domingo, agosto 04, 2019

Reinas de Belleza en Cuba, otra tradición cubana acabada por el castrismo (+Videos). Sobre los primeros certámenes de belleza en Cuba. El Fígaro de 1900: ¿Cuál es la señorita más bella de Cuba?. Hablan Estrellas y Luceros del Carnaval de La Habana posteriores a1959







Srta.  María Rosa Gamio  Fernández



Reinas de Belleza en Cuba, otra tradición cubana acabada por el castrismo (+Videos)

**********
Seguidos por muchos e ignorado por otros los concursos de bellezas se dieron a conocer antes de la década del 50
**********
by  Cubanos por el Mundo
2017

Esta es la señorita Maria Rosa Gamio Fernandez, en Long Beach, California durante el Concurso de Miss Universo. Maria Rosa fue elegida 3ra dama entre 32 concursantes.

Desde una época tan lejana como 1909 los festejos del carnaval se enriquecían con la elección y desfile de la reina del carnaval y sus damas.

Seguidos por muchos e ignorado por otros los concursos de bellezas se dieron a conocer antes de la década del 50, uno de los mas conocidos es el concurso “Miss Universo” se celebró por primera vez en el año de 1952 en Long Beach Estados Unidos de Norteamérica.

Cuba no estuvo ajena a estos eventos y en Junio de 1952 el señor Miguel Sordo y su hija Consuelo Orta organizaron el concurso “Miss Cuba” que se llevó a cabo en el antiguo teatro Blanquita de Miramar, ese año fue electa como “Miss Cuba” la señorita Gladys López de la Provincia Habana.

En el año 1954 se volvió a celebrar el concurso siendo electa Isis Margarita Finlay y García, en 1955 fue electa Gilda Marín y en el 1956 Marcia Rodríguez.

En el año 1957 fue seleccionada “Miss Cuba” María Rosa Gamio Fernández y en 1958 resultó electa Arminia Pérez González. En 1959 Irma Buesa y en el 1960 Cuba tuvo su última representante en “Miss Universo” con Flora Lauten hoy Directora del grupo de Teatro “Buen Día”.

Con la llegada de la dictadura castrista a Cuba, cambia el rumbo de este evento, y aunque ya habían desaparecido los concursos “Miss Cuba”, todavía se celebraba la elección de la “Estrella del Carnaval” y sus Luceros que presidían los festejos carnavalescos en el país.

Anteriormente a 1959 se denominaban “Reina del Carnaval” y sus “Damas”. La elección de la Estrella del Carnaval era todo un suceso en el país y movilizaba a la FMC, los CDR, organizaciones estudiantiles y todos los Sindicatos. La elección de la estrella del carnaval de La Habana por ejemplo, se transmitía en vivo por la TV Cubana desde la Ciudad Deportiva. Miles de muchachas entre 15 y 25 años eran convocadas para representar a los diferentes sindicatos, organizaciones de masas y estudiantiles, era un proceso que comenzaba meses antes de los festejos y provocaba un gran movimiento sindical y estudiantil en todo el país. Hay que agregar que este evento se realizaba en cada provincia del país donde se elegía la estrella y luceros para los carnavales de la misma.

La noche final se presentaban todas las candidatas que habían sido elegidas en la base y se seleccionaba la estrella del Carnaval y sus luceros por un jurado integrado siempre por personalidades de la Cultura y el Arte. En los de La Habana estaban figuras como Rene Portocarrero, Rita Longa, Juan Marinello, Alberto Díaz(Korda), Enrique Núñez Rodríguez, Eva Rodríguez y tantos otros. Como animador conducía el espectáculo Germán Pinelli.

