jueves, agosto 13, 2015

Cuba. Entrevista desde la prisión a Mario Chanes de Armas de 1988 donde se narra cómo Fidel Castro después de huir del cuartel Moncada le pide asus combatientes que se rindan



Entrevista a Mario Chanes de Armas.
Asaltante del Moncada y Expedicionario del Granma.


Por. Ernesto Díaz Rodríguez. (Prisión Combinado del Este. La Habana 1988).




Ernesto Díaz Rodríguez                                                                                 Mario Chanes de Armas

Durante más de un cuarto de siglo el régimen comunista de Cuba se ha empeñado en doblegar la férrea  voluntad de los Presos Políticos Plantados. Eso tiene una explicación ; Fidel Castro no es un Dictador cualquiera de esos de talla convencional que tradicionalmente han asaltado el poder para imponer su voluntad caprichosa, en uno que otro país de América latina.

Su ignorancia, despotismo y ausencia total de escrúpulos lo sitúa, sin dudas, en un ámbito exclusivo de corte Stalinista. Siendo ésta su naturaleza no ha de sorprendernos que haya hecho  de la trampa su entretenimiento;  que sea la mentira su hija predilecta y el odio, su gran amor. Ese mismo odio enfermizo que lo ha llevado a cometer actos diabólicos, miserables y mezquinos que una parte de la humanidad lo considera demencia y la otra cobardía; los que sufrimos las vilezas de la Tiranía dentro de las prisiones y en la Isla cautiva (ese gigantesco Campo de Concentración, donde padecen hambre, humillación y maltrato 10 millones de víctimas  los que andan dispersos por el Mundo, en triste peregrinaje, llevando entre sus manos, juntos con el amor y la esperanza, la agonía de la Patria esclavizada); desde el fondo de una ceda oscura, con los ojos del alma, contemplamos la amarga realidad de nuestro pueblo; algo hay que hacer y con urgencia, para que el horror de la Nación, no nos ponga de rodillas. Como es de todos conocidos la Comisión de Derechos Humanos de la O.N.U., visitará nuestro país en fecha próxima, a fin de investigar las violaciones de que está acusado el Gobierno de Cuba, ante ese importante organismo.
De la disposición y el interés que demostremos, a la hora de prestar testimonios, dependerá que triunfemos en nuestra intención de que se haga justicia o que sigan impune los desatinos de la Tiranía, cometidos contra infinidad de víctimas. Los Presos Políticos Cubanos, tenemos una responsabilidad histórica y no vamos a dejar de cumplirla. Nosotros no aspiramos a ser guía, pero si queremos demostrar, con nuestro ejemplo, que no hay por qué callar, que nadie puede imponernos un silencio humillante y cómplice, cuando hemos visto cometer crueldades, atropellos y crímenes.

 Esa es la razón fundamental de la entrevista que, en este día de sombras, desde una celda de la Prisión Combinado del Este, nos proponemos ofrecerle. Ante nuestros micrófonos, dispuesto a responder las preguntas, tenemos al Asaltante del Cuartel Moncada; Expedicionario del Granma, y Preso político Plantado durante más de un cuarto de Siglo, Mario chanes de Armas.

Ernesto: Chanes, independientemente de tus discrepancias con Fidel Castro que sabemos son abismales. ¿ Lo consideras un hombre honesto, en cuanto a su forma de contar la historia?.

Chanes: No hace mucho leí el libro “ Fidel y la Religión “, producto de una entrevista por el religioso brasileño Fray Betto. Un libro que ha tenido amplía divulgación, casi un “best seller “, de acuerdo a los comentarios de Granma. Al parecer la mentira también tiene mercado.

Ernesto: A propósito, ¿ Qué llamó su atención de esa entrevista?.

Chanes: Como todo lo que he leído desde hace algunos años y trata de hechos relacionados con la Revolución, y específicamente el Moncada y el Granma, me llama la atención un hecho referido por Fidel que no se ajusta a la realidad.

