sábado, noviembre 26, 2011

Pedro Pablo Arencibia Cardoso: La mentira histórica como soporte del Castrismo

La mentira histórica como soporte del Castrismo



Por Pedro Pablo Arencibia Cardoso


El Castrismo está basado, entre otros soportes fundamentales, en la constante y sistemática mentira, la verdad tergiversada, la verdad a medias y la verdad oculta. El mayor exponente de las ideas del Castrismo, el propio Fidel Castro, es un elocuente ejemplo de esa práctica.

En la reciente reflexión de Fidel Castro titulada ¨El asesinato de Osama Bin Laden¨ leemos:

"Partidarios decididos de la lucha armada contra la tiranía batistiana; éramos, en cambio, opuestos por principios a todo acto terrorista que condujera
a la muerte de personas inocentes. Tal conducta, mantenida a lo largo de más de medio siglo, nos otorga el derecho a expresar un punto de vista sobre el delicado tema".

Fidel Castro miente, y miente descaradamente. En este artículo abordaré primeramente el contenido de un documento terrorista Castrista, enmarcándolo en su contexto histórico así como la aplicación o ejecución de algunas de sus directivas en fechas anteriores al triunfo revolucionario del 1 de enero de 1959; con ellos se muestra y demuestra que Fidel Castro ordenó el uso de métodos terroristas contra la población cubana en general y que los mismos fueron ejecutados. Mostraré también la oposición de Fidel Castro a una propuesta de solución pacífica a la situación de violencia e inestabilidad que tenía el país en ese momento. Con posterioridad abordaré otro ejemplo del terrorismo Castrista, pero ahora mediante la exposición de un plan fraguado en fecha posterior al 1 de enero de 1959 y contra la población civil de una ciudad que se encuentra fuera de las fronteras cubanas; específicamente, contra la población de la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos de América.

Manifiesto del Movimiento 26 de Julio Al Pueblo, del 12 de marzo de 1958

En enero de 1958 Fulgencio Batista había restaurado después de un breve tiempo, las garantías Constitucionales en el país pese a la actividad subversiva existente. Según se lee en el libro oficialista En el último año de aquella República, del autor Ramiro J. Abreu ( ex oficial del MININT y funcionario del Departamento América del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en los años ochenta del pasado siglo XX, años en que fue publicado dicho libro en Cuba), Batista hizo ciertos cambios en su gabinete, compulsado por ciertas fuerzas políticas nacionales y extranjeras y hasta por el propio Nuncio, Monseñor Luigi Centoz, que conllevó a una nueva imagen de su régimen y a una posible solución no violenta a la situación política del país. Leemos en sus páginas 81 y 82:

¨… Ya, desde antes, permitió la reestructuración de los partidos políticos de ´oposición´, restableció ´la libertad de prensa ´ y las garantías constitucionales´, y el 10 de marzo dio el indulto a 40 personas. Con el mismo propósito, Batista se deshizo de su Premier, Jorge García Montes, y nombró en ese cargo a su Embajador en Estados Unidos, Emilio Núñez Portuondo, De esta forma, dio paso al llamado gabinete de la concordia, con el cual procuró tener una apariencia de Gobierno flexible con ribetes liberales …¨

En ese libro también se lee, en sus páginas 99 y 100, que Batista en marzo de 1958 le propuso al Movimiento 26 de Julio que participara como un partido político en las próximas elecciones junto a los otros partidos. Fidel Castro se negó alegando que esa proposición era una trampa de Batista. Los que hemos padecido la tiranía Castrista este medio siglo, sabemos que la verdadera razón de la negativa de Fidel Castro era que no quería Poder, sino todo el Poder. En varios países de Latinoamérica han gobernado, y gobiernan hoy, individuos que fueron líderes de la lucha armada en países donde se llevaron a cabo diferentes Procesos de Paz cuando en ellos mandaban regímenes más autoritarios y represivos que el de Fulgencio Batista en Cuba.

