domingo, marzo 27, 2016

Jacobo Manchover: Dariel Alarcón el 'Benigno' de la guerrilla del Che Guevara en Bolivia se llevó consigo algunos de sus secretos


Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Hay sus grandes diferencias entre Dariel Alarcón ¨Benigno¨ y Andrés Alfaya Torrado, alias "Juan Vivés".

Me  entero ahora que  Andrés Alfaya, alias "Juan Vivés" o ¨El Magnífico¨ había fallecido; me extrañaba que desde  hacía años no me llamaba, lo cual fue lo mejor que pasó, pues después de leer  en las páginas 91 y 92  de su libro Los Amos de Cuba (Buenos Aires, EMECE Editores, 1982) que él  había ejecutado al luchador antiCastrista conocido por ¨Cara Linda¨  (Pastor Rodríguez Rodas) alzado en las montañas de Pinar del Río cerca de La Mulata, Marbajita, La Guira, San Andrés de Caiguanabo, etc. me convencí de lo que sospechaba: el beneficio de la duda que yo le había dado era inmerecido como autor de testimonios PERSONALES.  En los primeros años de este blog publiqué  las dudas que tenía el periodista y poeta Raúl Rivero sobre lo que contaba Andrés Alfaya, pues en la época de los hechos ambos se conocían y  practicaban juegos de preadolescencia en la localidad de Morón y no conocía de la  incorporación de Andrés a la lucha antibatistiana en las montañas. Yo todavía no me había leido el libro de Juan Vives.  Ese cuestionamiento del poeta Raúl Rivero  me alertó y le publicaba en Baracutey Cubano    lo que  yo había oido de otras bocas o había leido en diferentes libros; esto me  ayudó de rechazar cortesmente el deseo de Alfaya  de que yo  fuera en esta parte del Exilio su representante literario.

(Juan Vives)

Años después una persona me  hace llegar el  susodicho  libro de Andrés Alfaya y  empiezo a sospechar que está fabulando cuando prácticamente  se convierte en un émulo de Roberto Rodríguez Fernández  ¨El Vaquerito¨, Jefe del Pelotón Sucida de la columna comandada por Ernesto ¨Che Guevara¨  que muere en ¨la batalla de Santa Clara¨ al querer tomar  la estación de policía de la ciudad de Santa Clara durante la etapa final de la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista.  Después del triunfo revolucionario ¨Juan Vives¨ sigue  contando sus supuestas hazañas  hasta que llega al caso de ¨Cara Linda¨ al cual le cambia el nombre por Ignacio Sánchez cuando realmente ¨Cara Linda¨ se llamaba Pastor Rodríguez Rodas; la forma en que  Andrés Alfaya alias ¨Juan Vives¨ cuenta como él mató a ¨Cara Linda¨ es parecida a la  que narra Juan Carlos Fernández (¿seudónimo?) en su libro Todo es secreto hasta un día, el cual se publicó por primera vez en Cuba en la década de los años70 del pasado siglo XX. Juan Carlos Fernández integró la Sección Bandas  en la provincia de Pinar del Río y años después fue oficial del MININT y periodista de la revista Moncada, órgano de prensa del Ministerio del Interior o MININT . El capítulo de la muerte de ¨Cara Linda¨ está dedicado a varias personas que habían pertenecido a la Seguridad del Estado o G-2,  aunque uno de ellos tenía ¨fachada¨ de dirigente de los CDR, y entre ellos a  Elieser Izer Urquía (Musa), quien fue  el que disparó  contra ¨Cara Linda¨ cuando éste se entretuvo leyendo el supuesto documento del Coronel de la CIA que lo nombraba jefe de los alzados de Pinar del Río o le daba un alto grado militar; otros relatos dicen que disparó más de uno. El cuerpo de ¨Cara Linda¨ fue exhibido públicamente. Yo vi la foto después de ser asesinado y tenía ¨un tiro de gracia¨ de pequeño calibre en la sien. Esa foto se exhibió en una exposición pública  del MININT en el actual Museo de Historia de la ciudad de Pinar del Río en los años 80 o principios de los años 90; también aparecían  los cadáveres de Pedro Celestino Sánchez Figueredo  y otros miembros de su guerrilla  producto de la operación ¨COMANDO¨que también aparece narrada en ese libro de Juan Carlos Fernández, el cual fallece  en Miami. Hasta hace menos de una década el nombre del ejecutor de ¨Cara Linda¨se había mantenido oculto.

