sábado, julio 02, 2016

Esteban Fernández: LLENANDO PLANILLAS CON PEDRO GAVIÑA. LOS ÉXITOS DE LAS FAMILIAS GAVIÑA Y PORTO, DOS FAMILIAS DE EXILIADOS CUBANO CUYOS ÉXITOS NO HAN ECLIPSADO SU AMOR POR CUBA NI LA ARROGANCIA HA DAÑADO SU ESPÍRITU


 LLENANDO PLANILLAS CON PEDRO GAVIÑA

Por Esteban Fernández
Julio 1 de 2016


Ya les dije hace unos días que primero quise buscar unos campamentos donde entrenarme para ir a pelear a Cuba, después me fui para New York a trabajar en una fábrica de ventanas de aluminio junto a Máximo Gómez Valdivia en New Jersey, de ahí nos fuimos para el U.S. Army y acto seguido llegamos a Los Ángeles. De nuevo para Miami e integrarme al JURE junto a Vicente Méndez, Edel Montiel y Jorge Riopedre. Y el próximo paso fue volver para California. Y a llenar planillas de trabajo se ha dicho.

Al llegar aquí fue en realidad donde me di cuenta de que había que morder el cordobán y trabajar. Fue mi novia Rina -quien después se convirtió en esposa y ex esposa- la que me dijo que todos debíamos presentar los taxes en abril. Y de paso me explicó el tedioso proceso de buscar empleo. Me informó que había que decir: “I am looking for a job” y acto seguido llenar un cuestionario.

¡Qué pesado me cayó eso! Habían sectores de la ciudad que eran considerados “comerciales”, llenos de oficinas y fábricas, y ahí había que ir de puerta en puerta donde nos recibían individuos sentados en unos escritorios que daban la sensación de ser “muy importantes” porque tenían el trabajo de darnos a llenar UNA PLANILLA o decirnos que “En este momento no estamos agarrando a nadie”.  Por unos segundos tenían nuestros futuros en sus manos y actuaban acorde.

Al principio llenaba la planilla en forma honesta-como siempre he acostumbrado a hacer las cosas- y desde luego cuando ponía que jamás había trabajado con anterioridad no me daban empleo. Después los pícaros a mí alrededor me enseñaron a mentir y a exagerar. Me decían “Pon que trabajaste en La Antillana de Acero en Cuba por un montón de años”. Y tampoco me daban el empleo porque yo solamente tenía 18 años de vida y era imposible que hubiera trabajado en mi país por  toda la década de los 50’s.

Lo cómico era que si nos daban el empleo al poco tiempo de estar trabajando nos dábamos cuenta que “ese ser importante y superior” que estaba en la puerta recibiéndonos era un pobre diablo que llevaba sólo unos meses trabajando ahí. Y segundo: nos enterábamos que el motivo por el cual decía que “No estamos “agarrando” personal” era porque para el resto de los latinos en California “coger” es una mala palabra.

(Pedro Gaviña)

Uno de los primeros lugares donde apliqué para trabajo fue en la Packard Bell y ahí en el lobby de la empresa llenando una planilla había un joven llamado Pedro Gaviña. No nos dieron empleo pero meses después comencé a trabajar en la Essick Manufacturing Company -una fabrica de aires acondicionados- y ahí de nuevo me encontré con Pedro Gaviña.

Todos en California saben que Pedro Gaviña y su familia han levantado una tremenda empresa y un sólido capital vendiendo café. Pero bajo ningún concepto eso es lo que me hace estimarlo ni considerarlo un buen amigo, ni mencionarlo hoy aquí, sino que al llegar a la Essick Manufacturing le conté que no iba a quedarme trabajando ahí porque no tenía transportación para llegar al lugar y entonces él –diariamente- se despertaba más temprano, hacía un desvío, y me recogía en un hotelucho de mala muerte en la Western y la Santa Mónica llamado “El Palomar” y después me llevaba de regreso. Los  millones de dólares acumulados después me son antiflogitínicos, lo que vale son los gestos cuando nos estábamos comiendo un cable.

