domingo, noviembre 20, 2016

Pedro Corzo: ¿Fidel Castro mandó a matar al presidente John F. Kennedy en Dallas Texas en noviembre de 1963?

OTRAS VERSIONES


 Revelan al Verdadero Asesino de John F. Kennedy




 JFK. El verdadero asesino. Hechos que demuestran la conspiración y una conclusión




 ************

Los hombres que mataron a kennedy 1



*******
 Los hombres que mataron a kennedy 2.



 ************
Tomado de http://www.infobae.com/

¿Eliminó Castro al presidente Kennedy?

*******
Los señalamientos de que los Castro estuvieron relacionados con la muerte de Kennedy no son nuevos, sólo que las revelaciones del diario del agente Douglas DeWitt Bazata han sacado a relucir una vez más que la cofradía de La Habana es agresiva y no conoce de límites en lo que a defender su sobrevivencia respecta
*******

Por  Por Pedro Corzo
17 de noviembre de 2016
Conferencista y escritor

En días reciente han sido publicadas nuevas informaciones sobre el asesinato del presidente número 35 de Estados Unidos, John F. Kennedy, que involucran en el crimen a René Alexander Dussaq, un doble agente que aparentemente trabajaba para Cuba y quien supuestamente fue el organizador principal del asesinato del mandatario.

Los señalamientos de que los Castro estuvieron relacionados con la muerte de Kennedy no son nuevos, sólo que las revelaciones del diario del agente Douglas DeWitt Bazata han sacado a relucir una vez más que la cofradía de La Habana es agresiva y no conoce de límites en lo que a defender su sobrevivencia respecta.

La rápida satelización del gobierno castrista del bloque que comandaba el Kremlin y la consiguiente ayuda masiva en los aspectos políticos, militares y económicos de la Unión Soviética y sus satélites provocaron una pronta y compleja internacionalización del caso cubano.

El apoyo imperial que Fidel Castro obtuvo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) impulsó a un sector de la oposición política a procurar apoyo internacional, fundamentalmente de Estados Unidos, respaldo que logró su mayor materialización en el período presidencial de Kennedy, 1961-1963.

El conocido articulista e investigador Jack Anderson dijo que conversaciones con el mafioso Johnny Rosselli, más los resultados de una investigación secreta de la CIA, lo hicieron concluir que el dictador cubano había estado involucrado en el asesinato del mandatario.
Dice Anderson que los agentes de Castro le asignaron el "trabajo" a Lee Harvey Oswald, asesinado menos de 48 horas después del magnicidio por Jack Ruby, un mafioso de Dallas. Roselli fue asesinado a tiros en 1966, tres años después del crimen del Presidente y Ruby murió como consecuencia de un cáncer en 1967, mientras esperaba un nuevo juicio.

El periodista Anderson citó en un programa de televisión a nueve personas, en su mayoría mafiosos, que desempeñaron un papel clave en el asesinato de Kennedy; el séptimo de la lista fue Fidel Castro.

Según Anderson, Castro descubrió que Kennedy había tratado de asesinarlo en un trabajo corporativo de la CIA y la mafia, pero invirtió el macabro juego a su favor, al convencer a la mafia de que la muerte del Presidente les traería ventajas.

También destaca que la Comisión Warren, un grupo especial designado por el presidente Lyndon B. Johnson para investigar el asesinato del Presidente, manipuló los resultados de la indagación. Sugiere que Johnson tenía conocimientos de la situación y que en una ocasión le confesó a una persona la participación de Castro en el crimen de Dallas, diciendo: "Kennedy trató de eliminar a Castro, pero Castro le llegó a él primero"

En septiembre de 1963, el gobernante cubano advirtió en un discurso a la CIA que, como había tratado de matar a líderes revolucionarios, la vida de los dirigentes estadounidense también estaba en peligro.

El documentalista alemán Wilfried Huismann, en Cita con la muerte, presenta la tesis de que, como Kennedy proyectaba asesinar a Castro usando los servicios del comandante Rolando Cubelas, el Gobierno de La Habana llamó a México a Lee Harvey Oswald para ordenarle disparar contra el mandatario estadounidense.

Afirma el cineasta que Oswald, miembro del Comité Pro Justo Trato para Cuba, quien residió dos años en la URSS y decía simpatizar con el comunismo, fue reclutado por los servicios secretos cubanos y recibió la orden de cometer el asesinato durante una visita que hizo a México.

