martes, noviembre 24, 2015

Arnaldo M. Fernández sobre el asesinato del Presidente John F. Kennedy y la supuesta presencia en Dallas del entonces oficial de la Seguridad del Estado o G-2 de la dictadura totalitaria Castrista el día del magnicidio


 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

Primeramente señalaré que no es nada descabellado pensar que los Castro desearan asesinar al Presidente John F. Kennedy. El plan terrorista del Castrismo para hacer  una descomunal masacre el Viernes Negro (Black Friday) de 1962  en diferentes lugares en New York es una prueba de la posibilidad de que el magnicidio de JFK  estuviera dentro de los planes del Castrismo.

La supuesta presencia de Fabián Escalante Font (entonces oficial de los  örganos de la Seguridad del Estado con alta responsabilidad en la Contrainteligencia respecto a la actividad  en contra de la entonces joven dictadura totalitaria Castrista)  es algo que no nació en el Exilio cubano y probablemente no sea tampoco un mito; tampoco  se debe centralizar su veracidad o no en el carácter, veraz o no, de las declaraciones de  Underwood y de Carlos Bringuier Expósito, que es la columna vertebral  del artículo de Arnaldo M. Fernández. Veamos:

Los órganos de la Seguridad del Estado  eran los encargados de penetrar en Cuba y fuera de Cuba a  las personas, grupos, otganizaciones  y planes  en contra de la tiranía cubana.  El hoy General de División (R) Fabían Escalante Font plantea que los que  asesinaron  al Presidente Kennedy fueron dos contrarrevolucionarios cubanos (Herminio Díaz y Eladio del Valle), luego es posible que  la Seguridad del Estado haya tenido conocimiento de los planes de asesinato de Kennedy en caso de que su planteamiento sea cierto. Arnaldo M. Fernández conoce que el desertor Florentino Azpillaga Lombart  ha afirmado que  por orden de Fidel Castro  se le indicó que ese día, pero  antes de ejecutarse el  magnicidio,  las antenas de la radiocontrainteligencia   Castrista fueran dirigidas con especial interés hacia la ciudad de Dallas, Texas. Sabemos que  el indicio  que motivó a investigar a Ana Belén Montes,  la Analista Principal de Inteligencia para Cuba del Departamento de Defensa de los EE.UU.  (Pentágono),  fue el hecho   que Ana Belén, pese a estar  de vacaciones de las cuales era extremadamente celosa, fue a su trabajo  para conocer  si habrían represalias por el derribo por un avión  Mig de combats de dos avionetas civiles desarmadas de la organización humanitaria Hermanos al rescate el 24 de febrero de 1996.  Esa ¨quemazón¨ de Ana Belén  por  obedecer las órdenes del Centro de la Inteligencia Castrista desde La Habana  fue producto de la orden de Fidel Castro de averiguar si el gobierno de EE.UU. tomaría represaliias por ese derribo. Luego no nos debe  extrañar que Fabián Escalante Fonte haya ido a Dallas a ver  in situs lo que sucedería con el Presidente Kennedy. Tampoco descartemos la posibilidad que Escalante se haya ido a reunir con agentes o doble agentes de la Seguridad del Estado  que estuvieran al tanto o fueran participantes de los planes de magnicidio, pues ese día estaban en Dallas varios exiliados cubanos muy activos en contra de la tiranía Castrista, los cuales fueron llevados detenidos   a una estación de policía de esa ciudad.

Arnaldo M. Fernández no dice que el alemán  director de cine Wilfried Huismann era un admirador de la revolución cubana y que había visitado Cuba en varias ocasiones; Fernández tampoco  ha tocado el hecho de que  desde México,  y poco antes de cometerse el magnicidio de Dallas, salieron informaciones  que provocaron que el gobierno de los EE.UU.  enviaran órdenes de detención en contra de  Emilio Aragonés Navarro y Aldo  Pedro Margolles Dueñas. y hasta se dice de Quintín Pino Machado.

 ********************

Tomado de http://www.cubaencuentro.co

Mito exiliar: Escalante en Dallas

*******
La compartimentación operativa del G-2 descarta que Fabián Escalante haya contactado a Oswald en Ciudad México, pero si esto no bastara cabe subrayar que la CIA jamás reportó nada sobre él allí
*******

Por Arnaldo M. Fernández
Broward
23/11/2015

Otro aniversario del asesinato de JFK propicia esclarecer entre cubanos que Fabián Escalante, exjefe (1976-96) y actual historiador de la Seguridad del Estado, no estaba en Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963, como difunde la mitología exiliar de que Fidel Castro mandó a matar a Kennedy, aunque así no conseguía nada y corría el riesgo de perderlo todo.

