martes, agosto 14, 2018

El ensayista y politólogo izquierdista norteamericano, Noam Chomsky, ex gurú del Socialismo del Siglo XXI afirmó: "No sólo no es un éxito, sino que es un modelo de desarrollo dañino”

 Nota del Bloguista de Baracutey Cubano




Noam Chomsky afirma que ¨... Y la corrupción y el robo han sido extrema, especialmente después de la muerte de Chávez)
************
Tomado de https://www.martinoticias.com
Gurú del chavismo reconoce retroceso de la izquierda latinoamericana

*********
"No sólo no es un éxito, sino que es un modelo de desarrollo dañino”, sentenció Chomsky
*********

Con información de
El Estímulo y Democracy Now
13 de agosto de 2018

El ensayista y politólogo izquierdista norteamericano, Noam Chomsky, ex gurú del Socialismo del Siglo XXI, en una reciente entrevista con el noticiario televisivo, radial y de internet Democracy Now, lamentó que los gobiernos de izquierda en Latinoamérica no hayan creado “economías sostenibles y viables” ni ejecutaran mejoras reales en sus países, lo cual considera un gran retroceso.

Venezuela tiene realmente una situación de desastre. La economía se basa en el petróleo, probablemente en mayor medida como nunca antes. Y la corrupción y el robo han sido extrema, especialmente después de la muerte de Chávez”, afirmó Chomsky, nacido en Filadelfia en 1928 y a quien el chavismo adoptó como uno de sus gurús hasta que comenzó a deslindarse del régimen.

(Noam Chomsky durante una rueda de prensa en Suiza en 2013. EFE/SALVATORE DI NOLFI)

En la entrevista con el estadounidense Democracy Now, Chomsky acotó que los gobiernos de izquierda en Latinoamérica no aprovecharon la oportunidad que tuvieron para tratar de crear economías sostenibles y viables.

“Casi todos (Venezuela, Brasil, Argentina y otros) se apoyaron en el alza de los precios de las materias primas, que es un fenómeno temporal. Los precios subieron principalmente debido al crecimiento de China. Así que hubo un aumento en el precio del petróleo, de la soja, entre otros. Y en vez de tratar de desarrollar una economía sostenible con la manufactura y la agricultura, simplemente confiaron en las materias primas que podrían exportar“, dijo.

En este caso ubica a Venezuela que como país potencialmente rico en lo agrícola, pero que no desarrolló al sector. “Eso es muy perjudicial, no sólo no es un éxito, sino que es un modelo de desarrollo dañino”, sentenció Chomsky, quien ha publicado decenas de libros sobre lingüística.

El fallecido presidente Hugo Chávez llegó a recomendar los libros del norteamericano desde el año 2006 y los recibió en el Palacio de Miraflores en agosto de 2009. Desde ese entonces se convirtió en un gurú para el chavismo.

“Es Chomsky uno de los intelectuales que más ha abonado en la lucha contra la hegemonía imperial, de la élite que gobierna en los Estados Unidos (…) Yo cargaba no uno, sino varios libros de Chomsky“, dijo Chávez en esa oportunidad.

Fue famosa la recomendación del mandatario en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2006, realizada en la ciudad de Nueva York (EEUU), de uno de los libros de Chomsky “Hegemonía o Superivencia”.

El profesor y activista consideraba que Chávez “Construía un mundo diferente y posible” pero seis años después afirmó que “en América Latina, el modelo de Chávez ha sido destructivo”.

Chomsky recalcó que la “enorme corrupción” también ha sido un factor en ese retroceso que observa en América Latina. “Es simplemente doloroso ver al Partido de los Trabajadores en Brasil, que llevó a cabo medidas significativas; simplemente, no podían mantener las manos fuera del cesto. Se unieron a la élite extremadamente corrupta, que está robando todo el tiempo, participó también en ella y se desacreditó. Pero hay una reacción. No creo que el juego haya terminado”.

(Con información de El Estímulo y Democracy Now)


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Esteban Fernández: El SOCIALISMO EN USA

El SOCIALISMO EN USA



Por Esteban Fernández
13 de agosto de 2018

Está bien, ahora está de moda que políticos, deportistas, artistas, se declaren públicamente “socialistas”. Digo que está bien porque ya es hora que se quiten las caretas y dejen los disfraces de “progresistas”, “liberales”, e “izquierdistas”.

Qué bueno que digan la verdad, pero todavía con el “socialismo” intentan suavizar la verdadera palabra porque según la teoría marxista, el socialismo es solamente una de las fases que lleva al establecimiento del comunismo.

El “socialismo” es simplemente un primer paso, un peldaño inicial que poco a poco va subiendo la denigrante escalera hasta lograr implantar el totalitarismo rojo.

Sí, es verdad que la más reciente estrella del socialismo norteamericano -la joven Alexandria Ocasio Cortez- es una militante de la ignorancia, pero eso no le resta peligrosidad, porque ¿También no eran unos acémilas Almeida, Ramiro, Efigenio -alrededor de un monstruo- y lograron implantar un régimen comunista en nuestra nación?

Los enemigos del “socialismo” (Hannity, Jesee Waters, Laura Ingraham etc. están muy claros en las consecuencias de esta cochina y dañina doctrina si agarraran USA.

Pero si ustedes los escucha están hablando de que “por razones socio económicas” no consideran bueno el “socialismo” para esta gran nación. Vaya, siempre acuden al dinero y a la economía para influenciar y meterle miedo a la opinión pública.

(En la foto: Ocasio Cortéz y Bernie Sanders)

Claro que sí, efectivamente los cubanos más que nadie sabemos que el socialismo desgraciaría a este país de la misma forma que ha acabado al nuestro, a Venezuela, a Nicaragua, y donde quiera que esos hijos de Marx y Lenin han logrado tiranizar a sus pueblos.

Pero –aunque eso es los que asusta a los norteamericanos: sus bolsillos- el principal problema de la doctrina marxista- leninista no es cuestión solamente de “dólares y centavos” sino de crímenes. ¿Cuantos millones de muertos ha logrado esta  malvada doctrina a nivel mundial?

Si solamente para instalar el sistema rojo en Cuba tuvieron que encarcelar y fusilar a miles, aquí para controlar a este país tendrían que asesinar a MILLONES DE NORTEAMERICANOS.

¿Alguien cree que este pueblo se dejaría quitar las propiedades, los negocios, las armas, las cuentas de bancos, las casas, los autos tan dócilmente?

Es cierto que un payaso trasnochado como Bernie Sanders ha logrado un escaño en el senado, la muchachita malcriada de New York ganó una postulación, pero de ahí a conseguir cambiar el sistema capitalista y democrático de la nación más prospera del mundo VA MUCHO TRECHO.

Claro que están tratando por todos los medios, sobre eso he escrito un montón, pero yo creo que el futuro no será de ellos sino de las fuerzas mayoritarias de personas buenas, religiosas, armadas hasta los dientes, capitalistas, y de las gloriosas fuerzas armadas de este país.

Ahí ustedes tienen a los tontos útiles artistas de Hollywood, es verdad que la mayoría se declara “socialista y progresista” pero ya ustedes verán el viraje que darán cuando intenten quitarles sus prebendas, sus mansiones tapiadas, sus autos de lujos y congelarles sus abultadas cuentas bancarias.

Y muy importante: los cubanos, venezolanos, mexicanos, chinos, coreanos, nicaragüenses, tuvimos en los Estados Unidos un refugio para donde salir corriendo.

Pero los norteamericanos si les ponen la “caña a tres trozos” para dónde se van. No, ellos tienen que batirse, morir muchos y lograr salvar al mejor país del planeta Tierra.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Nicolás Águila: Legado del Presidente Gerardo Machado y Morales

 Nota del Boguista de Baracutey Cubanoç

En el libro La verdadera República de Cuba, escrito por el Dr. Andrés Cao Mendiguren,  uno de los  mejores libros sobre la república cubana (1902-1958 ) que se ha escrito (quizás el mejor de los que  he leido en mi vida),  incluyendo la monumental obra en 10 tomos Historia de la Nación Cubana, aunque este último incluye el período colonial y llega hasta el año 1952, se lee:

 ¨Cabe decir que aquellos pensamientos de 1913 expresaban una realidad  porque esa nación  se alcanzó muy pronto  en décadas posteriores,  aunque en 1959  fue demolida por los que  usurparon el poder, y ha sido vilipendeada  por una oleada de intelectuales comprometidos o  mediocres. El testimonio de ello es que Cuba ocupaba  las primeras posiciones  en todos los renglones de los anuarios de las Naciones Unidas  para la América Latina. Y hay que reconocer que estos logros  tan destacados  no se hubieran podido conseguir  si nuestros gobernantes, y a pesar de sus errores,  no hubieran tenido interés  y acierto para  resolver los problemas de la sociedad cubana, si nuestros legisladores no nos hubieran  dado una legislación avanzada  y moderna, o si el  pueblo cubano no hubiera estudiado  y trabajado  para superarse. El pueblo cubano era exigente  y siempre aspiraba  a lo mejor, pero tenemos  que acusarnos  de un pecado,  y es que  cuando no lo lográbamos plenamente, en vez de analizar  los fallos  y aplaudir lo logrado, prodigábamos una crítica irresponsable.¨ (Cao, 2008, p. 87)

Lo que sucedió en Cuba  con Fidel Castro Ruz, y sus  cómplices y tontos útiles fue lo que ya había advertido la Comisión Truslow en las conclusiones de su informe al hacer un estudio, a petición del Presidente Prío Socarrás, para la dinamización de la economía cubana; veamos:

En 1950 la Misión Truslow, comisión internacional solicitada al Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por el gobierno presidido por el Dr. Carlos Prío Socarrás para que hiciera un diagnóstico de la economía cubana y recomendara medidas para dinamizarla, planteó, entre otras cosas, que Cuba debía diversificar su economía teniendo al azúcar como punto de partida y que Cuba poseía los recursos humanos, financieros y materiales necesarios para ello salvo el combustible; alertó que la prosperidad bélica (II Guerra Mundial y Guerra de Corea) había propiciado nuevos niveles de vida para muchas personas y que el actual crecimiento económico no satisfacía las necesidades de su creciente población y que si la economía era incapaz de sostener ese nivel en tiempos menos prósperos, sobrevendría una gran tirantez política (Zuaznábar, 19 y 20). Como elemento conclusivo planteó:

¨Si los líderes se han descuidado en prever esta posibilidad, la opinión pública los inculpará. Y si ello ocurriera, el control podría pasar a manos subversivas y engañosas, como ha ocurrido en otros países donde los líderes no se han dado cuenta de las corrientes de estos tiempos.
¨ (Zuaznábar, 20)
  *************


 El Presidente Machado en familia.

Por Nicolás Águila
13 de agosto de 2018·

Legado del presidente Gerardo Machado

"Construí obras monumentales que gozarán hasta la décima generación…. y posiblemente decidirán la verdad en la Historia”, vaticinó el presidente Gerardo Machado poco después de huir de Cuba en 1933.

Los presidentes suelen preocuparse por su legado y, más aún, por el juicio de la historia. Si a Castro la historia lo condenará sin derecho a apelación, a Machado no lo absolverá del todo, porque su Gobierno, sin ser propiamente una dictadura, se convirtió en un régimen autoritario y tiránico. Sus obras públicas, sin embargo, constituyen un legado imperecedero.