El primer carnaval Socialista se celebró en febrero de 1962, siendo electa estrella Berta Yero representando a la asociación de Jóvenes Rebeldes, en 1963 se eligió a Nerina Romero León de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). En 1964 Mabel Sánchez Domenech representando al Sindicato de Artes y Espectáculos. En 1965 es electa María de los Angeles Vega de la FEU, en 1966 Cristina Díaz López de la UES, en 1970 Elba Pérez Rodríguez del Sindicato de Ciencias y Educación trascendió como reina del carnaval. En 1971 Georgette Álvarez Morante de la FEU reinó ese año, y en 1972 Celia de la Caridad Hernández, de la FMC resultó electa como Estrella de Carnaval.

En video el discurso de la Miss Cuba María Rosa Gamio Fernández en el Miss Universo 1957

Mayda Tirado García de la FEEM, resulta elegida estrella del carnaval Habana 1973 y en el 1974 con María Félix Castillo Lemus del Sindicato de la Aviación Civil, como reina del carnaval 1974 se cierra el ciclo de Estrellas y Luceros en Cuba. Luego de los sucesos ocurridos esa noche en la ciudad deportiva en que el Público tenía como favorita una hermosa trigueña llamada Nancy y que concursaba con el número 14 y que había sido eliminada en la primera ronda, el público presente empezó a protestar y ese fué el detonante para los que hasta ese entonces detractores de ese tipo de eventos en Cuba hicieran lo imposible para que nunca mas hubiesen en Cuba concursos de bellezas.

Los más detractores de estos concursos alegaban que “Las estrellas y los luceros dejaban de representar a sus sindicatos y organizaciones de masas, se convertían entonces en un artificio feudal y anacrónico, retrógrado y hasta dañino en la formación de nuestros jóvenes“.

Estas ideas de por si anacrónicas y retrógradas no permitieron más que tuviésemos en Cuba en nuestros carnavales, Estrellas y Luceros. Tal vez algún día se retomen estos concursos.

La señorita Maria Rosa Gamio Fernandez, en Long Beach, California durante el Concurso de Miss Universo. Maria Rosa fue elegida 3ra dama entre 32 concursantes.


32 participantes fueron registradas ese año y fue llevado a cabo en Long Beach California

1957 MISS UNIVERSE


**********

Escrito por: Redacción - NGM
usando información de:
 Archivo TodoCuba.

El primer certamen de belleza que se recuerda en Cuba fue organizado por el periódico artístico y literario El Fígaro en una fecha tan lejana como 1894. Aunque fue todo un éxito, las agitaciones políticas que convulsionaron al país tras el estallido independentista de 1895, impidieron que el concurso para elegir a una nueva “Miss Cuba” se repitiera hasta el año 1900.

Bajo la pregunta: “¿Cuál es la señorita más bella de La Habana?” lanzó El Fígaro su segundo certamen de belleza.

Como además de divertir, también se trataba de ganar dinero, las votaciones sólo podían realizarse a través de los cupones que, durante ocho números consecutivos, publicaría el periódico en la parte superior de su portada. Por ende, para poder votar había que, necesariamente, comprar El Fígaro. Cada cupón o boleta debía ser remitido luego, a vuelta de correo, a la dirección del periódico o ser entregado directamente en su redacción.

¿Cuál es la señorita más bella de Cuba?

El Fígaro: ¿Cuál es la señorita más bella de Cuba?. Fuente: TodoColección.

El gran problema del concurso – y el punto más importante en que difería esta selección de Miss Cuba de los concursos posteriores y actuales – era que no se publicaban las fotografías de las candidatas. De ahí que hoy no se conozcan los rostros de la mayoría de las señoritas que tomaron parte en el certamen.

No es posible explicar en realidad por qué los directivos de El Fígaro tomaron la decisión de no dar a conocer sus rostros. Si bien la inclusión de fotografía en las publicaciones representaba todavía algunos desafíos de carácter tecnológico, sí contaban los medios de la época con excelentes artistas de la plumilla, capaces de reproducir hasta el más mínimo detalle con calidad exquisita.

El sentido del certamen quedaba así desvirtuado porque se reducía a una carrera entre los más pudientes y gastadores que, deseosos de alabar la vanidad de alguna diva, acumulaban cupones para obsequiarle un título de belleza.

