domingo, octubre 16, 2016

La Cuba de Obama. Jorge Riopedre: Ya está confirmado: “Estados Unidos no tiene intenciones de promover un cambio de régimen en Cuba”. Lo dijo la asesora de seguridad nacional del presidente Barack Obama, Susan Rice

Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Me pregunto: ¿Ahora qué dirán los Carlos Saladrigas, los Marcelino Miyares, los Joe García, etc., que planteaban que esas medidas ejecutivas de Barack Obama perseguían ¨empoderar¨ a la sociedad civil cubana de la Isla para que ese ¨empoderamiento¨ llevara a la democratización de Cuba y que la anterior política (realmente hubo múltiples políticas) norteamericana hacia la dictadura Castrista no había dado resultado para cambiar al régimen y que había que cambiar la política?

Published on Oct 14, 2016
"Already, we’re seeing what the United States and Cuba can accomplish when we put aside the past and work to build a brighter future," said Ambassador Rice during this speech on a new presidential directive on Cuba.

President Obama's National Security Advisor, Ambassador Susan E. Rice, announced a new Presidential Directive guiding the Obama Administration’s approach to Cuba. Ambassador Rice recounted what the President and his team have accomplished since announcing a policy shift towards Cuba in December 2014, and describe how the new Directive will guide the Administration’s approach as it continues to normalize relations with the Cuban Government and people.

New Presidential Action on Cuba: A Conversation with National Security Advisor Susan E. Rice

 ********************
Tomado de http://www.elblogdemontaner.com

La Cuba de Obama

Por Jorge Riopedre
15 de octubre de 2016

Ya está confirmado: “Estados Unidos no tiene intenciones de promover un cambio de régimen en Cuba”. Lo dijo la asesora de seguridad nacional del presidente Barack Obama, Susan Rice, durante una comparecencia en el Wilson Center de Washington. Nada extraordinario o asombroso si uno contabiliza las decisiones de la política exterior de Estados Unidos con relación a Cuba en los últimos tiempos, pero conveniente, para salir de dudas.

Obama, por ejemplo, invocó el respeto a los derechos humanos como una condición necesaria para mejorar las relaciones diplomáticas entre ambos países, pero la oposición sostiene que las cosas están ahora peor que antes. Afirmó que suspender las sanciones económicas redundará en beneficio de la población, pero los cubanos parece que ya dejaron de creer en los reyes magos y se marchan por miles. Aseguró que no canjearía a Alan Gross por los cinco espías cubanos de la llamada Red avispa, sobre todo Gerardo Hernández, implicado en la muerte de cuatro pilotos de Hermanos al Rescate, pero desestimó el fallo de los tribunales y el clamor público del exilio cubano. Lo mejor, sin embargo, lo ha guardado para el final.

La embajadora Susan Rice parece haber confirmado también un aspecto inconcebible del nuevo panorama diplomático: “Cuba y Estados Unidos han trabajado por la paz en Colombia, pero estamos decepcionados por el resultado del referéndum”, afirmó la funcionaria. Colaboración que pudiera marcar el comienzo de una relación más íntima con el castrismo en la que Washington utilice a La Habana como agente de cambio en Hispanoamérica, aprovechando los recursos de la inteligencia cubana en muchos países de la región. En cuanto a la “decepción” de la Casa Blanca por el resultado negativo de la consulta popular en Colombia, refleja la injerencia cubanoamericana en la Casa de Nariño: desconoce la voluntad soberana de la mayoría de los colombianos que votaron por el NO en el referéndum, y apoya de facto las concesiones a la guerrilla comprendidas en el voto del SI.

Aun así, en aras de la equidad, no se debe atribuir o culpar a Obama por todas las definiciones de la política norteamericana hacia el castrismo. La suerte de Cuba quedó sellada después de la crisis de los misiles soviéticos en la isla, con el reconocimiento tácito del régimen absolutista cubano a condición de que La Habana no vuelva a poner en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos. Es cierto que al abrigo de esta política de Estado muchos demócratas se han excedido arrimándose al castrismo de forma indecorosa, pero muchos republicanos le han tomado el pelo al exilio cubano contentándole con mentiras piadosas y cajas de música.

