jueves, octubre 25, 2018

¿Quien era Florentino Aspillaga ex agente de inteligencia cubano que desertó en 1987 y cooperó con la CIA ?

Tomado de http://www.thecubanhistory.com

SECRETOS DE CASTRO: EL CASO DEL DESERTOR CUBANO ASPILLAGA LOMBARD.


A la izquierda el ex Mayor  Florentino Azpillaga Lombard  y a su lado el también desertor de la DGI exCapitán Enrique Garcia. Foto y comentario añadido por el Bloguista de Baracutey Cubano.

Las revelaciones más interesantes y fiable contra el Gobierno de Cuba ha salido a la luz de Florentino Aspillaga Lombard, el oficial de inteligencia extranjera más eficiente y valioso para desertar siempre de gran alcance de Cuba Directorio General de Inteligencia (DGI).

El 6 de junio de 1987, el coche diplomático de oficial de inteligencia cubano Florentino Aspillaga Lombard, “Tino”, de 40 años, jefe del centro de inteligencia de la embajada de Cuba en Praga, Checoslovaquia, cruzó la frontera entre Checoslovaquia y Austria para ir a la Embajada de Estados Unidos en Viena. Después de nueve días que estuvo en Washington para mejor interrogatorio de la CIA.

Aspillaga reveló a la CIA uno de los secretos mantenidos más de cerca de la Habana – casi cada agente cubano de la CIA había reclutado desde 1961 fue controlada efectivamente por la Inteligencia cubana. Aspillaga le dijo a la CIA lo sabía ya que había trabajado anteriormente para el elemento que dirige las operaciones de la CIA en Cuba.

De acuerdo con informes de los medios, Aspillaga afirmó que La Habana había “convertido” 38 de agentes cubanos de la CIA. Explicó que los activos de la CIA habían sido “colgado” antes de que la CIA por La Habana o identificados y “doble vuelta”, después de su reclutamiento por agentes de la CIA. Además, esta operación hace décadas ayudó a Cuba a identificar entre 151 a 179 agentes de la CIA. En resumen, casi todo lo que la CIA pensaba que sabía acerca de Cuba fue bien coreografiado desinformación guión de La Habana. Según informes publicados, 24 de estos agentes de la CIA estaban cumpliendo encubierto en la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana cuando Aspillaga expone los esfuerzos de La Habana. Todos se retiraron rápidamente.

 (Florentino Azpillaga Lombard )

Aspillaga era jefe de estación Dirección General de Inteligencia (DGI) en Praga, donde pasó la mayor parte de los agentes ilegales de Castro, especialmente a América Latina. No es de extrañar Aspillaga anunció que 350 podría revelar las identidades de agentes encubiertos e incluso gobiernos extranjeros dio plazo explícito para estos compañeros regresaron sanos y salvos a la isla Aspillaga inició con entrevistas para Radio Martí (3 al 7 de agosto de 1987), seguido con el informe “Derramó Los frijoles, un desertor cubano bares secretos “(Tiempo, 24 de agosto de 1987, página 17) y por lo que los medios de comunicación trota hacia fuera su aplastante golpe contra Castro puso al descubierto ASPILLAGA 38 agentes de la CIA que estaban realmente Castro y Castro dijo de pasada que había detectado 151 de 179 agentes de la CIA implicados de alguna manera con el “problema cubano”, incluyendo 24 asignado a la Sección de Intereses de EE.UU.. UU. en La Habana (SINA), que fueron trasladados de inmediato.

Tino Aspillaga que desertó fatídico verano en 1987 en medio de los años turbulentos e históricos de Glasnost y Perestroika del líder soviético Mikhail Gorbachov – pero aún cuatro años antes del colapso total del imperio soviético. (Reagan a Gorbachov, foto de la derecha) Aspillaga había servido con distinción en la élite de la DGI y que incluso había recibido una recomendación personal de Fidel Castro.

 Después Aspillaga comenzó a trabajar con la CIA, inmediatamente se expone decenas de dobles agentes cubanos que se habían infiltrado en la inteligencia estadounidense, las instituciones políticas y culturales, así como varios grupos anticastristas. Muchos de estos agentes dobles cubanos habían estado operando durante más de dos décadas, causando un daño incalculable en los EE.UU. Los agentes dobles más alto rango fueron manejados personalmente por Fidel Castro, quien, durante casi cincuenta años, actuó como supremo jefe de espías de Cuba!

