jueves, mayo 28, 2015

La muerte de Juan Reinaldo Sánchez ex escolta del tirano Fidel Castro Ruz y autor de un libro que desenmascara a Fidel Castro después de estar 17 años en el servicio de su Guardia Personal

Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Ni ingenuos ni paranoicos; con los pies en la tierra.

No se debe aceptar tácitamente una teoría  de conspiración de la tiranía Castrista en contra del ex essolta de Fidel Castro, el Teniente Coronel (retirado) Juan Reinaldo Sánchez, pero tampoco se puede desechar. Juan Reinaldo murió de un linfoma agresivo que lo llevó a la muerte en tres meses. Algo muy extraño es que Juan Reinaldo Sánchez pudo sacar en pocos años (llegó a EE.UU. en el 2008 si mal no recuerdo)  a  su hijo y a su madre;  quizás Juan Reinaldo Sánchez haya llegado a un acuerdo con la tiranía en no hablar de otros asuntos más sensibles para la tiranía, olvidándose  de la esencia  de la tiranía que él conoció, la cual no respeta acuerdos. Mediante los hijos y la madre fue seguramente muy fácil de ubicar a Juan Reinaldo, sin olvidar que Juan Reinaldo dió varios viajes al extranjero y  de esa manera  se la puso más fácil a la tiranía y sus posibles planes contra él. Por cierto, la edición francesa del libro  no incluyó muchas de las fotografías de la vida oculta de Fidel Castro, pese a que es la edición que tiene por título la vida caché de Fidel Castro; es decir la vida de lujos de Fidel Castro.
 
 Estos no son los tiempos cuando el Castrismo planeaba y daba los primeros pasos  para secuestrar  en un país extranjero como España, el secuestro del ex Presidente Fulgencio  Batista y su envio a Cuba (misión encomendada a Tony La Guardia quien llegó a España el mismo día en que falleció Batista,  según se lee en el libro de Norberto Fuentes  titulado Narcotráfico y otras tareas revolucionarias) pese a que Batista le había perdonado la vida a Fidel y a Raul Castro y a otros asaltantes del Cuartel Moncada y solamente cumplieron 2 años de cómoda cárcel, o la del fallido economista Manuel Sánchez Pérez en pleno Madrid. No son los tiempos de  tirotear y asesinar mediante encargo al  arquitecto Manuel Ramírez (y  a su esposa Liliam Rosa Morales)  que diseñó instalaciones  sospechosas de tener capacidad para desarrollar  armas biológicas y que iba a declarar proximamente ante el Congreso de los EE.UU.  o los tiempos de usar, mediante intrigas, a antiCastristas  para asesinar con un bombazo a un Rolando Masferrer quién hizo huir, en julio de 1947, a Fidel Castro cerca de la esquina de 12 y 23 en El Vedado, pues este y Armando Gali Menéndez (también, al igual que Fidel,  pandillero político de la UIR) le habían disparado y este ripostó hiriendo a Gali Menéndez, mientras Fidel Castro huía despavorido y se escondía en casa de su media hermana Lidia según escribe Roberto Luque Escalona en su libro Rolando Masferrer en el país de los mitos. 

No hace mucho el ex Capitán de la Inteligencia Castrista  Enrique García (quién desertó en Ecuador en 1987)  narró con nombre y apellido, en el programa El Espejo de AmericaTeVe  que conduce Juan Manuel Cao,  algunos de los sicarios del Castrismo que asesinaban personas en el Exterior cubano; narró, por ejemplo, como ¨El Chama¨ ante la duda de a quién matar, dado que en la esquina donde  tenía que ejecutar a una persona  habían dos personas con las misma vestimenta, por lo que ¨El Chama¨para cumplir la misión mató a las dos personas aunque una  de ellas no fuera el objetivo y quizás no tuviera  absolutamente nada que ver.