Barack Obama ya está preparando las maletas para abandonar la Casa Blanca pero no su activismo político. Ha dejado atado y bien atado un gobierno paralelo en las márgenes del Potomac para desmantelar la vieja América. En la charla de la embajadora Susan Rice en el Wilson Center de Washington se puede encontrar algunas de las claves.

************
Tomado de http://nuevoaccion.com/
CARLOS SALADRIGAS Y EL FORO DE PROMOCIÓN DEMOCRÁTICA CONTINENTAL INC.
Por Frank Escobar
Exclusivo para Nuevo Acción
Enero 28, 2015 
(Puede ser reproducido con la condición de citar la fuente)
El Foro de Promoción Democrática Continental Inc. patrocinó el evento VOCES PROACTIVAS POR LA DEMOCRACIA CONTINENTAL, efectuado el sábado 24 de enero del año en curso, en el Aula Magna de la Escuela de Leyes (edificio ¨Rafael Díaz-Balart”) de la Universidad Internacional de la Florida (FIU). El evento se dividió en dos paneles: PROGRAMAS DE COOPERACIÓN PARA PROMOVER LA DEMOCRACIA EN LA REGIÓN: POLÍTICA, ECONOMÍA Y COMUNICACIONES y EL CASO CUBA EN EL ÁMBITO CONTINENTAL.
El segundo panel- el único al que asistí- tuvo como ponentes a Pedro Roig, Juan A. Blanco y Carlos Saladrigas y como disertantes a Rogelio Matos, Paulino Hernández, René Hernández Bequet, Andrés Albuquerque, María Elena Reyes Ávila, Héctor Caraballo, Alina Brower y Leonel Morejón Almagro. Al final se le ofreció una participación no programada a Manuel Cuesta Morúa, presidente del Arco Progresista, recién llegado como visitante de Cuba.
Los disertantes tenían cinco minutos para su exposición y las preguntas del público no eran directas sino enviadas por escrito y no contestadas individualmente sino todas en conjunto y sin posibilidad de réplica.  Este esquema de evento “corporativo” más su exacta coincidencia en formato con otro evento- completamente diferente pero unido a este por el tema cubano y  la participación “estrella” de Saladrigas- hace unos años en la Agrupación de Caballeros Católicos con el respaldo de la Compañía de Jesús.
La intervención de Pedro Roig estuvo centrada en la crítica de estos acuerdos de marras entre el régimen castrista y los EEUU como una  evidente muestra del “fracaso del castrismo”- yo le envié mi desacuerdo por escrito pues para mi representa todo lo contrario un espaldarazo y un éxito- más bien como una derrota del “idealismo revolucionario  antimperialista” que el régimen trató de defender durante más de cincuenta años. Hizo un recuento de las luchas del exilio y sobre todo el papel  de la Brigada 2506, en cuyas operaciones Roig participó-junto a Jorge Mas Canosa, Antonio Calatayud y otros jóvenes santiagueros como él-como parte del Destacamento al mando del ex comandante rebelde Nino Díaz con la misión de un desembarco diferido en Santiago que nunca se efectuó. También hizo un llamado muy en sintonía  con la tercera posición “joseantoniana”- que yo respaldo totalmente- y la urgencia de sindicatos verticales en el futuro corporativo-capitalista de Cuba. Se refirió además a los vicios de la actual Constitución castrista y terminó denunciando la esencia “plattista” de estos acuerdos y el galopante anexionismo que mina las bases de la nacionalidad cubana.
