lunes, diciembre 29, 2014

La tiranía de los Castro de Cuba avisa a Bruguera que enfrentará consecuencias 'legales y personales' por su 'performance' El Susurro de Tatlin # 6 (versión para La Habana). Juan Antonio Blanco: 'Yo también exijo' el fin del bloqueo del Estado cubano a la nación.

Tomado de http://www.diariodecuba.com/cuba/1419721635_12046.html

'Yo también exijo' el fin del bloqueo del Estado cubano a la nación

******
Doce demandas para la movilización de amplios sectores sociales dentro de la Isla.
******
Por Juan Antonio Blanco
Miami
28 Dic 2014

La artista Tania Bruguera ha convocado a realizar un audaz performance en la Plaza de la Revolución el próximo 30 de diciembre —"Yo también exijo"— para que los ciudadanos cubanos puedan acudir allí a expresar sus anhelos y exigencias. Es de agradecer esta iniciativa a la que me sumo por vía digital, consciente de que en nuestro mundo global toda acción local se expande en el ciberespacio.

Al hacerlo he estudiado y tomado en cuenta las demandas de amplios sectores de la sociedad cubana, así como de la disidencia, la oposición y el exilio. No hablo a nombre de nadie que no sea yo mismo y a partir de ahora estas exigencias pertenecen a cualquiera que desee apoyarlas. A quien las considere desmesuradas le recuerdo que son reclamos de derechos universales e inalienables por los que hay que luchar, no limosnas que respetuosamente se solicitan al poder que los viene pisoteando desde hace medio siglo.    

Como cubano veo la necesidad de abordar y contribuir a resolver la esencia interna del conflicto que el Estado cubano ha desarrollado contra los derechos de la nación  por más de medio siglo. El bilateral entre Cuba y Estados Unidos —en el que han participado otros actores externos como la URSS y Venezuela— no es otra cosa que la internacionalización de ese conflicto interno.

La normalización de relaciones entre La Habana y Washington no deja resueltas las causas de nuestro gran diferendo nacional. Con relación a esto último solo los cubanos podemos y tenemos derecho a definir nuestras perspectivas, demandas y prioridades. Tendremos que luchar para hacerlos realidad.

(Tania Bruguera)

Entonces, en respuesta a la invitación de Tania Bruguera, hago constar que yo, como ciudadano cubano, también exijo el fin de la beligerancia del Estado contra la voluntad popular y que acepte la inevitabilidad de avanzar hacia la normalización de relaciones del Estado con la nación cubana. Para ello es imprescindible el levantamiento de las medidas gubernamentales de su bloqueo interno al ejercicio de derechos universales básicos y al libre desarrollo de la creatividad y prosperidad general de la sociedad cubana.

Este listado de demandas representa lo que a mi juicio son las condiciones mínimas necesarias para poder recuperar y ejercer la soberanía nacional. Constituye una posible hoja de ruta para poder llegar a elegir libremente a un nuevo gobierno. Una vez alcanzado ese momento fundacional, Estado y nación podrán enfrentar juntos la herencia que nos dejará el pasado y asumir el desafío de construir un nuevo país: moderno, libre, soberano, equitativo, plural, tecnológicamente avanzado y próspero. Ese proyecto, cuando sea factible, requerirá de una nueva hoja de ruta.

En el contexto actual creo necesario exigir de inmediato, entre otras medidas,  las siguientes:

1) Fin de la Ley Mordaza y de la criminalización de la libre expresión personal, intelectual o artística. Derogar de inmediato la Ley Mordaza, titulada Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba (Ley 88), así como cualquier otra ley o regulación que coarte el derecho de libre expresión. Ordenar el cese inmediato de todas las actividades policiacas y parapoliciales contra las personas, académicos, periodistas,  intelectuales y artistas  que ejercen su derecho a acceder  y diseminar información o a expresar pacíficamente —de forma privada o pública, individual o colectiva— su opinión sobre cualquier tema.

2) Fin de los actos de repudio. Paralizar y desautorizar públicamente de inmediato los llamados "actos de repudio" contra cualquier ciudadano o grupo de la sociedad civil que libremente haya expresado sus criterios políticos, sociales o económicos en público o privado.

