sábado, febrero 06, 2016

Juan González Febles desde Cuba sobre la visita y recibimiento con honores al tirano Raúl Castro en París Francia

La vergüenza y la pena ajena

Por Juan González Febles
La Habana
Febrero 3, 2016

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Con profunda vergüenza escuchamos las palabras del presidente francés Francois Hollande en el recibimiento que hizo al presidente sin votos y heredero del poder absoluto en Cuba, Raúl Castro. Hollande de esta forma dio el espaldarazo de la nación francesa a la dictadura militar totalitaria dinástica que encabeza Raúl Castro, luego de recibirla en heredad que le entregó el líder histórico del desastre que sufrimos, Fidel Castro.

Holllande en representación de la nación francesa, condonó la deuda del régimen militar totalitario cubano con ese país. Por supuesto, solo condonó una deuda que nunca conseguiría cobrar. A modo de compensación, así prepara la condición para que intereses y consorcios de su nación estén en condiciones de explotar la mano de obra barata de personas privadas de sus derechos, de trabajadores privados de una representación sindical independiente que responda a sus más legítimas aspiraciones. Así se traicionan desde su lugar originario, los ideales consagrados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ideales y derechos violados de forma contumaz en Cuba, por la dictadura militar totalitaria representada por el presidente sin votos y dictador militar Raúl Castro.

Pero lo sucedido tiene tristes antecedentes en esa Francia que amamos y respetamos. En su hora de tinieblas, Francia sufrió a Vichy y a los colaboracionistas que intentaron en aquellos momentos hundirla en la ignominia. Los resistentes de aquellos días, salvaron el honor de la nación francesa.

En momentos en que el dictador militar cubano recién llegaba a París, en La Habana, el primer secretario de la embajada de Francia en Cuba, estuvo presente junto con opositores cubanos en la sede habanera de Candidatos por el Cambio. Allí, tendría lugar una conferencia sobre temas económicos, que sería impartida por Osmar Laffita Rojas, miembro del staff de este medio independiente. Tal actividad no se realizó porque oficiales de la policía Seguridad del Estado (DSE) impidieron la presencia del ponente, entre otras medidas coercitivas. Lo hicieron como ya es costumbre, mediante la fuerza y desde ilegales órdenes y advertencias sin sustento legal.

Bajo el mandato del dictador militar recibido en París por el Sr. Hollande, se reprime con violencia cada domingo a mujeres de blanco y activistas opositores pacíficos unidos en manifestaciones políticas pacíficas. En Cuba, hoy se reprime a cada instante el actuar político ciudadano, pacífico e independiente. Hollande ha uncido a la nación gala a la ignominia del apoyo a una dictadura militar totalitaria de más de cinco décadas, la más antigua y la más cruel del continente.

Frente a tanta vergüenza y pena ajena, vale recordar el liderato de Charles de Gaulle y como organizó la Francia Libre y su resistencia a la ocupación. En aquellos momentos difíciles, dejó a salvo el honor de Francia. Esta es la Francia que respetamos la que se alzó contra el espíritu derrotista y proclamó el llamamiento a no claudicar. La que castigó –en la bolsa sucia del egoísmo- a quienes por intereses económicos egoístas la traicionaron

La libertad en Cuba es hoy conculcada y los derechos universalmente reconocidos son violados por esta cruel dictadura que cuenta hoy con el apoyo de corporaciones y gobiernos extranjeros. A ellos se une para la ocasión, el gobierno de Francois Hollande.

Sería muy positivo que el Sr. Hollande supiera que acaba de recibir a uno de los más prominentes miembros del grupo armado que en su momento (década del 50) proclamó la consigna “Cero cine, cero cabaret, cero compras”. Tal consigna, inauguró una razzia terrorista en la Isla que no cedió en violencia, a los más recientes atentados en el París de las luces. Estas son algunas entre otras razones de peso, para sentir mucha vergüenza y pena ajena a partir de las decisiones del gobierno que encabeza.

Foto: Entretien avec M. Raúl Castro
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
***********

Sr. Juan Gonzalez estoy de acuerdo con usted yo tambien considero una traicion al pueblo frances el que su precidente reciba con los brazos aBiertos al nuevo Hitler es humillante y vergonzoso que despues de tanto sufrimiento de su pueblo a ese señor se le olvide los crimenes de una dictadura impuesta por la fuerza y el terror. Gracias 
Regla Manresa

1 Comments:

At 4:40 p. m., Blogger Regla Manresa said...

Sr. Juan Gonzalez estoy de acuerdo con usted yo tambien considero una traicion al pueblo frances el que su precidente reciva con los brazos aviertos al nuevo Hitler es humillante y vergonzoso que despues de tanto sufrimiento de su pueblo a ese senor se le olvide los crimenes de una dictadura impuesta por la fuerza y el terror. Gracias Regla Manresa

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home