Con respecto a la intervención de Juan Blanco- por favor no confundir con el compositor y musicólogo cubano de música “underground”-que se presenta como profesor del Miami Dade College- que por cierto es un instituto técnico preuniversitario-y como “ex-diplomático (debieron especificar del régimen  castrista) y sépase que no pretendo argumentar “ad hominem”, todo fueron frases hechas con un profundo tufo de retórica marxista:  conflicto entre cubanos, “one behalf of the gamble”, sentenciando “que la oposición comenzó a perder identidad”, es decir a hacerse anexionista, haciendo un paréntesis sobre lo que fue la lucha armada opositora en el Escambray pero sin denunciar la traición del gobierno americano y de la CIA, en resumen respaldando la misma política neoliberal que asumen los ex-marxistas admiradores de Harvard, Barrington Moore-“no hay capitalismo sin burguesía”- Hebert Marcuse y muchos más compañeros de viaje del marxismo cultural o fabianismo.  Blanco no pudo evitar   –  quizás algo inconsciente debido a sus largos años de adoctrinamiento-  terminar su conferencia con toda una pieza de análisis marxista-me parecía una broma- pero él se comportó como todo un profesor en serio.
(Carlos Saladrigas)
Carlos Saladrigas comenzó su intervención afirmando que es la economía quien influye sobre la política y no viceversa  aunque rápidamente aclaró que no defiende el “determinismo económico marxista” sino que lo que quiere es que  se considere que a través de la economia se pueden propiciar los cambios políticos. Él puso de ejemplo la Revolución Industrial Inglesa y los cambios tecnológicos que establecieron las bases del liberalismo capitalista- claro sin mencionar las consecuencias colaterales como la despiadada explotación del trabajo infantil-por supuesto que una vez más su discurso se  caracterizó por la ambigüedad  y el relativismo histórico. El carácter monologuista de estas conferencias que no permiten preguntas aclaratorias  propician que  fácilmente terminen en aporías pero la formación de Saladrigas es  “corporativa”- Harvard MBA- y no académica, ni siquiera política.
Luego pasó a criticar el populismo-Raúl Castro es cualquier cosa menos popular- sentenciando que los regímenes populistas se caen solos- Fidel Castro no se cayó nunca- para luego resaltar la necesidad de unidad estratégica y no unidad ideológica-los cubanos hemos carecido hasta de unidad programática-y de buscar “estrategias más efectivas” aunque de nuevo  volvió a dejar sus argumentos en el aire y obvió proponer cuales serían las tácticas a poner en marcha. Saladrigas usó todo el tiempo el nombre de Cuba para referirse al régimen castrista. En sus  conclusiones enumeró sus tres objetivos fundamentales: el respeto a los Derechos Humanos, el desarrollo político, el desarrollo económico “sostenido”- una poco feliz traducción de sustainable, mejor sería “razonable”- y que se basa en una estrategia general de apertura social siguiendo las enseñanzas del Papa Francisco. Todo un discurso globalista, mundialista- de un “Nuevo Orden Mundial” cuyo principal objetivo es acabar la hegemonía  de la Iglesia católica-  amparándose en la autoridad de un Papa. Si esto no es un oxímoron yo estoy perdiendo la capacidad de la comprensión.
Posteriormente contestando a una pregunta donde se proponía una nueva ley de Reforma Agraria semejante a la primera no a la segunda -que él claramente no entendió pero la imposibilidad de intervención del público impidió aclararle-debido al latifundio actual de la tierra cubana, Carlos Saladrigas demostró su total desprecio y desconocimiento hacia la agricultura cubana-o quizás su apego al latifundio por su estrecha relación con Alfonso Fanjul- al descalificar la agricultura como primordial- su prioridad son los bancos, la usura y los empresarios cubanos “de chicharrones y café con leche “ para recordar a un sabio como Ferrara- porque según él “en Cuba el 90 %  de la tierra está urbanizada”-en serio, no hablaría de Holanda- aunque defendió la agricultura si era totalmente mecanizada. Le faltó agregar  que también en manos de ADM, etc.