Días antes del magnicidio de Dallas, en una cena a la que Castro asistió en la legación de Brasil en La Habana, el embajador brasilero Vasco Leitão —un hombre próximo a los Estados Unidos— reportó un curioso y amenazante comentario del dictador: "Quienes tratan de matarme deben tener cuidado, pues las armas que hoy me apuntan mañana pueden volverse contra ellos".

El documental Cita con la muerte recoge comentarios del ex agente de la CIA Sam Halpern, en uno de los cuales dice: "Castro nos derrotó. Nos superó. Ganó, nosotros perdimos".

Laurence Keenan, un agente del FBI enviado a Ciudad de México tras la muerte de Kennedy para investigar una posible conexión cubana, dijo que le ordenaron regresar sólo tres días después y que la investigación se suspendió.

Keenan afirmó estar convencido de que Lyndon Johnson bloqueó más investigaciones porque una prueba de un vínculo cubano lo habría puesto bajo una gran presión para invadir la isla y agrega que la Dirección Federal de Seguridad México recibía información de la Embajada de Cuba y una ciudadana mexicana, Silvia Durán, conseguía pasaportes mexicanos para los espías cubanos.

Una realidad indiscutible es que Fidel Castro estaba seguro de que las diferencias con el mandatario estadounidense eran imposibles de superar,
que Kennedy era un enemigo de su régimen y que los compromisos contraídos podían variar en dependencia de los acontecimientos mundiales, por lo tanto, para muchos analistas, Castro se curó en salud al mandar a matar a Kennedy.

**********
 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

EN EL POST HAY  FOTOS QUE PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD
Es evidente que el primer disparo mortal que impacta al Presidente John F. Kennedy es disparado desde atrás, independientemente   si fue Oswald o no el que disparó. Eso se infiere de la película de Zapruder y el  tamaño del orificio de salida  de la bala, y  que aparece unos centímetros en el cuello de la glotis en el ya cadaver de JFK: el orificio de entrada es mucho más pequeño y se ve en otra foto del cadaver.

 


(Cadáver del Presidente John F. Kennedy)
Es admitido que el padre de la esposa de Oswald era un alto oficial de la KGB, luego es seguro que Oswald fue investigado profundamente por la KGB y lo más probable después de hacer esa investigación le hayan propuesto trabajar para el KGB; si Oswald aceptó o no eso quedaría por investigar. También es bastante probable que a la esposa soviética la KGB le haya asignado algunas misiones no necesariamente de gran vuelo o que permaneciera ¨dormida¨. 
(Lee Harvey Oswald y su esposa soviética)
Otros presuntos tiradores  contra JFK  han sido ubicados en una foto polaroide de Mary Moorman, una testigo: entre esos presuntos tiradores  el llamado ¨hombre insignia¨; Mary Moorman oyó dos disparos seguidos del primero..  
 (hombre de la insignia o ¨badge¨)
El desertor   de la contrainteligencia cubana Florentino  Azpillaga Lombar declaró hace unos años que el día del asesinato de JFK, Fidel Castro les había indicado  que las antenas de la radiocontrainteligencia  estuvieran dirigidas hacia la ciudad de Dallas.
 En el documental Mi querido Fidel ( My dear Fidel)  sobre Marita Lorenz, una joven amante alemana amante de Fidel Castro en 1959, la ex agente de la CIA y del FBI  vincula de cierta manera  a Frank Sturgis  (años después unos de los plomeros de Watergate) con el  asesinato de JFK.. En el documental alemán Cita con la Muerte del director Huissman  se afirma que el entonces joven oficial de la Seguridad del Estado de Cuba Fabián Escalante Font (posteriormente uno de los jefes de la Seguridad de los Castro y en la foto de la derecha)  fue directamente a Dallas, a través de un extraño vuelo a México, y que estaba presente en esa ciudad en el día del magnicidio,   y que después del asesinato  se fue volando  de la ciudad de  Dallas y que de eso el Presidente Johnson tuvo inmediato conocimiento. Quizás Fabián Escalante  estaba contactando a  agentes o a doble agentes  Castristas o verificando ¨in situs¨ el resultado de una operación fraguada por la Seguridad cubana o de algo de gran importancia  de la que la Seguridad Cubana tenía conocimiento a través de sus agentes infiltrados. El General de División,   retirado,  Fabián Escalante Font (primo del  fusilado coronel  Antonio y del encarcelado General  Patricio la Guardia, hoy excarcelado) niega haber estado en Dallas cuando el magnicidio.