¨Para estar a tono con este clima político, el Episcopado hizo un llamamiento público a la paz y a la concordia; esta gestión determinó de inmediato, la constitución de una Comisión de Concordia Nacional, integrada por distintas personalidades de la época: la encabezó el ex coronel de la Guerra de Independencia Cosme de la Torriente; los ex vicepresidentes de la república, doctores Raúl de Cárdenas y Gustavo Cuervo Rubio; y los también doctores José Manuel Cortina y Ricardo Núñez Portuondo; Víctor Pedroso, presidente de la Asociación Nacional de Bancos; y un representante del Episcopado, Reverendo Pastor González, secundados a su vez por la élite de los hacendados, banqueros y comerciantes. En síntesis esta comisión procuró lograr un arreglo entre Fidel y Batista, mediante el cual el Ejército Rebelde depondría las armas, se liberarían a los presos políticos, se permitiría el regreso de los exiliados, se restablecerían las garantías constitucionales y se efectuarían elecciones libres con la participación del Movimiento 26 de Julio como un Partido político tradicional más. Es evidente el carácter maniobrero y de completo servicio al régimen que tenía esa gestión de paz. El Comandante Fidel Castro denunció el 9 de marzo de 1958, en carta pública, los objetivos de esa comisión, con la cual terminó la corta vida de la misma.¨

Para evitar que esas elecciones programadas para el 1 de junio de 1958 se efectuaran, el Movimiento 26 de Julio, incrementó sus sabotajes y asesinatos a los que el régimen batistiano respondió con sangrientas represalias; esta situación trajo como consecuencia la suspensión en marzo de 1958 de las garantías Constitucionales y el aplazamiento de las elecciones. Las indicaciones para ese incremento de las acciones subversivas y violentas por parte del M-26-7 están dadas por Fidel Castro en su Manifiesto del Movimiento 26 de Julio Al Pueblo, del 12 de marzo de 1958, el cual también está firmado por Faustino Pérez.

En el Manifiesto del Movimiento 26 de Julio Al Pueblo, del 12 de marzo de 1958 se prohibían los viajes de cualquier tipo en la provincia de Oriente desde el 1 de abril, y se advirtió de que los rebeldes abrirían fuego sin advertencia previa a cualquier vehículo que violara esa disposición. Asimismo, se decretó que todos los pagos al gobierno debían de cesar, y que quien hiciera los pagos al gobierno, incluido los impuestos o tasas, sería considerado un traidor antipatriota y culpable de un acto contrarrevolucionario. A los que trabajaran en el gobierno en los puestos administrativos o en los tribunales se les ordenó a renunciar a sus ocupaciones o cargos. A los militares se les advirtió que serían juzgados como criminales, a menos que desertaran o se unieran al Ejército Rebelde. El manifiesto (el cual puede leerse íntegramente en idioma inglés en http://es.scribd.com/doc/20238733/Castro-M-26-7-Total-War-on-Tyranny-Manifesto-1958-English-translation) terminaba pidiendo que la gente diera su apoyo a la campaña de exterminar a todos aquellos que sirvieran a la tiranía con las armas, declarando que a partir del 5 de abril comenzaría una guerra total y que tendrían la necesidad de aniquilarlos a donde quiera que estuvieran, como los peores enemigos de la libertad y la felicidad.

