miércoles, mayo 09, 2007

HISTORIA DE UNA AMISTAD INDECENTE FIDEL CASTRO Y JOSÉ ABRANTES

Historia de una amistad indecente

Por Nicolás Pérez

Esta es la triste historia de dos amigos. Uno Fidel Castro, el dictador de una isla caribeña. El otro José Abrantes, el más fiel de sus seguidores y su mano derecha. Pocos recuerdan cómo y cuándo se conocieron ni tampoco importa. Lo que hoy pertenece a la historia es que un día, a pesar de ser Castro el más desconfiado de los seres humanos, José ganó su confianza, y comenzó a cuidarle las espaldas. Es decir, se convirtió en su sombra. Muchas noches durmió frente a una puerta para velarle el sueño, y probaba sus comidas para evitar que fuese envenenado. Eso hizo durante 30 largos años en que hubiese cambiado en media cuarta de tierra su vida por la de él. Fueron tres décadas de continua convivencia en que uno respiraba el aire del otro, y la fe de Castro en José llegó a ser tanta, que un día aparte de cuidarlo a él, quiso que cuidara a la nación, y lo nombró general y ministro del Interior. En ese instante, detrás de Fidel y Raúl, Abrantes había escalado a la tercera posición en línea de mando en la Cuba revolucionaria.

A los procesos históricos los envenena el tiempo. Existen diversas razones para que esto suceda. En este caso el detonante fue una combinación letal: la necesidad de Cuba de divisas fuertes y el tráfico de drogas. Y así fue como se juntó el cielo con la tierra y comenzaron a suceder cosas inconcebibles. Todo por un mal cálculo. Como ocurre con frecuencia, La Habana subestimó al enemigo, y un día, en el buró de Fidel Castro, alguien colocó un abultado expediente el cual contenía pruebas concluyentes sobre el conocimiento de los yanquis, de las actividades cubanas en el contrabando de estupefacientes.

Y cundió el pánico en la cúpula del castrismo, y el aire se enrareció, y para evitar que sentaran a Fidel y a Raúl en el banquillo de algún tribunal norteamericano, se comenzó a buscar chivos expiatorios. Pero no se podía hacer un alboroto chapucero ni una novelita de folletín. Se trataba de montar quizás la mise en scene más magistral de la revolución cubana, una auténtica tragedia griega llena de alegorías y símbolos.

Así Fidel Castro (nadie más hubiese tenido las prerrogativas y la osadía de llegar tan lejos), con su diabólica genialidad, como el rey Cronos, hijo de Gea y Urano, temiendo que sus propios hijos se le rebelaran, decidió matar dos pájaros de un tiro: devorar a sus vástagos más peligrosos y rebeldes, y al propio tiempo, levantar un muro de confusión frente a posibles acusaciones del Norte de autorizar el narcotráfico desde la Isla.

Así se instituyó la Causa número 1 en que fueron defenestrados el general Arnaldo Ochoa, Héroe de la Revolución. Y los inseparables hombres nuevos y niños lindos de Castro, los James Bond de la revolución, los gemelos Patricio y Antonio de la Guardia.

Pero este sacrificio no bastó para aplacar la ira norteamericana. Seguían apareciendo testimonios y pruebas. Había que dar un paso más drástico para borrar la más mínima huella de culpabilidad castrista. Y entonces Fidel decidió ofrecer en bandeja de plata la cabeza de José Abrantes, a la voracidad de la opinión pública mundial. Y así surgió la Causa número 2 de 1988.

Esta semana este juicio fue presentado por la televisión de Miami en el magistral programa A Mano Limpia, de Oscar Haza, y no es posible encontrar antecedentes jurídicos con anécdotas más absurdas. Pasajes como el del abogado defensor Juan Rafael Mendoza proponiendo al Tribunal: ''Ustedes tienen la obligación de sancionar a estos acusados''. O la del general Pascual Martínez Gil: ''La mayor condena es no poder volver a estrechar la mano del Comandante en Jefe''. O la del Teniente Coronel Oscar Carreño Gómez: ''No sé si soy civil o militar, hay tanta desinformación en el Ministerio del Interior, que no sé ni quién soy''. Finalmente, un patético José Abrantes inculpándose y repitiendo cada cinco minutos: ``Quiero aclarar que la revolución no tiene nada que ver con esto; no me perdono no haber cumplido con las órdenes de Fidel Castro''.

