sábado, enero 08, 2011

INVASIONES DE FIDEL CASTRO A PANAMÁ. SANTO DOMINGO Y HAITI EN 1959

Tomado de http://comunismogenocida.blogspot.com



Las guerras secretas de Fidel Castro (I parte)




EL CASO PANAMÁ

Por Juan F. Benemelis

Panamá es un caso especial,el partido comunista de Panamá, estaba subordinado al de Cuba durante la época anterior a Castro.por lo que este país fué una prioridad para Castro a la hora de intervenir en otros países latinoamericanos fuera de Cuba,e implementar un régimen al estilo cubano . El 16 de abril de 1959, el diario La Estrella de Panamá publicó alarmado que se avecinaba una invasión de Panamá por extranjeros mercenarios y con el condominio de algunos panameños que se encontraban en Cuba. La primera agresión del castrismo se lanzaba contra este Istmo anclado en pleno corazón continental.

Se entrenaron 200 hombres en Pinar del Río ,a cargo del jefe guerrillero Dermidio Escalona. La expedición armada, integrada por unos 82 cubanos, dos panameños y un norteamericano, estaba dirigida por el cubano César Vega, un viejo compañero universitario de Castro y expedicionario de cayo Confite, que llamaba la atención con sus pómulos salientes y su mirada de poseso. A bordo de la motonave cubana Mayarí, partió el grupo desde el surgidero de Batabanó, al sur de La Habana, hacia Panamá el 19 de abril, y desembarcó en un lugar conocido como Playa Colorada, para secundar un alzamiento armado que se había originado en el cerro Tute. El día 22, la guardia panameña hizo prisioneros a dos integrantes del contingente, un estudiante panameño de apellido Picans y un cubano de nombre Gilberto Betancourt, que había sido capitán de las células de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio en La Habana, y que posteriormente fue fusilado en Cuba por oponerse al gobierno de Castro.

Ante el fracaso de la expedición, el gobierno de Castro se vió obligado a cooperar con la Organización de Estados Americanos al remitir a dos miembros del departamento de inteligencia del ejército, el capitán Armando Torres y el teniente Fernando Ruiz, para que instasen la rendición de los expedicionarios ante la comisión de la OEA en la zona del Canal.

La invasión fue un fracaso desde el primer instante, al naufragar las barcazas en las marismas y riscos de Nombre de Dios, donde hubo la única baja de la acción, un cubano que se enamoró y caso con una bella panameña del lugar; los invasores, por otra parte, escogieron una zona demasiado desolada para la guerra de guerrillas, y al final tuvieron que ser rescatados por buques de la marina de los Estados Unidos.

El primero de mayo, Vega capitulaba ante una comisión de la OEA. Esta intrusión para derribar al gobierno del presidente Ernesto de la Guardia, fue el fruto de una compleja intriga latinoamericana, donde se complotaron varios personajes, entre ellos el pro castrista Rubén Miró, el doctor Roberto Arias, y un gigoló panameño casado con la bailarina británica Margot Fonteyn.

A la sazón, Castro se hallaba en un viaje a los Estados Unidos y Canadá, y este fracaso se transformó en un punto de fricción para el cubano en la prensa y los círculos políticos de muchos países. Castro se reunió con Raúl en Tejas, para que éste le notificase los pormenores del fiasco panameño; sería la primera y última vez que ambos hermanos se hallarían simultáneamente fuera del país.

TRUJILLO "CHAPITAS"

Castro siempre había tenido en la mirilla al dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo:La sombra del dictador dominicano,se encontraba muy presente en Cuba: El fué uno de los financistas del movimiento 26 de Julio,proporcionando dinero y armas al grupo que se encontraba en Méjico,interesado al igual que éstos en derrocar a Batista. Además Castro en 1948,había formado parte de una fracasada expedición(expedición de Cayo Confite)para derrocar al dictador.

Durante las primeras semanas del triunfo revolucionario ,se había iniciado el entrenamiento en las montañas cubanas a un grupo de dominicanos que en su mayoría fueron reclutados en los Estados Unidos, mientras la emisora oficial habanera, Radio Rebelde, desencadenó un barraje de trasmisiones hacia Haití y Santo Domingo llamando a la rebelión.

El 14 de junio de 1959 todo estaba consumado; varios yates artillados, un guardacostas y tres fragatas, conjuntamente con tres C-46, un B-26 y un P-51, del ejército cubano, secundaron desde la provincia oriental el lanzamiento de la “operación domeñar”, que comprendía un desembarco combinado de 200 cubanos y dominicanos en las playas de Constanza y Puerto Plata bajo el mando de los oficiales de Castro: comandante Delio Gómez Ochoa y capitán Enrique Jiménez Moya. Este último, compañero de Castro en la malograda correría de cayo Confite.

