viernes, julio 13, 2018

Nora Gámez Torres: ¿Habrá sido él mismo, Juan Antonio Blanco, un represor en Cuba?.- Héctor Carbonell Arena. ¿DONDE FABRICARON A UNA PERIODISTA LLAMADA NORA GAMEZ LA ENCARGADA EN EL NUEVO HERALD DE LOS ASUNTOS CUBANOS ?

Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Juan Antonio Blanco Gil  no tenía que reprimir para ganar ¨galones¨ ante la tiranía, pues su madre era Elena Gil  una   militante comunista de larga data en fechas y  méritos en el  viejo Partido Comunista  fundado en 1925 y que  fue una  de las mujeres que perteneció desde un inicio al Comité Central del Partido Comunista  de Cuba fundado por el tirano Fidel Castro en 1965; en aquellos años Elena Gil era la Directora del Plan de Formación de Maestros ¨Makarenko¨. Antonio Gil ocupó sensibles puestos dentro de la tiranía Castrista y él nunca lo ha negado y su conversión ha sido gradual y se me parece a la que estaba teniendo  Jesús Díaz, el fundador  de Encuentro de la Cultura Cubana, cuando murió repentinamente y quizás sospechosamente;  Jesús Díaz  se estaba radicalizando. No olvidemos que en religión y en política los conversos (y más aún los que se consideran usados y estafados) son los que tomán posteriormente posiciones más radicales  ya sea, respectivamente, en religión  o en política...

Tengo la opinión que el artículo de Nora Gámez pudiera, en cierta medida, frenar u obstaculizar  que grandes represores que viven en los EE.UU. (y no tanto el último eslabón de esa cadena represora)  no sean afectados por las denuncias que se hagan sobre ellos. A la tiranía Castristas  le preocupa que los peces grandes represores que están en EE.UU. se vean afectados.  Esos dos ¨pelagatos¨ denunciados no le son importante:  son sacrificables,  pero probablemente temen que otros de mayor jerarquía, capacidades o preparación,  y con los cuales quizás tengan planes de desestabilizar  a EE.UU. (o a una  parte de ese país como puede ser el sur del Estado de La Florida)  se  vean afectados

Pueden ver esta  entrevista del 2010:
Union Liberal Cubana
Published on Apr 1, 2010
Carlos A. Montaner entrevista (primera parte) a Juan Antonio Blanco, ex alto funcionario y diplomático cubano, que envió una fuerte carta a los comunistas que viven dentro de la Isla. La entrevista fué el pasado martes 30 de marzo de.2010 

Entrevista a Juan Antonio Blanco (part. I)



En otro orden de cosas:

En Cuba el Departamento de Seguridad del Estado, DSE, da las directivas para valorar, seleccionar, organizar, entrenar y controlar las Brigadas de Repuesta Rápida, BRR, que llevan a cabo los Actos de Repudios. En los primeros años de los años 90s del siglo pasado (comienzos del mal llamado ¨Período Especial ¨)  la tiranía Castrista llamó a todos los trabajadores, estudiantes y demás integrantes de la sociedad a que  se apuntaran en las Brigadas de Respuesta Rápida en sus respectivos centros de trabajo y estudios; sabemos  que de la tiranía totalitaria Castrista  dependía el trabajo, los estudios, etc. y hasta la salida legal (y hasta no pocas  ilegales) del país.

A una persona con responsabilidades y relaciones dentro de las estructuras gubernamentales le pregunté, en esos años,  qué él conocía sobre esas Brigadas de Respuesta Rápida y las firmas masivas que la tiranía convocaba. Esa persona me respondió que la convocatoria para firmar el pertenecer a esas brigadas se hacían con el propósito de medir la disposición de cada cual a seguir las orientaciones del régimen, pero que solamente participarían en esas BRR los escogidos y más confiables, pues no se quería correr el riesgo que en uno de esos Actos de Repudios se produjeran situaciones que provocaran un efecto totalmente contrario al deseado: se temía ¨que se virara la tortilla ¨.

A finales de los años 90s y en la primera mitad de los años 2000s , el jefe de la BRR del municipio de Pinar del Río, era el Mayor Reinaldo, un oficial en activo del Departamento de Seguridad del Estado. Esa persona era la que movilizaba, asignaba las misiones, repartía los horarios y lugares de guardia y de merienda y controlaba mientras hacían los Actos de Repudio, asistían a los juicios de Opositores, vigilaban las misas muy señaladas, etc.. La tiranía recluta, instruye, entrena y controla a esas turbas; ese  anillo  protector  de miembros del MININT uniformados  protegiendo en ocasiones  a las Damas de Blancos es un gran teatro que sólo engaña a los que desean ser engañados.
 ****************
Tomado de https://www.elnuevoherald.com/

Ahora caza violadores de derechos humanos. ¿Habrá sido él mismo un represor en Cuba?

