viernes, enero 06, 2017

Zoé Valdés sobre el mal llamado Intercambio Cultural entre Cuba y EE.UU.

Tomado de https://www.facebook.com

Buenos días, amigos:

Si me permiten una sugerencia, con permiso. ¿Recuerdan la unidad que se vio en Miami cuando se murió la Castañuela del Caribe? Tenemos que aprovechar esa unidad, y continuarla. Creo que la investigación y cancelación del concierto de un esbirro castrista en un local de otro no menos esbirro en Miami, es muy significativa para esa continuidad. Esa unidad hay que protegerla como oro.

Todos los anticomunistas y anticastristas deben unirse con ese fin, darle duro a la tiranía allí donde más le duele: reproducir su producto de marketing y robarnos el dinero. Miami es del exilio, y los locales de Miami deben de ser para los artistas del exilio.

Como bien ha dicho Álex S González en uno de sus vídeos el objetivo principal es impedir que a estos artistas, y yo añado también escritores, no se les permita entrar en Miami, como mismo ellos no nos dejan a muchos de nosotros entrar en Cuba, que es nuestro país, y no nos publican ni les autorizan conciertos a los músicos que se manifiestan en contra de la tiranía.

Esos músicos, esos escritores, se manifiestan constantemente en contra de Miami, públicamente o en privado, y al final siempre ustedes serán para ellos la mafia de Miami que paga por verlos berrear en un escenario. Hasta un video encontré yo en You Tube donde el dueño de The Place con otro mamerto se burlan de las medallas de la ciudad de Miami y proyectan planes incluso para lavarles el cerebro a los niños de Miami. ¿Qué se creen, que Miami es Cuba? De ninguna manera. No, no se dejen.

Eso sí, creo que los artistas del exilio deben empezar a protestar en contra de esta gentuza y denunciar que no es posible que ellos que son los que pagan impuestos en Estados Unidos estén siendo relegados de los escenarios en favor de los esbirros castristas que no sólo son músicos mediocres, sin carrera internacional, además no pagan impuestos en Estados Unidos. Esperemos esas voces en contra: Chirino, Lisette, Verena, Albita, Estefan, entre otros.

De ustedes depende que esa unidad no desfallezca. Aprovechen también el buen momento de la política norteamericana, y la capacidad de esos políticos que no tienen miedo a la tiranía, ni se dejan comprar, y respetan las leyes de Estados Unidos, porque para eso fueron votados y elegidos por ustedes.

Zoé Valdés.

*************
Humor: Adolfo Hitler se entera que cancelaron conciertos en The Place of Miami

1 Comments:

At 6:02 p. m., Anonymous Realpolitik said...

En Miami se ha permitido mucha falta de respeto, por no decir burla, y mientras más se permita, más habrá. Ya muchos cubanos en Miami se han vuelto indiferentes a este tipo de cosa, o están simplemente cansados de ser pintados como “intolerantes” cuando protestan o hacen algo en contra del relajo. Los artistas exiliados no quieren ponerse “intransigentes,” o sea, no quieren ponerse “pesados,” y dudo que vayan a meter la mano en la candela. Desgraciadamente, ser abiertamente anti-castrista conlleva un precio que todos no están dispuestos a pagar.

Solamente un ejemplo: la anciana Omara Portuondo, muy “comprometida” con el castrismo, ya ha cantado en Miami dos veces, ambas en un centro (el Arsht Center) que recibe fondos públicos del condado Miami-Dade que provienen de los impuestos de los habitantes del condado, muchos de ellos cubanos. El alcalde del condado, el cubano Carlos Giménez, aparentemente no ha visto problema alguno con tal situación, y si lo ha visto no ha hecho nada al respecto. Resultado: el relajo no tiene por qué parar, y yo culpo más a los que lo permiten que a los que lo cometen, pues a gente como la Portuondo no se le puede pedir otra cosa que desfachatez y oportunismo.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home