(Andrés Alfaya Torrado alias ¨Juan Vives¨ o ¨El Magnífico¨ en el año 2005. Foto tomada de un video de la TV  de Francia)

Tal parece que  cuando Andrés Alfaya Torrado  ¨Juan Vives¨ escribió ese libro (recordemos que todavía no  se había creado la  Internet)   lo hizo a memoria y no tenía a su lado el libro de Juan Carlos Fernández e inventó el nombre .

Existe el refrán que ¨la mentira tiene piernas cortas¨; y cuando una persona  miente,  se cuestionan hasta sus  verdades.

En estos días murió Julio Soca, una persona que al fallecer tenía 93 años y que junto a Lawrence K.  ¨Larry¨  Lunt, autor del libro Leave me my spirit,  fueron muy cercanos a Pastor Rodríguez Roda ¨Cara Linda¨  cuando este luchaba contra la dictadura Castrista en las montañas pinareñas. Julio, al que conocí,  a principios de los años 80 del pasado siglo XX  poco después de cumplir 12 ó 14 años de prisión política,  al estar emparentado co un pariente mio, me contó que él y Larry fueron  de noche en el jeep a Marbajita (cerca de esa localidad, en la meseta de Cajálbana,  se construyó posteriormente un Instituto Tecnológico Forestal)  para tener un contacto con ¨Cara Linda¨ y proponerle salir del país y después de hacer la señal convenida con los faroles del jeep, se entrevistaron con ¨Cara Linda¨y este le dijo que él no se iba, que él se quedaba combatiendo.  Por cierto, Julio nunca alardeó del papel que desempeñó abasteciendo y ayudando a ¨Cara Linda¨; es más, me dijo que la persona de confianza de ¨Cara Linda¨era un persona que vivió en la ciudad de La Palma, antigua Consolación del Norte; también me contó que ¨Cara Linda¨cometía imprudencias  y que era temerario.

Debajo   publiqué la versión oficialista de la muerte de ¨Cara Linda¨ y su principal ejecutor, quién en los años 70 del pasado siglo XX dirigió en Pinar del Río el DAP, ó Desarrollo Agropecuario del País.

En este video  Juan Vives involucra a la persona de  ¨Benigno¨ en el debate  con Ileana de la Guardia (hija del fusilado Coronel Antonio de La Guardia Font en la Causa 1/89) sobre si Patricio de la Guardia Font mató o no al Presidente Salvador Allende, de Chile el 11 de septiembre de 1973.

Tomado de http://www.baracuteycubano.blogspot.com
17 sept. 2005  14min 26s
Entrevista  en la televisión francesa a Juan Vives,  alias de Andrés  Alfaya Torrado, el autor del libro El Magnífico. Debaten Iliana de la Guardia y Juan Vives sobre la muerte de Salvador Allende..

Juan VIVES est interviewé par Thierry ARDISSON pour son livre "El magnifico" dont le thème est Fidel CASTRO. Thierry ARDISSON fait son portrait. Il évoque ensuite son parcours avec Che Guevara. Il dit que c'était un personnage au caractère difficile. Il ajoute que c'est Fidel CASTRO qui a fait assassiner le Président ALLENDE par Patricio de la GUARDIA. Ileana de la GUARDIA arrive sur le plateau. Elle a écrit "Le Nom de mon père" et pense que son père ne connaissait pas cet homme 



