martes, junio 02, 2015

Video sobrevTropicana: Paraíso bajo las estrellas: El Cabaret, su historia, la leyenda y sus legítimos dueños CUBANOS

Nota del Bloguista 

La mafia norteamericana  estaba bajo control cuando el régimen de Fulgencio Batista y ella  garantizaba que las drogas fuertes  y riñas entre pandillas  no afectaran el clima de calma para que sus ganancias procedentes del juego y el turismo  no se vieran afectadas. Al llegar  la mafia de la familia de los Castro al poder no  quisieron otras  familias que les afectaran sus planes. Para conocer el carácter mafioso del Castrismo y su vinculación con las drogas pueden hacer click AQUÍ.
**********

Tropicana: Paraíso bajo las estrellas
 Parte I



Parte II



******


Cabaret Tropicana Historia


 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

La traducción del idioma Inglés ala Español parece que fue automática y tiene algunas deficiencias.
******

 
 Tropicana. Arcos de Cristal

Tomado de http://www.thecubanhistory.com/2ç

EL CABARET ‘TROPICANA’, LA HABANA, CUBA. HISTORIA.

Tropicana es un cabaret Y Club bien conocido mundialmente en La Habana, Cuba. Fue lanzado en 1939 en Villa Mina, una de seis acres (24.000 m²) en residencia suburbana con exuberantes jardines tropicales en el barrio de Marianao de La Habana.

Tropicana en los años 50s.

El Tropicana tuvo un impacto en la difusión de la cultura cubana a nivel internacional. Tropicana de Nueva York era un club de música latina puso en marcha en 1945 por dos restauradores cubanos, hermanos Manolo y Alfaro, Tony, que le hizo el club nocturno más glamoroso en el Bronx. En la serie de televisión I Love Lucy, el personaje de Ricky Ricardo (interpretado por Desi Arnaz nacido en Cuba) fue un cantante y director de orquesta en el club nocturno de ficción en Manhattan Tropicana, ahora recreado en la realidad en Jamestown, Nueva York, en el Tropicana Lucille Ball-Desi Arnaz Centro.

En 2004, el Tropicana de Atlantic City abrió el último, que intenta recrear la arquitectura, la atmósfera y la cocina de La Habana Vieja durante los años 1940. En su edición septiembre 1956, la revista Mostrar muestra un diferencial de cuatro páginas sobre Tropicana (1957), una comedia musical mexicana filmada en la localización en el cabaret y con algunos de los artistas del Tropicana.

HISTORIA.

El espectacular lugar de shows en que se convirtió en El Tropicana evolucionó a partir de un club nocturno de la época de bohemia llamado ‘Edén Concert’, operado por el empresario cubano Víctor de Correa. Un día, dos operadores de casino se acercaron a Correa sobre la apertura de un casino de la combinación y el cabaret de la propiedad en las afueras de La Habana alquilados a Guillermina Pérez Chaumont, conocida como Mina. Los operadores consideraron que los jardines tropicales de su Mina Villa, que proporcionan un entorno natural exuberante de un cabaret al aire libre. Se llegó a un acuerdo, y en diciembre de 1939, de Correa se trasladó a su compañía de cantantes, bailarines y músicos en una antigua casa solariega situada en la finca. De Correa, siempre que la comida y el entretenimiento, mientras que Rafael Mascaró y Luis Bular operaba el casino localizado en el comedor de la mansión de candelabros de la finca. Originalmente conocido como El Beau Site, de Correa decidió cambiar el nombre del Tropicana Club, por su ambiente tropical y “na” después de la última sílaba del propietario original, Mina. Con una fanfarria de la orquesta de Alfredo Brito, el Club Tropicana, inaugurado el 30 de diciembre de 1939. Su popularidad entre los turistas creció en forma sostenida hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, lo que redujo fuertemente el turismo hacia Cuba.