(Gerardo Machado y Morales)

El machadato, por solo hablar de la capital, le dio a La Habana su perfil definitivo de ciudad moderna. Bastaría con mencionar la construcción del Capitolio, la remodelación del Prado y la ampliación del Malecón, el trazado de la 5ª. Avenida en Miramar, la Escalinata y los edificios monumentales de la Universidad de La Habana. Por otro lado, durante ese periodo, entre otras obras de capital privado, se acometió la construcción del Hotel Nacional, el Hotel Presidente y los edificios López Serrano y Bacardí, joyas del art déco, por solo mencionar algunos de los edificios más emblemáticos.

El boom constructivo del machadato no en balde le valió a su ministro o secretario de Obras Públicas, Carlos Miguel de Céspedes, el merecido sobrenombre de ‘El Dinámico’.

Las impresionantes obras de arquitectura e ingeniería civil del machadato, desde luego, se agigantan aún más por el contraste con la desidia y la devastación del castrismo, que lleva seis décadas de destrucción sistemática del campo y la ciudad. La Carretera Central, que conectó el Oriente y el Occidente cubano, no ha sido superada por la inconclusa autopista de ocho vías del régimen castrista.

El legado de Machado se mantiene vigente 85 años después. Lo que constituye el espacio vital de por lo menos cuatro generaciones. No estuvo errado el aborrecido 'dictador' en su autovaloración. Sus obras han perdurado y resistido incluso estos últimos 60 años de espanto destructivo.
****
Tomado de https://www.facebook.com
Carlos Miguel de Céspedes, el dinámico ministro de Machado

Lo dice la wikipedia castrista. Carlos Miguel de Céspedes "fue Secretario de Obras Públicas durante el gobierno del General Gerardo Machado [1925 - 1933]. Su intensa actividad al frente de esta Secretaría hizo que el pueblo le conociera con el sobrenombre de El Dinámico. [...] A sus iniciativas se debieron las construcciones de la Carretera Central; el Capitolio Nacional; la Avenida del Puerto; la transformación del viejo Campo de Marte en Plaza de la Fraternidad; el Boulevard y Paseo del Prado; el Hotel Nacional; la gran Escalinata, la estatua del Alma Mater y los edificios de la Biblioteca Central, Aula Magna, Rectorado, Derecho, Ingeniería y Arquitectura y Física en la Universidad de La Habana, por todas estas obras dentro de su recinto, el alto centro de estudios le concedió el título de Ingeniero Civil Honoris Causa, por votación secreta del Claustro; en el Aula Magna el 21 de junio de 1929". EcuRed
 ****
 Comentario del Bloguista de Baracutey Cubano
También Carlos Miguel ocupó otras importantes carteras ministeriales en el gobierno de Machado. Algo interesante: es Carlos Miguel  la persona que habla con Machado para que Rubén Martínez Villena, que estaba escondido en la casa de Irrizarri (uno de los futuros pentarcas)  por haber estado vinculados a hechos violentos, saliera de viaje a la Unión Soviética para atenderse la tuberculosis. Rubén Martínez Villena  en la Unión Soviética  no le vio las garras a Iosef  Stalin y sin embargo le había llamado¨asno con garras¨ a Machado. José Miguel Irisarri y Gamio (1895–1968) fue un personaje qie perteneció a la organización terrorista La Joven Cuba, fundada por Antonio Guiteras, y  murió en Cuba.

 El historiador empírico Francisco Escobar me comunicó en un comentario de facebook que el padre de Ruben fue Luciano Rogelio Martínez Echemendía (1876-1954), Profesor de Metodología Pedagógica en la Escuela de Educación y de Filosofía y Letras, de la Universidad de La Habana. En 1935 Secretario de Educación y Secretario de Estado (interino). Luciano y Ruben se llevaban muy mal por sus ideas a pesar de ser su unico hijo varon. Luciano vinculado al ABC que los comunistas llamaban fascistas

 En la foto  Carlos Miguel, el primero de la foto, donde aparece Clemente Vásquez Bello el asesinado Presidente del Senado, que es el 5to de los que están sentados. A Vásquez Bello no se le asociaba ni se le asocia  con ningín crimen; hubiera sido  muy probablemente el candidato por el Partido Liberal para las futuras elecciones.

 La vivienda de Carlos Miguel de entonces estaba (la saquearon y quemaron) donde se encuentra el Restaurant 1830,  que no se si todavía tiene ese nombre, que está ubicado al lado del fortín de La Chorrera en la desembocadura del río Almendares. Carlos Miguel al regresar al país la construyó nuevamente.

******


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

En el barrio habanero de San Isidro versus Seguridad del Estado. Yania Suárez desde Cuba: Artistas y activistas contra el Decreto Ley 349






San Isidro versus Seguridad del Estado

Por Yania Suárez
La Habana
13 de Agosto de 2018

Una canción y un vídeo habían sido grabados y esto era lo que más les molestaba, o al menos fue el énfasis que recibió Yasser Castellanos, cultivador del spoken word y del graffiti, cuando lo interrogaron hace un par de días en la estación de policía en vísperas del concierto.

En el vídeo se insinuaba, incluso, que Díaz-Canel era homosexual, aseguraba el suspicaz oficial, rodeado de fantasmas, pues ya se sabe que la aceptación de la homosexualidad por parte de ellos es aparente. En resumen: que el concierto no lo iban a permitir.

Aproximadamente a las 12 del día del sábado, cinco horas antes del anunciado espectáculo, Yanelys Nuñez y Luis Manuel Otero Alcántara caminaban hacia la casa de este último en el barrio de San Isidro para organizar la función.

Era esta como la tercera actividad que planeaban para la campaña que realizan, junto a otros creadores, contra el Decreto Ley 349, destinado a regular los servicios artísticos y también la "política cultural" en el país. Primero habían hecho la performance escatológica frente al Capitolio, luego un par de reuniones públicas para discutir el decreto, más tarde los músicos compusieron su canción y venía el concierto que "no iban a permitir".



(Artistas y activistas contra el Decreto Ley 349. (Y. NÚÑEZ LEYVA / FACEBOOK))

Nuñez y Alcántara fueron arrestados. Quienes iban llegando a la casa se acumulaban en la esquina mientras veían, del lado de la Avenida del Puerto, a un grupo de "segurosos" que al parecer se disponían a rodearlos.

No muy avanzada la tarde se supo que impedían a Gorki Águila salir de su apartamento, que al activista Juan Antonio Madrazo le habían registrado la casa, y que otros músicos no respondían al teléfono (lo cual es señal de arresto, casi siempre).

El conjunto que había logrado llegar y permanecía en las afueras de la casa cerrada vio avanzar hacia a ellos al oficial de la Seguridad del Estado que responde al nombre de Jaime y "atiende" al grupo OMNI Zona Franca y a ciertos raperos. Me dicen que su tono fue conciliatorio (esta reportera llegó después): el problema exactamente no era la actividad, sino que no se habían respetado los canales establecidos para ella; también que fueran invitados desafectos, como por ejemplo Gorki Águila, era una contrariedad. Aconsejaba, más bien, que los artistas escribieran una carta y, esperado el tiempo reglamentado, si recibían respuesta afirmativa, ¡hasta ellos mismos podían ayudar con un local para el concierto! Siempre y cuando no hubiera desafectos, claro. Nada se sabía de Yanelys Nuñez y Luis Manuel Otero, lastimosamente.

Como a las 6:30PM Amaury Pacheco, de OMNI, decide abrir la casa de Luis Manuel Otero Alcántara con una llave que tenía escondida y entonces entramos. Éramos alrededor de 15 personas, y había tres o cuatro cantantes en el grupo, así que la actividad se podía hacer aunque fuera sin audio.

El cerco alrededor se hacía más visible. Ya teníamos policías de uniforme a tres metros de la puerta a la derecha, en la esquina de Damas y San Isidro; ya habían advertido que no dejarían pasar a nadie al evento.

No transcurrieron ni 20 minutos de atención a los preparativos de la actividad cuando aparecieron en la puerta de la casa la hermana y la madre de Luis Manuel. La primera se sentía fuerte, pero la segunda temblaba de cabeza a pies: nos conminaban a salir. Evidentemente habían sido presionadas, y ahora temían por su familia y por su casa y obedecían a los represores ¿Qué hacer contra eso?

Otra vez estamos en la calle, deliberando los próximos pasos a tomar, con policía secreta y visible cada vez más cerca. Uno de ellos, con un disfraz que lo coloca entre el gigoló y el albañil (como un Yarini con demencia senil adoctrinado) empieza a filmarnos. Amaury Pacheco lo increpa. Es "un meta", a todas luces, porque no responde mucho.

Quien contesta es otro viejo traído por ellos evidentemente para gritar al barrio que Fidel Castro vive y que él sí es revolucionario. Le sigue una algarabía de Amaury Pacheco que va a discutir con él, junto al productor René Rodríguez y Sandor, del grupo Estudiantes Sin Semillas, que comienzan también a dar voces sobre la libertad de expresión y del Decreto 349, y ya tenemos a una patrulla por la calle Damas y otra por San Isidro guiadas por segurosos, y también gente que se aglomera del otro lado de la esquina para observar mejor el espectáculo.

A partir de ese momento todo es velocidad y confusión de cuerpos.

En la primera patrulla están tratando de meter a la fuerza a Soandry del Río, mientras le halan los pelos. Son como dos o tres hombres. Hay que ayudarlo. Logramos que esa acción se detenga, pero ya han embutido dentro del carro a Sandor. No hay tiempo porque arrastran a Amaury, que se ha tirado al piso y se resiste, hacia el carro que paró por San Isidro, así que hacia allí vamos.

Veo que me pasan por al lado a David D’Omni, inmovilizado con una llave de estrangulamiento, y ya estamos agarrando los brazos que tratan de someter a Amaury. Son brazos fuertes. A mí me empujan para atrás como quien espanta una mosca, hasta que uno de nosotros se interpone llevándose por delante a brazos y cuerpo represores y se lanzan como a un metro de la acción, iniciando otra.

Entonces la atención se divide entre el que acaba de empujar y Amaury. Pero ya es tarde, porque ya estamos rodeados de gente que nos filma con teléfonos celulares y le dan golpes a la patrulla y corean "¡Suéltenlo! ¡Suéltenlo!", y vemos que de pronto que los policías han corrido hacia la patrulla, que esta cierra las puertas y se despide a toda velocidad del lugar, dejándonos a nosotros con la gente (ahí aplaudimos un poco, he de confesar).

Amaury yacía en el piso, en lo que pensé era un acto perfomático. Después supe que había perdido por unos segundos el aire por causa de la llave de estrangulamiento que el policía alto le aplicaba (un día van a matar a alguien con esa técnica de reducción que han prohibido en varios países, por letal). Un hombre vestido de blanco enseguida lo ayudó a pararse.

Durante toda la escena yo había tenido detrás a una señora con banderitas que intentaba, sin éxito, recabar apoyo entre la gente para sus vítores a la Revolución. Me vuelvo hacia ella y le hago saber que el pueblo, de verdad, era ese que nos había defendido y nos apuntaba con celulares. Las personas que espontáneamente salieron a la calle de San Isidro. La mujer, con las banderas ya bajadas, me mira entre desolada y miedosa, y ya puesta en el futuro. Pero yo no le iba a hacer nada. Solo quería que reconociera que ella no era el pueblo.