Castro envió a Caracas, a quien en aquel entonces era su ministro de defensa, Augusto Martínez Sánchez, para recabar el apoyo a esta invasión del presidente venezolano Rómulo Betancourt, enemigo histórico de Trujillo; pero el mandatario venezolano no aprobó públicamente la invasión. Los servicios secretos de Trujillo no tuvieron que realizar un gran esfuerzo para conocer los planes de Castro, y Trujillo esperaba con todo su ejército movilizado. Los invasores, abrumados por calamidades naturales, fueron rodeados y aniquilados y el comandante Gómez Ochoa fue capturado en los arrabales costeros.

Trujillo ordenó que no se hicieran prisioneros entre los apresados en Constanza y Maimón; su ejército privado entró en el cerco, armado con machetes, y con ferocidad persiguió a los invasores en medio de mangles y charcas, cortándoles las manos a los prisioneros cubanos y dominicanos, que morían desangrados. El saldo de esta matanza de crueldad sin par sería de 217 muertos, ningún herido y 7 prisioneros; entre los cadáveres se hallaban los jefes cubanos Jiménez Moya y Horacio Rodríguez.

El exiguo apoyo que tuvo en el consternado continente esta invasión dominicana, impidió que Castro lanzará un segundo contingente que esperaba sus órdenes en el poblado oriental de Baracoa. El delegado dominicano ante la OEA, embajador Virgilio Díaz Ordóñez, solicitó a esta organización que pusiera en práctica el procedimiento de consulta previsto en el Tratado de Río de Janeiro, pero el consejo no accedió por encontrarse República Dominicana bajo una dictadura rechazada en el continente. En su lugar, convocó a una reunión de consulta de cancilleres en Santiago de Chile.

OPERACIÓN "TONTON MACOUTES"

El 14 de agosto de 1959, un mes después de la fracasada intentona en la República Dominicana,se iniciaba un nuevo ciclo,la "Operación Haití", el 8 de enero de 1959. El delegado de Castro en Haití durante la insurrección, Antonio Rodríguez Echazabal,vinculado a la oposición duvalierista, sostuvo una larga entrevista con Castro donde se estableció el pacto para lanzar una revolución en las montañas occidentales de la isla La Española.

Se conformaron los cuadros militares,y se inició una campaña de reclutamiento en las colonias haitianas de Nueva York,Méjico,Caracas,Barbados y las Bahamas.El cuartel militar se ubicó en el poblado de Jamaica (a pocos kilómetros de la Habana),y la oficina de alistamiento ,funcionaba a pocos metros del centro de ésta última ciudad.

Por ese lugar pasaron más de 500 voluntarios; la organización Triple-A, dirigida por Aureliano Sánchez Arango, que igualmente luchó con sus guerrillas contra Batista, ofreció las embarcaciones necesarias. La emisora cubana, Radio Progreso, comenzó a trasmitir una programación en francés, dirigida a los conspiradores dentro de Haití. Los cubanos aumentaron la parada y el esbozo original incluyó una escala para nuevamente invadir República Dominicana.

Pese a las filtraciones de información y a las denuncias de Francois Duvalier,ni Trujillo,ni Washington,ni los servicios secretos franceses ,tomaron en cuenta esta amenaza. Un contingente de cubanos secundado por varios haitianos, acaudillados por los oficiales del ejército de Castro, comandante Henry Fuentes y el capitán Ringal Guerrero, desembarcó en Les Irois, el 14 de agosto, para derrocar a Duvalier. Fuentes. El primer grupo estaba formado por 18 cubanos, 10 haitianos y 2 venezolanos, el cual debía sumarse a una columna del ejército haitiano, que supuestamente se amotinaría. Tres días después, el canciller haitiano, Louis Maré, acusaba de agresión a Cuba ante una estupefacta conferencia de cancilleres del continente reunida en Chile, que se desayunaba con la noticia asombrosa de la invasión cubana a Haití.

La reacción militar haitiana, encabezada por el general Mercerón fue de íntegro apoyo a Duvalier, quien concentró toda su soldadesca en las montañas de Caracausse y el día 20 de agosto estalló el conflicto que concluyó desfavorablemente para las armas cubanas. Muy pocos de los invasores lograron escapar a esta breve y monstruosa matanza. Los periodistas eran llevados al teatro de los acontecimientos donde apreciaban aterrados la hilera de cadáveres.