Sobre la base del documental Rendezvous mit dem Tod (2006), del cineasta alemán Wilfried Huismann, quien urdió el guión con el investigador estadounidense Gus Russo, autor de Live by the Sword (1998) y co-autor de Brothers in Arms (2008), ambos libros enfilados a demostrar la conexión entre Castro y Lee Harvey Oswald, el exiliado político Carlos Bringuier Expósito fijó los hitos cronológicos de la participación de Escalante en el asesinato de JFK así:
  •     Septiembre 27, 1963. Oswald establece contacto con agentes de inteligencia cubanos en Ciudad México, entre ellos Escalante.
  •     Noviembre 22, 1963. “Por la mañana un pequeño avión procedente de México aterrizó en el aeropuerto privado Redbird (Dallas) con el jefe de los servicios secretos cubanos, General Fabián Escalante (…) Por la noche, tras haber sido arrestado Oswald, el avión pequeño salió de Redbird para llevar al General Fabián Escalante de vuelta a Ciudad México, como se documenta en un memo secreto por Marty Underwood, asistente del presidente Lyndon B. Johnson”.
Desmentido histórico

En 1963 Escalante se desempeñaba en la Sección Q del G-2 como oficial de contrainteligencia en el enfrentamiento de “la contrarrevolución y el exilio”, sin nada que ver con wet affairs, esto es: con asesinatos y otras operaciones en que corriera la sangre. La compartimentación operativa del G-2 descarta ya que haya contactado a Oswald en Ciudad México, pero si esto no bastara cabe subrayar que la CIA jamás reportó nada sobre Escalante allí. Y eso que tenía a los cubanos bajo férreo control con vigilancia fotográfica, teléfonos pinchados, micrófonos ocultos e incluso topos, como el attaché cultural Luis Albero (LITAMIL-9), quien precisamente identificaba para la CIA a toda la gente de paso por la embajada cubana[1].

(General de División retirado Fabián Escalante Font)

Tampoco Underwood documentó nada al respecto en memo secreto, sino que metió a Russo el cuento de Escalante en Dallas, junto con otros que empinan a Underwood como mitómano a la altura de nuestro Guillermo Fariñas.
  •     Underwood echó a Russo la jácara de haber viajado a Ciudad México en misión secreta de LBJ para averiguar qué sabía el jefe de estación de la CIA, Winston Scott, sobre el “Cuban blowback”, esto es: la presunta represalia de Castro ante los intentos de asesinato que planeaba la administración Kennedy. Esta misión resulta igual de imposible por la compartimentación en la Casa Blanca. Underwood era solo advance man: un empleado que marchaba con anticipación a coordinar programas, publicidad, seguridad y demás asuntos concernientes a la visita o aparición pública del presidente[2].
  •     Según Underwood, Scott se reunió con él en una casa de seguridad de la CIA y le confió que el “known Castro henchman” Fabián Escalante no solo había coincidido con Oswald en Ciudad México [Septiembre 27-Octubre 2, 1963], sino que estuvo en Dallas el día del asesinato de JFK. Ni Escalante era esbirro conocido de Castro ni su presencia en Ciudad México y Dallas se reporta en ningún cable de la CIA ni en ningún papel de Scott[3].
  •     Underwood entregó a Russo fotocopias de las notas manuscritas de aquella reunión con Scott, a condición de que solo fueran divulgadas post-mortem, pero Russo detonó esta bomba informativa en la Junta de Revisión de Archivos del Asesinato (ARRB), que venía desclasificando documentos para discernir mejor entre las conclusiones de la Comisión Warren [el asesino solitario] y del Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre Asesinatos [la conspiración].
  •     Ante el panel de abogados de ARRB, Underwood declaró que ni siquiera recordaba haber mencionado a Russo las notas del viaje a México, pero los abogados tenían a mano las fotocopias y Underwood se acordó entonces de haber escrito esas notas en medio de la investigación de Russo para el libro de Seymour Hersh The Dark Side of Camelot (1997).
  •     A instancia de ARRB, Underwood remitió más tarde las notas originales de su viaje a México en 1966, como advance man de la visita de LBJ. Estas notas mecanografiadas no indican absolutamente nada sobre el asesinato de JFK, pero sí una breve reunión con Scott, solo que al único efecto de preparar la bienvenida más entusiasta y multitudinaria posible a LBJ en Ciudad México. El panel de ARRB convocó entonces a Underwood a declarar bajo juramento, pero nunca lo hizo “due to health problems”[4].
Hace rato que Underwood quedó desacreditado como “a serial bamboozler”[5], con arrancada a mediados de 1965 colándose entre los testigos presenciales del juramento presidencial de LBJ a bordo del Air Force One, aunque realmente Underwood regresó de Dallas a Washington en otro avión. A su vez el documental de Huismann fue tachado por la crítica alemana como Rendezvous mit dem Bluff[6]. Así y todo, el forro de Escalante presente en Dallas al momento del asesinato de Kennedy pervive en el anticastrismo de corta y clava, porque este último ni se detiene ante las chapucerías ni se avergüenza por incurrir en ellas.

