martes, octubre 10, 2017

Esteban Fernández: BREVE HISTORIA CUBANA DE UNA GRAN TRAGEDIA


BREVE HISTORIA CUBANA DE UNA GRAN TRAGEDIA

Por Esteban Fernández
9 de octubre de 2017

El primer error fue considerar a los Estados Unidos nuestros aliados. Desde luego, pensar eso era lógico por haber ellos demostrado vehementemente su antipatía por la recién estrenada dictadura en nuestro país.

Nos llevó mucho tiempo (y todavía les lleva a muchos) aceptar nuestro error. Lo que pasó simple y llanamente fue que los gobiernos norteamericanos de turno      estaban súper molestos porque Fidel Castro les había quitado todas las propiedades en Cuba, y actuaron acordes.

No vinieron a nosotros en son de socios en la empresa libertaria ni inclusive en igualdad de condiciones, sino como jefes. Ellos se pusieron -con el beneplácito de la mayoría de los anticastristas- al frente de las operaciones. Y nosotros no nos dimos cuenta de que estaban sencillamente defendiendo sus intereses y sus empresas confiscadas.

Mal organizaron y peor dirigieron -pero pagaron- a la Brigada 2506, y en Playa Girón nos dejaron en la estacada. Pero todavía no nos abandonaron por completo. O, por lo menos, eso creíamos nosotros.

Al descubrir en 1962 que los rusos habían instalados cohetes en la Isla capaces de agredir la integridad de este país pusieron el grito en el cielo. Pero lograron un acuerdo con los rusos (el Pacto K.- K.) y estos les prometieron quitarles de encima ese peligro a cambio de que nos clavaran en las espaldas a los anticastristas el cuchillo de la traición. Suspendieron cualquier ayuda a la causa cubana y nos amarraron las manos. De supuestos aliados pasaron a ser nuestros perseguidores.

Mientras tanto, los países hermanos del continente nos abandonaron de principio a fin. Sólo un par de presidentes latinoamericanos -Miguel Ydígoras Fuentes y Anastasio Somoza- nos brindaron sus territorios para utilizarlos en la lucha contra Castro, pero siempre estaban obedeciendo y supeditados a las órdenes y orientaciones del gobierno de USA. Y cuando los norteamericanos nos negaron toda cooperación bélica ellos hicieron mutis por el foro y nos tiraron a mondongo.

Nuestra Patria se desangraba, se denigraba, fusilaban cubanos en cantidades industriales y se cumplían miles de años de prisión, y al mismo tiempo todos los países libres y democráticos del mundo siguieron siendo felices, celebrando las Navidades, Thanksgiving y Cuatro de Julio aquí. De una punta a la otra del orbe terrestre la pachanga nunca se detuvo.

Las naciones prosperaban, celebraban elecciones libres, las bodegas atestadas de mercancías, las tiendas llenas de ropas, turrones, avellanas y nueces y los cubanos allá sin nada, y nosotros aquí esperanzadas en que “las próximas Navidades nos comeremos el lechón en una Cuba libre”.

Inclusive los que habían perdido las esperanzas y comprendieron que a nosotros nos era imposible liberar nuestro país pensaban que “los americanos rectificarían y enviarían los Marines para allá”.

La OEA y la ONU hicieron caso omiso de nuestros ruegos, los gobiernos latinoamericanos comenzaron a coquetear con los castristas, algunos hasta siguieron el ejemplo de los cubanos malos, Obama fue allá a darse la lengua con Raúl Castro y a disfrutar de un juego de pelota.

Y eso no fue lo peor, lo triste fue – y es- que el 98 por ciento de los cubanos en el exilio y el 99.9 en Cuba le dieron las espaldas a la causa cubana y a los intentos de liberación y una minoría selecta se quedó sola en alma, asumiendo la responsabilidad que debió ser de todos, con el mundo y la mayoría de los compatriotas ignorando todos los esfuerzos.