El gobierno haitiano denunció la intromisión cubana en la reunión de consulta de cancilleres, en Santiago de Chile, convocada tras la protesta dominicana en junio, reiterada en la comisión interamericana de paz, ante la cual se definió la acción dirigida desde La Habana como un caso típico de intervención, violatorio de la convención sobre deberes y derechos de los estados en caso de luchas civiles, suscrita en la capital de Cuba en 1928.

La subcomisión del organismo regional visitó Haití y entrevistó a cinco prisioneros cubanos supervivientes de la referida expedición, entre ellos, Manuel Rodríguez, Santiago Torres, Antonio Panseca, Osmani Escalante6. Haití rompió relaciones con Cuba, y el líder rebelde haitiano, Louis Dejoie,que fué uno de los que encabezó la intentona, escapó de La Habana hacia Miami, donde fue arrestado.

**************
Tomado de http://www.laestrella.com.pa

La estrella de Panama
2-1-11

Rubén Miró ¿Patriota, revolucionario y mártir?

ALEXIS SÁNCHEZ*
a2twin@msn.com

‘ INDUDABLEMENTE, PANAMÁ NO ES TERRENO ABONADO PARA UNA DICTADURA", así respondió Rubén Miró a la pregunta que le hizo el Fiscal Francisco Alvarado, si quería agregar algo mas antes de cerrar la declaración Indagatoria, que se inició a las 12:50 a.m. del 11 de enero de 1955 en la Cárcel Modelo, por las investigaciones relativas al Magnicidio de José Antonio Remón Cantera en el Hipódromo de Juan Franco, hecho ocurrido el dos de enero de 1955, luego de finalizadas las carreras de caballos, mientras departía en el Club House. -Al estar escrito en mayúscula cerrada, asumo que la misma fue solicitada por Miró.-

Cesar Pereira Burgos, en una conversación sobre Miró, me señaló que en la primera declaración de Rubén está toda la verdad del crimen de Remón. Al manifestarle que Arturo Tapia, me relató, que meses después que Miró salió libre después de permanecer casi tres años detenido, se encontraron en un juzgado, y que le dijo: ‘Mira Rubén, me alegro volver a verte, que estas libre, estuve pendiente a tu arresto, pero dime Rubén, ¿quien mato a Remón?’, y Miró le dijo: ‘Yo mismo, pero nadie me cree’. Pereira Burgos me contestó: ‘ese era Rubén Miró’. Miró estudió de 1930 a 1935 la carrera de leyes en la Universidad Católica de Washington, DC donde se graduó de abogado. Mientras estudió, participó en los deportes de boxeo y equitación.

Richard Gallagher en una carta me señala que ‘fue un estudiante sobresaliente... tenía una memoria fotográfica’.

Edmund La Font, su antiguo entrenador de la Universidad declaro al Washington Post que ‘Miró fue siempre tranquilo y de buen comportamiento. Le dije que hiciera todas sus peleas en el ring y lo hizo. Él era un 125 libras, un joven llamativo y delgado con un enorme valor. Él peleó tres años para mí, 1932, 1933 y 1934 y ganó tres peleas.

Regresa a Panamá, y ejerce la abogacía. Fue detenido por el crimen de Remón, y juzgado junto a Rodolfo De Saint Malo, socio de José Ramón Guizado, Federico Hyams, José Edgardo Tejada, Luis Carlos Hernández, Camilo González por los delitos de Homicidio y Homicidio No Consumado, y a Teresa Castro de Suarez, por el delito de protección de malhechores, quienes fueron declarados inocentes del magnicidio. Ese día fue de júbilo en toda la República por el veredicto del jurado, así lo registra el Diario La Nación de Panamá. El 4 de agosto de 1958, sufre un atentado recibiendo tres heridas de balas, una en la tetilla izquierda, una en la parte que se une el brazo y el hombro derecho, y otra en el cuerpo, la cual fue detenida por una llave que tenia puesta en su llavero, cuando salía de la casa de su hermano Ricardo Miró en Calle Colombia. De ahí manejo hasta la Clínica San Fernando, donde fue operado por el Doctor Esteban Chu y el Doctor Cuello. Arturo Recuero me diría que ‘me encontraba saliendo del Hospital San Fernando por la sección de emergencia, cuando llega el Doctor Miró manejando y me dice: ‘Doctor, estoy herido’; y le contesto: ‘yo no soy médico, pero aquí está el Doctor Chu que está entrando a laborar’ y me dice Miró: ‘Si este médico chino no me salva, no me salva nadie, lanzando una carcajada’.

Posteriormente organiza la invasión de cubanos a Panamá en 1959. Uno de los cubanos que Miró trato de reclutar en Cuba, me diría que ‘Miró me dijo, que si la Revolución triunfaba, los casinos eran para mí y no acepte’.