*************************
 Tomado de http://www.diariodecuba.com

'Benigno' se llevó consigo algunos de sus secretos

Por Jacobo Manchover
París
27 Mar 2016

No era el destino de "Benigno" morir en el exilio. Podía haber seguido viviendo en Cuba rodeado de honores y de leyendas, particularmente la de haber sido uno de los pocos sobrevivientes de la guerrilla del Che en Bolivia. Pero en 1996 prefirió escapar, dando a conocer, con ayuda de la socióloga Elizabeth Burgos, exmujer del filósofo y antiguo teórico de la revolución Régis Debray, un testimonio, Memorias de un soldado cubano. Vida y muerte de la revolución (Tusquets, Barcelona, 1997),publicado primero en francés bajo el título de Vie et mort de la révolution cubaine. Con ese libro, renegaba de una obra publicada poco antes, Los sobrevivientes del Che, también editada en Francia.

Su legado es doble, pues. Por un lado está (estuvo, mejor dicho) la glorificación de las aventuras guerrilleras, en Cuba, en el Congo y en Bolivia, de quien fuera su mentor (no el único), el Che Guevara. Algunos, por ejemplo el "biógrafo" tan complaciente del Che, el periodista deportivo Jean Cormier, intentan ya recuperar a Dariel Alarcón Ramírez. Yo siempre lo llamé Dariel, no Benigno, prefiriendo dirigirme al individuo, con todas sus contradicciones, más que al "héroe" que, voluntariamente, había bajado de su pedestal.

También está el hombre que recibió como "premio", por parte de Fidel y Raúl Castro, el encargo de cumplir la función de jefe de Recursos Humanos de prisiones, supervisando, entre otras, la de Valle Grande, llena de presos llamados "comunes". A ese hombre lo frecuenté poco. No tenía ganas de hablar con alguien que hubiera cumplido funciones tan represivas, que él hubiera preferido olvidar. La primera vez que nos encontramos, se lo dije claramente. No me guardó rencor por ello. Parecía casi aliviado de poder hablar de esas tareas que quería dejar atrás.

(Dariel Alarcón, 'Benigno'. (SCOOPNEST.COM))

Prefiero referirme al otro "Benigno", al que empezó poco a poco a quemar lo que antes había adorado, y me contó cómo el argentino iba a asistir a las ejecuciones en la fortaleza de La Cabaña. La primera vez fue en el pequeño restaurante que había montado en París. Al principio, no podía creerme lo que estaba escuchando. Por ello, le pedí que me lo repitiera ante una grabadora. Estas son sus palabras, publicadas en mi libro La cara oculta del Che, Madrid (Ediciones del Bronce-Planeta, Barcelona, 2008):

"En varias oportunidades el Che venía, sutilmente. Se subía a aquel muro. No era difícil subirlo porque tenía una escalera. Se acostaba boca arriba a fumar un habano y a ver los fusilamientos. Eso se comentaba en toda la soldadesca de La Cabaña. Los soldados míos me decían: 'Cuando estábamos en el pelotón de fusilamiento, veíamos al Che fumándose un tabaco arriba en el muro'. Les daba fuerza a los que iban a disparar. Para aquellos soldados que nunca antes habían visto al Che, era una cosa importante. Les daba valor".

Claro que "Benigno",  adoctrinado por el comandante en jefe, había participado en aquellas matanzas del año 1959, y de los siguientes años también, las que ordenaron los que aún siguen en el poder en Cuba, las que tanta gente hoy día prefiere olvidar. Pero, a posteriori sin duda, eso le produjo asco. Y tuvo el valor de denunciarlo. Como también denunció, sin que le prestaran la atención debida, a los que desde Cuba organizaron los asesinatos en Europa y en otras partes del mundo de los dignatarios bolivianos que, de una manera o de otra, eran considerados como responsables de la muerte de Ernesto Guevara en Bolivia, actos criminales conocidos como "la maldición del Che".

