lunes, septiembre 03, 2007

LAS CAJAS MISTERIOSAS Y EL CAMBIO DE MONEDA

Nota del Blogguista


El edificio del Hospital Hermanos Amejeiras comenzó a construirse como Banco en la dictadura de Fulgencio Batista a finales de los años 50s, pues las bóvedas ya estaban construidas cuando triunfa la Revolución el 1 de enero de 1959. Anteriormente es ese lugar estaba La Casa de Beneficiencia y Maternidad de La Habana.

*******
LAS CAJAS MISTERIOSAS Y EL CAMBIO DE MONEDA

Por Juan Vives

Dos cosas extraordinarias en la vida de un hombre me han tocado ser testigo presencial,dos eclipses totales de sol,uno en 1975 en Islas Canarias y otro hace algunos años en Francia.Ambos impresionantes y cuando se es testigo de una fenómeno tan extraño,se comprende por qué desde el hombre primitivo hasta nuestros días, quedamos realmente marcados.Venimos de ser testigos de un hecho extraodinario y sobrecogedor.

El otro son dos cambios de moneda,uno en Cuba en agosto de 1961 y otro hace poco en Europa entera con la implantación del Euro.

Sin lugar a dudas el cambio de moneda de Cuba forma parte de los hechos históricos que guardo en mi memoria como algo extraordinario y una verdadera aventura de mi ya larga vida.

Al mismo tiempo fué uno de los secretos mejor guardados en la historia de la Revolución.

Todo comenzó a mediados de junio del 61,cuando llegó un barco mercante al puerto de la Habana en los muelles de la World Line.Toda el área fué cercada y nadie podía entrar .Hasta los servicios de aduanas fueron expulsados.Solamente tenían acceso al sitio varios centenares de soldados escogidos y los grupos de la Seguridad del Estado.Era un continuo va y viene de camiones militares soviéticos marca ZIL 156.Estaban cubiertos con lonas de camouflaje y cada transporte era escoltados por otros camiones con soldados armados hasta los dientes.Se cargaban cajas de un metro cudrado de madera que tenían dos asas de cada lado para poder manipularlas.Estaban lacradas con hilos dobles que cubrían ambos lados y es cierto que pesaban como un burro muerto ¿Qué cosa era aquello?

( Peso cubano firmado por Felipe Pazos, Director del Banco Nacional )

Una semana antes de la llegada del extraño cargamento fuimos llamados al Estado Mayor del MINFAR cientos de oficiales del Ejército y de la Seguridad.Muchos venían de las provincias y todos teníamos las ordenes de custodiar y transportar el cargamento de las extrañas cajas hasta los lugares más recónditos de la isla.

Durante tres días las 24 horas se sacaban del barco las cajas y se transportaban en camiones,la mayor parte a los subsuelos del MINFAR y a los almacenes de diferentes unidades militares,siempre con una enorme custodia en los transportes y en los almacenes donde permanecían los cargamentos.

La consigna era estricta,todos los que fueron llamados a esta operación estaban acuartelados y la orden era de no comentar nada con nadie,si se detectaba una fuga de información el culpable sería fusilado de inmediato.Con esos truenos quién duerme.

En la última semana del mes de junio en los subsuelos del MINFAR,una de las cajas que se estaban almacenando se cayó debido a una mala manipalución y se abrió!SORPRESA! estaban llenas de billetes de banco.

Envueltos en sacos de plásticos espesos,de color verde oscuro,eran billetes nuevos firmados por el Ché.Cuando la caja se cayó,se deparramaron por el suelo cientos de billetes,el golpe fracturó el plástico que los envolvía.

Se armó tremendo corre corre y a todos los que estábamos presentes se nos prohibió salir de los sótanos y hubo de inmediato una reunión.Yo particularmente no tenía la menor idea de lo que

contenían las cajas hasta el accidente.Es muy posible que los que mandaban las operaciones estaban al corriente,pero yo estaba lejos de dudar de que se trataba.

En la reunión aquello fué el mundo “colorao” y las amenazas e intimidaciones fueron enormes;nadie podía saber la historia de la nueva moneda.El día del cambio de moneda estaba fijado para el 5 de agosto..Teníamos que esperar casi dos meses con el secreto a cuestas y asegurar la distribución a nivel nacional de la moneda para la hora fijada.

Un soldado del ejército rebelde que era de las tropas de Amejeira, cuando se desparramaron los billetas había guardado uno y me comentó que se lo iba a mostrar a Efigenio.Como no se podía ver en pintura con el Ché,este comentó que ya al argentino se le había subido a la cabeza lo de director del Banco Nacional; es verdad, que hasta comenzó un edificio gigantesco que actualmente es un hospital de 15 piso en donde quería instalar el banco
. Al cabrón argentino le gustaba contar que cuando Fidel pidió si había un economista, el se propuso creyendo que pedían un comunista.(sic)

Hasta cierto punto era una burla que él, como presidente del Banco Nacional en sustitución de Felipe Pazos,firmara Ché.