3) Amnistías. Liberar de inmediato a los presos políticos —incluyendo a los que están bajo licencia extrapenal— y decretar también una amnistía general a favor de todo el exilio político para que todos puedan acceder con garantía suficiente de seguridad a la patria y, si lo desean, residir en ella nuevamente. Una vez concluida la reforma del Código Penal se procederá a decretar una amnistía general adicional para todas las personas que fueron encarceladas por acciones que de ahora en adelante se descriminalizarían.

4) Ratificación e implementación de pactos y convenios internacionales de derechos. Ratificar de inmediato y sin reservas los dos Pactos Internacionales de DDHH (Políticos y Civiles; Económicos, Sociales y Culturales) y suscribir el Protocolo Adicional del Pacto contra la Tortura permitiendo la constante supervisión de prisiones del Relator Especial, y comenzar una reforma sustantiva del sistema constitucional y jurídico (Código Penal y otros) para alinearlos con los principios de estos instrumentos internacionales.

5) Libre sindicalización y contratación laboral. Cumplimiento irrestricto e inmediato de los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la que Cuba es miembro, sobre derechos laborales y sindicales. Debe cesar de inmediato el monopolio estatal de contratación de la fuerza de trabajo para servir a empresas y gobiernos extranjeros y de ese modo evitar que el Estado se apodere de la mayor parte de sus salarios y favorezca a los que desea privilegiar.

6) Libre acceso a internet. Autorizar de inmediato la conexión a internet a cualquier ciudadano en precios adecuados al nivel salarial del país y disponer también de inmediato el cese de toda persecución contra aquellas personas que acceden a internet o a estaciones de radio y TV extranjeras por medios propios.

7) Libertad de medios de comunicación. Decretar una nueva Ley de Medios que comience a regir de inmediato y ofrezca garantías a la libertad de expresión pública y privada, al derecho de acceder y diseminar información como individuos o como institución, y a la cesión de horarios de los medios de comunicación de TV y radio estatales a diferentes, iglesias, instituciones y grupos ciudadanos no gubernamentales.

8) Plebiscito sobre el actual sistema electoral. Se ha de celebrar un plebiscito antes de cualquier nueva elección del Poder Popular para reconocer el derecho soberano de la nación cubana de derogar el artículo 5 de la actual Constitución que otorga el poder supremo al Partido Comunista de Cuba y exigir en su lugar la celebración de elecciones libres, secretas, universales, plurales, directas e internacionalmente supervisadas para elegir al próximo gobierno. El nuevo parlamento que resulte electo se hará cargo de culminar la aprobación definitiva de la reforma constitucional y legal que se requiere en acatamiento de los Convenios y Pactos Internacionales ratificados.

9) Libertad de movimiento nacional e internacional de los cubanos. Decretar de inmediato la plena libertad de movimiento tanto para fijar residencia entre municipios y provincias como para entrar y salir de la Isla en favor de todos los ciudadanos cubanos, sin que ello se requiera de permisos estatales de ningún tipo. Reconocimiento de la doble ciudadanía a aquellos cubanos que así lo soliciten.

10) Igualdad de derechos económicos de todos los cubanos. Decretar una Ley para la Inversión, Producción, Comercio y Desarrollo Nacional que equipare los derechos de los cubanos donde quiera que tengan su residencia actual con los que se ofrecen hoy a los inversionistas extranjeros.  Entre esos derechos se ha de incluir la simplificación y agilización de trámites para registrar legalmente y operar una empresa privada nacional sea personal o cooperativa, el cese de la lista restrictiva de actividades autorizadas, la autorización a los nacionales para invertir y participar en cualquier área de la economía nacional, el levantamiento de las restricciones a los profesionales para ejercer sus especialidades de modo privado, el otorgamiento de privilegios y facilidades fiscales en la etapa de amortización de la inversión inicial y el derecho de contratación libre y directa de la mano de obra por empresas extranjeras y nacionales por igual.