Observen que se dice: ¨a donde quiera que estuvieran¨, lo cual contradice lo afirmado por Fidel Castro en la mencionada reflexión que aparece al inicio de este artículo al escribir:

¨... pero cualquiera que fuesen los actos atribuidos a Bin Laden, el asesinato de un ser humano desarmado y rodeado de familiares constituye un hecho aborrecible. Aparentemente eso es lo que hizo el gobierno de la nación más poderosa que existió nunca.¨

Algunos ejemplos de atentados y acciones terroristas llevadas a cabo por revolucionarios del M.26.7 son los siguientes:

Urselia Díaz Báez murió al explotarle la bomba que estaba colocando en los baños del cine América durante una función pública. Sergio González López ¨El Curita¨ como Jefe de Acción y Sabotaje del M-26-7 en La Habana coordinó la acción de que explotaran en La Habana decenas de bombas en una noche, Enrique Hart Dávalos murió al tratar de volar el acueducto de Matanzas, la dinamita le estalló ocasionándole la muerte. Agustín ¨Chiqui¨ Gómez-Lubián Urioste y Julio Pino Machado murieron el 26 de mayo 1957 en la ciudad de Santa Clara cuando les explotó una bomba que hirió también a su cómplice cuando tenían la misión de de situar una bomba en el céntrico edificio del Gobierno Provincial, hoy Biblioteca Martí. Hace un año, y a la edad de 90 años, murió Odón Álvarez de la Campa quien perdió las dos manos por una bomba que estaba fabricando. Yo recuerdo que en mi barrio de La Habana un petardo le explotó al niño Manolito de La Nuez por recoger un objeto que había sido abandonado cerca de su casa; la Primera Dama Marta Fernández Miranda de Batista le regaló una prótesis con ganchos para suplir su mano perdida. En la ciudad de Pinar del Río, una persona mayor me contó como a un primo suyo lo mató una bomba que colocaron en el despacho de gasolina que quedaba al lado de la céntrica ¨Bodega de Ceferino¨; el primo, quien vivía en el conocido Camino de la Ceniza y era padre de varios hijos pequeños, estaba en su trabajo de sereno en dicho lugar. Otras personas de Pinar del Río me contaron como un tal ¨Rojas¨ colocó el petardo que explotó dentro de un pavo para hornear en una dulcería que ese día horneaba, por encargo, cerdos y pavos para la cena de Nochebuena; esa explosión causó daños al local, a los trabajadores y al público allí presente. Otra persona, quien fuera dirigente del M-26-7 a nivel provincial en Pinar del Río, me contó de los petardos puestos en los alrededores del circo Ringling que fueron detectados y neutralizados a tiempo. No fueron pocos los miembros amputados por las explosiones de petardos en las vidrieras de las tiendas; varias personas murieron por las heridas. Observen que la inmensa mayoría de los explosivos eran colocados en lugares públicos y no en Cuarteles del Ejército o en Estaciones de Policías; que yo recuerde o haya leído, los militantes del Movimiento 26 de Julio nunca atentaron contra Jacinto Menocal en Pinar del Río o contra Esteban Ventura Novo, Conrado Carratalá, Irenaldo García Báez en La Habana o contra otros jefes militares responsables de muertes extrajudiciales de revolucionarios, salvo el atentado y muerte de Fermín Cowley Gallegos en Holguín.

En el libro Secretos de Generales, escrito y publicado en Cuba en 1996, el entonces General de Brigada Demetrio Montseny Villa, narra como en funciones propias de su cargo, como Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio en Guantánamo, bajo la dirección de Frank País, realizó los siguientes actos terroristas:

(Demetrio Montseny Villa ¨Villa¨ y Fidel Castro)

“En Guantánamo: “quemamos dos guaguas, se inutilizaron algunos otros transportes, saboteamos el tendido eléctrico y colocamos varios petardos”. En varias ocasiones logramos paralizar la ciudad. Saboteamos el transporte por carretera y ferrocarril, pusimos petardos y bombas, lanzamos cócteles Molotov, dejamos la ciudad sin electricidad ajusticiamos chivatos y traidores… tuvimos que lamentar la explosión de un arsenal de explosivos que teníamos en la calle Aguilera que le llamábamos el laboratorio de “fabricar bombas”. …teníamos bombas, niples y granadas en construcción y una romanita de farmacia donde se pesaban los componentes químicos para lograr los explosivos. También en un túnel que habíamos construido, se encontraban almacenadas numerosas cajas con dinamita, rompe roca, escopetas, en total 10 arrobas, más de 200 libras de explosivos junto a herramientas y medios diversos para la fabricación de las bombas y granadas…

Ese Manifiesto, que surge directamente de lo más alto del M-26-7, y algunas de las aplicaciones de sus directivas demuestran el carácter terrorista del Castrismo en su camino hacia el poder.

