miércoles, agosto 24, 2016

Dr. Santiago Cárdenas: MANUEL CUESTA MORÚA: LA TOUR DISIDENCIA CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO

CUESTA MORÚA: LA TOUR DISIDENCIA CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO

Por Dr. Santiago Cárdenas
Especial para Nuevo Acción
23 de agosto de 2016

La tour disidencia es la variante más visible  (y la más provechosa para  los  vivarachos) de la oposición leal.  En palabras más simples: es la oposición que convive en gracia con los comunistas. Se bañan en el Almendares  y guardan la ropa en el río  Miami sin  problemas… en estos últimos días del castrato.

Lo de “leal” le ha dado la vuelta al planeta  y al mundo de la cubanología. El término saltó, por lo insólito y obsequioso, desde las computadoras  de dos  laicos  amigos de su  Eminencia  Le  Cardinale a las  páginas de los periódicos urbi et orbi. Payá los llamó  comisarios y  definió la mojiganga  con sólo dos palabras: cambio-fraude. Así de sencillo. Así de fácil.  Que no hace falta tanta  “academia” para  definir lo evidente.

Pero Cuesta Morúa (Foto grande que encabeza este artículo),  un socialista afrodescendiente, no quiere o no le conviene entender lo dicho en los párrafos  precedentes. Allá está (o – a la inversa — aquí está; dando algunos  viajes a la isla) para demostrarnos  que en  Cuba se puede ser socialista y democrático. Que me perdone  Don Manuel, estos términos son incompatibles; mutuamente   excluíbles.

La estrategia de Cuesta M.  desde su exilio dorado es semejante  a la de Raúl: perfeccionar el socialismo cubano. Para ésto fundó una  “corriente  socialista” y un  arco “democrático” De nuevo: permítame que me sonría. No se puede ser socialista y demócrata al unísono.

(Manuel Cuesta Morúa)

Curtois evaluó en unos cien millones las víctimas del socialismo desde Lenin. Como filosofía contra natura los socialismos hay que imponerlos por la fuerza, a la cañona,  como bien sabemos los cubanos. Hay que  “construirlo”, y por consiguiente necesita de ideólogos y “arquitectos” sociales.  Es eso lo que están  proponiendo  Raúl  y Manuel –con diferentes variantes—para el sufrido pueblo cubano asqueado de tanta manipulación. El primero desde el gobierno  dictatorial; Morúa desde la tour disi-oposición. Dizque oposición.

Las mesas de “unidad”,  la   progresía, los socialismos, el viajeteo y los cambios-fraudes se definen por sí mismos. Tienen un denominador común: poco a  poco; sin pausa, pero sin prisa. Como orienta la alta inteligencia cubana y el monopartido.

Lo que necesitamos en Cuba—y urgentemente–es un baño de inmersión  en el capitalismo y no remiendos con  un nuevo socialismo. Además, unas elecciones libres para pasarlos  por las urnas; que no por las armas.

Don Manuel no va a perfeccionar el socialismo en la isla  desde la billetera, perdón  desde la sagüesera, de su  golden exile  in Miami.
*******


Nota del Bloguista de Baracutey Cubano
En el artículo el belga  nombrado Dirk van der Brocke realmente se llama Dirk Van den Broeck. A continuación  una foto durante  una actividad patriótica en Madrid en octubre de 2005 donde aparece este bloguista de Baracutey Cubano  hablando, durante el almuerzo ofrecido,  con el mencionado Dirk Van den Broeck; al frente nuestro  el periodista, escritor y productor de documentales históricos Pedro Corzo, presidente ejecutivo del  Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo.
 


He tenido conocimiento  que en los primeros meses del año (2015) y después de supuestamente  conocer  de manera palmaria el mal manejo de los fondos de la organización por parte de Manuel Cuesta Morúa,   algunas personas se separaron de la organización Arco Progresista, organización dirigida por éste.  También se me ha dicho que la Dama de Blanco Lilian Castañer fue  ¿a la Universidad Internacional de la Florida, FIU,?  a una actividad en la que participaba Manuel Cuesta Morúa y públicamente  le reclamó a Cuesta Morúa por la supuesta estafa cometida en la compra del apartamento del Vedado.
*************
 
Manuel Cuesta Morua ¿El líder que necesita la oposición cubana? Sus fortalezas y amenazas.