Quizás en la próxima ocasión ya la policía política tenga listoa la performance titulada Acto de repudio, con la actuación especial de paramilitares y hasta locos para nosotros, pero esta vez perdieron el control y vimos lo que puede pasar de limpio en el barrio.

De pronto, las calles habían quedado desiertas de policías y segurosos, como si se hubieran montado todos en aquel carro blanco hacia la luna. Ni en la otra esquina del Puerto (que es donde se paran siempre a vigilarnos) se veía un alma atormentada.

"Van a volver", me dijo una mujer bajita a mi lado, "pero nosotros vamos a apoyarlos". Otra mujer la secundó y muchas personas permanecieron en la esquina cerca de nosotros.

Como a los cinco o diez minutos regresaron dos patrullas, en efecto, con agentes que nos apuntaban escogiendo a quien llevar.

"Nos vamos todos", dijo Michel Matos y me pareció una buena proposición. Ya todo había pasado, de cualquier manera.

Amaury e Iris entonces cupieron en una patrulla. Michel, Yasser y yo en otra. José Ernesto, Dayron y una chica en otra. Nos condujeron a la Unidad de Policía de Zapata y C, donde encontramos a Yanelys en un calabozo y a Luis Manuel en otro. Pude contarle poco a Yanelys porque enseguida nos movieron y nos sentaron al lado de la reja de Luis Manuel, pero sin meternos en la celda. Éramos un caso del Departamento 21, decían los policías.

Al rato llegó el oficial que atiende a Luis Manuel en plan paternalista, cordial, asequible. Luis Manuel hablaba del Decreto 349 y él se asombraba: "¡Miren la necesidad de dialogar que tiene este muchacho que no habla de otra cosa!", exclamaba hacia los policías y hacia nosotros. "Ninguno de estos son delincuentes", aclaró a los uniformados que nos miraban indecisos. Entonces, creo que fue Michel Matos quien hizo la observación de que, sin embargo, estábamos siendo tratados como tal.

El oficial puso cara de "cosas de la vida", nos prometió soltarnos rápido, en cuanto terminara de hablar con Luisma, quien pedía a gritos un interlocutor. Yo apodé "Papá" a ese oficial. De parte de Papá llegó un policía y nos quitó los celulares para hackearlos. También le dijo a Luisma, en medio de la charla que habría durado entre dos y tres horas, que no querían que sucediera una Nicaragua en Cuba.

Facilísimo: cuando los estudiantes salgan a manifestarse a las calles, no los maten y listo.

El Decreto 349 tipifica las infracciones en que incurrimos artistas y escritores en el ejercicio de nuestra labor. Repite que no es posible trabajar en el país si no se está autorizado por instituciones del Gobierno, y añade el absurdo de que los videos no deben "mostrar", por ejemplo, contenidos con violencia, palabras obscenas, ni atentar contra ciertas leyes que regulan nuestra normal vida cultural (sin aclararlas). También dispone que los libros vendidos deban respetar "los valores éticos y culturales". El Decreto 349 nos afecta a todos. En especial a los músicos, a los artistas del audiovisual y de la plástica.




**********

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Dimas Castellanos desde Cuba: La Constitución cubana y el socialismo irrevocable. La declaración de irrevocable, además de representar los intereses y la ideología del partido que detenta el poder, ni en 2002 ni ahora resolverá laincapacidad del socialismo totalitario

Tomado de http://www.diariodecuba.com

La Constitución cubana y el socialismo irrevocable

Por Dimas Castellanos
La Habana
13 de Agosto de 2018

La Constitución es la ley de mayor jerarquía jurídica y política de un Estado; norma su estructura, organización y funciones, entre las que están la promoción y defensa de los derechos fundamentales de la persona. En dependencia de que surja o no del consenso logrado entre las diferentes fuerzas existentes y que constituya una expresión de la soberanía ciudadana, la Constitución servirá para el avance o el estancamiento de la sociedad.

Aunque por sus objetivos requiera de una relativa estabilidad, al reflejar los cambios que genera el desarrollo social, la Constitución puede que ser reformada o sustituida. Su adaptación a las condiciones cambiantes no debe recaer en el gobierno de turno, sino en el soberano que le dio origen, es decir, en el pueblo, mediante representantes elegidos para ese fin. Mucho menos debe quedar sujeta a lo que disponga la persona o el partido que ocupe el poder del Estado, para evitar, como ha ocurrido en la historia, que un gobierno o una generación puedan establecer pautas para siempre y negar a las generaciones presentes y futuras la capacidad de decidir sobre su propio modo de vivir.

Por ejemplo, en la Convención que redactó la Constitución de 1901 el patriota cubano Juan Gualberto Gómez, en su condición de delegado, enfrentó un intento de esa índole con las siguientes palabras: "yo conceptúo que es una doctrina antiliberal, que nosotros, aprovechándonos de la circunstancia de estar aquí reunidos para un mandato definido pretendamos ligar el porvenir, cerrar el derecho de nuestro pueblo hacia el mañana, deteniendo su impulso..."

Transcurrido más de un siglo de ese acontecimiento y de espaldas a los resultados de un modelo que ha fracasado en todos los lugares y todas las épocas donde se implantó, el Gobierno cubano, ignorando el derecho de cada generación a decidir su propio destino, ha decidido refrendar constitucionalmente el modelo de socialismo totalitario como "irrevocable".

Los antecedentes están en el año 2002, cuando a partir de una iniciativa ciudadana, el Proyecto Varela propugnó —y recogió las firmas correspondientes para ello— una reforma constitucional a favor de las libertades fundamentales. La propuesta alcanzó una gran repercusión gracias a que el expresidente estadounidense James Carter lo mencionó en el discurso pronunciado ese año en la Universidad de La Habana.

Al reto, el Gobierno cubano respondió con una Enmienda Constitucional, a la que se adicionó una Disposición Especial en la que se proponía que "el carácter socialista y el sistema político y social contenido en ella fueran declarados irrevocables". Y que, "la Constitución solo podía ser reformada por la Asamblea Nacional del Poder Popular mediante acuerdo adoptado, en votación nominal, por una mayoría no inferior a las dos terceras partes del número total de sus integrantes, excepto en lo que se refiere al sistema político, económico y social".

Al declarar eterno un modelo que, además de inviable, ni los nacidos ni los que estaban por nacer habían elegido democráticamente, Cuba se convirtió en el único país occidental anclado constitucionalmente al pasado. La prueba más evidente de ello consistió en que el propio líder de la revolución, en una entrevista que brindó en noviembre de 2016 a Jeffrey Goldberg, periodista de The Atlantic, admitió que: "El modelo cubano ni siquiera funciona para nosotros".

La declaración de irrevocable fue posible porque se invirtió el orden jerárquico del Estado cubano. En la Constitución de 1976 se declaró al Partido Comunista como la "fuerza superior de la sociedad y del Estado", lo que lo sitúa por encima de la Carta Magna. Lo demás son las manifestaciones concretas de esa superioridad.

(Imágenes añadidas por el bloguista de Baracutey Cubano)

Al clausurar la Asamblea Nacional del Poder Popular el 19 de abril de 2018, el general Raúl Castro aseguró que en la próxima Constitución no habrá cambio de nuestro objetivo estratégico. Y el 3 de junio, al presentar la Comisión designada para redactar el Anteproyecto constitucional, Miguel Díaz-Canel planteó que la reforma a la Constitución de 1976 no implicará ningún cambio en el sistema político, se mantendrá el carácter "irrevocable" del socialismo en Cuba, y el Partido Comunista (PCC) ejercerá el control sobre el resto de los organismos del Estado. Es decir, el secretario del Partido Comunista y el presidente del país pueden definir de antemano lo que se debe o no cambiar en la Constitución: el Partido primero, la Constitución después.

En consecuencia, el artículo 3 del Proyecto de Constitución plantea que: "El socialismo y el sistema político y social revolucionario, establecidos por esta Constitución, son irrevocables", y añade que "Los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución".

La declaración de irrevocable, además de representar los intereses y la ideología del partido que detenta el poder, ni en 2002 ni ahora resolverá laincapacidad del socialismo totalitario, que al estatizar la economía la convirtió en factor de pobreza y al desconocer las libertades fundamentales generó desinterés; limitaciones que descalificaron ese modelo en el pasado, lo descalifica en el presente y lo descalificará en el futuro.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Los «repatriados». Waldo Acebo Meireles sobre Las motivaciones diversas de quienes, desde Miami o Estados Unidos en general, regresan a vivir en Cuba

Tomado de https://www.cubaencuentro.com

Los «repatriados»

*********
Las motivaciones diversas de quienes, desde Miami o Estados Unidos en general, regresan a vivir en Cuba
*********

Por Waldo Acebo Meireles
Miami
13/08/2018

El fenómeno de los “repatriados” no es nuevo en la reciente historia cubana, en el 59 y los primeros años de los 60 se produjo un éxodo a la inversa, algunos cientos, quizás poco más mil, cubanos que habían emigrado hacia el norte decidieron regresar, los cantos de sirena de una revolución que prometió “villas y castillos”, razones políticas, cierta y lógica morriña y quizás no haber alcanzado las aspiraciones que los llevaron a emigrar, los impulsaron a un retorno. Al inicio fueron acogidos con entusiasmo, pero con el transcurso de los meses y el incremento de las carencias se convirtió en frase popular, cuando alguien pedía un producto, o solicitaba un servicio inalcanzable, decirle de plano: “¿Qué te pasa, tú eres repatriado?”

El correr de los años y el incremento de las calamidades propició que la frase cayera en desuso, o todos éramos repatriados o en búsqueda de expatriarnos.

Actualmente se ha renovado el fenómeno pero sus causales no son los cantos de sirena, ya esos no engañan ni al más torpe, en algunos influye la nostalgia pero que no se resuelve cambiando el zip code por el código postal ya que solo se repatrian de mentirita, en otros pesan motivaciones políticas —increíble, pero es así— aunque de esos tampoco muchos se repatrian de verdad, y también existen lo que no alcanzaron sus aspiraciones al dar el brinco, son esos a los que les gusta decir: “Esto es comunismo con comida”[1].

En una encuesta nada científica que he realizado he encontrado otras motivaciones: los retirados que van a multiplicar el poder adquisitivo de su jubilación en una economía en quiebra, estos sí se reubican en el territorio insular y algunos hasta desarrollan tardías apetencias sexuales, en ocasiones pedofílicas, y se instalan “la bombita” antes de la partida.

También están los que para conciliar sus aspiraciones inversionistas con las actuales leyes cubanas se repatrian, con su carné de identidad y todo, pero mantienen su residencia del lado de acá. Estos se juegan su billete para estar allí cuando se produzca “el cambio” como hacen otros verdaderos inversionistas de Francia, Canadá, España, etc., y mientras tanto explotan la mano de obra barata que se pone a su disposición, compran propiedades inmuebles que alquilan y automóviles que reparan con piezas compradas del lado de acá y ponen en circulación para uso y disfrute del turista nostálgico de carrocerías recién chapisteadas, con todo esto engordan a una burocracia incompetente ansiosa de coimas en CUC, ojala y les salga bien.