Fidel Castro es una persona que se toma muy en serio lo que el considera traiciones  y vejaciones  personales, de eso conocieron:  Rafael del Pino Siero (no el General de la aviación) su amigo en los tiempos estudiantiles   (traicionado por  el padre de una famosa empresaria de viajes de Miami),  Eufemio Fernández (quién fue la persona que realmente lo abofeteó en Cayo Confites), Rolando Masferrer y otros conocieron de esas venganzas personales.
*********
Muere ex exscolta de Fidel Castro, Juan Reinaldo Sánchez


*****
LA EXTRAÑA Y RÁPIDA ENFERMEDAD Y MUERTE DE JUAN REYNALDO SÁNCHEZ
 (Una breve nota de Aldo Rosado-Tuero)

Por Aldo Rosado
Mayo 27, 2015 b


Juan Reynaldo Sánchez, el ex coronel del Ejército castrista que fuera jefe de la escolta del tirano Fidel Castro, que después de dejar Cuba se atrevió a desafiar a la mafia castrista al escribir un libro en el que relataba la vida de lujos del tirano mayor, y sus manejos y contubernio con los carteles del narcotráfico, seguramente se convirtió en un objetivo de la tiranía, pues “la mafia” no puede permitir que quien “traicione” a su máximo capo, quede vivo después de cometer semejante atrevimiento.

Todo el que conozca un poco como trabajan los carteles de las mafias y los tiranos totalitarios sabe que para esos canallas hay “crímenes” que no se pueden perdonar, y que hay que castigar con toda severidad, para que otros que guardan secretos como los que reveló el castigado no se atrevan nunca a revelar.

Por eso me llama mucho la atención el rapidísimo avance de “la enfermedad” que mató a  Reynaldo. Claro que no tengo evidencia médica que avale lo que pienso, pero son bien conocidos los eventos en que se han eliminado a enemigos políticos—sobre todo de los comunistas—con enfermedades que matan en días y que no dejan huellas que pueda detectar la ciencia médica.

(Juan reynaldo Sánchez)

Además la muerte de Sánchez, guarda cierta similitud con lo ocurrido a otro enemigo sentenciado por el castrismo: Manuel Artime Buesa.

Veamos los hechos: Juan Reynaldo estaba en perfecto estado de salud, cuando después de publicado su libro, marchó a España. Al regresar de España—hará unos tres meses—comenzó a sentirse mal y a mostrar síntomas de un catarro. Cuando acudió al médico y a resultas de unos test le diagnosticaron un linfoma en el pulmón.

El Dr., según me han notificado allegados a Sánchez, le dijo que el linfoma no tenía nada que ver con  el cigarrillo ni el tabaco, pero lo realmente extraño, es que en alrededor de quince días, ese linfoma le hizo metástasis rápidamente al hígado y otros órganos.

De resultar cierto lo que me han informado, hay que abrigar serias dudas sobre lo ocurrido con Sánchez y su rápida y oportuna muerte antes de que descubriera otros secretos con nombres propias que sabía y tenía planes de divulgar..

Por todo eso, albergo la sospecha de que fue eliminado. Al fin y al cabo es un hecho confirmado que no  es el primero que es eliminado de esa forma.

*****
Publicados en Baracutey Cubano  en diciembre 22, 2006

Medicina cubana / Blog/

Hace nueve años, a propósito de la muerte de Sebastián Arcos, Carlos Alberto Montaner publicó un artículo titulado El tratamiento búlgaro, sobre la posible utilización de isótopos radioactivos para asesinar a disidentes cubanos. No era una especulación infundada: tiempo atrás, el autor había conocido en Madrid a un desertor de los servicios cubanos de inteligencia que había recibido en Bulgaria un adiestramiento especial para utilizar ese método de asesinato. La muerte en Londres de Alexander Litvinenko, víctima, precisamente, de isótopos radioactivos (Polonio 210) presuntamente inoculados por el espionaje ruso, vuelve a poner sobre el tapete la hipótesis planteada en aquella columna que ahora se reproduce.
***************
ttp://www.eldiarioexterior.com/noticia.asp?idarticulo=12167

El tratamiento búlgaro
( publicado el
28 de diciembre en El Nuevo Herald y en otros periódicos)

Por Carlos Alberto Montaner


Un "isótopo radiactivo" no es un elemento extraño. Casi todos los grandes hospitales los utilizan, paradójicamente, para combatir ciertas formas de cáncer, y son unos pequeños filamentos metálicos fácilmente escondibles. "Lo ideal es colocarlo y luego retirarlo a los seis meses para que nunca queden señales del crimen".