El escritor e investigador Arnaldo M. Fernández  en su artículo Mito exilar: Escalante en Dalla( http://www.cubaencuentro.co) escribe en contra de esa versión:

¨En 1963 Escalante se desempeñaba en la Sección Q del G-2 como oficial de contrainteligencia en el enfrentamiento de “la contrarrevolución y el exilio”, sin nada que ver con wet affairs, esto es: con asesinatos y otras operaciones en que corriera la sangre. La compartimentación operativa del G-2 descarta ya que haya contactado a Oswald en Ciudad México, pero si esto no bastara cabe subrayar que la CIA jamás reportó nada sobre Escalante allí. Y eso que tenía a los cubanos bajo férreo control con vigilancia fotográfica, teléfonos pinchados, micrófonos ocultos e incluso topos, como el attaché cultural Luis Albero (LITAMIL-9), quien precisamente identificaba para la CIA a toda la gente de paso por la embajada cubana[1].¨
 
Arnaldo M. Fernández no tiene en cuenta que en esos años la compartimentación  no era la que posteriormente ha existido. En aquella etapa hasta habían oficiales de oficina y de planeamiento que llevaban uno o varios casos y que además ellos mismos estaban también infiltrados en una o varias organizaciones antiCastristas con varios nombres, etc.. Un ejemplo muy conocido en Cuba, ya que fue trasmitido primeramente  por  el programa televisivo Sector 40 y posteriormente en uno de los libros de testimonio de Juan Carlos Fernández  (¿Todo es Secreto hasta un Día?) en que  para eliminar al grupo de alzados comandado por  el ex oficial  revolucionario Pedro Celestino Sánchez Figueredo se concibió la operación ¨Comando¨, la cual por poco fracasa porque uno de los supuestos alzados del grupo de combatientes de la Seguridad del Estado que se reunió con el grupo de Sánchez Figueredo  es reconocido como un oficial  interrogador del G-2 por un alzado llamado ¨Chente¨ y que hace que se desencadene la balacera que acabó con el grupo de Alzados de Sánchez Figueredo. Esas múltiples tareas de oficiales del G-2 en esa etapa están ampliamente documentadas en los libros de testimonios que se han publicado en Cuba.


Por otra parte, en el artículo   Un boricua en en la trama del caso Kennedy , de Gerardo Reyes, publicado en el 2006 en este blog Baracutey cubano, se lee:  
(Antulio Ramírez Ortiz) Quería saber cómo había sido fichado por sus superiores considerando que él era un caso especial: puertorriqueño, secuestrador de un avión, veterano del ejército de Estados Unidos en la guerra de Corea.
 (Antulio Ramírez Ortiz) 
Al no encontrar su nombre bajo la letra R, intentó por la O, y allí, recuerda, encontró un expediente que decía Oswaldo-Kennedy y contenía una foto de Lee Harvey Oswald, el asesino del presidente
John F. Kennedy. También vio una recomendación de la KGB, la agencia de espionaje de la Unión Soviética.
'La KGB nos ha recomendado este individuo. No presionar mucho. El es un norteamericano, casado con una agente de un organismo soviético que tiene órdenes de ir y residir en Estados Unidos. Oswald es un aventurero emocional'', leyó Rodríguez, según sus recuerdos. ``Nuestra embajada tiene órdenes de ponerse en contacto con él. Hay que tener cuidado''.
Así, sin proponérselo, este electricista boricua que ya había pasado a la historia por ser el primer secuestrador de un avión a Cuba, se coló también en el guión inconcluso y de reestrenos sin fin de la muerte del presidente Kennedy.
Al momento de fisgonear en los archivos, Kennedy estaba vivo y peleando contra quien consideraba uno de sus peores enemigos: Fidel Castro.