La última planilla llenada fue en la Pacific Bell. Había mil aplicantes. Y una dama mexicana -encargada de escoger el nuevo personal- llamada Carmen Olguín (así sin H.) cuando se enteró que ni mi esposa ni yo teníamos trabajos y que nos había nacido una niña hacía varios meses me pasó por encima de 999 interesados en el trabajo. Fallecida desde hace muchos años todavía le agradezco mucho el gesto de haberme tirado un cabo cuando me estaba ahogando.

En el mismo instante en que puso mi planilla encima de todas las demás traté de darle las gracias y me dijo: “Olvídalo, solamente ten presente que todos los niños vienen con un pan debajo del brazo”.

 ******************
 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

En una visita  en marzo del l año 2011 a la ciudad de  Los Ángeles acompañando y asistiendo al ex preso político y entonces minusválido Ariel Sigler Amaya (la familia Sigler me había pedido que acompañara a Ariel en ese viaje, pues ellos estaban trabajando y tenían a su hijo Salomón muy pequeño)  me sorprendieron  agradablemete varios hechos:

 Dos de esos hechos fueron el trato franco y amable de los dueños de Cafe Gaviña  y el  de Betty Porto,  una de los dueños de la cadena de dulcerías y cafeterias Porto's Bakery & Cafe. El recibimiento y trato  de los Gaviña en su fábrica y la de Betty  Porto  en una de sus cafeterías  fue espléndido donde la sencillez, cual si fuéramos amistades de siempre,  caló muy favorablemente en Ariel y en mi personas. Hemos conocido personas en Cuba y en los EE.UU.  (incluyendo una persona que formaba parte de ese viaje y de lo cual nos enteramos a nuestra llegada a un restaurant mexicano de Los Ángeles, al igual que de otras personas)  que teniendo mucho menos dinero y propiedades  manifiestan una actitud arrogante  y de menosprecio a los que no tienen su status financiero supuestamente similar al de ellos, el cual no pocas  veces es exagerado.  El  recibimiento y trato de Betty Porto hacia nosotros  fue pese a los difíciles momento por los que estaba pasando en esos días, pues su esposo había ido a Japón  en esos días en que se produjo el tsunami y el terremoto en Japón, marzo de 2011, y  con ellos el desastre en la planta nuclear de Fukushima.   Ziva "La Viva" Sahl de Babalú blog,   también no dejó un agradable  recuerdo el poco tiempo que nos tratamos.

Nunca me fui (Lyrics Video). Letra y música de Nassiry Lugo

 

Lamento no tener fotos de esas visitas a la fábrica de los Gaviña y a la Dulcería y Café de los Portos; ellos  quizás las conserven

Otro hecho que me agradó  fue la actitud del  famoso actor cubano Steven Bauer (seudónimo del actor que hace el personaje del ¨yunta¨ o compinche  de Tony Montana, protagonizado por Al Pacino en el film Scarface y el del joven  Rocky en la exitosa serie ¿Qué pasa USA?, que de lo mejor que se ha hecho en comedia en la televisión en español en EE.UU.) quien con humildad pidió retratarse al lado de Ariel, lo cual contrastó tremendamente con el de otro actor cubano que hizo una película en Cuba y que después actuó en  telenovelas en México. Eso ocurrió una noche en una reunión con los  artistas y empresarios cubanos en Hollywood en un lujoso hotel de Los Ángeles cuyo nombre es el de una famosa marca japonesa  y que tenía como objetivo (al igual que el del viaje y  que al menos yo desconocía y casi puedo asegurar que Ariel tampoco conocía) era recaudar dinero supuestamente para la oposición en Cuba apoyándose en la figura de Ariel Sigler Amaya, pues era la persona que podía atraer dinero, por la fama vertical de los Sigler Amaya como opositores en Cuba y el  muy deplorable  estado físico que adquirió Ariel en las cárceles Castristas; las otras figuras ya estaban ¨quemadas¨para atraer grandes donaciones de dinero y de asistentes a las diferentes actividades,  De no ser  ¨una pala¨, un matrimonio donó 10 000 dólares el esposo  y 10 000 dólares la esposa; no me parece que haya sido una pala pues ellos no dijeron la cifras al hacer la donación y la persona de los Ángeles que nos atendió fue la que  le pregunto poniéndose la mano  en una oreja como para escuchar mejor, ¨¿cuanto fue que dijeron?¨, cuando realmente el matrimonio no había dicho ninguna cifra y parecían personas decentes que no alardeaban de lo que tenían ni daban. Estaba  también presente Tony Plana  que ha actuado en muchas películas de Hollywood; particular en Half Past Dead 2 con Steven Seagal.

