viernes, marzo 11, 2016

Antonio G. Rodiles desde Cuba: Sobre la política exterior hacia Cuba


 Cuba y la Unión Europea firman acuerdo para normalizar relaciones


 **********
Tomado de http://www.diariodecuba.com

Sobre la política exterior hacia Cuba

Por Antonio G. Rodiles
La Habana
10 Mar 2016

Cuando el presidente Barack Obama anunciaba su nueva agenda respecto a Cuba esgrimió como motivación fundamental la necesidad de empoderar al pueblo cubano y de concluir con una política supuestamente errada. Para muchos, el argumento resultaba cuando menos ambiguo, partiendo de que durante todo el proceso que se había dado, se ignoró el criterio de un amplio grupo de actores políticos dentro y fuera de la Isla. No comprendíamos que se pudiera empoderar al cubano si el régimen era el único que tenía representación en el nuevo proceso político.

No ha tomado mucho tiempo mostrar que quienes dudábamos estábamos en lo cierto. Un año y tres meses después, los hechos hablan por sí solos. Raúl Castro ha cumplido con su palabra empeñada: no ceder ni un milímetro.

Sin embargo, es necesario señalar que la nueva dinámica no solo ha marcado las relaciones de EEUU y el régimen de La Habana, sino que ha marcado pauta también en Europa.

Cuando la nueva agenda se hizo pública ya existía un camino recorrido en el proceso de diálogo político entre el régimen y la Unión Europea (UE). Existían claros referentes que debían, de una forma u otra, dar guía para el resultado final de dicho proceso. El acuerdo de asociación con América Central pautaba el papel fundamental que debe jugar el tema de DDHH y promoción de la democracia.

Durante el viaje realizado por el canciller español García-Margallo, este mencionó con claridad la importancia de que el régimen se acogiera a dos importantes herramientas internacionales, los Pactos de Derechos Humanos de Naciones Unidas y las normativas de la Organización Internacional del Trabajo. La molestia fue evidente, el canciller no fue recibido por Raúl Castro.

(Federica Mogherini, alta representante de Política Exterior de la UE. (LAPATILLA.COM))

La señal fue más clara: la nueva ronda de conversaciones, a celebrarse en pocos días, era suspendida por el régimen hasta nuevo aviso. Evidentemente, estas dos herramientas estarían en la mesa de discusión y no eran del agrado del régimen.

Lo que pocos esperaban era que el anuncio del día 17D cambiaría notablemente el camino de dicho proceso. El tema de derechos humanos quedaba a un lado para dar vía a temas económicos. Y los europeos seguirían la nueva línea trazada por la diplomacia norteamericana.

La semana pasada tuvo lugar en forma discreta otra ronda de conversaciones de la UE con el régimen. Por supuesto, los derechos humanos siguen en un segundo plano y la ausencia de la oposición sigue siendo un elemento obvio y, lamentablemente, ya rutinario. Las presiones del régimen han surtido pleno efecto.

También se han revelado las discrepancias del régimen con la Administración norteamericana en referencia a la presencia de algunos disidentes y opositores durante la visita del presidente Obama.

El resultado concreto y real es que la nueva política tanto de la UE como de EEUU no han logrado ningún empoderamiento de la sociedad civil independiente, de la oposición, ni tampoco de los cuentapropistas, quienes ni siquiera han obtenido una personalidad jurídica. Lo que sí se ha logrado es que el régimen exija con más fuerza que los únicos actores políticos son ellos y que, si no se aceptan sus reglas, el proceso no avanza.

Resulta un delirio que dos dictadores decrépitos, que han secuestrado y convertido nuestra Isla en una ruina, puedan marcarle la agenda a EEUU y a la UE.

El régimen de los Castros carga un pasado desastroso y de violaciones de los derechos humanos. Un amplio récord de relaciones con regímenes violatorios, despóticos y enemigos de las democracias occidentales.

Legitimar la transferencia de poder implica dificultar el camino a la democracia en Cuba. Quienes piensan que los cambios del régimen deben conducir a la democratización del país, se equivocan. Raúl Castro y su equipo trabajan para mantener el control de la sociedad en aras de lograr un tránsito a una dictadura maquillada donde los herederos continuarían en la cima del poder.

El empoderamiento de la población solo es posible en el marco de un Estado de derecho, que propicie libertad de expresión y asociación. Este entorno debe derivar en un proceso electoral donde el voto del ciudadano exprese la voluntad popular. Mientras esto no ocurra, la sociedad será una caldera que puede estallar. La verdadera opinión se encuentra en las calles, en ese clamor en contra del discurso oficial. Los desastres del régimen se reflejan en la apatía y la insatisfacción de todos.

La nueva política hacia Cuba no ha contribuido al surgimiento de un verdadero empresariado. El 85% de las empresas cubanas está en manos de directivos nombrados por la junta militar, o es administrada por oficiales activos o retirados de las Fuerzas Armadas. En lo referido a la economía no estatal, la legalidad del sistema constituye una herramienta coercitiva que impide el desarrollo de la iniciativa en esa área por los cubanos emprendedores. Esta dinámica afecta también el desempeño de los inversores extranjeros.

Mientras más pasa el tiempo la falta de resultados lleva a la mayoría de los cubanos a un rechazo silente a cualquier promesa oficial. Un año y tres meses de deshielo entre Washington y La Habana deja como saldo más poder para el régimen y menos posibilidades de mejoría para el pueblo. El cubano se apresta a participar del impacto mediático que traerá consigo la visita de Obama a la Isla, pero no espera mucho de este acontecimiento. 

La insatisfacción con un proceso que margina a la mayoría genera malestar. Esto se traduce en una creciente tensión social. Desconocer constantemente la voluntad ciudadana conduce a un callejón sin salida.

La actual política de la UE y EEUU quiere ver en el régimen un factor positivo en la construcción de una sociedad democrática. Se convalida, en la política internacional respecto a la Isla, el autoritarismo electoralista. Este va aderezado con supuestas transformaciones económicas que, como muestran la experiencia china, vietnamita y birmana, no siempre conducen a más libertades. En este contexto, EEUU y la UE les dan la espalda a los actores prodemocráticos para facilitar el clima de dialogo distendido con la dictadura.

El giro en las relaciones con la Isla solo conduce a la supervivencia del sistema, en tránsito a una etapa aparentemente distinta, pero tan represiva y dictatorial como de costumbre. La verdadera apertura solo puede ocurrir implementando el reconocimiento de los derechos humanos como vía de empoderar a los cubanos.

Los verdaderos actores a favor de la democracia se encuentran entre quienes demandan las libertades fundamentales enfrentando la represión. Desconocer lo anterior, tiene un alto costo para el pueblo cubano.

Adrián Sosa y Camilo Ernesto Olivera son también autores de este artículo.
*************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

 La Mogherini, igual que la americana Roberta Jacobson, parece una anormal. No creo que sea mera coincidencia.

Nausea

1 Comments:

At 5:14 p. m., Anonymous Nausea. said...

La Mogherini, igual que la americana Roberta Jacobson, parece una anormal. No creo que sea mera coincidencia.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home