jueves, febrero 04, 2016

Zoé Valdés sobre la visita del tirano Raúl Castro a Francia y ser recibido con altos honeres por el presidente socialista François Hollande quien fuera antiguo crítico de la dictadura totalitaria de los Castro en Cuba


La vergüenza

Por Zoé Valdés
2016-02-03

Ya está hecho. El gobierno francés en pleno y una parte de los artistas franceses se inclinaron ante el tirano. Poco faltó para que lo sentaran en el trono de los antiguos reyes. Lamerle hasta ese punto las botas sólo ha servido, en lo que a mí respecta, para despreciar cada vez más a los políticos de este país donde decidí exiliarme hace más de veinte años.

Por suerte, mientras Castro II se besuqueaba con los izquierdosos en París, yo me encontraba en Londres. O sea, que no respiramos el mismo aire, un aire viciado temporalmente por sus crímenes.

No sólo François Hollande, antiguo crítico del régimen, por cierto, recibió con bombos y platillos a Castro II, también la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que por sus orígenes sabe bien lo que es una dictadura, la dictadura franquista, le abrió de par en par las puertas de la alcaldía al criminal.

Con Anne Hidalgo de adjunta del antiguo alcalde de París, Bertrand Delanoë, organicé un homenaje al grupo opositor las Damas de Blanco. Anne Hidalgo también se vistió de blanco en solidaridad con las mujeres cubanas, familiares de los presos políticos, y se expresó a su favor cuando me condecoraron con la Médaille Vermeil de la Ville de Paris. Corta tiene la memoria Hidalgo si tan pronto se olvidó de todo lo que hablamos en relación a la situación de los cubanos y sus libertades. Una verdadera vergüenza esa foto donde ella se entrega con una amplia sonrisa a la presencia indeseable.

Y eso no fue todo. A la recepción que Hollande ofreció a Castro en el Palacio del Elíseo asistieron, además de políticos de la izquierda ultrarrecalcitrante como Jean-Luc Mélenchon, seudoartistas de la calaña de David Guetta, que para mí no es más que un pinchador de discos, junto a su novia cubana, la modelo Jessica Ledon. Guetta auguró un próximo megaconcierto en La Habana. Todos quieren posicionarse antes que lleguen los americanos.

Hollande instó a Obama a que levantara el embargo lo antes posible, condonó gran parte de la deuda y él y el dictador se prometieron mutuamente acuerdos económicos. ¿Y la democracia? ¿Y la libertad? Ni una sola mención.

¿La prensa? En su gran mayoría toda a favor de la visita, lo que indica cuán solos están los periodistas independientes cubanos y cuán solitarios están los cubanos tout court.

La puesta en escena ha sido más que indignante, verdaderamente repugnante. ¿Cómo vivir ahora con semejante asco?
*******

Published on Feb 4, 2016
Un programa de la televisión francesa “Le Petit Journal" ha roto las redes sociales con una emisión dedicada a la visita del gobernante cubano Raúl Castro al Palacio del Eliseo, en París. El show se lo robó la especial actuación de su nieto.
TV francesa se burla de las impertinencias del nieto de Castro



********


Published on Feb 4, 2016
El programa "Le Petit Journal" de Canal + ridiculizó la presencia de Raúl Castro a París el pasado 1 de febrero de 2016.


La TV francesa ridiculiza la visita de Raúl Castro en Francia


*********
A Cuba, vous seriez morts! le Petit Journal menacé par un pro Castro ! 


*******
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Los franceses son libres de hacer lo que quieran, pero les sugiero que no vuelvan a enarbolar su famoso lema de "Liberté, égalité, fraternité," pues lo han pisoteado y ultrajado de mala manera. Seguir con tal cuento, obviamente hueco, sería por lo menos una broma de mal gusto--y supongo que siendo franceses, demostrar mal gusto les preocupe mucho más que ser abiertamente hipócritas. Sobra decir que esto no es nada nuevo ni raro, o sea, es algo asqueroso pero muy "normal." Lo que sorprende es que Francia se rebaje de tal modo por un país tercermundista de pacotilla, arruinado y degenerado en todo sentido, cuando pudiera ignorarlo fácilmente. Repito, ignorarlo, pues pedir más que eso sería penosamente iluso. A estas alturas, seguir esperando peras de olmos es poco menos que indecente.

Realpolitik

1 Comments:

At 5:32 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Los franceses son libres de hacer lo que quieran, pero les sugiero que no vuelvan a enarbolar su famoso lema de "Liberté, égalité, fraternité," pues lo han pisoteado y ultrajado de mala manera. Seguir con tal cuento, obviamente hueco, sería por lo menos una broma de mal gusto--y supongo que siendo franceses, demostrar mal gusto les preocupe mucho más que ser abiertamente hipócritas.

Sobra decir que esto no es nada nuevo ni raro, o sea, es algo asqueroso pero muy "normal." Lo que sorprende es que Francia se rebaje de tal modo por un país tercermundista de pacotilla, arruinado y degenerado en todo sentido, cuando pudiera ignorarlo fácilmente. Repito, ignorarlo, pues pedir más que eso sería penosamente iluso. A estas alturas, seguir esperando peras de olmos es poco menos que indecente.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home