Así es que si algunos se preguntan ¿Por qué Cuba no se ha liberado? Creo que en pocas palabras he intentado darle una respuesta a ese supuesto misterio.
**********
Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Es cierto que la gran mayoría del pueblo cubano (como casi todos, si no todos, los pueblos)  se cruzó de brazos ante  la lucha de parte del pueblo cubano contra la incipiente tiranía Castrista pero esas cifras del 98 y el 99.9 no deben entenderse de manera literal; estamos ante un artículo de opinión y no de investigación por parte del autor. Gran parte de los milicianos de las MNR se habían inscritos compulsados  en sus centros de trabajo y estudios  para no señalarse como ¨apáticos a la Revolución ¨o ¨apáticos al proceso¨, que era prácticamente ser llamados gusanos o contrarevolucionarios  con todas las consecuencias que eso representaba ante una dictadura que hacía y deshacía lo que le viniere en gana y ¨  botaba  de los centros de trabajo ¨, ¨ ¨echaba¨ años de cárcel¨ o fusilaba  sin tener que rendirles cuentas a nadie.

Hasta el régimen Castrista así lo ha entendido y dicho en ocasiones. En el tomo I del libro Las Reglas deL Juego, elaborado por miembros de la Dirección Política del MININT y publicado en 1992 por la Editoral San Luis, editoral del MININT se lee ( sólo teniendo en cuenta a los insurgentes alzados en zonas rurales y no a la oposición urbana de la cual hubo más de 300 organizaciones según ha expresado Fidel Castro) lo siguiente:

¨El General de Ejército Raúl Castro calificó este largo batallar como una guerra civil; en 1967 expresó que en aquellos encuentros contra el bandidismo perdieron la vida cerca de 500 combatientes revolucionarios, y las operaciones costaron al Estado cubano entre 500 y 800 millones de pesos. Ese fue el balance de la destrucción de 179 bandas y casi 3 600 alzados que asolaron el teritorio nacional a mediados de 1960 y 1965 fundamentalmente. Cien mil hombres rastrearon las antiguas seis provincias del país para aniquilar a unos 200 grupos de alzados. ¨
( pag 125-126)

Una observación interesante: el Doctor en Ciencias Arnaldo Jiménez de la Cal, oficialista historiador de la ciudad de Matanzas, en su libro Principio y fin del bandidísimo en Matanzas. (1998), que fue Premio 26 de Julio del año 1997, expone en sus datos que de los aproximadamente 600 alzados ( o sea, individuos que participaron en la lucha con el arma en la mano; luego no se tiene en cuenta los suministros, guías, personal de apoyo, etc. ) que hubo en la provincia de Matanzas, y que fue aproximadamente el 25% del total que hubo en todo el país, sólo tres habían pertenecido a los cuerpos armados de la anterior República, mientras que más de 90 habían pertenecido a los cuerpos del régimen Castrista: Milicias Nacionales Revolucionarias, Ejército Rebelde, Policía Nacional Revolucionaria, etc..

En ese libro del Dr. Jiménez de la Cal, se citan fragmentos de discursos locales de Fidel Castro donde se dice que fueron errores de la Revolución los que conllevaron a que tantos campesinos se alzaran.

 Tampoco se  debe  reducir  la respuesta norteamericana al robo de  las propiedades norteamericanas en Cuba pues, por ejemplo, se estaba en una  etapa de enfrentamiento de la llamada ¨Guerra Fría¨que sólo tuvo de fría  el nombre, Veamos

En el  libro¨One hell of a Gamble (The Secret History of the Cuban Missile Crisis) de los investigadores Aleksander Fursenko Timothy Naftali que desde febrero de 1959, según los archivos abiertos de la KGB y la GPU soviéticas, comenzaron los acercamientos a la Unión Soviética iniciados no por Jorge Risquet, que es la versión oficial trasladándolos a fecha posterior, sino por Emilio Aragonés en México. 
Pero se plantea por algunas personas que Fidel y Raúl Castro ya estaban vinculados al Comunismo internacional desde antes del asalto al cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 y que, mediante el oficial de la KGB Nikolai Leonov, el comunismo soviético  le brindo  en México ciertos recursos a la preparación y expedición del yate Granma. No obstante, lo verificable, hasta ahora, es  lo siguiente, lo cual se extrajo del ensayo  Razones de Angola IX, de César Reynel:

¨La inteligencia checa, que desde 1948 era incapaz de tomar una sola decisión sin consultar con Moscú, pidió asesoramiento de los soviéticos y recibió respuesta a través de la decisión del Presidium de Comité Central que hoy puede ser consultada en el Archivo del Presidente de la Federación Rusa (Extracto del Protocolo 198, reunión del Presídium de diciembre 27, 1958, folio 3, lista 65, Fichero 871). En esa resolución (que ya está desclasificada y es pública), el PCUS aprobó “la intención de los amigos checos de ayudar al movimiento de liberación en Cuba”, y dio instrucciones precisas de no dejar ningún rastro escrito diciendo que la armas eran para Cuba, que verificaran exhaustivamente la seriedad de las intenciones de la compañía (léase contacto), y que no enviaran ningún arma que pudiera ser rastreada como perteneciente al bloque soviético.
  