Patrocinantes del Miss Cuba 1900

Como en las competencias contemporáneas, Miss Cuba 1900 (o Miss Habana, que para el entendimiento de la época era, básicamente lo mismo) contaba con empresas patrocinadoras que entregaban regalos a la vencedora. Así, el Palais Royal obsequiaría a la reina de la belleza con:

(…) un primoroso reloj de oro afiligranado con brillantes y esmaltes verdes, ostentando en la tapa una exquisita miniatura (…) pende de un broche que simula un trébol de brillantes y esmalte, y será acompañado de una original medalla que llevará la inscripción: El Fígaro a la Reina de la Belleza, Habana, 1900.

Para las damas de honor (aquellas que escoltaran a la ganadora en la preferencia del público… o la compradera masiva de cupones), La Estrella de la Moda de Madame Picheu regalaría:

(…) un precioso traje de tu blanco bordado de brillantes pallettes, última expresión del gusto parisién.

Se anunciaba también por El Fígaro que los mejores fotógrafos de la capital y los dibujantes estrellas del periódico estaban dispuestos a hacer los retratos de las bellezas vencedoras una vez terminado el certamen. Cinco poetas por encargo, entre los más afamados del país, les compondrían loas. Por último, un salón de lujo de La Habana abriría sus puertas para la ceremonia de coronación.

A pesar de la novedad del concurso de belleza y de lo fatuo y poco serio que significaba el proceso de selección, el certamen fue todo un éxito. El Fígaro se forró literalmente en dinero y aumentó su circulación y popularidad.

La ganadora del certamen: Silvia Alfonso


Miss Cuba 1900 – Silvia Alfonso. Fuente: Hojas de Prensa.

Finalmente, emergería ganadora la señorita Silvia Alfonso. Ella, en el último escrutinio, saldría de la tercera posición para aventajar a Margarita Mendoza y Margarita Romero, que terminaron a continuación. La Miss Cuba 1900 lograría 18.723 votos con los que aseguraría, no sólo un reloj del Palais Royal, sino también un ventajoso matrimonio con un caballero de bien.

De Silvia Alfonso daría El Fígaro una breve semblanza con el ampuloso lenguaje de la época al dar a conocer su triunfo:

Nació para ser reina, y no pudiendo reinar sobre un pueblo, reinó sobre todos los corazones. Tiene en su augusta beldad tal expresión de soberanía, que si no hace doblar las rodillas, hace doblar las almas a su paso.

Escrito por: Redacción - NGM, usando información de: Archivo TodoCuba.
***************
**********

La cantante, actriz y compositora María Concepción ¨Conchita¨ Alonso Bustillo nació en Cienfuegos, Cuba, el 29 de junio de 1957 y con cinco años, en 1962, partió para Venezuela. En 1973  compitiendo por Venezuela fue coronada con 16 años  Miss Teenager World o "Princesita Joven del Mundo" 1973. En 1975 fue primera finalista en  Miss Venezuela 1975  y en el concurso de Miss Universo de ese año quedo entre las siete finalistas,título ganado por Wilnelia Merced., Miss Puerto Rico 

María  Conchita Alonso  en Miss World 1975


Maria Conchita Alonso Acariciame

********
En tiempos de carnaval un documental donde hablan otroras  Estrellas del Carnaval de La Habana


************
Nota del Blogguista

Muy buen artículo de Camilo Loret de Mola donde muestra realmente lo que ha sido el feudo y ¨el derecho de pernada¨ en la finca del sátrapa.
El hombre nuevo que se decía construir, ha sido una de las hipocresías más grande de la tiranía.

Ellas tienen el atenuante de la inmadurez con su recién estrenada juventud y la admiración hacia aquellos supuestos héroes y salvadores de la Patria; ellos ....