Durante este tiempo, Martín Fox, un jugador corpulento, sociable y bien comunicada, empezó a alquilar espacio de tabla en el casino.Eventually, en 1950, iba a acumular ganancias suficientes para hacerse cargo del contrato de arrendamiento de lo que se convertiría en el Tropicana. Martin Fox llegó a La Habana desde el campo. Ellos apodado “Guajiro Fox” (Fox, el patán campesino o país) y que era grande en el número de raqueta. Como una persona que nació y se crió en el país, que amaba las plantas y convertirse en su guardián más ardiente. No tenía ningún tipo de educación, pero era audaz y mantiene estrechas relaciones con los grupos más solventes. Así, en pocos años se cayó Víctor de Correa y, junto con Alberto Ardura y Oscar Echemendía, formaron una trilogía empresarial que hizo de Tropicana uno de los clubes nocturnos más famosos del continente. Colgando en los momentos difíciles, que incluían una prohibición temporal de juego de casino, Fox compró las acciones de Correa en 1951 y tocó Alberto Ardura y Oscar Echemendía para que lo sustituya. Esto es cuando los años de gloria de Tropicana comenzó realmente. Ardura contratado inconformista coreógrafo Roderico “Rodney” Neyra lejos de su principal rival en la escena del cabaret, el club de San Souci, y Fox contrajo up-and-coming arquitecto Max Borges Recio, quien creó Arcos Tropicana de Cristal, un edificio compuesto por parabólica arcos de hormigón y paredes de vidrio a través de una fase de interior. La construcción continuó hasta 1951. Los árboles gigantes de la fruta fueron dejados in situ durante la construcción de puntuar en el interior. Cuando el cabaret bajo techo en el aire acondicionado Cristal Arcos de abrir el 15 de marzo de 1952, tenía una capacidad combinada total de asientos de 1.700 para el interior y las áreas exteriores con mobiliario diseñado por Charles Eames. El Arcos de Cristal, ganó numerosos premios internacionales, cuando se construyó y fue uno de los seis edificios de cubanos incluidos en el punto de referencia 1954 Museo de Arte Moderno de exposición, titulada “Arquitectura de América Latina desde 1945.”

Pero fue la llegada a La Habana en 1946 de la Florida mafioso Santo “Louie Santos” Trafficante Jr., que alteraría el futuro de El Tropicana. Trafficante, Jr., había sido enviado por su padre, el padrino de Tampa Santo Trafficante, Sr. (un hombre que siempre quiso hacer algo grande en Cuba) para supervisar la Cosa Nostra y el casino de Tampa familia y los intereses comerciales en ese territorio. Tras la muerte de Trafficante, Sr. ‘s en 1954, Santo, Jr. sucedió a su padre como jefe de Tampa. Ese mismo año, como Trafficante, Jr. ‘s el control del tráfico lucrativo de Tampa bolita había sido amenazado por las audiencias del Congreso sobre las actividades de la mafia en los EE.UU., que oficialmente se estableció en La Habana junto a Meyer Lansky. Lansky se convertiría en la figura de sindicato de la parte superior en Cuba, el nombramiento de Trafficante su segundo al mando

En pocos años, Trafficante propiedad o tenía participaciones en tanto El Tropicana y Sans Souci El (los casinos, que sólo estado operativo en La Habana durante varios años antes de 1955). Ambos clubes sirven bebidas y comidas, que casi cubrían los costos de operación. Los beneficios del juego ascendió a aproximadamente $ 5,000 al día, después de “deducciones”. Se sospechaba que él también tenía intereses detrás de las cámaras-en sindicato de otra propiedad de los casinos de juegos de azar es decir, aquellos cubanos menos, El Habana Riviera, La Nacional, El Sevilla Biltmore, Capri y el Habana Hilton. Los casinos más nuevos un promedio de ganancias aún mayores, mientras que las ganancias de los dos casinos originales se mantuvieron más o menos el same.Ironically, Lansky y Trafficante, tanto los juegos de azar evitarse. “Los camareros no bebe, porque no ven las consecuencias”, dijo Trafficante en un punto. “Sé que las probabilidades están en contra de los jugadores.” De acuerdo con una investigación de 1958 del Departamento del Tesoro el Tropicana Casino (junto con los de El Capri y Nacional El) se rumorea que está utilizando “Bust-a los dados” y “equipo de amañado”. De acuerdo con la información de las máquinas tragaperras son “aparejado un muy bajo sus frutos, debido a la extremadamente alta el despegue de los ingresos de los funcionarios”.

