jueves, julio 09, 2015

Tania Díaz Castro: Enrique de la Osa y las consecuencias de dirigir Bohemia


Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

En los años 90s del siglo pasado, en pleno período especial, seguía escribiendo loas a Fidel Castro y a la Revolución.

 En los días de mi niñez oí que ¨ no había movido  un dedo¨ para tayudar a su primo ¨Bonga¨, que había sido preso y condenado por hacerle unos sabotajes a los motores de las guaguas u omnibus donde trabajaba.  No se el nombre de ¨Bonga¨ pero supongo que se llamaba Reinaldo, pues su hijo mayor con Pilar, se llama Reinaldo y era amigo mio de la infancia, aunque Jorge, unos años menor, su otro hermano,  también lo era; Marcelo nació años después. ¨Bonga¨, cumplió más de 10 años de prisión y después de ser excarcelado toda la familia hacia EE.UU. aunque Jorge por ser dentista tuvo que quedarse unos años hasta que se fue vía Venezuela. No recuerdo haber oido hablar que Enrique de la Osa haya ido a preocuparse por cómo estaban los hijos de su primo.

Como periodista fue muy irresponsable y amarillista antes de la Revolución; después del triunfo fue un perro faldero de Fidel Castro y del Poder.

La autora se pregunta: ¿Quién iba a decir que no?

Hubo personas que dijeron que No, aunque les costó caro y no voy hablar de los innumerables muertos y presos; voy hablar de alguien que no aceptó una responsabilidad que le ofreció Fidel Castro:

 Tomado de http://www.nytimes.com
  
He never hit above .277, but at 5 feet 7 1/2 inches he had surprising power; his .430 slugging average in 1,311 times at bat included 55 doubles, 23 triples and 43 home runs. And for all his outfield heroics in Game 7, real Dodger fans will recall that it was Amoros's two-run homer that put the Dodgers ahead for good in Game 5 of the 1955 Series.

(Edmundo ¨Sandy¨ Amorós)

After his career, Mr. Amoros returned to Cuba, hoping to bring out his wife and daughter. But instead, he, too, was forced to stay until the family was allowed to leave in 1967. Mr. Amoros, who was then penniless, said he had angered Cuban authorities by refusing an offer from Fidel Castro to serve as manager of the Cuban national team. Forced to Retire

Mr. Amoros, whose marriage ended in divorce, sold radios and televisions in the Bronx until 1977 when he was stricken with circulation problems that forced him to stop work and led him to resettle in Florida.
 ********************
Enrique de la Osa y las consecuencias de dirigir Bohemia

**********
¿Cómo aquel hombre inteligente y talentoso, amante de la libertad, pudo soportar el cargo de director de una revista cuyo propietario era -y es todavía- un dictador?
***********
Por  Tania Díaz Castro
julio 8, 2015 

LA HABANA, Cuba. -No es la primera vez que escribo sobre Enrique de la Osa -1909-1997-, uno de los periodistas más emblemáticos de la República cubana y un caso sui géneris del régimen castrista. Algo único en su tipo porque Enriquito -así le llamaban muchos de los que trabajamos a su lado en la popular Revista Bohemia- todavía es hoy un enigma muy difícil descifrar.

Cargó con el cargo de director de Bohemia a partir del mes de julio de 1960, porque no le quedó más remedio. Si lo consideró como un castigo o no, como un compromiso diabólicamente ineludible, habrá que preguntárselo en ¨el más allá¨, a donde marchó a los 88 años de edad sin decir una palabra sobre el asunto, aunque ni falta hace ya.

En varias ocasiones escuché decir que Enrique se había curado del mal del alcoholismo a partir de 1971, justamente cuando se liberó al fin del yugo de Bohemia y cuando a sus 70, cayó en brazos de una dibujante y hermosa joven mulata amiga mía -Xiomara se llamaba o se llama-, quien le dio un par de hijos preciosos que tuve el gusto de conocer a la entrada del cine Cinecito, en Centro Habana, de manos de su viejo papá.

Desde aquella tarde de los años ochenta, cuando nos encontramos por casualidad, después de diez años sin vernos, no puedo olvidar el rostro de Enrique: feliz, despejado de toda preocupación y tal vez rejuvenecido. Con el orgullo más grande del mundo me presentó a sus hijos, casi en la edad de la pubertad y pude ese día darme cuenta de que no era el mismo que yo había conocido, siempre ebrio en su despacho de Bohemia, aunque hábil en el control de su conducta.

Su tragedia personal todos la habíamos conocido, sobre todo por aquellos días de agosto de 1969, cuando se supo el suicidio de Miguel Angel Quevedo en Venezuela y a Enrique se le vio muy nervioso, más ebrio que nunca.

¿Se habrá sentido traidor a su jefe y amigo de tantos años? ¿Acaso había dejado de pensar como cuando escribió un artículo durante la dictadura de Batista, titulado ¡Basta ya de Mordaza!?

(De derecha a izquierda los periodistas Luis Gómez Wangüemert, Conchita Fernández, entonces secretaria de Fidel Castro, Enrique de la Osa, Nicolás Guillén y Tony de la Osa (foto de Bohemia))

En ese artículo había denunciado la falta de libertad de expresión: ¨…cómo se multiplicaban las ¨agresiones oficiales¨ contra el derecho ciudadano, básico de la República, a emitir francamente el pensamiento y a rendir noticias al público. Las prerrogativas civilizadas que las Naciones Unidas estamparon en su Carta Histórica y que todo gobierno cubano viene obligado a respetar, por su responsabilidad intrínseca como perteneciente a esa asamblea universal de estados¨.

Siempre me he preguntado cómo aquel hombre inteligente y talentoso, amante de la libertad, pudo soportar el cargo de director de una revista cuyo propietario era -y es todavía- un dictador.

Enrique de la Osa no podía irse al exilio, como había hecho Miguel Angel Quevedo el 16 de julio de 1960, al año exacto del triunfo revolucionario de Fidel Castro. Cuando se supo la noticia, de inmediato Fidel se personó en su Bohemia -ya era suya- y Enrique, ese ser aventurero, quisquilloso, amante del trabajo, excéntrico, atractivo físicamente, franco, seguro de sus méritos, un Quijote que movía cielo y tierra para conquistar su ideal, aceptó la propuesta del jefe guerrillero, armado éste hasta los dientes y rodeado de una escolta más armada aún.

¿Quién iba a decir que no?

Además, como bien había aclarado Quevedo antes de morir, Enrique estaba demasiado ligado a las mentiras y exageraciones que se escribían en la sección En Cuba, sobre lo que ocurría en la calle durante la clandestinidad de los años cincuenta, había contribuido grandemente a crear la figura de Fidel, un claro resultado del estallido de la demagogia y de la insensatez y había inventado ¨los 20 mil muertos¨ víctimas de la dictadura batistiana.
**********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Tener talento y ponerlo al servicio del mal es mucho peor que no tenerlo, y si el tipo era "amante de la libertad," bastante que hizo en su contra. Mejor que hubiera sido mucho más amante de le verdad, como le corresponde a un periodista.
Nausea

1 Comments:

At 4:17 p. m., Anonymous Nausea said...

Tener talento y ponerlo al servicio del mal es mucho peor que no tenerlo, y si el tipo era "amante de la libertad," bastante que hizo en su contra. Mejor que hubiera sido mucho más amante de le verdad, como le corresponde a un periodista.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home