 Tampoco olvidemos que los primeros especialistas extranjeros en Inteligencia y Contrainteligencia  que asesoraron a los incipientes órganos de la Seguridad del Estado  después del triunfo de la Revolución fueron los checoslovacos, hispanosoviéticos y ex combatientes  de la Guerra Civil española. Uno de ellos fue Angel Martínez Riosola,   ¨Angelito¨, cuyo verdadero  nombre  era  Francisco  Ciutat de Miguel  quien llegó a Cuba el 4 de  marzo de 1960;  su avión procedía de Venezuela pero antes había recorrido varios países europeos como Checoslovaquia y Bélgica  para eludir algún ¨chequeo¨ de las agencias de inteligencia y contrainteligencia de Occidente; otro, de tantos,  fue el verdadero creador de los Comités de Defensa de la Revolución  en Cuba: el general hispano soviético Enrique Lister.

Esto no escapaba a los órganos de Inteligencia de los EE.UU., los cuales tenían informado al Presidente Dwight D. Eisenhower, el cual el 17 de marzo de 1960 aprobó  el documento titulado “Un programa de acción encubierta contra el régimen de Castro”,con el objetivo de derrocar a la amenaza que se establecía a 90 millas de las costas de EE.UU. pese a que su gobierno de manera extraordinariamente rápida había reconocido  la llegada al poder del nuevo régimen en Cuba. No olvidemos que ¨el gobierno de los 100 días¨ (realmente fueron 127 días)  de Ramón Grau San Martín no fue nunca reconocido por los EE.UU. pues Grau se negó a jurar ante el Tribunal Supremo de Justicia y sobre la Constitución de 1901  argumentando  que dicha constitución contenía la Enmienda Platt.
*****
Tomado de http://www.elnuevoherald.com
Datos de una guerra civil

Por Rafael Rojas

La derrota de la Brigada 2506 en Playa Girón, el 19 de abril de 1961, ha sido presentada, en la historia oficial, como una victoria del ''socialismo cubano'' contra el ''imperialismo yanqui''. Esa construcción simbólica del poder distorsiona, por lo menos, tres fenómenos de aquella primavera:

• Los 1,500 brigadistas, que pelearon contra las fuerzas armadas y las milicias de la isla, no eran norteamericanos, sino cubanos.

• El ejército, la marina y la aviación de Estados Unidos nunca entraron en combate.

• El ''socialismo'' acababa de declararse, por lo que difícilmente su defensa era la principal motivación de los revolucionarios que se movilizaron en Playa Larga y San Blas.

( Caidos de la Brigada de Asalto 2506 en combates en Bahía de Cochinos y otros siendo prisioneros de guerra de las fuerzas de la tiranía; nota del blogguista )

En el libro Politics of Illusion (1998), editado por James G. Blight y Peter Kornbluh, cuatro protagonistas de aquellos sucesos (Enrique Baloyra, Lino B. Fernández, Rafael Quintero y Alfredo Durán) afirman que, además de los 1,000 alzados que ya había en el Escambray, las principales organizaciones de oposición al naciente comunismo cubano (MRR, MRP, 30 de Noviembre, Directorio Revolucionario) contaban con 6,000 conspiradores en las principales ciudades y 20,000 simpatizantes en toda la isla. La eficaz y preventiva represión organizada por el gobierno, en las semanas previas a la invasión, habría incluido el encarcelamiento de 100,000 personas, una cifra manejada por estudiosos como Hugh Thomas y Jorge I. Domínguez.

Muchos de aquellos presos no eran conspiradores, pero formaban la base social de una extendida resistencia anticomunista en el país. Si se suman todos los ejecutados, los presos, los exiliados, los guerrilleros rurales y urbanos y los simpatizantes de las organizaciones opositoras se alcanzaría una suma considerable, que no puede ser entendida como ''minoría''. En todo caso, si los opositores no eran tantos como los 20,000 o 30,000 que defendían al gobierno, sí eran muchos más que los que entre 1957 y 1958 se enfrentaron a Batista. El concepto de guerra civil parece apropiado para describir la polarización que vivió Cuba en la primera mitad de los 60.

