viernes, mayo 26, 2017

El rostro de Dios. Ramón H. Colás sobre visita privada del Presidente Donald Trump al Papa Francisco en la Santa Sede del Vaticano

Published on May 26, 2017
José Luis Martín Ovejero, experto en comunicación no verbal, analiza la forma de actuar, los gestos y la vestimenta del Presidente de EEUU, Donald Trump. "Trump intenta someter a la persona para someter su mente Experto en comunicación no verbal: "Trump es pura naturalidad"



 ********
Tomado de https://www.facebook.com



Por Ramón H. Colás
25 de mayo de 2017

Creo en Dios, sobre todas las cosas, y también en el hombre, su mejor creación. Del primero, suscribo todo sin poner nada en dudas. Del Segundo, dudo casi todo. Dudando de los hombres (y de mí) llegué a conocer a los buenos, a los menos buenos y a los execrables. Me ayudaron mis padres, durante la infancia. Luego, los avatares de la vida. Es decir, las escuelas, los maestros, la Universidad, los amigos y enemigos, los libros, algunos amores de entonces, personas que pasaron (de repente) minutos conmigo y otras que han permanecido siempre a mi lado. Ahora, después de una largo aprendizaje, que nunca termina, puedo identificar a los malos disfrazado de buenos y viceversa. Ser psicólogo me sirve de mucho y, confieso, a veces de nada. En ambos postura, me surgen las dudas. Después, vienen las preguntas. Me invito a pensar para poder responder.

Hoy, vi en las noticias, con sobrada ecuanimidad, la cara del Papa Francisco, al lado de Donald Trump. Estaba tieso. Estirado e incómodo. Su mirada, era un puntillazo sobre las alfombras. Se le vio circunspecto, distraído, en trance de una aparente soledad y alejado de aquella escena no deseada. Parecía dominado por un estado de obnubilación perpetua y una desagradable pesadilla. Se le vio cansado, arrepentido, por ese momento, de su posición terrenal. Sin poder alguno para evitar estar al lado de alguien que, evidentemente, no le atrae. A pesar de todo eso, Francisco era el hombre bueno. Trump, esforzado en las formas, sonreía. Su sonrisa, aprendida en los protocolos de la diplomacia, impresionaba una mueca opaca, surrealista, displicente y tímida. Además, estaba incomodo, frugal, concentrado en las líneas del guion, accesible a la buena impresión y, por primera vez, mostraba cierto grado de humildad. Tal vez, se sentía temeroso. Juzgado, como nunca antes, por el poder de los Dioses, colgados, desde siglos, en los pasillos del sagrado recinto. A la vista de todos, muchos lo percibieron como el hombre malo.

Entre lo malo y lo bueno existe una absoluta relatividad. Obvio, como en todas las cosas. Depende, de donde se mire y hacia quien va dirigida la mirada. Francisco, cuya divinidad terrenal nadie la cuestiona, ha sido muy claro en su repudio al presidente Trump. Esa moda suya, de estar más cerca del zurdo que del otro lado, delata su carácter y sus preferencias. Parcialidad impropia a la vista del Señor, quien nos acoge a todos como hijo suyos sin importarle siquiera nuestros pecados (eso aprendí en el Camino Neocatecumenal, en la Iglesia San Gerónimo, en Victoria de Las Tunas)

Los records de Trump (negativos o positivos) están por venir. Sin embargo, junto a Fidel Castro, responsable de los mayores crímenes de América Latina, el Papa Francisco, emerge relajado, cercano, amistoso, agradecido, confiado, catártico y hasta divertido. En Cuba, seguía siendo el hombre bueno que, indudablemente, todos creen.

El rostro de Dios no es un duplo casual de las cosas, ni es un simple entendimiento para una ocasión y menos un credo de márgenes estrechas. El rostro de Dios es claro. Único. Imparcial y solidario. En fin, divino, misterioso y verdaderamente bueno. Y es eso en lo que creo.

2 Comments:

At 3:42 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Y Don Francisco le puso la misma cara de tranca a Trump que le puso a Macri el presidente de Argentina, una cara totalmente distinta a la que le puso a la Cretina Kirchner, a la bruja Bonafini y por supuesto a los bastardos Castro. Al principio yo pensaba que se trataba de un político con cierta astucia, pero esto es demasiado burdo y demasiado tosco para ello. O sea, no se trata de un Richelieu, sino de lo que los americanos llaman un "true believer," un convencido creyente en el socialismo. Lo siento mucho, pero no le compro absolutamente nada, y mucho menos cuando se trata de política. Puede decir y hacer lo que le venga en ganas--me resbala por completo.

 
At 6:45 a. m., Blogger Ahora mismo said...

Muy buen artículo y en todo de acuerdo. El papa es de total izquierda y recuerdo siempre su primera salida del Vaticano . Casualidad?

 

Publicar un comentario

<< Home