sábado, abril 15, 2017

Rafael Azcuy González: PLAYA GIRÓN: DE CUANDO PUDIMOS SER LIBRES.

GIRÓN:  DE CUANDO PUDIMOS SER LIBRES.

*********
 Solo hubiéramos soportado dos años y unos meses de dictadura criminal castrista.
*********
Por Rafael Azcuy González
14 de abril de 2017

    Tenía once años de edad  cuando   escuchamos en mi casa por la radio las nocias del ataque aéreo a los aeropuertos cubanos aquel ya lejano día primaveral de abril de 1961. Con cuanta emoción y esperanza escuchamos de aquellos dramácos hechos. El mozo de la $nca de mi padre ya estaba preso en el chalet del que fuera dueño del vecino central   Niagara   en   La   Palma,   Pinar   del   Río.   Castro   tenía   ya   amplia   información   de   que   se produciría una invasión y detuvo a todos los que no estaban integrados a sus milicias, a los  llamados desafectos y a los que pertenecían a organizaciones clandesnas ancastristas.

          ¡Cuánta   sangre  corrió   en   la  Isla   a   raíz  de   estos   hechos!  El   infame   paredón  de   los  hermanos no se detuvo más, los   juicios sumarísimos connuaron  como en  el año 59  cayeron bajo el plomo homicida hasta ancianos, mujeres y niños, las cárceles se llenaron y allí dejaron sus vidas centenares de compatriotas: Era el odio, la traición, la envidia y la avaricia   azuzados   por   el   propio   gobierno   entre   compatriotas,   entre   vecinos,   entre  familiares, entre hermanos. Una gran traición ya había salido a la luz pública: los Castros  eran comunistas, a pesar de que lo había negado tantas veces, no eran verdes como las palmas si no rojos como el Kremlin de Moscú al que habían vendido la Patria.

         Otra gran traición tendríamos que recibir los cubanos en esa primavera terrible: la del presidente estadounidense John F. Kennedy, su cobardía, su falta de lealtad y su desprecio.  No fue capaz de abrazar a Miró Cardona como futuro presidente del gobierno provisional lo que sí hizo Nikita Kruchev cuando abrazó a Fidel Castro ante las cámaras de la televisión en Nueva York. La principal potencia del mundo tenía que andar en las sombras con los asuntos cubanos y una potencia extranjera europea se adueñaba de Cuba a unas pocas  millas de Norteamérica y la conver;a en una enorme base militar, donde llevaría en breve un arsenal nuclear para persuadir a los yanquis en plena guerra fría. Así se expresó de los heroicos brigadistas cubanos el señor presidente Kennedy :(…) Tenemos que salir de estos hombres. Es mucho mejor botarlos en Cuba que en los Estados Unidos. Especialmente si es allá donde ellos quieren ir… (Playa Girón: La verdadera historia, Enrique Ros, EdicionesUniversal, Miami Fla 1998, p.13).

       Cobardemente como siempre el viernes 7 de abril  de 1961 el dictador Castro anuncia a  través   de   la   televisión   que   las   bandas   están   aniquiladas   pues   ha   sido   tremenda   la arremeda contra los in$ltrados, los alzados y las organizaciones clandesnas. Es obvio que   han   penetrado   las   mismas   pues   han   capturado   a   sus   principales   dirigentes,   sin embargo, el presidente norteamericano y sus asesores siguen adelante con un plan que tiene como aspecto esencial el levantamiento del pueblo para su éxito. El PC 1140 barco de   guerra   de   450   toneladas,   equipado   con   un   cañón   de   3   pulgadas,   ametralladoras anaéreas y radar tanto la Policía como la Guardia Costera no lo dejan parr de Miami para incorporarse a la invasión y desmantelan con antorchas de gas todo su armamento. Al movimiento clandesno cubano se le mantuvo en total ignorancia acerca de los planes de la invasión, así como a los mandos militares y civiles cubanos de la brigada 2506.

       El presidente Kennedy descarta que se haga el desembarco an$bio por el día y exige que sea  a  media noche, no teniendo experiencia militar los Estados Unidos en desembarcos nocturnos en toda su historia y desechan  realizar la invasión por Trinidad como se había  proyectado , de día, con buenos muelles en Casilda, más lejos de La Habana y próxima  a las  lomas   del  Escambray donde   estaban   los   alzados   desde  hacía   años,   para     ordenar hacerlo   por   la  Ciénaga   de   Zapata   de   noche,   sin   muelles,   cenagosa   y  llana.   El  propio  presidente fue quien se encargó personalmente de hacer todos estos cambios sin contar con nadie. A los brigadistas cubanos siempre se les comunicó por parte de los mandosnorteamericanos que las fuerzas que desembarcarían en Cuba serían mucho más que los 1500 hombres de la brigada y que tendrían total respaldo militar y aéreo.

         Esta operación estuvo plagada de errores que en su inmensa mayoría recaen sobre la figura del presidente de los Estados Unidos: la inteligencia resultó un verdadero desastre por parte de la CIA, se desesmó la calidad del armamento con que contaban las fuerzas castristas. Kennedy contó con una buena información sobre el asunto ya que se realizaban frecuentes reuniones al respecto. Destacados cargos militares tuvieron expresiones como estas   al   conocer   que   el   presidente   ordenó   suspender   el   segundo   bombardeo   parA neutralizar toda la aviación castrista, así como para destruir otros equipos en el suelo y bases militares: Es absolutamente reprensible, casi criminal (General Lemnitzer, jefe del   Estado Mayor  Conjunto),  Esto es   una  negligencia  criminal (coronel  Hawkins) (Fuente   citada).