Martín Fox y su hermano Pedro siguió dueño de la discoteca hasta el día que salió de Cuba. El casino sin embargo, llevaba el nombre de Harry “El Zurdo”, Clark (alias: Gusto William, William G. Buschoff, Frank Bischoff), un asociado de Trafficante. No se disputan las cuentas de la medida de la energía que la banda de Trafficante tenía sobre el club, pero todos los registros muestran que la familia Fox mantuvo el control sobre todas las operaciones del club, aunque la contratación de figuras conocidas mafia para trabajar en el casino, por ejemplo, Wilbur (sin relación con el Zurdo) del desierto de Las Vegas Canavese Inn.and Pierre, quien había sido deportado de los EE.UU. a Italia, pero posteriormente había entrado en Cuba por medio de un pasaporte falso y se asoció estrechamente con Lucky Luciano.

Los coristas en el Tropicana, conocidas colectivamente como “Las Diosas de Carne” (o “Diosas carne”), fue reconocida en todo el mundo por su voluptuosidad, y el cabaret mostró una especie de teatro de lentejuelas y plumas de musical que se copian en París, Nueva York y Las Vegas. Los espectáculos fastuosos fueron organizadas por Neyra. Cabezas de cartel incluye Xavier Cugat, Paul Robeson, Yma Sumac, Carmen Miranda, Nat King Cole y Josephine Baker. Liberace no se realizó oficialmente, pero se subió al escenario con la estrella de mambo Ana Gloria Varona en el primer día en 1955 que él llevó a cabo una gran fiesta para el cuerpo de prensa de Cuba. Aclamado como un “Paraíso Bajo las Estrellas”, se convirtió en el Tropicana conocida por sus coristas, sonidos conga, torneos de dominó y producciones llamativos, espectaculares. En “Tropicana Nights” María, Nat King Cole, la esposa pinta un retrato colorido de la sede en su apogeo: “Ha sido impresionante! Mi boca sólo se abrió … había mucho color, mucho movimiento … y la orquesta! La banda de la casa tenía cuarenta músicos … me dije a Nat, “esa es la banda de la casa? (¿Hay) que muchas bailarinas? ”

Una guía Cabaret emitió en el año 1956 se describe como El Tropicana “, el club nocturno más grande y más hermoso del mundo. Ubicado en lo que antes era una finca de 36.000 metros cuadrados, Tropicana tiene un amplio margen de dos juegos completos de las etapas, las áreas de mesa y pistas de baile, además de los bien cuidados terrenos que se extienden más allá de la discoteca Los árboles altos adecuadas. se levantan sobre las mesas y por las nubes en algunos puntos de prestar el ambiente adecuado tropical que combina bien con la arquitectura ultra-moderna de la discoteca. Espectáculos incluir una línea de coro de 50 y los bailarines se realizan a menudo en las pasarelas entre los árboles. Ritmos y costumbres son coloridas nativo, con el vudú un tema frecuente. mejor talento ha sido importada desde el extranjero. mínimo en las mesas es de $ 4.50 por persona, pero esto puede ser evitado al sentarse en el bar central que tiene una buena vista de ambas etapas. ”