( Billete de 10 pesos firmado por el Che )

Como decía Raúl Roa,los argentinos son unos cabrones italianos que porque juegan al polo se creen que son gentlemans ingleses.El Ché menospreciaba la pueblo cubano y era enormemente racista,pero no perdamos el hilo de la historia.

A mediados de julio citaron a una reunión a todos los secretarios de las ORI (Organizaciones Revolucionarias Integradas) hasta a nivel municipal en el antiguo teatro Rosita de Ornedo rebautizado Chaplin. Se reveló el objeto de la reunión que era el cambio de la moneda fijado para el 5 de agosto.Las cajas con el dinero serían guardaddas en las unidads militares bajo custodia sin que se revelara su contenido a nadie.Se debían fijar listas con los militantes del partido que serían movilizados para efectuar las operaciones de cambio y la lista y direcciones de todos los trabajadores bancarios que serían puestos a contribución en los bancos existentes.

La operación era muy simple,cada ciudadano podía cambiar hasta 200 pesos y el resto hasta 10 mil serían puestos en una cuenta bancaria de la que podían extraer 100 pesos mensuales. A los que tenían cuentas bancarias se les reconocía la suma de 10 mil pesos y el resto era nacionalizado, pudiendo sacar igualmente 100 pesos mensuales y punto.Los objetivos del Ché era igualar por lo bajo a toda la sociedad cubana.

La fase organizativa se llevó a cabo en el mayor secreto y si algo filtró fué muy poco,la amenaza de fusilar a quien revelara la operación selló las bocas.

El 20 de julio salió de la Habana un tren especial que solo circularía de noche con gran escolta. Diez vagones correo con otro tanto de custodias intercalados partieron esa noche.Se establecieron paradas en diferentes pueblos a lo largo de la línea central del ferrocarril ,en donde camiones militares venían a recepcionar las cajas destinadass.De los grupos de custodia comandos especiales eran designados para acompañar las cajas a su destino final y ayudar en la organización del cambio.

A mi me tocó descender en la ciudad de Ciego de Avila,hoy actual capital de provincia(antigua provincia de Camagüey)

Nos dirigimos con nuestro cargamento hasta el cuartel de la ciudad que estaba comandado por el primer capitán”el chino” Figueredo.

A mi me extraño que al grupo que comandaba era muy numeroso.Nos tocaba la zona del central azucarero Pina que se encontraba al lado de la carretera Ciego de Avila Morón; nos debíamos adentrar por un terraplén hasta varios caseríos: La Venturilla,El Laurel,Marroquí,Las Cuevas y dos o tres caseríos más.

El jefe de la operación en todo el Municipio de Morón era Félix Torres,un viejo comunista que fué el único que se alzó con un grupito de comunistas en el norte de Las Villas,limítrofe con Camagüey y que se unió a Camilo Cienfuegos en la batalla de Yaguajay. El viejo comunista Félix Torres,era el primer secretario de las ORI en el municipio.

Yo tenía cincuenta hombres para cubrir los futuros centros de cambio,que serían instalado en las escuelas campesinas.Era extraño: todos los hombres bajo mi mando eran combatientes del Ejército Rebelde armados de fusiles FAL belgas,que eran las mejores armas de infantería de la época..Eso estaba oscuro y olía a queso.

En general las custodias serían uno o dos soldados por centro de cambio y el resto milicianos con militantes del Partido.

Cuando le pregunté al capitán “chino” Figueredo el por qué de una custodia tan fuerte a la región que me estaba destinada,me explicó que era la zona donde operaba el alzado Mario Bravo,que comandaba un grupo muy activo y combativo.

Ya formaba parte de la leyenda y los campesinos pensaban que era invencible.Que cuando lo cercaban se transformaba en majá,en perro u otro animal y se escapaba de los cercos.En realidad era un tipo muy astuto,dejaba el grueso de su tropa en un lugar para dormir y se alejaba un par de kilómetros para acostarse con sus hombres de confianza.A veces capturaban o liquidaban una parte de la banda y Mario Bravo siempre escapaba.

Indudablemente el tipo era guapo e intiligente.Se trataba de un ex barbero del pueblo de Chambas,al norte de Morón,que en los últimos meses del 1958 había ingresado en el ejército de Batista,en las tropas que se denominaban como “casquitos”. Yo nunca supe si se había alzado porque estaba implicado en algún crimen por miedo que lo fusilaran o simplemente por ideología.

El día tres de agosto entramos por el central Pina,en donde dejamos una escolta con las cajas en las oficinas de la administración del central,seguimos por el terraplén hasta el primer caserío de La Venturilla y llegamos hasta el Laurel,en donde me instalé con una veintena de hombres,mientras que el resto seguiría hasta Marroquí,otro grupo hasta Las Cuevas y otros caseríos.

Nos instalamos en la escuela del Laurel,una casona con techo de guano con un aula única y una habitación contigua con una cocinita que era donde vivía la maestra.Al lado se encontraba una bodega campesina y al frente un caserío con algunos bohíos.

Ya estaban citados para el día 5 a las seis de la mañana varios milicianos , miembros del ANAP (Asociación Nacional de Agricultores Pequeños) , la maestra que debía ayudarnos en las formalidades administrativas del cambio y algunos alfabetizadores de las brigadas Conrado Benitez.