Sólo lo ilusionaba el parto de la nuera. Al fin y al cabo, era el primer nieto y no quería morirse sin verle la carita. No pudo ser. El destino es casi siempre cicatero. A los 65, le faltaron unas pocas semanas de vida. Tras una larguísima agonía—tres años de sufrimientos indecibles--, Sebastián Arcos, uno de los héroes de la resistencia cubana durante la tiranía, ex luchador contra Batista y contra Castro, ex preso político, ex catedrático de la Universidad, fundador junto a su hermano Gustavo y Ricardo Bofill del Comité pro Derechos Humanos, murió rodeado de sus hijos, de su mujer de siempre, la entrañable María Juana, de unos cuantos amigos forjados en los calabozos y en el infortunio. Fue un tipo bueno y duro, recto, de ésos que no conocen la deslealtad ni la mentira.

Pero no voy a hacer el panegírico de mi amigo Sebastián, cuya muerte siento como un latigazo, sino a aventurar una hipótesis terrible: es muy probable que a Sebastián Arcos le hayan inducido el cáncer en la prisión cubana en la que cumplía condena por su rebeldía política. A sus carceleros les gustaba presumir de ello. A Leonel Morejón Almagro se lo advirtieron: "Te vamos a meter en la celda que ocupaba Sebastián, para que te enfermes de cáncer como él´´. Y lo cierto es que cuando Sebastián se quejaba de dolor de espalda y lo llevaban al médico de la prisión, el diagnóstico solía ser cínicamente benigno: "No es nada; sólo las vértebras fatigadas, o los músculos´´. Al fin, cuando lo dejaron marchar al exilio, la metástasis era implacable y el gobierno ya lo sabía. Por eso autorizaron su expatriación. No querían otro "mártir´´ en las cárceles cubanas, y menos de esa dimensión internacional. Cuando llegó a Miami, apenas media hora les tomó a los médicos establecer el diagnóstico correcto. Ya no había posibilidades de curarlo. Cuando más, sólo se podía alargar su vida y reducir el dolor con una piadosa combinación de morfina y nervios cercenados. ¿Exagero? ¿Es este artículo un síntoma más del exilium tremens? Lea lo que sigue con extremo cuidado: hace 19 años un joven biólogo cubano --llamémosle David-- "desertó´´ en el aeropuerto de Barajas. Viajaba de Bulgaria a Cuba con escala en Madrid. Fue tan hábil, que no sólo se les escapó a los guardias de la Seguridad cubana que lo acompañaban en el avión, sino que hasta escapó del aeropuerto sin ser detectado por las autoridades españolas. Al día siguiente se presentó a la policía y contó su historia. Esa misma tarde me la repitió con espeluznantes datos y señales: venía de Sofía, en donde la siniestra policía política de Zhikov le había dado un adiestramiento especial para inducir cáncer en adversarios a los que se había decidido eliminar por procedimientos no sospechosos. Le llamaba el tratamiento búlgaro. "Lo más sencillo´´—me dijo-- "es colocar un isótopo radiactivo en la silla habitual del objetivo´´—ya hablaba la jerga de los Servicios--, "o en una chaqueta que utilice frecuentemente, o en el colchón, o en el asiento del coche; al cabo de pocos meses hay una gran posibilidad de que se inicie un proceso canceroso en el mediastino´´.

Un "isótopo radiactivo´´ no es un elemento extraño. Casi todos los grandes hospitales los utilizan, paradójicamente, para combatir ciertas formas de cáncer, y son unos pequeños filamentos metálicos fácilmente escondibles. "Lo ideal es colocarlo y luego retirarlo a los seis meses para que nunca queden señales del crimen´´. "¿Ya lo has puesto en práctica´´?, recuerdo que le pregunté bastante alarmado. "No, pero pensaba hacerlo tan pronto llegara a Cuba, si no conseguía desertar´´. "¿Algún disidente?´´, indagué nervioso.