      Estaban programados tres ataques aéreos masivos. Con el primer y único ataque solo se destruyó la mitad de la  fuerza aérea castrista. De  23 aviones  B-26 disponibles solo se  emplearon 8. También estaba proyectado realizar 48 ataques desde Nicaragua de los que solo se efectuaron 8 por órdenes de la Casa Blanca. Con el primer y único ataque solo se destruyó la mitad de la fuerza aérea castrista.

     Aviones comunistas derribaron 7 aviones B-26, cuatro pilotos norteamericanos perecieron salvando la gloria que su presidente no supo mantener. La aviación deja varado al buque Houston y hunde al Rio Escondido cerca de Playa Larga así se pierde el armamento y las municiones para los 1200 invasores en erra que han establecido una cabeza de playa y han penetrado hasta 10 kilómetros erra adentro tomando los poblados de San Blas y El  Rincó sin tener apoyo aéreo. Los castristas atacan con fuerte arllería recién adquirida,  así   como   desde   el   aire.   Solo   llegan   dos   aviones   desde   Nicaragua   que   bombardean   fugazmente a las tropas $delistas y  se reran de inmediato sin enfrentar a la aviación enemiga.

       Se habla en la Casa Blanca de que huyan los invasores al este a las lomas del Escamvbray para iniciar guerra de guerrillas unidos a los alzados, pero se alega que ya están cercados   por fuerzas 10 veces superiores. 

       Esta sangrienta batalla fratricida alentada por los hermanos Castro para mantenerse en  el poder y por el presidente que abandonó a su suerte a los cubanos incumpliendo todas sus promesas de apoyo y lealtad es uno de los episodios más tristes y a su vez gloriosos en   la historia de la atormentada Patria. Los brigadistas lucharon como $eras durante tres días,  sin   apoyo   de   aviación,   sin   municiones,   sin   levantamientos   populares   de   apoyo:   115 brigadistas y 157 del bando castrista dejaron su vida en este holocausto. Mientras el autotulado  Héroe de Girón  huía a toda velocidad con su escolta hacia La Habana desde eL central  Australia so  pretexto de que  iba a  efectuarse un desembarco por  la capital. El Gallego Fernández se quejaba hace años por Granma de que allí en Girón no tuvo a nadie  a quien consultar para tomar una importante decisión. Luego que todo terminó volvió el  Comandante Castro a entretenerse y dispararle al varado Houston para hacer ro al blanco  estacionario.

       Nosotros llevamos a esos cubanos y nosotros tenemos que sacarlos de allí enfrentó    a Kennedy el almirante Burke a cargo de las operaciones navales de la invasión.   Playa   Girón no hubiese fracasado si el presidente hubiera cumplido__sentenció el Comandante    San Román.

***********
La Brigada de Asalto 2506 en Bahía de Cochinos



ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

De cierta manera, Kennedy fue el Obama de su momento: un globito bien inflado y tratado como si fuera una estrella de cine. Todo era imagen y apariencia superficial, encubriendo mucha falsedad, pero los americanos, sobre todo los medios, estaban loquitos con él. Aparte de estar altamente consentido, era un tipo muy poseído que se creía merecedor de todo. Sencillamente hizo lo que estimó mejor para su carrera política, y lo demás no importaba. Sobra decir que de poco le valió, pero definitivamente vendió a Cuba (venta confirmada tras la crisis de los cohetes) en pos de beneficio propio. O sea, era un sepulcro blanqueado, un miserable que lucía bien y hablaba bonito, y desgraciadamente eso puede llegar muy lejos y hacer mucho daño. Y dicho sea de paso, lo de Cuba aparte, Kennedy fue el que metió a los EEUU en el pantano de Vietnam, y solamente por eso su altar debió haberse derrumbado hace mucho tiempo, pero todo es política e interés, y los interesados se lo dejaron pasar
Realpolitik

1 Comments:

At 4:43 p. m., Anonymous Realpolitik said...

De cierta manera, Kennedy fue el Obama de su momento: un globito bien inflado y tratado como si fuera una estrella de cine. Todo era imagen y apariencia superficial, encubriendo mucha falsedad, pero los americanos, sobre todo los medios, estaban loquitos con él. Aparte de estar altamente consentido, era un tipo muy poseído que se creía merecedor de todo. Sencillamente hizo lo que estimó mejor para su carrera política, y lo demás no importaba. Sobra decir que de poco le valió, pero definitivamente vendió a Cuba (venta confirmada tras la crisis de los cohetes) en pos de beneficio propio. O sea, era un sepulcro blanqueado, un miserable que lucía bien y hablaba bonito, y desgraciadamente eso puede llegar muy lejos y hacer mucho daño. Y dicho sea de paso, lo de Cuba aparte, Kennedy fue el que metió a los EEUU en el pantano de Vietnam, y solamente por eso su altar debió haberse derrumbado hace mucho tiempo, pero todo es política e interés, y los interesados se lo dejaron pasar.

 

Publicar un comentario

<< Home