jueves, octubre 05, 2017

Alberto Roteta Dorado.: Ecuador, el adiós definitivo a su “Revolución Ciudadana”.


Ecuador, el adiós definitivo a su “Revolución Ciudadana”.

Por Dr. Alberto Roteta Dorado.
4 de octubre de 2017

Naples. Estados Unidos.- Hay dos temas que son el centro de la atención de los medios de prensa, y también de nuestros lectores. Uno de ellos es el polémico y controversial incidente de los llamados ataques acústicos a diplomáticos estadounidenses en La Habana, y las consecuencias derivadas de este hecho, que como era de esperar, Cuba pretende ocultar y evadir su participación, o al menos, su responsabilidad. El otro hecho es la despiadada masacre que ha tenido lugar en Las Vegas, Estados Unidos, donde han muerto más de medio centenar de personas, y una considerable cifra han resultado heridos como muestra de una oleada de violencia desatada, no solo en este país; sino en gran parte del mundo. 

Esto hace que dejemos a un lado ciertos acontecimientos que están siendo definitorios para nuestra región, Latinoamérica, la gran extensión territorial que el colosal héroe cubano José Martí enmarcara desde el río Bravo hasta la inhóspita península de la Patagonia. Atrás va quedando la dura realidad venezolana con su brutal miseria y los cientos de muertos como resultado de las recientes acciones de pacífica protesta, o el estado de alerta ante la posibilidad del establecimiento de un nuevo régimen totalitario en Colombia a partir de la participación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC –reconocidas no solo por su tendencia izquierdista, sino por sus acciones terroristas y sus serias implicaciones en el narcotráfico–, en la vida política del país. 

(Presidente Lenin Moreno)

Pero no es justamente a estos incidentes a los que me voy a referir, sino a la tensa situación política de Ecuador, el pequeño país andino que se alza en las inmensidades de los Andes, y donde viven cientos de cubanos que se han establecido como forma de evasión ante la imposibilidad de vivir en su propia patria. En primer lugar, ya es un hecho concreto y no una simple suposición, la proyección de su presidente actual, Lenín Moreno, contra todo remanente de lo que Rafael Correa, el presidente anterior, que por una década dominó el país desde una perspectiva totalitarista encubierta bajo el matiz del llamado socialismo del siglo XXI, proclamara como los logros de su “Revolución Ciudadana” – el eslogan ecuatoriano siguiendo las pautas de la Revolución Bolivariana de Chávez–, lo que ha desatado una fuerte polémica entre ambas figuras políticas. Rafael Correa no acaba de admitir que ya no es presidente y no tiene nada que hacer en los designios de la nación andina, por lo que, todo lo que ha estado haciendo desde su privilegiada posición en Bélgica, a donde se fue luego de la culminación de su fracasado mandato, es una intromisión en los asuntos internos de Ecuador. “Con frecuencia parece que los expresidentes se olvidan, no se han dado cuenta que son expresidentes y suelen comportarse de manera diferente. Como que tendrían todavía la potestad de decidir”, ha declarado recientemente Moreno.  

Lenín Moreno comenzó su mandato con una marcada proyección social en pos del beneficio de su patria. Una gran campaña contra el estado de corrupción, que inmediatamente detectó al asumir el poder, fue determinante para precisar varios aspectos que se habían estando ocultando durante la década correísta.  La percepción de una millonaria deuda que no podrá ser modificada durante años de intensos reajustes y sacrificios fue el primero de los detonantes para declarar al país en una verdadera situación de crisis, algo que había ocultado Correa, quien se dedicó a difundir por el mundo los “avances” de su país en el terreno económico y social. 

