viernes, abril 06, 2012

Desde Cuba Tania Díaz Castro sobre Camilo Cienfuegos y Agustín Díaz Cartaya: : Dos ausentes que yo conocí

Tomado de http://www.primaveradigital.org




Dos ausentes que yo conocí


Por Tania Díaz Castro
04 de Abril de 2012


Cuba actualidad, Santa Fe, La Habana, (PD) Dos personajes de la historia cubana que yo conocí, están en mi memoria tal como eran: inquietos, impetuosos, obsesivos y un poco locos. Es la primera vez que escribo sobre ellos. Me refiero al legendario comandante Camilo Cienfuegos y a Agustín Díaz Cartaya, autor de la Marcha de la Libertad o Himno del Movimiento 26 de Julio.

A los dos los vi muchas veces. En una ocasión me senté al lado de Camilo toda una noche en una mesa del Cabaret Tropicana, invitado él por mi novio, el capitán Luis Pérez Perdomo, durante el verano de 1959. Una foto que guardo da prueba de ello. Camilo con su sombrero tejano y una sonrisa con la que podía conquistar todo lo que quisiera. Por eso una noche, como ocurría con frecuencia, marchó Camilo en su auto acompañado de varias bailarinas del cabaret, que luego hacían cuentos que, por pudor, no menciono.

A Cartaya lo conocí mucho mejor durante los primeros años de la revolución, cuando andaba en su convertible norteamericano por las calles del Vedado, siempre armado con su par de pistolones al estilo cowboy y lanzando tiros al aire para llamar la atención.

Esas dos almas rebeldes, a mi entender, jugaban con sus emociones. No supieron acomodarse al triunfo revolucionario y tampoco lo aceptaron como una realidad cotidiana. Les sobraba vitalidad y fuerza, y no sabían cómo usarla.

Muchas noches, en la terraza de la casa de una amiga que vivía en la calle 21 esquina a N, en el Vedado, muertos de miedo tuvimos que tirarnos al piso para no morir de un balazo, mientras Cartaya, con todos sus dientes afuera y más feliz que un niño con su primera bicicleta, lanzaba tiros a diestra y siniestra desde su auto, no sólo para asustar a los transeúntes, sino para avisar que por ahí pasaba él.

Después de muchos espectáculos como ese, poco a poco desapareció Cartaya del entorno habanero, hasta que dejamos de avisar "Ahí viene el loco" cuando lo veíamos acercarse en su carro.

Camilo también desapareció, pero de forma sorpresiva en una avioneta por las costas cubanas, y aún no se han podido encontrar sus restos, ni los del avión.

Cuenta la historia que, en julio de 1953, durante unan práctica de tiro, antes del asalto al Cuartel Moncada, el propio Fidel Castro le pidió a Agustín Díaz Cartaya que compusiera un himno al Movimiento 26 de Julio. Cartaya tenía veintidós años, era aficionado a la música y estaba encargado de acciones terroristas dentro de esa organización. Días después, en una casa del reparto Coco Solo, le cantó el himno a Fidel por primera vez. Ya había dejado de recoger y vender desechos de basura y de dormir en las calles.

(Agustín Díaz Cartaya)

Hoy se le considera miembro de la Generación del Centenario, y es autor de un libro de poemas (Yo soy un hombre triste), publicado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. La razón de ese título no se conoce. Me pregunto si el compositor ha visto cumplida al pie de la letra la razón de su himno. Hoy, otros tiranos gobiernan el país y su primera estrofa, donde aclara que iríamos hacia la paz, la prosperidad y la libertad, resulta una ironía. A partir del triunfo castrista, Cuba se ha visto envuelta en decenas de guerras ajenas donde han muerto miles de sus hijos, y la prosperidad económica nunca ha llegado a lo largo de estos cincuenta años, así como tampoco la ansiada libertad para todos.

***********
La letra de la Marcha de la Libertad, Marcha del Movimieto 26 de Julio o Himno del 26 de Julio que se cantaba en la cárcel de Boniato, era ésta:


Marcha de la Libertad o Himno del 26 de Julio

Marchando, vamos hacia un ideal
sabiendo que hemos de triunfar
en aras de paz y prosperidad
lucharemos todos por la libertad.

