jueves, enero 19, 2017

Carlos Eire en el Washington Post sobre decisión del Presidente Obama: Pié seco, pié mojado, pié equivocado. Wet foot, dry foot, wrong foot

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

 Traducción automática usando Google Translate
Carlos Eire es un autor y T.L. Riggs Profesor de Historia y Estudios Religiosos en la Universidad de Yale.
 El artículo fue publicado originalmente en el Washington Post

****************
 Pie húmedo, pie seco, pie equivocado

Por Carlos Eire
13 de enero

El jueves, cuando el Presidente Obama puso fin a la política de "pies mojados, pies secos", que permitió a cualquier cubano que llegó a las costas de los Estados Unidos a ser residente como refugiado, simplemente siguió su apoyo incondicional al régimen de Raúl Castro hasta su final lógico.

La lógica es fácil de seguir: si las relaciones se han normalizado entre los Estados Unidos y Cuba, ¿por qué deberían tratar a los cubanos que llegan aquí en balsas de manera diferente a otros migrantes? ¿Por qué los médicos cubanos que trabajan como sirvientes contratados en el extranjero pueden reclamar la condición de refugiados cuando logran llegar a una embajada de los Estados Unidos?

Después de todo, si Obama y Castro pueden disfrutar de un juego de béisbol, reír y hacer la ola juntos, ¿puede Cuba ser realmente diferente de cualquier otro país normal?

Para todos los propósitos prácticos, el pie mojado, pie seco se convirtió en un anacronismo el 17 de diciembre de 2014, cuando Obama anunció su nueva política cubana. Ese día, en relación con los cubanos como víctimas de la represión se convirtió en un anacronismo, también. Para Obama declaró al mundo que el gobierno de Castro no era tan diferente de los de Canadá, Francia o Andorra.

Ah, sí, hubo un pequeño problema con los derechos humanos en Cuba, dijo Obama, pero eso fue intrascendente, porque su nueva política de amistad con la dictadura más brutal en el hemisferio occidental cambiaría todo eso, eventualmente. Castro llegaría a ver el error de sus costumbres una vez que los turistas norteamericanos comenzaron a acudir a Cuba. O tal vez uno de los sucesores de Castro sería el que aliviara la represión. El quién y cuándo realmente no le importaba a Obama. Finalmente fue lo suficientemente bueno para él.

Mientras tanto, en Cuba, la política de Obama creó un pánico. Muchos cubanos eran lo suficientemente inteligentes como para entender la doble significación del abrazo de Obama al gobierno de Castro: Primero, cómo este nuevo apoyo de Estados Unidos podría prolongar indefinidamente la vida del régimen castrista y permitirle gobernar despóticamente; Y segundo, cómo los cubanos ya no seguirían siendo vistos por los Estados Unidos como un pueblo oprimido.

Esos cubanos tenían razón, por supuesto. Desde el 17 de diciembre de 2014, la represión ha aumentado en Cuba. Asegurado en el apoyo de los Estados Unidos, el gobierno ha frenado la libertad de expresión, aumentado los arrestos y desmantelado muchos de los "cuentapropista" experimento que se suponía para transformar y mejorar la economía cubana.

Ahora viene la segunda repercusión temida por los cubanos: Obama les despoja de su condición de refugiado justo cuando dirige la puerta de la Casa Blanca. El gobierno de Castro es normal; No más tratamiento especial para los cubanos. Los cubanos no son diferentes de los haitianos, los mexicanos o cualquier otro migrante. Fin de la historia.

Muchos de los que vieron este cambio venir apresuraron en números récord. El aumento en los crudos buques llenos de cubanos interceptados por la Guardia Costera de los EE.UU. ha sido enorme, al igual que el aumento de los que cruzan la frontera a través de México.

Con golpes de su pluma, Obama no sólo ha despojado a los cubanos cubanos de su estatus de refugiado, sino que también dejó una bomba de olor a radioactividad como regalo para su sucesor.

La destrucción de Obama de pies mojados y pies secos podría ser rápidamente revertida por el Presidente Trump. Como casi todos los demás aspectos de la política de Obama en Cuba, este cambio en la ley ha tenido lugar a través del orden ejecutivo. El Congreso ha sido ignorado, así como algunas leyes, especialmente la Ley de Democracia de Cuba de 1992 (la Ley Torricelli) y la Ley de Solidaridad de Libertad y Democracia de 1996 (Ley Helms-Burton).

Pero considere las trampas que Obama ha establecido para Trump. Si Trump no hace nada, condena implícitamente la noción de que los cubanos no son víctimas de un régimen represivo. Esto podría enfadar a muchos de sus partidarios. Si Trump revierte la política de Obama, él vincula implícitamente las cuestiones de los abusos contra los derechos humanos y la inmigración. Si los cubanos pueden ser refugiados que merecen protección especial, ¿por qué no los sirios? ¿Por qué Trump está escogiendo a sus víctimas de la represión? Esto podría crear una tormenta de controversia y la ira de algunos de sus partidarios, también.

Obama ha logrado dos objetivos aquí. En primer lugar, ha completado la traición total del puebloo Trump con una situación de no ganar con el potencial de empañar o debilitar seriamente su presidencia desde el principio. cubano - un movimiento legado puesto en marcha hace dos años. En segundo lugar, ha sobrecargad

Así que esta separación de Obama no debería sorprendernos. Es totalmente coherente con su admiración por el régimen de Castro y su odio por el magnate que está tomando su lugar en la Oficina Oval.

