miércoles, julio 22, 2015

video donde Jaime Bayly entrevista a Tony Pinelli padre de dos de los fundadores del grupo musical Lostres de La Habana, compositor, productor y conductor radial después de decidirse a vivir en EE.UU.

 Nota del bloguista de Baracutey Cubano

En esta entrevista (que comienza en el minuto 20)  aparece un Tony Pinelli  que parece estar dolido por lo que le sucedió a él recientemente en Cuba al ser injustamente censurado, castigado y vigilado en su labor profesional como locutor de la radio en Cuba. De ser cierto ese dolor y las causas que lo originaron  (descartando en su persona un reforzamiento de fachada fabricada por  la Seguridad del Estado  para que el otrora gran simpatizante del Castrismo entre a trabajar en determinados medios de su interés en EE.UU.),  a Tony Pinelli  le pasó lo que les  ha pasado a centenares de miles de cubanos: ver  censurada, vigilada  y limitada su labor profesional o despedido de su puesto de trabajo. Esa torpeza económica y la falta de derechos y libertades, de todo tipo, en Cuba de la que habla Tony Pinelli  viene ocurriendo desde el 1 de enero de 1959.  Lo malo no es sólo un capitalismo de Estado (que además es un capitalismo ¨salvaje¨) sino también la falta de las libertades y los derechos de los cubanos de la Isla  y hasta, en determinados aspectos y circunstancias, para  los cubanos  que viven en el  exterior.

Una vez más  se reafirma aquello de que esa mal llamada Revolución, es la ¨Revolución del cayo¨ o ¨Revolución del ¨juanete¨ ¨; es decir, cuando le pisan el cayo   a alguien en particular es cuando esa persona ¨salta¨y no cuando se lo pisan a las otras personas. En cualquiera de las circunstancias,  Tony Pinelli llevará hasta el último día de su vida el peso de no haber entendido la claridad de las ideas de la madre de sus hijos Germán y Ari. No obstante, hay personas que desde hace mucho tiempo están con el dolor de haber perdido a sus hijos en la Guerra de Angola, para imponer y apuntalar una dictadura autoritaria de carácter nepotista de más de 30 años encabezada por Eduardo Dos Santos émulo de Francoise Duvalier, Anastasio Somoza, Rafael Leónidas Trujillo, aunque no tan dañina economicamente como lo ha sido la de los Castro en Cuba. Una guerra de facciones africanas  en la que Cuba  no debió participar y en la que Sudafrica intervino porque las guerrillas de la SWAPO, dirigidas por Sam Nujoma, se refugiaban en Angola cuando Sudáfrica las combatía en Namibia, el MPLA era prosoviético y era la garantía de la continuidad de ese refugio para las SWAPO si esa facción tomaba el poder, pese a que la UNITA fue la primera organización y la que más luchó por la independencia de Angola de Portugal. Algo  a destacar es que los supuestamente gobiernos títeres  de la República de Cuba anterior a 1959 (de  la que  se dice que ¨mandaban¨los gobiernos  norteamericanos) nunca enviaron tropas del ejército cubano a combatir a otro país; Fulgencio Batista y Carlos Prío Socarrás evitaron  que fuerzas del ejército de Cuba participaran, respectivamente, en la II Guerra Mundial y en la Guerra de Corea; en la I Guerra Mundial el Presidente Mario García Menocal  declaró la neutralidad de Cuba ante  el inicio de la conflagración europea.

Publico nuevamente un artículo de Toni Pinelli de 2007 para argumentar y darle  soporte a algunas de mis anteriores opiniones. No voy abusar de los lectores publicando la segunda parte de ese artículo.

Las imágenes de Gorki bajando detenido de una patrulla de la policía para la sala donde se le iba a celebrar el juicio son de hace varios años y las imágenes de Yoani Sánchez  pueden ser las que dijo hace varios años cuando ese juicio de Gorki  o de ahora, pero no voy a ir a los archivos para averiguarlo. Las imágenes de este año, no son  de ahora, como dice Bayly, sino  de hace varias semanas,   y son las de  Gorki  frente a la entrada de la prisión de Valle Grande donde se encuentra el grafitero conocido por ¨El Sexto¨ por pintarle respectivamente a dos cerdos  los nombres ¨Fidel¨y ¨Raúl¨ y soltarlos como performance  en un parque céntrico de la ciudad de La Habana. Performance  que me hizo recordar que a principos de la Revolución y en la Plaza del Mercado Único soltaron una yegua con un cartel que decía que era la madre de Fidel Castro. El resultado de Trump en las encuestas han bajado bastante  del 24% después que Trump dijo que John McCain no era un héroe de la guerra porque se había dejado capturar; eso ha sido entendido como una ofensa a todos los soldados norteamericanos que han sido capturados.