*******

Zapruder Film Slow Motion (HIGHER QUALITY)


*******
The JFK Assassination: Conspiracy, Photos, Facts, Autopsy, Documentary Evidence (2007)




*******
Organizador del asesinato de Kennedy fue espía cubano, asegura nuevo libro
**********
A la venta desde el lunes, “Target: JFK, The Spy Who Killed Kennedy?”, a continuación publicamos fragmentos de una reseña del libro que hace el diario New York Post.
**********

Marti Noticias
Noviembre 15, 2016
Más de 50 años después de que el 35 presidente de EE.UU. John F. Kennedy (JFK) fuera asesinado a balazos en Dallas, un explosivo libro recién publicado se enfoca en evidencia descubierta en el diario secreto de un espía y asesino de la Guerra Fría, que responsabiliza directamente por el magnicidio a otro operador clandestino: el hijo de un diplomático cubano y probable doble agente para el gobierno de Cuba.
En una reseña del libro que hace New York Post se explica que el diario hasta ahora inédito de Douglas DeWitt Bazata, un condecorado oficial de la Oficina de Servicios Estratégicos de Estados Unidos ─precursora de la Agencia Central de Inteligencia─ afirma que su amigo íntimo y colega en el clandestinaje René Alexander Dussaq fue el " organizador y conspirador principal" del asesinato de Kennedy el 22 de noviembre de 1963.
Según el libro del escritor Robert K. Wilcox “Target: JFK, The Spy Who Killed Kennedy?" lanzado el lunes al mercado, la bitácora revela que Dussaq, “un soberbio tirador” incluso pudo haber hecho "el disparo o disparos" desde el frente de la caravana.que dieron muerte al mandatario.
A Lee Harvey Oswald, generalmente reconocido como el asesino de Kennedy, sólo se le habría asignado disparar un primer tiro de salva para distraer a los observadores en Dealey Plaza. Otro tirador habría disparado como Oswald, desde atrás.
El complot, sugiere el libro, se habría concebido con la aprobación tácita de La Habana.
(Portada del libro "Target: JFK The Spy Who Killed Kennedy?")
“Douglas Bazata estuvo profundamente inmerso en el mundo de los secretos, especialmente los que rodean la muerte de JFK”, escribe Wilcox. 'Estuvo presente en el nacimiento de la CIA como un actor avezado e importante en el más turbio de los mundos (…) Era un conocedor”.

De aventurero, a héroe, a magnicida
Dussaq, hijo de un diplomático cubano, habría nacido en Buenos Aires y se habría educado en Ginebra y en Cuba. En 1942 se habría naturalizado americano.
Según el diario de Bazata, conoció a Dussaq en La Habana a principios de los años 30, cuando le encomendaron la misión de asesinar a un revolucionario cubano. La misión fracasó y los dos hombres se hicieron amigos cuando Dussaq salvó la vida del agente americano.
Al entrar Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial tras el ataque japonés a Pearl Harbor, Dussaq intentó enrolarse en la infantería de marina de EE.UU., pero fue considerado un potencial peligro para la seguridad. No obstante, fue aceptado por el Ejército gracias a su naturaleza atlética, su dominio de seis idiomas y sus previas experiencias como buzo, buscador de tesoros y doble en películas de Hollywood. Fue enviado a la 101 División Aerotransportada, donde pronto alcanzó el grado de teniente.
Como parte de ese cuerpo élite el cubano-argentino y Bazata participaron en Europa dos días antes del desembarco aliado en la operación Jedburgh, en la cual más de 250 efectivos se lanzaron en paracaídas tras las líneas enemigas en Francia, Bélgica y Holanda para coordinar la lucha contra la ocupación.(medio siglo después, en 1994, con 83 años de edad, Dussaq se volvió a lanzar en paracaídas en una conmemoración de aquella operación)
Fue entonces que se ganó el apodo de “Capitán Bazooka”, como entrenador de los “maquis” de la resistencia francesa en el uso de esa arma antitanque. También se le atribuye haber ayudado a capturar a 500 soldados nazis convenciendo a un general alemán de que estaban rodeados por tropas americanas.

Iras de postguerra
Después de la guerra Bazata volvió a trabajar como espía para la CIA y otros organismos de inteligencia, mientras que Dussaq aparentemente trabajaba como agente de la compañía de seguros Prudential en Los Angeles.
Gracias a solicitudes basadas en la Ley de Libertad de Información de EE.UU., Wilcox pudo comprobar que unos años después Dussaq fue infiltrado por la Oficina Federal de Investigaciones, FBI, en grupos comunitarios de Hollywood y México. A principios de los años 60 se sintió frustrado y enojado por la manera en que Washington trataba a Cuba.
Bazata escribió en su bitácora que una de las razones del fracaso de la invasión por Bahía de Cochinos en 1961 fue que Dussaq informaba a La Habana de todo lo que iba ocurriendo.