Existen otros más modestos que solo pretenden rebajar sus costos en pasaportes, renovaciones, validaciones y demás molestias y de paso conseguir reservaciones más baratas en casas en la playa y otros lugares, cuidándose mucho de que no le salga a relucir el acento miamense y se le descubra la engañifa.

También hay una variable y es la de aquellos que llegaron a estas costas después de los cambios en la política cubana sobre los emigrados y regresan puntualmente a Cuba antes de los dos años con la pretensión de mantener las propiedades que tenían, generalmente una casa o apartamento, que en ocasiones tienen alquilado o lo vive un familiar próximo. Estos no son propiamente repatriados, pero además del incentivo de proteger su propiedad pueden y tienen, en muchos casos, intereses similares a los verdaderos repatriados.

Estos son los repatriados del siglo XXI que poco tiene en común con aquellos ingenuos del siglo XX, los de ahora nada tienen de ingenuos, aunque se pueden también equivocar como les pasó a los anteriores.

[1] Este link tiene información de interés para lo que tratamos aquí: https://www.youtube.com/watch?v=nw20XoGceMo

© cubaencuentro.com
 

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Socialismo 2018: la misma bestia con diferente disfraz . Luis Leonel León: El discurso socialista de siempre: el encantamiento de las multitudes a través de la utopía. En otras palabras, decirle a la gente lo que quiere escuchar


Tomado de https://www.martinoticias.com

Socialismo 2018: la misma bestia con diferente disfraz

*********
El discurso socialista de siempre: el encantamiento de las multitudes a través de la utopía. En otras palabras, decirle a la gente lo que quiere escuchar. Ahora bien, convertir la quimera en realidad, eso ya es otra cosa. Eso es el sueño americano, es decir, el capitalismo
*********

Por Luis Leonel León
Agosto 12, 2018

A algunos les parece increíble que en la época de los millennials el socialismo sea una moda. Pero esto no es causal.

En su fracasada, pero peligrosa, campaña presidencial de 2016 el vetusto socialista Bernie Sanders logró cautivar a muchos jóvenes. Fue un instante de frenesí para los entusiastas de las “ideas progresistas”, que continúan aplaudiendo al admirador de proyectos tan funestos como la Revolución cubana, a la que, lejos de catalogar como una penitenciaría social (su esencia socialista se lo impide), defiende como una sociedad con grandes “avances” en la educación y la salud y donde las personas, según Sanders, no trabajan para ellos mismos sino por el bien común. Eso les dice, desde hace décadas, a sus alumnos y admiradores.

En un video emitido por el canal 17 Town Meeting TV en junio de 2015, Sanders criticó que no debe olvidarse que Fidel Castro “educó a sus hijos, les dio atención médica a sus hijos y transformó totalmente la sociedad”. Y así otras defensas de su ideología socialista.

Cuando Sanders les habla de “igualdad de ingresos”, de asistir a las universidades y tener servicios de salud sin pagar un centavo, de derechos para la comunidad LGTB, de “revertir los efectos del cambio climático”, y otros de sus temas recurrentes, sus seguidores le aplauden y se sienten identificados con sus discursos. Los ejemplos de Sanders suelen ser del llamado “socialismo nórdico”, con aquello de “¿Si ellos lo tienen por qué nosotros no?”. Pero en realidad la mayoría no tiene idea de qué les está hablando.

Pasa lo mismo con la joven promesa socialista del Partido Demócrata y discípula de Sanders, Alexandria Ocasio-Cortez, que acaba de ganarle las elecciones primarias en el distrito 14 de Nueva York al líder demócrata Joseph Crowley. Los planteamientos de Ocasio-Cortez, propios de su organización, Socialistas Democráticos de América, se basan en el discurso socialista de siempre: el encantamiento de las multitudes a través de la utopía. En otras palabras, decirle a la gente lo que quiere escuchar. Ahora bien, convertir la quimera en realidad, eso ya es otra cosa. Eso es el sueño americano, es decir, el capitalismo.

Es tan risible como patético ver que cuando le preguntas a esos jóvenes por los millones de crímenes del comunismo y el histórico fracaso del socialismo real (si acaso alguno sabe de su existencia o acepta reconocerla), te responden que no es a ese tipo de socialismo al que ellos aspiran. Sino a un socialismo que de verdad se preocupe por las necesidades de la gente, donde todos sean iguales, disfruten de salud y educación gratuitas (este es un reclamo que casi nunca falta), donde la corrupción sea eliminada, donde haya más seguridad.

Y para lograr esto -dicen los políticos socialistas- lo que tenemos es que “planificar” la economía y pagar más impuestos, sobre todo la clase media, que es quien siempre termina financiando las “ideas progresistas” hasta que pasan a otra clase, con menos recursos por supuesto, la proletaria. Y la gente aplaude, como a un prestidigitador en una tribuna, los posibles actos de magia de sus promesas de campaña y luego de mandato. El sueño eterno (ilusionista, adormecedor) de las apasionadas masas.

(Bernie Sanders admirador del comunismo soviético y admirador de Fidel Castro. Imágenes y comentario añadidos por el Bloguista de Baracutey Cubano)

Mientras Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y todos los países donde el rotundo fracaso del socialismo real es un ejemplo irrefutable de la inviabilidad de este sistema, no faltan los jovencitos estadounidenses, que salen a marchar gritando consignas anticapitalistas, promoviendo la creación de leyes para torcer su libertad y apoyando proyectos progresistas que, de cimentarse, liquidarán todo progreso.

Pese a su evidente disfuncionalidad, el socialismo sigue cautivando no pocas mentes. Sobre todo en universidades, incluso en Estados Unidos, donde se preocupan más por criticar, desde una postura revolucionaria, las “desigualdades” del capitalismo, por condenar los sistemas totalitarios menos populares como el fascismo y el nazismo, pero donde la verdad del comunismo, o el socialismo real -la misma bestia con diferente disfraz- brilla por su ausencia.

De ahí que sea común -insisto, no por casualidad- encontrar grupos de estudiantes y recién graduados convencidos de que el socialismo es el mejor de los sistemas posibles. Y para persuadir a otros -la mayoría desconocedores y descontentos- se organizan para realizar todo tipo de manifestaciones, desde algarabías públicas hasta campañas en redes sociales y agendas de penetración en espacios culturales y medios de comunicación. Y así continúa creciendo esa gran locura, una farsa aprobada por las mayorías, que hoy más que simple enfermedad es una pandemia social, global, a la que esencialmente el socialismo aspira. Esa sigue siendo su victoria más profunda.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

¿Existe el índice de la censura democrática en Europa y EEUU?. Armando de Armas: ni por asomo se les ocurre censurar los bodrios que escribieron los acanallados capataces al servicio de ... Carlos Marx, Vladimir Ilich Lenin, Josef Stalin, Ernesto Che Guevara o Fidel Castro¨

Tomado de https://www.martinoticias.com

¿Existe el índice de la censura democrática en Europa y EEUU?


**********
El hombre-pez, esencialmente disminuido, piensa que el mundo de la pecera es el mundo, o el mejor de los mundos posibles, peor aún, piensa que piensa pero no lo hace, piensa que es libre y no lo es.
**********

Por Armando de Armas
13 de agosto de 2018

El hombre moderno parece cada vez más un pez en una pecera de deslumbrantes destellos y encendidos colorines, ruidos residuales reciclados como novedosa música, profundidades cavernarias y feroces tiburones, sobreinformado a cada hora de cada día acerca de boberías sin cuento y de la conveniencia de escoger entre un destello y el otro, entre un colorín y el otro, entre un ruido y el otro, entre una profundidad y la otra y, más que nada, sobreinformado acerca de que los tiburones pueden ser sus benevolente hermanos mayores con sólo mostrarles amor infinito y que bajo ningún concepto se les descrimina, faltaba más, pero ciertamente nunca se le informa ni por asomo el modo para que salga de la pecera.

Este hombre-pez, esencialmente disminuido, piensa que el mundo de la pecera es el mundo, o el mejor de los mundos posibles, peor aún, piensa que piensa pero no lo hace, piensa que es libre y no lo es.

Para que el hombre pez de la posmodernidad piense que piensa y que además no es un esclavo es imprescindible que, al mismo tiempo que la dictadura mediática disemina su excreta ideológica mediante un ventilador sobre la plástica pecera, se vayan eliminando mediante censura aquella información de las eras pasadas en que el hombre sería más libre, menos sobreprotegido, menos conformista, más valiente, más él mismo conectado a su tradición, a sus dioses, o a su dios en el pecho, o en la punta de su espada, más crítico, sagaz y aventurero, menos buenista y simplón y feminoide.

Pero no basta con saturar al hombre con información chatarra para mantenerlo como un esclavo feliz, también hay que despojarlo de esos escritores problemáticos y peligrosos, esos que cuentan en sus obras acerca de las almas atormentadasy rebeldes en un mundo anterior al presente, pues su lectura podría remover y renovar el espíritu y agitar violentamente las aguas de la pecera.

Un primer paso para lograr la eliminación de estos autores es no mencionarlos nunca o si se les menciona sería para tildarlos de obsoletos, aburridos y superados por las exigencias de la realidad y, en consecuencia, sus obras no serán editadas o se editarán de manera limitada de manera que alcancen al menor público posible.

( La censura es como el diablo, no existe.)

La lista de los malditos y marginados es larga, pero mencionemos a algunos de ellos, poetas, pensadores, filósofos, ensayistas y narradores, pertenecientes al ámbito occidental, ese ámbito que ha producido en el pasado una humanidad cercana a los dioses y que ahora es sólo una pecera de hombres disminuidos: Francis Parker Yockey, Ezra Pound, Julios Evola, José Antonio Primo de Rivera, Miguel Serrano, Juan Donoso Cortés, Miguel de Unamuno, Marcelino Menéndez y Pelayo, José Ortega y Gasset, Orestes Ferrara, Eugenio D'Ors, Alberto Lamar Schweyer, Ramiro de Maeztu, Gregorio Marañón, José María Pemán, Leopoldo Lugones, Amado Nervo, Octavio Paz, Robert Musil, Friedrich Hölderlin, Rafael Sánchez Mazas y Louis-Ferdinand Céline.

Se trata de conformar un pensamiento único, un no pensamiento más bien, donde el hombre viva olvidado del sí mismo, de las cuestiones trascendentes, obsesionado con la juventud y la moda cada vez más degradante, y obsesionado el obscuro objeto de sus deseos, con llenar los orificios del cuerpo, olvidado del alma, sumiso mientras se cree un rebelde porque es capaz de vivir de espaldas a la divinidad y pasar por encima de cualquier precepto de moralidad y conducta, revolcándose eufórico en su misma abyección. ¿Arte?. Garabatos inextricables. ¿Música? Letanía de ruidos barbáricos. Eso sí, todo ello a precio de oro.

( El poeta Ezra Pound.)

Así en los muy democráticos Estados Unidos de Norteamérica tan reciente como el año pasado se anunció que se retiraría de los programas escolares Matar a un ruiseñor, de la escritora Harper Lee, por ser, dicen, una obra racista. No era la primera vez, años antes el condado de Accomac, en Virginia, también censuraba esta novela ganadora del Premio Pulitzer por las mismas razones.