Un artículo inédito enviado a los Archivos de Información de Cuba alrededor de 1956 a 1957 el club se describe en detalle, “Para no perder el tiempo a nadie, la sala de juego en el Tropicana está situado justo fuera del vestíbulo de entrada. La sala cuenta con diez mesas de candelabros para la diversión habitual . y, además de 30 máquinas tragamonedas que recubren las paredes más allá de la sala de juegos de azar son el club nocturno de dos restaurantes, el baile y áreas muestran las dos zonas son distintas: una es al aire libre, con sus palmeras reales crecientes entre y sobre las mesas, y el otro es en el interior. y el Arco de Cristal. El arco es de hecho un enorme modernista del arco-como la estructura, y esta área se utiliza en las inclemencias del tiempo (y también cuando la parte exterior se pone tan lleno que no hay más espacio para los clientes). total de asientos de Tropicana capacidad: 1.750, pero por supuesto usted puede estar parado en el bar o en la mesa de dados, y la gestión no se opondrá en absoluto debido a un ambiente bucólico de Tropicana, el productor de los espectáculos, Rodrigo Neira (mejor conocido simplemente como Rodney). , realmente se propague. Un número de producción Tropicana no es completa si no incluye al menos la mitad de la línea de coro bailando en las pasarelas entre los árboles. El maestro de escuela de Paducah es adecuado impresionada cuando ve a jovencitas con poca ropa correteando delante de él, a su derecho, a su izquierda y por encima de él. Esto es tan duro en los músculos del cuello como ver un partido de tenis. ”

En 1956, Martín Fox organizó un especial del Club Tropicana paquete turístico: Tropicana Cubana ‘Especial comenzó un ida y vuelta que los clientes del club transportaban desde Miami a la Tropicana y los devolvió a la Florida a las 4 am de la mañana siguiente. El avión presentaba un bar surtido con un grupo de selecciones de cócteles, así como una versión reducida de la orquesta de Armando Romeu para cualquier persona suficientemente valiente como para bailar en los pasillos.

El club pronto se convirtió en “un imán para las celebridades internacionales, músicos, mujeres hermosas, y las mafias.”. La larga lista de estrellas que acudieron a la Tropicana incluye Édith Piaf, Ernest Hemingway, Jimmy Durante, Pier Angeli, Maurice Chevalier, Sammy Davis, Jr. y Marlon Brando.

La historia del cabaret se detalla en el Tropicana Nights: La vida y obra del legendario cabaret cubano (Harcourt, 2005) por Rosa Lowinger y Fox Ofelia. En Lista de libros, Mike Tribby revisión: Lowinger y Fox cuenta la historia de club nocturno famoso Tropicana de La Habana, la plantilla de la que Las Vegas se hizo después de que el gobierno de Batista colapsó, y el Tropicana estaba cerrado. En su día, el Tropicana era un sitio prioritario para los juegos de azar, la elegancia, ver y ser visto – un centro turístico de elección para los gángsteres internacionales y jet setters. Los lectores que disfrutaron de Anthony Haden-Guest “biografía” de Studio 54, The Last Party (1997), podrán disfrutar de la comparación de los diferentes modos de talento para el espectáculo, la decadencia, y la ostentación de corriente en el apogeo de 1950 el Tropicana con los de escena del disco libertino década de 1970 en Nueva York. Fox se casó con el propietario de Tropicana Martin Fox en 1952 y le ayudó a funcionar hasta 1962, cuando se fueron a Miami. Ella y Lowinger se esfuerzan en demostrar que el Tropicana era apenas un lugar de reunión mafia de mala calidad, sino más bien un mundo de clase centro de entretenimiento que la discriminación de pandilleros pasó a disfrutar de frecuentar. Un excelente recurso en la cultura popular cubana, entretenimiento abundante, y la vida cotidiana justo antes y justo después de que Castro, esto también es una lectura emocionante y gratificante.

La revolución cubana iba a tener repercusiones graves para la participación de la mafia en Cuba. Ya en el 31 de diciembre 1956 una bomba explotó en el Tropicana. Fijado por los rebeldes comunistas, la explosión se contuvo en la zona del bar y una mujer perdió un brazo. A pesar de ello, y como aun cuando los rebeldes de Castro comenzó a derrocar a La Habana dos años después, Trafficante, se escuchó a insistir en que la revolución era “una tormenta temporal” que “volar otra vez.” Lansky, el hijo de exiliados rusos, no estuvo de acuerdo. “Sé que una revolución comunista cuando lo veo”, dijo. Estaba en lo cierto. El nuevo presidente de Cuba, Manuel Urrutia Lleó cerró los casinos y nacionalizó todas las propiedades del casino y el hotel. Esta acción erradicado tanto Trafficante y la base de Lansky de activos y flujos de ingresos en La Habana. Corte sus pérdidas Lansky decidió huir de La Habana. Trafficante se mantuvo la esperanza de que pudiera hacer un trato con el nuevo régimen. Pero Castro no estaba interesado. Quería hacer un ejemplo de la multitud, y Trafficante era visto como alguien involucrado con Batista. Él fue perseguido y arrestado. El 21 de junio de 1959, junto con amigos de su como Giuseppe di Giorgi y Jacob “Jake” Lansky, hermano de Meyer, Trafficante, fue internado en el campo de Tiscornia en La Habana.