Bienvenido al ¿Exilio? a Tony Pinelli al que  de seguro no le será tan difícil  como  a tantos cientos de miles de cubanos que tuvieron que emigrar sin familiares que los acogieran, sin dinero, en una ciudad con idioma desconocido y sin esperanza de volver a hablar con su familiares de Cuba o de volver a verlos. Obra debida, en buena parte, a los cubanos  que QUIZÁS algún día REPUDIÓ o COMBATIÓ, aunque su padre, el bien recordado Germán Pinelli,   nunca se distinguió como ¨comecandela¨.
 *************
Published on Jul 21, 2015

Jaime Bayly Show ( Julio 21, 2015 )
Invitado Especial: Tony Pinelli - Productor y compositor



******

Angola: Recuerdo de una campaña (Primera parte)

Por Antonio ¨Tony¨ Pinelli
2007-04-15
Fuente: CUBARTE

A partir de la interesante serie sobre la participación cubana en la Guerra de Angola que hemos visto en estos días en la TV nacional, es inevitable que la mente vuele hacia aquellos días en que las colas se hacían interminables en los comités militares y la posibilidad de contribuir a la liberación de un país africano y poder pagar la deuda de sangre que tiene nuestra nacionalidad con ese continente, constituía la idea más sublime para los cubanos, dispuestos a cualquier sacrificio con tal de lograrlo.

En la tropa cubana que fue a Angola, - además de los soldados regulares de las FAR – existía un conglomerado de ocupaciones que venían de su composición, mayormente de la reserva, es decir, ciudadanos herederos de las Milicias Nacionales Revolucionarias, que a pesar de su profesión u oficio, podían empuñar las armas, como ha sido costumbre en nuestro país. Entre este conglomerado de oficios, se hallaba el de artista, ya fuera de la música, la literatura, artes plásticas, danza u otras disciplinas.

A la sazón, yo era director de un cuarteto vocal bien conocido en esa época, conformado por René Mateos, Ricardo González, Ramón Adriano y Roberto Benítez, que fungía como percusionista: “Los Cañas”, que ya actuaba profesionalmente desde el año 1966 y tras una reunión con el grupo, acordamos ofrecernos como voluntarios para ir a la Guerra de Angola como combatientes, a través de una carta dirigida a Raúl Castro, como Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que entregamos en sendas reuniones a la dirección del entonces Consejo Nacional de Cultura y a la de la Unión de Jóvenes Comunistas, que era la organización que atendía al Movimiento de la Nueva Trova , del cual éramos miembros.

Tras un corto tiempo, se nos comunicó que la alta dirección de las FAR nos había aceptado como combatientes, que teníamos que guardar el mayor secreto y que simplemente estuviéramos listos para cuando nos llamaran. Vinieron los exámenes médicos, las vacunas y un día al atardecer, nos ordenaron presentarnos en la Avenida 20 de Mayo, en un lugar que había sido un banco, pero que en ese momento funcionaba como punto de reunión o algo así.

Los Cañas nos reunimos en mi casa y partimos hacia la reunión y ¡Oh sorpresa! Allí estaban Silvio Rodríguez y Vicente Feliú, compañeros nuestros de la Nueva Trova , más el Grupo Manguaré (de ellos sí sabíamos que estaban involucrados) además de un mago profesional, a quien conocíamos de haber compartido escenarios en varias actividades: José Álvarez Ayra, “El Mago Ayra”. Por supuesto que no nos extrañó, pues era habitual en los compañeros del movimiento los viajes hacia misiones de profundo contenido político y desde la campaña electoral de Salvador Allende en Chile, pasando por el Perú convulso de Velazco Alvarado, hasta la presencia en Centroamérica, actuando en países con gobiernos hostiles, que no tenían relaciones con Cuba, eran habituales para los trovadores, pero… ¿un mago?

Ya esa noche, salimos hacia el entrenamiento, aunque no de manera permanente; así nos avezamos en el arme y desarme del AKM, - el legendario Kalashnikov – prácticas de tiro, información general y otras disciplinas rigurosas de entrenamiento físico, que no eran muy coherentes con nuestras vidas de “artistas”, pero que la juventud permitía asimilar perfectamente bien.

Estuvimos en El Chico, donde hicimos prácticas de tiro en El Mosquito, en la carretera a Mariel; después en una unidad militar en Valle Grande y por último en La Cabaña , donde nos dieron la chapilla (la mía era la No. 35666) y partimos al final, pero antes de eso, fuimos cada cual para su casa y vinieron largos días de espera, hasta que Silvio, Vicente y El Mago Ayra, pueden partir por avión primero, comenzando a actuar en cuanto llegaron, pues el MINFAR nos explicó que sí, que íbamos como militares, pero nuestra misión era actuar para los cubanos, además de las FAPLA y el pueblo angolano, aún en la misma trinchera adonde llegáramos, que así íbamos a resultar más útiles.
*************
ALGUNOS COMENTARIOS DEJADOS

No recuerdo ninguna cola en Los comites militates.Recuerdo el secretismo.El cuento de la solidaridad fue posterior.Metiste la pata como casi todos.Rectifica o vira

1 Comments:

At 9:54 p. m., Anonymous Anónimo said...

No recuerdo ninguna cola en Los comites militates.Recuerdo el secretismo.El cuento de la solidaridad fue posterior.Metiste la pata como casi todos.Rectifica o vira.Es lo honesto

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home