[1] La red LITAMIL se creó hacia 1960 al volverse prioritario el problema cubano para la CIA. Cf.: Ann Goodpasture, Mexico City Station History, pp. 227 ss [NARA 104-10414-10124].
[2] Obituario de Marty Underwood, Baltimore Sun, 25 de marzo de 2003. Aquí se reitera el error vitando de que Underwood ayudó a preparar el juramento presidencial aéreo de LBJ.
[3] Vid.: Jefferson Morley, Nuestro hombre en México: Winston Scott y la historia oculta de la CIA (Taurus, 2011, 477 pp.)
[4] La relatoría del caso Underwood por ARRB consta en su Final Report (1998), pp. 135-136.
[5] Vid.: Max Holland, “The Underwood Hoax”, Washington Decoded, 11 de diciembre de 2008.
[6] Para el desguace en inglés véase Ronald Radosh, “Conspiracy of Dunces”, The Sun [Nueva York], 14 de febrero de 2006.

© cubaencuentro.com

************
Otra nota del Bloguista de Baracutey Cubano 
La síntesis de lo que se dijo en la Convención de Bahamas donde participó el Gral de División Fabián Escalante Font puede leerse en idioma inglés en

JFK & The Cuban Connection
Havana's Spies Spill the Beans at Top-Level Conference!
by Dick Russell
High Times - March 1996

o también en

U.S. - Cuban intelligence conference on JFK assassination
 .
Primeramente debo aclarar algo: John F. Kennedy ganó una de las elecciones mas cerradas y reñidas de todas las elecciones que se han celebrado en los Estados Unidos; su adversario derrotado fue  Richard Nixon. 

Si algo hay bien demostrado sobre el asesinato del Presidente Kennedy, es que fue más de un tirador el que disparó contra él: El primer disparo que le impacta a Kennedy le entró por la espalda muy cerca del cuello; eso se puede ver en el video de Zapruder y en la foto de la autopsia. En el video el Presidente Kennedy se lleva las manos al cuello, ladea su cabeza hacia Jackie y ella toma su cabeza mirándolo de frente y extrañada al no percatarse de lo que le había sucedido en ese momento a su esposo; al estudiar la foto se puede ver como varias personas del público y del Servicio Secreto miran hacia atrás mirando para el lugar de donde parece que salió ese disparo y quizás otro disparo más que probablemente haya sido el que hirió en una mejilla a James Tague, una persona del público un tanto alejada del lugar, o el que hirió posteriormente al gobernador Conally. La seguridad personal del entonces Vicepresidente Lyndon B. Jhonson al encontrarse detrás, y portanto más cerca del lugar de donde salió o salieron esos disparos, reaccionan más rapidamente y hasta abren la puerta del auto para salir y repeler el ataque; la seguridad personal del Presidente por estar más alejada y por el clamor del público no oyó tan claramente ese o esos dos disparos. El segundo disparo que impacta a Kennedy lo impacta de frente en una dirección que un aviador situado en el lugar del Presidente definiría entre la 1 y las 2, esto se infiere por el movimiento de la cabeza al impactar el proyectil ya que esta se movió atrás y a la izquierda, al igual que los fluidos cerebrales y parte de la masa encefálica según se ve en el video; además, si hubiera entrado el proyectil por detrás de la cabeza ¿ dónde está el orificio de salida? ¿ la bala se quedó dentro del cerebro ? ; suponiendo que la bala haya venido de atrás y haya impactado por el lateral derecho de la cabeza saliendo por ese mismo costado acompañando al casquete craneal desprendido, entonces ¿ donde se encontró es bala si es que se encontró ?. El gobernador Conally, quién iba en el asiento delante del de Kennedy, es herido por una bala, la llamada " bala mágica" cuyo muy extraño recorrido hace desechar para muchos investigadores la hipótesis inicial de que fue el mismo proyectil que impactó a Kennedy en el cuello. Muchos testigos dicen que oyeron tres disparos pero la radio de un policía motorista había quedado abierta y por los sonidos que fueron grabados, algunos investigadores no descartan que hayan ocurrido 4 disparos, algo imposible hasta para un francotirador experto como lo fue Oswald cuando estuvo en los Marines. La investigación sobre quiénes estaban, o están, detrás del asesinato del Presidente Kennedy no se puede reducir a Lee Harvey Oswald. ¿ para quién o para quienes trabajaba Oswald en esa misión? es algo importante que debemos conocer, pero no lo único; veamos: ¿Oswald llegó a disparar, cual era realmente su misión y el papel asignado en ese complot ?. Oswald según la KGB soviética fue contactado por los servicios secretos de Fidel Castro en 1962; Antonio Veciana, autor o participante de más de un plan fallido para matar a Fidel Castro, afirma que en una entrevista que tuvo en Dallas con un alto oficial de la CIA, David Phillips, y un individuo que se hacia llamar Maurice Bishop, pero conocido por él y por la CIA, poco tiempo antes del Magnicidio, participó Lee Harvey Oswald. ¿ Era Oswald un agente doble? ¿ en caso que fuera agente doble, a quién verdaderamente respondía ? ¿ Quién lo sacrificó como "chivo expiatorio ? ¿ Quiénes fueron los otros tiradores y para quiénes trabajaban o por qué participaron en ese Magnicidio ?.
 
