lunes, enero 11, 2016

Fidel Castro y la emigracion en Cuba. Fragmento del discurso de Fidel Castro en New York en octubre de 1955

Publiicado y comentado por Cubaneando  el 9 de enero de 2016

Muy interesante lo que decia Castro en 1955 sobre la emigracion cubana de aquel entonces. Por aquellos tiempos de Batista, habian mas norteamericanos viviendo en Cuba, que cubanos viviendo en los EU, y aun asi castro criticaba la emigracion cubana hacia los Estados Unidos. Lo que ha pasado despues, ...ya es historia reciente que la mayoria conoce.

Fidel Castro y la emigracion en Cuba



**********


Fragmentos de mi artículo PROYECTOS Y ANÁLISIS  publicado en este blog Baracutey Cubano  el 20 de julio de 2005.

Por Pedro Pablo Arencibia

Es conocido que la solidez y el desarrollo de la economía de un país no radican tanto en la magnitud de su mercado externo como en la fortaleza, desarrollo y magnitud de su mercado interno.
Los cubanos, a través de la historia, hemos sido un pueblo con habilidades para crear riquezas. Durante los tiempos de la colonia, y solamente en el siglo XIX, de Cuba salió más riqueza para la metrópoli Española que toda la que dicha metrópoli había extraído de los demás países de América durante toda su dominación, pese a no tener esta Isla yacimientos significativos de oro; no por gusto se le llamó a Cuba como ¨ la más preciada joya de la Corona ¨. Los cubanos durante la República y antes de 1959 demostraron sus potencialidades para crear riquezas por sus propios esfuerzos, pese a que habían salido arruinados por las acciones bélicas durante la Guerra de Independencia de 1895 así como por las expropiaciones a manos de las autoridades españolas por simpatizar muchos de ellos con las ideas independentistas, propiedades que no pudieron recuperar por las condiciones del Tratado de París entre España y los Estados Unidos al finalizar la guerra en 1898; al terminar la Guerra de los Diez Años (1868-1878) ya le había ocurrido algo similar a los empresarios cubanos simpatizantes del independentismo.

Los logros económicos que obtuvo el país en la anterior República (para ejemplos e información, leer el artículo de este autor en la Vitral 49 titulado: Una primera aproximación a la República) se alcanzaron sin deberle casi nada a ningún país, persona o entidad financiera, pues casi todos los empréstitos, créditos, etc. contraídos fueron pagados. También deseo puntualizar que estas potencialidades cristalizaron en circunstancias similares, desde el punto de vista económico, a la del resto de los demás países, o sea, sin ningún tipo de paternalismo económico como pago de su alineación política al lado de los Estados Unidos, pues no olvidemos que según la actual historia oficial, el papel desempeñado por los Estados Unidos de Norteamérica fue el de ser un país explotador cuya participación en la historia económica de nuestro país fue la de frenar el desarrollo de nuestro país en complicidad con las oligarquías nacionales y hasta, en determinados momentos, en contra de los intereses de estas últimas.
En la anterior República, por ejemplo, solamente en tres años de sus 56 años de existencia, Cuba presentó déficit en su Balanza Comercial pues en casi todos los años de esa República, Cuba vendía más de lo que importaba; después de 1959 esa situación se invirtió totalmente....
.....
.....
.....
Desde 1994 un éxodo anual de más de 20 000 cubanos para los Estados Unidos, sin contar los que emigran para otros países y por otras vías, han incrementado significativamente esas cifras. Por todo lo anterior puedo asegurar, sin equivocarme, que la industria que más aporta ingresos de divisas al país, es la emigración de cubanos, algo nunca antes visto en la historia de nuestra patria. Cuba de destino de inmigrantes, pasó a ser país emisor de emigrantes hacia cualquier destino, aunque es evidente que el preferido históricamente (aún desde los tiempos en que Cuba era colonia de España) son los Estados Unidos, país que, por cierto, en todo tiempo y gobiernos (Colonia, Machado, Batista, Castro, etc.) ha servido de refugio político de cubanos, y, en general, de perseguidos de todas las latitudes, aunque con lo anterior no desecho la existencia de una componente económica en todas las épocas. Sobre la debatida cuestión sobre si la actual emigración cubana es política o económica ( ¡el marxismo que nos enseñaron durante décadas decía que lo político y lo económico estaban estrechamente unidos! ) solamente diré que el propio Fidel Castro Ruz expresó en sus discursos a los cubanos en la muy conocida ciudad de Miami y en los años 50 (según escribió el académico Jesús Arboleya,  persona vinculada a la Inteligencia de los Castro, en su libro Historia de la contrarrevolución cubana; libro publicado en Cuba) que ellos, las personas a las que se dirigía para obtener recursos económicos y adeptos, eran más que refugiados políticos, refugiados del hambre; valorando con esas palabras el factor económico por encima del factor político y lo urgente de encontrarle un fin a la situación que los obligó a emigrar. Esa persona con esa palabras inteligentemente tenía en cuenta en su propaganda pública subversiva, el rechazo que muchos cubanos le tenían (¿le tienen?) a la política, la cual se refleja en la expresión popular :“la política es muy cochina”.