Tan grave es el asunto en EE.UU que por 37 años se ha venido celebrando la Semana de los Libros Prohibidos, o Banned Books Week, que rinde homenaje a la libertad de expresar todo tipo de ideas, incluso las consideradas poco populares o políticamente incorrectas. El peculiar evento ofrece la mayor visibilidad posible a los libros prohibidos y amenazados por parte de autoridades o directores de bibliotecas y colegios.

Para el índice de la censura izquierdista Mark Twain es un peligroso escritor, situación que el índice viene a disfrazar diciendo que es demasiado ofensivo, motivo por el que han quitado de los programas escolares y de las bibliotecas públicas del condado de Accomack, en Virginia, su famoso y paradigmático libro Las aventuras de Huckleberry Finn.

Para el observador no alerta acerca de la censura democrática pudiera asombrar la prohibición de este libro que es una de las primeras grandes novelas estadounidenses, la cual retrata aspectos del mundo sureño de su tiempo, entre ellos el racismo, la esclavitud o la superstición.

Pero los motivos de los censores fueron los mismos que dieron para censurar a Matar a un ruiseñor, racismo, debido al uso de la palabra nigger para referirse a un negro.

Otro libro problemático en los postmodernos predios occidentales es Tintín en el Congo, de Georges Prosper Remi, Hergué, publicado inicialmente en 1930, nada menos porque muestra a Bélgica como la gran portadora de los valores occidentales en el continente negro. De manera que, ni cortos ni perezosos, EE.UU, Francia, Suecia, Reino Unido y Bélgica obligan descaradamente a los editores a añadir en el comienzo del libro un mensaje explicativo sobre su contexto histórico, es decir, la famosa y afrentosa coletilla.

Sin embargo, ni por asomo se les ocurre censurar los bodrios que escribieron los acanallados capataces al servicio de los dueños de la pecera en que felizmente coletea el hombre-pez, a saber, Carlos Marx, Vladimir Ilich Lenin, Josef Stalin, Ernesto Che Guevara o Fidel Castro.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

lunes, agosto 13, 2018

Ramón H. Colás: Reforma constitucional, el mito Fidel y la opinión del exilio.

Tomado de https://www.facebook.com


 
Ramón H. Colás
12 de agosto de 2018

Reforma constitucional, el mito Fidel y la opinión del exilio.

Serán los historiadores del futuro -aunque lo saben los de ahora- quienes arribarán a la siguiente conclusión: Fidel Castro ha sido el peor de todos los cubanos nacido en Cuba. Sin exagerar nada y ajustándose a la verdad histórica, nadie ha hecho más daño al país y a su pueblo que el desaparecido dictador. No pierdo el tiempo en mencionar las pruebas de su maldad porque todos, absolutamente todos los cubanos, lo saben y han sido víctimas -directa o indirectamente- de su alevosa malignidad. Las heridas son las pruebas visibles que perduran para demostrar que alguien nos ha hecho daño. Basta con escuchar a un compatriota de la isla, del exilio y hasta a los miembros de la nomenklatura (uso la K para recordar a Cabreras Infantes quien la utiliza al referirse al endrino sistema castrista) para advertir como la profundidad del daño que porta, las secuelas del mismo y la resistencia a curarle, provienen del imaginario encrespado del llamado comandante.

Tan mala suerte ha tenido aquel pueblo que, justamente ahora, los herederos de turno han tomado la fecha de nacimiento de Castro para iniciar una consulta constitucional. Es, definitivamente, la última prueba inculpadora recayendo sobre las cenizas de quien destruyó un país en vida y anima, después de muerto, con su legado revolucionario, a continuar su destrucción. Y el arte de dañar es tan sofisticado, profundo y lento que al día de hoy el pueblo sigue acostumbrado a las mismas cosas y a soñar con un futuro diferente que no asoma por ninguna parte. La reforma constitucional es el remache perfecto al continuismo. Aldabonazo a la inmovilidad, a la impúdica presencia del marxismo y a la consagración de la miseria.

La invitación a los exiliados a opinar, que a algunos alegra, es una trampa abyecta para legitimar la obscenidad política en el país con el salvoconducto de quienes viven fuera. Asusta el entusiasmo con que muchos acá acogen la convocatoria y hasta ven buenas intenciones en La Habana cuando se trata de todo lo contrario. Y se oye clarito. Clarito, por cierto, y a toda voz, que el partido será único, cuyo poder supera cualquiera de las restantes entidades de la dictadura. En ese espacio reducido solo sobreviven los revolucionarios y nadie más. Es el primer escalón para instaurar un modelo chino a la caribeña que invita a comulgar con la revolución o vivir externamente contra ella. Entonces, ¿Vale la pena opinar? ¿Servirá de algo proponer ideas, sugerencias o cambios a un documento que la mayoría apoyará sin haberlo leído y analizado en profundidad cuando de ante manos sabemos a dónde conduce? La mayor sorpresa, porque sorprendidos hay, es creer que escucharán a las voces discordantes de los residentes en otras orillas. También, están aquellos cubanos deseosos de hacer su catarsis y aprovecharán la oportunidad para descargar su impotencia en un papel para luego anunciarlo en sus biografías como un mérito mayor.

Cada cubano es responsable de sus actos aunque los historiadores no mencionen en los cuadernos escolares el grado de su irresponsabilidad. Detrás de esa inmadurez está el fantasma de Castro asomándose, como siempre y a todas horas, en la conciencia popular. Allí se observa vigilante y seguro. Convertido en mito dentro de la ceniza. Amenazante. Beneficiándose el miedo para advertir su eternidad. De espalda a quienes le reverenciaron y disfrutando los elogios a su memoria. Sus ideas torcidas, como su propia vida, se acomodan a un papel convertido en el documento jurídico más importante del país. Le aseguraron los suyos, antes de morir, tenerlo en todas partes para seguir haciendo de las suyas. Esa manera de hacer maldad lleva solo su nombre.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Miguel Sales Figueroa: Cuba: El costo de las medallas


Cuba: El costo de las medallas

 
Por Miguel Sales 
 Málaga
13 de agosto de 2018

Durante muchos años el gobierno de Cuba ha proclamado que el crecimiento continuo de la esperanza de vida en la Isla es uno de los principales logros del régimen castrista. Esos resultados positivos se deberían, según los voceros de La Habana, a la mejor atención sanitaria (léase vacunación masiva, médicos de familia, etc.) y la mayor calidad y equidad de la alimentación (léase libreta de racionamiento, tilapia transgénica, etc.), aportadas por la revolución de 1959.

Existen fundadas sospechas sobre la fiabilidad de los datos que sustentan esta pretensión. Las estadísticas cubanas suelen estar maquilladas con fines propagandísticos y, por ejemplo, nunca tienen en cuenta los índices de abortos, suicidios y otros factores que inciden en el desarrollo demográfico. Pero a efectos de este artículo, cabe aceptar que la esperanza media de vida en Cuba es hoy de unos 80 años. Según la Oficina Nacional de Estadística (ONEI), la cifra sería algo superior para las mujeres y ligeramente inferior para los hombres.

También se sabe que los deportistas de primer nivel, mimados por el sistema, reciben durante toda su carrera mejor alimentación y más cuidados médicos que cualquier cubano de a pie, y que sus condiciones materiales de subsistencia (alojamiento, transporte, ropa, zapatos, etc.) superan con creces a las del ciudadano común. A lo que cabría añadir que la disciplina inherente al entrenamiento diario contribuye también a que los atletas lleven una vida más sana.

A la luz de todo lo anterior, resulta cuando menos insólito que tantos ex campeones cubanos mueran prematuramente. Muchos de ellos ni siquiera alcanzaron a cumplir los 60 años, es decir, que han vivido un 25% menos que la media de la población en conjunto.

La prensa nacional no suele ofrecer detalles sobre las causas de estos fallecimientos. Por lo general los periódicos enumeran los triunfos olímpicos y mundiales del finado y se limitan a consignar un “padecimiento súbito” o “una larga enfermedad”, sin entrar en descripciones clínicas. En la lista que aparece a continuación, figuran los nombres de algunos deportistas prominentes que han muerto por enfermedad desde principios de siglo, con la fecha del óbito, la edad que tenían en ese momento y la especialidad deportiva en la que descollaron.

1.    (2002) - Enrique Regüeiferos – 54 años. Boxeo.
2.    (2007) - Ernesto Martínez – 57 años – Voleibol.
3.    (2008) – Pablo Montes – 62 años - Atletismo.
4.    (2010) – Roberto Caminero (“Chocolatico Pérez”) – 65 años. Boxeo
5.    (2012) – Teófilo Stevenson – 60 años - Boxeo
6.    (2012)- Arnaldo Mesa – 45 años – Boxeo
7.    (2012) - Osmani Tamayo – 30 años – Boxeo
8.    (2013)- Juan Pérez Pérez – 62 años – Béisbol
9.    (2013)- Walfrido Ruiz – 67 años – Béisbol
10.    (2014)- Félix Betancourt – 68 años – Boxeo
11.    (2014)- José Modesto Darcourt – 56 años – Béisbol.
12.    (2015) – Pedro Roque Favier – 47 años – Lucha
13.    (2016) – Yerandi Fuentes – 19 años – Boxeo
14.    (2016)- Candelario Duvergel – 53 años – Boxeo
15.    (2016) – Adolfo Horta – 59 años – Boxeo
16.    (2017) – Rubén Camino – 58 años – Atletismo
17.    (2017) – Ángel Espinosa – 50 años – Boxeo
18.    (2018) – Bárbaro Morgan – 66 años- Lucha
19.    (2018) – Douglas Rodríguez – 61 años – Boxeo.
20.    (2018) – Pedro Pérez Dueñas – 66 años- Atletismo

La lista no es exhaustiva, porque la prensa cubana sólo suele mencionar a quienes ganaron medallas en los Juegos Olímpicos, Panamericanos o Centroamericanos, o impusieron marcas mundiales. Los atletas de segundo nivel o los gregarios de equipos menos laureados fallecen en el anonimato y rara vez el suceso trasciende el ámbito familiar.

¿Podría haber, más allá de la genética, la alimentación y los cuidados médicos, algún otro factor que incidiera en la longevidad de personas que, según toda lógica, deberían de tener más probabilidades de superar los 80 años de vida que de morir a los 60?


La respuesta apunta a un aspecto de la cuestión que el régimen cubano ha tratado de minimizar y ocultar durante largo tiempo: el dopaje. El uso de sustancias químicas –prohibidas o no, según el momento- para potenciar el rendimiento corporal de los atletas ha sido hasta hoy una práctica generalizada en la alta competición. Ningún país y ninguna especialidad han quedado al margen de esa superchería. Pero únicamente en el mundo comunista el dopaje se convirtió en política de Estado. Primero la República Democrática Alemana (RDA) y luego la Unión Soviética lo practicaron masivamente para estimular la conquista de medallas, a mayor gloria del socialismo real. De hecho, el sistema estaba tan arraigado, que todavía hoy Rusia sigue suspendida por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) tras la publicación en 2015 de un informe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que expuso un programa de dopaje generalizado bajo los auspicios del Estado.