11) Cese del monopolio de comercio y producción estatal. Tanto en la Ley para la Inversión Extranjera como en esta nueva Ley para la Inversión, Producción, Comercio y Desarrollo Nacional se introducirán cláusulas que reconozcan y den garantías a la propiedad privada y se complementará con un código mercantil y un sistema moderno de arbitraje y apelaciones. Dicha ley anularía el monopolio estatal sobre la producción y servicios en cualquier sector económico, así como sobre el ejercicio del comercio nacional y exterior, autorizando a partir de ese momento la participación en todas esas actividades de empresas privadas nacionales y extranjeras. Se derogarán de inmediato las últimas disposiciones de la Aduana para la importación de diferentes medios requeridos para el desarrollo personal y del sector privado.

12) Libertad de asociación.  Decretar una nueva Ley de Asociaciones que las libere del patronato estatal para ser registradas y no incluya clausulas discriminatorias por razones de raza, género, orientación sexual, creencias religiosas o políticas, así como que puedan tener sus propios medios de comunicación y se les permita ser autosustentables por iniciativas económicas propias, cotización de miembros o donaciones. La nueva Ley de Asociaciones debe reconocer también el derecho de libre sindicalización y las organizaciones de esa naturaleza que los trabajadores puedan querer darse a sí mismos.

La mayor parte de estas demandas son escuchadas a diario en la Isla. Muchas de ellas fueron formuladas por grupos disidentes u opositores en sus programas e iniciativas. Su materialización no reclama la unidad de todos en un solo partido u organización. Basta con que cada sector de la nación se empeñe proactivamente en alcanzar aquellas reivindicaciones que le son más cercanas para que se geste un movimiento general emancipador.

Cuando se asiente el polvo de las desmedidas expectativas surgidas al calor de los recientes acuerdos entre la Casa Blanca y el general presidente Raúl Castro, cristalizará  con mucha mayor nitidez una visión genuinamente realista y pragmática. Las ansias de libertad y progreso hay que asentarlas en las exigencias y movilización de los más amplios sectores sociales y no en las dádivas que la elite de poder esté dispuesta a conceder en algún congreso del PCC ni en las transacciones a las que aquella llegue con los actores externos del conflicto cubano. 
 *********
El régimen avisa a Bruguera que enfrentará consecuencias 'legales y personales' por su 'performance'

*****
Las autoridades advierten a la artista que ante el giro en las relaciones entre la Isla y EEUU no es el momento para una acción de estas características y le sugieren hacerlo más adelante en un espacio cerrado.
*****
Por DDC
La Habana
28 Dic 2014 

El régimen advirtió el sábado a Tania Bruguera que podría enfrentar "consecuencias legales y personales" por la  performance convocada en la plaza de Revolución para el próximo 30 de diciembre, a las 3 pm, informó este domingo la plataforma #YoTambienExijo en un comunicado. Al mismo tiempo, el régimen inició una ofensiva en las redes contra la artista.

El presidente del Consejo Nacional de Artes Plásticas (CANP), Rubén del Valle,  le mostró su disconformidad con la acción artística y le comunicó que "no apoyará la organización, divulgación ni los trámites legales para la realización de la obra El Susurro de Tatlin #6". En la reunión también estuvo presente el director del Centro Wifredo Lam, Jorge Fernández.

Tal y como avanzó Bruguera a DIARIO DE CUBA el sábado tras el encuentro, la artista reiteró ante las autoridades que "la obra se realizará" porque "es un aporte del arte al necesario debate de ideas en la sociedad cubana".

La artista informó a sus interlocutores que seguirá con los trámites legales necesarios el próximo lunes 29 de diciembre ante la Dirección General de la Policía Nacional Revolucionaria, entidad estatal encargada de otorgar los permisos correspondientes. Según la plataforma, Del Valle pronosticó "que [los permisos] no serían otorgados".

El funcionario, según señala el comunicado, solicitó a la artista no realizar la performance en esta ocasión porque según su opinión, "la acción impactaría negativamente en la opinión pública, en un momento inicial de negociaciones entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos para restablecer plenamente sus relaciones diplomáticas y comerciales".

Propuso a cambio una performance cerrada en el futuro en fábricas o escuelas, sobre lo cual la artista no estuvo de acuerdo porque la intención de su obra es dar espacio a todas las voces en un mismo espacio abierto y no en el marco de una institución.

