sábado, abril 30, 2016

Jorge Hernández Fonseca: El tardío retiro del Cardenal Jaime Ortega y Alaminos

Tomado de http://www.cubademocraciayvida.org/

El tardío retiro del cardenal Ortega

Por Jorge Hernández Fonseca
28 de Abril de 2016

La sospechosamente tardía autorización para el retiro del cardenal Ortega (renunció a su cargo hace muchísimos años) pone sobre el tapete una pregunta directa al Papa Francisco: ¿Por qué ahora?; ¿será un reconocimiento –también tardío-- de que su (la del Papa) actuación ante la Habana fue más que desastrosa, cobarde, sobre todo si se compara con la actuación de Obama?; ¿será una muestra de arrepentimiento –otra vez también tardía-- ante el pueblo de Cuba del papel colaboracionista que ha jugado el cardenal pasado a retiro? Es temprano para saber a ciencia cierta el camino seguido para, tanto la aceptación tardía de su renuncia, como para saber a ciencia cierta las pretensiones e intenciones con el nombramiento del sustituto.

El contexto de la aceptación del retiro del cardenal es rico en hechos propicios a suposiciones. Primero que todo, el momento actual; magistralmente descrito por Yoani Sánchez en un artículo antológico de final de época para el castrismo, pareciera como el marco adecuado para –a la carrera-- mandar para su casa – a la chita callando-- al representante del "mal ejemplo" dentro de la sufrida iglesia católica cubana y colocar en su lugar a la antípoda más evidente entre los posibles. En segundo lugar, el chasco monumental con el congreso del partido comunista cubano, que haciendo caso omiso a la grave situación por la que atraviesa el país, simplemente ha postergado el futuro para nada menos que cinco largos años, que nadie en la isla puede esperar. Y en tercer lugar --y no menos importante-- porque resulta ahora que el discurso de Obama se ha constituido en el principal "lev-motiv" que impulsa (para mal) al partido de Fidel y Raúl Castro (y para bien) a la disidencia cubana --y ahora, con esta aceptación-- a Francisco.

Hay un aire de "mea culpa" papal con una decisión tan demorada, pero ejecutada como "en la callada de la noche" que de una forma u otra implica un reconocimiento de "algo" difuso. Para los católicos cubanos que tengan un sentir democrático, tener un Papa fidelista y un cardenal colaboracionista es la peor herencia que se les deja para el incierto futuro del catolicismo cuando Cuba recobre –tarde o temprano, pero sin dudas-- su libertad. Esta constatación es tanto más real cuando, en paralelo con la aceptación de la renuncia de Ortega, leemos una comprometida declaración de la Iglesia Católica Venezolana en defensa de su sufrido pueblo.

(Cardenal Jaime Ortega y el tirano, en funciones, Raúl Castro)

La iglesia católica cubana ha adoptado hasta ahora el secretismo como método de comunicación con el pueblo de Dios. Este secretismo no hay razón para que continúe, como no hay razón para que continúe el papel de segundón al que Ortega obligó a la iglesia católica cubana, en momentos que se le autorizo a Obama, sin ningún seguidor conocido dentro de la isla antes de su visita, a hacer el discurso que todos los cubanos esperábamos del Papa Francisco --que contradictoriamente fue a decirlo en EUA—y en momentos que la jerarquía católica cubana acaba de leer el valiente documento de la Iglesia Católica Venezolana.

Después de lo expresado por Obama en su discurso en la isla y después de lo expresado por los obispos venezolanos hoy, se impone una valentía similar de parte del heredero del trono de Ortega. Si queremos que la iglesia católica cubana tenga un futuro dentro de la isla, es importante hacer, no sólo un mea culpa honesto, sino un discurso coherente con los valores que el Papa Francisco ha dicho defender en todo lugar que ha visitado... menos en Cuba.
*************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Hace mucho tiempo, antes de Ortega y antes de Francisco, que la Iglesia Católica viene optando por actuar de forma escandalosa en Cuba, a pesar de que escandalizar a los creyentes es claramente declarado un pecado en la Biblia. Por supuesto que esto se ha hecho por determinadas razones, no por gusto, pero se ha hecho, desde por lo menos los ‘60 con el nuncio papal Zacchi, de tan amarga memoria. Eso ni se olvida ni se olvidará, y la Iglesia es responsible de sanar esas heridas, suponiendo que respete a los cubanos lo suficiente como para humillarse ante ellos, lo cual no doy por sentado. Sobra decir que los cubanos no son angelitos inocentes ni mucho menos, pero el que se presta, por ejemplo, a dar misas a favor de Fidel Castro o tratar a su hermano como si fuera muy buen amigo suyo, no tiene derecho a esperar nada de ellos. La Iglesia ha quedado mal con los cubanos demasiadas veces (y eso es sin contar su apoyo a España cuando las guerras de independencia), y tiene que rectificar

RealpolItik

 Artículos de este autor pueden ser encontrados en http://www.cubalibredigital.com

1 Comments:

At 3:18 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Hace mucho tiempo, antes de Ortega y antes de Francisco, que la Iglesia Católica viene optando por actuar de forma escandalosa en Cuba, a pesar de que escandalizar a los creyentes es claramente declarado un pecado en la Biblia. Por supuesto que esto se ha hecho por determinadas razones, no por gusto, pero se ha hecho, desde por lo menos los ‘60 con el nuncio papal Zacchi, de tan amarga memoria. Eso ni se olvida ni se olvidará, y la Iglesia es responsible de sanar esas heridas, suponiendo que respete a los cubanos lo suficiente como para humillarse ante ellos, lo cual no doy por sentado. Sobra decir que los cubanos no son angelitos inocentes ni mucho menos, pero el que se presta, por ejemplo, a dar misas a favor de Fidel Castro o tratar a su hermano como si fuera muy buen amigo suyo, no tiene derecho a esperar nada de ellos. La Iglesia ha quedado mal con los cubanos demasiadas veces (y eso es sin contar su apoyo a España cuando las guerras de independencia), y tiene que rectificar.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home