Antes de concluir esta parte del artículo deseo hacer la siguiente observación: Fidel Castro en ese manifiesto llama a lo que conoceríamos posteriormente como La Huelga del 9 Abril pero ante el fracaso de la misma (Castro la apoyó tibiamente con acciones pocos relevantes del Ejército Rebelde) le echa la culpa a otros de haber llamado a la misma sin existir las condiciones para que se lograran los objetivos. Es cierto, que en los primeros días de marzo de 1958 la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio ( los máximos dirigentes tanto de la vertiente de ¨el llano¨ como los de la vertiente de ¨la montaña¨ del M-26-7 ) se reunió en los Altos del Naranjo, Sierra Maestra, y que en esa reunión, entre otros puntos que estarían posteriormente en el Manifiesto del Movimiento 26 de Julio Al Pueblo, del 12 de marzo de 1958, se discutió el llamado a la huelga para el mes de abril. En esa reunión René Ramos Latour, ¨Daniel¨, no dio seguridad de que en La Habana se tuviera las armas necesarias mientras que Faustino Pérez dijo que a las armas que se tenían en ese momento se les sumarían las de una expedición que se estaba organizando en México, la cual traería una importante cantidad de armas, esa expedición era la expedición de ¨El Corojo, la cual fracasó. Casi medio siglo de mandato y desgobierno ¨ de Fidel Castro nos han familiarizado a todos los cubanos con la manera de ¨dirigir¨ de Fidel Castro, sus voluntarismos y estrategias para desembarazarse de personas y preservar o aumentar su Poder. La destitución, por orden del propio Fidel Castro de Orlando Borrego, entonces Ministro del Azúcar, por advertirle que no se producirían en 1970 los 10 millones de toneladas métricas de azúcar es un ejemplo del actuar de Fidel Castro ante los argumentos de los demás cuando están en contra de su punto de vista. El fracaso de la Huelga de Abril diezmó significativamente a la vertiente ¨del llano¨ del Movimiento 26 de Julio y tras la reunión de los Altos de Mompié, toda la dirección de dicho movimiento pasó a la vertiente ¨de la montaña¨ y concretamente a Fidel Castro. Fidel Castro, urdió o aprovechó, el fracaso de esa huelga promovida por él para dar una especie de ¨golpe de estado¨ dentro de dicho movimiento; convirtió ¨el reves en victoría¨pero para su beneficio personal.

Un plan terrorista de Fidel Castro que verdaderamente le daría un ¨Viernes Negro¨ a Nueva York

Pasemos ahora a un ejemplo del terrorismo Castrista después de su toma del Poder en enero de 1959

Es conocido que Fidel Castro en 1962 sugirió a la URSS dar el primer golpe nuclear. Fidel Castro, sin sonrojarse, ha dicho posteriormente que eso había sido un error de traducción del Embajador soviético. Las personas que se sonrojan son aquellas que tienen vergüenza o les queda un poco de ella, pero los que no la tienen... En la guerra nuclear que hubiera desatado ese primer golpe nuclear hubieran muerto muchos millones de personas inocentes, luego son falsas las palabras de Fidel Castro cuando afirma en la antes mencionada reflexión sobre la muerte de Osama Bin Laden: ¨… en cambio, opuestos por principios a todo acto terrorista que condujera a la muerte de personas inocentes…¨ Como detalle curioso, poco conocido, diré que en los años 80s del pasado siglo XX los Castro trataron nuevamente de tener armas nucleares según plantea Vasili Mitrokhin archivero durante 30 años de la KGB que desertó a Gran Bretaña.