En la RDA un programa análogo se conoció oficialmente como Plan Estatal 14.25. Su aplicación, que se producía con o sin el consentimiento de los atletas, se tradujo en numerosos triunfos y nuevos records en torneos internacionales. Con apenas 17 millones de habitantes, Alemania Oriental llegó a ser la tercera potencia olímpica en las décadas de 1970 y 1980, sólo superada por Estados Unidos y la URSS.

Por esa época los sistemas de control eran todavía muy rudimentarios, de modo que casi nunca pudieron comprobarse las sospechas de dopaje que pesaban sobre las autoridades germanoorientales. De hecho, la única atleta de la RDA sancionada oficialmente fue la lanzadora de peso Ilona Slupianek, que en 1977 dio positivo por esteroides anabólicos en el Campeonato Europeo de Helsinki. Por entonces el dictadorzuelo Erich Honecker (a quien los cubanos llamaban ‘Jonequito’ en atención a su corta estatura) rechazó las acusaciones y declaró ante la prensa internacional: “El milagro del que se habla en todo el mundo respecto a nuestros deportistas se llama socialismo”.

Tras la caída del comunismo en 1989 y la fusión de las dos Alemanias, salieron a la luz los archivos de las instituciones deportivas y de la policía política (Stasi), que revelaron con lujo de detalles las características del Plan Estatal 14.25.

Hoy se sabe que al menos 10.000 atletas estuvieron involucrados en el programa de dopaje y que los efectos sobre su salud han sido devastadores. Más de mil deportistas, en particular atletas adolescentes, sufrieron daños físicos y psicológicos, graves y permanentes, por el uso de esteroides anabolizantes, testosterona, anfetaminas y otras drogas. Entre las consecuencias más frecuentes de esta práctica están la aparición prematura de enfermedades como el cáncer y la diabetes, trastornos cardíacos y circulatorios, daños hepáticos y renales, desequilibrios hormonales, y la esterilidad y virilización de las mujeres. Cientos de deportistas de la extinta RDA demandaron a las antiguas autoridades comunistas por los daños recibidos. Algunos responsables fueron condenados y sus víctimas obtuvieron indemnizaciones en los tribunales federales.

Casualmente, fueron entrenadores de la URSS y Alemania del Este los pilares del sistema deportivo cubano en las décadas de 1960 a 1990. La aplicación de los métodos rusos y alemanes al deporte de la Isla se tradujo en una notable progresión de resultados en competiciones internacionales. Entre los Juegos Olímpicos de Tokio (1964) y los de Moscú (1980) la cosecha de medallas pasó de una a veinte. (Tokio 1; México 4; Munich 8; Montreal 13; Moscú 20).
   
A partir de 1990, cuando se revelaron los detalles del Plan Estatal 14.25 de la RDA, se incrementaron los controles antidopaje en las competiciones internacionales. Las Olimpiadas de Barcelona (1992) marcaron el punto de partida de una mejora constante de los métodos de detección y un aumento de las sanciones por consumo de estimulantes.
   
Pues bien, con la leve excepción de Sidney ‘2000, desde Barcelona ‘92 los resultados olímpicos de Cuba fueron disminuyendo cada cuatro años, a medida que aumentaban los controles. La cosecha de medallas ha pasado así de 31 a 11 (Barcelona 31; Atlanta 25; Sidney 29; Atenas 27; Pekín 23; Londres 15; Río de Janeiro 11).
   
Sin duda en la sequía progresiva de medallas olímpicas que Cuba padece inciden también factores extradeportivos. Pero esta involución de resultados, la influencia soviético-alemana en el deporte cubano y las muertes y los padecimientos prematuros de numerosos campeones constituyen otros tantos indicios de utilización delictiva de sustancias prohibidas.
   
El gobierno cubano siempre ha negado que el dopaje fuera una práctica sistemática entre los atletas nacionales. Al igual que la extinta RDA, Cuba ha reconocido pocos casos de uso ilícito de fármacos para potenciar el rendimiento deportivo. El más sonado fue el del campeón mundial y olímpico de salto alto, Javier Sotomayor, que en 1999, en los Juegos Panamericanos de Winnipeg, dio positivo por cocaína y tuvo que devolver la medalla de oro que había ganado. Otro tanto les ocurrió a los pesistas William Vargas y Rolando Delgado, ganadores también de preseas doradas y sancionados por haber usado nandrolona.
   
En esa ocasión la reacción de las autoridades cubanas rayó en la histeria colectiva. El propio Fidel Castro compareció en televisión dos veces para proclamar la inocencia de sus deportistas y acusar a los organizadores, los médicos, los laboratorios, la prensa internacional y, por supuesto, al imperialismo yanqui de haber urdido un complot contra Cuba. Sólo le faltó citar a Honecker y afirmar que el “milagro” deportivo cubano se llamaba socialismo.
   
Apenas dos años después de la indignada filípica de Castro, que dio la vuelta al mundo, Javier Sotomayor volvió a dar positivo, esa vez por nandrolona, durante la Reunión Internacional de Atletismo de Tenerife, celebrada en julio de 2001, y recibió una suspensión vitalicia. En esa ocasión el dictador prefirió evitar el ridículo y mantuvo un silencio estruendoso sobre el asunto
.
   
Ese mismo año se inauguró en La Habana el primer laboratorio antidopaje construido en la isla. El centro permitiría ``prevenir las trampas y los errores que se puedan cometer con los deportistas”, dijo Castro, en alusión a la postura oficial de que los atletas cubanos no se dopaban. Desde entonces, la actitud del gobierno ha cambiado un poco, aunque todavía trata de que las informaciones al respecto no trasciendan demasiado.
   
“En Cuba no se difunden los casos de dopaje, no es un escándalo mediático como ocurre en otras partes del mundo, pero sí hay casos de dopaje”, señalaba en 2017 el Dr. Ronny Montes de Oca, director del laboratorio. Según Montes de Oca, en 2015 hubo siete casos de dopaje detectados por la institución y en promedio se registran cuatro o cinco cada año.
   
El Laboratorio Antidoping de La Habana, y el Instituto de Medicina del Deporte son las primeras instituciones interesadas en que las autoridades deportivas internacionales no descubran nuevos casos de dopaje entre los atletas cubanos. En ese sentido, realizan ahora una labor de prevención y reducción de riesgos.
   
Pero nunca llevarán a cabo una investigación exhaustiva sobre el más que probable suministro sistemático de drogas a los deportistas que se formaron en las décadas de 1960 a 1990. Esos son los ex atletas que ahora rondan los 60 años de edad y que, según todos los síntomas, padecen las consecuencias físicas y psíquicas de aquella política de obtención de medallas a toda costa y a cualquier precio.
   
Los investigadores alemanes que desclasificaron los documentos de la Stasi relativos al Plan Estatal 14.25 llegaron a la conclusión de que “los éxitos deportivos de la RDA no se debieron sólo a las drogas, pero tampoco se habrían alcanzado sin ellas”. Otro tanto podría decirse de los triunfos olímpicos de Cuba: no habrían sido tantos ni tan brillantes sin el dopaje. Pero el costo humano de esa estrategia propagandística ha sido enorme y sin duda seguirá aumentando en el futuro próximo.





Etiquetas: , , , , , , , , , , ,


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Armando de Armas: 12 de agosto de 1933 en Cuba: ¿caída de Machado o caída de la República?



12 de agosto de 1933 en Cuba: ¿caída de Machado o caída de la República?

***********
Hace 85 años sucedía así una fractura insalvable en la historia nacional cuyas consecuencias alcanzan hasta el presente. De la República nacionalista pasamos rápidamente a la República social, primero, y a la socialista después.
***********

Por Armando de Armas
Agosto 12, 2018

Un día doce de agosto como hoy, pero de 1933, fue testigo del dramático fin del Gobierno del general Gerardo Machado a consecuencia de la Revolución del 33 y una huelga que paralizó el país, dando como resultado que a partir de entonces los destinos de la isla dejarían de ser regidos por los hombres que hicieron las guerras de independencia para pasar a manos de las nuevas generaciones de doctores devenidos ingenieros sociales.

Hace 85 años sucedía así una fractura insalvable en la historia nacional cuyas consecuencias alcanzan hasta el presente. De la República nacionalista pasamos rápidamente a la República social, primero, y a la socialista después. De la Constitución libertaria de 1901, fruto de la intervención y la influencia estadounidense, pasamos a la Constitución gregarista de 1940, hija de la revolución del 33.

Machado (1869-1939), como anticipo del destino de muchos cubanos debido a esa infausta fractura, descansa aún hoy en el Cementerio Norte del Parque Woodlawn, en Miami.

Gerardo Machado en su juventud

Tras los acontecimientos, el embajador estadounidense Sumner Welles intentó mediar sin éxito pues EE.UU. no estaba interesado en la desestabilización de un país que había alcanzado finalmente su independencia de España (tras tres desgastadoras guerras) apenas 30 años atrás gracias a su intervención militar a favor de los cubanos, en 1898, y en el que después habían tenido que intervenir militarmente tan temprano como en el 1906.



Para ocupar el vacío de poder dejado por Machado fue nombrado presidente el jefe del Ejército, el general Alberto Herrera, quien enseguida traspasó el poder a Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, hijo del primer presidente de la República en Armas e iniciador de la Guerra de 1868, Carlos Manuel de Céspedes.

Tras el Tratado de París en 1899, luego de la victoria de las armas estadounidenses sobre la españolas, y mientras Cuba en 1901 elaboraba su 1ª Constitución, el Senado de Estados Unidos vota una enmienda que será incluida en la Constitución cubana: la Enmienda Platt.

Tan pronto como el 29 de mayo de 1934, bajo la breve presidencia de Carlos Mendieta (1934-1935), y como consecuencia directa de la caída de Machado, fue abolida la denostada Enmienda Platt. No por gusto la misma revolución del 33 marcó un hito en lo que algunos pomposamente llaman la mayoría de edad de la República. Cuando, patriotismo aparte, lo cierto es que existen indicios para creer que más bien podría haber marcado un hito en el inicio o el agravamiento de los problemas sin solución para la República.

Por otra parte, si verdaderamente esa fecha marcó la mayoría de edad de la República: ¿Qué clase de uso dieron los cubanos a los deberes y derechos que se adquieren con la mayoría de edad? ¿Es que fueron los cubanos unos adultos irresponsables, puesto que los hechos históricos muestran que a poco de ser mayores perdieron o entregaron alegremente la República?

Por otro lado, si esa mayoría de edad a lo que se refiere es a la derogación de la Enmienda Platt como la más importante consecuencia de la revolución del 33, ¿fue por consiguiente tan negativa para Cuba la Enmieda Platt como pretenden tirios y troyanos? ¿No ayudaría la Enmieda Platt más bien a preservar, a trancas y barrancas es cierto, pero a preservar en definitiva, a esa República? ¿De haber existido la Enmienda Platt en 1959 habría llegado al poder un Fidel Castro? ¿Se hubiese implantado un régimen comunista en la isla? ¿Es en definitiva el exilio cubano, y el que los restos de Machado estén enterrados en Miami, la consecuencia última de la derogación de la Enmienda Platt?