"No—me dijo con una seriedad absolutamente convincente--, pensaba probar con mi suegra, una odiosa hispanosoviética que hizo trizas mi matrimonio´´. Afortunadamente, David conoció a una espléndida muchacha española, se casó con ella y hoy vive en Estados Unidos totalmente alejado de la innoble "profesión´´ aprendida de los búlgaros.

Más datos: en Cuba hay dos supersecretos laboratorios de alta seguridad en el reparto Siboney, ambos con cámaras de descontaminación, situados en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, en los que se produce aflotoxina—otra sustancia fuertemente cancerígena que afecta los pulmones--, así como una variedad de armas tóxicas y químicas semejantes a las que aparentemente esconde en sus palacios el señor Saddam Hussein, buen amigo de Castro y con quien comparte el odio a los gringos y el médico de cabecera, un eminente ortopeda, el doctor Alvarez Cambra.

¿Para qué esas armas? Para enfrentarse al "imperialismo yanqui´´ en caso de un conflicto militar. Esas, las químicas, las biológicas, como se ha dicho, son las bombas atómicas de los pobres. Incluso, hay algunas plagas que ya han sido ensayadas de la manera menos riesgosa: utilizando como modo de trasmisión las aves migratorias que vuelan entre Cuba y la Florida en determinados periodos del año. Los experimentos—en los que participara un ornitólogo cubano especialista en aves rapaces hoy radicado en el exilio—se hicieron con ácaros poco dañinos, pero lo que se buscaba era saber la efectividad del medio de transporte. Si era eficaz, en su momento los patos podían transportar virus y bacterias mucho más letales.

Castro es un enemigo peligroso que sólo se guía por su instinto de supervivencia, y no vacila en ordenar el asesinato de un adversario si cree que éste presenta un riesgo potencial contra la estabilidad de su régimen. Lo hizo, a tiros, con el comandante Aldo Vera, su ex compañero de lucha, en las calles de Puerto Rico, o con José Elíás de la Torriente en Miami. Es probable que lo haya hecho, de manera más sutil, mediante la inducción de cáncer, contra Manuel Artime Buesa, su archienemigo de los sesenta, muerto a los 38 años con los pulmones inexplicablemente destrozados; contra Rafael García Navarro, anticastrista activo, económicamente poderoso, socio y amigo de Rafael Díaz Balart, ex cuñado de Castro y la persona viva que más odia el dictador cubano, desaparecido de igual manera a los 41 años; o, incluso, contra Jorge Mas Canosa, quien a los 53 años, y tras una vida saludable en la que no conoció el cigarrillo, descubre que sólo le quedaban cinco años de vida puntillosamente exactos.

Tal vez algún día encajen todas las piezas del rompecabezas. O tal vez todo quede como un rumor que el tiempo irá borrando. Lamentablemente, los crímenes de Estado suelen ser "perfectos´´. A mí me hubiera gustado escribir una sentida nota necrológica sobre Sebastián, pero sé que el mejor homenaje que se le puede hacer es contar lo que sabemos y lo que intuimos. Sebastián era un hombre bueno, recto y duro. Así vivió. Así supo morir.

Fuente: Firmas Press

******
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

ESTOY DEACUERDO CON MONTANER Y DEMAS COMENTARIOS,YO HABIA LEYDO ESTE ARTICULO ANTES EN SECRETOS CUBA,UNA MANERA MAFIOSA Y CRIMINAL DE ASESINAR A ENEMIGOS. SE TRATA DE LA QUINTA DIRECCION DE SEGURIDAD DEL ESTADO UNO DE LOS DEPARTAMENTOS MAS SECRETOS DE LA DICTADURA DE FIDEL CASTRO,SU DESTINO EN LOS EEUU CON UN DESPLIEGUE DE UNOS 40 OFICIALES DESTINADOS A ASESINATOS POLITICOS,DONDE APLICAN UNAS SUSTANCIAS INOLORAS EN LOS ASIENTOS DEL CARRO,OCEA EN EL ESPALDAR ,Y ESTO LE PRODUCE AL INDIVIDUO UN CANCER FULMINANTE QUE ACABA CON LA VIDA DEL MISMO EN TAN SOLO UNOS TRES MESES APROXIMADAMENTE.
CUANDO SUPE QUE EL TENIENTE CORONEL JUAN REYNALDO SANCHEZ FALLECIO DE CANCER PULMONAR ENSEGUIDA ME VINO A LA MENTE LO MANDARON A MATAR,PRECISAMENTE POR QUE JUAN REYNALDO PUBLICO SECRETOS ESPECIFICOS DE FEDEL CASTRO ,SU VINCULACION AL NARCOTRAFICO,Y EL TERRORISMO EN AMERICA LATINA,Y OTROS SECRETOS MUY BIEN GUARDADOS INFORMADOS A LA INTELIGENCIA AMERICANA.PARA NADIE ES SECRETO QUE EL DINOSAURO CARIBENO ES UN ASESINO EN POTENCIA,UN CRIMINAL BAJO Y SUCIO,ESPEREMOS EN ALGUN MOMENTO QUE LAS AUTORIDADES DE NUESTRO PAIS DEN A CONOCER LAS CAUSAS DE LA MUERTE DE ESTE HOMBRE QUE DESIDIO DECLARAR EN LA TELEVICION Y COLABORAR CON LAS AUTORIDADES DE LOS EEUU DE LAS BARBRIES DEL DICTADOR CUBANO FIDEL CASTRO