Martín y su esposa Ofelia Suárez, quien no tuvo hijos, huyó a Miami. Martín murió de un derrame cerebral a mediados de los años 1960. Ofelia se mudó a Los Ángeles con su compañera desde hace mucho tiempo Rosa Sánchez, y su casa de Glendale se convirtió en un lugar de reunión y un centro social para los cubano-americanos de amigos y vecinos que continuaron la tradición de los torneos de dominó Tropicana. Ofelia murió a los 82 años el 2 de enero de 2006 de cáncer y las complicaciones de la diabetes en la Providencia de Burbank Centro Médico St. Joseph. Director musical de Tropicana es Chuchito Valdés, hijo de Chucho Valdés.

VISITANDO A CUBA.

El Tropicana sigue funcionando hasta nuestros días, que atrae a los turistas a su Cabaret lleva a cabo a las 9 pm, de martes a domingo, en el aire libre Salón Bajo las Estrellas (el tiempo lo permite). En estos días, los grupos turísticos extranjeros constituyen la mayoría de los clientes. El diseño del club significa que muchos de los asientos de la serie es difícil de ver, aunque no los asientos tienen una visión restringida. Entradas comienzan en $ 65 CUC.

Mina’sLifeExcerpts/TropicanaUnaHistoria/InternetPhotos/TheCubanHistory.com
Tropicana Night Club, La Habana, Cuba.
The Cuban History, Hollywood.
Arnoldo Varona, Editor 


 ******

Tropicana. Arcos de cristal. Fotos añadidas por el bloguista de BC



Tropicana: El Cabaret y la leyenda

Desde de los albores del siglo pasado, a la entrada del municipio habanero de Marianao y lindando con la línea del ferrocarril Zanja-Mariano encontramos Villa Mina, hermosa posesión suburbana propiedad de Regino Truffin, ceñida por un lujurioso bosque tropical y marco de ensueño para un cabaret que es todo una leyenda en la historia de los espectáculos musicales del orbe y que un día fuese llamado "el night club más atractivo y suntuoso del mundo"; nos referimos al mítico Tropicana.

A finales de la década del 30, Mina Pérez Chaumont, viuda de Truffín, decide el arriendo de la propiedad a un grupo de empresarios encabezados por Víctor de Correa, quienes deseaban montar un night club. El coreógrafo y director de espectáculos Sergio Orta es quien sugiere el nombre de Tropicana, inspirado en la melodía homónima del compositor y flautista Alfredo Brito, estrenada en el mismo lugar, y con esta denominación es que se da a conocer a partir de las festividades del fin de año en 1940; justamente un año atrás la joven boíte de nuit había abierto sus puertas la misma noche de San Silvestre. Correa, conocedor del giro por haber tenido negocios similares, logra hacer de aquella apertura todo un éxito; incluso su esposa, la tonadillera Teresita de España, figuró como atracción en los primeros espectáculos que allí se presentaron.

(Rodney y sus chicas)

Rápidamente Tropicana conquista el favor de los más selectos y pudientes. El embrujo de la noche cubana, su firmamento estrellado, la tibia luna del trópico, la música caliente y lánguida, esas deslumbrantes mujeres (lo mejor de las mulatas cubanas, así ha sido reconocido) y el exuberante jardín aportaban al visitante la sensación de estar en un mundo irreal de exótico esplendor.

La presentación de la revista musical Congo Pantera, constituiría un hito durante la década del 40. Semejando la caza de una pantera en Africa se vinculó por primera vez el show a la vegetación circundante; los bailarines aparecen entre el rico follaje de las plantas; el uso de la luz sobre las mismas cobra importancia; y la propia pantera, interpretada por Tania Leskova, irrumpía ante todos descendiendo de un majestuoso árbol.