La Enmienda Platt tenía tres puntos importantes: la cesión de terrenos para el establecimiento de bases militares estadounidenses en suelo cubano, la prohibición al Gobierno de Cuba para firmar tratados o contraer préstamos con poderes extranjeros que pudieran menoscabar la independencia de Cuba ni en manera alguna obtener por colonización o para propósitos militares asiento o control sobre ninguna porción de la isla, y el derecho que daba a Estados Unidos para intervenir con sus Fuerzas Armadas en Cuba con vista a proteger "las vidas, las propiedades o las libertades individuales".

Ninguno de los prolegómenos principales de la Enmieda Platt dejaba un espacio para la llegada, y menos para la permanencia en el poder, de Fidel Castro en 1959 y la posterior implantación de una tiranía comunista en la isla.

 (Retrato de Gastón Baquero.)

El poeta más grande de Cuba en el siglo XX, Gastón Baquero, aseguraba que los problemas sin solución para la isla comenzaron no con la presidencia de Machado sino, contrario a lo que el común cree, con la revolución de 1933 que lo derrota y exilia, por lo que en entrevista con la escritora Nedda G. de Anhalt, para el libro Dile que pienso en ella, el también jefe de redacción del influyente y conservador Diario de la Marina, dice: “La Universidad de La Habana era una de las mejores de América. Se eclipsó con la caída de Machado (…) A Cuba se le rompió la columna vertebral con esa caída y nunca más pudo marchar el país”.

Pero más importante que el declive de la universidad a manos del revolucionarismo (Castro no inventó aquello de la Universidad es para los revolucionarios, pues ya a partir de 1933 las cátedras universitarias eran ocupadas en la isla no por los intelectualmente más dotados sino por los más revolucionarios) fue el declive del Ejército de la República que, como consecuencia directa de la caída de Machado, se convirtió poco a poco en un Ejército de revolucionarios en que, como en el caso de Fulgencio Batista, se podía pasar de la noche a la mañana de sargento a coronel sin haber pasado no ya por una academia militar sino sin ganar, o siquiera participar, en ninguna batalla.

( Gerardo Machado en la Guerra de Independencia.)

Así durante la revolución de finales de los cincuenta en Cuba lo que se daría es una lucha armada entre bandas de revolucionarios en el poder, Batista y los suyos, y bandas de revolucionarios que querían el poder, Fidel Castro y los suyos.

Los castristas nunca hubiesen triunfado contra un Ejército verdaderamente profesional: imaginemos por un momento, por ejemplo, a los famélicos e infames guerrilleros del Movimiento 26 de julio enfrentados a las tropas del general José Miguel Gómez, quien fuerra un auténtico prusiano de academia y de acción en el campo de batalla.

Quizá por todo ello sea lícito discurrir que la revolución que triunfa en 1959 es la misma que se inicia en 1933, y que, sin la caída de Machado no hubiese habido ascenso y permanencia de Castro en la regencia de los destinos patrios por más de medio siglo. 
*****************
Nota del Bloguista de Baracutey Cubano
En el documental  ¡Viva la República! , del director de cine  Pastor Vega (conformada mediante documentales robados a principios de la Robolución al afamado cineasta Alonso ) se vilipendia a la República de Cuba; uno de los guionista de ese documental fue Jesús Díaz.  quién posteriormente funda en España la revista Encuentro de la Cultura Cubana. Años después de escribir el guión de dicho documentalJesús Díaz cambió totalmente su perspectiva sobre la República de Cuba y eso  se puede verificar en el número 24 de dicha revista que es un homenaje a la República de Cuba por su centenario. Un fragmento escrito por Jesús Díaz dice:

¨Más allá de sombras, contradicciones y tensiones cuentan los resultados. Y locierto es que la República partió de una realidad terrible en 1902 y que, como prueban varios de los trabajos que publicamos, en 1959 la Cuba republicana estaba situada no solo entre los primeros países de América Latina en muchos de los principales indicadores de desarrollo económico, social y cultural, sino que tam- bién superaba en algunos de ellos a países europeos como España, Portugal, Gre- cia o la propia Italia. La Cuba republicana era una nación que acogía inmigrantes —españoles, chinos, judíos, árabes, italianos, jamaiquinos, haitianos—; la Cuba actual, en cambio, es desde hace años y años una fuente inagotable de exiliados que emigran hacia los más diversos países con la esperanza de encontrar en ellos lo que el nuestro les niega¨
 
 En el libro La verdadera República de Cuba, escrito por el Dr. Andrés Cao Mendiguren,  uno de los  mejores libros sobre la república cubana (1902-1958 ) que se ja escrito (quizás el mejor de los que  he leido en mi vida),  incluyendo la monumental obra en 10 tomos Historia de la Nación Cubana, aunque este último incluye el período colonial y llega hasta el año 1952, se lee:

 ¨Cabe decir que aquellos pensamientos de 1913 expresaban una realidad  porque esa nación  se alcanzó muy pronto  en décadas posteriores,  aunque en 1959  fue demolida por los que  usurparon el poder, y ha sido vilipendeada  por una oleada de intelectuales comprometidos o  mediocres. El testimonio de ello es que Cuba ocupaba  las primeras posiciones  en todos los renglones de los anuarios de las Naciones Unidas  para la América Latina. Y hay que reconocer que estos logros  tan destacados  no se hubieran podido conseguir  si nuestros gobernantes, y a pesar de sus errores,  no hubieran tenido interés  y acierto para  resolver los problemas de la sociedad cubana, si nuestros legisladores no nos hubieran  dado una legislación avanzada  y moderna, o si el  pueblo cubano no hubiera estudiado  y trabajado  para superarse. El pueblo cubano era exigente  y siempre aspiraba  a lo mejor, pero tenemos  que acusarnos  de un pecado,  y es que  cuando no lo lográbamos plenamente, en vez de analizar  los fallos  y aplaudir lo logrado, prodigábamos una crítica irresponsable.¨ (Cao, 2008, p. 87)


Lo que sucedió en Cuba fue lo que ya había advertido la Comisión Truslow en las conclusiones de su informe al hacer un estudio, a petición del Presidente Prío Socarrás, para la dinamización de la economía cubana; veamos:

En 1950 la Misión Truslow, comisión internacional solicitada al Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por el gobierno presidido por el Dr. Carlos Prío Socarrás para que hiciera un diagnóstico de la economía cubana y recomendara medidas para dinamizarla, planteó, entre otras cosas, que Cuba debía diversificar su economía teniendo al azúcar como punto de partida y que Cuba poseía los recursos humanos, financieros y materiales necesarios para ello salvo el combustible; alertó que la prosperidad bélica (II Guerra Mundial y Guerra de Corea) había propiciado nuevos niveles de vida para muchas personas y que el actual crecimiento económico no satisfacía las necesidades de su creciente población y que si la economía era incapaz de sostener ese nivel en tiempos menos prósperos, sobrevendría una gran tirantez política (Zuaznábar, 19 y 20). Como elemento conclusivo planteó:

¨Si los líderes se han descuidado en prever esta posibilidad, la opinión pública los inculpará. Y si ello ocurriera, el control podría pasar a manos subversivas y engañosas, como ha ocurrido en otros países donde los líderes no se han dado cuenta de las corrientes de estos tiempos. ¨ (Zuaznábar, 20)
***************
 Tomado de https://www.facebook.com/nicolas.aguila.f

Ferrara ante la historia
Por Nicolás Águila
13 de agosto de 2018

El secretario de Estado Orestes Ferrara se dirigió al embajador de EE. UU., el muy liberal Benjamin Sumner Welles, con fecha 9 de agosto de 1933, para expresar su rechazo y malestar ante la torpe interferencia del Departamento de Estado de Estados Unidos en los asuntos cubanos:

“¿Con qué derecho y a qué título hace usted estas gestiones? Porque sus demandas no se las autoriza el Derecho Internacional, a pesar de sus innumerables abstracciones, ni la Enmienda Platt, a pesar de que nos fue impuesta, ni la Doctrina Monroe, noble expresión de libertad unilateralmente puesta en práctica, ni ningún otro precepto o principio político internacional”.

Y luego los detractores de Ferrara lo acusan de haber sido proyanqui. Pues todo lo contrario, era antiplattista. Su misión en Washington como embajador, antes de ser nombrado canciller en 1932, tenía como objetivo número uno la abolición de la Enmienda Platt. Lo cual, visto con la perspectiva de 85 años, fue el mayor error de Machado y Ferrara. De haber continuado vigente la tan demonizada Enmienda Platt, no habríamos sufrido estas seis décadas de esclavitud castrista.

 ****************
Tomado de http://www.vitral.org/vitral/vitral48/cent.htm

ENMIENDA PLATT Y REPÚBLICA

(Fragmento)

Sabiduría vs imposición

La República nació con su independencia y soberanía limitadas en cuanto a principios se refiere; eso es un hecho innegable en nuestra historia. Los cubanos más preclaros se decidieron por la opción de aceptar por el momento la mencionada enmienda ante la alternativa de la ocupación indefinida de Cuba por las tropas norteamericanas y que la misma pudiera desencadenar una inútil guerra de guerrillas contra el Gobierno Interventor norteamericano que destruyera, más aun, al ya devastado país. El Mayor General Calixto García después de concluida la Guerra Hispano Cubana Norteamericana había dicho:

"Yo creo que los Estados Unidos no faltarán a su palabra empeñada; pero si así fuera siempre habría tiempo para morir, ya que no para vencer" ( Rodríguez, 44 y 45)

La sabia estrategia planteada desde los mismos inicios de la República por Don Juan Gualberto Gómez, y otros patriotas, y que está expuesta en las siguientes palabras, demostró ser la más adecuada para la joven república.

"Declaración solemne del propósito de que mientras ese tratado esté vigente, será escrupulosa y lealmente observado por el pueblo cubano y por su gobierno; sin perjuicio de que el Gobierno de la República de Cuba aproveche cualquier oportunidad favorable que pueda presentarse en el porvenir para influir cerca del Gobierno de los Estados Unidos, a fin de obtener por mutuo acuerdo, la modificación de aquellas cláusulas del Tratado en que el pueblo cubano encuentra limitada su independencia y mermada su soberanía." (Ibarra, 245)

Los contenidos más lesivos de la Enmienda Platt en contra de la plena soberanía cubana fueron abrogados en 1934.

Balance controversial de la Enmienda Platt

El balance de la Enmienda Platt es muy controversial. Considero que sus consecuencias deben analizarse desde al menos dos perspectivas o ángulos diferentes. Una primera perspectiva nos dice que la mencionada enmienda:

1) Propició el aumento significativo de las inversiones extranjeras en un país totalmente destruido necesitado de las mismas. La mencionada enmienda garantizaba, en cierto medida, el ambiente de paz necesario para el desarrollo de las inversiones en el país.

2) Contribuyó grandemente para que no sucedieran en Cuba, largas y sangrientas guerras fratricidas similares a la ocurrida durante y después de la independencia en muchas repúblicas hispanoamericanas y en Haití, o como la ocurrida en los propios Estados Unidos con la guerra de Secesión.

3) Limitó significativamente la posibilidad de una agresión extracontinental por parte de las potencias europeas como la efectuada por Alemania, con la ayuda de Inglaterra, a Venezuela en 1901 mediante los bombardeos a La Guaira, Maracaibo y Puerto Cabello, por ésta no pagar las deudas adquiridas con un poderoso consorcio alemán. Anteriormente, en 1897, la marina alemana ya había realizado demostraciones de fuerza en Haití.