Por Nora Gámez Torres
ngameztorres@elnuevoherald.com
12 de julio de 2018

El académico y activista Juan Antonio Blanco, actual director ejecutivo de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, anunció recientemente una iniciativa para denunciar y deportar a antiguos represores en Cuba que emigraron a Estados Unidos. El activista aseguró que no se trataba de una “cacería de brujas” por creencias políticas o pertenencia a organizaciones políticas.

Lo que no declaró Blanco fue que en el pasado, él perteneció a las Brigadas de Respuesta Rápida, una organización creada por el fallecido Fidel Castro a inicios de la década de 1990 para reprimir a disidentes y contener protestas populares.

“Yo mismo soy un miembro de las Brigadas de Respuesta Rápida en mi edificio”, dijo Blanco durante una conferencia en 1993 en Estados Unidos, cuando ya oficialmente no era miembro del gobierno cubano.

(Juan Antonio Blanco)

Las Brigadas de Respuesta Rápida fueron fundadas como una organización de estilo parapolicial y han sido frecuentemente utilizadas por el gobierno para reprimir al movimiento opositor conocido como Damas de Blanco y en actos de repudio contra disidentes en Cuba. En 1994, miembros de las Brigadas, junto a policías y militares vestidos de civil, armados con palos y cabillas, reprimieron una protesta popular en la capital, conocida como “el Maleconazo”, que dio pie al éxodo conocido como la crisis de los balseros.

“Es cierto que ha habido casos en que tales encuentros se han salido de control. Me uní a la brigada precisamente porque creo que es importante asegurarse de que no haya excesos ni abusos”, continuó Blanco, según recoge el libro Talking about Revolution, escrito por la activista Medea Benjamin, a partir de las conferencias ofrecidas en universidades de EEUU.

Veinticinco años después, a Blanco aún le resulta difícil explicar sus declaraciones.

“Yo no pertenecí a un cuerpo de Brigada de Acción Rápida”, declaró inicialmente a el Nuevo Herald en una entrevista telefónica. “Lo más que yo recuerdo que haya participado fue una vez que había un acto contra un vecino de mi edificio y yo lo que hice, precisamente, fue impedir que se cometieran abusos contra los muchachos, contra la persona y no la humillaran... Lo que hice fue disolverlo.”

“Yo digo ahí que soy miembro solamente porque pertenecí...no porque haya firmado nada o haya estado en nada”, dijo. “Lamentablemente en la forma en que yo estoy presentando eso en aquel momento pues, evidentemente, tú lo coges ahora y lo sacas de contexto y no ayuda.”

Pedro González, el anterior director ejecutivo de la FHRC y actual asesor y miembro de su junta directiva, dijo que la junta discutió la trayectoria de Blanco durante una reunión en la que se le consideró como el mejor candidato para ocupar la dirección de la Fundación. González dijo que los miembros de la junta sabían que Blanco había sido “parte del aparato de gobierno cubano” pero que no recordaba la discusión de detalles específicos, como su declaración sobre las Brigadas de Respuesta Rápida.

González dijo que Blanco estaba “haciendo muy buen trabajo” al frente de los programas de promoción de derechos humanos en Cuba de la fundación. En una conferencia de prensa a fines de junio, Blanco expuso a dos ex policías que ahora viven en Estados Unidos y que habían sido denunciados por varias personas. Según declaró, él había hecho llegar las denuncias a las autoridades federales con el objetivo de que estos supuestos represores fueran deportados a Cuba.

González subrayó que la actuación de Blanco dentro del gobierno cubano no podía compararse con la de los represores que la organización está exhortando a denunciar y que Blanco no había mentido a las autoridades federales sobre su trayectoria. Cuestionarse el pasado de Blanco, “a estas alturas del hombre estar aquí”, comentó González, “parece un asesinato político” del gobierno cubano o de organizaciones rivales del exilio.