Carlos Saladrigas hace mucho tiempo que se está preparando para este momento y el “establishment” americano cuenta con él aunque todavía no lo aceptan como igual y por eso a pesar de su sumisión al Council of Foreign Relations y su estrecha relación con la amanuense de los Rockefeller Julia Sweig   todavía no ha logrado ser miembro del CFR. Goizueta lo fue y Alberto Ibarguen es miembro actualmente pero el primero fue el sólido presidente corporativo de una megaempresa y el segundo de una poderosa fundación. Carlos Saladrigas no ha llegado a ser ninguna de las dos cosas y es evidente que su vanidad está herida, sobre todo alguien como él que disfruta  leer su nombre en las paredes  lo mismo  en el ICCAS de UM que en el Colegio de los Jesuitas.
(Julia Sweig)
Carlos A. Saladrigas es –según la revista especializada en negocios “ Bloomberg”- el co-fundador  de “Advance Auto Parts Inc” y ha sido uno de sus directores y también fue director de Planificación Corporativa de Pepsi Cola. También forma parte del Consejo Asesor Hispano de Pepsico y Frito-Lay.
Actualmente es el director de la Corporación de Energía “Duke Energy”, que basa su mayor capital en los fondos “401 k” de los estados de California y New York. Recientemente el pleno de  accionistas de Duke Energy votó por la expulsión de cuatro miembros de la Junta Directiva: Berhart, Hyler, Rhodes y Saladrigas –que reciben un  salario anual de  200 mil dólares cada uno- por su negligencia al permitir  el escape de ceniza de carbón mineral (extremadamente tóxico) en una de sus plantas en Carolina del Norte.
En la industria de los HMO Saladrigas ha sido vice-presidente de CAC- la misma que anunciaba Oscar Haza- miembro del Comité Asesor de MBF Healthcare Partners y es el actual “chairman” de Concordia Healthcare Holdings LLC. Concordia Healthcare contrató al abogado Bob Butterworth –ex fiscal, ex sheriff, de Broward- como cabildero y éste le consiguió con la ayuda del gobernador Rick Scott-experto en este tema-  para este año:  44.8 millones de dinero público destinados a  atender a enfermos mentales. El negocio se hará en combinación con el Departamento de Childrens and Families de Broward y también participará un viejo amigo de Saladrigas, Miguel Fernández, chairman de MBF. Respecto a este negocio que involucra empresa privada con dinero público,  K. Sorensen, head of “Good Government” de la Universidad de Miami ha declarado:  “It’s smell and It’s not the way to encourage public”…”It’s legal doesn’t mean it is right”. El filósofo católico de la Nueva Derecha Alberto Buela ha disertado ampliamente sobre lo que puede ser legal pero no es decoroso.
Mi objetivo al revelar esta información, que no es secreta sino completamente pública y se encuentra a través de Google, se debe a que constantemente se presenta a Saladrigas no como el empresario global y especulador de Wall Street que hoy es sino como el contador-empresario inteligente que hizo una inmensa fortuna prestando servicios de recursos humanos a pequeños negocios, cuyos propietarios eran los miles de cubanos de Hialeah y el South West- obligados a abandonar su país por el  régimen castrista y que hoy se sentirían traicionados por él-  que a golpe y porrazo hicieron sus pequeños negocios  para que en la década del ochenta fueran lo suficientemente prósperos que podían contratarlo a él. Sólo se le presenta como el chairman de Regis HR Group-sin relación con la jesuita Regis House- y si acaso se le menciona como el ex CEO de su homóloga ADP Total, o como el fundador de Vincam Group. Por cierto que él también fue el fundador y chairman del banco de inversiones Premier Bank.