No conozco a ningún país en Latinoamérica que haya cambiado tan drásticamente de signo en cuanto al sentido del flujo migratorio cuando tenemos en cuenta el tamaño de su población. República Dominicana, El Salvador, México, Guatemala y otros países latinoamericanos (que por cierto no tienen en E.U. leyes similares a la Ley de Ajuste Cubano) son países emisores de migrantes, pero esos países nunca fueron, teniendo en cuenta su extensión territorial y población, mayores receptores de inmigrantes que lo que fue la Cuba de antes de 1959. La investigadora Consuelo Naranjo en su artículo La emigración española a iberoamérica desde 1880 a 1930: análisis cuantitativo, expone:

“ ...Entre 1880-1930, Argentina fue el país de destino que acogió un número mayor de españoles, con un 48,36%, seguido de Cuba, país al cual se dirigió el 33,93% de los emigrantes, Brasil, con un 7,079%, y Uruguay con un 2,49%. El porcentaje de españoles cuyos destinos fueron los otros países americanos es de 8,12%

Del cuadro 2 del mencionado artículo se obtiene que entre los años 1900 y 1930 entraron al país 830575 españoles. Por otra parte, fueron decenas de miles los braceros antillanos (jamaicanos, haitianos, etc.) que también llegaron a Cuba y se establecieron, al igual que miles y miles de emigrantes de países europeos y asiáticos. Solamente la llamada popularmente Ley del 50%, decretada por el presidente de facto Dr. Ramón Grau San Martín en el llamado Gobierno de los 100 días, que planteaba que en los centros de trabajos particulares debían trabajar un máximo de 50% de emigrantes, frenó, aunque no detuvo, el flujo migratorio para Cuba; baste decir que en 1958, en medio de una insurrección armada en Cuba, 12000 italianos tenían llenas en las instancias diplomáticas cubanas solicitudes para emigrar hacia Cuba.

El actual sistema socioeconómico ha expresado durante décadas su ineficiencia para crear riqueza material, y en particular, para producir o adquirir alimentos para su población mediante el fruto de nuestro trabajo. Según el economista Hiram Marquetti, el déficit financiero externo constituye, en la actualidad, el principal problema que enfrenta la economía de la Isla; pero, a mi modesto entender, la ineficiencia de dicha economía no se queda atrás y a su vez ella es una de las causas del viejo y actual déficit financiero externo. El país tuvo durante décadas inmensos recursos de financiamiento externo, y sin embargo, su desarrollo fue tal, que no alcanzó a hacer realidad el viejo anhelo de lograr la independencia económica; anhelo que se remonta atrás en el tiempo hasta las primeras medidas para fomentar la independencia y la diversidad económica como fue la Ley de Reforma Arancelaria de 1927 establecida durante el gobierno del presidente Gerardo Machado y Morales, la cual le dio un gran impulso a la industria nacional.
******
Parte de la Bibliografía

Jesús Arboleya. Historia de la contrarrevolución cubana.
La emigración española a iberoamérica desde 1880 a 1930: análisis cuantitativo, Consuelo Naranjo, Nuestra común historia, poblamiento y nacionalidad, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1993 Escrito: Pinar del Río, noviembre-diciembre 2004
**************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Fidel siempre hizo lo mismo: utilizar cualquier cosa (o persona) disponible para avanzar sus fines, y por supuesto ni hablar de hacerlo de buena fe. Cómo alguien ha dicho, el tipo es sin duda el político más pragmático que ha existido en Cuba.
Realpolitik

1 Comments:

At 3:35 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Fidel siempre hizo lo mismo: utilizar cualquier cosa (o persona) disponible para avanzar sus fines, y por supuesto ni hablar de hacerlo de buena fe. Cómo alguien ha dicho, el tipo es sin duda el político más pragmático que ha existido en Cuba.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home