Una segunda perspectiva de la Enmienda Platt nos dice que:
1) Limitó en cierta medida, en cuanto a principios se refiere, la soberanía de Cuba, otorgándole a la república desde un punto de vista formal, una independencia restringida.
2) Creó una mentalidad de Patronato en ciertos segmentos del pueblo cubano mediante la cual, se esperaba que los norteamericanos fueran los que resolvieran nuestros problemas políticos. En otros segmentos de la población cubana, creó o acentuó un sentimiento nacionalista antinorteamericano.
La enmienda Platt nos privó de gozar de una independencia y soberanía total, pero también nos evitó grandes desastres y sufrimientos.

Manuel Sanguily como Ministro de Estado (responsabilidad que corresponde a la de Canciller o Ministro de Relaciones Exteriores en nuestros días) del gobierno de José Miguel Gómez, en su discurso en el teatro Polyteama, a poco más de una década de la imposición de la Enmienda Platt, expresó:
"Mantendrá el Gobierno las relaciones más cordiales en el orden diplomático y de los negocios, con las naciones amigas entre nosotros dignamente representadas, y sobre todo cultivará los grandes y vitales intereses que en franca y afectuosa correspondencia nos ligan a los Estados Unidos, no ya solo en consideración a las ventajas que deriva de ellos nuestra economía, sino por los incomparables servicios que el pueblo y el Gobierno americanos han prestado a la causa de la justicia, de la civilización y de nuestra nacional soberanía.

Y no os sorprenda esta sincera manifestación de quien siempre ha vivido inquieto y receloso en el temor de los grandes y los fuertes. Dos veces -una, por la ceguedad de nuestra vieja y orgullosa Metrópoli; otra por la ceguedad de enconos fratricidas-, vinieron aquí los americanos traídos por su fortuna o llamados por nuestras discordias, y siempre se retiraron de nuestro territorio, haciéndonos el doble beneficio de construir dos veces la república, y dejándonos en el corazón atribulado, desengaños y escarmientos; más en ambas ocasiones, motivos superiores de admiración y de gratitud por esa magnánima conducta que jamás en la historia habían observado los pueblos fuertes y triunfantes con los débiles, conturbados y decaídos" (Ibarra, 312)

He escogido esas palabras de Manuel Sanguily en el teatro Polyteama, y no las de otro cualquier patriota o ciudadano, por la posición vertical que siempre mantuvo Sanguily en su quehacer político:

Sanguily se opuso en un primer momento, como ya expresamos, a la imposición de la Enmienda Platt. Posteriormente, y ya en la República como miembro del Senado cubano, se opuso a la venta de tierras cubanas a capital norteamericano. En ese cargo de Secretario de Estado del Gobierno de José Miguel Gómez, se opuso de palabra y de hecho a la injerencia norteamericana en Méjico cuando el derrocamiento del presidente Francisco I. Madero y su sustitución por Victoriano Huerta, actitud que suscitó desavenencias con el gobierno norteamericano. Sanguily fue en su momento, él más fuerte y decidido opositor en el Senado cubano a la aprobación en 1903 del Tratado de Reciprocidad Comercial con los Estados Unidos (TRC). La verticalidad de Sanguily llegó hasta el punto de acusar públicamente de corrupto al gobierno de José Miguel Gómez (1909-1913), pese a pertenecer a su gabinete como Secretario de Estado.

El fundamento de la preocupación norteamericana por nuestra estabilidad republicana iba desde los más excelsos y enaltecedores sentimientos humanos de solidaridad, hasta la más fría y calculada preocupación por sus inversiones económicas y su seguridad nacional. En ese amplio espectro, es donde debemos situar los móviles que tuvieron las numerosas personalidades norteamericanas que intervinieron en la confección, aprobación y aplicación de la Enmienda Platt.

Un caso concreto de la aplicación de la Enmienda Platt

Por otra parte, debemos admitir que en general, en el caso cubano, los gobiernos norteamericanos no se inclinaron en hacer un uso indiscriminado o exagerado de la prerrogativa que les daba la Enmienda Platt. El proceder del presidente Teodoro Roosevelt durante "la guerrita de agosto" de 1906 así lo atestigua, pues tanto el presidente Estrada Palma como los alzados contra él, pidieron la intervención norteamericana y fue el presidente Roosevelt el que trató de que la misma no se produjera. La carta de Roosevelt al embajador cubano Gonzalo de Quesada del 14 de septiembre de 1906 y su telegrama a Estrada Palma del 25 de septiembre de ese mismo año así lo muestran. Algunos fragmentos de la mencionada carta son:

" Solemnemente conjuro a todos los patriotas cubanos a unirse estrechamente para que olviden sus diferencias, todas sus ambiciones personales, y recuerden que el único medio de conservar la independencia de su república es evitar, a todo trance, que surja la necesidad de una intervención exterior para salvarla de la anarquía y de la guerra civil.
Espero ardientemente que estas palabras de apelación, pronunciadas en nombre del pueblo americano, por el amigo más firme de Cuba y el mejor intencionado hacia ella que pueda existir en el Mundo, serán interpretadas rectamente, meditadas seriamente y que se procederá de acuerdo con ellas, en la seguridad de que, si así se hiciere, la independencia permanente de Cuba y su éxito como República se asegurarán." (Pichardo, 283)

En el telegrama de Roosevelt a Estrada Palma del 25 de septiembre, éste le escribe en un tono invocatorio y suplicante:
" Bajo su gobierno y durante cuatro años, ha sido Cuba República independiente. Yo le conjuro, en bien de su propia fama de justo, a que no se conduzca de tal suerte que la responsabilidad por la muerte de la República, si tal cosa sucediere, pueda ser arrojada sobre su nombre. Le suplico proceda de manera tal, que aparezca que Ud. por lo menos, se ha sacrificado por su país y que lo deja aún libre cuando abandone su cargo." (Pichardo, 285)

Estrada Palma permaneció intransigente y convocó al Congreso para renunciar pese a que los sublevados no pedían su renuncia. Se creó una comisión para convencerlo que retirara la renuncia pero el resultado fue negativo. No pudieron obtener arreglo alguno con Estrada Palma, el cual, para colmo, le pidió al Vicepresidente que también renunciara, dejando así acéfala a la república.
El país quedó sin presidente y con una sublevación en sus entrañas que deseaba también la intervención extranjera. La intervención se produjo y como la anterior intervención militar, no hubo oposición armada a la misma.

El Subsecretario de Estado Bacon, según el historiador Howard Hill, citado por Ibarra, le dijo contrito a Taft:
" Me avergonzaré de mirar a mister Root a la cara. Esta intervención es contraria a su política y a todo lo que él ha estado predicando en América del Sur" (Ibarra, 294)
Elihu Root, el padre de la Enmienda Platt, era en ese momento Secretario de Estado.

Según algunos historiadores cubanos de nuestros días, la renuencia del gobierno norteamericano a intervenir se debió a que podía afectarse la imagen del nuevo modelo neocolonial que se estaba experimentando en Cuba y que deseaba llevar a otros países latinoamericanos. Considero que esa explicación no es compatible con la imagen del gobierno cuyo presidente públicamente dio a conocer la política del Gran Garrote y de las Cañoneras. Esta ocasión no fue la única en la que el gobierno de los E.U. invocó la Enmienda Platt para intervenir en Cuba, pero sí fue la única en la que la intervención verdaderamente se llevó a cabo; las otras invocaciones (algunas veces precedidas de intentos por reconciliar a las partes cubanas beligerantes) se limitaron a amagos de intervención y a algún que otro desembarco en determinadas regiones lejanas del país, cercanas a la Base de Guantánamo o dentro de ella y en Santiago de Cuba, las cuales ayudaron a que se apaciguaran los ánimos de los cubanos que contendían entre sí. El artículo tercero de la Enmienda Platt se aplicó, o estuvo a punto de aplicarse, solamente en momentos en los que se habían producido enfrentamientos armados en el país y el gobierno democráticamente elegido había perdido o estaba perdiendo ostensiblemente el control del país. Esta situación se puede ilustrar también con el siguiente fragmento de la nota del Secretario de Estado norteamericano P.S. Knox, el 16 de enero de 1912, al Presidente José Miguel Gómez: "evitaran una situación peligrosa que pudiera obligar al Gobierno de los Estados Unidos, contra sus propios deseos, a considerar las medidas que debe tomar en función de sus obligaciones con respecto a las relaciones con Cuba"(Alzugaray, 29).

El artículo tercero de la Enmienda Platt nunca se aplicó cuando los objetivos políticos, sociales, obreros y de la mujer se buscaban pacíficamente. La anterior república cubana, pese a los defectos, deficiencias y males que tuvo, ocupó comparativamente una posición privilegiada en América Latina en cuanto a las conquistas políticas, sociales, laborales y de la mujer que en ella se alcanzaron.

No conozco que en esas intervenciones o amagos se haya producido algún enfrentamiento armado entre las fuerzas norteamericanas y alguna fuerza cubana.

Un hecho polémico no sujeto a esquemas

La intervención norteamericana en los asuntos cubanos en las postrimerías del antepasado siglo XIX y en los inicios del pasado siglo XX ha sido un hecho histórico muy polémico de nuestra historia. Para que se tenga una idea de lo controvertida que ha sido la apreciación cubana sobre la intervención norteamericana después de finalizada la guerra de independencia contra España diré, que en contra de todo esquema simplista, podemos encontrar desde burgueses cubanos admiradores de los E.U. opinar duramente en contra de ella, hasta a un destacado político de izquierda defender, en cierta medida y en la década del 40, la presencia norteamericana en los primeros años de independencia de España, pues esta aceleraba el desarrollo del capitalismo en Cuba y con ello, según la filosofía marxista clásica, la instauración del socialismo en Cuba.

La Enmienda Platt no fue abrogada en 1934 por poseer la república cubana en esa fecha, un gobierno fuerte que respondiera a los intereses del gobierno norteamericano, pues todos sabemos lo convulsa que fue en nuestro país la década del 30 del pasado siglo XX; tampoco se abrogó por ser una demanda del sentimiento nacionalista antinorteamericano que había en determinados estratos de la población cubana de los años veinte y treinta (también existían sentimientos antiespañol, antijudio, antihaitiano, antijamaicano, etc), sentimiento que después de 1940 y hasta 1959 disminuyó grandemente (Domínguez, 244). Fueron varios los factores que motivaron esa decisión entre los que, por supuesto, también se encontraban esa corriente y ese sentimiento nacionalista, pero no se pueden obviar tampoco: el trabajo paciente, tenaz y sabio de nuestros diplomáticos, las relaciones de amistad entre Cuba y Estados Unidos, la política del Buen Vecino de Franklyn D. Roosevelt, y finalmente, la percepción norteamericana de los cambios que se habían producido en las relaciones internacionales de las otras potencias con los países de nuestro continente.

Por último, deseo observar que el nuevo tratado sobre las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos que se firmó en esos años, nunca tuvo en su haber, un período norteamericano de ocupación de nuestro país pese a la inestabilidad política y de oposición armada que presentaron algunos gobiernos cubanos antes del primero de enero de 1959.
 **************


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...