( Fusilados en la causa de abril de 1961 )

Un aliado de Moscú en el Caribe era una amenaza inédita a la seguridad norteamericana y la CIA tomó cartas en el asunto. Esa fue la institución que planeó, financió y organizó el proyecto de Bahía de Cochinos y la principal interlocutora de los anticomunistas cubanos en el gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, es equivocado imaginar a aquellos miles de jóvenes, en su mayoría católicos y partidarios de la revolución antibatistiana, como peones de Washington o marionetas de los intereses económicos afectados. Para ellos, la CIA era un soporte, tan ineludible como incómodo, ya que la causa que los movilizaba provenía de los valores democráticos y nacionalistas de la Constitución del 40.

Los opositores cubanos de 1961 se consideraban ''verdaderos'' revolucionarios, en cruzada contra ''falsos'' revolucionarios que habían roto el pacto de enero del 59 e imponían un alineamiento de la isla al bloque soviético de la guerra fría. Por su parte, los nuevos líderes cubanos, y decenas de miles de sus leales seguidores, asumían la alianza con la CIA y con Washington como traición a la patria, a pesar de que el Movimiento 26 de Julio, durante la insurrección contra la dictadura, también conversó con la CIA y recibió algún apoyo de Washington. En cualquier caso, Cuba en 1958 no estaba aún en el centro del mundo bipolar, mientras que en 1961, por iniciativa de sus gobernantes, sí lo estaba y los opositores se colocaban, naturalmente, en las antípodas del entendimiento con Moscú.

¿Qué defendían los revolucionarios y milicianos cubanos que se enfrentaron a sus compatriotas en Playa Girón y el Escambray? ¿Defendían el socialismo? ¿El partido único, la economía estatalizada, el control de los medios de comunicación, la supresión de derechos civiles y políticos y la represión de cualquier crítica o disidencia? Más bien, los revolucionarios defendían la ''patria'', la ''soberanía'', valores nacionalistas, no comunistas. Eso que Richard R. Fagen llamó ''la transformación de la cultura política'' en Cuba, que podríamos traducir como el adoctrinamiento marxista-leninista de la población, fue un fenómeno posterior a Bahía de Cochinos.

( Alzados o insurgentes antiCastristas en El Escambray )

En sectores muy ideologizados de la isla, la guerra civil fue un enfrentamiento entre comunistas y demócratas. En buena parte de la clase media el conflicto se vivió como el choque entre dos maneras irreconciliables de entender la revolución. Unos pensaban que se podía reformar el campo y las ciudades, nacionalizar algunas industrias, alfabetizar el país y sanear la política sin suprimir libertades y celebrando elecciones. Otros sostenían que la única manera de avanzar en cambios más radicales, como la estatalización de la economía, era por medio del control permanente del poder. La guerra civil era la lucha a muerte entre cubanos por dos proyectos de una misma nación, que sólo habrían podido convivir en democracia.

El concepto de guerra civil resulta más apropiado que el de ''contrarrevolución'' a la hora de historiar aquel conflicto. El discurso oficial atribuye a los ''contrarrevolucionarios'' la falsa homogeneidad ideológica, política y social de la propia ''revolución'' y, a la vez, niega la identidad nacionalista de los opositores al comunismo. Cuando el campo intelectual y académico de la isla acepte que aquellas decenas de miles de adversarios al gobierno de Fidel Castro fueron cubanos que deseaban lo mejor para su país y no apátridas y traidores que trabajaron por la destrucción de la isla y su anexión a Estados Unidos, comenzará la verdadera reescritura de la historia contemporánea de Cuba.
***********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Una vez mas el compatriota Esteban Fernandez golpea al clavo en la misma cabeza...... ha plasmado el compatriota la realidad Cubana...sin mas ni menos....pero creo que la gran desgracia de Cuba fueron las llamadas 90 millas y la inncesaria guerra Hispano-Americana, innecesaria porque los mambises tenian ya esa guerra ganada....y es muy comodo "coger los amngos bajitos".....nos creiamos libres pero que equivocados estabamos. se nos controlo desde el 1898.........ha leido el lector el libro "El Cuarto Piso" ???......hagalo y enterese quien puso a Castro en el poder.......Ya lo dijo el gran Simon Bolivar.."Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destruccion"...esto aplica al pueblo Cubano como parte de su culpabilidad, pues le intereso en lo mas minimo quien era la bestia de Biran.... y con tragica ceguera grito "Fidel esta es tu casa" y "Paredon"......Playa Giron...otra triste prueba...Reagan, Clinton y Obama nada hicieron por la Libertad de cuba...... Y aun peor
Ángel Riguero
*********
Comentario de pedro Pablo Arencibia,   Bloguista de Baracutey Cubano