Nos habíamos quedado con una caja que tenía 10 mil pesos,que era el máximo de lo que se suponía que pudieran tener los campesinos del área,de los cuale existía muchos cultivadores de tabaco.

En la noche del tres,después de repartir las postas ,comenzaron unos gritos desgarradores toda la noche,era insoportable,nunca en mi vida había escuchado nada parecido.Unos alaridos salidos de otro mundo.

Aunque teníamos latas de galletas,latas de sardinas,leche condesada y barras de chocolate,por la mañana fuimos hasta la bodega que era de un viejo gallego muy simpático,para que nos hiciera un poco de café.Cuando le pregunté que cosa eran los gritos de toda la noche,me respondió que era un guajiro que vivía enfrente que tenía un cáncer en la cara y que solo se calmaba un poco cuando le ponían un pedazo de carne fresca,que el cáncer se comía el pedazo de carne y eso lo aliviaba durante unas horas.El pobre hombre tiene que haber muerto en medio de sufrimientos horribles sin el menor calmante.

Decidimos que esa noche del 4,no dormiríamos en la escuela y fuimos hasta la casa de un cultivador de tabaco que estaba arriba de una pequeña loma a 200 metros de la escuela...siempre con la caja del dinero a cuestas.

El tipo que se llmaba Basulto,nos dijo que podíamos instalarnos en la cas de secar tabaco y que así podríamos guindar las hamacas entre los cujes del secadero de hojas.

Como a las doce de la noche,el soldado Evaristo,que era un veterano de la Sierra Maestra,como buen guajiro que era acostumbrado al monte,vino a despertarme a mí y al resto de los hombre ya que el perro estaba ladrando mucho y que alguien venía hacia donde estábamos.Decidimos irnos del secadero con la caja del dinero a un bosquecito que estaba detrás de la casa.Cuando partíamos Evaristo cogió una tranca y le metió un leñazo al perro en la cabeza y lo mató.

( Alzados contra la tiranía de los Castro )

Sin que le preguntara nada me dijo-si son los alzados este perro los va a traer hasta donde nos vamos a esconder.

Eso posiblemente nos salvó la vida,en efecto momentos después llegó la tropa de Mario Bravo y entraron con mucho sigilio en el secadero.Escuchamos algunos murmullos y se fueron.Alguien nos había denunciado.Meses después de este incidente el propietario Basulto lo metieron preso por ayudar a los alzados.Sin saberlo estuvimos entre las garras de la muerte.

Al día siguiente ,el 5 por la mañana temprano,llegó el personal citado y se les explicó que debían hacer y como llenar cada planilla de cambio.

Ya la radio había advertido con antelación la población.

Fué una operación surrealista,muchos campesinos venían con algunos pesos,otros más ricos,los cultivadores de tabaco,tenían sumas más importantes y los bateos que se dieron fueron del carajo.Los guajiros no querían saber nada de que les iban a meter en el banco las sumas que pasaran de los 200 pesos.

Nada más que en el Laurel,dos cultivadores de tabaco se ahorcaron.

Después de terminadas las operaciones de cambio,debíamos dirigirnos hasta Morón y depositar los viejos pesos y monedas cambiadas en el banco mayor de la ciudad,en donde el primer secretario del partido ,el viejo comunista Félix Torres dirigía la cosa.Las cuentas no salieron y días después se supo que se habían perdido más de 60 pesos de los nuevos y que nunca se supo a donde fueron a parar.Bueno oficialmente,porque yo estoy seguro que el cabrón de Félix Torres con sus compadres comunistas se los llevaron del banco;esa no fué la única animalada que cometió el viejo,que en los años 65 tuvieron que destituirlo.

A mediados del año 65,en pleno verano,capturaron a Mario Bravo y expusieron su cadáver al sol todo el día en el parque Martí de Morón,para que se supiera que estaba muerto de verdad.Es indigno exponer de esa forma el cadáver de un enemigo,fué Raúl Castro en persona quien ordenó la exhibición y el fusilamiento de toda la banda,bueno los que capturaron vivos.

Los suicidios que provocó este cambio de moneda ni se cuentan.El más espectacular fué el de un chino que se había alojado en el hotel Continental,que el propietario era otro chino;desde el balcón lanzó al aire miles de pesos y se tiró a la calle de cabeza.

Este cambio de dinero fué uno de los caprichos del Ché para convertir al pueblo cubano en miserables proletarios esclavos del comunismo.

1 Comments:

At 8:38 a. m., Anonymous willy abella said...

Señor Juan Vives, le estoy extraoedinariamente agradecido por su artículo Las cajas misteriosas y el cambio de moneda. Estoy haciendo un artículo sobre el cambio de moneda y por suerte he podido acceder al suyo. Tomaré sus testimonios y le reconoceré su elaboración. Para mi, que participé con mis padres en el cambio, es como volver a vivirlo. Gracias y muy bueno. Mi blog es willyabella@aol.com

Gracias y espero que algún día lo visite. Saludos

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home