jueves, enero 24, 2008

ELECCIONES EN CUBA, UN EJEMPLO INDIGNO DE IMITACION

Publicado en El Nuevo Día, de Colombia, enero, 23 de 2008


Elecciones en Cuba, un ejemplo indigno de imitación

Por Yaxys D. Cires Dib*


Desde una ciudad europea y por recomendación de un amigo acostumbro a consultar la versión online del periódico El Nuevo Día. Por ello, el pasado martes 22 tuve la oportunidad de leer un artículo de Rodrigo López Oviedo titulado: "Cuba: unas elecciones ejemplares" , en el que realizaba una apología al sistema electoral cubano. Agradezco al equipo de este medio de comunicación por permitirme el derecho a réplica que como cubano debo ejercer.

Reconozco que los sistemas democráticos latinoamericanos no son perfectos. Como han tenido que abrirse camino en medio de situaciones de alta vulnerabilidad, presentan diversas deficiencias a corregir. Estoy en condiciones de mencionar cantidad de ejemplos de ello, tantos como los que podrían señalar sus detractores. Pero también hay que reconocer que la democracia, principalmente en temas electorales, ha mejorado. Por mencionar algunos aspectos positivos: el fraude electoral no sale tan impune como antes, los resultados suelen conocerse el mismo día, es raro que un proceso electoral no cuente con observadores internacionales y el ciudadano tiene la posibilidad de decidir entre diferentes opciones políticas. De hecho, los líderes neopopulistas actuales han llegado al poder por la vía electoral. Sin embargo, López Oviedo en su artículo prefiere presentar a las elecciones cubanas como ejemplo, cuando son todo lo contrario a lo señalado anteriormente y a la democracia en general.

Para que unas elecciones sean democráticas y por ello al menos ejemplares en su concepción, deben garantizar la participación de los diferentes partidos, cosa que en las cubanas no sucede. En Cuba los opositores, y cualquier ciudadano incluso sin pretensiones partidistas, son perseguidos y encarcelados solamente por pensar y opinar distinto al régimen que impera. Existe una ley que les llevaría a la cárcel por ello: la conocida como Ley Mordaza, que el gobierno se reserva como medida de coacción legal. Existe un solo y todopoderoso partido: el comunista, y los otros son ilegales y representan, según el gobierno, a "los intereses del imperialismo yankee" (mentira que pretenden que aparezca también como una forma "moral" de reprimir las disconformidades del pueblo con el gobierno, una mezquina justificación para secuestrar los derechos y libertades de los ciudadanos). Esta criminalización de la diferencia es la que hace que los candidatos –los comunistas- en Cuba no necesiten hacer proselitismo electoral. ¿Ante cuáles contrincante lo harían? Por ello, todas las votaciones en la Asamblea Nacional del Poder Popular siempre han resultado unánimes.

La necesaria participación de diferentes partidos no es producto de la ocurrencia de alguien, sino una exigencia democrática que los propios Gobiernos, entre ellos el de Cuba, han plasmado y firmado en las declaraciones de las Cumbres Iberoamericanas. Además, el pluripartidismo representa la diversidad de opciones económicas y políticas existentes en toda sociedad, entre ellas la cubana.

Sólo alguien que no conoce la realidad de la isla caribeña puede dar a entender que el Partido Comunista de Cuba (PCC) se mantiene al margen del proceso de elaboración de las candidaturas. La Ley Electoral cubana dice que éstas serán elaboradas por las Comisiones de Candidaturas, entes que estarán integrados por las diferentes organizaciones de masas. Pero en realidad estas supuestas organizaciones (que siguiendo convenientes convenciones han sido rebautizadas en los últimos años como Organizaciones No Gubernamentales, a pesar del origen, financiación y control por parte del Gobierno y el Partido) son correas de transmisión del dominio oficialista o para ser más concretos: son parte del propio oficialismo. Además, sin ir más lejos, la Constitución de la República en su artículo 5 expresa: "El Partido Comunista de Cuba,(…) es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista." Más claro, ni el agua.

Dicho esto, podríamos preguntarnos ¿si es tan antidemocrático el sistema electoral cubano, por qué arroja tan alta participación? La respuesta está en el carácter represivo del régimen. El que se niegue a votar puede enfrentar marginación social, expulsión del trabajo y hasta actos de repudio en sus propias viviendas. Acciones más duras enfrentaran los que pidan abiertamente la abstención.

Sería difícil por razón de espacio exponer toda la realidad del sistema electoral cubano. Por ello exhorto a que cuando vayan a Cuba no solo visiten lugares y hoteles vedados para los cubanos y lleguen a donde está la gente común. No creo que les hablen mucho de elecciones, pero sí de lo difícil que es en Cuba escapar del guión que el régimen impone.

Finalmente, en un país democrático López Oviedo puede libremente expresar lo que desee del sistema cubano, hasta el punto de presentar como ejemplo algo que es precisamente indigno de ser imitado; puede también criticar el sistema electoral colombiano si quiere. Pero lo que no puede hacer López Oviedo es irse a vivir a Cuba y criticar el sistema allí existente sin estar dispuesto a verse encerrado en la cárcel o, ya que por suerte es extranjero, ser despedido hacia su país sin mayores contemplaciones. El día que lo intente y cuando lo previsible ocurra, estaré yo desde una ciudad europea defendiéndole.

***************
*El autor es abogado, con master en Derecho Mercantil, Derecho Internacional y Relaciones Internacionales. Becario de FAES en un Master en Acción Política.

1 Comments:

At 2:31 p. m., Blogger RODRIGO LOPEZ OVIEDO said...

Apreciado señor Yaxys: La magia de internet me puso ante sus comentarios. Ya los conocia a través de otras voces, aunque en este caso se ve que han sido labrados por una pluma llena de virtudes. De todas formas no los comparto. Están hechos bajo los parámetros de la ideología liberal, muy hermosa en teoría, pero muy desastrosa en resultados para los más humildes. De todas formas le agradezco que se haya referido a mi artículo, al igual que su oferta de defensa. Posiblemente para necesitarla no necesite salir de Colombia. Usted bien sabe cuál es la suerte de nuestro periodismo independiente.
Cordialmente,
Rodrigo López Oviedo
rlovi@hotmail.com

 

Publicar un comentario

<< Home