Ernesto: ¿ Pudieras señalarlo?.

Chanes:  Dice Fidel en el citado libro, que dado el estado físico de algunos de los que le acompañaban después del ataque a Moncada, sin aclarar nombre ni números, se tomó el acuerdo de presentarlos antes las autoridades, utilizando la mediación de Monseñor Pérez Cervantes.

Ernesto: sabemos que Castro goza de exelente memoria, una memoria privilegiada, sobre todo para recordar a quienes se le han enfrentado. Tengo entendido, Mario, que no más de una veintena de hombres que escaparon con él a las montañas, luego del trágico acontecimiento de Moncada. ¿Consideras posible que él, Fidel Castro, haya podido olvidar el número exacto de los combatientes que lo acompañó, en momento tan dramáticos y que haya podido olvidar inclusive, el nombre de uno de ellos?¿.

Chanes: Los que tomamos parte en aquella acción y posteriormente estuvimos alzados, sabemos que éramos 19 hombres, incluido Fidel, los que después de la retirada nos refugiamos en las montañas próximas a la Gran Piedra, que en horas de la noche del 27, cuatro de los entonces compañeros de lucha, bajaron a 2 de los heridos, que el miércoles 29, por no estar de acuerdo con la táctica a seguir, cinco se separaron del grupo y quedamos ocho hombres. Y por último, al caer la tarde del viernes 31, hicimos contacto con el dueño de una finca, no lejos de Santiago. Es difícil Ernesto, por no decir, imposible, que Fidel no recordara, si fuera necesario con la ayuda de fotos tomadas en el lugar, a donde se nos condujo detenidos aquel sábado 1ro de agosto…, cuantos éramos aquellos compañeros que, según él, estábamos en mal estado físico.

Ernesto: Me parece haber oído a Fidel Castro, en alguna ocasión, decir que la variante, en caso de que fallara el asalto al cuartel, era reagruparse en un punto de las montañas, para iniciar de inmediato la guerra guerrillera contra la dictadura. Sin embargo, a pesar de haber alcanzado Castro y un grupo de ustedes, una buena zona estratégica en las inmediaciones de la Gran Piedra, no ocurrió así. ¿Fue en realidad el deplorable estado físico de algunos de los hombres que le acompañaban, lo que determinó un cambio tan drástico en el Plan de Alzamiento, luego de fracasada la acción contra la Fortaleza Militar?¿.

Chanes: La verdad no está en la presentación de aquellos cinco hombres a causa de su estado físico, la verdad hoy la voy a decir, después de hablar con el dueño de la finca, a la que llegamos el día 31 y saber por medio de éste, entre otras cosas, que Raúl estaba preso y no muerto como pensábamos, ya que desde hacía unos días no estaban asesinando a los que eran hecho prisionero, sobre todo los presentados por Monseñor Pérez Cerantes, Fidel se reunió, nos pidió a Eduardo Montano Benítez Francisco González Hernández, Armando Mestre Martínez, Juan Almeida Bosque y a mí, que nos entregáramos, porque éramos muchos para lograr entrar en Santiago, como era nuestro propósito y poder llegar a La Habana.

Ernesto: ¿Les pidió eso Fidel Castro?

Chanes: Sí, Ernesto, nos pidió que nos entregásemos.

Ernesto: Una proposición  bastante delicada que pone a pensar a cualquiera. Prefiero no hacer comentarios; solo una pregunta, una pregunta más al respecto. ¿ Estuvieron todos de acuerdo en aceptar la idea de dejarse tomar prisioneros voluntariamente a una policía militar cruel que estaba asesinando … ¿ Entregarse a los militares, para que él, Fidel Castro , escapara ? ¿ Cómo les dijo él, según acabas de contar, para que se salvara la revolución?

Chanes: A esta petición todos nos opusimos, y él Fidel, alegó que los sacrificios que nos pedía era para salvar la revolución, que una vez que nosotros fuéramos detenidos diéramos una posición falsa del lugar donde él se encontraba, aprovechando esta oportunidad para burlar el cerco, salir clandestino del país con los otros dos compañeros Oscar A Vals y José Suárez Blanco, y organizar una expedición para regresar a Cuba.

