viernes, mayo 13, 2011

Desde Cuba un experto opina sobre la muerte de Juan Wilfredo Soto García: ¿Autopsia blanca en Santa Clara?

Nota del Bloguista



El hoy periodista independiente Alberto Méndez Castelló fue Oficial Principal de Homicidios de la provincia de Las Tunas. Un expreso político, muy amigo de los Sigler Amaya, me contó como casi al llegar a una de las prisiones fue testigo de como autoridades del penal mataron a golpes a un preso que había sido amarrado a los barrotes mediante las esposas. Si lo que veremos ocurrió delante del público ¿ Qué ocurrirá en las mazmorras Castristas?

Testimonio de una brutal golpiza de la policía cubana filmada en el verano del 2008. Esta golpiza fue grabada por turistas mexicanos desde el Hotel Colina, ubicado en la calle L casi enfrente de la Universidad de La Habana. Observe al 1 minuto y 3 segundos como el policía proyecta, de manera claramente intencional, la cabeza de uno de los jóvenes contra el muro de la Universidad de La Habana pese a que el joven está ya totalmente golpeado y sometido. Ese golpe pudo haberle causado la muerte a ese joven mediante un trauma encéfalo craneal.




*****************
Tomado de http://www.diariodecuba.com

Muerte de Soto García

¿Autopsia blanca en Santa Clara?


Por Alberto Méndez Castelló
Las Tunas
13-05-2011

Si el régimen notificó una 'muerte de tipo natural' en el caso de Soto García, ¿por qué habló más tarde de necropsia?

Por paradójico que parezca, el cadáver del disidente Juan Wilfredo Soto García no fue sometido a examen médico forense.

De la ausencia de necropsia se percata cualquiera medianamente entendido: basta leer la primera nota oficial publicada por el periódico Granma: "Las pruebas patológicas practicadas al occiso, arrojaron una muerte de tipo natural, estableciéndose como causa preliminar: 'shock multifactorial por fallo multiorgánico, debido a una pancreatitis'. No se observaron signos de violencia internos o externos". ¿Por qué, entonces, las declaraciones de un forense este jueves?

Debió resultar obvio a las autoridades que el fallecimiento de Soto García, conocido como "El Estudiante", ocurrido 72 horas después de su detención en el céntrico Parque Vidal —a 300 km de La Habana, pero a segundos de Madrid o Nueva York, Twitter de por medio—, se convertiría en noticia de primera plana, dado que medio mundo está pendiente hoy de lo que ocurre en Cuba en materia de derechos humanos.

(Juan Wilfredo Soto García en vida)

Así, cabe una pregunta: ¿Quiere en realidad el Gobierno el entendimiento con Europa y Estados Unidos, o persiste en mostrar su imagen de plaza sitiada?

Si quisiera el entendimiento, habría evitado poner su credibilidad en entredicho, cumpliendo con su propia Ley de Procedimiento Penal y no actuando como quien encubre un delito de lesiones del que resultaría un homicidio. Según articula el ordinal 142 de la Ley de Procedimiento Penal:

"Para que el proceso penal tenga lugar por causa de muerte violenta o sospechosa de un acto delictivo, se procederá a la necropsia del cadáver por médicos forenses quienes, después de describir esa operación, informarán sobre las causas del fallecimiento y sus circunstancias".

"Cuando el fallecimiento a que se refiere el párrafo anterior haya ocurrido en un centro asistencial, se avisará inmediatamente al instructor para que designe los médicos forenses que deben practicar la necropsia".

Pero si el Gobierno notificó pruebas patológicas, ¿por qué habló el jueves de necropsia?

Cercano en tiempo y contexto al de Orlando Zapata Tamayo, el fallecimiento de Soto García inexorablemente derivaría en consecuencias sociales y jurídicas nacionales e internacionales, por lo que, amén del auxilio de la Anatomía Patológica, debió esclarecerse desde el punto de vista tanatológico; esto es, el estudio de la muerte y el cadáver relacionado con un presunto delito.

¿Fallan otra vez las autoridades al apreciar una situación, o simplemente están cumpliendo su cometido de pensar las relaciones Cuba-EE UU-Unión Europea? Si así fuera, las propias autoridades deberían aplicarse la Ley 88.

Cuando se trata de fallecimientos que no envuelven problemas judiciales, menos aún sociológicos y de derecho internacional, es cierto, se realizan autopsias clínicas destinadas más a averiguar las enfermedades de un sujeto y cómo estas le propiciaron la muerte, que a descubrir un delito.

En el caso de Soto García, técnicamente el Gobierno ha notificado una autopsia blanca en la que no se han encontrado causas de muerte violenta. Pero la autopsia blanca es un arma de doble filo en las muertes imprevistas, si estamos hablando ajustados a derecho, pues puede sugerir, como en este caso, una muerte por inhibición en lugar de una muerte natural.

La muerte por inhibición recuerda al asesinato perfecto. Se produce por la detención brusca de los órganos cerebrales superiores provocada por estímulos intensos que pueden ser emocionales dolorosos.

El pasado año Soto García declaró, y un periodista lo grabó, encontrarse bajo presión policial, imputando a las autoridades su posible muerte. Hoy está muerto y el Gobierno, en lugar de esclarecer el asunto, trata de defenderse como un chico malcriado o, peor, como un mal abogado, sin sustanciar su defensa.