Señor Riguero, primeramente le doy las gracias por ser usted un asiduo lector de este modesto blog pero le debo aclarar que la guerra estaba lejos de  ser ganada por algunas de las partes: la  integrista y la independentista.  Acá van algunos fragmentos de artículos publicados en Baracutey Cubano, algunos de los cuales son de mi autoría.

Contra la causa independentistas estaban: Las grandes desavenencias entre el Gobierno de la República en Armas , presidido por Bartolomé Masó, y el Generalísimo Máximo Gómez ( después también con Calixto Garcia); la muerte de José Martí, de Antonio Maceo, Serafín Sánchez, José Maceo, etc.; la ausencia de grandes batallas después de la muerte de Maceo, el cual fue aislado en Pinar del Río y los tres fracasos de los tres contingentes que le envió Máximo Gómez no pudieron llegar a Pinar del Río para romperle el aislamiento de Maceo; el cerco que tenía Máximo Gómez en la Reforma que lo tenían aislado, etc., etc., etc.. Por su parte ya España estaba llegando a su ¨último hombre y su última peseta¨y tal es así que ya el Primer Ministro español Cánovas del Castillo antes de ser asesinado por ¨Angelillo¨ preparaba un discurso para cambiar su política respecto a Cuba. Los valientes pero hambrientos, descalzados y casi desvestidos mambises no tenían un pueblo, ciudad o puerto en su poder y en el campo los españoles tsólo enían el terreno que pisaban los cascos de sus caballos y las botas de sus soldados.

 No olvide que el Autonomismo era la fuerza política más organizada y con un número de adeptos nada despreciable y mayoritaria dentro de las clases medias. A la amnistía del gobierno autonomista inaugurado en los primeros días de 1898 se habían acogidos fuerzas mambisas, Las retomadas leyes de Spottorno (no estoy seguro que se escriba así) trataban de contener ese flujo mediante la muerte a aquellos que quisieran abandonar el campo insurrecto..

Elementos muy interesantes los escribe años después Enrique Collazo: ¨En el campo insurrecto, la noticia del establecimiento de la autonomía produjo gran excitación y alarma, que dieron lugar a que por el gobierno de la república se dictaran órdenes severísimas para evitar los efectos de la novedad implantada y que contuvieran a losa débiles o a los cansados de la guerra (que no escaseaban) y que al saber que los españoles no mataban, buscaran en la presentación el término de los riesgos y miserias de la campaña.¨

POSICION DEL MANDO MAMBI Y DEL PUEBLO CUBANO ANTE LA INTERVENCION NORTEAMERICANA

Para conocer cual era la disposición del mando cubano con respecto a la intervención norteamericana en la guerra, es importante conocer que después del hundimiento del acorazado Maine ( el 15 de febrero de 1898) y conociendo el fuerte deseo de sectores del gobierno y del pueblo norteamericano de intervenir en la situación cubana, ocurrieron estos dos hechos:

1) Máximo Gómez, General en Jefe del Ejército Libertador, se negó rotundamente, llamándole atrevimiento a la proposición del Gobernador español Ramón Blanco de que se alíe al Ejército español para combatir a Estados Unidos. La carta de Blanco es del 20 de marzo de 1898139 , pero según otros historiadores, ambas cartas son de principios del mes de mayo de ese año. Bernabé Boza en su segundo tomo de Mi diario de la guerra incluye la carta de Gómez, de la cual extraemos el siguiente fragmento:

Usted dice que pertenecemos a la misma raza y me invita a luchar contra un invasor extranjero; pero usted se equivoca otra vez, porque no hay diferencia de sangre ni de razas. Yo sólo creo en una raza: la humanidad, y para mí no hay sino naciones buenas y malas. España habiendo sido hasta aquí mala y cumpliendo en estos momentos los Estados Unidos hacia Cuba un deber de humanidad y civilización. Desde el atezado indio salvaje, hasta el rubio inglés refinado, un hombre para mí es digno de respeto, según su honradez y sentimiento cualquiera que sea el país o raza a que pertenezca o la religión que profese.