El director de esta producción fue David Litchin, que provenía junto con la Leskova del célebre Ballet Ruso de Montecarlo.

En esta oportunidad también se contó con la participación del afamado músico cubano Chano Pozo. El aporte artístico de populares figuras extranjeras como Josephine Baker, Tongolele, Xavier Cugat y Los Chavales de España tampoco se hizo esperar. Otro tanto ocurriría con cubanos no menos famosos, tal es el caso de Rita Montaner "la única", Ignacio Villa "bola de nieve" y el propio Alfredo Brito. Además ya Tropicana también se conocía como el "casino más hermoso del mundo", más adelante como "Montecarlo de las Américas".

Al final de la década aparece en el ámbito Martín Fox, bolitero* proveniente del interior del país, le llamaban "el guajiro Fox" . Como gente nacida y criada tierra adentro, adorada la vegetación, convirtiéndose en su más ferviente celador. No contaba con preparación alguna, pero sí con audacia y sólidas relaciones con los grupos más solventes. Estas condiciones provocaron que en pocos años destronara a Víctor Correa y que, junto a Alberto Ardura y Oscar Echemendía, conformara la trilogía empresarial que haría de Tropicana uno de los cabarets más famosos del continente.

(Modelos de Tropicana  1954)

En las postrimerías de 1949 el señor Fox comienza a transformar el centro con el concurso del joven arquitecto Max Borges Recio, hijo de Max Borges del Junco, de igual profesión y propietario de la compañía constructora encargada de la ampliación y remodelación de Tropicana. El primer fruto de esta unión lo constituyó la bailarina estilizada "larga, larga como una tentación y fina como un deseo, la cual haciendo unas preciosas puntas parece girar sobre un espejo de agua"1, como indicara una publicación de la época. Fue fundida en piedra artificial por la ya reconocida escultora cubana Rita Longa y asentada en 1950 a la entrada del cabaret.

El golpe de estado del 10 de marzo de 1952 desencadenaría la apoteosis del juego en Cuba que llegó a ser denominada "Isla del Juego", y la misma Habana reconocida como "Las Vegas del Caribe". Martín Fox, consciente del papel que desempeña Tropicana como casino insignia, se adelanta a los acontecimientos construyendo el nuevo salón techado Arcos de Cristal, para hacer presentaciones en noches invernales o de lluvia, y se proyecta la nueva imagen del clásico Bajo las Estrellas, exquisita terraza a cielo abierto que ya había conquistado para Tropicana el sobrenombre con el que aún se le conoce: "Un paraíso bajo las Estrellas" Uno de sus principales atractivos lo constituiría la famosa "araña" o "insecto surrealista", como también se le ha llamado al original diseño que preside la escena y que se dice fuera inspirado en la firma de su propietario, cuestión muy probable por el peso decisivo que tuvieron sus ideas en todo el proceso de remodelación. La Fuente de las Ninfas, delicado grupo escultórico concebido por el artista italiano Aldo Gamba y que desde principios de siglo adornara el exterior del también renombrado Gran Casino Nacional, se integra a los jardines de Tropicana en 1952, año en que también es ampliada la cocina central. En este caso la floresta fue respetada de tal forma que aún hoy usted se sorprende ante la presencia de robustos troncos de árboles vivos asentados en canteros mínimos dentro de este recinto, preservándose en los techos el espacio requerido para que las ramas salgan al exterior. Este mismo fenómeno aún puede observarse en el recibidor del cabaret y dentro del también afamado Arcos de Cristal.