El Presidente Lyndon B. Jhonson, ordenó guardar determinadas evidencias sobre el asesinato de John F. Kennedy hasta el 2013 ¿ Por qué lo hizo ?¿ A quiénes quería proteger ? ¿ Quería proteger al pueblo de los E.U. y al mundo de una posible guerra nuclear ?; tengo la opinión que eso sería poco probable si se le enseñaban a los soviéticos y a la opinión pública internacional las pruebas de que el régimen cubano había sido el autor del Magnicidio. ¿Quería Johnson proteger a las instituciones de Inteligencia norteamericana y a los cubanos que vieron en Kennedy al traidor de Bahía de Cochinos ? ¿ Quería proteger a la comunidad cubana exiliada del rechazo del pueblo norteamericano, en caso de que hubieran cubanos implicados ?¿entre esos implicados habría algún o algunos agentes doble de la Seguridad Cubana ? ¿ Participó la mafia norteamericana ? ¿ que papel desempeñó la mafia en el complot, en caso que haya participado ?

Robert Kennedy fue asesinado cuando era el seguro aspirante para la Presidencia de los Estados Unidos por el Partido Demócrata, ¿ Por qué realmente fue asesinado Robert Kennedy ?

Para conocer más detalles sobre el asesinato de JFK se puede visitar este sitio:
http://www.jfk.iefactory.com/menu.htm
*******

Tercera mota del Bloguista de Baracutey Cubano

Es admitido que el padre de la esposa de Oswald era un alto oficial de la KGB, luego es seguro que Oswald fue investigado profundamente por la KGB y lo más probable después de hacer esa investigación le hayan propuesto trabajar para el KGB; si Oswald aceptó o no eso quedaría por investigar. También es bastante probable que a la esposa soviética la KGB le haya asignado algunas misiones no necesariamente de gran vuelo o que permaneciera ¨dormida¨.  
Otros presuntos tiradores  contra JFK  han sido ubicados en una foto polaroide de Mary Moorman, una testigo: entre esos presuntos tiradores  el llamado ¨hombre insignia¨; Mary Moorman oyó dos disparos seguidos del primero..  Más información en




 

El desertor   de la contrainteligencia cubana Florentino  Azpillaga Lombar declaró hace unos años que el día del asesinato de JFK, Fidel Castro les había indicado  que las antenas de la radiocontrainteligencia  estuvieran dirigidas hacia la ciudad de Dallas. En el documental Mi querido Fidel ( My dear Fidel)  sobre Marita Lorenz, una joven amante alemana amante de Fidel Castro en 1959, la ex agente de la CIA y del FBI  vincula de cierta manera  a Frank Sturgis  (años después unos de los plomeros de Watergate) con el  asesinato de JFK.. En el documental alemán Cita con la Muerte del director Huissman  se afirma que el entonces joven oficial de la Seguridad del Estado de Cuba Fabián Escalante Font (posteriormente uno de los jefes de la Seguridad de los Castro)  fue directamente a Dallas, a través de un extraño vuelo a México, y que estaba presente en esa ciudad en el día del magnicidio,   y que después del asesinato  se fue volando  de la ciudad de  Dallas y que de eso el Presidente Johnson tuvo inmediato conocimiento. Quizás Fabián Escalante  estaba contactando a  agentes o a doble agentes  Castristas o verificando ¨in situs¨ el resultado de una operación fraguada por la Seguridad cubana o de algo que la Seguridad Cubana tenía conocimiento a través de sus agentes infiltrados.
*******************
Nota del bloguista de Baracutey Cubano
En  una emisión de  A Mano Limpia,  un programa televisivo del Canal 41 de Miami,  del año 2006  el conductor Oscar Haza expresó que la nota de la KGB sobre Lee Harvey Oswald  fue revisada por Abelardo Colomé Ibarra (actual ministro del MININT)  y reenviada al entonces Ministro del Interior Ramiro Valdés. 
Un boricua en en la trama del caso Kennedy