Ernesto : Pero se impuso la voluntad del Jefe; Castro terminó por convencerlos. ¿Cierto?

Chanes: Sí, cierto, luego de discutir lo propuesto accedimos a ello, pensando que nuestro sacrificio era necesario para salvar la revolución que tantas vidas había costado en unos pocos días.

Ernesto: ¿ En que forma se llevó acabo la rendición, Mario?


Chanes: Los ocho pasamos la noche en el bohío del empleados de la finca; al día siguiente, 1ro de agosto, aproximadamente a las 6 de la mañana, el propietario de la finca nos informa que Pérez Cerantes se hallaba en la carretera a unos 150 m del lugar más o menos. Después de despedirnos de Fidel, Pepe Suárez y Alcalde, quienes permanecieron en el bohío, salimos en compañía del empleado de la finca hacía el lugar donde se encontraba esperándonos Monseñor Pérez Cerantes, esta distancia la salvamos en escasos minutos; y a unos pocos metros de la cerca que nos separaba de la carretera, pudimos ver al bueno y noble religioso parado al lado de un jeep. En el instante en que me disponía a saltar la cerca sonaron los primeros disparos al aire y en cuestión de segundos los cincos estábamos rodeados por miembros del Ejército,  inmediatamente nos llevaron de regreso al bohío que minutos antes habíamos abandonado y al llegar Fidel, Pepe Suárez Y Alcalde, ya tenían las manos atadas con sogas, rodeados de soldados y juntos a los prisioneros estaba el Teniente Sarría, Jefe del grupo Militar. Sarría nos tomó el nombre a los cinco que acabamos de llegar y nos condujo a un camión,  Fidel iba en la caseta, entre el chofer y el Teniente Sarría; el resto en la cama del camión, sin costanera y rodeado de soldados.
A los ocho nos condujeron detenidos al vivac. Creo que no hace falta aclarar que Fidel le dijo a Fray Betto, que sus compañeros decidieron presentarse dado el estado físico de éstos, cuando la entrevista a Betto, no recordaba cuántos sumábamos, ni quienes éramos.

Ernesto: Bien, pasemos ahora a temas de la actualidad. La experiencia más reciente. ¿Cree Mario Chanes, que se ha cumplido el programa que los llevó al Moncada, y por el cual muchos de sus compañeros ofrendaron la vida?.

Chanes: No, no; al campesino se le prometió tierras y los casos en que ésta fue entregada, solo ha servido, para que la trabajen teniendo que entregarle el fruto de su sudor al Estado. Con los obreros ha sucedido lo mismo; mucho hablamos. Tanto antes del Moncada, como posterior, cuando estábamos presos en la Isla de Pinos; de los beneficios que debía recibir el obrero en las utilidades de las Empresas y Centros de trabajo. Con relación a los obreros en el  manifiesto "La Historia me Absolverá ”, se plantea el reclamo del 30% de las utilidades para los trabajadores; nada de esto se ha cumplido y se responde con demagogia,  que no es necesario, ya que las Empresas e Industrias, son de los trabajadores . En general han perdido mucho de los derechos que disfrutábamos, como era el derecho de huelga, por citar un caso. Nadie ignora que los Sindicatos son organismos estatales. ¿ Quién se atreve en Cuba a pedir un aumento de sueldo? Por lo que vislumbra, según hemos leído en la prensa cubana, es posible que hasta el mes de descanso de las vacaciones desaparezca.