"El ejemplo más logrado de la arquitectura de los cincuenta, en lo representativo de la significación estética de la naturaleza tropical utilizada dentro del contexto arquitectónico es el salón Arcos de Cristal del cabaret Tropicana, Premio Medalla de Oro del Colegio Nacional de Arquitectos de 1953. La arquitectura se reduce a ligeros arcos de cubierta cuya forma queda adsorbida por el predominio de la exuberante naturaleza en una síntesis integrativa que asimila el casco originario de una vieja finca suburbana" 2 , ha afirmado el destacado arquitecto Roberto Segre. Para recrear la bóveda celeste en pleno campo (pretensión máxima del propietario) se pintó todo el local en colores oscuros y se iluminó fuertemente la arboleda del exterior que invade a su vez el interior poco alumbrado a través de cristales transparentes que cubren los espacios resultantes de la intersección de uno y otro arco. Evidentemente, como reflejó la crónica de la época, Arcos de Cristal constituyó una concepción arquitectónica única en su clase.

El juego en Tropicana no se circunscribía a la ruleta o las cartas; allí había hasta una línea telefónica directa para apuntar números en la lotería de Miami, Estados Unidos. En 1954 ya se ha ampliado la sala de juegos, emplazada donde hoy se encuentra el restaurante Los Jardines. Se dice que fue dedicada a la jerarquía del gobierno de Fulgencio Batista, muy asidua a jugar. Imposible dejar de mencionar las llamadas "palas", hombres y mujeres de buena apariencia, elegantemente vestidos, con aparente amplio manejo del dinero, pero que realmente funcionaban como señuelo para incitar a los demás al juego. Podían ser extranjeros y eran contratados por el propio cabaret. En esta etapa también fueron ampliados la cafetería y un salón de juegos más modesto, aledaño a ella, donde, entre otras cosas, se encontraban las máquinas traganíqueles o "ladrón de un solo brazo", como popularmente se les conocía. Originalmente en este sitio estuvieron situadas las caballerizas y perreras pertenecientes a la familia Truffin.

Durante la década del 50 la nota más sobresaliente estuvo en los espectáculos. "Fue Tropicana", según revista Show de mayo de 1955, "el primer cabaret de Cuba que descubrió el imán de las grandes producciones y fue Rodney el primero a quien cabe el orgullo de haberlas mostrado con triunfal acogida" 3. Rodney, cuyo verdadero nombre era Roderico Neyra, fue para la prensa especializada de esta etapa el mayor y mejor pagado coreógrafo y director artístico de Cuba. El "mago Rodney", como se le conocía, asombraría a quienes visitaban Tropicana con sus deslumbrantes espectáculos, entre los que sobresalen: Omelen Ko, La viuda alegre, Primavera en Roma, Casa de té, Fantasía mexicana, Seis lindas cubanas y muchos más que contaron con el aporte artístico de Rosita Fornés, Celia Cruz, Olga Guillot y el dúo Celina-Reutilio, entre otras muy destacadas figuras. Importante resultaría la presencia de dos parejas de baile que hicieron época: Ana Gloria y Rolando, Leonela González y Henry Boyer, dedicadas a las interpretaciones típicas cubanas y clásicas, respectivamente, así como la del maestro Armando Romeu, personaje clave en la dirección orquestal. De inolvidables fueron catalogadas las actuaciones de artistas de gran calibre internacional, como Carmen Miranda, Nat King Cole, Liberace y Pedro Vargas, así como la exhibición por primera vez fuera de París de la entonces recién creada Colección Primavera-Verano 1954 del diseñador Pierre Balmain, quien además de encargarse del montaje, viajó a La Habana para presentar personalmente los diseños.

Luego del triunfo de la Revolución Cubana el 1ro de enero de 1959, el juego fue suprimido y la instalación pasa a manos del Gobierno Revolucionario. Más adelante Tropicana fomenta una escuela de alta cocina, cuya pericia culinaria fuera comprobada en el restaurante de igual nombre, precursor del actual Los Jardines (antigua sala de juegos), y que también fuera llamado Panorámico por la visión tan abarcadora que el cliente consigue del jardín que rodea el lugar. La cafetería es hoy conocida como Café Rodney, recordándose así al gran artista.