Conocí muy ligeramente a dos de esas Reinas o Estrellas del Carnaval Habanero, una era de Guanabacoa y estudió Licenciatura en Química cuando yo estudiaba Matemática a finales de los 60s y principios de los 70s, cuando ella fue elegida estaba en el Pre de Guanabacoa ; la otra vivía a la entrada de Mantilla y fue de las últimas que hubo.

Me parece, no estoy seguro, que la protesta no fue con la elección de la pobre y desgraciada Georgette, estudiante universitaria de la CUJAE de la especialidad de Arquitectura, si mal no recuerdo. En su sepelio fue la única vez que hablé con El Caballero de París, ya que me hizo ciertas preguntas al ver el entierro.
*****************
Tomado de http://www.penultimosdias.com


Reinas


Por Camilo Loret de Mola



Para las más bellas había opciones añadidas. La posibilidad de convertirse en estrella prometía un futuro luminoso en una época en que todo sucedía una vez al año. Con entusiasmo, las hermosas criollitas se sometían cada verano al escrutinio de un jurado improvisado para seleccionar a las ninfas que presidirían los carnavales habaneros.Eran arropadas con maxifaldas y mitones calurosos, sentadas como tontas en una carroza de brillos y falsos espejos, remolcadas por un tractor soviético que mal disimulaba su rojo chillón entre estrellas y lunas de papier mache. Las ganadoras desfilaban por el malecón de la ciudad, lanzando serpentinas tan lejos como podían, como si con cada esfuerzo se desprendieran de las libretas de racionamiento, los apagones y las guaguas.

A diferencia del Grupo de Apoyo del Comandante en Jefe o la difícil escuela del MINFAR, la selección de las bellas del carnaval era una cantera de cuadros, un vivero humano o servicio de de asistencia para los más altos niveles de la Revolución donde la capacidad de trabajo o la vinculación a las actividades políticas no ejercía influencia alguna.

Por supuesto, la aventura no terminaba luego de figurar cada noche después del Alacrán. El verdadero escenario comenzaba cuando las divas descendían de la carroza. Era entonces que se iniciaba el jugueteo profesional, la puja, la subasta revolucionaria por las hembras.Como mercancías de lujo, las elegidas serían disputadas entre los generales y doctores del momento. Estos segundos espectáculos nunca fueron televisados, ni tuvieron lugar a la vista de palcos, tribunas y borrachos. A puertas cerradas, lejos de “afrokanes” o guaracheros, los panzones y las valkirias discutían contratos prenupciales antes de someterse a la cabalgata final. De tales concilios se desprendieron matrimonios famosos, amantes históricas y hasta algún que otro crimen pasional.

Al populacho sólo se le permitía disfrutar del paseo triunfal de cada noche y de los bretes de la selección inicial. En esa época en la que toda actividad social había sido sustituida por consignas y mártires, poder seguir por unos momentos la pasarela, los desfiles y las preselecciones de las aspirantes era como un escape nocturno al mundo de Oz.

El duelo de belleza se dirimía en el coliseo de la Ciudad Deportiva, la televisión y la radio reportando en vivo y ventas de tiquetes para cajitas y bebidas: audiencia garantizada y cautiva. Muchas veces la favorita era descalificada por razones que nunca quedaban claras. Como en aquella oportunidad en que ganó una muchacha con el corte de pelo estilo “medieval” y el sugestivo apellido Tirado, mientras el auditorio prefería a una hermosa trigueña con el número 14. Todos los presentes, las más de dos mil personas que habían aplaudido como autómatas hasta ese momento, de repente corearon hasta el cansancio el dígito de la despojada. Los métodos de edición y postproducción de la época no permitían modular la trasmisión y el evento llegó sin censura a todas las casa como un ejemplo de indisciplina social, con una reina que recibía la corona entre rechiflas y unos luceros asustados por el tremendo alboroto. La animadora que cubrió el show nunca pudo superar los improperios que le dedicaron y hasta el día de su muerte la sola mención del número 14 en su presencia provocaba una tensión evidente y una retahíla de justificaciones tardías. Al final, la reina rechiflada y la aspirante descalificada tuvieron su merecido consuelo en los brazos de sendos generales.