Ernesto:  ¿ Consideras que existe una causa, una razón, para que se te acuse de Traidor, por negarte a aceptar la implantación en Cuba de un régimen Totalitario?
Chanes: Esta es una de las tanta infamias del Régimen, acusar de traidores a quienes hemos luchado por la libertad, la justicia y la democracia; porque no aceptamos un sistema totalitario, como lo es el Comunismo, se nos llama traidores, pero si alguien ha traicionado la revolución, no somos precisamente aquellos que no hemos aceptado el Comunismo en Cuba; sino aquellos que lo implantaron, imponiéndole a nuestro pueblo la más brutal y cruel de todas las dictaduras, no solo en Cuba, sino en nuestro Continente, por no decir, el Mundo. Ningún otro sistema esclavizó al hombre como el Comunismo. Este sistema representa el odio, la crueldad y la venganza. A los traidores no hay que buscarlos en las prisiones, ni en el exilio; el pueblo sabe donde están, quienes son y cuál es su cabeza principal.

Ernesto: ¿ qué tiempo llevas esta vez, en prisión Chanes ? ¿ De qué se te acusó, cuando fuiste detenido?

Chanes: Fui detenido en mi casa el 17 de julio de 1961. Cumplí 27 años de prisión hace solo unos días. Se me acusó, como a casi la totalidad de las causas de la década del 60, de “ Planes de Atentado a Fidel “. El acusador nada más y nada menos fue Carlos Rafael Rodríguez y si mal no recuerdo, creo que de intentar destruir, no sé cuántas industrias. Esto por supuesto, es totalmente falso. A Carlos Rafael sólo lo conozco por las fotos de los periódicos  y por la T.V. De él he oído decir que fue Ministro, imagínate qué Ministro , después de la elecciones del 40, cuando los Comunistas fueron en aquellas elecciones en coalición  con Batista …
Sin haber un solo hecho probatorio; sin haber hechos de sangre se me condenó injustamente a 30 años. Cuando lo del Moncada, aceptando mi participación en los hechos, fui condenado a 10 años, de los cuales, a pesar de estar una Dictadura en el poder, cumplimos solamente 21 meses y 15 días; en esta ocasión ya he cumplido un poco más de 15 veces lo que cumplió Fidel y todavía sigo prisionero.

Ernesto: ¿ Ha sido muy fuerte el contraste entre esta prisión tuya de hoy y la prisión que sufriste junto a Fidel, cuando la Dictadura de Batista?

Mario: Ernesto, si fuéramos a establecer una comparación entre la prisión aquella y esta, no exagero si digo que aquella fue unas vacaciones. Sobre este tema pudiéramos hablar durante varias horas. Si te parece haremos algunas comparaciones, muy ligeras; pero bien, algunas. Las visitas eran el primero y tercer domingo de cada mes, con una duración de no menos de tres horas y un pabellón familiar al mes, desde las 9:00 A.M. hasta las 4:00 de la tarde. Teníamos una biblioteca con cientos de libros, sin importar el autor ni el contenido de la obra. Podíamos recibir todo tipo de revistas extranjeras. A parte de los alimentos que nos suministraba el penal, teníamos una cooperativa y la mayor parte de lo que componía nuestro almuerzo y comida lo proporcionaba esa cooperativa. Podíamos comprar diariamente todo lo que quisiéramos en lo que llamábamos “La Bodega del Penal“. Una vez `por semana se hacía la compra  del pueblo; se compraba la carne, viandas o cualquier otro artículo que la “Bodega del Penal“ no tuviera. Se encargaban de esta tarea los padres de Montané, que vivían en Nueva Gerona. La carne de la semana se guardaba en los refrigeradores  del presidio. Hacíamos café colectivo después del almuerzo y comida… Los primeros meses el patio era unas horas por la mañana y por la tarde. No pasó mucho tiempo y era todo el día, desde la mañana hasta las 9:00 de la noche. Teníamos tres radios y si no teníamos era por que no lo deseábamos. Estaban autorizados, recuerdo que en una ocasión nos visitaron varios días consecutivos, un Cura y varias Monjas. Efectuamos Misas y algunos, los que quisieron, se confesaron. Vestíamos de civil y nunca se nos impuso trabajo alguno. En 21 meses y 15 días, que duró nuestro cautiverio, se nos hizo una sola requisa, fíjate bien, una sola requisa, la única se efectúo  en presencia nuestra parados al lado de nuestras respectivas cama.