Antes de convertirse en defensor de los derechos humanos, Blanco tuvo una larga carrera dentro del gobierno de la isla, que incluyó casi una década como diplomático y varios años trabajando bajo las órdenes del connotado jefe del espionaje cubano Manuel Piñeiro Lozada, alias “Barbarroja”. En 1991, Blanco renunció a su puesto en el Departamento América del Comité Central del Partido Comunista para promover una sociedad civil en Cuba y fundar la Fundación Félix Varela.
 ******************
¿DONDE FABRICARON A UNA PERIODISTA LLAMADA NORA GAMEZ? 

**************
"Lo curioso en el presente caso de la periodista Gámez es su ascenso directo al estrellato informativo..."
**************
Por Héctor Carbonell Arena.
10 de febrero de 2018

Cuando desde Cuba se propaga la especie de la supuesta entrega del poder de Raúl Castro a un sucesor de otro apellido, en Miami apareció una nueva voz que defiende sutilmente la vieja dictadura.

Articulo tras artículo, en entrevistas o reportajes, Nora Gámez Torres, la periodista encargada por el Nuevo Herald del crucial tema cubano, reitera con aparente equilibrio informativo, despojado de pasiones políticas, un mensaje que se distribuye por múltiples vías: en la isla si hay cambios, una nueva generación está ocupando las posiciones decisivas: Raúl Castro no intenta una monarquía tropical y todo aplazamiento o tropiezo para este final feliz a 60 años de dictadura solo tiene un obstáculo llamado Donald Trump y sus amigos de la mafia de Miami.

La presencia de voceros de los intereses del régimen cubano en el seno del exilio, con diferentes máscaras, que puebla hoy el sur de la Florida no es nueva. Por espacios prominentes en los medios de comunicación han pasado varios de ellos, como el truculento Edmundo García, quien con afilado olfato recorría las calles de Miami armado de micrófonos y cámaras o el falso coronel y académico Domingo Amuchaustegui, de tono tieso y apagado, más adecuado para las conferencias universitarias.

La escritora Nancy Pérez Crespo publicó datos que identifican contradicciones y sospechas sobre cómo y quiénes fabricaron a la periodista del Nuevo Herald Nora Gámez Torres. Lo curioso en el presente caso de la periodista Gámez es su ascenso directo al estrellato informativo, pese a la ausencia real de antecedentes en la profesión. Es cierto que en su elaborado currículo aparece una Maestría en Comunicación Social en la Universidad de la Habana y una actividad docente en esa institución durante varios años que la llevó, simultáneamente, a cursar privilegiados cursos en Noruega y en la London School of Economics and Political Science, donde obtuvo un Ph D en Sociología y una Maestría en Media and Comunications, respectivamente, según su propio reporte. Un prontuario de ensueño para los que viven la pesadilla comunista, solo al alcance de las clases más privilegiadas del entorna castrista.

Compartiendo su tiempo entre la Habana y Londres durante ocho años a lo largo de la pasada década, Gámez supuestamente impartió clases de periodismo a estudiantes cubanos, aunque los alumnos de la época no la recuerdan en absoluto, y sustituyo temporalmente al Vicedecano de Asuntos Académicos de la Universidad de la Habana. Su intensa actividad académica le permitió además prestar servicios al vicedecanato en “temas internacionales”, una plaza muy vinculada a los intereses de los siniestros servicios de la Dirección de  inteligencia del Ministerio del Interior cubano, según un secreto a voces.
En su época, Abel Prieto, ministro de cultura, dio cabida en su entorno a estudiantes como Nora Gámez en el contexto de la música popular, que pasó a ser su tesis académica, nada más lejos del periodismo. Si se tiene en cuenta que la beca académica obtenida para viajar a la City University of London culminó con una tesis poco común y muy neutral sobre “la música popular y el cambio social”, es más que casual que arribara en la primavera del 2014 a Estados Unidos, dejando atrás una promisoria carrera en el mundo intelectual cubano, para desempeñarse en calidad de “Visiting Scholar” en el Cuban Research Institute de la Universidad de la Florida(FIU), después de viajar varias veces entre la Habana y la Florida. La historia de las exitosas acciones de penetración en sectores de esa Universidad por los servicios secretos cubanos haría interminable este recuento y quedó ilustrada por la captura y condena a prisión en 2007 de los profesores Carlos y Elsa Álvarez, agentes confesos de la tiranía castrista.