Pero el ejemplo del carácter terrorista del Castrismo posterior al triunfo revolucionario que deseo detallar en este artículo no es ese precisamente; es un ejemplo menos conocido: concretamente es el plan terrorista de Fidel Castro y de Ernesto ¨Che¨ Guevara para ser llevado a cabo en noviembre de 1962 y que hubiera ocasionado miles y miles de muertes y hubiera destruido parte de Nueva York de no haber sido descubierto y frustrado por el Buró Federal de Investigaciones de los Estados Unidos.

La noticia fue cubierta en el diario New York Times del 18 de noviembre de 1962 pero hoy se conocen más detalles de ese horrendo plan que había ya pasado de la fase de planificación. Los escritores Humberto Fontova y Servando González han investigado sobre dicho plan que muy probablemente hubiera tenido una cifra más alta de muertes que la cantidad del luctuoso 9/11, ya que los atentados se iban a llevar a cabo en múltiples lugares, entre ellos las tres tiendas más grande del mundo en ese entonces, y en una fecha donde se alcanzan las cifras máximas de venta del año por los bajísimos premios que se ofertan en el llamado ¨Viernes Negro ¨, que siempre es el día posterior al Día de Acción de Gracia o ¨Thanksgiving Day¨ y el Día de la Parada de la tienda Macy's correspondiente al año 1962. Los detalles de dicho plan que aparecen en este artículo son del artículo Castro and Che's foiled (and forgotten) 9 /11 de Humberto Fontova y del libro The Nuclear Deception: Khruschev and the Cuban Missile Crisis, de Servando González. El artículo de Humberto Fontova puede leerse en idioma español, gracias a la traducción de Ernesto Hernández Busto, en:

http://www.penultimosdias.com/2011/05/05/castrismo-y-terrorismo-haciendo-memoria/.

El 3 de octubre de 1962 llegó a Nueva York Roberto Santiesteban Casanova, un hombre de confianza de los Castro, que era experto en técnicas terroristas que se había graduado en una escuela secreta de terrorismo ubicada no lejos de la ciudad de La Habana; Santiesteban llegaba con fachada de attaché para ocupar un cargo menor en la Misión Diplomática de Cuba en Naciones Unidas. Santiesteban tan pronto llegó a Nueva York se entrevistó con parte del equipo con el que llevaría a cabo el siniestro plan terrorista; algunos de los integrantes con los que se reunió fueron los también attachés Castristas José Gómez Abad y su esposa lsa Monero Maldonado, así como un cubano dueño de una joyería llamado José García Orellana.

Según los resultados de búsqueda que he hecho en Internet en sitios oficialistas Castristas y sitios afines, José Gómez Abad (hijo del guerrillero comunista español José Gómez Galloso, ¨López¨, quien fue muerto mediante garrote vil en España el 6 de noviembre de 1948 por sus acciones guerrilleras) nació en La Habana en 1941 y con 19 años de edad se integró a los Órganos de la Seguridad del Estado de Cuba a los cuales perteneció durante tres décadas. En http://www.kaosenlared.net/noticia/murio-jose-pepe-gomez-abad-hijo-mitico-guerrillero-jose-perez-galloso leemos:

¨En el transcurso de 30 años, hasta su jubilación, trabajando en la Dirección General de Inteligencia (DGI) del Ministerio del Interior de Cuba, ocupó diferentes cargos y responsabilidades entre ellas el de Jefe de Sección, Ayudante Ejecutivo del Viceministro Primero y Jefe de la DGI.¨

(José Gómez Abad poco antes de morir; foto tomada durante un viaje que hizo a España)

.Luego inferimos sin equivocarnos de que José Gómez Abad era miembro de la Seguridad Cubana cuando fue detenido en Nueva York por participar en el mencionado plan terrorista.