Ernesto: Entiendo. Muy interesante, ese fue el trato que Fidel Castro y el resto de los asaltantes del Moncada que sobrevivieron, entre ellos tú, recibieron bajo la Dictadura de Batista… y el trato de ahora en las prisiones de Castro. ¿ Cómo ha sido; qué trato ha recibido Mario Chanes, el hombre que arriesgó su vida  en el Moncada y el Granma, de quien fuera una vez, su compañero de lucha y del presidio político?

 
(Mario Chanes de Armas a la derecha de Fidel Castro saliendo del Presidio Modelo  junto al resto de los asaltantes del cuartel Moncada producto de la aminstía dada por el Día de las Madres a todos los presos políticos. Pese a que hubo aproximadamente 20  muertos entre los soldados del cuartel Moncada,  sólo cumplieron 22 meses de prisión y Fidel Castro  solamente el 12% de su condena de 15 años.  Fotos y comentario añadidos por el bloguista de Baracutey Cubano)


Mario: No podía ser más represivo. Cuando regresé al Presidio de Isla de Pino, en marzo del 1962, las visitas eran cada 6 meses, sin contar los casi dos años, desde el principio del 63 hasta finales del  1964, cuando la inmensa mayoría nos quedamos sin visitas por las inaceptables condiciones. Después que comenzó el tristemente célebre  “ Plan Camilo Cienfuegos “, las visitas  se redujeron entre dos meses y 45 días. Terminado ese Plan regresamos a las visitas de tres meses. En varias ocasiones, entre los derechos que se nos han suspendidos ha estado las visitas. La última vez, a los que estamos aquí, en el Combinado del Este, se nos notificó el 14 de marzo de 1981, entre otras medidas represivas, la suspensión total de las visitas; no las volvieron a restituir hasta julio del pasado año; es decir, más de 6 años sin contacto familiar, incomunicados totalmente de nuestros familiares. En cuanto a la cultura, veamos cual ha sido la situación ; los escasos libros de lecturas recreativas o de estudio, eran víctimas de la destrucción sistemática llevada a cabo por los guardia, al estilo Hitleriano, que irrumpían a cualquier hora del día o de la noche en las galeras de la Cabaña, Circulares de la Isla de Pino, cualquier cárcel o Campo de Concentración, en todo el territorio del país. Cuando trataban de ser generosos solo se nos autorizaba el privilegio de tener 3 libros, más eran confiscados  o robados, como se le quiera llamar. En lo que a la alimentación se refiere, jamás pensé que en la Patria de Martí, un preso político, pudiera pasar tanta hambruna como nosotros los presos, sobre todo en la Isla de Pino, donde realizábamos trabajo agotador, comparado solo con el de los esclavos. En esa época, década de los 60, el patio de Sol no existía, solo el que a partir de junio de 1964, cogimos en los campamentos de trabajo o en las canteras durante el “Plan Camilo“. En estos casi 30 años de Presidio Político, no se ha permitido al prisionero tener una radio y si alguno ha habido, ha sido clandestino, teniendo vida muy limitada a causa de las contantes requisas; o sea, se nos niega el derecho a la información.

Ernesto: Pienso que a muchos les gustaría que tú explicaras mejor en qué consistió el llamado "Plan Camilo Cienfuegos"; sobre todo a los más jóvenes, que no han tenido tal vez, información sobre esa desgarradora experiencia. Seguro estoy que te lo agradecerán. También ellos quieren conocer a sus verdugos.

Chanes: El “Plan Camilo Cienfuegos“, entiéndase Trabajo Forzado, más degradante que al que fueron obligados los esclavos, dejó el saldo de muertos, mutilados, heridos y golpeados, que no enumeraremos  casa por caso, porque se haría interminable la lista. Fuimos sometidos a toda clase de abuso insólito, vejamen y atropellos. Todos estos casos  de Violación de los Derechos Humanos, serán denunciados en su momento oportuno ante la Comisión Internacional que pronto nos visitará, cueste lo que cueste.