Un hecho que también  nos dejó un muy desgradable  recuerdo  en Ariel y en mí fue usar en una restaurant (en el que se ofreció un espléndido y abundante almuerzo)  una probable llamada grabada del Dr. Oscar Elías Biscet, excarcelado uno o dos días atrás, cómo si fuera  supuestamente una llamada en vivo para que ella sirviera como climax inflamatorio de patriotismo y para que  los bolsillos y  las billeteras se abrieran para dar sustanciales donaciones. Al terminar  la llamada Biscet expresó que si habían preguntas o algo más que él las contestarías. Yo, sin saber y sin querer, le  pido a la persona que tenía el teléfono y el micrófono en la mano  que le den la palabra a Ariel, pues ambos habían recibido años antes una  fuerte represión en Cuba  en  la marcha que se iba hacer desde el Parque Buttari de la localidad de Lawton. Esa persona de manera un tanto descompuesta (con mirada y gesto de guapería carcelaria) me dice que ¨no, que no hay tiempo¨ e inmediatamente dice ¨para los que quieran hacer donaciones habían bonos de tantos y más cuanto dólares, etc.¨ ; entonces me doy cuenta que había algo extraño y exclamo  y pregunto de pié ¨¿Qué es lo que está pasando? ¿Qué es lo que pasa aquí ?¨. Una mujer  del otro grupo de viaje de   Miami se acerca a mí apresurada  y tratando de  frenar la situación   me dice al oido : ¨Pedro Pablo, todo ha quedado bien hasta ahora; después  te explicamos, haber dame un besito¨.  Nunca me explicaron nada... y ahora esa mujer actúa como si no me conociera; ojalá sea porque sienta verguenza...  De habernos enterado del objetivo de ese  viaje, de que iban a ir con nosotros otras personas de  cuya presencia nos enteramos al llegar al restaurant mexicano de Los Ángeles,  y de esa trampa,  yo no hubiera ido a ese viaje asistiendo a Ariel y muy probablemente Ariel tampoco hubiera ido. Por eso quizás esos  ¨acompañantes¨, que se habían instalado lejos en otro hotel diferente al nuestro y que alquilaron un automovil,  no habían comunicado de que se reunirían con nosotros en Los Ángeles y el cómplice de ellos, el cual vive en Los Ángeles y que había arreglado nuestro viaje,  se habían mantenido callado sobre la existencia de esos otros ¨acompañantes¨ en su visita exploratoria a Miami.

Recomiendo el artículo  La falta de transparencia y la corrupción exportada desde La Habana  del periodista Juan González Febles pero con la observación que no sólo desde La Habana se exporta falta de transparencia y corrupción.

*********************

Coffee Is a Family Tradition

 

 Francisco Gaviña

 
 Familia Gaviña

The history of our coffee company is a story about family. Brothers José María and Ramón Gaviña began this quest well over a century ago in 1870 when they left their native Basque region of Spain in search of a better life. They settled in the fertile mountains of southern Cuba and planted the seeds of what would become Gaviña Gourmet Coffee.

Our father, Francisco, was born on the family coffee estate, Hacienda Buenos Aires. As a boy, he worked in the fields with his own father, watching and learning the secrets of growing quality coffee. He spent hours upon hours helping sow the seeds and urging the little plants to grow.