(Nora Gámez Torres)

Antes de su asentamiento definitivo en la Florida, durante el segundo período presidencial de Barack Obama, la profesora Gámez viajó repetidamente a Estados Unidos como conferencista a las Universidades de Harvard, Princeton y el Clark College en el estado de Washington. Sin transición conocida de la investigación sobre música popular cubana al reportaje noticioso, sin el trauma político habitual para quienes deciden cruzar al otro lado del estrecho de la Florida, y sin artículos políticos conocidos en la prensa cotidiana, la profesora Gámez entró en Mayo del 2014 a la nómina de El Nuevo Herald, a cargo de los temas de Cuba y el exilio.

Desde entonces su quehacer periodístico es más que abundante y suma a su hoja de servicios el haber sido la primera periodista autorizada por el gobierno de la Habana a viajar a la isla representando a un medio de comunicación hasta entonces vetado por estar asentada en el corazón del exilio. En el caso de la Sra. Gámez no se aplicó el inconstitucional castigo de ocho años sin acceso al país que rige para médicos y otros profesionales “desertores” del castrismo, así como otros muchos excluidos de su propia nación.

Los datos conocidos de esta ascendente “agente de influencia” hablan por sí solos “made in Cuba”. En el próximo artículo daremos respuesta a otra pregunta de mayor importancia: ¿Para qué se fabricó a Nora Gámez Torres?
Febrero 2018  “continuará”
*************

LOS CIZAÑEROS

Por Nancy Pérez Cresp

El Papa Francisco durante el Angelus, dijo que la liturgia propone algunas parábolas evangélicas y que entre aquellas presentes en el Evangelio se encuentra una más bien compleja que Jesús explica a sus discípulos: de la semilla buena y de la cizaña, que enfrenta el problema del mal en el mundo y pone en relieve la paciencia de Dios.

La escena se desarrolla en un campo en donde el propietario siembra la semilla; pero una noche llega el enemigo y siembra la cizaña, término que en hebreo deriva de la misma raíz del nombre «Satanás» y evoca el concepto de división. Todos sabemos que el demonio es un cizañero: trata siempre de dividir a las personas, a las familias, a las Naciones y a los pueblos.

Los peones quisieran de inmediato arrancar la hierba mala, pero el propietario lo impide con esta motivación: «porque al arrancar la cizaña, corren el peligro de arrancar también el trigo». Todos sabemos que, cuando la cizaña crece, se parece mucho a la semilla buena y existe el peligro de confundir una con otra.

El diccionario dice que «Cizaña» es una planta de la familia gramíneas, de tallo ramoso y espigas anchas y planas, que crece espontáneamente entre los cereales y los daña. Cizañero es aquel que mete o siembra cizaña, crea discordia, desavenencias y enemistades. Es un vicio que se mezcla entre las buenas acciones o costumbres.

Por esa razón no es fácil identificar al cizañero porque simulan su actuación malévola bajo un eufemismo compasivo y de altruistas propósitos. Pero traigo a colación el actuar del cizañero porque nuestro exilio ha sido contaminado por esta especie que evidentemente ha sido entrenada en los laboratorios ubicados en el edificio del MININT en Plaza.

Esta especie de la familia de la Gramíneas ha sido enviada a Miami para confundir y contaminar a los exiliados y no necesariamente todos los cizañeros del patio fueron entrenados por Satán, quizás sean solo unos pocos que se dedican a emponzoñar con su cizaña a los exiliados más débiles, a los indecisos y los inseguros pero también a los envidiosos, a los oportunistas y ambiciosos.

El cizañero, por ejemplo, a través de mecanismos ya establecidos (tiempo de sobra para eso ha tenido el enemigo en 55 años de dictadura) y lo colocan a trabajar de productor del canal 41. Allí el cizañero envenena desde al argentino, dueño del canal, hasta bautiza a los exiliados como «la caverna». Conozco algunos, que se le dan de anticastrista, y nos llaman a «La caverna».

Presentan en esos programas a los cizañeros que están dedicados a la penetración y a la propaganda. Ejemplo de esto hay muchos pero puedo citar a los cantantes y artistas que vienen de Cuba a través del intercambio cultural y que han invadido a Miami. Y por cierto, hoy el Nuevo Herald trae un reportaje que titula ¿A quién beneficia el intercambio cultural entre Cuba y USA?, que está firmado por alguien de nombre Nora Gámez Torres, periodista desconocida en esta comunidad y que solo se sabe que enseñó en la Universidad de La Habana hasta 2005 y aquí estuvo vinculada al tenebroso Centro de Investigaciones Cubanas (CRI) de FIU.