Asimismo, a la par de otro agente arrepentido de la revolución, Andrés Alfaya, alias "Juan Vivés", muerto también en su exilio francés, "Benigno" cuestionó la responsabilidad del castrismo en el trágico final de la Unidad Popular en Chile, que concluyó con la muerte, en circunstancias aún sin aclarar, de Salvador Allende. En sus Memorias de un soldado cubano, "Benigno" apuntaba, en lenguaje críptico: "Por eso considero que Allende fue más víctima de los cubanos que de los americanos: en el Chile de Allende los que mandaban eran prácticamente los cubanos, el Departamento América y gran parte de Tropas Especiales se encontraban en Chile en aquel periodo".

¡Cuántos secretos se habrán llevado consigo! Los que confesó, sin embargo, nos ayudan a desenmascarar a todos esos míticos revolucionarios que no fueron más que unos vulgares asesinos.

Dariel Alarcón Ramírez fue calumniado y despreciado como pocos por el poder castrista, después de su "traición", que lo llevó incluso a fraternizar, en su lucha contra los hermanos Castro, con su otrora enemigo acérrimo, el cubano exiliado Félix Rodríguez, uno de los exagentes de la CIA que capturaron al Che Guevara en Bolivia. Su foto desapareció de las imágenes expuestas en el Museo de la Revolución, en La Habana, tal como hiciera la propaganda estalinista con otros "renegados". Mejor.

Ojalá que quede en la memoria esencialmente el examen de conciencia del hombre que se dio cuenta de sus "errores" (sus horrores) pasados, contribuyendo como pocos al establecimiento de la verdad, que nunca ha sido revolucionaria.

¡Que descanse por fin en paz el guajiro que no quiso más ser guerrero al servicio de una causa absurda!

**************

Published on Nov 6, 2014
Dariel Alarcón Ramírez, «Benigno» (n. en 1939 en Manzanillo, Cuba), es un militar cubano que luchó en la Revolución Cubana, y luego a las órdenes del Che Guevara en el Congo y Bolivia donde fue uno de los tres cubanos sobrevivientes. Alcanzó el grado de Capitán del ejército cubano. En 1994 se exilió en París. En 1997 publicó el libro «Memorias de un soldado cubano».En 2006 publicó el libro «Benigno: dernier compagnon du Che» con Christophe Dimitri Reveille.
Se le conoce por coronel Benigno, el apóstol del Che. Luchó con el comandante Guevara en África. Fue su preferido entre el exiguo batallón que Fidel Castro envió a Bolivia: 49 guerrilleros iluminados para aliviar la presión norteamericana sobre Cuba. Sobrevivió, como por milagro, sobrevivieron él y cuatro más. Y escuchó a escasos metros los disparos que dieron muerte al Che.
Regresó como héroe a La Habana. Y como figura nacional vivió Benigno, hasta que el castrismo le defraudó sin remedio. Después de atar cabos y madejas, desde su refugio político en París, Benigno denuncia que "Fidel acordó con la Unión Soviética y con el Partido Comunista boliviano enviar al Che a morir a la selva de Bolivia. La desaparición del Che fue un alivio para muchos". Lo cuenta en Memorias de un soldados cubano, que publica Tusquets. Su acusación tiene mil indicios, pero sólo una prueba: la guerrilla debía encontrarse en la selva con el líder comunista boliviano, Mario Monje, para recibir el apoyo de su partido y sus juventudes. Pero en esa misma fecha, Monje fue requerido en Bulgaria por las autoridades soviéticas y, a continuación, en La Habana, por Fidel. El apoyo nunca llegó.

Benigno "Adios a Una Revolucion"

********
CHE GUEVARA, anatomía de un mito (8 de 8)



*********

Tomado de http://www.ecured.cu/

Conformación de la banda

En el transcurso del año 1960 Cara Linda deja de ser fugitivo y se convierte en el cabecilla de una banda con el firme propósito de actuar contra la Revolución.