Adelante cubanos
que Cuba premiará nuestro heroísmo
pues somos soldados
que vamos a la Patria liberar
limpiando con fuego
que arrase con esta plaga infernal
de gobernantes indeseables
y de tiranos insaciables
que a Cuba
han hundido en el Mal.

La sangre que en Oriente se derramó
nosotros no debemos olvidar
por eso unidos hemos de estar
recordando a aquellos que muertos están.

La muerte es victoria y gloria que al fin
la historia por siempre recordará
la antorcha que airosa alumbrando va
nuestros ideales por la Libertad.

El pueblo de Cuba...
sumido en su dolor se siente herido
y se ha decidido...
hallar sin tregua una solución
que sirva de ejemplo
a ésos que no tienen compasión
y arriesgaremos decididos
por esa causa hasta la vida
¡que viva la Revolución!

Posteriormente se eliminó la penúltima estrofa y en la antepenúltima se cambió la palabra Oriente por la palabra Cuba.
**********
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Desde Cuba Tania Díaz Castro sobre Camilo Cienfueg...":

No comprendo bien el sentido de este artículo y no me queda claro si la foto de Camilo Cienfuegos que lo acompaña es la que refiere su autora de la noche en Tropicana, pues esta tiene toda la pinta de ser un fotomontaje.

chicho el cojo
*******
Anónimo ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Desde Cuba Tania Díaz Castro sobre Camilo Cienfueg...":

esto es el periodico granma..todavia no han pasado la borrachera...con estos tipejos que tanto daño le han echo a cuba ..por eso estamos como estamos..somos enfermos a fabricar caudillos y super hombres..y no creamos instituciones.....tremenda especuladera con camilo el de la jeva....se leeran horrores..
*******
Comentario del Bloguista

Nada de esto se ha publicado en el periódico Granma pues la mitología revolucionaria se vería cuestionada, incluyendo, más tarde o más temprano, a los grandes dioses. Este artículo muestra la borrachera que se vivió con el triunfo de la Revolución, pues se creían y los adoraban como dioses con derecho a todo. Camilo y Agustín Díaz Cartaya se mostraban públicamente tal como eran. Los Castro hacían las cosas más discretamente. Algún día se conocerá públicamente, por ejemplo, la marihuana que fumaba Fidel Castro en la Sierra Maestra y cómo Pepín Quiala un día se lo recordó públicamente en un bar cuando después del triunfo quiso Fidel hacerse el puro. Quiala le recordó que la fumaban juntos. Pero lo más importante para mí de ese artículo está en el último párrafo y quizás eso sea lo que menos le ha agradado a usted señor Anónimo.

En el libro de Carlos Franqui titulado Camilo Cienfuegos. El héroe desaparecido se leen cosas similares a las planteadas acá por Tania Díaz Castro; además se da muy buena información sobre las posibles causas de la desaparición de Camilo.

3 Comments:

At 4:24 p. m., Anonymous Anónimo said...

No comprendo bien el sentido de este artículo y no me queda claro si la foto de Camilo Cienfuegos que lo acompaña es la que refiere su autora de la noche en Tropicana, pues esta tiene toda la pinta de ser un fotomontaje.

chicho el cojo

 
At 12:50 a. m., Anonymous Anónimo said...

esto es el periodico granma..todavia no han pasado la borrachera...con estos tipejos que tanto daño le han echo a cuba ..por eso estamos como estamos..somos enfermos a fabricar caudillos y super hombres..y no creamos instituciones.....tremenda especuladera con camilo el de la jeva....se leeran horrores..

 
At 3:53 p. m., Anonymous Anónimo said...

todavia no ha terminado el romantisismo con los que secuestraron a cuba..esta generacion frustrada..no pasa la pagina..y mira al futuro..muchos hombre buenos que amaron a cuba nunca vemos sus fotos ..pero estos tira tiro no dejan de aparecer..y con himno y todo..

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home