domingo, abril 29, 2018

Alberto Roteta Dorado: Silvio Rodríguez y Rafael Correa. ¡Dios los cría y el Diablo los junta!

En el programa 'Conversando con Correa' el ex Presidente de Ecuador Rafael Correa entrevista al cantautor cubano  Silvio Rodríguez, admirador de los Castro y del Castrismo



Amaury Gutiérrez - No Toques Esa Guitarra



**********************

Silvio Rodríguez y Rafael Correa. ¡Dios los cría y el Diablo los junta!

 *************
Sus mayores desaciertos fueron la proclamación de Evo Morales como “la dignidad de América”, su defensa de Luiz Ignacio Da Silva, prisionero actualmente por cargos de corrupción, y su percepción del dictador venezolano Hugo Chávez, a quien calificó de “iluminado”, sin que olvidemos sus erróneos conceptos acerca del fenómeno educacional cubano, actualmente en total fase destructiva.
**************
Por  Dr. Alberto Roteta Dorado.
29 de abril de 2018

Santa Cruz de Tenerife. España.-  El compositor cubano Silvio Rodríguez ya hizo sus primeras declaraciones públicas en relación con el cambio presidencial de Cuba. Como todos conocen el controversial autor de obras antológicas de la música cubana como “Ojalá”, “Unicornio” y “Te amaré”, entre otras tantas, ha mantenido hasta el momento una postura muy conservadora que lo sitúa al lado de la llamada revolución cubana, independientemente de pequeñas incursiones bien polémicas en ciertos temas del acontecer cubano en los que se ha mostrado un tanto más abierto y flexible, sin abandonar jamás esa lealtad inconcebible hacia un régimen que ahora lo tiene en la gloria, pero que lo discriminó en sus años iniciales de trovador sencillo y humilde que con guitarra en mano se probaba en la suerte de componer, algo que logró dada la perfecta factura de sus composiciones desde el punto de vista musical, amén del lirismo de su poesía, independientemente de que nos simpatice o no, dadas sus implicaciones militantes en una izquierda ya carente de sentido en estos tiempos.

Lo que dijo no es nada nuevo, ni tampoco algo que no fuera lo que todos los fieles y serviles reiteran por doquier a modo de réplica. Lo novedoso del asunto resulta a quien le hizo sus confesiones en torno al álgido tema del continuismo político cubano. Nada menos que al expresidente ecuatoriano Rafael Correa, quien desde hace unos pocos meses tiene un pequeño espacio en un canal de Rusia dedicado a difundir temas generales del acontecer mundial en castellano, algo que tal vez aborde en otro momento para no apartarme demasiado de la idea eje de este escrito, que es en sí lo que dijo Rodríguez al aferrado comunista ecuatoriano, y no como llegó y lo que pretende este último despreciable ser desde su programa televisivo en la antigua cuna del socialismo mundial. 

Al ser entrevistado por Rafael Correa, el cantautor cubano expresó que veía el cambio de presidente en Cuba con esperanza, y que esto sería bueno para Cuba y “la revolución”. Esta primera afirmación ya resulta llamativa y se presta para que nos hagamos varias preguntas en torno al posible significado de sus palabras. Ya sabemos que los artistas – y al entrevistado se le puede llamar de este modo, no por sus incursiones en el canto, donde es un ejemplo de muy mal cantor, sino por sus méritos como compositor– tienen ese don de poder expresar los mayores postulados y las más abstractas concepciones envueltos en una aureola de misterio que nos impide muchas veces llegar al verdadero sentido de lo que quisieron expresar, lo que nos conduce a hacer erróneas interpretaciones. Muchas veces el artista solo quiso representar cualquier trivialidad cotidiana nada trascendente de la que los críticos, comentaristas o público en general han hecho verdaderas creaciones más allá de lo ideado por el autor.

De modo que dejaremos cualquier análisis interpretativo de una idea, que insisto, merece ser tenida en consideración por lo de la esperanza a partir de los cambios, los que según Rodríguez "son siempre apasionantes porque revuelven la realidad, la cuestionan, hacen avanzar el mundo en distintas direcciones"; así como por sus posibles utilidades para un país que yace sumido en la miseria, la opresión y la represión.

Igualmente resulta significativa su opinión respecto al “descanso” de los líderes históricos de la revolución cubana. Para Silvio Rodríguez los dirigentes históricos tienen "la responsabilidad de haber echado a andar la revolución, pero son personas que le han dedicado toda su vida a esto y tienen derecho a descansar", lo que visto a la ligera no significa nada; pero cuando se suele buscar segundos y terceros sentidos a todo lo que se dice – como sucede en la Cuba reprimida donde todo lo que se dice y se hace está registrado en los anales de la Seguridad del Estado y del Ministerio del Interior– se pudiera asumir que el autor de “Días y Flores” quiere enviar al descanso a los anquilosados ancianitos que aferrados al poder se resisten a todo.
 
Hasta este punto las cosas van bien; pero como ya dije antes, los artistas suelen tener personalidades contradictorias y cuando más entusiasmados estamos con ellos podemos quedar decepcionados toda vez que irrumpen con cualquier disparate con el que echan a un lado lo aparentemente lógico y coherente de su discurso.

En lo adelante Silvio Rodríguez dijo las cosas más descabelladas que he escuchado en los últimos tiempos – y créanme que diariamente leo decenas de escritos, muchos de los cuales con conceptos muy disparatados–.