Algunos pensaron que el fin del juego era el fin de Tropicana, pero la magia de las superproducciones desbordantes de glamour, sensualidad y colorido, la presencia de cientos de artistas en escena y el frondoso bosque tropical que viera nacer el cabaret hace más de medio siglo, han ratificado que "el paraíso bajo las estrellas" continúa estando en Tropicana, meta obligada y deseada por turistas y visitantes de todos los confines del mundo. Los espectáculos, dignos émulos en cuanto a concepción y lujo de los que se exhiben en Las Vegas y el Lido de París, continuaron su estela de éxitos con títulos como Los romanos eran así, Almanaque, Carnaval de Lecuona, Tropicana canta y baila para usted, Brindis por Tropicana y Tropicana: la gloria eres tú, que marcaron la consagración de la vedette Leticia Herrera y los primeros bailarines Nancy Elena Ramírez, Lupe Guzmán, Mery y Ketty Salazar, Armando y Alberto Pérez, así como Fernando Valdés, inequívocos símbolos del Tropicana contemporáneo, junto a pilares de la música popular cubana, cuyos personalísimos estilos también han suscitado calurosos aplausos en la arena del "paraíso bajo las estrellas", tal es el caso de Elena Burque, Omara Portuondo, Farah María y Los Papines, siempre bajo las órdenes de prestigiosos directores como Joaquín M. Condall, Amaury Pérez, Tomás Morales y Santiago Alfonso. Durante esta etapa Tropicana ha sido también testigo de las actuaciones de populares artistas extranjeros como Norma Duval, Alejandra Guzmán y el salsero Cheo Feliciano.

Al mismo tiempo, las presentaciones de Tropicana han sido aclamadas en todo el mundo. Plazas tan disímiles como el Royal Albert Hall de Londres, Sporting Club de Montecarlo (Mónaco), Friedrichstadt Palace (Berlin) y el Beacon Theatre (Broadway, New York), constituyen una prueba irrefutable. Otro tanto ocurriría cuando en 1992 el estelar espacio de la televisión mexicana La movida fuera trasmitido a todo Hispanoamérica desde ese bosque encantado que para muchos es el cabaret Tropicana.En ese mismo año Tropicana fue distinguido por la Academia Norteamericana de la Industria de Restaurantes con el codiciado premio Best of the Best Five Star Diamond. Un tiempo después, a propósito de celebrarse el aniversario 55 del lugar (diciembre de 1994), es entregado por primera vez el trofeo homónimo, consistente en una pequeña réplica de la Ballerina, esculpida por Rita Longa, siendo otorgado a personalidades artísticas vinculadas al cabaret.

En el verano de 1996, Tropicana evidenció una vez más sus múltiples posibilidades artísticas, pues la versátil diseñadora de modas japonesa Junko Koshino presentó en el Salón Bajo las Estrellas su fashion show, ocasión para la que requirió el aporte coreográfico del maestro Santiago Alfonso, quien imprimió dinamismo y originalidad al desfile, poniendo a prueba el profesionalismo del elenco del cabaret, protagonista por una noche de la inusual pasarela. Meses después, el "paraíso bajo las estrellas" ratificó su categoría como marco de lujo para la que, en opinión de muchos, ha sido la más fastuosa celebración efectuada en La Habana después de 1959: la velada que la prestigiosa casa cubana Habana S.A. ofreciera en ocasión de cumplirse treinta años de la creación de sus reconocidos puros Cohíba.

El cabaret Tropicana fue seleccionado entre las veinte localizaciones desde donde los consorcios televisivos norteamericanos ABC y CNN trasmitieron en directo a todo el mundo la despedida del siglo XX, también ha sido declarado Monumento Nacional.

Tropicana es Cuba, su noche y sus palmas; es "un himno al amor y a la vida; es canción poesía...".

Referencias:
* Bolitero: Jugador de bolita (lotería extraoficial que poseía billetes propios y se premiaba con los mismos números del sorteo oficial).
** José Manuel, Meme Solís (fragmento de la canción "Tropicana de Cuba")

1. Revista Arquitectura, Colegio Nacional de Arquitectos. Año XXII, No.246, La Habana, enero de 1954 (pág.17).
2. Segre, Roberto. Arquitectura y Urbanismo de la Revolución Cubana. Editorial Pueblo y Educación, 1989 (pág.19)
3. Revista Show, La Habana, mayo de 1955.