sábado, enero 17, 2015

Joan Antoni Guerrero Vall: Cuba, ¿por el camino de la amargura?

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Hace décadas que la inmensa mayoría del pueblo cubano ( jóvenes y viejos)  sabe lo que hay en Cuba  pues el pueblo cubano no es retrasado mental y  sabe  que las relaciones que se han tenido  con los Estados Unidos  no tienen nada que ver con la carencia en los mercados cubanos   de   yuca,  malanga, boniato, harina de maíz, calabaza, tomates, frijoles, arroz,frutas tropicales, verduras, leche, carne de puerco, carne de res, etc. ni tampoco de muchas de las medicinas que necesita el pueblo cubano. El pueblo cubano conoce que  buena parte de esas medicinas  se llevan para Venezuela y otros países  en los cuales  no es raro que boten parte de esas medicinas para aparentar que han cubierto satisfactoriamente el número de consultas  asignadas   que los médicos y  el personal de la salud tienen por metas. El pueblo cubano finge no saber  lo que ocurre  en Cuba ni  en quienes caen las culpas porque  saber y discernir en Cuba  puede ser algo  sospechoso y hasta peligroso; las amargas experiencias de casi 6 décadas  así se lo han enseñado. Es más fácil aceptar o  repetir una mentira que  hablar honestamente  lo que piensa y recibir como respuesta una muerte civil incruenta, un freno a sus aspiraciones personales o hasta parar con sus huesos  a la cárcel.  La actitud de pueblo cubano de la isla y parte del que vive en la diáspora cubana, me  recuerda la novela y la telenovela histórica YO, CLAUDIO que trata sobre la vida de los emperadores romanos y la actitud que tuvo que mantener durante casi toda su vida para sobrevivir y llegar hasta ser emperador. No obstante, murió envenenado ....
 **********

Cuba, ¿por el camino de la amargura?

Joan Antoni Guerrero Vall
enero 16, 2015

Muy probablemente nos encontramos, desde hace algunas semanas, ante una de las etapas más tragicómicas del caso cubano. Una vez establecidas unas nuevas reglas de juego por parte de Estados Unidos y el "deshielo histórico", el régimen de La Habana se queda como en estado de shock porque debe decidir su propuesta al contemplar que su vecino del norte le tiende la mano. ¿Y ahora qué? Las medidas son un caramelo envuelto que el régimen debe desenvolver para saber exactamente si le acaba endulzando o amargando la existencia.

Si estadísticamente la mayoría de cubanos emigran hacia países con economías capitalistas (la esperanza de los ciudadanos de la Isla se sitúa siempre en sociedades donde impera la economía de mercado y la democracia), se sobreentiende que en estos momentos deben ser una amplia mayoría los que esperan que su país derive hacia una economía de ese tipo.

Es evidente que en este sentido los jerarcas de la Revolución tendrán un problema para construir un nuevo discurso y reunir los argumentos que convenzan a la población. Probablemente la gente está esperando con ansias la fecha de apertura en la Isla del primer McDonald's, Starbucks y cualquier otra franquicia representativa del capitalismo y la globalización. Esperando la novedad, que siempre ilusiona.

Advierten algunos expertos que todas las medidas de Obama pueden estar muy bien para impulsar una reactivación económica, pero que la economía en la Isla se encuentra en un estado ruinoso y las medias voluntades del régimen (inactividad total o enquistados en lo mismo desde 1959) no parece que vayan a servir para enderezar el país en este aspecto.

Los cambios parecen impulsar de forma natural al régimen hacia una apertura económica que evidentemente tiene que ser de tipo capitalista, pues ese es el lenguaje de la mayoría de países en el mundo actual. La resistencia es (de cara a la galería) grande, aunque hay indicios de que en Cuba se le está cogiendo gusto al capitalismo de los lujos, de los tours gastronómicos, de las veladas con chefs de estrella Michelin, de los campos de golf para turistas selectos. ¿Quién disfruta de todo esto? ¿Público extranjero solamente o una nueva clase verde olivo adinerada?

Otro aspecto curioso de la nueva escena que se plantea en la Isla desde el 17 de diciembre es la posible repercusión positiva de estas medidas en algunas zonas de Estados Unidos y, paradójicamente, en Florida, donde incluso hay quien ya hace cálculos de nuevos puestos de trabajo al calor de la nueva política hacia La Habana.

El régimen de La Habana tiene varias alternativas en este momento. Puede seguir enrocándose en batallas ideológicas absurdas mientras su élite se resitúa en un escenario de capitalismo global dejando para el pueblo los rigores del comunismo, o bien desestimar la perenne Revolución socialista. El embargo ha sido inútil en este medio siglo, pero no menos inútil ha sido la Revolución para los cubanos.

Si las dos partes del "conflicto" se ponen de acuerdo en abandonar las inutilidades que los han dejado atascados en la historia durante medio siglo, probablemente el futuro de Cuba sea más próspero que si se confía en que tan solo una de las partes asuma que su estrategia es fallida.

Cuba siempre tendrá la posibilidad de convertirse en un país justo socialmente y equilibrado, pero para ello no es necesario seguir viviendo en un estado de excepción, en un orwelliano 1984 donde el concepto de libertad se relativiza y en donde son otros, unos pocos, los que deciden por todos los demás que, en realidad, son la gran mayoría.

Lo lógico es que llegue la hora de la apertura total. De la cordura. Del fin de lo absurdo.

1 Comments:

At 11:12 p. m., Blogger Simon-Jose said...

Mi estimado amigo,
Primero mi saludo.
Y después decirte que coincido plenamente con tu "Nota del Bloguista".
Y sobre el texto en si del artículo, solo se me ocurre traerte las palabras escritas por un amigo virtual, situado en Toronto, en un sitio donde tratábamos estos mismos temas:
"En estos asuntos de los acuerdos de Raul Castro y Obama hay tantos que están en las nubes que tengo miedo en cualquier momento comience a llover comemierdas".

Después de 56 años de experiencia y conocimiento de "como son ellos"..... solo se puede esperar "más de lo mismo".

Un fuerte abrazo,
Simón José.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home