sábado, diciembre 13, 2014

. Venezuela se consolida como un punto de 'exportación' para el narcotráfico. Los cabecillas del “cartel de los soles” y el papel de PDVSA en el lavado

Nota del Bloguista de Baracutey Cubano


Dada la fidelidad con la que los mandamases venezolanos siguen las orientaciones o órdenes de la tiranía de los Castro, cuando exista algún general que le sea molesto a Diosdado Cabello o a Nicolás Maduro o que las autoridades norteamericanas estén a punto de vincular fehacientemente a la alta jerarquía Chavista-Madurista, detendrán a un grupo de militares y/o civiles  y los ejecutarán como hicieron en Cubaal General de División Arnaldo Ochoa, al Coronel Antonio ¨Tony ¨de la Guardia Font , al Mayor Amado Padrón Trujillo y al Capitán Martínez en la Causa 1/89 y condenado a cárcel  y e presumiblemente asesinado  General de División José Abrantes en la Causa 2/89.

Además del enriquecimiento quizás al Cartel de los Soles, u otros carteles, les guie la idea de destruir ¨al Imperio¨ mediante las drogas, al igual que pensaron,  o piensan aún,  Fidel y Raul Castro según un general de la Inteligencia rumana en los tiempos del dictador comunista Nicolás Ceuchesko.
 ******************
 (Cargamento ocupado en Air France)

Venezuela se consolida como un punto de 'exportación' para el narcotráfico

*****
En la última década se han quintuplicado los envíos anuales de cocaína hacia Europa y EEUU, según datos estadounidenses.
*****

Agencias
Caracas
13 Dic 2014


Ocultos en un contenedor, casi 1.400 kilos de cocaína atravesaron sin problemas una veintena de puestos militares en un recorrido de más de 800 kilómetros desde la frontera con Colombia hasta Caracas, según un reporte de la agencia Reuters.

Las autoridades venezolanas parecieron no sospechar nada mientras la droga estuvo escondida en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, el principal del país. Tampoco cuando fue colocada en 31 maletas con nombres falsos en las etiquetas y despachada el 10 de septiembre del 2013 a París, en un Airbus de Air France.

Días después, la policía francesa anunció el mayor decomiso de cocaína de su historia, tras una meticulosa operación con agentes franceses, británicos, españoles y holandeses. Los venezolanos fueron mantenidos en total oscuridad.

"¿Cómo iban a participarles de la operación sabiendo que los militares venezolanos eran los que estaban involucrados?", dijo Mildred Camero, exjefa de la agencia antidrogas de Venezuela bajo el gobierno del fallecido Hugo Chávez y quien asegura haber sido destituida por investigar lazos entre militares y el narco.

Al menos un centenar de militares y policías venezolanos han sido procesados por tráfico de drogas en el último lustro, según datos del Ministerio Público. Entre ellos, ocho oficiales de bajo rango por el caso de las "narcomaletas" de Air France.

El de Air France es el más escandaloso de una serie de decomisos que muestran que el narcotráfico se ha diseminado por Venezuela, convirtiéndola en la nueva alternativa para exportar cocaína sudamericana hacia Estados Unidos y Europa, y en otro frente de batalla contra un negocio ilícito mundial de 88.000 millones de dólares al año.


"El Gobierno de Nicolás Maduro sabe que el narcotráfico está enquistándose en su país", dijo un diplomático europeo conocedor del tema que habló en condición de anonimato.

La facilidad con que toneladas de cocaína son movidas a través de los puertos y aeropuertos de Venezuela ha llevado a analistas, afuera y en casa, a asegurar que los traficantes lograron corromper a las fuerzas castrenses. El Gobierno lo niega.

"Son manzanas podridas, actuaciones individuales", dijo a Reuters el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, después de dar detalles sobre la más reciente operación antinarcóticos en el estado Zulia, fronterizo con Colombia.

'Ambiente permisivo y corrupto'

Venezuela tiene una ubicación privilegiada para el comercio con Estados Unidos y Europa. Esto ha sido aprovechado por los traficantes, que en la última década quintuplicaron los envíos anuales de cocaína hacia Europa y Estados Unidos a 300 toneladas métricas. La mitad de la droga es producida en Sudamérica, según la oficina de Supervisión del Congreso de Estados Unidos (GAO, por sus siglas en inglés).

