domingo, julio 23, 2017

Descubanizar a Miami y neutralizar al exilio. Esa es una vieja consigna de los Castro. En ese marco se inscribe la toma del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS), ordenada por el señor Julio Frenk, presidente de la Universidad de Miami (UM) Andrés Reynaldo: Descubanizar a Miami y neutralizar al exilio. Esa es una vieja consigna de los Castro


Un deseo del exilio

Por Andrés Reynaldo
14/07/2017

Descubanizar a Miami y neutralizar al exilio. Esa es una vieja consigna de los Castro. Por descubanizar a Miami se entiende impedir que el peso económico, cultural y social de la mayor población de cubanos fuera de La Habana se traduzca en un poder político capaz de contribuir al derrocamiento de la dictadura. Por neutralizar al exilio se entiende privar de su autoridad moral (e incluso de la memoria de su dolor) a las víctimas de la más larga y represiva dictadura de las Américas y reempacarlas con la etiqueta de comunidad cubana en el exterior, inmigrantes económicos, en fin, chinos y vietnamitas.

En ese marco se inscribe la toma del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS), ordenada por el señor Julio Frenk, presidente de la Universidad de Miami (UM).

Del señor Frenk hay que comenzar por destacar su eminencia en las ciencias, la política y la pedagogía. Así, en honor a su trayectoria, debemos tomar este ataque contra una preciada institución del exilio como una decisión rigurosamente educada. El señor Frenk, que es mexicano, podrá entender la magnitud del asunto: es como si en plena dictadura de Franco hubieran cerrado la Casa de España en México o, peor aún, la convirtieran en un centro propicio a la intelectualidad franquista.

Las negociaciones sobre el derecho al nombre de la institución, su traslado al Museo Americano de la Diáspora Cubana y otros detalles de la liquidación imponen todavía el hermetismo a los gestores del ICCAS. Sin embargo, podemos notar el espíritu del cambio, que corresponde al espíritu del cambio-fraude. Considerando fuentes de UM y del sector del exilio comprometido con el proceso de salvación de la dictadura implícito en las políticas del presidente Barack Obama, veamos, de momento, tres aspectos:

A Se ha cuestionado la excepcionalidad de un instituto de estudios cubanos en UM. Preguntémonos si el señor Frenk encontraría una aberración en la excepcionalidad de los estudios chicanos en Los Angeles o los estudios polacos en Chicago.

A Para asesorar al señor Frenk ha sido convocado el profesor cubanoamericano Jorge Domínguez, un intelectual católico con una clara opción preferencial por los Castro. La única duda que el historial de Domínguez plantea en su afinidad con la dictadura consiste en determinar si detesta a los opositores de la isla en mayor o menor grado que a los exiliados.

A En la toma del ICCAS han influido actuales y antiguos fideicomisarios de la UM con intereses o planes en Cuba. Asimismo, la decisión está siendo frenéticamente promovida por un grupo de académicos cubanoamericanos y latinoamericanos en Estados Unidos de cuyas obras, declaraciones y vínculos con el oficialismo castrista se desprende un coordinado compromiso ajeno a toda libertad de pensamiento.

Es probable que tanto en La Habana como en Miami al señor Frenk le hayan hecho un cuento chino, o vietnamita. Habrá tomado té con el cardenal Ortega. Le habrán mostrado las encuestas de Duany y Grenier. Le habrá puesto la oreja a Carlos Saladrigas, Jorge Pérez, et al. Me pregunto quiénes son sus interlocutores cuando viaja a Cuba. ¿Qué habrá visto? Sobre todo, ¿qué no habrá visto? ¿Será verdad que admira unos sistemas de salud y educación que producen, respectivamente, médicos que no aprueban un examen de enfermero fuera de la isla y filósofos que patean a los opositores?

Con la toma del ICCAS el señor Frenk ha liberado de la botella al genio de la indignación del exilio. Quizás le han dicho que ese genio da una pataleta y enseguida se evapora. Ya se verá. De momento, pídele un deseo. Que el señor Frenk renuncie.

@AndresReynaldo1
***********

Un símbolo del exilio en el centro de la controversia



El interés Castrista en el sistema académico de EEUU



Universidad de Miami designa director interino del ICCAS a académico Andy Gomez


******************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

No se trata de descubanizar, exactamente, pues siempre hay cubanos o cubanoides dispuestos a jugar el juego que sea, incluyendo el de Frenk. Se trata de ¨normalizar¨; el centro igual que Obama hizo con las relaciones con Cuba. Y efectivamente, desde el punto de vista de la harto izquierdista academia en general, el centro de Suchlicki ha sido algo aberrante y hay que ¨ponerlo al día¨ ; Frenk estuvo en Harvard del 2009 al 2015, donde no dudo que haya tenido relaciones e intercambio con un profesor cubano allí, Jorge I. Domínguez, que es uno que bien baila y definitivamente no es uno de ¨esa gente¨; en la jerga Clintoniana. Es muy posible que Domínguez lo haya asesorado y lo siga asesorando, aunque en resumen de cuentas, a Frenk no hay que darle mucha cuerda para que haga lo que ha hecho. Solamente con ser mexicano es suficiente.
Realpolitik
*********
Aunque hay una reunión entre Frenk y miembros del exilio programada para el 18 de Agosto, creo que este asunto ya es un pan amasado, o sea, que la reunión es para cubrir la forma y aparentar tomar en cuenta a la comunidad cubana. Desgraciadamente, esa comunidad, a la cual se le ha faltado el respeto tantas veces de tantas formas por tanta gente, casi seguramente volverá a aguantar o ignorar el agravio, y aquí no ha pasado nada. Ya eso es un patrón viejo y establecido, y todo el mundo lo sabe. Por lo menos en parte, no se nos respeta porque no nos hemos hecho respetar, y porque hay demasiados cubanos prominentes que dan profunda vergüenza, por no decir asco
Realpolitik

2 Comments:

At 4:35 p. m., Anonymous Realpolitik said...

No se trata de descubanizar, exactamente, pues siempre hay cubanos o cubanoides dispuestos a jugar el juego que sea, incluyendo el de Frenk. Se trata de "normalizar" el centro igual que Obama hizo con las relaciones con Cuba. Y efectivamente, desde el punto de vista de la harto izquierdista academia en general, el centro de Suchlicki ha sido algo aberrante y hay que "ponerlo al día."

Frenk estuvo en Harvard del 2009 al 2015, donde no dudo que haya tenido relaciones e intercambio con un profesor cubano allí, Jorge I. Domínguez, que es uno que bien baila y definitivamente no es uno de "esa gente" en la jerga Clintoniana. Es muy posible que Domínguez lo haya asesorado y lo siga asesorando, aunque en resumen de cuentas, a Frenk no hay que darle mucha cuerda para que haga lo que ha hecho. Solamente con ser mexicano es suficiente.

 
At 6:58 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Aunque hay una reunión entre Frenk y miembros del exilio programada para el 18 de Agosto, creo que este asunto ya es un pan amasado, o sea, que la reunión es para cubrir la forma y aparentar tomar en cuenta a la comunidad cubana. Desgraciadamente, esa comunidad, a la cual se le ha faltado el respeto tantas veces de tantas formas por tanta gente, casi seguramente volverá a aguantar o ignorar el agravio, y aquí no ha pasado nada. Ya eso es un patrón viejo y establecido, y todo el mundo lo sabe. Por lo menos en parte, no se nos respeta porque no nos hemos hecho respetar, y porque hay demasiados cubanos prominentes que dan profunda vergüenza, por no decir asco.

 

Publicar un comentario

<< Home