Ever since, there have been Gaviñas running our coffee business - from our coffee growing roots in 1870 to our coffee roasting business in Los Angeles founded in 1967. Today, we carry on the dream in our state-of-the-art coffee roasting facility just a few blocks from our original building.

We are Francisco’s sons, Paco, Pedro and José, and his daughter, Leonor Gaviña-Valls. Like our father, we grew up on the plantation and learned about coffee in the fields. Along with our own children, we still personally select beans, cup samples as they arrive and oversee the specialty coffee roasting and production every day. We do all of this so that your customers and guests can be ensured a wonderful cup of coffee every time, from first sip to final drop.

Continuing the Dream of José María & Ramón
It’s rare to find a company today that’s managed by people born and raised in an artful profession, who remain as passionate as ever about their product. We are fortunate that our family and our brand have stood the test of time, but the story is far from over. We look forward to our children and future generations of Gaviñas making us just as proud by continuing the tradition begun by Don Francisco many decades ago—the simple pleasure of a delicious, finely roasted cup of coffee.

The Gaviña Family Includes You
Why does our family legacy matter? Because we see our customers as extended family—and that relationship is built on trust. We believe you deserve the full benefit of our family’s expertise and passion for quality. The immense knowledge and wisdom passed down from our father, Francisco, are at the core of our business to this day.
  •     We offer the highest grade of coffee at the best value
  •     We purchase only the finest quality coffee beans from around the world
  •     We personally cup each sample to ensure that it meets our standards
  •     We provide an unmatched commitment to personal service
  •     We use modern coffee roasting technology and packaging to guarantee outstanding quality
Our name is our brand, and you’ll find it on every product we sell. We put our love of coffee into everything we do.

*************

 Tomado de http://www.univision.com

 Los Porto, historia de una familia inmigrante que conquistó Yelp

 

***********
El negocio familiar inició en 1971 en el domicilio de los Porto. Ahora, 40 años después, tienen tres locales y dos más previstos para 2016 y 2017
**********

Publicado: feb 10, 2016

Los clientes de Porto's Bakery & Cafe saben que para evitar esperas es conveniente encargar la comida con antelación. Sus tres locales, todos en el área de Los Ángeles, suelen estar llenos hasta el punto de que, los días más concurridos, necesitan tener a alguien en la entrada para regular el acceso. Un inconveniente que resulta un mal menor para quienes con sus votos han ubicado a este negocio a lo más alto de la lista de mejores sitios para comer en Estados Unidos en 2016, según Yelp.

El primer lugar de esa clasificación lo ocupó el local ubicado en Burbank, pero la familia Porto que emigró de Cuba a Los Ángeles en 1971, cuenta con dos establecimientos más, en Glendale y Downey. A estos se sumarán las tiendas de Buena Park y West Covina en 2016 y 2017, respectivamente. 



El negocio familiar inició en 1971 en el domicilio de los Porto. Ahora, 40 años después, tienen tres locales y dos más previstos para 2016 y 2017, respectivamente.


Su variedad de pasteles les permitió hacerse un nombre, aunque con los años su menú se fue expandiendo hasta incluir ensaladas, pan con lechón o el conocido sandwich cubano.

“Es increíble poder llegar a este punto, por mucho que uno se esfuerce y trabaje nunca se imagina que esto pueda pasar. Es una reflexión de nuestro trabajo“ dijo Betty Porto, la hermana mayor de una familia de tres hermanos que heredaron la gestión del negocio de sus padres.

La historia de Porto's Bakery se remonta a la década de 1970, cuando Raúl y Rosa, junto a sus hijos Betty, de 13 años; Raúl, de 11 años; y Margarita, de 9 años, abandonaron su Cuba natal y llegaron a un país que desconocían todo, hasta el idioma.