El 9 de abril de 1959, llega a Miami procedente de La Habana, y el Miami Herald en su edición del 10 de abril, en una noticia que firma el periodista George Southword, señala que ‘Miró prometió a un fiscal distritorial de Estados Unidos que se portaría bien durante sus tres días de visita en Miami’, y ‘que era un viaje de placer’. ‘Yo soy el jefe del movimiento revolucionario de Panamá, y deseo registrarme con el gobierno de los Estados Unidos. No violaré las leyes de neutralidad de este país’. En dicha noticia señala que Miró ‘está escribiendo un libro titulado ¿Quién mató a Remón?’.

El 1 de enero de 1970 fue encontrado en la carretera hacia Chepo acribillado. Sus restos reposan en el Jardín de Paz. Desde el 9 al 31 de diciembre de 1969, comienza una vigilancia abierta a Miró por parte de los miembros de la sección de homicidios del DENI. Una de las versiones de su muerte, habla de su posible participación en el fallido golpe del 16 de diciembre. Otra refiere a un acto de venganza por el Magnicidio de Remón. Si este fuere el caso, se equivocaron de fecha, ya que el cuerpo apareció el 1 de enero de 1970.Otra de las versiones habla de que había información a nivel interno de la Guardia Nacional de que había ‘rumores’ de que Miro estaba conspirando contra Torrijos. Hasta el New York Times publicó la noticia del crimen de Miró.

Miró amplió su declaración indagatoria el 14 de enero de 1955, implicando a Guizado. Federico Hyams, en la diligencia de reconocimiento del recorrido de Miró, señala que Miró le dijo que ‘iba a dar el salto más grande de su vida y otras palabras más en ingles’, ‘de una revolución’. ‘En estos instantes vi a la gente del Club House que estaban en este sitio de Juan franco que corrían ‘para arriba y para abajo’, y pensé que había la revolución de que me había estado hablando Miró, al tiempo que oía ruido como de cohetes, pero no sabía exactamente lo que pasaba porque ‘como iba a ser la revolución de Juan Franco yéndome hacia el carro...’ Humberto Chavarría recuerda su conversación con Miró ‘Doctor, es cierto que está escribiendo un libro sobre quien mató a Remón’ y él reído y vestido de impecable blanco me respondió: ‘Efectivamente, dame 20.00 balboas y te lo envío a vuelta de correo’.

El 8 de octubre de 1999, Jack Vaungh, Ex Embajador de Estados Unidos en Panamá, y que estuvo en el hipódromo el día del magnicidio, me escribió: ‘A lo largo de los años he tenido más que un interés pasajero en el asesinato de Remón, especialmente en lo que respecta al motivo de Miro’.

En Nicaragua hubo un Rigoberto López Pérez. A cincuenta cinco años del 2 de enero, cabe la siguiente pregunta:

¿Fue Miró, un patriota, revolucionario y mártir dedicado a su Patria? Sirva este articulo para conocer otra faceta del Magnicidio del 2 de enero y una aproximación a la vida de Miró.

*CONTADOR PÚBLICO


COMENTARIOS | 1 comentario


1. Marat Pan | 1/2/2011 | 10:40:17 AM | IP: 201.221.*.*
. Martir, patriota, jajajajaja : . Ruben miro, para los que lo conocimos desdes joven fue un oportunista, vividor, a costa de los politicos de turno. Deshonesto a acrta cabal, por eso a nadie extraño que fuera el que se prestase para hundir al presiente guizado, solo un hombre de baja calaña lo podria haber hecho, claro conto con la ayuda, de hugo torrijos, del padre perez herrera, de diky arias, toto remon y cecilia viudad de remon. Tremenda compañia de mafiosos. Tito arias fue el que organizao la invasion de cubanos, miro se atribuiha cualquier movimiento.

3 Comments:

At 8:39 a. m., Blogger PPAC said...

Sr. Amigo

Le envié a Benemelis su mensaje. No me ha contestado
Pedro Pablo, el de Baracutey Cubano

 
At 3:09 a. m., Blogger Irma Crespo Diaz said...

En la frase final de el párrafo 5to de este artículo se dice que Margot Fontayn iba acompañada de "un gigolo" esto es mentira ella era ya la esposa del Dr. Roberto Arias Guardia.

 
At 11:06 p. m., Blogger PPAC said...

Saludos lectora Irma Crespo Díaz

Quizás haya sido una mala redacción de ese final, y se quiera decir que dicho doctor era un gigolo; o sea, una persona que vive de las mujeres.
Gracias por leer a Baracutey Cubano

 

Publicar un comentario

<< Home