viernes, enero 15, 2016

Esteban Fernández: RESPUESTA TARDÍA A NORBERTO FUENTES

 Norberto Fuentes antes y después


RESPUESTA TARDÍA A NORBERTO FUENTES

Por Esteban Fernández
14 de enero de 2016

Hace años leí la mitad del libro de Norberto Fuentes “Dulces Guerreros Cubanos” y hubo una página que me molestó extraordinariamente (aunque en realidad ninguna me gustó) donde él más o menos dice: “Ustedes (refiriéndose a nosotros) se fueron y abandonaron el terrero y nos dejaron las manos libres para hacer lo que nos diera la gana y lo que nos ordenara el Comandante en Jefe”.

Me puse tan bravo que cogí un papel y una pluma y escribí a modo de contestación: “Sí, nosotros nos fuimos pero no tuvimos que ser cúmbila de criminales, ni ser el vocero preferido de la tiranía, ni ir como tú sirviendo al régimen en El Escambray y en Angola, ni dedicarle dos párrafos de un libro al pene del general Arnaldo Ocha, y al final de la jornada seguir nuestros pasos y andar por la calle 8 del SW, despreciado por ambos lados”. Doblé la hoja y la metí dentro del libro. Anoche después de varios años -en un gesto de masoquismo extremo y por no tener más nada que leer a mano-de nuevo abrí  “Dulces guerreros cubanos” y volví a incomodarme y ampliar mi respuesta.

Sí, porque no es solamente él sino que a cada rato escucho críticas, burlas e intentos de menospreciar a los ancianos cubanos anticastristas en el exilio que salieron en los años 60’s triunfaron en el exterior y le dieron educación a sus hijos. Los llaman anticuados, pasados de moda y viejos cagalitrosos, pero hoy me encantaría comparar físicamente  los viejos desterrados  con los dinosaurios que esclavizan nuestra nación.

Aunque, desde luego, resulta una misión imposible equiparar a unos  LEONES con unas AURAS TIÑOSAS. Y la mayoría de mis viejos amigos lucen mil veces mejor que el actual Norberto Fuentes que al escribir el libro presumía de ser “lindo y castigador”.

La gran diferencia reside en que la inmensa mayoría de los viejitos del destierro que me rodean tienen SUS mentes limpias y los esbirros tienen lodo en el alma y sangre en las manos. Y entonces mis viejos, a pesar de tener que vivir alejados de su patria, pueden estar felices con sus procederes, sin miedo, mientras veneran y cuidan a sus nietos y andan con sus conciencias tranquilas. Y hasta esa lejanía de la Patria no es culpa de ellos, sino precisamente de Fidel y Raúl Castro y su pandilla de desalmados donde se distinguió Norberto Fuentes junto a sus admirados amigos asesinos (los killers según  sus propias palabras  cariñosas) Antonio y Patricio de la Guardia y Arnaldo Ochoa.

(El corresponsal de guerra Norberto Fuentes Covas en el Escambray durante la guerra civil (1960-1965) en las montañas del Escambray. Observen que está armado con pistola y  cargadores o ¨peines¨. Foto y comentario añadidos por el bloguista de Baracutey Cubano)

Esos felices veteranos cubanos en el exilio no han tenido nunca que matar a nadie, no han enviado a nadie ante el paredón de fusilamientos, no han lanzado a miles de cubanos a cumplir largas condenas en cárceles inmundas.  Ni por las cabezas les pasa tener que matar a un íntimo amigo, ni a un hombre que les sirviera ardientemente por más de 30 años,  como lo hizo Castro con Arnaldo Ochoa. Y tal parece que para “Norber One” (como él mismo se llama) ese fue uno de los dos únicos fusilados que él sintió.

Muchos ancianos exiliados cubanos tienen enfermedades y   achaques parecidos a los de Castro. Algunos son hasta más viejos que los dictadores, pero cuando una madre y su hijo son devorados por los tiburones al caer al mar escapando de la isla esclava,  no es culpa de ellos, ni ellos son los causantes de la tragedia y la miseria que los impulsa a escapar del país. Son y fueron gente como Norberto Fuentes los que mucho ayudaron a hacer trizas a la nación.

Estos viejos desterrados han vivido una vida sosegada producto de haber trabajado arduamente después de haberlo perdido todo en Cuba mientras que  los dictadores (y Norberto Fuentes siempre se presenta en fotos junto a ellos como el mayor orgullo en su vida) han dejado de ser hombres para convertirse en monstruos. Y de la misma manera que nos es imposible ver reír a un dinosaurio­,  igual nos sucede con Fidel Castro Ruz.