Por Alberto Hernández
27 marzo, 2015|

Por estos días el activista socialdemócrata Manuel Cuesta Morua cumplió una apretada agenda internacional que lo llevo a Estados Unidos, España, Ginebra, Bélgica, Argentina y por último Chile. En estos dos últimos países presento su libro ensayos progresistas desde Cuba. Varias de sus intervenciones y entrevistas pueden leerse en internet.

Al portavoz de arco progresista, grupo que integra espacio abierto, luego de 23 años de labor ininterrumpida en la oposición, ya se le considera hoy un referente en la disidencia cubana. Sin duda, muestra tener capacidad, preparación y cultura general.

El también coordinador de la plataforma “Nuevo País” y gestor del proyecto “Consenso Constitucional” brinda una buena imagen personal, se desenvuelve con facilidad en público y ha ido ganando experiencia en el arte de manejarse con la prensa no por gusto algunos medios occidentales lo califican de prominente opositor.

En sus intervenciones tiene un discurso coherente, aunque por momento resulta algo ambiguo. Pero sabe trasmitir pausadamente sus ideas y argumentos como invitando a la reflexión y nunca imponiendo sus posiciones. Características estas que escasean entre algunas figuras de la disidencia en la isla.

Impresiona ser inteligente aunque también da la sensación que se esfuerza en demostrarlo, como buscando imprimir su sello distintivo que le diferencie del resto de los líderes opositores internos, especialmente de aquellos que considera incapaces de generar proyectos novedosos que contribuyan a alcanzar el anhelado cambio democrático.
(Manuel Cuesta Morúa durante la reunión con el Presidente Barack Hussein Obama durante la Cumbre de Panamá 2015)

Pareciera que ese es su objetivo en la vida convertirse en la figura capaz de liderar el cambio en Cuba. Al menos su trayectoria demuestra que hace un buen tiempo viene trabajando y vendiéndonos hábilmente esa imagen. Y en ello debemos reconocerle un relativo éxito, pues ha conseguido incrementar su presencia en escenarios internacionales donde cada vez se da mas a conocer.

En su último viaje a Estados Unidos al ser entrevistado por el periodista dominicano Oscar Haza en su programa Ahora, lo presento como el opositor más inteligente en Cuba, y Cuesta Morua, dejándose arrastrar por el ego, solo atino a responderle el más reflexivo.

Tal respuesta revela su proyección psicológica de colocarse por encima del resto de los líderes de la oposición interna. Y aunque pudiéramos entender su aspiración, primeramente debe ganárselo, demostrándolo con inteligencia y promoviendo una agenda de consenso que invite a la unidad necesaria en una disidencia lamentablemente marcada por el caciquismo y la fragmentación.

Por ello le aconsejaría no apresurarse y, sobre todo, no confundir deseos con realidad. También le recomendaría más humildad, pues todavía está lejos de alcanzar la talla de algunas prestigiosas figuras de la oposición con más aval y trayectoria que él. Como cubano e historiador de formación debería asumir esa máxima martiana de honor a quien honor merece.

Un elemento que pesa en contra de Cuesta Morua es que se le conoce como discípulo de Elizardo Sánchez Santacruz, lo que para muchos opositores a ambos lados del estrecho de la Florida no es una buena carta de presentación, debido a los conocidos antecedentes que pesan sobre el presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

Tampoco es bien visto el hecho de que al igual que Elizardo Sánchez- fue uno de los escasos disidentes que la dictadura permitió realizar en el 2000 una gira por varios países europeos que concluyo en estados unidos. Sin embargo, a su regreso no tuvo ningún contratiempo con la policía política, al menos que haya trascendido a los medios.