Característicamente, Fidel Castro denunció Aspillaga y puso precio a su cabeza. Entonces Castro comenzó una contra propaganda, se autoriza a la publicación y distribución de una serie de artículos periodísticos y documentales bien hechos diseñadas para burlarse y humillar a la CIA sobre la magnitud del engaño de Cuba y dar a conocer los fallos de contrainteligencia calamitosos de la CIA. El efecto total de la humillación sólo estaba limitado por las últimas noticias del caso Irán-Contra, que desvía la atención de los medios de EE.UU.. No obstante, se infligió heridas profundas de la moral de funcionarios de la CIA.

Hubo dos intentos de asesinato en su contra Aspillaga que son vívidamente relatadas por Latell en este libro. En ambos intentos, Fidel Castro utilizó ex mejores amigos de Aspillaga. Una tentativa fue hecha en Londres en 1988 a quemarropa. El otro fue un intento fallido de francotirador hecho por con sede en Miami, los agentes de Red Avispa (“Wasp”), muchos de los cuales fueron detenidos un año después por el FBI en septiembre de 1998.

Después de años de Cuba del espía (1987), cuando seis grandes deserciones se produjeron entre ellos el de Aspillaga y el héroe cubano, muy celebrada, el general Rafael del Pino, Castro ordenó una purga devastador, tanto del Ministerio cubano del Interior y de la policía secreta de la isla. De manera estalinista, el general Arnaldo Ochoa (foto, derecha), el general cubano más condecorado y héroe de las guerras africanas, y Antonio de la Guardia, un coronel de inteligencia intrépido, fueron fusilados tras un juicio que los condenó canguro del inventados cargos de tráfico de drogas. José Abrahantes, el Ministro cubano de largo plazo del Interior, también fue arrestado, pero murió bajo custodia, al parecer de un ataque al corazón. Más conmovedora y característico de la venganza de Fidel es la historia de Ochoa y Ulises Rosales. General de Rosales, cuya vida había sido salvada por Ochoa durante una guerra de guerrillas en Venezuela, se vio obligado a enfrentarse a su antiguo amigo y votar por su ejecución.

La deserción de Aspillaga fue un golpe demoledor a Fidel personalmente y para la inteligencia exterior cubano en general, incluso afectando G-2 operaciones internas. El jefe de la contrainteligencia cubana en La Habana, se suicidó con una pistola disparó a través de la boca. Pero no nos equivoquemos al respecto, a pesar de estas pérdidas, la inteligencia exterior cubano sigue siendo probablemente el día de hoy la agencia no tiene rival en la capa y espada, juego letal de la inteligencia humana (HI) y contrainteligencia (CI) en el mundo. Y también para juzgar la CIA, hay que recordar que los estados policiales totalitarios tienen ventajas astronómicas más de las agencias de espionaje extranjeras del mundo libre que a menudo pasa desapercibido. Estas ventajas incluyen generalmente una vasta red de informantes, donde todo el mundo tiene miedo de soplones y en todo el mundo, los ciudadanos no tienen derechos constitucionales y civiles, tarjetas de identidad nacionales tienen la obligación y necesarios para la marcha (con la restricción concomitante circulación de los espías extranjeros, así como los ciudadanos), los recursos están disponibles para un número ilimitado de los espías del estado y la policía secreta, etc Cuba tenía todas estas ventajas, así como spycraft superiores dirigido por el propio Fidel, un espía es genial, pero el mal con el poder ilimitado, el autócrata supremo.

La deserción de Aspillaga en 1987 y sus revelaciones y las investigaciones posteriores demostraron corroboraron que la CIA había sido superado y humillado por la DGI cubana en spycraft. Aunque “los estadounidenses habían sido descuidado, demasiado confiado, engañado de una manera que ellos pensaban inimaginable”, según el periodista Brian Latell, “ninguno había sido deshonesto o desleal.

Sources: Wiki/Latell/various/excerpts/internetphotos/www.thecubanhistory.com