lunes, abril 06, 2015

José Hugo Fernández: ¿INGENUOS O CÓMPLICES?

Tomado de http://www.cubanet.org/


¿INGENUOS O CÓMPLICES?

Por José Hugo Fernández

LA HABANA, Cuba -La llamada “izquierda democrática” planea convertirse en una alternativa de gobierno para los cubanos, distante en la práctica aunque fiel emocionalmente al régimen. Es lo que se desprende del comunicado que lanzó hace pocos días, a través del sitio digital Kaosenlared, donde explicita su apuesta por la formación de “un amplio y potente movimiento político” para luchar pacíficamente contra el sistema totalitarista y la crisis que imperan hoy en la Isla.

No está mal del todo. Pero mucho menos mal estaría si los grupos que hasta hoy se han integrado en este movimiento (Socialismo Participativo y Democrático (SPD), Izquierda Democrática y Socialista (IDyS), y Nuevo Proyecto Socialista (NPS)), no incurrieran en la doble torpeza de seguir llamándole Revolución a nuestra aberrante dictadura y de reconocerse como parte de ella.

Uno se resiste a mostrarse desconfiado sólo porque se trata de un proyecto de izquierda. Pero sus gestores tendrían que ser muy ingenios para creer de verdad que con el visto bueno, e incluso con la participación de los viejos caciques de la revolución, pueden avanzar en firme hacia una “Cuba desarrollada, moderna y socializada, donde todas las personas vivan de su trabajo, con justicia y libertad plenas”, tal y como prometen en su entusiasta programa.

La ingenuidad no mezcla con la política, son aceite y vinagre. De modo que en este ámbito los ingenuos o no son competitivos o no son sinceros, lo que significa, en cualquiera de los dos casos, que no resultan de fiar. Por supuesto que no está en mi intención descalificar a priori este movimiento que recién se estrena y que ciertamente expone más de un precepto de interés en su enunciado.

Pero como la ocasión la pintan calva, uno tampoco puede evitar las perspicacias.

Nunca como ahora le vendría tan bien al régimen la eclosión de un movimiento político amplio y potente, que le rinda pleitesía a su historia “revolucionaria” y que esté dispuesto a pasar página no sólo sin enjuiciar los daños (materiales, culturales, humanos) que ocasionó al país durante medio siglo de dominio, sino además a compartir con él las responsabilidades en un hipotético nuevo gobierno.

Así que quienes resuelvan hacerle la pala en tal sentido, sea por ingenuos o por cómplices, debieran admitir ante su conciencia que están intentando hipotecar el futuro de Cuba y que a la corta o a la larga no conseguirán otra cosa que no sea seguir lacerando la llaga en el espíritu y la moral de un pueblo cuyas esperanzas fueron ya sobradamente burladas durante demasiado tiempo.

Por lo demás, resultan merecedores de elogio algunos de los postulados de esta coalición de partidos que ahora se califica como “nueva izquierda”, sin tener presente que a estas alturas no hay nada nuevo bajo el sol, excluyendo una cierta frivolidad a la hora de bautizar las opciones ideológicas, cada vez más imprecisas -irremediable y quizás afortunadamente- entre izquierda y derecha.

El reconocimiento de las libertades fundamentales para todos los individuos, la redacción de una más justa y desprejuiciada Constitución y de una nueva ley electoral en verdad democrática, así como la generalización inmediata de Internet, o la eliminación por ley de cualquier discriminación, incluida la de carácter político, alinean entre los presupuestos por los que dice apostar este movimiento de la “nueva” izquierda. Son valores universales ante los que no caben reparos.

Al menos según aparecen pregonados en blanco y negro. Luego estaría por ver cómo se materializan en la concreta. Pero de algo sí estamos seguros de antemano: sea por ingenuos o por cómplices, si los gestores de este programa político pretenden llevarlo adelante con la bendición y el concurso del actual régimen, entonces no están hablando en serio, por más seriamente que lo proclamen.
*****
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

Yo remplazaría ingenuos con estúpidos, pero creo que es mas ofensivo, la democracia depende de tres factores fundamentales, libertad de elección, libertad de prensa y libertad de oposición, estos factores eran prolíficos en la época de la república, creo que cualquier intento debe empezar por la libertad de prensa y la libertad de expresión, sin eso es una burla a la democracia
fidel pro/democracy


1 Comments:

At 8:48 p. m., Blogger Fidel pro democracy said...

Yo remplazaría ingenuos con estúpidos, pero creo que es mas ofensivo, la democracia depende de tres factores fundamentales, libertad de elección, libertad de prensa y libertad de oposición, estos factores eran prolíficos en la época de la república, creo que cualquier intento debe empezar por la libertad de prensa y la libertad de expresión, sin eso es una burla a la democracia.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home