Que los resultados de la autopsia clínica son preliminares, según la primera nota oficial, huele a pura hojarasca.

La muerte lenta como acepción forense tiene pocos asideros en el caso Soto García. En Medicina Legal, la muerte lenta se produce tras una enfermedad prolongada que va agotando las reservas de glucosa almacenadas en el hígado. Sabido es que en el páncreas se produce la insulina que limita la cantidad de glucosa en la sangre.

Puesto que ya se anunció una pancreatitis, ahora solo queda esperar un informe de laboratorio o del Gobierno notificando la disminución del glicógeno hepático en el fallecido, sustentando así la muerte natural. Pero, por ahora, redoblan las campanas por una presunta muerte por inhibición.

¿Es el caso Soto García escandaloso a la luz del Derecho Penal cubano? En honor a la verdad, no. Solo un ejemplo para no agotar la paciencia del lector:

Harold Brito Parra —a quien también podríamos llamar "El Estudiante" por lo temprano que inició sus estancias en prisión— falleció este febrero, siendo un recluso de la prisión provincial de Las Tunas, en el Hospital Ernesto Che Guevara…, esposado.

Luego, en Cuba, las muertes como la de Soto García solo son noticia gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación, pues son algo poco menos que cotidiano desde hace más de medio siglo. Quien espera cambios en Cuba, de una vez y por todas debería entenderlo y, por supuesto, de una vez y por todas, condenarlo.
****************

En el siguiente video de You Tube podrán ver
Velorio de Juan Wilfredo Soto García. Intervención del Pastor Mario Félix.
Mamá de Juan Wilfredo Soto García.
Acto de repudio 9 de mayo en Placetas.



************
Tomado de http://www.larazon.es


El disidente fue apaleado hasta morir por «tomar» un banco del parque
Fariñas: «Juan Soto es la primera víctima del discurso de Raúl Castro»

La disidencia cubana tiene un nuevo mártir. Para los opositores queda claro el motivo de la muerte del activista Juan Wilfredo Soto: falleció a causa de la paliza que le dio la Policía tres días antes. Los médicos que atendieron a Soto, de 46 años, afirman que dejó de respirar durante la madrugada del domingo en un hospital de Santa Clara, debido a una pancreatitis.


10 Mayo 11 - Buenos Aires/Madrid - Á. Sastre/H. Montero

Soto estaba sentado en un parque de Santa Clara cuando la Policía le exigió retirarse. Al negarse, fue reducido por la fuerza, esposado y golpeado con saña. Pero a los agentes se les fue la mano, el disidente estaba ya enfermo, sangraba mucho, se asustaron y ellos mismos le acabaron trasladando al hospital. Tras recibir el alta, Soto volvió a su casa, donde horas después se sintió mal y regresó al hospital, donde perdió la vida.

Durante el funeral, Guillermo Fariñas, premio Sájarov del Parlamento Europeo, consideró a Soto la «primera víctima» del discurso del presidente Raúl Castro en el VI Congreso del Partido Comunista celebrado en abril, en el que advirtió que el pueblo no permitiría a la oposición tomar la calle. En declaraciones a LA RAZÓN, Fariñas aseguró que hay vídeos del apaleamiento y que Soto es «víctima del discurso de Castro» en el que dio «patente de corso a los paramilitares» contra la disidencia.

«Si no hay denuncia es porque la hija de Soto tiene 20 años y trabaja en la Salud Pública. La echarían de su trabajo. Y su hijo tiene 14 años. Además, los Castro se defecan en la ley», añadió Fariñas, para quien la presión contra la disidencia es brutal. «Siempre estamos en el filo de la navaja. Si nos movemos para un lado, nos cortamos; si lo hacemos para el otro, también».

Orlando Zapata no sólo fue el hombre que murió tras una huelga de hambre, sino que se transformó en bandera de la disidencia cubana y puso nuevamente el tema de los derechos humanos en Cuba en la prensa internacional. Probablemente, Soto no estuvo ni cerca de ser tan conocido. Pero el que haya pisado en tres ocasiones la cárcel deja constancia de su actividad disidente y da a sus compañeros motivos para protestar contra el régimen castrista.
*************************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Desde Cuba un experto opina sobre la muerte de Jua...":

Sencillas pero impresionantes las palabras del pastor Lleonart, llenas de amor a quien fuera su amigo y hermano cristiano en vida. Todo ello mientras nuestro cardenal andaba de turista por Europa, o de correveydile chancletero. Hasta donde sé, ni siquiera se ha referido a este ASESINATO. ¡Pobre de él!,tendrá que rendir muchas cuentas tanto en esta vida como en la otra.

chicho el cojo

1 Comments:

At 6:31 a. m., Anonymous Anónimo said...

Sencillas pero impresionantes las palabras del pastor Lleonart, llenas de amor a quien fuera su amigo y hermano cristiano en vida. Todo ello mientras nuestro cardenal andaba de turista por Europa, o de correveydile chancletero. Hasta donde sé, ni siquiera se ha referido a este ASESINATO. ¡Pobre de él!,tendrá que rendir muchas cuentas tanto en esta vida como en la otra.

chicho el cojo

 

Publicar un comentario

<< Home