 ******
Antulio Ramírez Ortiz cuenta que se quitó las medias y se las puso de guantes para no dejar huellas mientras esculcaba el archivador de los servicios de inteligencia de La Habana (G2), donde trabajaba como cocinero y limpiador de armas.
*******
Por Gerardo Reyes
19/01/2006
(Antulio Ramírez Ortiz)
Quería saber cómo había sido fichado por sus superiores considerando que él era un caso especial: puertorriqueño, secuestrador de un avión, veterano del ejército de Estados Unidos en la guerra de Corea.
Al no encontrar su nombre bajo la letra R, intentó por la O, y allí, recuerda, encontró un expediente que decía Oswaldo-Kennedy y contenía una foto de Lee Harvey Oswald, el asesino del presidente John F. Kennedy. También vio una recomendación de la KGB, la agencia de espionaje de la Unión Soviética.
(Lee Harvey Oswald y su esposa soviética)
 
''La KGB nos ha recomendado este individuo. No presionar mucho. El es un norteamericano, casado con una agente de un organismo soviético que tiene órdenes de ir y residir en Estados Unidos. Oswald es un aventurero emocional'', leyó Rodríguez, según sus recuerdos. ``Nuestra embajada tiene órdenes de ponerse en contacto con él. Hay que tener cuidado''.
Así, sin proponérselo, este electricista boricua que ya había pasado a la historia por ser el primer secuestrador de un avión a Cuba, se coló también en el guión inconcluso y de reestrenos sin fin de la muerte del presidente Kennedy.
Al momento de fisgonear en los archivos, Kennedy estaba vivo y peleando contra quien consideraba uno de sus peores enemigos: Fidel Castro.

 (Lee Harvey Oswald en Cuba en el año 1959)
Ramírez sostiene en un inédito libro de memorias, cuyo contenido ha sido conocido por El Nuevo Herald, que el gobierno suizo hubiera podido evitar la tragedia de haber prestado atención a las notas que él envió a la embajada de La Habana con los resultados de su incursión en los archivos del G2.
El nombre de Ramírez ha salido a relucir a raíz de un documental del productor de cine alemán Wilfried Huismann, en el cual se ofrecen nuevos indicios para reforzar la hipótesis de que la muerte del presidente estadounidense fue una operación del gobierno cubano en represalia por los intentos de asesinato contra Castro por parte de Estados Unidos.
******
Date: May 1, 1961
Flight Info: National Airlines Flight 337 from Miami to Key West.
The Story: Flying under the pseudonym “Elpirata Cofresi,” an apparent allusion to an infamous Puerto Rican pirate, Ortiz commandeered the plane by holding a steak knife to the pilot’s throat. He explained that Rafael Trujillo, the long-ruling dictator of the Dominican Republic, had offered him $100,000 to assassinate Fidel Castro. He wished to go to Havana to warn the Cuban leader about his Caribbean rival’s treachery. “If I don’t see Havana in 30 minutes, we all die,” he warned the pilot. No American plane had ever been hijacked before, so Cuban air traffic controllers were mightily confused when they learned that a National Airlines plane was approaching. They initially threatened to blast the aircraft out of the sky, but eventually relented and let it land at a military base outside Havana. Cuban soldiers hustled away Ortiz and his 85 pounds of checked luggage.
The Upshot: Ortiz was initially granted political asylum in Cuba. However, after the Cuban Missile Crisis of 1962, he soured on Fidel Castro. He tried to escape the country and was imprisoned for six years. He finally managed to return to the United States via Jamaica in 1975. The following year, he was sentenced to 20 years in prison. While serving his sentence, he was interviewed by Congressional investigators who were looking into the assassination of President John F. Kennedy; Ortiz claimed that he had briefly worked for Cuba’s secret police during his time in exile, and had information that Lee Harvey Oswald was a Cuban agent.