El plan terrorista Castrista consistía en colocar doce dispositivos incendiarios y 500 kilogramos del explosivo TNT en las tiendas Macy's, Gimbels y Bloomingdales, y en la Estación Central de Ferrocarriles de Manhattan. En la página 154 del mencionado libro de Servando González se añaden otros objetivos: la Estatua de la Libertad, la Terminal de ómnibus de la calle 42 y refinerías en la ribera oeste del Hudson, en Nueva Jersey. Las explosiones debían efectuarse durante el ¨Viernes Negro¨ del año 1962.

El plan incluía muchas personas y ese fue su ¨ talón de Aquiles¨ por el cual el FBI pudo conocer de dicho plan y neutralizarlo. El FBI estimaba que hasta 30 personas podrían formar parte del complot, pero Roberto Santiesteban Casanova, José Gómez Abad y su esposa Elsa Monero Maldonado, una ex guerrillera de la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista que había pertenecido al III Frente Oriental ¨Mario Muñoz Monroy¨ eran los tres más importantes. Otros complotados – según Humberto Fontova-eran miembros del capítulo en Nueva York del Comité "Fair Game for Cuba" o ¨Trato Justo para Cuba¨; organización que se haría muy famosa después que al ser detenido Lee Harvey Oswald por el asesinato del Presidente John F. Kennedy se les ocuparon algunos volantes de esa organización.

El 17 de noviembre de 1962 Santiesteban fue capturado después de correr intentando escapar mientras masticaba y se tragaba algunos papeles; en el suelo intentó sacar su pistola cuando era sometido por los agentes del FBI. José y Elsa fueron arrestados sin resistencia al salir de su apartamento. Los terroristas José y Elsa se acogieron a su inmunidad diplomática y pese a ellos haber reclutado a tres persona en los EE.UU. para ese plan, incluyendo entre ellos a una mujer norteamericana, fueron liberados; el caso de Santiesteban fue un poco más complicado pues no había en el momento de su detención aún presentado sus papeles diplomáticos. Roberto Santiesteban Casanova estuvo preso hasta que U Thant, el entonces Secretario General de la ONU, intervino para que se le diera la inmunidad diplomática, por lo cual fue liberado con 250 000 dólares de fianza y se le permitió salir de los EE.UU. sin ser llevado a la justicia. De Roberto Santiesteban Casanova se supo que estaba en República Dominicana durante la revuelta de abril de 1965 cooperando con el lado rebelde. Se comprobó de que era un miembro de la Dirección General de la Inteligencia Castrista y de su sistema de sabotaje.

El Procurador General de los EE.UU. expresó que ese plan estaba "aimed at the heart of the internal security of the United States of America.", o sea, "dirigido al corazón de la seguridad interna de los Estados Unidos de América."

**********

ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Pedro Pablo Arencibia Cardoso: La mentira históri...":

...añadire dos frases de castro que recuerdo integramente, relacionadas al tema; "no practicamos el terrorismo, pero tampoco renunciamos a el" y la otra..."podemos envenenar a la juventud norteamericana con el flagelo de las drogas". Ambas publicadas y facil de comprobar. Ricardo Rodriguez Bosch.

*****

Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Pedro Pablo Arencibia Cardoso: La mentira históri...":

Los pinareños conocen muy bien a Leonel Valdés, alias Tatá, famoso porque le explotó una bomba muy cerca - supuestamente en el estómago - y sobrevivió. Fue un consentido del gobierno - llegó a ocupar cargos relevantes en el PCC - y su hijo heredó las "complacencias" que ya conocía de su padre, al extremo de que fue uno de los primeros expulsados de la ESVOC F. Engels, por motivos y conductas muy similares a las que se cuentan de uno de los hijos de Ernesto Guevara, alias che.