El encuentro sirvió también para exponer opiniones diferentes sobre el arte político y la función del arte en la sociedad. Bruguera defendió su concepto de "momento político específico", el cual se puede traducir como obra realizada para un contexto y coyuntura política determinados, indica el comunicado.

"Fue una conversación honesta y al mismo tiempo compleja en la que defendí mis razones por las que este es el momento justo para realizar la perfomance", afirmó la artista.

La obra, insistió la autora, abogará por el derecho de los ciudadanos a expresarse libremente, respetar la diversidad política e ideológica existente dentro de la sociedad cubana y sentirse dueños de su propio destino como nación.
*****
Tomado de http://www.taniabruguera.com
   
El Susurro de Tatlin # 6 (versión para La Habana)

Título: El Susurro de Tatlin # 6 (versión para La Habana)
Año: 2009
Medio: Decontextualización de una acción, Arte de Conducta
Materiales: Escenario, Podium, Micrófonos, 1 Altavoz dentro y uno fuera del edificio, 2 personas en vestuario militar, paloma blanca, 1 minuto libre de censura por orador, 200 cámaras con flash
Dimensiones: Variable

Esta obra es la #6 de la serie El Susurro de Tatlin cuyo trabajo examina las relaciones de apatía y anaestetización con respecto a las imágenes utilizadas en los medios masivos de información. En esta serie se trata de activar imágenes, conocidas a través de su recurrencia en la prensa, al de-contextualizarlas del evento original que dio paso a la noticia y escenificarlas del modo más realista posible dentro de una institución artística. El elemento más importante de esta serie es la participación del espectador quien puede determinar el curso que tome la obra. La idea es que la próxima vez que ese espectador se encuentre ante una noticia que utilice imágenes similares a la que él experimentó pueda advertir una cierta empatía personal hacia ese evento distante y ante el cual tendría normalmente una actitud de desconexión emocional o de saturación informativa. La vivencia del público dentro de la obra permite que comprenda la información a otro nivel y que se apropie de ella porque la ha vivido.

Por otro lado el título de la serie, El Susurro de Tatlin, evoca el debilitamiento del impacto que originalmente tuvo un momento de la historia occidental en el que se producen grandes transformaciones resultado de revoluciones sociales. Se hace referencia simbólica al artista y arquitecto ruso, Vladimir Tatlin, que concibió la Torre Monumento, previsto como sede de la Tercera Internacional Comunista, ícono del entusiasmo y grandiosidad de la Revolución Bolchevique. Esa intensidad, credibilidad y exaltación frente a las revoluciones, al igual que la Torre de Tatlin que nunca se llego a ejecutar, se ha frustrado y la utopía se replantea con el esfuerzo que implica un débil susurro. Esta serie revaloriza el deseo por momentos de implicación ciudadana en la construcción de una realidad política, mientras que actualmente las ideologías se transforman y circulan como noticias.

El Susurro de Tatlin # 6 (versión para La Habana) se realiza en el patio central del Centro Wilfredo Lam, institución que se encarga de la organización y realización de las Bienales de La Habana.

Al público presente se le entrega doscientas cámaras desechables con flash para documentar el performance, y se le comunica que cada uno puede expresarse libremente durante un minuto a través del micrófono abierto, en la tribuna frente a ellos. Un largo silencio se produce. La primera persona sube al escenario siendo custodiada por dos personas vestidas con uniforme militar (una mujer y un hombre). Estos le ponen una paloma blanca en el hombro al orador, hecho que alude a la imagen emblemática de Fidel Castro cuando pronuncia su primer discurso el ocho de enero en La Habana después del Triunfo de la Revolución. Imagen esta que ratificó su liderazgo absoluto en un consenso generalizado que funcionó tanto para los que querían ver en esta imagen la paz que se garantizada para la vida de los ciudadanos, el Mesías o la estética del futuro por construir.