De acuerdo a la entidad, el volumen es similar a la droga que ingresa a Estados Unidos desde México y superior al que se exporta desde Brasil.

"Debido a su permeable frontera con Colombia, sistema judicial débil, esporádica cooperación antinarcóticos y ambiente permisivo y corrupto, Venezuela es una de las rutas más frecuentes para el tráfico de drogas desde América del Sur", denunció el Departamento de Estado en su informe antinarcóticos.

Pero hay otras razones. Venezuela es un punto ideal para exportar droga hacia Europa, donde los traficantes tienen márgenes de ganancia hasta un 40 por ciento mayores que en Estados Unidos, según las cifras más recientes de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Otro factor fue la ofensiva de más de 14 años en la vecina Colombia, apoyada por Washington, que debilitó al narcotráfico e hizo que muchos criminales se refugiaran en Venezuela.

"Los líderes de grandes grupos colombianos del narcotráfico han convertido a Venezuela en su sede", advirtió en declaraciones a Reuters Steven Dudley, de InSight Crime, entidad sin fines de lucro que investiga el crimen organizado en la región.

Algunos observadores opinan que parte del problema es que Caracas se aisló de los esfuerzos internacionales al expulsar en 2005 a la agencia antidrogas estadounidense DEA, a la que Chávez acusó de espionaje y hasta de apoyar el tráfico en el país.

Pero con la salida de la DEA, Venezuela incautó casi 80 por ciento más de droga que con la ayuda de ella. Desde entonces los decomisos fueron cayendo hasta alcanzar el año pasado niveles similares a los de cuando estaba la agencia, una disminución que el gobierno de Nicolás Maduro asegura se debe a su "lucha frontal".

'Puente aéreo'

Otrora uno de los más importantes de Latinoamérica, el aeropuerto Simón Bolívar, a orillas del Caribe, ha estado en los últimos años en el centro de numerosos escándalos de drogas.

Antes de embarcar, muchos de los cinco millones de viajeros internacionales que cada año pasan por este terminal son sometidos a un engorroso escrutinio. Al azar, militares abren los equipajes revolviéndolo todo. Sin embargo, a veces la droga pasa directo a la pista de despegue.

En mayo de 1999, por ejemplo, 90 maletas negras cargadas con 2.000 kilos de cocaína despegaron rumbo a Riad en la bodega del Boeing 727 del príncipe saudí, Nayef Bin Fawwaz al-Shaalan, de visita en Venezuela para una reunión de la OPEP.

La droga fue embarcada por el traficante colombiano Carlos El Médico Zapata mientras Al-Shaalan conversaba con Chávez y representantes de la OPEP en el palacio presidencial de Miraflores. El alijo fue incautado en París.

El caso fue apenas reseñado en los medios venezolanos que, por entonces, vivían el entusiasmo del recién estrenado gobierno socialista de Chávez. Pero no pasó desapercibido para Interpol y varias policías europeas, que alertaron que Venezuela comenzaba a posicionarse como trampolín de la droga sudamericana.

Según expertos en tráfico de drogas, países de la costa atlántica africana como Ghana, Senegal y Sierra Leona se han convertido en una especie de almacén para buena parte de la cocaína que sale de Venezuela rumbo al mercado europeo.

De África occidental, la droga sudamericana sigue su travesía por mar o a través del desierto del Sáhara hasta España, su principal puerta de entrada a Europa. Según el propio Gobierno venezolano, el tráfico desde Venezuela suele involucrar a organizaciones como la 'Ndrangheta o la Cosa Nostra italianas.

"Si los cargamentos de droga que salen de Venezuela siguen creciendo como en la última década, en pocos años el país habrá superado a Colombia como el hub sudamericano de la droga", dijo el diplomático europeo en Caracas.

Por el constante sobrevuelo de aviones cargados de droga en los estados fronterizos con Colombia, como Apure, Barinas y Amazonas, Maduro ha ordenado a la fuerza aérea derribar cualquier avión que viole el espacio venezolano.