En realidad Cuesta Morua nunca ha estado preso ni siquiera integro el grupo de los 75 disidentes que sufrieron injusta prisión durante la ola represiva conocida como la primavera negra de 2003, cuestión que despierta la suspicacia de algunos opositores dentro y fuera de la isla que se preguntan ¿por qué razón no corrió igual suerte?

Por otra parte, una fuente vinculada al Comité Ciudadano de Integración Racial al que también pertenece Cuesta Morua-, comento, a condición de conservar el anonimato, que la actual joven pareja del portavoz de “Arco Progresista”, Liliana Ruíz Andarcio, no es vista con agrado entre sus seguidores, pues, entre otras cosas, actúa como si fuera la primera dama. Todo lo contrario a su ex esposa, Gloria Llopis, una humilde y honesta maestra que lo apoyaba en todo y sin pretensión alguna de protagonismo, pero a la que el con sus frecuentes infidelidades llego hasta humillar en público.

De acuerdo a la misma fuente, un hecho que pudiera ser una amenaza y destapar un escándalo que lapidaria las aspiraciones de este opositor socialdemócrata es que un belga nombrado Dirk van der Brocke – que siempre ha sido muy solidario con la oposición cubana- respondiendo a una petición del propio Cuesta Morua le entrego más de 30 mil euros para la adquisición de una casa en el céntrico municipio de Centro Habana, que sería utilizada para actividades opositoras.
(Dirk Van den Broeck; foto de archivo)

Sin embargo, según la propia fuente, el sr. der Brocke está preocupado porque ha transcurrido bastante tiempo y no tiene señal que la referida casa haya sido adquirida ni tampoco noticia del paradero del dinero, sospechando que fue estafado.

Dice un conocido un refrán que cuando el rio suena es porque algo trae. Y ciertamente en Miami también fue acusado de estafador. Ello sucedió a finales de enero de este año cuando la ex integrante las Damas de Blanco, con residencia actual en los Estados Unidos, Lilian Castañer, interrumpió una conferencia de prensa en la casa Bacardi y le lanzo a la cara esa dura acusación que dejo estupefactos a todos los presentes.

Según explica Castañer que insiste en denunciarlo en las redes sociales – antes de establecerse en los Estados Unidos, Cuesta Morua la timo al convencerla de no vender su apartamento valorado en 8 mil dólares ubicado en calle J No. 104 entre Calzada y 9na. en el capitalino municipio del Vedado, con la supuesta finalidad de utilizarlo en apoyo a las actividades opositoras, pues como está muy cerca de la embajada norteamericana le posibilitaría recoger
firmas de los cubanos que van a solicitar visas para su proyecto “Asamblea Constituyente Ahora”.
(Lilia(n) Castañer Hernández; fotos y comentarios añadidos por el bloguista de Baracutey Cubano)

De acuerdo a la ex Dama de Blanco, Cuesta Morua se comprometió en gestionar esa suma de dinero con sus contactos en los Estados Unidos y otros países europeos y latinoamericanos, mencionándole entre otros nombres a un tal Aimel Ríos, a cambio de que ella dejara en el apartamento al periodista independiente José Alberto Álvarez Bravo.

Pero lo cierto es, precisa la desesperada mujer, que hasta la fecha no ha recibido un solo centavo y el apartamento tampoco se utiliza en actividades opositoras sino que es alquilado ilegalmente como casa de citas y que frecuenta con bastante regularidad Cuesta Morúa.

En fin, esas son algunas amenazas y hasta debilidades que este opositor socialdemócrata deberá sortear con inteligencia si quiere evitar se interpongan en sus aspiraciones políticas. Ciertamente tiene fortalezas que le ayudan, pero el mayor reto que tiene por delante es lograr la articulación de una estrategia que convierta a la disidencia en una verdadera opción política y, sobre todo, persuadir a los demás líderes de la oposición interna como también en el exilio de su capacidad para liderar el cambio en Cuba. 
 

1 Comments:

At 1:30 a. m., Blogger Ahora mismo said...

Que descarado es este hombre.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home