En El Susurro de Tatlin # 6 (versión para La Habana) durante el minuto que se utiliza el micrófono no hay ningún tipo de censura. Después de terminado el tiempo asignado para la libertad de expresión las personas vestidas de militar que hasta ese momento estaban a cada lado del orador –para defender su derecho a hablar o para controlarlo– le quitan la paloma, lo expulsan del podio y lo bajan de la tarima para que este vuelva a formar parte del público. Esta acción se repite con cada orador. Todos son tratados en igualdad de condición. Un total de 39 personas hicieron uso de los micrófonos para expresar sus afinidades y críticas al sistema político cubano en los 41 minutos que dura la obra, después de lo cual Tania Bruguera accedió al podio para agradecerle a los cubanos por su valentía y ejercicio de libre expresión.


Diversas reacciones fueron expuestas, todas con respeto y todas aceptadas, tanto las que daban razones para seguir el camino de la revolución de Fidel Castro como aquéllos que pedían elecciones donde no estuviese nadie que perteneciera a esa familia como candidato. Desde una persona que su única reacción fue llorar por la impotencia de no haber tenido otra opción que emigrar debido a sus diferencias políticas, hasta las declaraciones de los integrantes del movimiento de blogueros en Cuba quienes han contribuido al disentir en espacios públicos-virtuales en la red. Algunos exigían que se presentaran a los micrófonos aquéllos que eran parte de la policía secreta mientras otros pedían que un día la libertad de expresión no tuviera que ser un performance.
Las bocinas puestas dentro y fuera del edificio hicieron acercar a más de uno que no estaba involucrado en los eventos de la Bienal de la Habana y se integró como espectador.
La obra funciona como proyección de futuro cuando las personas utilizan la oportunidad de expresarse utilizando el micrófono y como monumento cuando el podio vacío es una imagen que nos recuerda la ausencia del líder que por 49 años (1959 – 2008*1) estuvo al frente de la vida del pueblo cubano.

Mientras las cámaras de fotos con flash hacían de documentación en tiempo real eran también un dispositivo  de protección para las personas que habían tomado la palabra. En esta obra se le cede la responsabilidad, la autoría y la propiedad de la documentación al público.

La repercusión de esta obra hizo que el Comité Organizador de la 10ma Bienal publicara una denuncia a los comentarios de los participantes afirmándolos como manipuladores del hecho artístico para expresar sus plataformas políticas y desacreditar a la Revolución cubana. Por otro lado el rumor sobre el evento se extendió por la ciudad a sectores de la población que no pertenecían a la élite artística, especialmente dado a la difusión del evento en los medios masivos de comunicación en el extranjero (especialmente las televisoras de Miami*2 que son vistas por los cubano a través de los populares accesos –ilegales– a la TV de cable). Al día siguiente algunas personas se presentaron en el lugar para ver si todavía estaban los micr& oacute;fonos abiertos, entre ellos las Damas de Blanco (grupo pacifista que clama por la libertad de sus esposos, presos políticos en Cuba). Se le atribuye a esta obra el uso, en los meses siguientes, de estrategias performáticas por parte de grupos artísticos y blogueros que salen a la calle con demandas o para hablar en auditorios que le son negados.

La obra de agudo impacto político ha sido concebida como una estructura abierta que presiona los límites de las instituciones en el poder, donde la responsabilidad está en el público quien para participar tiene que asumir su rol ciudadano integrado al proceso político de manera activa. El privilegio de expresión, con sus limitaciones, que tienen los artistas en Cuba es cedida al espectador que ejerce una suerte de democracia momentánea, casi como un ensayo de lo que podría ser una sociedad plural y tolerante a la discrepancia como parte de un proyecto de sociedad civil.

Con una noción situacionista e hiperrealista esta obra logra traspasar los espacios de representación para trabajar directamente en y con la realidad.

*1 2006 fue el año en el cual Fidel Castro contrajo la enfermedad que lo relegó a una vida con menos presencia pública, pero fue el 19 de febrero de 2008 que salió publicado en el periódico Gramma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, una nota donde el líder expresa: "No aspiraré ni aceptaré -repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe", refiriéndose a las elecciones a efectuarse cinco días después en la Asamblea del Poder Popular, donde se le pasa el poder de manera oficial a su hermano Raúl.

*2 Ver la pestaña Documentación

2 Comments:

At 7:01 p. m., Blogger Teresa said...

Yo también exijo.

 
At 3:15 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hay que seguir presionando a la tirania por todos los medios posibles, solo asi la verguenza seguira vigente.RRB

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home