Bolivia, otro país de tránsito, acaba de autorizar el abatimiento de narcoavionetas y Perú se lo está pensando.

Unas 36 aeronaves cargadas con droga fueron capturadas o derribadas en Venezuela en el 2013. Este año van 25.

"Las medidas que hemos tomado, sobre todo, con la ley de control del espacio aéreo, han disminuido esa tendencia significativamente", dijo el ministro López, asegurando que el pago a los pilotos de las narcoavionetas que pasan por Venezuela se ha triplicado en el último año por el riesgo que significa ingresar al país.

Sin embargo, en los llanos venezolanos ubicados en la frontera con Colombia, los narcotraficantes siguen adquiriendo fincas rústicas destinadas a pistas clandestinas para el aterrizaje y despegue de avionetas repletas de droga, advirtió Reuters.

"Lamentablemente, el estado Apure ha sido utilizado como puente para el narcotráfico", reconoció recientemente el gobernador de esa entidad, el oficialista Ramón Carrizales.
************
¡PURAS JOYITAS! Los cabecillas del “cartel de los soles” y el papel de PDVSA en el lavado

DolarToday
Jul 25, 2014

Políticos y militares chavistas están preocupados por las consecuencias que podría tener la declaración del ex jefe de inteligencia de Hugo Chávez. El rol clave de PDVSA

Son muchos los que por estas horas tratan de despegarse de Hugo Carvajal Barrios, el general chavista que fue detenido ayer en Aruba por la DEA norteamericana y que enfrenta cargos por tráfico de drogas, tal como confirmó a Infobae el abogado del ex jefe de inteligencia de Venezuela.

Los socios y cómplices de otros países de la región, como Ecuador, Colombia, Argentina, Bolivia y Cuba, también encendieron las alarmas por las consecuencias que una confesión del militar podría acarrear para ellos. Pero, sobre todo, quienes más temen causas en su contra son los colaboradores y secuaces que trabajaron durante años al lado de Carvajal y que ahora ven caer a su jefe.

(Hugo Carvajal Barrios)

Entre ellos, una red de militares que fue clave para tejer las relaciones con los narcoterroristas de las FARC colombianas y la posterior distribución, venta y lavado de activos provenientes de esa actividad ilícita.

El programa de la periodista Patricia Poleo expuso un listado con los nombres de generales del Ejército Bolivariano que podrían enfrentar el mismo destino que su jefe si salieran del territorio venezolano. “Si Hugo Carvajal se decide a colaborar… vamos sacar a relucir algunos nombres”, presentó Poleo en su programa televisivo, respecto de las identidades comprometidas en la investigación de la DEA y que probablemente aparecerán en el expediente luego de la declaración de Carvajal ante la Justicia de los Estados Unidos.

Todos ellos son generales activos del Ejército de Nicolás Maduro.

- General Josué Pernía Méndez;
- General Henry Timaure Tapia;
- General Juan Hidalgo Pandares;
- General José Miguel Jaimes Vivas;
- General Freddy Ramirez Espósito;
- General Eslain Longa Tirado;
- General Luis Jattar Medina;
- General Luis Motta Domínguez;
- General Nelson Benito Verde Graterol; y
- Mayor Elias Plascencia Mondragón.


Según reveló la periodista, Carvajal era el jefe de esta “organización de facto”, y la mayoría permitía el envío de drogas al Caribe y a los Estados Unidos; y luego se encargaban de limpiar los rastros que podrían haber dejado en sus tareas ilegales.

En su programa, el coronel Jorge Rodríguez Salas, víctima de Carvajal contó que el “narcogeneral”, como le señalan los opositores en Venezuela, fue el jefe de la inteligencia incluso desde 2000, antes de asumir formalmente en 2004 como director de la DGIM, la Dirección General de Inteligencia Militar.

Rodríguez Salas explicó cómo Carvajal articuló la red de narcotráfico y cómo fue clave en el mecanismo que permitió lavar los miles de millones de dólares proveniente de la venta de drogas. Para lograr “blanquear” ese dinero participó la petrolera PDVESA, símbolo de la corrupción chavista, en cuyas cuentas se lavaba montos millonarios de la narcoguerrilla.

Fuente: Infobae