entonces a José de San Martín y a Bolívar, le recuerdo que entraron con sus ejércitos y mataron para derrocar al poder existente.
Minimiza el simbolismo de la lucha del Che Guevara a "su cara en el pecho de los jóvenes", mi consejo en este caso sería que en vez de quedarse con lo que ve, hable un poco más con la gente; lo que usted dice sucede pero eso es producto de la pobre educación que nuestros jóvenes reciben con el propósito de tener masas ignorantes. También los profesionales recibieron esta educación y a las claras está a la vista.
Habla de los "crímenes del comunismo". Todos los días se ven los crímenes del capitalismo y de los gobiernos actuales que mal aplican la Democracia. Los niños mueren de desnutrición, los jóvenes no tienen trabajo decente, los jubilados... siempre se juega con ellos. Y lo peor es el asesinato de la inteligencia que está produciendo este sistema en el que vivimos.
Primero: El Che no es un Mito, fue un hombre, llevó sus ideales y los de mucha gente a la lucha, y es un símbolo con todo lo que ello conlleva. Que declina? Lo único que veo que declina es el poco profesionalismo de ciertos periodistas, la inteligencia, el respeto y la decencia.

 
At 12:40 a. m., Anonymous Anónimo said...

lo loco es q ambos tienen razon muchos de los que usna la remera del che la usan por moda sn saber lo que significa y lo que representa, lo usan solo porque es un revolucionario. Tambien ahi otro punto que hay que tener en cuenta que parecee haber olvidado este señor es que si bien no estoy de acuerdo con como es el regimen de cuba hoy en dia en su momento cuando emepzo la revolucion estaban mucho peor. es comunismo podemos estar de acuerdo o no con ese regimen, pero entonces porque no atacar el capitalismo tmabien q es un regimen en algunos momentos hasta mas opresor.
es muy facil hablar omitiendo hechos historicos, si yo digo que la policia mato a un hombre pero no digo que ese hombre masacro a 50 personas estoy omitiendo y al omitir, en estos casos miento.
seguramente el che guevara no es commo lo pintan no es el heroe mas importante que tuvimos, pero me parece que el che guevara tuvo dio su vida por un ideal ( el cual compartamos o no es otro temaa) pero para eso Eduardo hay que tener mucho huevo. y es eso lo q creo que le representa a muchos de esos jovenes que usan la remera otroas si las pueden usar por moda, pero esos q la llevan porque tieenen ideales y luchan por ellos a ellos hay q respetarlos.

Ignacio Pacheco

 
At 5:52 p. m., Anonymous marcia said...

bueno....no quiero perder tiempo en darte mi opinion de tu articulo solamente decirte que no estoy de acuerdo y creo q el che fue un hombre que intento cambiar la america de mierda que tenemos ...

 
At 2:46 p. m., Blogger Otra vez a viajar al olvido... said...

es raro, muy raro. Es la manera de como se manejan las imformaciones. Antes que nada dejo clara mi opinion; MATAR POR CUALQUIER PENSAMIENTO O IDEOLOGIA ES REPUDIABLE, NO DEBE PASAR Y LA LIBERTAD ES ALGO QUE NO SE PUEDE NEGOCIAR. Claros hasta ahi. ahora, porque los crimenes de la izquierda son tolerables, siempre hay una excusa, siempre hay una explicacion. Cuando escucho que en Cuba hay salud para todos y no hay analfabetos me pregunto si las 24hs la gente esta enferma y estudiando, y la libertad? Fue una dictadura la Cubana que torturo, hizo desaparecer gente y hubo y hay presos politicos? O sea que matar por un pensamiento de izquierda esta bien y si ese pensamiento es de derecha es genocida? Se reprocha a Hitler pero no a Stalin. En Argentina s se hablan de los represores y quienes protestan van con remeras y banderas del "CHE". Es raro. Quizas el "CHE" es admirable porque murio por sus pensamientos y defendio sus ideales, pero en sus dos experiencias propias como guerrillero fracaso; Congo y Bolivia.

 

Publicar un comentario

<< Home