martes, julio 31, 2018

Nicolás Águila: Osvaldo Farrés y la aplanadora de Carlos Prío Socarrás

 Osvaldo Farres, Cuban Composer




Osvaldo Farrés y la aplanadora de Prío

Por Nicolás Águila
 30 de julio de 2018

''Ahí viene la aplanadora con Prío alante y el pueblo atrás''. Era el tema musical de la campaña electoral de Carlos Prío, el último presidente cubano elegido democráticamente.

La conguita pegó y contribuyó sin dudas a la victoria del candidato 'auténtico' en 1948. Su autor, Osvaldo Farrés, era el compositor cubano más famoso del momento. Compuso el tema en colaboración con Tony Fergo, ya que aquel guajiro villareño, de escasa instrucción pero con mucha chispa, llegado con 25 años a La Habana en pleno machadato para trabajar en lo que fuera, no sabía distinguir entre una fusa y una semicorchea.

 (Carlos Prío en el cine LIDO)

Sin ser capaz de leer música ni mucho menos escribirla, ni saber tocar piano o ningún instrumento propicio a la composición, Farrés compuso más de 300 canciones. Tarareaba la música y luego la recordaba con la ayuda de su musa y esposa, Finita Farrés, recién fallecida en Nueva Jersey, a quien le decidara el bolero 'Toda una vida'. Tras el avance de la tecnología, grababa sus temas en una cinta magnetofónica para luego ser llevados al pentagrama por un conocedor de la notación musical.

(Osvaldo Farrés) 

La clave de su éxito —según algunos comentaristas— estribaba en sacar la letra y la melodía al mismo tiempo, de modo que hubiese una correspondencia biunívoca o, si se quiere, una perfecta comunión entre ambas. Tanto fue así que muchos de sus números se convirtieron en sonados éxitos internacionales. Algunos de ellos todavía se cantan, como 'Quizás, quizás, quizás', 'Tres palabras'. 'Madrecita', 'Acércate más', entre otras muchas canciones y boleros que interpretaron desde Antonio Machín hasta Nat King Cole, desde Cantinflas a Maurice Chevalier, desde Lucho Gatica hasta Charles Aznavour, desde Olga Guillot a Doris Day con su versión 'Perhaps'… más un suma y sigue impresionante.


¿Qué muchacho de mi época no recuerda su hit 'En el mar (la vida es más sabrosa)', clasificado como bolero-son, aunque a mí me suena más a chachachá? Los niños de los años cincuenta lo cantabábamos a coro: "Te verás bañada por las olas / y serás sirena de mi amor...". Igual que después, ya más creciditos, saboréabamos el caramelo para Margot ("Un caramelo azucarado, hecho de coco y de melado..."), la guaracha de Farrés que popularizó Pacho Alonso a comienzos de los 60, cuando en Cuba aún se componía y cantaba con espontaneidad.

'Un caramelo para Margot' tal vez fuese el último número que compusiera en Cuba el maestro Farrés. En 1962 hizo un viaje a España con su esposa y no regresaron a Cuba. Su casa del Vedado, en la calle Calzada, fue asaltada, allanada y saqueada por las turbas castristas. Quemaron sus pertenencias, sus discos, sus premios y galardones… Y a partir de ahí su nombre fue borrado de la historia de la música y la cultura nacional. Lo convirtieron en ‘no persona’, a la manera orwelliana, lo mismo que a otros artistas que decidieron marcharse del horror colectivista y el ambiente irrespirable impuesto en la Isla.

Lo anatematizaron por traidor a la patria. A él, un hombre que se hizo solo y desde abajo, y que tanto aportó a la música popular cubana. Un señor tan probo que, cuando Prío le fue a extender un cheque con la cifra que el autor pidiera, dado el impacto de su conga en la victoria electoral, Farrés rechazó el pago y le contestó: "Se la escribí al amigo, no al presidente". Chapó.


Osvaldo Farrés y su esposa Fina 
 Toda Una Vida



*****
Toda Una Vida




Tres palabras



Andrea Bocelli - Quizas Quizas Quizas



*************