En segundo lugar, Ecuador está seriamente implicado en el sonado escándalo de Odebrecht. Varios de sus más altos funcionarios que ocuparon importantes cargos en el gobierno de Correa, y aún en esta nueva etapa, están involucrados y acusados por su participación en los hechos. Entre ellos Jorge Glas, el actual vicepresidente, y también vicepresidente del anterior gobierno durante su segunda etapa de mandato. Glas se encuentra actualmente detenido en la estación de policía 4 de Quito, como prisión preventiva para evitar su posible huida del país, mientras se termina de definir su situación judicial; aunque todo parece indicar que su vínculo directo con la importante empresa brasileña es un hecho innegable, y de demostrarse categóricamente Rafael Correa saldría asociado a los sobornos y otros procederes ilícitos, los que incluyen la petición por parte de Glas de un millón de dólares para la campaña de las elecciones seccionales en febrero de 2014, a nombre de Correa, según las declaraciones de José Conciençao Santos, delator de la constructora brasileña Odebrecht. Ya Glas había sido suspendido de sus funciones en la vicepresidencia mediante decreto firmado por Lenín Moreno ante las alarmantes sospechas y acusaciones por corrupción.   

(Jorge David Glas Espinel )

En tercer lugar, una consulta popular – con la que definitivamente tendrá lugar el adiós definitivo a la “Revolución Ciudadana”–, tendrá lugar próximamente, cuyas propuestas fueron entregadas este lunes, 2 de octubre, a la Corte Constitucional,  lo que terminará agudizando las pésimas relaciones entre Moreno y Correa, e incrementando la crisis en el seno del Partido Alianza PAIS, actualmente dividido, por un lado, los que siguen venerando a Correa, el líder fundador del movimiento, y por otro, aquellos que han decidido apoyar a Moreno a pesar de sus sorpresivos cambios y sus concepciones que desacreditan la etapa gobernada por su predecesor.   

En el documento oficial se precisan las preguntas que deberán ser analizadas por el pleno de la Corte Constitucional para el referéndum y la consulta popular.  Los temas ejes de las preguntas son: 1. castigo político para los corruptos,  con su inhabilidad para participar en la vida política del país, y con la pérdida de sus bienes. 2. Cese del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. 3. Eliminar la reelección indefinida, con lo que se pretende la recuperación del mandato de la Constitución de Montecristi, dejando sin efecto la reelección indefinida aprobada mediante enmienda por la Asamblea Nacional, el 3 de diciembre de 2015, durante la década correísta. 4. Derogación de la ley de Plusvalía, la ley orgánica para evitar la especulación sobre el valor de las tierras y fijación de tributos. 5. Reducción de la zona de explotación de los recursos naturales con la incrementación de la zona intangible en al menos 50.000 hectáreas, y reducir el área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en el Parque Nacional Yasuní. 6. Restricción de la minería metálica en áreas protegidas y ciudades. 7. La no prescripción de delitos sexuales en contra de niños y adolescentes.

Así andan las cosas por Ecuador, un país que va saliendo del totalitarismo correísta para restaurar la democracia y un nuevo orden político y social a pesar de la lamentable crisis como resultado de un régimen corrupto que por diez años devastó su economía. 
**********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Insisto en q Roteta es demasiado optimista. Este presidente PA SER CREIBLE, lo q debio hacer primero es repetir las Elecciones q Correa robó pa eñ y QUE EL LO SABE DEMASIADO BIEN. Yo amo mas al Ecuador q Roteta y mi pálpito no es tan alentador. Al tiempo
JULIO CESAR TARRAGO HERNANDEZ(I.B.N.S. 10660)

1 Comments:

At 8:20 a. m., Blogger JULIO CESAR TARRAGO HERNANDEZ(I.B.N.S. 10660) said...

Insisto en q Roteta es demasiado optimista. Este presidente PA SER CREIBLE, lo q debio hacer primero es repetir las Elecciones q Correa robó pa eñ y QUE EL LO SABE DEMASIADO BIEN. Yo amo mas al Ecuador q Roteta y mi pálpito no es tan alentador. Al tiempo.

 

Publicar un comentario

<< Home