En la otra selección, la que se hacía a puertas cerradas, también se respetaban niveles y escalafones. El alcalde de la Habana, con algo de beduino a cuestas, y el Presidente de la FEU, una especie de leprocornio alcohólico, servían de pastores del rebaño de lujo, y mantenían informado al sátiro mayor de la calidad de la manada de ese año y mientras preparaban a las damas para el encuentro trascendental, jugaban a confesores y cómplices entre los senos de las aspirantes al trono.

Agrupadas en uno de los hoteles de lujo que quedaban y siempre simulando sorpresa, las aspirantes finalistas eran sometidas al examen del nuevo dueño, quien llegaba palpando nalgas y sopesando bocas para luego dictar preferencias y orden de consumo. Los esfuerzos por ocupar los primeros puestos de la lista se hacían evidentes durante el corto encuentro inicial: sobreactuaciones, miradas lánguidas y excesiva atención a cada chiste o comentario inocuo del dictador. También se valía algún empujón o un codazo oportuno a la rival cercana: olvidar un poco la compostura podía ayudar a montarte en el carro de la suerte. Las no favorecidas quedaban a disposición de las rondas de consuelo.

La crème de la crème era invitada al cumpleaños más importante del país, como si se tratara de una especie de regalo de los organizadores. De allí a terminar simulando gozo entre las sábanas del poder y compartiendo su desnudez ante las miradas de los escoltas, sólo había un paso. Algunas no sobrevivieron al juego, como la hermosa de nombre francés, que atribulada por su romance oportuno, cruzó la calle ensimismada, coincidiendo con un temible Berliet, camión francés que obligó al ministro de gobierno a aparentar en velatorios como si se tratara de un amante real.

El espectáculo terminó por desaparecer, pero no el deporte de los nuevos príncipes, sátiros verdeolivo en busca permanente de las ninfas de turno.

Hoy, divorciadas o con maridos venidos a menos, repasando por última vez el paquete de fotos manchadas, releyendo cada recorte de prensa o pedazo de papel que lanzarán definitivamente al fuego de las vanidades, aquellas reinas de una noche comprenden que también fueron víctimas, manipuladas y abandonadas justo con la aparición de sus primeras arrugas o el ensanchamiento de la cintura, juguetes del retozo de los poderosos. Mujeres comunes que en su belleza creyeron encontrar un atajo a la felicidad y hoy sobreviven sus miserias mientras extrañan a los nietos en el exilio.

Camilo Loret de Mola
Miami
************************
Algunos comentarios dejados en Penúltimos Días

farandula // Aug 23, 2009 at 2:25 am
La Tirado con Alejandro Ronda, el general de los pichos duros que traiciono a Abrantes y lo chivateo con Raul
La del numeral 14 con el Gallego Franco, viceministro de orden interior que se fue con la causa 2 del 89.
#
*********
19 vicky // Aug 23, 2009 at 10:08 am
Pues no me parece que el tema sea de peso, en aquel entonces muchos querian estar muy cerca del poder. A lo mejor enredados en el medio se creyo que la actuacion era lo mejor, puede ser que como a muchos, al final cayeron en desilucion total…
#
**********
20 thelma // Aug 23, 2009 at 8:06 pm
Georgette no se si asi se escribia. a Mabel…. cuantas…..
Por cierto el otro dia vi a Rebellon ni lo conocia de lo avejentado que esta y enfermo.
No por eso siento pena.
T
*********
hija // Aug 25, 2009 at 8:42 pm
Mi madre fue estrella y nunca tuvo fotos de esas, no fueron todas




Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

1 Comments:

At 2:56 p. m., Blogger Angel Riguero said...

El Castro-comunismo acabo con los certamenes de belleza......PERO.....lo que los comunistas
jamas acabaran sera la bellexa de la mujer Cubana de todos los tiempos.

 

Publicar un comentario

<< Home