En octubre de ese mismo año, un año y siete meses después de su evasión recibe a su primer aliado, el contrarrevolucionario Dagoberto Hernández, persona desconocida para él pero al que, por la confianza demostrada, nombraría posteriormente como Segundo del Grupo. En el propio mes se le unen Alberto Plasencia Martínez (El Chaja), ex miembro del Movimiento 26 de Julio en el poblado de Herradura, municipio de Consolación del Sur y Aldo Robaina Álvarez, quien poseía amplios antecedentes conspirativos, también vecino de Herradura.

Más tarde, se le unieron los conspiradores Juan José Revoledo, ex militar de la tiranía, vecino de Ciudad de La Habana, Miguel Luís Lugo Manzano, residente en el poblado de Herradura y dos sujeto que indistintamente respondían al apodo de "Macho Piñeiro" y "Padrón". En el mismo mes ingresa Adolfo Romero Alomá, ex casquito de la tiranía quien a los l6 días, se entrega voluntariamente a las autoridades cubanas al sentirse atemorizado por la quema de una escuela perpetrada por la Cara Linda.

La deserción de Romero Alomá y la destrucción el 16 de abril de 1961 de la escuela, fueron factores determinantes para que los forajidos trasladaran el campamento a la finca “Sagua” en las estribaciones del macizo montañoso conocido por “Pan de Guajaibón” a unos 20 kilómetros del poblado de La Mulata en el municipio de La Palma.
Acciones desarrolladas

Las acciones de este grupo se resume en dos encuentros, uno el 10 de abril de 1961 y el segundo el 23 de julio de 1962. Los bandidos tuvieron 3 muertos y las fuerzas revolucionarias igual cifra.
La persecusión de la banda

Las informaciones de Romero Alomá posibilitaron que en abril de 1961, fuerzas dirigidas por el Comandante Dermidio Escalona Alonso y el entonces Capitán Antonio Sánchez Díaz (Pinares), enfrentaran mediante un nutrido tiroteo al grupo de bandidos en el camino que conduce a Sagua, cerca del poblado conocido por “La Mulata”. En el contacto mueren cuatro bandidos y por la parte revolucionaria cayeron el teniente Heberto Polanco y los milicianos Juan Casanueva y Pascual Martí Hernández. Solo evaden el cerco Cara Linda y y su segundo Dagoberto Hernández, los demás fueron detenidos.

Desde ese momento el criminal se convierte nuevamente en prófugo y respaldado por sus familiares decide ocultarse para pasar desapercibido al Departamento de Seguridad del Estado (DSE). Fue un agente del DSE, quien logró penetrar al sujeto Vidal Arocha Cubillas quien residía en el kilómetro 87 y medio de la carretera que conduce de La Palma a Bahía Honda. En los primeros días de julio de 1962 el agente cumplimenta su primer contacto con Cara Linda y le hace creer que les enviarán armamento por aire o mar..

Para sus movimiento el bandido poseía una decena de colaboradores vecinos de aquellos intrincados lugares quienes se agrupaban en torno a la organización denominada "Ejército de Liberación Nacional" (E.L.N).
Captura de Cara Linda

El agente del DSE cubano había solicitó al bandido recibiera a un supervisor de la CIA y al coordinador nacional de la organización que le haría entrega de su nombramiento como "Jefe de Operaciones" en la provincia y por ende su designación como "Comandante", el criminal aceptó el encuentro.

A la cita asistieron Baudilio Pérez Hernández, Elieser Izer Urquía (Musa) y el agenete "Darío", todos oficiales del DSE bajo la fachada de supuestos agentes CIA quienes portaban de manera oculta escasas armas. Durante la entrevista el agente del DSE y supuesto "Coordinador" extendió al criminal el falso nombramiento que acreditaba al criminal como Jefe de Operaciones, reconociendo sus méritos como contrarrevolucionario al servicio del imperialismo yanki.

Un bien coordinado plan para ajusticiar al asesino se llevó a cabo el 23 de julio de 1962, fecha en que fue eliminado por Eliecer Iser Urquía (Musa), según testimonio del jefe de la secretaría provincial de trabajo patriótico militar de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.