El reportaje es un ejemplo muy concreto de cómo funciona la cizaña. Aparenta ser muy objetivo, muy informativo, muy aséptico pero además de aclarar que todo el dineral que recaudan se queda aquí, su fuente principal es Hugo Cancio, conocido promotor del castrismo en Miami y que además asegura que Willy Chirino puede ir a cantar a Cuba y pero esta «periodista» nunca se contrasta con Willy Chirino.

Nora Gámez menciona a los espías como «agentes cubanos convictos», al parecer con miedo para no llamarles lo que son: ESPIAS. Curioso distanciamiento. Además la información del cantante castrista Issac Delgado no está actualizada, porque ya el tipo va a cantar en un concierto por el 26 de julio y por otro lado nadie me ha podido confirmar que la cantante Tanya Rodríguez se fue a vivir a Cuba. Tratando de que aparezca «objetivo» el reportaje de la Gámez más bien parece un informe para la Comisión del Condado.

Pero ¿dónde obtiene el intercambio cultural su mayor promoción para generar tanto dinero? Los principales son el canal 41 y en la Mega.

Además de que invariablemente presentan con gran alharaca a los artistas que de la Isla manda el régimen, a los programas son invitados cuánto cretino que defienda las ideas del mejor entendimiento con la dictadura o de los cambios de La China Castro Dos o el comercio o el levantamiento del embargo, que estos canallas llaman bloqueo.

En fin, vendedores de promesas ante un antagonista flojo, semi-autómata y sin mucha pasión por lo que defiende. ¿Y el moderador? Este, automáticamente, se convierte en un cómplice, porque como él es un «periodista» tiene que guardar la compostura, no puede inclinarse para un lado u otro y al tratar de ser imparcial, más bien transmite dudas en torno a la única e inamovible posición que debe tener el exilio.

Uno de estos moderadores, en el colmo del cinismo, preguntó muy inocentemente ¿qué es lo mejor para el pueblo de la Isla?


Además, estos moderados tienen que cuidarse porque la gente del Único los están vigilando y los pueden calificar como periodistas de «trinchera y barricada». Oh, no, eso jamás. Ellos tiene que ser balanceados y objetivos. Pero con esa actitud están ayudando a los miserables vendedores de falsas promesas, comerciantes, banqueros y saltimbanquis, a promover el levantamiento del embargo y el cambio fraude.

Esos cizañeros aquí sí son fácilmente inidentificables y como en la parábola, aquellos que identifican la cizaña quieren cortarla «pero el patrón se los impide con esta motivación: “para que no suceda que arrancando la cizaña corten también el trigo».

Francisco afirmó que el Maligno, «muy astutamente siembra el mal en medio del bien, de modo que es imposible separarlos» y al final agregó que en «contraposición entre la impaciencia de los servidores y la paciencia y misericordia de Dios que espera con la certeza de que el mal no tiene ni la primera ni la última palabra». Y agrega el Papa que «el mal será quitado y eliminado en el tiempo de la cosecha, es decir en el tiempo del juicio».

Pero mientras llega el juicio yo me remito a «Patria», el periódico de José Martí, al que seguramente, el «Único» de Yoani Sánchez y esos periodistas miedosos de la izquierda, hoy clasificarían de intransigente, cavernícola, de barricada y trinchera. A ese periodismo yo me apunto, al de Martí, porque es lo decente y procedente en este minuto crucial de nuestra historia.
****************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS 

El articulo de Nora Gamez Torres no pudo quedarle mejor que si lo hubiese escrito la Inteligencia Cubana. Esta es la Ana Belen Montes del periodismo en el exilio cubano. Es obvio que la revelacion de dos represores que mintieron a ICE en su declaracion de inmigracion se la ha sentido el gobierno comunista de Cuba. Muy buen trabajo el de la Fundacion de Derechos Humanos en Cuba. Gracias
Anónimo


1 Comments:

At 5:10 p. m., Anonymous Anónimo said...

El articulo de Nora Gamez Torres no pudo quedarle mejor que si lo hubiese escrito
la Inteligencia Cubana. Esta es la Ana Belen Montes del periodismo en el exilio cubano. Es obvio que la revelacion de dos represores que mintieron a ICE en su declaracion de inmigracion se la ha sentido el gobierno comunista de Cuba.
Muy buen trabajo el de la Fundacion de Derechos Humanos en Cuba.
Gracias

 

Publicar un comentario

<< Home