Ernesto: ¿Existe en las prisiones de Cuba en la actualidad persecución a las distintas manifestaciones religiosas?

Chanes: Sí, Hoy las relaciones Estado-Iglesia, parecen que han mejorado, pero hace años  Biblias, estampas religiosas, crucifijos y todo lo que de una forma u otra representara manifestación religiosa, desaparecía en las requisas; incluso, a pesar del aparente mejoramiento de las relaciones con la Iglesia, en la requisa efectuada el 28 de mayo de este año, con una duración de más de 8 horas, se llevaron Biblias, cadenas con sus crucifijos, estampas y otros objetos religiosos.

Ernesto: Como es sabido en todos los rincones del mundo libre, entre otras consideraciones, los presos políticos, visten con ropa de civil, sin embargo tú y todos los  “ Plantados Históricos “, llevamos muchísimos años una desnudez impuesta, inclusive, en invierno; cubriéndonos con un simple calzoncillo. Independientemente de la perversa intención de mellarnos; ¿ le encuentras alguna lógica; alguna otra explicación a esta medida represiva?

Chanes: Una de las tantas medidas absurdas. El odio va muy lejos, tú lo sabes, no es la primera vez que esto ocurre; en os ocasiones se nos ha despojado oficialmente de nuestros uniformes de Presos Políticos. La primera en el año 1967 hasta el 1968; la segunda y última desde el año 1981 hasta la fecha que permanecemos oficialmente en Calzoncillos. Algunos compañeros inclusive, han permanecido así desde 1967.

Ernesto: Como se sabe tú eres uno de los 7 Plantados que Fidel Castro se niega a excarcelar. Ha ocurrido en diversas ocasiones; la negativa se ha reiterado ahora con la gestión de Oconner . ¿ Esta noticia adversa te ha golpeado ? ¿ te ha afectado de alguna forma emocional?

Chanes: En lo absoluto. Después de concluido el Plan de Indulto, en noviembre de 1979, por medio del cual fueron liberados más de 300 presos políticos y no haber sido incluido en dicho indulto, llegué a la conclusión de que tendría que cumplir hasta el último día de mi condena de 30 años. Me he preparado muy bien psíquicamente para hacerle frente a todos los contratiempos que puedan presentarse. Esa es la razón por la cual no me sorprendió la noticia de mi exclusión del grupo que próximamente serán excarcelados por gestiones del Cardenal Jhon Oconner.

Ernesto: ¿ desea agregar algo más?

Chanes: Sí, En Estados Unidos tengo 4 hermanas y un hermano; todos con sus respectivas familias. Paco cumplió 23 años de una sanción de 20 años. Lo retuvieron tres años entre rejas, arbitrariamente, al igual que han retenido, por tiempo ilimitado, en ocasiones hasta 6 años y más, a otros muchos después que extinguieron sus largas y respectivas condenas. Mi hermano y yo estuvimos en la misma causa, la 556 del 1961. Todos mis hermanos radican en Miami, excepto una hermana que radica en New Jersey. Hace tiempo que no tengo noticias de ellos y quiero aprovechar esta oportunidad para enviarles un fuerte abrazo, un beso y todo mi amor y cariño de siempre.

Ernesto: Te doy las gracias, Chanes, por tus palabras sinceras y por todo lo que has luchado por la libertad de Cuba … Final

Nota: Esta lectura es resultado de una entrevista grabada que fue realizada en una celda de la Prisión Combinado del Este, en el año 1988. Sacada clandestinamente y trasmitida por Radio Martí en su tiempo. Publicada en la Revista “ El Martiano “ del Presidio Político Cubano en igual año. Es una lectura de obligatoriedad HISTORIA. Mario Chanes cumplió totalmente los 30 años a los que fue sancionado por el tirano Castro.
Gracias.