Se refirió a la capacidad autocrítica de Raúl Castro, a quien llamó “hermano”, y afirmó que Fidel Castro es el padre de todos los cubanos. Dejando a un lado lo de la capacidad raulista, por cuanto no vale la pena detenernos en semejante tontería y mucho menos en decir nada de alguien insignificante que no logró otra cosa que no fuera destruir mucho más a la nación cubana durante su mandato, quiero recordar a Silvio que si se va a utilizar de manera simbólica – como es lógico, ya que biológicamente es imposible tener semejantes sementales en la isla– la idea de un padre nacional no debe sepultarse jamás la figura de Carlos Manuel de Céspedes, a quien siempre se le llamó el Padre de la patria, lo que equivale a decir también padre de los cubanos, amén de que el más grande y genuino ser que pasó, aunque por breve tiempo, por suelo cubano, y dejó su huella como nadie hasta el presente, fue José Martí, el más extraordinario de los cubanos, y no el criminal de Fidel Castro como se pretende.

Pero sus mayores desaciertos fueron la proclamación de Evo Morales como “la dignidad de América”, su defensa de Luiz Ignacio Da Silva, prisionero actualmente por cargos de corrupción, su percepción del dictador venezolano Hugo Chávez, y su definición del Che Guevara como "ejemplo de dignidad humana", sin que olvidemos sus erróneos conceptos acerca del fenómeno educacional cubano, actualmente en total fase destructiva.

Tal vez su afirmación sobre Evo Morales fuera por compromiso con su cínico entrevistador toda vez que Silvio Rodríguez podrá ser comunista, oportunista, mal educado, desagradable o cualquier cosa, excepto ignorante, de ahí que sabe con certeza de las limitaciones intelectuales y directivas del presidente indígena boliviano que tiene actualmente un verdadero caos en su nación.

Sobre Lula Da Silva dijo – tratando siempre de eludir el tema de la corrupción en el que están implicados todos los representantes de la izquierda latinoamericana, incluyendo a Rafael Correa, actualmente bajo profundas investigaciones– que su única culpabilidad fue haber sacado de la miseria a millones de brasileños.

¿Es que acaso Rodríguez desde su posición de hombre perteneciente actualmente a la burguesía cubana del momento – esa “clase” que no tiene “clase”, aunque sí mucho dinero y posición–, dueño de estudios de grabaciones y manejando cierto capital, está en desacuerdo con la eliminación de la desigualdad social, la pobreza y la marginación de Latinoamérica?         

Para esto tiene una respuesta, aunque más disparatada que su primera afirmación. "El problema es que evidentemente no basta con sacar de la miseria a la gente" (…) “Hay que explicarles por qué, crearles conciencia de lo que se está haciendo por ellos y de lo necesario de que se comprometan con las ideas". Justo lo que hizo Fidel Castro, quien fue capaz de envolver a las masas pobres e ignorantes durante los años iniciales del comunismo en Cuba y las “comprometió”, como dice nuestro músico, las adoctrinó a la fuerza mediante una manipulación de la que no lograron desprenderse jamás, de ahí que lo siguieran ciegamente por décadas. 

Y dejo para el cierre de mi comentario su concepto de Hugo Chávez a quien considera un “iluminado”. Y con este calificativo dado al ya desaparecido dictador venezolano dejó pequeña su idea de la paternidad de Castro respecto a todos los cubanos.

El término iluminado es propio del mundo de la religiosidad, ni siquiera es común su uso dentro de la filosofía, tal vez porque esta última se introduce mucho más en las áreas de la especulación racional, dejando la fe y la devoción en manos de la religión. De cualquier modo solo se les llama iluminados – cuando el término se utiliza con propiedad y conocimiento de causa– a seres como el Cristo-Jesús, principalmente en el occidente, y al Buda-Siddhartha-Gautama, entre los millones de seguidores del Budismo, extendiéndose además a Sri Sankara y otros pocos elegidos que según se cree alcanzaron estados de realización espiritual que los distinguen del resto de los mortales, algo bien distante del corrupto y sanguinario exmandatario de la tierra de Bolívar, considerado por los propios venezolanos no como un iluminado sino como un “mierda”, según me han confesado muchos de ellos que tuvieron que dejar su patria gracias a los efectos del “iluminado” difusor del socialismo del siglo XXI.

Podéis consultar la entrevista mediante el siguiente enlace:
https://search.app.goo.gl/Fw2ao
https://search.app.goo.gl/Fw2ao   
**********


Instituto de la Memoria Historica Cubana
Published on Apr 29, 2018
El periodista Pedro Corzo entrevista a Carlos Sánchez Berzaín sobre los regímenes de crimen organizado en las Américas para el programa Opiniones del canal 1

Regímenes de crimen organizado en las Américas. Carlos Sánchez Berzaín entrevistado por Pedro Corzo



Etiquetas: , , , , , ,

1 Comments:

At 3:05 p. m., Anonymous Realpolitik said...

El miserable esbirro, que no se acaba de recoger al buen vivir y sigue ofendiendo con su bazofia vetusta como si tuviera alguna importancia o relevancia, no merece que se le preste atención--y atención es lo que busca el muy arrastrado.

 

Publicar un comentario

<< Home