Algo estremecedor. Aunque si montaron este show para salvar a Castro de la infamia lograron lo opuesto. Todos los acusados fueron condenados a largos años de cárcel, y Abrantes poco tiempo después fue dejado morir en una celda en la prisión de Guanajay porque sabía demasiado. Este juicio fue filmado y hay copias fuera de Cuba. ¿Acaso no entiende Fidel Castro en la ceguera propia de quien detenta el poder absoluto que cuando se analice sin pasión ni rabia estos tiempos que corren, tan sólo por ese espantoso juicio y la muerte de Abrantes, su mejor amigo, la historia no lo puede absolver?
*************
FRAGMENTO DEL PROGRAMA A MANO LIMPIA

Online Videos by Veoh.com

5 Comments:

At 8:45 p. m., Blogger jrcabrera said...

Ustedes, una buena parte del exilio cubano tienen mucha imaginacion pero de mala calidad. No se dan cuenta que la gente no es tan estupida como ustedes creen?.Ustedes le hacen un favor a su enemigo con esas fabulas baratas.

 
At 11:15 p. m., Blogger PPAC said...

Usted hace un comentario pero no lo sustenta argumentalmente.

Fábulas baratas son las que hace la tiranía cuando dice que todos los que se le oponen son mercenarios comprados por el imperialismo o agentes de la CIA. Fábula fue decir que los que se iban por el puente marítimo conocido como ¨El Mariel ¨eran escorias . Fábula es decir que la explosión del buque ¨La Coubre¨ fue llevado a cabo por la CIA y al cabo de 52 años la tiranía no ha presentado una sola prueba que demuestre lo que dijo Fidel a las dos o tres horas de haber ocurrido. Fábula es decir que fueron 20 000 los mártires caidos en la lucha contra Batista, cuando nunca han presentado en más de medio siglo una lista con sus nombres, mientras que estudios serios del Exilio plantean que el régimen de Batista mató a aproximadamente 2 000 personas y que los revolucionarios mataron aproximadamente a 900 personas. Las víctimas de Batistato eran en su inmensa mayoría personas que se le oponían por la violencia mientras que muchos de los matados por las actividades subversivas de los revolucionarios, fundamentalmente del Movimiento 26 de Julio, eran civiles ajenos a la lucha, pues los petardos y bombas las colocaban en tiendas, cines, cabarets, parques, etc.. No recuerdo alguna colocada en una estación de policía o un cuartel ni un atentado a algún connotado militar batistiano, salvo fermin Cowley Gallegos y a Blanco Rico, este último más dedicado a la vida alegre que a reprimir.

 
At 10:58 a. m., Anonymous Anónimo said...

Vamos, que presento las pruebas eh ..., yo si las poseo y con detalles..., decenas de oficiales en la Inteligencia y en Villa conocían todo lo que ocurría, solo que ..., se les fue de las manos y de pronto se hizo público el bombazo, todo empezó en la 5ta ave y la entrada para el Naútico...
Lo que pasa es que si las hago públicas, esta nación no garantizará mi protección y vendrán los chicos malos a por mi.
Por otra parte ya no vale la pena luego que USA y Cuba son ahora grandes amigos ..., aquí mismo en USA me achicharrarían los ahora compañeros del norte ...

 
At 6:45 a. m., Anonymous Anónimo said...

Jaaaaa ignorancia ,tus dictadores vivieron su vida a toda plenitud y son dueños de tu espíritu también y si te tuvieran que sacrificar lo hicieran (peon)

 
At 4:39 p. m., Blogger armando said...

Pues saca a la luz esas pruebas de forma anónima, y solo las que no te incriminen, sino no hagas estos comentarios, yo personalmente creo que no tienes nada aunque me encantaría que si las tuvieses

 

Publicar un comentario

<< Home