Las actividades financieras de Carlos Saladrigas  lo asocian a 18 grandes empresas corporativas conectadas a Wall Street que son además de las ya mencionadas: Bergstrom Corporation, Towers Watson, Blackstone Group, Florida Progress Corporation, Shop Runner Group, Gran Capital, Game Stop Corporation, Select Energy, Investors Management, Family Dollar Stores, Sunoco Products, Energy Nuclear Generation, The Saint Joe Company, Cleco Corporation, Premiere Global Services, Opko Health Corporation, Morrison, Brown and  Argiz LLC, Coleman Law and Associates.
En 2011 asistí a la conferencia de Carlos Saladrigas convocada por Agenda Cuba tras su regreso de la isla. Entonces escribí y hoy mantengo:
El discurso de Saladrigas esconde lo más importante y por eso está lleno de imprecisiones, además que el discurso chauvinista de un empresario global como él que gusta de los grupos elitistas plutocráticos de soberanía dudosa me parece hipócrita. En definitiva no se aclara lo más importante que es la legitimación del derecho de propiedad. Su plan de microcréditos, que tan bien le fue a Yunus en Bangla Desh, solamente lograría regresar a la Cuba de 1968, antes de la Ofensiva Revolucionaria.
Cuba es un país que por su posición geográfica estratégica y por los recursos naturales y el potencial agropecuario que tiene está obligada a ligarse al comercio internacional y su economía crecerá en la medida que su comercio se diversifique. La microeconomía de subsistencia que Saladrigas propone sólo serviría para establecer una casta por parte de la nomenclatura que jamás soltará su monopolio de la propiedad excepto para una alianza que le dé legitimidad con otras instituciones jerárquicas que no deberían hacer activismo político ni económico. Como católico me entusiasma que la Iglesia católica cubana recupere sus propiedades y gane espacio para difusión de su mensaje evangélico pero no al costo de cerrar un trato entre jerarcas que condene a la mayoría del pueblo cubano a una especie de república “chacrera” o de pueblos miserables al estilo del noroeste de China, mientras la élite, como la de Pekin, Cantón y Hong Kong se regodea en la opulencia.
************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Los cubanoides que le han hecho el juego a Obama, o mejor dicho al castrismo, y que le harán el juego a la mujer de Vil Clinton si gana las elecciones, son un elemento muy ¨normal¨; en nuestra historia. La entereza y decoro de un Martí siempre fueron muy fuera de serie, por no decir cosa rara. Con respecto a lo que dirán los consabidos cubanoides obamistas, pues dirán lo que les conviene, o se harán los suecos. O sea, si el de arriba (cualquiera que sea) es pro-castrista, que los pongan en la lista--el asunto es sacar lasca y estar en onda. Miren, por ejemplo, si lo que queda del ¨Buena Vista Social Club&quot¨ con su anciana ¨diva¨comecandela Omara Portuondo puede dar concierto en Miami y vender todas las entradas, como sucedió en el 2015, obviamente hay una enorme falta de dignidad, y eso se nota y tiene consecuencias. No es por gusto que no se nos respeta y no se nos toma en serio.
 realpolitik

1 Comments:

At 4:42 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Los cubanoides que le han hecho el juego a Obama, o mejor dicho al castrismo, y que le harán el juego a la mujer de Vil Clinton si gana las elecciones, son un elemento muy "normal" en nuestra historia. La entereza y decoro de un Martí siempre fueron muy fuera de serie, por no decir cosa rara. Con respecto a lo que dirán los consabidos cubanoides obamistas, pues dirán lo que les conviene, o se harán los suecos. O sea, si el de arriba (cualquiera que sea) es pro-castrista, que los pongan en la lista--el asunto es sacar lasca y estar en onda.

Miren, por ejemplo, si lo que queda del "Buena Vista Social Club" con su anciana "diva" comecandela Omara Portuondo puede dar concierto en Miami y vender todas las entradas, como sucedió en el 2015, obviamente hay una enorme falta de dignidad, y eso se nota y tiene consecuencias. No es por gusto que no se nos respeta y no se nos toma en serio.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home