Después, refiere, ambos empezaron a tramar el asesinato de Kennedy, denominado operación
Hydra-K, como una forma de poner de relieve la dominación y manipulación de los países pequeños por Estados Unidos.
(René Alexander Dussaq, presunto organizador del asesinato de Kennedy.)
En una entrevista con el diario New York Post, Wilcox dice que los diarios encriptados que Bazata le dio en 1999 ─ miles de páginas manuscritas─ indican claramente que Dussaq era un doble agente que trabajaba para Cuba. Según esas memorias, en algún momento Dussaq se refirió a Fidel Castro como “the boss”, el jefe.

Cinco, para no fallar
Según el veterano agente de inteligencia la selección de Dallas como posible escenario habría tenido lugar tan temprano como en 1961, teniendo en cuenta el fuerte resentimiento local contra JFK y la corrupción policial en la ciudad.
De acuerdo con el diario de Bazata, Dussaq planeó la participación de cinco francotiradores en el asesinato, entre ellos, él mismo, Oswald, un asesino identificado con el nombre en código de 'Piatogorsky' y dos profesionales de la CIA cuyas identidades se desconocen.
Además contemplaba falsas pistas, tiradores de reemplazo, y dobles de Oswald, destinados a confundir al público y a la policía.
Oswald fue el primero en disparar, desde atrás de la caravana, pero habían cargado su arma con balas de salva pues, aunque no lo sabía, su misión era crear la confusión para permitir “trabajar” a los demás. El primer disparo mortal lo habría hecho Dussaq desde el frente. Le habría seguido otro desde atrás de uno de los tiradores de la CIA.
El Comité Selecto de la Cámara que investigó el magnicidio eventualmente halló “elevadas probabilidades” de que dos francotiradores, no uno, hubieran disparado contra Kennedy.
Manuscritos explosivos
A Bazata, quien aseguró estaba en Europa aquel día, se le asignó dar a conocer la verdad una vez que pasara la conmoción por el asesinato, con la esperanza de que los líderes americanos “entendieran que debían dejar a naciones soberanas como Cuba decidir su propio destino”.
Wilcox afirma que Bazata le entregó su diario poco antes de su muerte, ocurrida tres meses después de la de Dussaq, durante una serie de entrevistas para su libro sobre el General George Patton.
Posteriormente consiguió localizar a la segunda esposa y viuda de Dussaq, Charlotte, quien le dio acceso a una caja con documentos del ex espía, incluida una biografía inédita que, dice, también fue clave para el libro.

"Sólo hay cuatro escenarios: fue una CIA insubordinada, fue Cuba, fue Rusia o fue la Mafia", dijo Wilcox al Post. "O fue una combinación de todos y mi libro encaja en esa última posibilidad, porque hay actores de la CIA y de la Mafia involucrados, aunque.el dedo apunta hacia Castro y Cuba
".

Etiquetas: , , , , , , ,

1 Comments:

At 6:38 a. m., Blogger Simon-Jose said...

Quienes se hayan dedicado a estudiar "como funciona" Castro, sus características mafioso-sicológicas y su inescrupuloso modo de conservar el poder, no tiene la menor duda de que Kennedy fue asesinado por orden de Castro.
Hay un detalle que lo confirma de modo absoluto: En Noviembre de 1993, al cumplirse los 30 años del magnicidio, debieron abrirse los archivos a la prensa haciendo público todo lo relacionado a las diversas investigaciones que se efectuaron. Y en Cuba la Televisión Cubana, "poniendo el parche antes que aparezca el grano", transmitió un programa en varios capitulos, titulado ZR Rifle, donde se daban muchos detalles de aquellos hechos. El principal entrevistado en aquellos programas, el que mas información suministró, fue el General de División Fabián Escalante Font, jefe de Inteligencia cubano en aquel entonces del cual hay muchas informaciones que lo sitúan en Dallas en el momento del asesinato. En el año 1993 el Presidente de USA era Vil Clnton que cojea de la pata izquierda. Clinton reclasificó todos esos documentos hasta el año 2038. Cuando no quede vivo ninguno de los que hayan tenido algo que ver con aquellos hechos y no sea posible cobrar deudas pendientes. A buen entendedor.....
Muy bueno el artículo de Corzo.
Un saludo patriótico y cubanísimo.
Simón José.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home