(Máximo Gómez Báez)

Así son para mí, las naciones y hasta el presente, sólo he tenido motivos de admiración hacia los Estados Unidos. He escrito al Presidente Mc Kinley y al general Miles dándoles gracias por la intervención americana en Cuba. No veo el peligro de nuestro exterminio por los Estados Unidos a que usted se refiere en su carta. Si así fuese, la historia los juzgará.140

2) Los insurrectos rechazaron la disposición española del 10 de abril de 1898 de suspender las hostilidades en Cuba con objeto de preparar y facilitar la paz .141. En esa disposición

Posteriormente el Consejo de Gobierno, presidido por Bartolomé Masó, aprobó el 10 de mayo de 1898 supeditar las fuerzas cubanas al mando militar norteamericano142. Esta aprobación fue anterior a que tropas norteamericanas desembarcaran en Cuba; aunque, la guerra entre España y Estados Unidos oficialmente había comenzado el sábado 23 de abril, cuando España le declaró la guerra a Estados Unidos ante la publicación de la Resolución Conjunta, el 19 de abril de 1898, y los preparativos bélicos que se estaban haciendo por la parte norteamericana, pero básicamente, para evitar un golpe de estado militar que derribara a la monarquía y con él salir de la crítica situación militar, política y socioeconómica que presentaba la España de ese fin de siglo. Estados Unidos le declaró oficialmente la guerra a España el lunes 25 de abril.143

Debo añadir que la decisión del Consejo de Gobierno del día 10 de mayo de 1898 fue tomada sobre la base que los insurgentes cubanos debían hacer causa común con Estados Unidos, país valorado como ... nación justa, poderosa y fuerte, dispuesta a coadyuvar con nosotros144.

Para conocer cual era la disposición del pueblo cubano ante la intervención norteamericana en la guerra, me voy a referir a una entrevista realizada el día 16 de diciembre de 1969 por María Poumier al destacado historiador cubano José Luciano Franco, fallecido en Cuba, donde éste planteó:

El ejército americano fue bien recibido, contra todo lo que diga todo el mundo; porque el odio concentrado de Cuba desde años era contra los españoles; se tomó en ese momento por el pueblo la llegada norteamericana como una cosa libertadora. Había, en comparación con España, un idealismo cubano, considerando al norteamericano el mejor del mundo.

2 Comments:

At 3:48 p. m., Blogger Angel Riguero said...

Una vez mas el compatriota Esteban Fernandez golpea al clavo en la misma cabeza......
ha plasmado el compatriota la realidad Cubana...sin mas ni menos....pero creo que la gran desgracia de Cuba fueron las llamadas 90 millas y la inncesaria guerra Hispano-Americana,
innecesaria porque los mambises tenian ya esa guerra ganada....y es muy comodo "coger los amngos bajitos".....nos creiamos libres pero que equivocados estabamos. se nos controlo desde
el 1898.........ha leido el lector el libro "El Cuarto Piso" ???......hagalo y enterese
quien puso a Castro en el poder.......Ya lo dijo el gran Simon Bolivar.."Un pueblo ignorante
es un instrumento ciego de su propia destruccion"...esto aplica al pueblo Cubano como parte de su culpabilidad, pues le intereso en lo mas minimo quien era la bestia de Biran.... y con tragica ceguera grito "Fidel esta es tu casa" y "Paredon"......Playa Giron...otra triste prueba...Reagan, Clinton y Obama nada hicieron por la Libertad de cuba......
Y aun peor Obama trato de "oxigenar"al regimen comunista de la Habana.....Trump...chi lo sa!!
Esa es la triste y verdadera realidad de la Patria de Marti.
****qui capit ille facit****

 
At 11:49 p. m., Blogger JULIO CESAR TARRAGO HERNANDEZ(I.B.N.S. 10660) said...

Si sr. Como aclara PP , el cuento castrista de que ESPAÑA ESTABA DERROTADA POR LOS MAMBISES no debemos repetirlo so pena de ser cómplices de la dictadura. No olvidar q España dio por perdida filipinas y hasta puerto rico , pero tenia mas hombres en cuba q todos los q enfrento bolivar en la gran suramerica. Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home