**************
Publicado en el Washington Post
Wet foot, dry foot, wrong foot

By Carlos Eire January 13

Carlos Eire is an author and the T.L. Riggs Professor of History and Religious Studies at Yale University.

On Thursday, when President Obama ended the “wet foot, dry foot” policy allowing any Cuban who reached U.S. shores to be granted resident status as a refu­gee, he merely followed his unconditional support of the Raúl Castro regime to its logical end.

The logic is easy to follow: If relations have been normalized between the United States and Cuba, why should those Cubans who arrive here in rafts be treated any differently from other migrants? Why should Cuban doctors working as indentured servants abroad be allowed to claim refugee status when they manage to reach a U.S. Embassy?

After all, if Obama and Castro can enjoy a baseball gametogether, laugh and do the wave together, can Cuba be really any different from any other normal country?

For all practical purposes, wet foot, dry foot became an anachronism on Dec. 17, 2014, when Obama announced his new Cuba policy. On that day, regarding Cubans as victims of repression became an anachronism, too. For Obama declared to the world that the Castro government was not so different from those of Canada, France or Andorra.

Oh, yes, there was a wee problem with human rights in Cuba, Obama said, but that was inconsequential, because his new policy of friendship with the most brutal dictatorship in the Western hemisphere would change all that, eventually. Castro would come to see the error of his ways once U.S. tourists began flocking to Cuba. Or maybe one of Castro’s successors would be the one to ease up on the repression. The who and when didn’t really matter to Obama. Eventually was good enough for him.

Meanwhile, in Cuba, Obama’s policy created a panic. Many Cubans were smart enough to grasp the twofold significance of Obama’s embrace of the Castro government: First, how this new support from the United States could prolong the life of the Castro regime indefinitely and allow it to rule despotically; and second, how Cubans would no longer continue to be viewed by the United States as an oppressed people.

Those Cubans were right, of course. Since Dec. 17, 2014, repression has increased in Cuba. Secure in the support of the United States, the government has clamped down on freedom of expression, increased arrests and dismantledmuch of the “cuentapropista” (self-employed) experiment that was supposed to transform and improve the Cuban economy.

Now comes the second repercussion feared by Cubans: Obama strips them of their refugee status just as he heads out the White House door. The Castro government is normal; no more special treatment for Cubans. Cubans are no different from Haitians, or Mexicans or any other migrants. End of story.

Many of those who saw this change coming hurried out in record numbers. The spike in crude vessels full of Cubans intercepted by the U.S. Coast Guard has been huge, as has the increase in those crossing the border through Mexico.

With strokes of his pen, Obama has not only stripped Cuban boat people of their refugee status but also left behind a radioactive stink bomb as a gift for his successor.

Obama’s undoing of wet foot, dry foot could be quickly reversed by President Trump. Like almost every other aspect of Obama’s Cuba policy, this change in the law has taken place through executive order. Congress has been ignored, and so have some laws, especially the Cuban Democracy Act of 1992 (the Torricelli Law) and the Cuban Liberty and Democracy Solidarity Act of 1996 (the Helms-Burton Act).

But consider the traps Obama has set for Trump. If Trump does nothing, he implicitly condones the notion that Cubans are not the victims of a repressive regime. This could anger many of his supporters. If Trump reverses Obama’s policy, he implicitly links the issues of human rights abuses and immigration. If Cubans can be refugees deserving of special protections, why not Syrians? Why is Trump cherry-picking his victims of repression? This could create a firestorm of controversy and anger some of his supporters, too.

Obama has achieved two ends here. First, he has completed the utter betrayal of the Cuban people — a legacy move set in motion two years ago. Second, he has burdened Trump with a no-win situation with the potential to seriously tarnish or weaken his presidency right from the start.

So this parting shot from Obama should come as no surprise. It’s entirely consistent with both his admiration of the Castro regime and his loathing for the tycoon who is taking his place in the Oval Office.
***********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Bueno, deben hablar con los Estefan, tan amigos de Obama ellos, para que lo expliquen todo

Realpolitik

*********   
Magnifico tu articulo Carlos, solo te falto agregar que ademas de odio al pueblo cubano y a Trump, lleva un racismo lastrado en su ser que lo devora totalmente

Frank Card
********
Obama es un hdlmp pero tan descomunal como no existió jamas otro!!! Q negro pa ser basura, Dios!!!

JULIO CESAR TARRAGO HERNANDEZ(I.B.N.S. 10660)

3 Comments:

At 5:46 a. m., Blogger Frank Card said...

Magnifico tu articulo Carlos, solo te falto agregar que ademas de odio al pueblo cubano y a Trump, lleva un racismo lastrado en su ser que lo devora totalmente.

 
At 6:35 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Bueno, deben hablar con los Estefan, tan amigos de Obama ellos, para que lo expliquen todo.

 
At 5:32 a. m., Blogger JULIO CESAR TARRAGO HERNANDEZ(I.B.N.S. 10660) said...

Obama es un hdlmp pero tan descomunal como no existió jamas otro!!! Q negro pa ser basura, Dios!!!

 

Publicar un comentario

<< Home