Mi gran admiración es para los patriotas a mí alrededor como Héctor Casanova, Jesús Angulo, Andrés Pascual, Martín Añorga, Jesús Hernández, Carlos Bringuier, Jorge Rodiles,  Hugo Byrne, Jorge Riopedre, Carlos Hurtado, Aris Caso, Tony de la Cova, Rodolfo Nodal Tarafa, Pepito Regalado, Enrique Artalejo, Carlos Fandiño, Alberto Barco, Pedro Chirino, Pepe de Vivar, Miguel Uria, Joe Noda, Yoel Borges, Saturnino Cardoso, Miguel Talleda, Ramón Mola, Aldo Rosado, Horacio Minguillón, Guillermo Novo, Alvin Ross, Virgilio Paz, Alfredo Cepero, Alvaro Alvarez, Pepito Garcell, Felo Ramírez, Rubén Ricardo, Leopoldo Aguilera porque tienen toda la razón para ser felices a diferencia de los muchos Norberto Fuentes que participaron en la destrucción de Cuba.

Ustedes saben las enormes muestras de cariño recibidas por nuestros viejos ante cada enfermedad que los aqueja. Créanme, que en medio de sus dolencias, tienen que  sentirse satisfechos. Mientras tanto   ¿cuántos millones de cubanos se alegran y le piden a cuanto Santo existe que las enfermedades de Castro lo lleven a la muerte?

Celia Cruz (y hay miles y miles de ejemplos) vivió y murió muy feliz, riéndose y cantando hasta él último momento de su vida.  Y el pueblo le rindió y le sigue rindiendo pleitesías eternamente. Ese es el caso ejemplar de una anciana cubana. ¿Quién le rinde pleitesías a Norberto Fuentes? Nunca me he encontrado a nadie hablando bien de este individuo.

(Norberto Fuentes entre Fidel y Raúl Castro)

Viejos que sus nietos nunca van a enterarse que un solo cubano odie a sus abuelos. Ni un solo anciano cubano a mi alrededor puede temer que su hijo se tropiece en la calle con alguien que lo acuse de criminal. Mientras tanto Fidel Castro tiene que enterarse, al verlo en la televisión,  que su hijo Antonio,  al salir del país acompañando al equipo de pelota cubano, con lo primero que se enfrenta es con letreros que dicen “FIDEL ASESINO”. ¡Qué diferentes son  las vidas de Guillermo Álvarez Guedes y la de Fidel Castro! Uno nos hizo reír durante toda su fructífica vida, y el otro sólo nos hace  maldecirlo y defecarnos en la hora que lo parieron.

Sí, salieron durante los inicios de la tiranía (como dice con sarcasmo Norberto) pero tienen el corazón tierno, compasión, amor, alma, conciencia tranquila, decencia, honestidad, manos limpias de crímenes, esos son los ingredientes que mantienen a los viejos cubanos en el exilio riéndose a carcajadas ante un buen chiste. Esos mismos que Norberto Fuentes hizo escarnio de ellos al tener que abandonar la Isla. Mientras… las muecas del tirano son producto de los ríos de sangre cubana vertidos por su culpa. Por eso,   mis estimados compatriotas,   nunca es más cierta la frase de que “EL QUE RÍE ÚLTIMO,  RÍE MEJOR”.

Quisiera suponer que Norberto está arrepentido de sus fechorías, pero al releer su libro me doy cuenta que lo que él extraña muchísimo es su pasada vida de lacayo del castrismo, a su Lada color rojo amaranto junto a sus difuntos compinches.
*************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

"Norber" es un mero huevo podrido que sigue buscando sal, aunque sea la sal del odio--y odioso es. Obviamente se trata de un sujeto con serios problemas sicológicos que nunca pudo superar, y aparentemente se ha conformado con justificar y hasta celebrar su torcida y perverse naturaleza. Es de suponer que tal "salida" es mucho más conveniente y llevadera que darse un tiro o retirarse a un monasterio. De cierta forma el tipo es lo que los americanos llaman "patético," aunque no precisamente por merecer piedad. En fin, no merece ni que una persona decente y limpia le preste atención, pues repito, es alguien loco, desesperado, por ser tomado en cuenta. Siento informarle que por mucho que se auto-aprecie, han habido y hay tantas, pero TANTAS sabandijas y alimañas castristas que la competencia es demasiado recia para reparar en él. O sea, uno del montón con pujos de ser "gente grande." 

Nausea

1 Comments:

At 8:30 p. m., Anonymous Nausea said...

"Norber" es un mero huevo podrido que sigue buscando sal, aunque sea la sal del odio--y odioso es. Obviamente se trata de un sujeto con serios problemas sicológicos que nunca pudo superar, y aparentemente se ha conformado con justificar y hasta celebrar su torcida y perverse naturaleza. Es de suponer que tal "salida" es mucho más conveniente y llevadera que darse un tiro o retirarse a un monasterio. De cierta forma el tipo es lo que los americanos llaman "patético," aunque no precisamente por merecer piedad. En fin, no merece ni que una persona decente y limpia le preste atención, pues repito, es alguien loco, desesperado, por ser tomado en cuenta. Siento informarle que por mucho que se auto-aprecie, han habido y hay tantas, pero TANTAS sabandijas y alimañas castristas que la competencia es demasiado recia para reparar en él. O sea, uno del montón con pujos de ser "gente grande."

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home