 Los hermanos Porto cuando niños

“Éramos una familia de inmigrantes con niños chiquitos. Mis papás lo único que querían era darnos una educación. Ellos trabajaban para que fueramos abogados, doctores... querían que nos fuera mejor que a ellos y los tres nos graduamos de la universidad, pero nos enamoramos del negocio“, dijo.

En 1971 Porto's Bakery inició como un empresa casera y era atendida, principalmente por Rosa, la madre.

“Era duro en aquel entonces, mis papás y mis hermanos trabajábamos 15 horas al día, siete días, desde que llegamos aquí para salir adelante“, declaró.

Cinco años después, la fama de Porto's se hizo más grande y “en la casa ya no cabían los clientes“.

 

Tal como se lo propusieron Betty, Raúl y Margarita concluyeron con sus carreras universitarias en Ciencias Políticas, Economía y Contaduría, respectivamente, pero nunca dejaron Porto's Bakery.

 Los hermanos Porto

*****************************

Porto's Bakery & Cafe



Tomado de http://www.univision.

Porto's, un café cubano en Los Ángeles, es el mejor restaurante de EE.UU., según Yelp

(fragmento tomado por el bloguista de Baracutey Cubano)

Un café cubano de Burbank ocupa el primer lugar de la lista de los100 mejores restaurantes del país para el 2016 de acuerdo con Yelp

Por: Univision.com
Publicado: feb 10, 2016

Un café cubano en Burbank, en el sur de California, ocupa el primer lugar de la lista de los 100 mejores restaurantes del país para el 2016 de acuerdo con Yelp, una aplicación utilizada para compartir experiencias sobre los lugares a donde los usuarios acuden a comer.

Se trata de Portos, un restaurante-café famoso por su repostería que fue fundado por Raúl Porto y su esposa Rosa cuando en 1971 dejaron su natal Manzanillo, Cuba.

Portos inició en un pequeño local del vecindario de Echo Park, en Los Ángeles, y para la década de los 80, luego de que sus tres hijos, Betty, Raúl y Margarita, terminaran sus estudios de universidad, el negocio empezó a expandirse.

Portos resposteria
Portos

Doña Rosa tuvo a bien integrar a la repostería cubana el estilo y los sabores de Francia e Italia que dieron vida a los sabrosos y famosos Cheese Rolls, Refugiados de guayaba y queso, y Potato Balls.
*********

Wake UP! TV - Porto's Bakery




Betty Porto, Owner of Porto's Bakery




Raul Porto, CEO of Porto's Bakery - Latino Entrepreneur and Social Media Forum

      

**********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Y pensar que toda Cuba pudiera estar llena de tales negocios, negocios cubanos--no ahora ni luego, sino hace mucho tiempo. La magnitud del desperdicio, o mejor dicho, del crimen castrista, es sencillamente incalculable. Por eso a veces creo que no vale la pena pensar en que se haga justicia, pues ni la habrá ni la puede haber. No hay manera de que los responsables paguen debidamente por tanto destrozo y tanto mal, al menos en este mundo, empezando por Fidel Castro--aunque lo trituren o lo quemen vivo, con eso no paga ni de lejos. Y los peores malechores lo saben, como lo sabían Stalin y Mao: mientras más grande el crimen, más impune.

rEALPOLITIK

1 Comments:

At 9:16 p. m., Anonymous Realpolitik said...

Y pensar que toda Cuba pudiera estar llena de tales negocios, negocios cubanos--no ahora ni luego, sino hace mucho tiempo. La magnitud del desperdicio, o mejor dicho, del crimen castrista, es sencillamente incalculable. Por eso a veces creo que no vale la pena pensar en que se haga justicia, pues ni la habrá ni la puede haber. No hay manera de que los responsables paguen debidamente por tanto destrozo y tanto mal, al menos en este mundo, empezando por Fidel Castro--aunque lo trituren o lo quemen vivo, con eso no paga ni de lejos. Y los peores malechores lo saben, como lo sabían Stalin y Mao: mientras más grande el crimen, más impune.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home