Aprovecho para recordar que la facción terrorista del M-26-7 se llamaba "Acción y Sabotaje". Y..., ¿qué fue la huelga general de abril de 1958 sino jornadas interminables de terrorismo puro y duro?. Incluso recuerdo que en aquella serie "Julito el pescador" aparecían eventos terroristas de dicha "huelga", ataques al tendido eléctrico e incluso bombas y cocteles Molotov en instalaciones y plantas de generación y transmisión de la energía.

chicho el cojo

4 Comments:

At 4:11 p. m., Anonymous Anónimo said...

...añadire dos frases de castro que recuerdo integramente, relacionadas al tema; "no practicamos el terrorismo, pero tampoco renunciamos a el" y la otra..."podemos envenenar a la juventud norteamericana con el flagelo de las drogas". Ambas publicadas y facil de comprobar. Ricardo Rodriguez Bosch.

 
At 3:37 p. m., Anonymous Anónimo said...

Los pinareños conocen muy bien a Leonel Valdés, alias Tatá, famoso porque le explotó una bomba muy cerca - supuestamente en el estómago - y sobrevivió. Fue un consentido del gobierno - llegó a ocupar cargos relevantes en el PCC - y su hijo heredó las "complacencias" que ya conocía de su padre, al extremo de que fue uno de los primeros expulsados de la ESVOC F. Engels, por motivos y conductas muy similares a las que se cuentan de uno de los hijos de Ernesto Guevara, alias che.

Aprovecho para recordar que la facción terrorista del M-26-7 se llamaba "Acción y Sabotaje". Y..., ¿qué fue la huelga general de abril de 1958 sino jornadas interminables de terrorismo puro y duro?. Incluso recuerdo que en aquella serie "Julito el pescador" aparecían eventos terroristas de dicha "huelga", ataques al tendido eléctrico e incluso bombas y cocteles Molotov en instalaciones y plantas de generación y transmisión de la energía.

chicho el cojo

 
At 7:15 p. m., Anonymous Anónimo said...

Aunque el artículo está bien estructurado adolece de algunos errores históricos en lo referente a la huelga de abril. Además, los actos de sabotaje de aquel entonces NO pueden ser evaluados por los conceptos de terrorismo actuales e independientemente de que Fidel Castro en su mente no albergara piedad, los combatientes del 26 de Julio lucharon por ideales bien humanitarios y muy ajenos a lo que es el terrorismo actual.

Un viejo amigo de Pedro Pablo.

 
At 11:34 p. m., Blogger PPAC said...

A supuesto viejo conocido
Usted no indica cuales son esos supuestos errores históricos que adolece el artículo. De no señalarlos no me ha ayudado en nada para subsanarlos en caso de que existan, lo cual es muy poco probable.
El terrorismo es terrorismo desde los tiempos de Atila, y aún antes, hasta nuestros días. Los cubanos que vivimos esa época salíamos con terror a la calle pensando en que una bomba podía explotar al lado nuestro, ya fuera una tienda, un cine, un parque, etc.. A un niño de mi barrio le explotó una bomba que había recogido de un placer; perdió la mano. Se llamaba Manolito de la Nuez y vivía en El Calvario, La Habana. Martha Fernández de Batista le regaló una pr´tesis.

Dentro de los combatientes del M-26-7, al igual que de otras organizaciones, hubo de todo. Desde idealistas, pasando por aventureros, hasta terroristas de bombas y gatillos alegres,amantes de la violencia.
Si hubieran sido humanitarios hubieran dirigidos sus acciones a los responsables directos de los crímenes amparados por el régimen de Batista. Solamente he conocido, además del Asalto al Palacio Presidencial, un atentado a Batista en la calle Línea y el atentado y muerte a Fermín Cowley Gallegos en Holguín. La muerte de Blanco Rico no la cuento porque Blanco Rico, recién nombrado como Jefe del SIM, no tuvo nada que ver con los asesinatos de revolucionarios. A Irenaldo García Báez, hijo de Pilar García, a Ventura, Carratalá, Rafael Salas Cañizares, José María Salas Cañizares, Menocal en Pinar del Río, etc, no le hicieron ningún atentado.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home