 

3 Comments:

At 6:56 p. m., Anonymous Anónimo said...

ESTOY DEACUERDO CON MONTANER Y DEMAS COMENTARIOS,YO HABIA LEYDO ESTE ARTICULO ANTES EN SECRETOS CUBA,UNA MANERA MAFIOSA Y CRIMINAL DE ASESINAR A ENEMIGOS. SE TRATA DE LA QUINTA DIRECCION DE SEGURIDAD DEL ESTADO UNO DE LOS DEPARTAMENTOS MAS SECRETOS DE LA DICTADURA DE FIDEL CASTRO,SU DESTINO EN LOS EEUU CON UN DESPLIEGUE DE UNOS 40 OFICIALES DESTINADOS A ASESINATOS POLITICOS,DONDE APLICAN UNAS SUSTANCIAS INOLORAS EN LOS ASIENTOS DEL CARRO,OCEA EN EL ESPALDAR ,Y ESTO LE PRODUCE AL INDIVIDUO UN CANCER FULMINANTE QUE ACABA CON LA VIDA DEL MISMO EN TAN SOLO UNOS TRES MESES APROXIMADAMENTE.
CUANDO SUPE QUE EL TENIENTE CORONEL JUAN REYNALDO SANCHEZ FALLECIO DE CANCER PULMONAR ENSEGUIDA ME VINO A LA MENTE LO MANDARON A MATAR,PRECISAMENTE POR QUE JUAN REYNALDO PUBLICO SECRETOS ESPECIFICOS DE FEDEL CASTRO ,SU VINCULACION AL NARCOTRAFICO,Y EL TERRORISMO EN AMERICA LATINA,Y OTROS SECRETOS MUY BIEN GUARDADOS INFORMADOS A LA INTELIGENCIA AMERICANA.PARA NADIE ES SECRETO QUE EL DINOSAURO CARIBENO ES UN ASESINO EN POTENCIA,UN CRIMINAL BAJO Y SUCIO,ESPEREMOS EN ALGUN MOMENTO QUE LAS AUTORIDADES DE NUESTRO PAIS DEN A CONOCER LAS CAUSAS DE LA MUERTE DE ESTE HOMBRE QUE DESIDIO DECLARAR EN LA TELEVICION Y COLABORAR CON LAS AUTORIDADES DE LOS EEUU DE LAS BARBRIES DEL DICTADOR CUBANO FIDEL CASTRO.

 
At 5:53 p. m., Anonymous cesar guaman said...

Son una punta de blasfemos y embusteros, se nota a las leguas por su redacción, la saña con que escriben y su falta de argumentación seria, el odio y resentimiento en contra de seres humanos y procesos históricos que serán reconocidos para bien a pesar de algunas pifias que seguramente se cometieron.

 
At 8:08 a. m., Blogger PPAC said...

Señor César Guamán

Usted no argumenta sus puntos de vista y cierra los ojos ante una práctica muy usada por las dictaduras, muy en particular por las dictaduras totalitarias de izquierda.
El Director de BC

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home